Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10261 al 10280 
AsuntoAutor
Revisa "Una socied REDLUZ
Fw: RT Noticias Monica B
Nada quedará ocult Monica B
5 MINUTOS DE PAISA Monica B
GRACIAS... Monica B
Planes de EE UU y Monica B
CARTIER Monica B
=?utf-8?Q?YOUTUBE_ Monica B
tienen derecho a c Monica B
Es posible respond Monica B
Energías de la Nue Graciela
Una isla de piedra Monica B
Kryon ~ La Recalib Graciela
Adamus La Serie e2 Graciela
La educación prohi Monica B
Europa leelo ...No Monica B
VIVA SIMON BOLIVA Monica B
de todo Monica B
TRATANDO DE EXPLIC Monica B
=?utf-8?Q?_Teatro_ Monica B
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10270     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Es posible responder a la crisis
Fecha:Martes, 14 de Agosto, 2012  10:05:31 (-0300)
Autor:Monica Barbagallo <monica.barbagallo @.....com>

El Señor  Joseph Stiglitz - estadounidense, premio Nobel de economía - dió ayer una disertación con la Sra. Presidenta Cristina en Casa de Gobierno, realmente imperdible.

Hubiera sido bueno que encontrara su conferencia que vi por televisión completa en Canal 23, pero tal vez aún no la subieron; para que lo escuchara España, Grecia, Italia, Portugal y toda Europa con respecto a salir de la crisis que está destruyendo países enteros y a la gente; lo cual, por experiencia sabemos en Argentina cuánto se destruye y que lleva mas de diez años ir recuperando lo que malos gobiernos destruyen.  La gente no puede perder tantos años en su vida, y esperar que un milagro ponga gente coherente en el poder de su país.
A la gente de Europa, si lo encuntran en internet, no tiene desperdicios, y como dijo Cristina, es estadounidense, vive allá, no pueden acusarlo de Chavista, Cristinista, etc.
Les copio lo que encontré en Telam y Casa Rosada.
Que la Luz del Señor Cristo, nos ilumine a todos !!!
Mónica

Stiglitz destacó que "Argentina demostró que es posible responder a la crisis"

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz subrayó que Argentina adoptó un camino correcto al reestructurar la deuda en 2005, demostrando que es posible un camino de crecimiento frente a la receta del ajuste permanente.

"Argentina demostró que no fue fácil pero que es posible responder a la crisis (con una reestructuración de la deuda), haciendo posible seguir adelante", dijo Stiglitz hoy en una conferencia que brindó en el Museo del Bicentenario.

"La economía ha podido seguir adelante y Argentina ha tenido un alto crecimiento durante muchos años, lo cual demuestra que el análisis es correcto", enfatizó el Nobel.

De esta forma, ponderó la reestructuración de la deuda y la salida del tipo de cambio de la convertibilidad, como solución para salir del la crisis, como lecciones para los países europeos.

El Nobel de Economía criticó duramente el camino seguido hoy en Europa y ayer en América latina, donde los gobiernos impulsan e impulsaron recetas de austeridad diseñadas por los bancos.

Al Banco Central Europeo (BCE), dijo Stiglitz, le preocupaban más durante la crisis de Grecia los problemas de los banqueros y esto ocurre "a menudo con los bancos centrales que son captados por los banqueros que son regulados y supervisados y, a veces, por los  bancos más especuladores".

"Los banqueros han usado, en Estados Unidos en 2008 y actualmente en Europa, tácticas de miedo, diciendo que si los gobiernos no hacen lo que ellos quieren se acaba el mundo".

"El Banco Central Europeo no siempre actuó para los intereses de los países, sino para los intereses de los bancos más especuladores, se lamentó, en referencia a cómo se fue armando la reestructuración de deuda griega.

Stiglitz remarcó que "en esta crisis de deuda el acreedor tiene tanta responsabilidad o que el que toma prestado, o tal vez el acreedor es más responsable aún".

Para el economista, "el acreedor es más sofisticado, y empuja y trata de incentivar a que se endeuda más y además se les pagan altos intereses", justificó.

El Nobel que dio una clase en el Museo del Bicentenario junto a la presidenta Cristina Fernández, invitado por la Facultad de Ciencias económicas, recordó que a raíz de la experiencia argentina del 2001 "se habló del default y del desendeudamiento soberano, pero no se avanzó".

"Lamentablemente no hay una ley de quiebra para los gobiernos. El ex presidente George Bush vetó esa idea, que finalmente no prosperó".

El argumento que prevaleció del Consenso de Washington fue "asegurar que el default sea tan doloroso para que no vuelva a  repetirse".

Si bien no lo dijo expresamente, la Argentina fue tras el default duramente castigada por los mercados, y el FMI muchas veces actuó en favor de los acreedores, ante la propuesta de reestructuración de deuda argentina.

Stiglitz vio cierta similitud de la Argentina del 2001 con las economías europeas como Grecia e Italia, "que están atadas a un tipo de cambio rígido, combinado con endeudamiento alto, en una moneda que los países no controlan, que es el euro".

En Europa, el euro "fue un proyecto político pero las economías no estaban en zona óptima, tenían diferencia para competir, y la solución que adoptaron fue el ajuste, y resignaron política monetaria del tipo de cambio y tasa de interés", explicó.

"Pero cuando apareció la crisis de deuda en Grecia en el 2010 fue en parte porque no estudiaron lo que pasó en la Argentina (del 2001)", y el resultado fue que se empeoró la cosa.

En Europa hubo "un desmanejo de la crisis como respuesta; hubo demasiados países que adoptaron políticas de austeridad".

"Por ejemplo, España e Irlanda tenían superávits cuando empezó la crisis, fue la crisis la que causó déficit y no al revés", consideró, al criticar que los países europeos confundieron la causalidad.

"No existe economía que se recupere con austeridad, lo que hace la austeridad es empeorar las cosas", ya que generó una falta de demanda agregada que bajó el gasto, bajó la demanda de consumo, y creció el  desempleo".

Stiglitz explicó la forma en que Estados Unidos se sacó de encima la crisis de su propios bancos en los '80. Con maquillaje contable, pusieron valores "market hope" en vez de "valores de mercado" en sus balances, dijo.

Asimismo, los bancos "desplazaron el problema hacia América Latina, donde el FMI actuó como un cartel de acreedores, y exigió reestructuración a los países endeudados".

Stiglitz habló en el Museo ubicado en la Casa Rosada, poco antes de que hiciera uso de la palabra la presidenta Cristina Fernández.

Lo escucharon el vicepresidente Amado Boudou, el jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, Alberto Barbieri, entre otros.

En la tribuna se encontraba la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont; el embajador de la Argentina en Estados Unidos, Jorge Argüello, el director del Banco Central, Sergio Chodos; el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino; el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa;  el director técnico del Indec, Norberto Itzcovich; y el titular del Banco Credicoop, Carlos Heller.

 
Lunes, 13 de Agosto de 2012
Cristina Fernández consideró que el gran problema de la crisis económica mundial es “la falta de liderazgo político”

La Presidenta de la Nación fue la oradora principal de la apertura de un seminario sobre la deuda en el contexto de la crisis global, en el Museo del Bicentenario. “Si no toman las decisiones los hombres y mujeres que están sentados en los sillones de los presidentes, las toman los mercados y los directivos de los bancos”, consideró la Jefa de Estado. También disertó durante el encuentro el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz.

La presidenta Cristina Fernández sostuvo que “la crisis de la deuda externa que estalla en 2001, venía arrastrándos con un fuerte endeudamiento de los sectores privados, que tanían un alto grado de endeudamiento, que lograron que el Estado asumiera la deuda de los privados como propia”. Detalló que así se llegó a la situación de que “en 1976 era una deuda de 6 mil millones de dólares, y llegamos a una deuda de 160 mil millones de dólares cuando Néstor Kirchner asumió en 2003”.

En coincidencia con los dichos de Stiglitz, la Jefa de Estado consideró que “la responsabilidad de la deuda, no es solamente del que toma la deuda, sino fundamentalmente del acreedor, que es el que tiene un expertise acerca de cuales son los que pueden devolverle el dinero”. Explicó que por dicho motivo el gobierno argentino insistió en la idea de que “en la reestructuración de la deuda los acreedores debían soportar parte del costo”.

Fundamentos de la política económica

La mandataria afirmó que “uno de los fundamentos” del proyecto político que conduce “ha sido sostener la demanda agregada”. “Esto lo sabía Néstor Kirchner, cuando en las Naciones Unidas, sostuvo que “los muertos no pagan las deudas”. Que hacía falta crecer, desarrollar la economía, para poder pagar las deudas”, rememoró.

En referencia a la anterior exposición del premio Nobel, quien explicó que los bancos estadounidenses traspasaron su deuda a sus sucursales de América Latina, consideró que “lo que hizo Estados Unidos fue actuar inteligentemente en defensa de la economía de su país”. “Nosotros no tuvimos esa solución, si hubiéramos hecho lo que hacía EEUU, hubiéramos tenido miles y miles de argentinos en la calle, porque los créditos hipotecarios se tomaban en dólares”, expresó.

La Presidenta remarcó que a pesar de ello el país se desendeudó “sin acceder al mercado de capitales, lo que nos ha permitido no contaminarnos tóxicamente de capitales” y desechó las recetas del que denominó el “club del endeudamiento”.

Cristina Fernández enfatizó que la política de su gobierno está relacionada con “una fuerte política de industrialización del país, de sustitución de importación, de aumento de la demanda agregada a través de convenciones colectivas de trabajo. Esto ha sido un aumento del mercado interno de Argentina muy fuerte”.

Falta de liderazgo político

La Jefa de Estado opinó que “el gran problema” para hallar una salida a la crisis financiera internacional “más que un marco teórico, es la falta de liderazgo político, para tomar el toro por las astas, enfrentar al desafío que hay que enfrentar, y tomar las decisiones que hay que tomar”.

Indicó que “la eurozona plantea a través del país líder (en referencia a Alemania), una receta permanente de austeridad” y consideró que dicha receta “tiene que ver con la historia de ese país: creen que el nazismo vino por un problema de inflación, cuando está relacionado con el tratado de Versalles”. “El nazismo genocida surgió de la implementación de valores nacionales para encontrar un chivo expiatorio, en inmigrantes, judíos, gitanos, el causante del problema que había sobrevenido”, enfatizó.

La mandataria recalcó que “el gran problema lo estamos teniendo desde la política y no encontrarle el marco teórico al post-neoliberalismo”.

Distorsión de la actividad económica capitalista

En otro tramo de su disertación, Cristina Fernández consideró que “lo que se está haciendo ahora no es capitalismo: restringir el consumo y que la gente no tenga para comprarse la heladera, el auto, la casa, es lo contrario al capitalismo”. “La nueva hegemonía, ante la falta de contrapesos, derivó en una distorsión del capitalismo, que pasó de concebir a la producción, al conocimiento, al agregado de valor, al criterio de los banqueros, que creen que el dinero se puede reproducir empollándolo, como si fueran gallinas”, aseguró.

La Presidenta afirmó que “si no toman las decisiones los hombres y mujeres que están sentados en los sillones de los presidentes, las toman los mercados y los directivos de los bancos”. “Yo creo que el problema se resuelve desde la política. La solución de la crisis de los bancos estadounidenses, no salió desde los bancos. Había que tomar la decisión política y lo hicieron”, remarcó.

La Jefa de Estado estimó que los problemas de la eurozona deben ser resueltos por “quienes fueron sus constructores y sus grandes beneficiarios, porque no hay que olvidar que hasta hace poco tiempo Alemania era el principal exportador: vendía el 80% al resto de Europa”. “China está demasiado lejos, y los franceses, los italianos están todos cerca de Alemania. Si se prende fuego el barrio, alguna pedrada te va a llegar”, graficó.

Necesidad de unidad de la región

La mandataria opinó que “en la zona tenemos que hacer un scrum muy fuerte, de todos los países de la América del Sur, y actuar inteligentemente”. Sostuvo que, ante la desaceleración del crecimiento de Brasil, la problemática es “de dos puntas: si a Brasil le va mal, a nosotros nos empieza a ir mal; y si a nosotros nos va mal, a Brasil le va todavía peor”.

Por ello, defendió la ampliación del Mercosur con “la incorporación de Venezuela, con su poder energético, nos coloca en una pole position: productores de alimentos, de energía, con millones de latinoamericanos que necesitan incorporarse”. E insistió en que “hay que profundizar la integración de América del Sur”.

Más adelante, Cristina Fernández opinó: “Yo creo que este capitalismo no es un verdadero capitalismo, es un capitalismo de casino. Es casi un suicidio colectivo cuando uno lo piensa bien, porque los que más deberían estar preocupados por sostener la actividad económica son los bancos”, remarcó.

Y destacó la personalidad de Stiglitz, al remarcar que “no viene hablando de estas cosas, ahora que ocurrió la crisis, este hombre viene hablando de estas cosas hace mucho tiempo. No esperó a que terminara el partido para opinar con el resultado puesto”.

Seminario sobre “Políticas para superar el endeudamiento soberano”

Con las ponencias de la Presidenta de la Nación y de Joseph Stiglitz, el seminario sobre "Políticas para superar el endeudamiento soberano", tuvo su apertura hoy en el Museo del Bicentenario de la Casa de Gobierno.

El encuentro es organizado por la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, junto a la Asociación Internacional de Economía.

El seminario se desarrollará con mesas redondas de carácter público y proseguirá mañana en la sede de la Facultad, en la avenida Córdoba al 2100, de esta Capital, con la participación del ministro de Economía, Hernán Lorenzino, Stiglitz y Andrés López, de la casa de altos estudios.