Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1741 al 1760 
AsuntoAutor
Espiritualidad y S Susana P
Terroristas en Arg Monica B
XIII ...Sabiendo. Monica B
¿Nuevo Watergate? Monica B
Dando la Bienvenid Graciela
Jeshua - La Nueva Graciela
POR FAVOR LEER y Graciela
XIV ...Sabiendo... Monica B
Jeshua - Trabajado Graciela
Lluvia Solar y La Susana P
XVI ...Sabiendo... Monica B
XV ...Sabiendo... Monica B
Jeshua - Trabajado Graciela
Jeshua - Trabajado Graciela
XVII ...Sabiendo.. Monica B
XVIII ...Sabiendo. Monica B
Todos Juntos Un Dí Monica B
XIX ...Sabiendo... Monica B
XX ...Sabiendo... Monica B
XXI ...Sabiendo... Monica B
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1744     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] ¿Nuevo Watergate?
Fecha:Jueves, 18 de Agosto, 2005  21:58:34 (-0300)
Autor:Monica Barbagallo <monicaba @..........ar>

 
----- Original Message -----
From: Guillermo

El Pentágono cesó al General
Byrnes alegando 'adulterio'

Martes 9 de agosto de 2005

Washington (AP).- El ejército de Estados Unidos dijo el martes que relevó temporalmente al general de cuatro estrellas Kevin P. Byrnes del mando de su unidad de entrenamiento, como resultado de una investigación no especificada sobre su "conducta personal".

Según una declaración breve emitida por el Pentágono, el jefe del Estado Mayor Conjunto del Ejército, general Peter Schoomaker, relevó a Byrnes el lunes del Comando del Ejército para Entrenamiento y Doctrina.

En ese puesto, Byrnes vigilaba todos los programas de entrenamiento del ejército y el desarrollo de pautas para guerra.

Aunque no es raro que se apliquen medidas disciplinarias contra generales, es sumamente raro que un militar de cuatro estrellas sea relevado de su cargo.

Byrnes tenía el puesto desde noviembre del 2002. Antes de eso, fue director del estado mayor del Ejército en el Pentágono.

"La investigación en la que se basa este relevo está siendo sometida a una revisión mayor para determinar la disposición final apropiada", dijo el ejército en la declaración.

Bryan Whitman, vocero del secretario de la Defensa Donald H. Rumsfeld, dijo que la investigación estaba relacionada con "asuntos de conducta personal", pero rechazó dar detalles.

El subcomandante de Entrenamiento y Doctrina, el teniente general Anthony R. Jones, fue designado como comandante suplente, dijo el vocero del ejército Paul Boyce.

El vocero dijo que el ejército tiene la política de no revelar información sobre alegaciones específicas en investigaciones contra sus oficiales.

En abril, el Pentágono anunció que el teniente general William Wallace había sido nominado para recibir el rango de cuatro estrellas y que sería asignado como comandante de Entrenamiento y Doctrina en reemplazo de Byrnes, pero no ha sido confirmado todavía por el Senado.

En ese entonces no había ningún indicio público de que Byrnes estuviera siendo investigado.

http://ar.news.yahoo.com/050809/4/jtpp.html

Bush, interrogado por la fiscalía

Investigan a la Casa Blanca por
filtrar el nombre de una espía

Un asesor de Bush fue quien filtró que
Valerie Plame trabajaba para la CIA

Su esposo fue muy crítico con la guerra de Irak

Agencias. 11 de julio de 2005

"The Washington Post" y "The New York Times" recogen hoy que Karl Rove, principal asesor político del presidente de EE.UU., George Bush, fue quien filtró a la prensa que Valerie Plame, esposa del ex diplomático Joseph Wilson, trabajaba para la CIA, pero sin nombrarla.

La identificación pública hace dos años de la esposa de Wilson como colaboradora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) ha causado una investigación judicial y el encarcelamiento de una periodista del diario "The New York Times".

El fiscal especial Patrick Fitzgerald trabaja para determinar quién dijo a la prensa que Plame era una colaboradora de la CIA. En EE.UU. la identificación pública de un agente secreto es un delito.

En el curso de su investigación, Patrick ha entrevistado a numerosos funcionarios de la Casa Blanca, incluidos el presidente George W. Bush, el vicepresidente Dick Cheney y varios colaboradores que hicieron declaraciones bajo juramento.

Si de la investigación con los periodistas se concluyera que alguno de estos funcionarios fue la fuente de información sobre Plame y ellos lo hubieran negado bajo juramento, podrían ser juzgados por perjurio.

En julio de 2003 el columnista y comentarista de la cadena CNN, Robert Novak, fue el primero que publicó un artículo en el que señalaba que Plame había trabajado para la CIA.

La publicación ocurrió pocos días después de que el esposo de Plame, Wilson, dijese en un artículo que en una misión especial el año anterior él no había encontrado pruebas de que Iraq hubiese gestionado en Níger la compra de materiales nucleares.

Plame, exagente de la CIA, sentada junto a su marido, el ex diplomático Joseph C. Wilson en la revista Vanity Fair.

El presidente Bush, cuando en enero de 2003 habló ante el Congreso de EE.UU. y mencionó las causas para una posible acción militar contra Irak, afirmó que el régimen de Sadam Husein había procurado la compra de materiales nucleares "en África".

Después de la publicación de la columna de Novak, Wilson se quejó de que la identificación de su esposa como colaboradora de la CIA había sido una represalia de la Casa Blanca.

Varios periodistas investigados por la CIA

El Gobierno designó al investigador especial Patrick para que determinara quién había dado la información sobre Plame a la prensa y varios periodistas fueron entrevistados, entre ellos Novak.

Los periodistas Matthew Cooper, de la revista "Time", y Judith Miller, del diario "The New York Times" también hicieron averiguaciones sobre el asunto. Cooper publicó un artículo que ratificaba lo dicho por Novak; Miller no publicó artículo alguno.

Pero ambos se negaron a responder a las preguntas de Patrick alegando que, en cumplimiento de la ética periodística, no podían identificar sus fuentes de información a menos que éstas les dieran permiso.

La semana pasada Miller fue enviada a prisión por su contumacia, y Cooper dijo que su informante le había autorizado a declarar ante los investigadores.

Aunque el primero que desveló el empleo de Plame con la CIA fue el columnista Novak, éste no ha tenido problemas con la justicia. Aunque Novak ha rehusado explicar por qué, el "Times" y otras publicaciones señalan que probablemente él ya declaró la identidad de su informante.

http://www.informativos.telecinco.es/bush/asesor/cia/dn_8175.htm

Bush, interrogado

Los investigadores intentan determinar quién filtró que Plame,  esposa del crítico embajador Wilson, era agente encubierta de la CIA

Estrella Digital/Efe.- Washington
 
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, respondió ayer a las preguntas de un fiscal que investiga la divulgación del nombre de una agente de la CIA cuyo marido había criticado al gobierno por la guerra de Iraq, según la Casa Blanca.

Bush habló durante 70 minutos en el Despacho Oval de la Casa Blanca con el fiscal Patrick Fitzgerald, encargado de la investigación de la filtración, que es un delito en Estados Unidos pues la identidad de la agente, Valerie Plame, era secreta.

El objetivo de Fitzgerald es descubrir quién reveló su nombre a varios periodistas después de que su esposo, el ex embajador Joseph Wilson, refutase públicamente la alegación de Bush de que Sadam Husein había tratado de comprar uranio en Níger.

"La filtración de información clasificada es un asunto muy serio", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan. "Nadie quiere llegar al fondo de este asunto más que el presidente de Estados Unidos", añadió.

McClellan informó de que Bush ha contratado a un abogado, Jim Sharp, para representarle en este caso. Antes de entrevistarse con Bush, los fiscales hablaron sobre el asunto con el vicepresidente Dick Cheney y el consejero legal de Bush, Alberto Gonzales.

http://www.estrelladigital.es/articulo.asp?sec=mun&fech=25/06/2004&amp;name=cia

Interrogatorio de Bush

El presidente de EE.UU., George W. Bush, se entrevistó con el fiscal que investiga si un miembro de su administración filtró la identidad de un agente encubierto de la CIA para vengarse de las críticas de su marido a la guerra de Irak.

Viernes, 25 junio 2004
IBL News, Agencias

La reunión se celebró en el Despacho Oval, duró alrededor de una hora y no fue una declaración formal, dijo el portavoz de la Casa Blanca Scott McClellan. Bush ha contratado a un abogado privado, Jim Sharp, para que le represente.

"Nadie quiere llegar más al fondo de este asunto que el presidente de Estados Unidos", dijo McClellan. Un gran jurado federal está investigando si alguien de la administración Bush filtró ilegalmente la identidad de la agente de la CIA Valerie Palme al columnista Robert Novak.

Plame está casado con Joseph Wilson, un ex embajador y crítico con la guerra de Irak. Revelar información clasificada es un delito federal que puede ser castigado hasta con 10 años de prisión. Si la filtración se conecta con alguno de los ayudantes de Bush sería un escándalo para el presidente en año electoral.

El presidente ya está a la defensiva por no haber encontrado armas de exterminio en Irak - una de las principales justificaciones que alegó para ir a la guerra. Además, el informe de la comisión que investiga los atentados del 11 de septiembre de 2001 no halló pruebas creíbles de que existiera colaboración entre Al Qaeda y el ex presidente iraquí Sadam Husein en el 11-S.

Bush se reunió con el fiscal de EE.UU. encargado de la investigación de la filtración de la CIA, Patrick Fitzgerald, y miembros de su equipo. Sharp estuvo presente, pero no había personal de la Casa Blanca. La oficina de Fitzgerald declinó hacer comentarios. Fitzgerald fue nombrado fiscal especial para llevar la investigación después de que el fiscal general John Ashcroft lo rechazara.

Varios miembros de la administración Bush han sido interrogados por la filtración, entre ellos el vicepresidente Dick Cheney. Wilson ha acusado a la Casa Blanca de filtrar el nombre de Plame como venganza por haber cuestionado públicamente el argumento prebélico de Bush de que Irak había tratado de comprar uranio de Nigeria.

La CIA envió a Wilson a Nigeria a principios de 2002 para comprobar que Irak había tratado de comprar uranio "yellowcake" en este país. No halló pruebas, y posteriormente se demostró que el informe se basaba en documentos parcialmente falsificados.

Pero en su discurso sobre el Estado de la Unión de 2003, Bush citó la conexión de Irak-Nigeria como prueba de que Sadam estaba tratando de desarrollar armas nucleares.

Novak, un columnista del sindicato nacional conservador, reveló la identidad de Plame en un artículo el año pasado que trataba de demostrar que Wilson fue enviado a Nigeria por la posición de Plame en la CIA. Atribuyó su información a "dos altos cargos de la administración".

http://iblnews.com/noticias/06/110402.html

Más enredo en la madeja del CIA-Gate

Por Enrique Torres

Redacción Central, 28 jul (PL) El escándalo CIA-GATE, en el que todas las pistas conducen al principal asesor político del presidente George W. Bush, Karl Rove, amenaza con enredarse aún más y causar mayores lesiones en la mellada credibilidad de la Casa Blanca.

El fiscal especial para el caso, Patrick J. Fitzgerald, está abocado no sólo a identificar al soplón que filtró a la prensa la identidad de la oficial encubierta de la Agencia Central de Inteligencia Valerie Plame, sino además, a determinar cómo Bush hizo recaer en la CIA la culpa por falsas acusaciones contra Iraq.

El caso estalló hace dos años, cuando uno o varios funcionarios de la Administración Bush revelaron a periodistas que Plame, esposa del ex embajador de Estados Unidos en Gabón Joseph Wilson, era miembro de esa agencia de espionaje norteamericana.

La filtración fue interpretada en círculos políticos como un ajuste de cuentas de la Casa Blanca a Wilson, quien desmintió a Bush sobre los pretextos utilizados por Estados Unidos para justificar la invasión a Iraq.

Siendo embajador en Gabón en 2002, el diplomático recibió de la CIA la misión de investigar si el entonces gobierno de Saddam Hussein intentó adquirir uranio en Níger.

Los resultados de su indagación fueron negativos, dictamen que Wilson hizo público pese a que el mandatario norteamericano en su discurso sobre el estado de la Nación, en enero de 2003, acusó a Bagdad de tener un programa de armas de exterminio masivo y de tratar de obtener material atómico en Africa.

Desde que se desató el escándalo por la identidad de Plame, Bush prometió que si "el soplón" laboraba en la Casa Blanca sería despedido, además de tener cargos judiciales por un delito de tal naturaleza.

La mansión ejecutiva sostenía que ninguno de sus funcionarios tuvo relación con la filtración, sin embargo, en un número reciente la revista Newsweek aseguró que Rove había revelado, al menos a un periodista, la filiación de Plame a la CIA, mucho antes de que la historia apareciera en el diario The Washington Post.

Frente a las evidencias presentadas en el semanario, la defensa de Rove se aferra al endeble argumento de que el estratega político sólo hizo alusión al agente secreto, "sin mencionar su nombre".

En Estados Unidos difundir de manera consciente la identidad de un oficial encubierto de los servicios de espionaje es un delito federal, que puede ser sancionado hasta con 10 años de cárcel.

Este miércoles The Washington Post insistió en las pistas que sigue el fiscal Fitzgerald para esclarecer por qué la Casa Blanca presentó a la CIA como responsable de las 16 palabras utilizadas por Bush en 2003, en su discurso a la nación, dirigidas a acusar a Bagdad de intentar adquirir uranio en Africa.

Aunque el gobernante atribuyó la información a fuentes del espionaje británico, dijo que la CIA dio su visto bueno a la arenga, tesis a toda luz contradictoria, ya que el dictamen de Wilson, al servicio de la Agencia, evidenciaba todo lo contrario.

En su investigación del caso Plame, el fiscal Fitzgerald interrogó al ex director de la CIA George Tenet y su lugarteniente John E. McLaughlin, al ex portavoz de la Agencia Bill Harlow y a funcionarios del Departamento de Estado.

La indagación, iniciada 18 meses atrás, también abarcó a personas que sostuvieron contactos públicos con el columnista de The Washington Post Robert Novak, quien desató el escándalo.

No han trascendido los resultados de esta pesquisa, cuya credibilidad también es vista entre signos de interrogación en círculos políticos, ya que el mismísimo Fitzgerald fue designado para este caso por el ex secretario de Justicia John Ashcroft, amigo del presidente Bush.

El fiscal investigador ha dicho que tiene en su poder la mayoría de los datos necesarios para emitir un dictamen, aun cuando falta el testimonio de Judith Miller, la periodista del diario The New York Times que fue enviada a prisión por negarse a revelar su fuente en el caso Plame.

La reportera, quien nunca llegó a publicar su artículo sobre la oficial de la CIA, estuvo en contacto con funcionarios de la Administración Bush entre el 6 y el 13 de julio de 2003, días antes de que la historia fuera divulgada en el Post.

Analistas se preguntan hoy si la negativa de Miller a revelar su fuente responde a un principio de ética, o está dirigida a proteger al "soplón", y en última instancia a la Casa Blanca, de donde a toda luz fue filtrada la información.

http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID={D41C39B4-7583-414D-B34D-A918AFD6D861}&language=ES

La función del escándalo político

Por Alexander Cockburn

Ante el enorme desastre de la arremetida de Estados Unidos contra Irak, el monstruoso sufrimiento engendrado por la ocupación, la violencia alrededor del mundo que ha generado, qué extraño resulta que el contrataque más efectivo al gobierno Bush haya provenido del escándalo Plame.

Millones de palabras se han escrito ya sobre la divulgación de la identidad de Valerie Plame, la agente de la CIA que es esposa de Joe Wilson, el mismo que debilitó las aseveraciones del gobierno de que el Irak de Saddam estaba a punto de adquirir capacidades nucleares.

El fiscal especial, Patrick Fitzgerald, ha trabajado durante meses en el tema. Una reportera del New York Times, Judith Miller, está en la cárcel por no responder a las preguntas de Fitzgerald. El principal asesor político de Bush, Karl Rove, está en peligro de ser perseguido judicialmente por mentirle a Fitzgerald. En todo caso, ya quedó expuesto como mentiroso.

Todos estos son acontecimientos de gran magnitud. Aun así, después de todos estos meses, encuentro difícil entender a qué se debe todo este alboroto y tomar en serio el escándalo Plame.

Se supone que Valere Plame fue expuesta como empleada de la CIA por la Casa Blanca en represalia contra su marido. Pero nunca he entendido por qué se creía que tal exposición dañaría a Wilson.

En círculos de la izquierda, al menos cuando había una izquierda seria, era muy dañino para la credibilidad de una persona ser identificada como "agente de la CIA". Pero aquí no hablamos de círculos de la izquierda. Nos referimos a círculos de la derecha, donde ser empleado de la CIA es considerado honorable, e incluso es un signo de orgullo. Wilson, pese a la popularidad de la que goza entre los liberales en estos días, es un derechista que respaldó el ataque contra Irak. ¿Por qué no habría de beneficiarse de que se supiera para quién trabajaba su esposa?

Nuevamente, ¿por qué se supone que sería un descrédito para Wilson que su esposa lo propusiera como la persona idónea para ir a Níger a investigar acusaciones de que ese país exportaba uranio tipo yellowcake (por los barriles amarillos que lo contienen) a Irak? Seguimos a la espera de respuestas para estas preguntas. Wilson no salió perjudicado. La Casa Blanca se dañó a sí misma.

El descubrimiento de la identidad de Plame no fue gran cosa, y ni siquiera era técnicamente un delito hasta que Bush padre logró la aprobación de la Ley de Protección a Agentes en represalia contra izquierdistas que de veras pretendían dañar a la CIA exponiendo a sus agentes secretos. Más que nada, el escándalo ha demostrado lo estúpidos que pueden ser hombres poderosos como Rove y sus colegas de la Casa Blanca.

En un terreno sustancial, el gobierno de Bush tendría que verse obligado a reflexionar ante una ola de ataques por el fracaso absoluto de su misión en Irak. Sin embargo, en los medios estadunidenses la magnitud de ese fracaso es acallada por prudentes reporteros y editores.

El hecho de que Estados Unidos enfrente una humillación nacional tan grande como la que vivió en Vietnam no es algo que se discuta mucho. El movimiento antibélico va muy a la zaga de los acontecimientos y el Partido Demócrata está desesperado por ser percibido como oposición "leal". Muchos de sus líderes llaman, no a poner fin a la guerra, sino a realizar la guerra con más tropas y mayor eficiencia.

Así, el escándalo Plame se vuelve el centro de los ataques porque las verdaderas razones se consideran demasiado polémicas. De la misma forma, hace 30 años, Nixon nunca fue llevado a juicio por lanzar una guerra secreta e ilegal contra Camboya, sino por haber mentido sobre un encubrimiento de sus travesuras políticas en casa.

Así ocurre a menudo con los escándalos. En la vida política convencional hay mucho que no puede decirse, porque decir algo sustancial sería socavar esos pactos implícitos de no agresión que sirven de cimiento a las elites gobernantes.

En Estados Unidos, entre estas elites, existe un pacto de no agresión respecto de Israel o de las consecuencias del patrocinio estadunidense a todas las empresas de esa nación, muchas de ellas vergonzosas. El tema sencillamente no se puede traer a colación. Lo mismo es cierto en otros aspectos vitales de los asuntos de nuestra nación: comercio, política nuclear, la supervisión de la Reserva Federal, y muchos otros.

En contraste, el escándalo Plame es algo de lo que las elites pueden hablar a gusto, si bien estoy seguro de que la mayoría de los ciudadanos comunes desde hace mucho tiempo perdieron el interés en sus complejidades. Lo peor que puede suceder es que Rove renuncie; tal vez hasta lo sometan a juicio. Puede que Judy Miller languidezca en prisión, pero ahora ha sido convertida en mártir de la libertad de prensa, consecuencia irónica para alguien que con sus reportajes en los que fomentaba el ataque a Irak avergonzó al oficio periodístico.
 
Traducción: Gabriela Fonseca

http://www.jornada.unam.mx/2005/ago05/050801/018a1pol.php

 

eListas hace los Blogs así
Crea tu bitácora gratis y mucho más con uno de los servicios de blogs
en español más completos
www.zoomblog.com
¿Quieres ver tu publicidad aquí?

Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Fanal Artesanal de la Abundancia! ( 2.00 USD) 
     
  • Quemador de DVD 670 pesos ( 69.00 USD) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo eGrupos.net !