Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1198 al 1217 
AsuntoAutor
32 Libros de Filos Vero Vig
Faros de Luz - La Susy Per
FW: Lanzamiento de Susy Per
Los Libros Azules Vero Vig
: Lanzamiento del Raquel B
Las 12 Capas del A Susy Per
Ciclo de Conferenc Ricardo
Carta Compromiso O Ricardo
INVITACIONES DE LO MIGUEL K
Julio 9 / Meditaci Ricardo
Revista Literaria Susy Per
Separarse para Des Susy Per
QUIEN MATO A JESUS MIGUEL K
RECONOZCAN SUS SUE Susy Per
Ofrezco ayuda des Susy Per
Los Libros Azules Vero Vig
EXPO VIDA NATURAL sylvials
Oleadas de Nuevos Susy Per
Convocatoria 5to.E garguell
Los Libros Azules Vero Vig
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1217     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Los Libros Azules (3/32) - Tratado sobre Fuego Cósmi co
Fecha:Viernes, 16 de Julio, 2004  11:31:34 (-0300)
Autor:Vero Viglierchio <Vero_Viglierchio @.......com>

 [32 Libros de Filosofía Esotérica]
3/32

 

Emprendan la constante distribución de mis libros, que contienen mucha enseñanza para la Nueva Era.

En último análisis, los libros son para ustedes las herramientas de trabajo y los instrumentos por los cuales entrenarán a sus trabajadores. Traten de que circulen constantemente.” - Maestro DK

 

 

RESUMEN DE UNA DECLARACIÓN HECHA POR

EL TIBETANO

 

PUBLICADA EN AGOSTO DE 1934

 

Solamente diré que soy un discípulo tibetano de cierto gra­do; esto puede significar muy poco para ustedes, porque todos son discípulos, desde el aspirante más humilde hasta más allá del Cristo Mismo. Tengo cuerpo físico lo mismo que todos los hom­bres; resido en los confines del Tíbet y, a veces (desde el punto de vista exotérico), cuando me lo permiten mis obligaciones, pre­sido un grupo numeroso de lamas tibetanos. A esto se debe la di­fusión de que soy un abad de ese monasterio lamásico. Aquellos que están asociados conmigo en el trabajo de la Jerarquía (todos los verdaderos discípulos están unidos en este trabajo) me co­nocen también con otro nombre y cargo. A, A. B. conoce dos de mis nombres.

 

Soy un hermano que ha andado un poco más por el sendero y, por consiguiente, tengo más responsabilidades que el estudian­te común. He luchado y me he abierto camino hacia la luz y lo­grado mayor cantidad de luz que el aspirante que leerá este ar­tículo, por lo tanto, tengo que actuar como transmisor de luz, cueste lo que cueste. No soy un hombre viejo, con respecto a lo que la edad puede significar en un instructor, ni tampoco soy joven e inexperto. Mi trabajo consiste en enseñar y difundir el conoci­miento de la Sabiduría Eterna donde quiera que encuentre res­puesta, y esto lo he estado haciendo durante muchos años. Trato también de ayudar a los Maestros M. y K. H. en todo momento, porque estoy relacionado con Ellos y Su trabajo. Lo expuesto hasta aquí encierra mucho, pero no les digo nada que pueda inducirles a ofrecerme esa ciega obediencia y tonta devoción que el aspirante emocional brinda al Gurú y Maestro con el que aún no está en condiciones de tomar contacto, ni puede lograrlo hasta tanto no haya trasmutado la devoción emocional en desinteresado servicio a: la humanidad, no al Maestro.

 

No espero que sean aceptados los libros que he escrito. Pue­den o no ser exactos, correctos y útiles. El lector puede compro­bar su verdad mediante la práctica y el ejercicio de la intuición. Ni A. A. B. ni yo, tenemos interés en que se los considere como que han sido inspirados, ni tampoco que se diga misteriosamente que son el trabajo de uno de los Maestros.

      

       Si estos libros presentan la verdad de tal manera que pue­da considerarse como la continuación de las enseñanzas impar­tidas en el mundo, y si la instrucción suministrada eleva la aspi­ración y la voluntad de servir desde el plano de las emociones al plano mental (el plano donde pueden hallarse los Maestros), entonces estos libros habrán cumplido su propósito. Si la en­señanza impartida encuentra eco en la mente iluminada del tra­bajador mundial y si despierta su intuición, entonces acéptense tales enseñanzas.

 

Si estas afirmaciones son comprobadas oportunamente y con­sideradas como verdaderas bajo la prueba de la Ley de Corres­pondencias, muy bien, pero si esto no es así, no se acepte lo ex­puesto.

 

 

 

[Contenido del Libro]

 

Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul (DK) a través de Alice Ann Bailey (A.A.B)

 

 

 Tratado sobre Fuego Cósmico                                    

 

A pesar de que este libro fue uno de los primeros escritos por Alice Bailey en colaboración con El Tibetano, es pobablemente el más eterno, el más profundo y el menos comprendido. Tratado sobre Fuego Cósmico trata de la estructura más importante de la enseñanza oculta para la era presente, con vastos procesos cósmicos reproducidos a través de todas las áreas de la vida, desde el universo al átomo. No es un libro, por lo tanto, para mentes concretas que buscan pruebas o para aquellos que especulan con lo fenoménico y espectacular.

 

El verdadero estudiante, sin embargo, el que se aplica seriamente, encontrará su mente estimulada y su conciencia expandida.

El libro está dedicado a Helena Petrovna Blavastky, y se lo llama "La Llama Psicológica hacia la creación cósmica". Ciertamente en su revelación de relaciones y correspondencias a través del cosmos, están incluidos todos los aspectos de la vida desenvolviéndose a través de la conciencia, basados en el aforismo: "Habiendo compenetrado el entero universo con un fragmento de Mí Mismo, yo permanezco" La Vida Una se manifiesta a través de todas las formas, dentro del universo como energía ardiente, y las tres corrientes principales de energía cósmica diferenciadas en siete rayos sistémicos, se presentan relacionadas con los tres aspectos del fuego que controla toda vida manifestada: el Fuego Eléctrico, el Fuego Espiritual; el Fuego Solar o Fuego de la Mente; y el Fuego por Fricción, los Fuegos Internos.

 

Una gran parte del libro está dedicada a una exposición detallada del Fuego Solar, el Fuego de la Mente, desde que ésta es la energía dominante a ser comprendida y controlada durante este segundo sistema solar.

Las leyes cósmicas que operan a través del sistema son presentadas en relación a las leyes menores de origen planetario y las leyes de la naturaleza que operan a través de la sustancia, a diferencia de la vida y conciencia del planeta.

En el prefacio del libro la autora menciona un quíntuple propósito dentro de la enseñanza, brevemente:

a) Proveer un bosquejo compacto y esquemático de la cosmología, filosofía y psicología que puede servir como referencia y libro de texto;

b) Como elucidación de la relación entre Espíritu y Materia demostrada como conciencia;

c) Para mostrar el desarrollo coherente de todo lo que se encuentra dentro del sistema solar y para mostrar que todo se desarrolla;

d) Dar información práctica sobre puntos focales de energía que se encuentran en los cuerpos etéricos del Logos Solar, el macrocosmos, y del hombre, el microcosmo;

e) Dar alguna información sobre el lugar y el trabajo que ocupan a aquellas sensibles vidas que forman la esencia de la objetividad, y para indicar la naturaleza de la Jerarquía de existencias que forman de su propia sustancia todo lo que es visto y conocido.

 

El libro abarca estos cinco objetivos, y más, pues el efecto sobre la conciencia individual es tal que se trascienden las teorías y la mente comienza a experimentar a través del pensamiento contemplativo lo que las palabras en el papel revelan a la inteligencia. La mente humana finita puede contactar sus orígenes cósmicos y su esencia ardiente cuando se abre a las tres Leyes Cósmicas de Síntesis, Atracción y Economía.

 

El Fuego del Amor, la llama de vida dentro del corazón es la piedra de toque para todo pensamiento intuitivo, y el alquimista para la densa materialidad de la sustancia grosera.


INTRODUCCIÓN

 

 

ALICE A. Bailey en su Autobiografía Inconclusa, publicada en 1951, narra la historia de los años dedicados al trabajo telepático que realizó conjuntamente con El Tibetano. Relata el primer contacto establecido con él en el plano físico, que tuvo lugar en California, en noviembre de 1919. El trabajo proyectado debía abarcar un período de treinta años. Treinta y tres días después de finalizar dicho período, Alice A. Bailey se liberó de las limitaciones del vehículo físico.

 

La Autobiografía contiene además ciertas declaraciones hechas por El Tibetano respecto a su trabajo y explica algunas de las razones por las cuales fue emprendido. Durante las primeras etapas se debía poner cuidadosa atención a esas condiciones imperantes en el plano físico que aseguraran mejor el éxito del proceso telepático. En años posteriores la técnica llegó a ser tan perfecta y el mecanismo etérico de Alice A. Bailey estaba tan finamente sincronizado y ajustado que prácticamente el proceso no exigía esfuerzo alguno, quedando así demostrada, en grado sumo, la realidad y utilidad práctica del intercambio telepático.

 

En muchos casos, la mente concreta inferior (frecuentemente restringida por el idioma) al exponer verdades espirituales se vela obligada a expresar ideas abstractas y conceptos sobre realidades espirituales hasta ahora desconocidas. Repetidas veces se les ha prevenido, a quienes leen libros recibidos telepáticamente, respecto a las limitaciones que existen para expresar la verdad, lo cual frecuentemente se olvida. Su constante repetición constituirá en el futuro uno de los principales factores que evitará la cristalización de la enseñanza y que ésta se convierta en otro culto sectario y dogmático.

 

Este Tratado sobre Fuego Cósmico se publicó en inglés en 1925; constituyó el tercer libro escrito en colaboración, e inherentemente evidencia que perdurará como lo más importante y de mayor trascendencia de la enseñanza impartida durante treinta años, a pesar de la profundidad y el valor contenidos en la serie de tomos titulados Tratados sobre los Siete Rayos o en otros de sus libros.

 

Durante ese extenso período de trabajo, El Tibetano y Alice A. Bailey, lograron armonizar en tal forma sus mentes que cons­tituían -en lo que se refiere a la mayor parte de la enseñanza impartida- un solo y recíproco mecanismo de proyección. Hasta el final de sus días Alice A. Bailey solía referirse a la admiración que le causaba lo que pudo columbrar a través de la mente de El Tibetano, respecto a las ilimitadas perspectivas de las verdades espirituales, que de otra manera no hubiera podido obtener y cuya cualidad le era imposible describir. Esta experiencia constituyó la base de su frecuente y a menudo incomprendida expresión de que todas las enseñanzas que ayudaba a difundir eran tan sólo el a b c del conocimiento esotérico, y que en el futuro abandonaría cual­quier enunciado de la presente enseñanza si hallaba otra mejor y más profundamente esotérica. A pesar de la profundidad y claridad de la enseñanza contenida en los libros publicados bajo su nombre, las verdades expuestas en ellos son muy parciales y sujetas a reve­laciones y expansiones posteriores; recordar constantemente este hecho, proporcionará una segunda defensa contra esa cualidad de la mente concreta que continuamente tiende a producir sectarismos.

 

Al iniciarse este esfuerzo unido y después de una concienzuda consideración, El Tibetano (D. K.) y A. A. B. decidieron que ella, como discípulo activo en el plano externo, fuera quien se hiciese cargo, en lo posible, de la responsabilidad kármica en dicho plano, y presentara la enseñanza al público bajo su nombre. Dicha decisión involucraba la responsabilidad de dirigir el campo esotérico, lo cual desencadenó el ataque y la censura de algunas personas y organi­zaciones cuyas actitudes y actividades eran autoritarias y de men­talidad pisceana.

 

La actitud adoptada por ambos permitió eliminar la estructura limitada sobre la cual se apoya la enseñanza esotérica, su misterio, espejismo, pretensión e impracticabilidad. Su posición contra las aseveraciones dogmáticas ha ayudado a establecer una nueva era de libertad mental para los estudiosos de las progresivas revela­ciones de la Sabiduría Eterna.

 

El antiguo método de establecer la verdad aceptando y compa­rando los nuevos postulados con las doctrinas establecidas previa­mente es, sin lugar a dudas, de utilidad para entrenar la mente, pero se está superando en forma gradual. En su lugar surge, en los campos de la religión y la filosofía, una nueva capacitación para adoptar una posición más científica. La enseñanza espiritual se aceptará cada vez más como hipótesis, pero no será comprobada por el estudio, por su base histórica ni por su autoridad, sino por las consecuencias que sus efectos producen en la vida y por su valor práctico para resolver los problemas de la humanidad.

 

Hasta ahora, la enseñanza esotérica más avanzada, se obtenía únicamente cuando el estudiante aceptaba la autoridad del instruc­tor; le prometía cierta obediencia personal y se comprometía a guardar silencio. A medida que progresa la nueva dispensación acuariana, dichas limitaciones van desapareciendo. Se mantiene la relación personal entre el discípulo y el Maestro, pero ya ha comenzado el entrenamiento del discipulado en forma grupal. La historia de este experimento y el intento de utilizar el método de la nueva era se halla expuesto al público en el libro titulado Dis­cipulado en la Nueva Era, el cual contiene las instrucciones dadas personalmente por El Tibetano a un seleccionado grupo.

 

En este Tratado sobre Fuego Cósmico El Tibetano nos ha dado lo que profetizó H. P. Blavatsky, a saber: la clave psicológica de la Creación Cósmica. H. P. B. afirmó que en el siglo XX aparecería un discípulo que daría la clave sicológica de su obra La Doctrina Secreta, en cuya monumental realización El Tibetano prestó su colaboración; Alice A. Bailey efectuó su tarea con pleno conoci­miento de la parte que le correspondía en esta secuencia.

 

FOSTER BAILEY
 Tunbridge Wells.
Diciembre 1950.

 


INDICE  DETALLADO

POSTULADOS DE INTRODUCCIÓN

 

ESTANZAS DEL DZYAN

 

PRIMERA PARTE

 

CONSIDERACIONES PRELIMINARES

 

I.  FUEGO EN EL MACROCOSMOS

II.  FUEGO EN EL MICROCOSMOS

  III.  FUEGO EN LA MANIFESTACIÓN

 

SECCIÓN A. LOS FUEGOS INTERNOS DE LAS ENVOLTURAS

        I. Los tres canales

II. Los Elementales del fuego y los devas

 

SECCIÓN B. EL RAYO DE LA PERSONALIDAD Y EL PRIMER FUEGO

1.     El trabajo de los tres rayos

2.     El rayo de la personalidad y los átomos permanentes

3.     El rayo de la personalidad y la ley del karma

 

SECCIÓN C. EL CUERPO ETÉRICO Y EL PRANA

       I. La naturaleza del cuerpo etérico 

a.      Su propósito y descripción

b.      Ocho enunciados                       .

II. La naturaleza del prana.

1.      Prana solar

2.      Prana planetario

3.      Prana de las formas

 

III. La función del cuerpo etérico .....

1.      Receptor de prana

2.      Asimilador de prana

3.      Trasmisor de prana

4.      Desórdenes del cuerpo etérico

 

IV. Éteres macrocósmicos y microcósmicos

1.    El Logos planetario y los éteres

2.    Éteres del cosmos y del sistema

3.    Propósito protector del cuerpo etérico

 

V. La muerte y el cuerpo etérico

 

SECCIÓN D. EL KUNDALINI Y LA COLUMNA VERTEBRAL

I. El kundalini y los tres triángulos

1.    En la cabeza 

2.    En el cuerpo

3.    En la base de la columna vertebral

 

II. El despertar de kundalini

 

SECCIÓN E. EL MOVIMIENTO EN LOS PLANOS FÍSICO Y ASTRAL

I.    Consideraciones preliminares

  II.   Efectos del movimiento de rotación

  III.  Cualidades del movimiento de rotación

  IV. El movimiento de rotación y el simbolismo

  V.  El movimiento y los centros

1.  La naturaleza de los centros

2.  Los centros y los rayos

3.  Los centros y el kundalini

4.     Los centros y los sentidos

5.     Los centros y la iniciación

 

SECCIÓN F. LA LEY DE ECONOMÍA

 

I. Sus efectos sobre la materia

       II. Sus leyes subsidiarias

1.    La ley de vibración

2.    La ley de adaptación

3.    La ley de repulsión

4.    La ley de fricción

 

 

SEGUNDA PARTE

 

PREGUNTAS DE INTRODUCCIóN 

           I.    ¿Qué relación existe entre el Hijo y el Sol?

   II.    ¿Qué es la evolución y cómo se desenvuelve?

  III.    ¿Por qué el sistema solar evoluciona como dualidad?

   IV.   ¿Qué es la conciencia? ¿Qué lugar ocupa en el actual esquema?

   V.   ¿Existe una analogía directa entre un sistema, un pla­neta, un hombre y un átomo?

   VI.   ¿Qué es el aspecto mente? ¿Quiénes son los Manasa­putras o Hijos de la Mente?

   VII.   ¿Por qué la evolución se desenvuelve cíclicamente?

   VIII.   ¿Por qué el conocimiento es a la vez exotérico y esotérico?

   IX.    ¿Qué relación existe entre:

    a. Los 10 sistemas planetarios; b. los siete planetas sagrados; c. las 7 cadenas de un esquema; d. los 7 

    globos de una cadena; e. las 7 rondas de un globo; f. las 7 razas raíces y sus 7 subrazas?

 

SECCIÓN A. LA NATURALEZA DE MANAS O MENTE

I. Tres manifestaciones de manas

II. Algunas definiciones de manas o mente

1.    Manas es el quinto principio

2.    Manas es electricidad

3.    Manas es aquello que produce cohesión

4.    Manas es la llave del quinto reino de la naturaleza

5.    Manas es la vibración sintética de cinco rayos

6.    Manas es la voluntad inteligente o el propósito de una existencia

 

SECCIÓN B. MANAS COMO FACTOR CÓSMICO, HUMANO Y DEL  SISTEMA

 

I. El origen de manas o mente

1. Manas cósmico

a. El proceso de la individualización

b. El método para la iniciación

2. Manas planetario

a. Conciencia y existencia

b. Voluntad y propósito ordenado

3. Manas humano

a. El hombre y el Logos planetario

b. El Logos del esquema terrestre

c. Venus y la cadena terrestre

 

4. Manas y la cadena terrestre

a. La cadena terrestre y las mónadas encarnantes

b. El cuarto reino y la Jerarquía planetaria

c. Una profecía

d. Resumen

 

II. La posición de manas

1. Manas y el karma

 2. Manas y el propósito kármico

 

III. La actual etapa de desarrollo manásico

1.    En los planetas

2.    En el sistema

3.    En la Tierra

 

IV. El futuro de manas

            l. Las características de manas

                     a. Discriminación

                     b. Actividad ordenada

                     c. Adaptabilidad

 

2. Desarrollo de la mente humana 

a. Efectos de los rayos

b. Los animales, los hombres y los rayos

c. Tipos de karma

3. Manas en las rondas finales

         a. El proceso trasmutador

b. Síntesis

 

SECCIÓN C. EL RAYO DEL EGO Y EL FUEGO SOLAR

I. La naturaleza del cuerpo egoico o causal

          1. Producido por el contacto de dos fuegos

 

II. La naturaleza de los átomos permanentes

1.    Su propósito

2.    Su lugar en el cuerpo egoico

a.      El átomo astral permanente

b.      El triángulo atómico

3. Las espirillas y el rayo del ego

c.      La composición de los átomos permanentes

d.      Los planes y la energía ígnea

e.      Los tres fuegos

4.  Resumen

 

III. El loto egoico

1.    Ruedas o centros de energía 

a.      Centros de fuerza

b.      El cuerpo causal

 

2.    El loto de doce pétalos 

a.      Los tres pétalos de conocimiento

b.      Los tres pétalos de amor

c.      Los tres pétalos de sacrificio

 

3.      Resumen

 

SECCIÓN D. Los ELEMENTALES DE LA MENTE Y LOS ELEMENTALES DEL FUEGO

 

I. Formas mentales

1.      Su función

d.     Responder a la vibración

e.     Proporcionar vehículos para las ideas

f.      Llevar a cabo un propósito específico

 

2.      Las leyes del pensamiento

i.        Tres leves cósmicas

ii.       Siete leyes del sistema

 

II. Los devas y los elementales de la mente

1. El regidor del fuego, Agni

1.   Agni y el Logos solar

2.   Agni y el plano mental

3.   Agni y los tres Fuegos

 

2. Los devas del fuego...  los Grandes Construc­tores

i.     Observaciones de Introducción

ii.    Las funciones de los devas

iii.    Los devas y los planos

 

 3. Los Ángeles solares... los Agnishvattas

Observaciones de Introducción

 

a. El quinto principio

1.      Considerado cósmicamente

2.      Considerado de acuerdo a la doctri­na hilozoísta

3.      Los Ángeles solares y el quinto principio

 

b. La individualización

(a)     El trabajo del Ángel solar

(b)     La individualización y las razas

(c)     Métodos de individualización

(d)     Avatares, Su naturaleza y trabajo

(e)      Individualización, una forma de iniciación

 

        c. La encarnación

(a)     Encarnación cósmica, planetaria y humana

(b)     La naturaleza de pralaya

(c)     Tipos de renacimiento humano

(d)     El futuro advenimiento del Avatar

(e)     Impulso y encarnación

(f)     Actividad de los Pitris

(g)     El trabajo de construir formas

(h)     Encarnación y karma

 

        d. La construcción del cuerpo causal

(a)  Notas de introducción

(b)  La evolución de los pétalos

(c)  Nombres de los lotos egoicos

(d)  Los pétalos y los centros etéricos

(e)  La iniciación y los pétalos

 

4. Los elementales del fuego, los constructores menores

b.      Introducción

c.      Elementales del plano físico

d.      Elementales de los éteres

e.      Los elementales y el microcosmos

 

III. El hombre como creador que crea con materia mental

             1. Creación de formas mentales

             2. Construcción de formas mentales en los tres mundos

 

IV. El hombre y los espíritus del fuego

             1. El aspecto voluntad y la creación

1.    Las condiciones del mago

2.    La construcción de formas mentales

3.    El significado oculto del habla

 

            2. La naturaleza de la magia

      a. Magos blancos y magos negros

      b. El origen de la magia blanca

      e. Condiciones para la magia blanca

 

3. Quince reglas para la magia

      a. Seis reglas para el plano mental

      b. Cinco reglas para el plano astral

      c. Cuatro reglas para el plano físico

 

SECCIóN E. EL MOVIMIENTO EN EL PLANO DE LA MENTE

 

I. Enunciados de introducción

II. La naturaleza de este movimiento

III. Resultados de su actividad

1.      La ley de expansión

2.      La ley del retorno monádico

3.      La ley de la evolución solar

4.      La ley de la irradiación

 

IV. El girar de la rueda

 

V. El movimiento y el aspecto constructor de formas

1.      En el cuerpo Mental

2.      En el cuerpo causal

 

VI. Efectos del movimiento sintético

1.      Observaciones de introducción

2.      La manifestación periódica

3.      La vinculación triangular

4.      La relación entre tres centros

 

SECCIÓN F. LA LEY DE ATRACCIÓN

I. Las leyes subsidiarias

1.      La ley de la afinidad química

2.      La ley del progreso

3.      La ley del sexo

4.      La ley del magnetismo

5.      La ley de la irradiación

6.      La ley del loto

7.      La ley del color

8.      La ley de la gravedad

9.      La ley de la afinidad planetaria

10.    La ley de la unión solar

11.    La ley de las escuelas

 

II.   Sus efectos

 

1.    Asociación

2.    Construcción de formas.

3.    Adaptación de la forma a la vida

4.    Unidad grupal

 

III. Relaciones grupales 

1.    Tres relaciones atómicas

2.    Siete leyes del trabajo grupal

3.    Veintidós métodos de interacción

 

TERCERA PARTE

 

EL FUEGO ELÉCTRICO DEL ESPÍRITU

 

SECCIÓN A.  CIERTOS ENUNCIADOS BÁSICOS

 

SECCIÓN B.   LA NATURALEZA DE LOS SIETE SENDEROS CÓSMICOS

 

SECCIÓN C.   SIETE ESTANZAS ESOTÉRICAS

 

 

Publicado por: Fundación Lucis - Buenos Aires - Argentina

Precio sugerido en Pesos Argentinos: $ 53,00.-

Cantidad de Páginas: 1.000.

 

Acceda a mayores informaciones sobre los 32 Libros de Filosofía Esotérica en los siguientes enlaces:
 

 
 
*  *  *