Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2821 al 2840 
AsuntoAutor
El Pentágono manip galeon
Secreto publicado Monica B
Serie de las Perso Susana P
Se fue de la lengu Monica B
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Soldados de infort Monica B
Sed Fieles... galeon
corcovado-cristo r Monica B
el mundo, hoy Monica B
Serie de las Perso Susana P
Pedido de Juan Car Monica B
¿Porqué No Saben Q Graciela
Evidencias de camb Monica B
La otra cara de Un galeon
LAS ENERGÍAS DE FE Graciela
se va sabiendo Monica B
importante para l Monica B
Observando el otro Susana P
Un Tiempo Para La Graciela
16 Feb 2007 ¿Qué P Graciela
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2826     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Soldados de infortunio
Fecha:Miercoles, 14 de Febrero, 2007  21:03:00 (-0300)
Autor:Monica Barbagallo <monicaba @..........ar>

Soldados de infortunio
en el matadero iraquí

Por Néstor Núñez (Periodista)
Martes 13 de febrero de 2007

Cinco mil "empresas de seguridad" operan en Irak bajo el manto norteamericano. De hecho 10% de los gastos para la titulada "reconstrucción" de la añeja Mesopotamia están destinados al pago de fuerzas militares paralelas que operan junto a los 140 mil invasores estadounidenses y los casi 10 mil británicos presentes en esa nación.

Y de los "soldados de fortuna" llevados al matadero iraquí, entre 30 mil y 50 mil proceden de América Latina, reclutados en el hemisferio occidental por una red de entidades que establecen oficinas temporarias en capitales y ciudades importantes del área y cargan con aquellos que muerden el anzuelo.

Entre esos mercenarios de habla hispana, tratados por el imperio como seres de segunda tanto en sus territorios como en Iraq, se cuentan argentinos, salvadoreños, hondureños, colombianos y peruanos, sin contar con los efectivos militares oficiales remitidos por gobiernos del área deseosos de mantener el compadrazgo imperial.

Compañías reclutadoras como la Custer Batle y la Armos Group, entre otras muchas, se encargan de buscar a aspirantes entre los ex militares que en esta región estuvieron vinculados a los gobiernos represivos de las décadas de los 70 y los 80, a los que ofrecen salarios que pueden llegar a los tres mil 600 dólares por mes.

Según informes de entidades progresistas que denuncian tales hechos, unos 500 latinoamericanos han regresado en sacos negros a sus ciudades y hogares, luego de morir en enfrentamientos con la resistencia iraquí.

De manera que, junto al hecho de haber sido tradicional abastecedor de materias primas baratas a la opulenta sociedad norteña, el Sur del hemisferio es también hoy fuente de carne de cañón para apuntalar a duras penas la ocupación estadounidense en los lejanos dominios árabes.

Si a ello se une la situación de que casi 30% de los militares de EE.UU. remitidos a Bagdad son de origen latino, no puede negarse que la sombra del racismo y la xenofobia está muy presente en los planes bélicos de la Casa Blanca.

Los "inferiores" resultan, a los ojos de W. Bush y su equipo, buena materia prima para el fuego de las guerras de conquista.

http://www.voltairenet.org/article145326.html
======================================
 

Bajas invisibles en Irak

Por Ángel Rodríguez Álvarez (Periodista)
Martes 13 de febrero de 2007

Un informe de Chris Adams, publicado en el periódico McClatchy, Illinois, da cuenta de la tensa situación creada en el Departamento de Asuntos de Veteranos norteamericanos (VA), con el incremento del número de soldados regresados de Irak con trastornos mentales.

Según el autor, el VA enfrenta una verdadera oleada de veteranos con síndromes postraumáticos, considerada la peor dolencia mental y uno de los problemas mas dramáticos surgido de la ocupación militar de Irak y Afganistán.

Los enfermos se sienten incapaces de borrar los recuerdos de una guerra en la que resulta difícil distinguir a civiles inocentes de combatientes enemigos, en un teatro de operaciones donde el peligro de ataques suicidas y bombas en carreteras acecha incluso durante el cumplimiento de misiones rutinarias.

McClatchy tuvo acceso a los informes del VA sobre este tema y estudió 200 millones de datos, incluyendo las citas médicas registradas en el 2005, entrevistas a expertos de salud mental y a veteranos y familiares.

La investigación revela la incapacidad de la institución para dar respuesta a la demanda de atención médica especializada, y las diferencias existentes en la calidad de los servicios de un lugar a otro, muy lejos de la excelencia en todos los casos.

En algunos centros el VA invierte hasta dos mil dólares por cada veterano, mientras en otros lugares apenas la inversión llega al 25% de esa cantidad.

La falta de atención adecuada es más aguda en los estados rurales y del Oeste, regiones que han aportado un número mayor de soldados a los conflictos bélicos ya señalados.

El regreso de tantos veteranos de Irak y Afganistán —revela el reportaje— "está afectando la capacidad del VA para darles tratamiento a los soldados de antaño, de las guerras de Vietnam, Corea y la Segunda Guerra Mundial. Y la competencia por la atención requerida se ha acrecentado porque las vívidas escenas de Irak dan lugar a que veteranos desarrollen nuevos síntomas."

Chris Adams entrevistó a Steve Robinson, director de relaciones gubernamentales del grupo Veterans for America, con base en Washington, quien admitió: "Hay instalaciones del VA que estaban bien en épocas de paz pero que ahora se ven abrumadas. Debemos equilibrar - añadió- las necesidades de los veteranos de guerras previas con los de Iraq.

Los que retornan ahora afrontan un sistema de salud en el VA que no se parece en nada a lo que era cuando volvían de la Segunda Guerra Mundial, Corea, Vietnam e incluso la primera Guerra del Golfo Pérsico. El cambio - puntualizó- comenzó hace más de una década, cuando la agencia decidió utilizar clínicas de pacientes externos."

La avalancha de veteranos enfermos no ha estado acompañada de aumentos en el presupuesto. El dinero destinado ha bajado de tres mil 560 dólares por cada uno de ellos en 1995 a dos mil 581 en el presente.

Del argumentado reportaje de Chris Adams, no resulta difícil concluir que la contabilidad de las bajas de este tipo, como las de los mutilados, no reflejan, ni en mucho, la magnitud del drama humano provocado por la aventura bélica promovida y empecinadamente sostenida y escalada por el presidente Bush, bien protegido y alejado de los cruentos escenarios del conflicto.

http://www.voltairenet.org/article145322.html
======================================
 

Más soldados de EE.UU.
y más violencia en Irak

Por Dahr Jamail y Ali al-Fadhily
Martes 13 de febrero de 2007

Bagdad (IPS).- La violencia en Irak no hizo más que aumentar desde que Estados Unidos envió 21.500 soldados más a este país.

La presencia militar estadounidense ha ascendido desde el inicio de la ocupación en abril de 2003 a un promedio mensual de 142.000. Desde entonces, la violencia contra esos soldados aumenta, pero también las agresiones a la población civil iraquí.

Los iraquíes sufren por el grave deterioro de la seguridad, de los servicios y de la infraestructura y por el resentimiento de la cohesión social desde la invasión encabezada en marzo de 2003 por Estados Unidos, a pesar de las promesas de libertad, democracia y soberanía.

Muchos iraquíes consideran, de hecho, que un aumento de las tropas estadounidenses sólo empeorará la situación.

"Eso mejoraría, sin duda, la situación de las tropas en el terreno, pero se necesitarán mucho más de 20.000 soldados para cambiar la situación de derrota a victoria", dijo a IPS el general iraquí retirado Ahmed al-Issa.

"Nadie lo cuestiona: Estados Unidos perdió la guerra en todos los frentes. Las únicas dos soluciones son aumentar a 200.000 la cantidad de soldados o programar una retirada con ciertos arreglos previos con los combatientes locales para evitar víctimas y un caos tremendo", consideró Al Issa.

En enero había 132.000 soldados estadounidenses en Irak, según el informe "Buscando variables para la reconstrucción y la seguridad de Irak después de Saddam Hussein", publicado el 5 de este mes por el independiente centro de estudios derechista Brookings Institution, con sede en Washington.

Con 21.500 soldados más no se llega a los 160.000 de diciembre de 2005.

El mismo documento informa que hay 14.650 efectivos de otros países en Iraq, la cantidad más baja hasta ahora.

Estrategas militares iraquíes consideran que el último aumento de tropas no tendrá ningún valor si lo que se pretende es garantizar la seguridad y el avance económico de todos los iraquíes.

Pero el objetivo del despliegue "es aplastar a la mayor cantidad posible de opositores", dijo a IPS en Bagdad Duraid Aziz, abogado y analista militar de 46 años que reside en la septentrional ciudad de Mosul.

"El primer paso de su plan de seguridad fue atacar el área sunita de Adhamiya (en Bagdad) mientras el Ejército Mehdi (milicia chiita del clérigo Muqtada al-Sadr) sigue matando iraquíes ante la mirada del ejército estadounidense", señaló.

Aziz considera que Estados Unidos planea entregar el país a milicias como la Organización Badr, brazo armado del chiita y proiraní Consejo Supremo para la Revolución Islámica en Irak, que integra el gobierno.

"El aumento de efectivos estadounidenses sólo pretende matar a cualquiera que se resista ante el invasor", añadió.

En los últimos días, las tropas estadounidenses atacaron varias áreas sunitas de Bagdad, incluido el distrito de Adhamiya.

El 7 de este mes el portavoz del ejército de Estados Unidos en Irak, general William B. Caldwell, declaró que las fuerzas de su país y las iraquíes habían comenzado a desarrollarse un plan conjunto para garantizar la seguridad de Bagdad.

"El plan se está implementando en su totalidad en este preciso instante", reveló Caldwell.

Muchos iraquíes no creen que el plan funcione y concuerdan con Duraid Aziz.

"Esto es un genocidio y cualquiera que tenga ojos puede verlo", dijo a IPS Muhammad Haddad, activista de derechos humanos en Bagdad.

Fuerzas iraquíes y estadounidenses "cometieron hace poco otra masacre después de la de (la central ciudad de) Nayaf" y se produjo "en Samra, al sur de Bagdad", dijo a IPS Kamil Abbas, un profesor de Iskandariya, también al sur de la capital.

"Van a seguir haciéndolo porque no aceptan que ningún iraquí se sienta como un ser humano libre", añadió.

El informe de Brookings Institution contabilizó 185 ataques por día contra las fuerzas de seguridad locales y extranjeras en diciembre. La mayor cifra registrada hasta ahora, según esa institución.

En los últimos cuatro meses murieron más soldados que en cualquier periodo similar anterior, desde el comienzo de la ocupación en hace cuatro años.

Las autoridades iraquíes anunciaron el 5 de este mes que al menos 1.000 ciudadanos habían muerto la semana anterior a causa de la violencia política.

"El aumento de efectivos estadounidenses sólo significa más agonía para el pueblo iraquí", dijo a IPS Salam al-Dulaimy, un intelectual que estudió en la Universidad de Bagdad.

El presidente estadounidense George W. Bush "sólo sigue adelante mientras espera un milagro, sin importar la gran cantidad de víctimas que deja la guerra. Veo este aumento como otro factor de distorsión en Irak y otra forma de ganar tiempo con la sangre del pueblo iraquí", afirmó.

Los sunitas la están pasando mal con el lanzamiento de los nuevos planes de seguridad de Estados Unidos y las fuerzas iraquíes.

La población de las áreas sunitas considera que el aumento de efectivos y las medidas enérgicas de seguridad obran en su contra.

De todos modos, la mayor presencia militar no parece haber puesto nerviosa a la resistencia.

"Dejemos que Bush traiga más tarados a Iraq. Los mandaremos a todos al fuego eterno. Esta gente parece no haber aprendido lo suficiente de las lecciones anteriores. Nuestra escuela sigue abierta", dijo a IPS un joven de la central ciudad de Faluya, de visita en Bagdad.

Pero los iraquíes están pagando un alto precio por la falta de tranquilidad. Una de cada siete personas abandona su hogar hacia lugares más seguros, según funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Se trata del mayor desplazamiento de personas en Medio Oriente desde la guerra que siguió a la creación del estado de Israel en 1948.

La violencia desplaza a unos 1.300 iraquíes por día. Más de 1,7 millones se han trasladado hasta el momento.

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=40116
========================================
 

No me vengas con Irán

Por Jim Lobe
Viernes 9 de febrero de 2007

Washington (IPS),- El plan de Estados Unidos e Israel de formar una alianza con los países árabes sunitas para enfrentar a Irán podría carecer de respaldo, al menos a nivel popular, según las conclusiones de una encuesta realizada en Medio Oriente.

Cerca de 80% de 3.850 personas entrevistadas en Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Líbano y Marruecos dijeron que consideran a Estados Unidos y a Israel las dos mayores amenazas externas a su seguridad. Sólo seis por ciento citaron a Irán.

Menos de uno de cada cuatro árabes sunitas cree que Irán debería ser presionado para detener su programa nuclear, mientras que 61%, incluyendo a la mayoría en todos los seis países, dijeron que Teherán tiene derecho a continuar con sus planes, incluso aunque pretenda fabricar armas atómicas.

La encuesta, la quinta en una serie anual realizada por Zogby International y diseñada por Shibley Telhami, del Centro Saban para Políticas sobre Medio Oriente, fue llevada a cabo en noviembre e inicios de diciembre, luego de la guerra del último verano boreal entre Israel y el movimiento chiita libanés Hezbolá (Partido de Dios), pero antes de la polémica ejecución del ex presidente iraquí Saddam Hussein.

Esa ejecución amplió la división entre los musulmanes chiitas y sunitas en toda la región, según algunos informes, y fue utilizada por Estados Unidos para intentar forjar una alianza con los países árabes sunitas, conformada por Arabia Saudita, Egipto, Jordania y las naciones del Golfo, con el fin de contener la creciente influencia iraní en Iraq, Siria, Líbano y Palestina.

Pero Telhami, quien presentará sus descubrimientos oficialmente en una conferencia que reunirá a líderes islámicos en Doha la semana próxima, dijo a IPS que duda de que estas tensiones sectarias estén cambiando las actitudes básicas en el público general sobre asuntos regionales clave en los países incluidos en la encuesta, con la excepción de Líbano.

"El público en el mundo árabe no está mirando a los asuntos importantes a través la división sunita-chiita. Más bien, los ven a través de los lentes del enfrentamiento palestino-israelí y de la molestia con las políticas de Estados Unidos. La mayoría de los árabes sunitas se ponen del lado de los chiitas en los asuntos clave", sostuvo.

De hecho, el estudio sugiere que Washington, cuya imagen en el mundo árabe cayó a un nivel sin precedentes el año pasado, afronta grandes dificultades para ganar apoyo popular a sus políticas en Medio Oriente.

Más de tres de cada cuatro de los consultados afirmaron tener una visión "algo" (21%) o "muy" (57%) desfavorable de Estados Unidos.

Las posturas desfavorables hacia Washington fueron más fuertes en las tres monarquías: Jordania, con 90%, Marruecos, con 87%, y Arabia Saudita, con 82%.

Casi cuatro de cada 10 árabes nombraron al presidente estadounidense George W. Bush como el líder extranjero que más desprecian, seguido de lejos por dos líderes israelíes, el ex primer ministro Ariel Sharon (11%) y su sucesor, Ehud Olmert (siete por ciento).

Este resultado es particularmente significativo, ya que en la encuesta previa, de 2005, Sharon superaba a Bush en la lista de "más despreciados" por un margen 15 puntos porcentuales. Incluso en Líbano, Bush es más rechazado que Olmert, a pesar de que este último lanzó una ofensiva militar el año pasado que destruyó la infraestructura de varias ciudades del país.

El estudio concluyó que la mejor manera para que Bush mejore su imagen ante los árabes es auspiciar un acuerdo de paz integral entre palestinos e israelíes, basado en el regreso de las tropas de Israel a sus fronteras antes de la Guerra de los Seis Días, en 1967.

Cuando se le pidió a los entrevistados que sugirieran seis pasos que podría dar Washington para mejorar su imagen, la mayoría en todos los países encuestados, excepto en Arabia Saudita, mencionaron en primer lugar un acuerdo de paz entre Israel y Palestina.

Luego sugirieron el retiro las tropas estadounidenses de Iraq, la suspensión de la asistencia a Israel, la promoción de la democracia y la ayuda económica a la región.

Entre los factores que inciden en su visión negativa de Estados Unidos, el conflicto palestino-israelí fue calificado de "extremadamente importante" por 76% de los jordanos, 65% de los marroquíes, 62% de los libaneses y 54% de los sauditas.

Por otra parte, el 42% de los sauditas y el 36% de los jordanos dijeron que los "árabes deberían continuar peleando contra Israel", aun si ese país regresaba a sus fronteras de 1967.

Mientras Bush desplazó a Sharon como el líder más despreciado por los árabes en 2006, el líder del Hezbolá, Hassan Nasrallah, superó al presidente de Francia, Jacques Chirac, como el más admirado.

El mandatario francés quedó en el segundo lugar de la lista, seguido por el iraní Mahmoud Ahmadinejad y el venezolano Hugo Chávez. "Son personas vistas como capaces de enfrentar a Estados Unidos. Ninguno de ellos es árabe sunita", destacó Telhami.

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=40085