Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1341 al 1360 
AsuntoAutor
V Encuentro - ULTI Proyecto
FW: A DAniel, Todo Anahuak
FW: Sobre la apert Anahuak
Re: Enlace Mundial Vecerca
Algunas carcterist Anahuak
Dejen correr el rí Susy Per
Re: FW: A DAniel, patricia
Boletín Informativ Susy Per
Reunion Internacio Raquel B
Vidas Pasadas Lamat
FW: Sanar las depe Anahuak
Adelante Argentina Anahuak
De Graciela Maidan Anahuak
Ego, deber, libert Anahuak
La Gran Conspiraci Anahuak
El Principio de la Anahuak
OPA 2004 / 21 ANIV Anahuak
Luna Entonada del Lamat
Reflexion sobre la Proyecto
El arte zen del di Anahuak
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1350     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Vidas Pasadas
Fecha: 15 de Noviembre, 2004  23:37:02 (+0100)
Autor:Lamat <lamat1961 @.........ar>

El Portal de Fabio Zerpa
INVESTIGACION DE VIDAS PASADAS
LA INVESTIGACION HIPNOTICA Y SOFROLOGICA
<http://www.fabiozerpa.com/ElQuintoHombre/noviembre01/Sofrologia_9.htm>;

(...) Otra indicación psíquica es el estado modificado de conciencia que se
logra por hipnosis o sofrosis. Con estas prácticas, los especialistas en la
materia, pasamos a ser ³pescadores del inconsciente²: vivimos indagando el pasado
y el futuro. Esto último no es aconsejable hacerlo, aunque en algunos casos lo
hemos hecho, para conocer la verdad, comprobándose con los hechos producidos
posteriormente, esa realidad. La ley de la causalidad o karma o destino, según
las distintas corrientes, puede ser corroborada por estos mecanismos, aunque
sabemos que existe el libre albedrío, que nos permite ³subir en la escalera de la
sabiduría².

Las anteriores investigaciones que marcamos como pautas de comportamiento, es
decir, la espontaneidad, los sueños y las indicaciones psíquicas que nos narran
los testigos, pueden ser comprobadas por el mecanismo de la sofrosis o hipnosis.
Ya hemos hablado de la sofrología como un estudio científico de la conciencia
humana, que conlleva a una filosofía y disciplina existencial de carácter
espiritual. Ella también permite la aplicación de una terapia llamada sofrosis,
que permite un entrenamiento de la personalidad y el Yo interno. La sofrosis no
actúa sobre el sujeto con el imperativo y la ³sugestión fuerte y dominante² de la
hipnosis: es un mecanismo que lleva a la persona a un estado de relajación y
concentración, donde la frecuencia cerebral baja hasta producir ondas theta, de
cuatro a siete ciclos por segundo. El testigo ³ve como si fuera en una gran
pantalla cinematográfica² los hechos vividos por él, sintiéndolos y con la mente
alerta. Para muchos la sofrosis es más atenta y eficaz que la hipnosis, en la
cual generalmente se pierde contacto con la conciencia, trabajando en un estado
delta, de cuatro a dos ciclos por segundo. Cada vez son más los científicos de
todo el mundo que confirman que en el camino de estas técnicas se prueba la
existencia de vidas anteriores. En los últimos treinta años hubo más de cien mil
personas que revivieron el pasado que les era conocido. Los doctores Brian Weiss,
Thowald Dethlefsen, Helen Wambach (ya fallecida), Chet Snow, José Daniel
Mabromata, Enrique Briggiler (ya fallecido), Julio Vergara, Joe Keeton, Jeffrey
Iversoj, Wallace Labaw, Karl Osis, Joel Whitton, Raymond Moody, etc. (la lista es
larguísima) tienen una enorme cantidad de testigos, que llevados al estado
hipnótico o sofrológico, narran la existencia de sus vidas anteriores.

Nosotros, personalmente, en más de treinta años de investigación sistemática,
hemos tenido con nuestro equipo científico de médicos y psicólogos, numerosas
experiencias, a veces individuales, otras colectivas, que nos han llevado a estas
pautas de comportamiento que estamos detallando paulatinamente. Los sujetos
sometidos a estas técnicas pueden relatar todas sus vidas anteriores, con un
récord actual del cual es poseedor el Dr. Brian Weiss <http://charlacon.infosel.com/001037/lomejor_1.htm>;, que con una paciente ha
indagado sus ochenta y cuatro vidas anteriores. Los relatos son diversos e
incluso llegan a contar sus propias muertes anteriores, con episodios y
visualizaciones de lo que hacen los familiares alrededor del féretro. Los hechos
son vistos desde arriba. Los contrarios a esta técnica dicen que los pacientes
son conscientes de estar bajo el efecto de la hipnosis o sofrosis y que en estas
condiciones, se les puede suministrar la información necesaria como para
construir una vida. Cabe preguntarse: ¿quién posee esa información?. Si fuese el
sofrólogo o hipnotizador, estos técnicos tendrían que haber pasado gran parte de
sus ³muchas vidas² recorriendo archivos y bibliotecas, ya que no hay nadie que
tenga semejante erudición. Aún teniendo en cuenta estas reservas, hay cosas que
resultan totalmente inexplicables desde el punto de vista racional. Y mi práctica
personal de 6.000 testigos es de un gran aval. Los he vivido interesantemente
junto a mis consultados.

Sea cual fuere la explicación, seguimos pensando que la investigación de vidas
pasadas es uno de los viajes más emocionantes a los misterios de la mente humana.
Habiendo progresado en objetividad mental hasta el punto de poder librar a estas
técnicas de sus antiguos atuendos mágicos y ocultistas, cabe preguntar en razón
de qué ocultos e inconfesables prejuicios no se le da a esta ciencia un sitial
más importante dentro del arte de la medicina. Los terrenos a que se aplican
estas técnicas se limitan y esto en casos muy reducidos ­ al campo de la
odontología, la cirugía, la obstetricia y la psicoterapia, existiendo
posibilidades mucho más extensas y ricas para su aplicación. Tomemos por ejemplo
los casos de enfermedades incurables, llegadas a su fase final, en cuyo caso lo
único importante es la supresión del dolor para paliar los sufrimientos que debe
soportar el paciente. Sabido es que en casos extremos, la utilidad de las drogas
no es tan efectiva como seria deseable. ¿Por qué no utilizar entonces estas
técnicas para procurarles al menos una muerte pacífica?. Se han comprobado
fehacientemente curas espirituales, imposibles de lograr por los medios
ortodoxos. Los casos más significativos son los acontecidos en la Gruta de
Lourdes, catalogados y analizados por un equipo médico dispuesto para tal fin.
Una de las primeras curaciones ³imposibles² comprobadas por dicho equipo fue la
de un minero que había perdido un ojo; una astilla de mina se lo había
destrozado. Veinte años después del accidente, luego de habérselo lavado con el
agua de la fuente se comprobó que estaba curado.

Si tenemos en cuenta que la sugestión sofrónica puede producir modificaciones
psíquicas (alucinaciones, alteración de percepciones, hipersensibilidad, etc.) y
cambios fisiológicos notables (alteraciones del ritmo cardíaco, abundante
salivación, cambios de temperatura, etc.), la respuesta afirmativa se encuentra
dentro de lo probable. Un estudio sistemático de los factores psíquicos que
influyen en las curaciones ³milagrosas² aportaría elementos muy importantes para
el desarrollo de una técnica psicológica para el tratamiento de enfermedades
consideradas hasta ahora como incurables, luego el análisis de las emociones
preponderantes que tienen lugar en el éxtasis místico nos llevaría a considerar
la importancia de la vibraciones emocionales en la rectificación de anomalías
orgánicas. Por último, la aplicación de estas técnicas como sedante para las
tensiones psíquicas, aliviaría en gran manera los males creados por la constante
ansiedad (hipertiroidismo, hipertensión, etc.), producida por los trastornos y
desórdenes de nuestra actual forma de vida. Todos estos factores nos llevan a
abogar para que en los medios competentes se programe un plan de acción y estudio
a fin de:
a)      Analizar las posibilidades y ventajas de la aplicación de técnicas
sofrónicas o hipnóticas en forma más profusa.
b)      Estudiar a fondo virtudes de esta terapéutica limitada en la
actualidad sólo a círculos muy reducidos.

c) Disponer de suficientes especialistas en materia de estas técnicas para que
un mayor grupo de personas puedan gozar de sus beneficios. Quizás de este modo
podamos librar de toda mistificación a la llamada terapéutica espiritual,
convirtiéndola en un método racional para el tratamiento de los múltiples males
que aquejan a la humanidad. Cada vez más sabemos del origen espiritual de todas
las enfermedades, que después pasan a lo psíquico y posteriormente a lo físico
(el cuerpo); mi práctica personal de 30 años lo avala. Se trata simplemente de
sacar a la luz el problema mediante sofrosis y hablarlo con el paciente: así lo
han hecho médicos rusos con seiscientos casos de hipertensión avanzada,
quinientos de asma bronquial y más de quinientas alergias muy severas; el éxito
fue total. Ha habido otros casos como los investigados por el doctor Wallace
Labaw, psiquiatra de niños de la Universidad de California, que ha instruído a
más de cuatrocientos jóvenes hemofílicos para contener sus hemorragias por medio
de la autohipnosis: se trata de controlar la ansiedad desestabilizadora, que
muchas veces está originada en situaciones de sorpresa o de riesgo nervioso, que
tanto se presentan en la vida diaria. Se les enseña a realizar concentraciones y
relajaciones para modificar sus niveles de conciencia, a veces entrenados por
medio de cassettes de armonización, como el nuestro personal que tanto éxito nos
ha dado ante muchos amigos y alumnos de nuestra Fundación como en varios países.
Las dos técnicas, en síntesis, producen un estado modificado de consciencia
provocado por sugestión; es como un sonambulismo artificial, logrado mediante los
llamados pases magnéticos, o bien manteniendo la mirada fija en un punto
brillante o produciendo una buena relajación y armonización en el sujeto. 
 
El sueño sofrónico puede ser más o menos profundo, pero el sujeto no pierde el
contacto con el mundo exterior, especialmente con el sofrólogo. En los casos de
hipnosis más profunda, el hipnotizado admite y realiza todo cuanto se le sugiere,
a veces de palabra, a veces por transmisión telepática. El hipnotizado tiene la
conciencia parcialmente inhibida, pero conserva ciertas funciones cerebrales
activas. Tanto la sofrosis como la hipnosis se puede colocar entre los fenómenos
paranormales, y es provocada, más que nada, por medio de la sugestión verbal;
están dentro de los Fenómenos Psi-Beta de la Escuela Europea. Han sido
particularmente una gran ayuda para la psiquiatría. En el campo de los ³fenómenos
paranormales², las experiencias fuera del cuerpo son más numerosas de lo que se
cree. El caso de la proyección astral presenta, como es sabido, algunos peligros,
por lo que nunca debe intentarse por impulso propio, pues estos experimentos
pueden dar lugar a trastornos mentales. La proyección astral aparece cuando el
individuo tiene la sensación de elevarse por encima del cuerpo, normalmente a
horas de la madrugada, cuando el cuerpo se halla relajado y la consciencia tiene
un nivel mucho más bajo. Está comprobado que un setenta por ciento de muertes por
causas naturales, ocurren de madrugada, y esto no significa que se trate de una
imaginación o sueño. Sin embargo, muchos casos se refieren a individuos
totalmente despiertos, ya que el viaje astral no está reservado en modo alguno al
estado de sueño.
 
Al principio ³los viajeros² se muestran asustados y confusos, especialmente al
ver su propio cuerpo dormido debajo de ellos. A veces de pie en la habitación,
contemplándose a sí mismos, y se preguntan si estarán muertos. Algunos viajeros
astrales se refieren a una luz blanco-azulada, que todo lo ilumina, y no tienen
ninguna dificultad en pasar a través de las paredes, ni en penetrar en casas
ajenas. Esto demuestra que nuestros cuerpos físicos relajan los sentidos, y que
nuestra auténtica personalidad mejora cuando nos servimos de nuestros duplicados
etéreos. Esto es la ausencia temporal del cuerpo físico. Existe un pequeño
eslabón llamado Cordón de Plata, que une el ser astral con el cuerpo físico.
Cuando este eslabón se corta, la persona no puede regresar a su cuerpo y entonces
se produce lo que llamamos ³muerte física². Este es el mayor peligro de la
proyección astral, pero es raro que ocurra y suele suceder por accidente. ¿Qué es
el Cordón de Plata? Es el hilo etéreo o energía espiritual que conecta los
vehículos superiores en el cuerpo físico por medio del ³átomo simiente². Es un
cordón fino, tenue, invisible al ojo humano. Se cree que un extremo se halla
unido al corazón y el otro lo está al vértice astral o cuerpo de los deseos. El
viaje es algo que no puede describirse con palabras, resulta incomprensible para
la razón, pero sabemos que existe y es una de las cosas más grandes que puede
conseguir un ser humano. Desde el punto de vista científico, la proyección astral
es una experiencia subjetiva. Sin embargo, existen casos comprobados, en los que
el viajero astral fue "visto"² oído o sentido" por quienes se hallaban al otro
extremo del viaje.
 
INVESTIGACION DE VIDAS PASADAS.  LAS EXPERIENCIAS NARRADAS SON COINCIDENTES

La mayoría de los testigos sofronizados o hipnotizados indican que, producida la
muerte física, ³van por un túnel² o se elevan a otros estadios extradimensionales
o ³superiores², donde ³viven otras vidas², cortadas luego por el descenso al
plano material, ³porque tienen que volver a la vida física². Ese túnel es muy
conocido por las experiencias de ³la existencia más allá de la vida², mal llamada
la vida después de la muerte, porque en realidad no se ha producido la muerte
total. Sólo se ha producido un paro cardíaco, o una detención en la vida
consciente, viviéndose estas situaciones hasta el famoso ³Portal Blanco² donde
³Alguien² expresa que hay que ³volver a la vida². Quizá en la simbología de esa
puerta, esté el traspaso a la vida eterna, a los mundos más allá de la
tridimensionalidad que vivimos en nuestra vida física. Parece que en el trance de
la muerte se revee la vida como una vertiginosa sesión cinematográfica. Según el
psiquiatra Rusell Noyes, de la Facultad de Medicina de Iowa, no se trata de una
leyenda. Luego de interrogar a ciento catorce personas que saltaron de un décimo
piso, se estrellaron en accidentes aéreos o estuvieron a punto de ahogarse y
sobrevivieron, el médico describe los últimos momentos de la existencia como una
primera fase de rechazo y pánico, y otra de revisión ³cinematográfica² de los
principales acontecimientos de la vida, a la que sigue un estado de trascendencia
en el cual, el cuerpo no importa y sólo cuenta el espíritu.

En el esquema correspondiente a personas en estado de coma o declaradas muertas
y no víctimas de accidentes, la ³sesión cinematográfica² interviene en un momento
bien preciso, y quien se encarga de la ³proyección² no es otro que ³El Ser
Luminoso².  Como en todos los casos narrados a los doctores Kubler Ross y Moody,
la sesión cinematográfica es difícil de describir, pues las escenas de la vida se
hacen visibles simultánea e instantáneamente.
Sin embargo, los detalles se distinguen claramente en tres dimensiones y a veces
también en color. Tampoco la emotividad está ausente; de tal modo que de
³regreso² a la vida, es posible conservar durante varios días recuerdos
muy precisos de sucesos que se creían olvidados. ³La luz me preguntó qué podía
contarle de mi vida, y de pronto aparecieron las visiones. Volví a mi infancia y
reviví mi pasado, año tras año, hasta ese mismo instante. Me vi en el jardín de
infantes, dolorida por haber roto mi juguete favorito, y luego, en la escuela
primaria, recibiendo un premio; más tarde en la secundaria, etc. Todo era tan
nítido y colorido, que tenía la impresión de asistir verdaderamente a todas las
escenas, de ver los mínimos detalles, no desde la perspectiva de quien los vive
sino desde el exterior. Veía un grupo de chicos entre los cuales estaba yo.
Mientras mi vida desfilaba ante mis ojos, la luz había desaparecido y, sin
embargo, estaba presente y por momentos intervenía. Cada intervención tenía por
objeto mostrarme detalles particulares, destacar actitudes o actos de la niña que
era yo misma. La luz me mostraba los momentos afectivos de mi existencia y cada
uno de esos actos representaba amor o saber. 
 
Eran particularmente nítidos los lazos que siempre habían existido entre mi
hermana y yo. Parecía necesario aprender (la luz me había dicho que yo no estaba
lista y que aún debía vivir y aprender), y ese aprendizaje no llegaba a su fin en
el momento de la muerte. Todo era lento, lo que me permitía comprender. En
realidad, creo que no duró más de cinco minutos².  El Dr. Raymond Moody reconoce
que el ser luminoso no siempre está presente durante la sesión cinematográfica, y
comporta varios ejemplos de personas que estuvieron al borde de la muerte. Un
soldado herido por una ráfaga de ametralladora en la guerra de Vietnam vio ³una
serie de diapositivas que se sucedían vertiginosamente y me mostraban toda mi
vida². En numerosas mitologías, para penetrar en el país de los muertos, se
franquea una frontera, una ribera; por ejemplo, la laguna Estigia de los antiguos
Griegos. Muchas personas se aproximaron a ese límite pero no lo transpusieron. No
siempre es un río o una laguna. Puede ser una barrera, bruma o simplemente una
línea demarcatoria. ³Tenía la impresión de estar en un barco que se deslizaba por
el agua. En el borde opuesto veía a mi madre, mi padre, mi hermana y a otras
personas muertas. Ellos me hacían señas para que me acercara, pero yo sabía que
aún no estaba lista. Durante todo ese tiempo veía a médicos y enfermeras luchar
con mi cuerpo como espectadora, y pugnaba por decirles que era vano todo ese
esfuerzo por salvarme, pues todavía no había llegado mi turno de morir. Pero
nadie me escuchaba. Poco antes de que mi barco llegara a la orilla dimos media
vuelta y me desperté. Entonces pude decirle al médico: No moriré².

En la mayoría de los testimonios donde aparece la frontera, los parientes
muertos o el ser luminoso están del otro lado. Esa acariciante luminosidad
resulta tan fascinante a otros sujetos que declaran no haber deseado abandonarla.
³No sé por qué fui devuelta a la tierra. He pensado en ello muy a menudo y creo
que debe haber sido para educar a mis pequeños hijos o porque aún no estaba
lista. No quería regresar, pero a la vez pensaba en mi marido y en mis tres
criaturas. ¿Quién se ocuparía de mi familia? No podía arrancarme esa idea de la
cabeza y me daba cuenta de que no estaba lista². El re-ingreso en el propio
cuerpo se efectúa a veces luego de un pasaje inverso por el túnel. El hombre que
luego del accidente automovilístico sintió que su alma salía del cuerpo por la
cabeza, percibió más tarde que reingresaba en él. La mayoría de las personas no
sienten volver a la vida, pero, sin embargo, la aventura vivida los marca
profundamente. Se trata de una impresión duradera ya que, a diferencia de un
sueño o de una alucinación cuyo recuerdo se pierde con el tiempo, la experiencia
de la muerte da un sentido de la realidad muy particular, según el testimonio de
gran cantidad de entrevistados, que insisten en destacar que dicha experiencia
nada tiene que ver con un sueño. Ese aspecto de ³realmente vivido² del fenómeno,
lo hace aún más inadmisible para los familiares y amigos del protagonista y, por
consiguiente éste renuncia casi inmediatamente a hablar del tema. Pero además,
ciertas personas no logran explicarlo pues las palabras les resultan
insuficientes. En resumen, nadie lo menciona y cada cual cree que su experiencia
es única. 
 
Por eso, la aparición de libros de los doctores Kubler Ross y Moody fue una
revelación para muchas personas. ³Ahora sé que no estuve solo y que no estoy
loco. Nunca lo mencioné por temor a que me lo dijeran...² Cuando se vuelve del
más allá, el encuentro con el ser luminoso es lo que más marca al individuo. Y es
así que se repiten preguntas como: ³¿Qué hice de mi vida?² ³¿Viví realmente de la
mejor manera posible?² ³¿Cómo voy a organizarme de aquí en adelante?² Vale decir
que se ingresa en el camino de la filosofía y de la metafísica. Pero eso no
impide que se aprecie a cada momento de la vida como algo valiosísimo. Es así
como esta preeminencia del espíritu alcanza a veces los límites de lo extraño.
³Muchos amigos me han dicho que ejerzo de sedante cuando están nerviosos² ³En
ocasiones leo los sentimientos y los pensamientos de quienes se me cruzan en un
ascensor² ³Tengo la impresión de adivinar los pensamientos de la gente, antes que
los expresen. No se si es una facultad adquirida durante mi muerte o algo que ya
estaba en mi y se activó en ese momento². Yo soy testigo de ello. Hay algo en
común entre todos los que estuvieron en contacto con el más allá: la pérdida del
temor a la muerte. Una mujer habla de ³volver a su casa²; otros de liberación o
despertar. Y si el punto de vista de los ateos cambió, también se registraron
variaciones en el de los creyentes: el mito paraíso-infierno fue abandonado y
reemplazado por una suerte de paraíso luminoso para todos, sin castigos, con
juicio de diálogo y comprensión, sin cólera divina, con aliento para la
existencia, para progresar y desarrollarse en amor y sabiduría.

INVESTIGACION DE VIDAS PASADAS LAS EXPERIENCIAS NARRADAS SON COINCIDENTES - Nota
II

El hecho de que el alma existe independientemente del cuerpo y lo sobreviva, es
una creencia común a numerosas civilizaciones. En la base de la religión
judeocristiana, la Biblia se muestra muy discreta sobre el tema. ³Y muchos son
aquellos que, dormidos en el polvo de la tumba, se despertarán para conocer ya la
vida eterna, ya la vergüenza eterna². (DANIEL, 12, 2). Es quizá éste el único
pasaje prometedor de un más allá, pero no a todos los muertos, y sólo después de
un largo sueño. Cabe preguntarse: ¿de dónde surge la imagen habitual del alma
desprendiéndose del cuerpo para presentarse ante San Pedro o ante Satanás?
Probablemente de las civilizaciones griegas y ³bárbaras², cuya influencia,
anterior a la de la Biblia, sigue siendo importante en nuestros días. Platón,
particularmente, consagró varios textos al cuerpo, al alma y su supervivencia,
considerando que el alma existe antes que el cuerpo y que lo que llamamos
³nacimiento² es un adormecimiento y que la ³muerte² es un despertar. Es en el
³Libro de los muertos² tibetano donde se encuentran las analogías más asombrosas.
Este libro, que data del siglo octavo, representa una tradición oral con raíces
prehistóricas y era leído a los moribundos, para ayudarlos a morir bien, pues la
muerte era considerada por los tibetanos como un arte. 
 
Según este texto, en el momento de la muerte el ³principio consciente² abandona
el cuerpo y penetra en una especie de ³vacío², donde reina un crepúsculo gris. Ve
a sus parientes junto a su cuerpo terrestre pero que no puede ser visto ni oído.
No entiende que ocurre y se pregunta si está muerto o no. El filósofo sueco
Swedenborg, que vivió en el siglo XVIII dijo: ³Perdí el uso de mis sentidos, al
punto de aproximarme al estado de muerte. Sin embargo, la vida de mi pensamiento
continuaba y pude observar lo que ocurre a quienes mueren y luego resucitan.....
y particularmente que el alma es extraída y atraída, fuera del cuerpo.... No
obstante, la percepción de haber abandonado el mundo de los vivos no es
inmediata.... Uno se pregunta si está en un cuerpo o no.... Las facultades del
espíritu alcanzan un estado más perfecto.....² Pero, ¿se puede hablar de muerte?
La suspensión de los latidos del corazón no basta para determinar la muerte. El
electroencefalograma (es decir, la falta de ondas eléctricas en el cerebro) es el
criterio más comúnmente aceptado hoy en día. Pero sucede, a la vez, que una
persona reviva luego de un encefalograma y también que reviva luego de más de
veinte minutos de paralización del corazón, mientras que en teoría, al cabo de
cinco minutos el cerebro muere por falta de oxígeno. Entonces, a partir del
momento en que se considera que no hay muerte, es preciso dar explicaciones
científicas sobre el estado de disociación entre el cuerpo y el alma, provocado
por las drogas empleadas en la anestesia. 
 
Numerosas personas que han tomado diferentes clases de plantas sagradas o
enteógenas, describieron aventuras extracorporales. Estas no serían, entonces,
causas de alucinaciones, pero sí, llaves que abren la puerta de otras realidades.
Esto es lo que creen ciertos aborígenes americanos y, de modo general, todos los
pueblos que las utilizan para tener visiones del mundo de los espíritus. También
hay una explicación neurológica. Hay enfermos que sufren de ³alucinaciones
autoescópicas², es decir que creen ver a su doble. Cabe preguntarse si las
aventuras de los moribundos son similares a las de los enfermos mentales.... Pero
el Dr. Moody cuenta en su libro, que los dobles vistos por los enfermos con
³alucinaciones autoescópicas² difieren de los descriptos por quienes ven su
propio cuerpo desde afuera. De hecho, según él, el doble no es el cuerpo sino
quizá el alma, ³el cuerpo de ilusión brillante² de los tibetanos, que hubiera
salido a dar un paseo antes de tiempo.... En el límite de la enfermedad mental
existe un caso que conduce a fenómenos curiosamente análogos a los descriptos por
los muertos y es el de la aislación total. Muchas personas que han vivido largo
tiempo en soledad, describen viajes extra-corporales, ³sesiones cinematográficas²
y encuentros con parientes muertos. Es el caso de marinos náufragos que ven su
vida profundamente modificada como resultado de sus aventuras psíquicas. Hay
ejemplos de experiencias de laboratorio: un voluntario se sumergió en el agua a
la temperatura del cuerpo, con los ojos vendados y los oídos obturados, y se
comprobaron fenómenos similares a los de la muerte.
 
Una larga permanencia en un hospital es una forma de aislamiento y la muerte es
un aislamiento verdaderamente total. Sin embargo, intentar explicar las
³aventuras² de los moribundos sobre la base de las de los aislados, es
simplemente sustituir un misterio por otro. El Dr. Moody considera que estudiar
en detalle el fenómeno de la muerte permitirá, quizá, elucidar el misterio de la
aislación. El objetivo de los Dres. Kubler ­ Ross y Moody es que el ser humano
entienda que la muerte no existe. Para quienes han vivido la aventura
extra-corporal, no se trata ya de fe sino de certeza, tan fuerte y comunicativa
que quieren llamar la atención de sus semejantes sobre el hecho de que la muerte
merece ser estudiada para quitarle los ribetes dramáticos. Esto, teniendo en
cuenta que en nuestra sociedad se finge ignorar que la muerte existe.
Contrariamente a lo habitual, la franqueza conduce a la serenidad, último estadio
de una secuencia puesta en evidencia por muchos casos, que consiste en un momento
de cólera y/o rechazo, depresión y/o aceptación de lo inevitable. Escuchar y
ayudar a los moribundos permite a éstos trasponer con más facilidad esos
estadios. Según la Dra. Kubler ­ Ross, las narraciones de vida extra-corporal
reconfortan y dan esperanza a los seres "condenados".



------------------------------------------------------------------------
  Algunos de los cientos de artículos en venta/subasta en eGrupos.net
------------------------------------------------------------------------
 * Dominios (Puja a 6000 EUR)
   -->> http://www.egrupos.net/artid/337

 * Cruz antigua (12000 USD)
   -->> http://www.egrupos.net/artid/321

 * moto (2000 USD)
   -->> http://www.egrupos.net/artid/322

 ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? Visita ya WWW.EGRUPOS.NET
------------------------------------------------------------------------


_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
El sistema de Listas de correo y Newsletters más completo de la Red