Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12255 al 12274 
AsuntoAutor
Eligiendo Nuevas R Graciela
La Luna Nueva y el Graciela
Los Faros de Luz d Graciela
Mensaje Mensual La Graciela
=?utf-8?Q?Eclipsad Graciela
=?UTF-8?Q?pensamie Juana Al
Cita Diaria Juana Al
Las Energías de Ma Graciela
=?UTF-8?Q?Una_ense Juana Al
ACTUALIZACIÓN DE L Graciela
Pronóstico Mensual Graciela
=?utf-8?Q?Personif Graciela
Preparación para e Graciela
Yo, yo mismo y Yo Graciela
EQUINOCCIO DE MARZ Graciela
Convergencia: la i Graciela
ACTUALIZACIÓN DE L Graciela
EL DESPERTAR CUÁNT Graciela
¿Te estás Sanando Graciela
El Equinoccio de M Graciela
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12260     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] =?UTF-8?Q?pensamientos_curan_m=C3=A1s_que_los_remedios=2D_teoria_de_?= =?UTF-8?Q?Bruce_Lipton_biologo_celular_norteamericano?=
Fecha:Domingo, 5 de Marzo, 2017  21:08:12 (-0300)
Autor:Juana Aliberti Martinez <juanaaliberti @.....com>



La revolucionaria teor√≠a de Bruce Lipton: Cient√≠fico afirma que pensamientos curan m√¡s que los remedios ¬†(ver mas videos suyos en Youtube)

Este biólogo celular norteamericano unió en sus estudios ciencia y espíritu y plantea con fuerza su visión sobre la energía vital del ser humano.
Miércoles 8 abril 2015
   
Bruce Lipton, un bi√≥logo celular estadounidense de 70 a√Īos, caus√≥ en el a√Īo 2006 un peque√Īo remez√≥n en el mundo cient√≠fico tras lanzar su libro ‚ÄúLa biolog√≠a de la creencia‚ÄĚ, que ser√≠a declarado uno de los mejores libros cient√≠ficos de ese a√Īo y que ten√≠a la particularidad de que su l√≠nea de investigaci√≥n era una suerte de uni√≥n entre ciencia y esp√≠ritu. A grandes rasgos, Lipton planteaba lo siguiente: lo que condiciona a todo organismo vivo es su ‚Äúentorno‚ÄĚ f√≠sico y energ√©tico, y no su carga gen√©tica, como afirma la s√≠ntesis evolutiva moderna. Adem√¡s, la ¬ęcooperaci√≥n¬Ľ era la base de la evoluci√≥n para la supervivencia, y no un acto competitivo entre los organismos m√¡s fuertes; y, finalmente, los seres humanos, como organismos vivos, no estaban determinados por sus genes, sino condicionados por el entorno y sobre todo por sus ¬ęcreencias¬Ľ, lo que los convert√≠a en due√Īos absolutos de su destino.
El doctor Lipton explic√≥ en su libro que ‚Äúnos han hecho creer que el cuerpo es una m√¡quina bioqu√≠mica controlada por genes sobre los que no podemos ejercer ninguna autoridad. Eso implica que somos v√≠ctimas de una situaci√≥n. No elegimos estos genes, los recibimos al nacer y ellos programan lo que suceder√¡. Yo ya trabajaba con las c√©lulas en los a√Īos 60 y fui un pionero porque en esa √©poca hab√≠a muy poca gente trabajando en ello. Y un experimento que hice en esa √©poca cambi√≥ la idea que ten√≠a del mundo. Cog√≠ tres grupos de c√©lulas y las puse en tres placas, y cambi√© el medio de crecimiento y los componentes del medio ambiente en cada una de ellas. Luego verifiqu√© que en una de las placas se form√≥ hueso, en otra m√ļsculo y, en otra, c√©lulas liposas. ¬¿Qu√© fue lo que control√≥ el destino de cada una de ellas si eran gen√©ticamente id√©nticas? Eso demuestra que los genes no lo controlan todo, es el ambiente. El ser humano es el que controla, dependiendo de c√≥mo lee el ambiente, de c√≥mo su mente lo percibe. La conclusi√≥n es que no estamos limitados por nuestros genes, sino por nuestra percepci√≥n y nuestras creencias‚ÄĚ.
Bruce-Lipton-1
El cient√≠fico agreg√≥ que ‚Äúcuando t√ļ crees que los genes controlan tu vida tienes una excusa para considerarte una v√≠ctima. Hay enfermedades que s√≠, en efecto, son causadas por un gen, pero estas enfermedades equivalen a menos del 2% de los malestares que sufre la poblaci√≥n mundial. La mayor√≠a de la gente viene a este mundo con genes que deber√≠an permitirles vivir una vida feliz y saludable. Las dolencias m√¡s comunes actualmente, como la diabetes, los problemas del coraz√≥n y el c√¡ncer, son el resultado de la interacci√≥n entre m√ļltiples genes y sobre todo de los factores medio ambientales y no son el resultado de un √ļnico gen como se ha venido sosteniendo. Por eso se cree que la mayor√≠a de las enfermedades tienen una causa gen√©tica o hereditaria y que por tanto no podemos hacer nada para defendernos de ellas o para curarnos. Las personas viven en un constante miedo esperando el d√≠a en que sus genes act√ļen contra ellos y se enfermen mortalmente. El c√¡ncer es un buen ejemplo de esto‚ÄĚ.
Uno de los planteamientos del bi√≥logo molecular que m√¡s llamaron la atenci√≥n en la comunidad cient√≠fica fue que las c√©lulas de nuestro cuerpo ten√≠an una especie de memoria. ‚ÄúLas c√©lulas aprenden a trav√©s de la experiencia, de su contacto con el medio que las rodea, y luego guardan una memoria que les permite adaptarse mejor y anticiparse a los cambios. Es decir, las c√©lulas son inteligentes. ¬¡Esta memoria incluso se mantiene intacta en las c√©lulas de los √≥rganos que se han donado!‚ÄĚ.
La farsa de los medicamentos
El cient√≠fico dedic√≥ parte de su libro a abogar por un nuevo tipo de medicina, una que tenga en cuenta el poder de la energ√≠a y su capacidad para curar. ‚ÄúNos dan medicamentos para la enfermedad, pero la mayor√≠a de las veces causan m√¡s problemas que beneficios. La medicina basada en la farmacolog√≠a no entiende c√≥mo est√¡ interrelacionada toda la bioqu√≠mica del organismo. Cuando tomo una pastilla qu√≠mica y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta a aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados ‚Äúefectos secundarios‚ÄĚ. Pero, en realidad, estos efectos no son secundarios, sino directos. Seg√ļn recientes estad√≠sticas en EE.UU., ¬¡los f√¡rmacos matan all√≠ a m√¡s de 300.000 personas cada a√Īo! Hay algo que no funciona en la ciencia m√©dica. Hace algunas cosas bien, como la traumatolog√≠a, pero est√¡ matando a mucha m√¡s gente de la que ayuda‚ÄĚ.
Bruce Lipton agrega que ‚Äúsi miras dentro del √¡tomo, hay electrones, protones, neutrones. ¬¿Y qu√© hay dentro? Energ√≠a. La ciencia m√¡s reciente indica que el cuerpo responde a la f√≠sica cu√¡ntica, no a la newtoniania. La mente es energ√≠a. Cuando piensas transmites energ√≠a, y los pensamientos son m√¡s poderosos que la qu√≠mica. Esto, por supuesto, es muy inconveniente para las empresas farmac√©uticas mundiales, porque si se aceptara este postulado no podr√≠an vender sus productos. Las propias creencias se convierten en un campo energ√©tico, una transmisi√≥n, y esta se transforma en una se√Īal que es capaz de cambiar el organismo. Por lo dem√¡s, as√≠ es como funcionaba la sanaci√≥n antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos‚Ķ pero eso no puede vender y por eso la medicina y las empresas farmac√©uticas no quieren ir por ese camino. Saben que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y tambi√©n que el pensamiento negativo puede matar. Si el m√©dico te dice que tienes c√¡ncer, aunque no tengas c√¡ncer, si lo crees, crear√¡s la qu√≠mica que generar√¡ c√¡ncer‚ÄĚ.
El poder de la mente humana para la autocuración
El Dr. Lipton advirti√≥ en un cap√≠tulo de su obra, eso s√≠, que vivir en un entorno sano no significaba necesariamente que pod√≠amos curarnos de algunas enfermedades en forma autom√¡tica. ‚ÄúNo es tan f√¡cil, porque la mente interpreta. Puede suceder que estemos en un entorno muy sano y que la mente lo lea como un entorno negativo o perjudicial. Entonces crea una qu√≠mica que har√¡ a mi cuerpo enfermar. Y esto nos sirve para entender c√≥mo funciona un placebo. Si cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, si tomo una p√≠ldora porque creo que me va a traer salud, √©sta supuestamente me mejora y me sana, pero la p√≠ldora podr√≠a ser de az√ļcar. Y la p√≠ldora en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo‚ÄĚ.
El bi√≥logo molecular detalla que la mente humana act√ļa de manera muy particular, pues ‚Äúsi cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo, entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitocina, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa qu√≠mica trae salud a las c√©lulas. Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si abro los ojos y veo algo que me asusta, segrego hormonas del estr√©s, que frenan el crecimiento del cuerpo y apaga el sistema inmunitario. Por eso cuando est√¡s bajo mucho estr√©s, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos c√©lulas cancer√≠genas. Las tenemos siempre, pero si est√¡ funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer, y, una vez que se apaga el sistema inmunitario, proliferan‚ÄĚ.
El poder del subconsciente humano
Bruce-Lipton-2
Bruce Lipton afirma tambi√©n en su libro que, en la mente, quien realmente tiene el poder es el subconsciente, y que la personalidad y la salud de los individuos se conforma como un ¬ęaprendizaje¬Ľ en el vientre materno y en la ni√Īez hasta aproximadamente los seis a√Īos. ‚ÄúEl subconsciente es millones de veces m√¡s poderoso y m√¡s importante que la mente consciente. Utilizamos el subconsciente el 95 por ciento del tiempo, pero no lo podemos controlar. Lo puedes reprogramar. La informaci√≥n del subconsciente se recibe en los primeros seis a√Īos de vida. Eso que aprendiste en esos a√Īos se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Por tanto, hay muchos estudios que demuestran que las enfermedades que tenemos de adultos, como el c√¡ncer, tienen que ver con la programaci√≥n y el entorno que vivimos en los primeros seis a√Īos de vida. Es decir, los ni√Īos absorben tambi√©n sus enfermedades o sus actitudes negativas, y as√≠ se ‚Äúprograma‚ÄĚ su subconsciente. ¬¡Qu√© gran responsabilidad para los padres! Est√¡ demostrado que si un ni√Īo adoptado vive en su familia casos de c√¡ncer, en su madurez puede padecer c√¡ncer, aunque su gen√©tica sea diferente. Si te ense√Īaron a maltratar tu cuerpo con mala informaci√≥n, destruir√¡s el veh√≠culo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educaci√≥n para los ni√Īos, incluso en la etapa prenatal.‚ÄĚ
Energía vital que se transfiere
El doctor Bruce Lipton, al contrario que otros colegas de su especialidad, tambi√©n sostiene que la energ√≠a vital de un ser humano no necesariamente muere con la muerte f√≠sica, dando pie a fen√≥menos como la reencarnaci√≥n. ‚ÄúPara explicar esto de forma gr√¡fica, dir√≠a que el cuerpo es como un televisor: mis antenas captan y reproducen un programa televisivo de Bruce. Esos receptores recogen esa transmisi√≥n. Si estoy viendo la tele y se estropea el tubo de la imagen, ha muerto el televisor, pero sigue la transmisi√≥n. Pero si otro ser tiene los mismos receptores que tienes t√ļ, volver√¡s a estar trasmitiendo lo mismo, pero en otro cuerpo. Esto explica la reencarnaci√≥n y quiere decir que el cuerpo puede ir y venir, pero la transmisi√≥n siempre est√¡ ah√≠. Nunca hab√≠a cre√≠do en el esp√≠ritu, pero cuando comprob√© esto en la c√©lula me cambi√≥ la vida entera. La pregunta que me plante√© es: ¬¿por qu√© esa duplicidad? ¬¿Por qu√© tenemos un esp√≠ritu y un cuerpo? Y la respuesta vino de mis c√©lulas: si s√≥lo existiera el esp√≠ritu, ¬¿C√≥mo s√© a qu√© sabe el chocolate? Y s√≠ s√≥lo tengo una parte f√≠sica y no una parte espiritual, ¬¿C√≥mo puedo experimentar y emocionarme con una puesta de sol? ¬¿Y c√≥mo voy a sentir cuando estoy enamorado? La lecci√≥n m√¡s importante de todo esto es que estar vivo es un regalo, y que hay que experimentar alegr√≠a por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estar√¡ m√¡s sano‚ÄĚ.



--