Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2881 al 2900 
AsuntoAutor
12 Marzo 2007 - ¿Q Graciela
Divina Misericordi galeon
Manómetro espiritu Monica B
TOBIAS - Serie del Graciela
2007-1 Hacia el Fi Graciela
La luz que brilla Graciela
La mafia farmacéut Monica B
Posibilidad Monica B
El día de la Miser galeon
Dudas... qué tal? Monica B
16 de Marzo 2007- Graciela
El Gran llamado. Monica B
La Profecia De Los Graciela
::: KRYON - 18 y 1 Graciela
ANUNCIO: SI PUEDEN Monica B
Conversaciones con Graciela
Mensaje de Jesús d galeon
¿Bailando por un s Monica B
Boletin Shaumbra M Graciela
Boletin Shaumbra M Graciela
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2888     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Posibilidad
Fecha:Lunes, 19 de Marzo, 2007  16:21:38 (-0300)
Autor:Monica Barbagallo <monicaba @..........ar>

En una entrevista publicada por el diario británico 'The Sunday Telegraph'

El Fiscal General del Tribunal Penal Internacional ve posible
procesar a Blair y Bush por 'crímenes de guerra en Irak'

Domingo 18 de marzo de 2007

Luis Moreno Ocampo, el Fiscal General del Tribunal Penal Internacional (TPI), tribunal con sede en La Haya, no cierra la puerta a la posibilidad de investigar en el futuro los crímenes de guerra que hayan podido cometerse desde la invasión de Irak.

Londres (EFE).- El fiscal general del Tribunal Penal Internacional (TPI), el argentino Luis Moreno Ocampo, afirmó que puede imaginar la posibilidad de que el primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente de EE.UU., George W. Bush, sean procesados algún día por delitos cometidos en Irak, publica "The Sunday Telegraph".

En declaraciones a ese rotativo, Moreno dijo que estaría dispuesto a dirigir una investigación en ese sentido e instó a los países árabes, en especial a Irak, a reconocer la corte para poder presentar una denuncia.

Preguntado si veía posible que Blair y Bush se sentaran algún día en el banquillo de la corte de la Haya en relación a supuestos crímenes de guerra en Irak, el fiscal afirmó que "por supuesto, eso es una posibilidad... Cualquier país que se adhiera al Tribunal sabe que quienquiera que cometa un delito en su territorio puede ser procesado por mí".

Según el periódico, el embajador iraquí ante las Naciones Unidas, Hamid al-Bayati, ha indicado que su país se plantea acogerse al Estatuto de Roma de fundación del TPI, del que es signatario el Reino Unido pero no Estados Unidos, que rechaza su jurisdicción.

En la entrevista al dominical londinense, Moreno expresó su frustración por el hecho de que algunos países musulmanes ven el tribunal como favorable a los intereses occidentales, hasta el punto de que el exprimer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, ha anunciado planes para constituir un tribunal alternativo.

Aunque no es signatario, el Gobierno de Sudán, que está siendo investigado por su papel en la matanza de civiles en la región de Darfur, ha pedido a la corte que investigue las acciones de la coalición anglo-estadounidense en Irak, señala el periódico.

Moreno destaca que los países árabes pueden hacer oír su voz si se adscriben al tribunal, que puede lanzar una investigación si se lo pide la ONU, como en el caso de Darfur, o si un país signatario presenta una reclamación.

También puede examinar delitos supuestamente cometidos por un país adscrito al Estatuto de Roma o en el territorio de un Estado miembro.

Si bien Sudán no ha firmado aún el Estatuto, sí lo han hecho Jordania y Afganistán, indica el dominical londinense, que añade que, días antes de la invasión de Irak en el 2003, el presidente iraquí, Sadam Husein, expresó también su intención de adherirse.

Si lo hubiera hecho -añade el rotativo-, las acciones de EE.UU. en ese país habrían caído dentro de la jurisdicción del tribunal.

En sus declaraciones al "Telegraph", Moreno subraya que aún es posible lanzar una investigación sobre los supuestos delitos de las potencias occidentales en Irak, si este país se adhiere al Estatuto.

http://es.news.yahoo.com/18032007/185/fiscal-tpi-ve-posible-procesar-blair-bush-delitos-irak.html

'Cualquier país que se una al TPI puede estar seguro de que quien
quiera que cometa un crimen en su país será procesado por mi'

Londres (Europa Press).- El fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), el argentino Luis Moreno Ocampo, aseguró en una entrevista por el diario británico 'The Sunday Telegraph' que "puede imaginarse" un escenario en el que el presidente estadounidense, George W. Bush, y el primer ministro británico, Tony Blair, sean acusados de crímenes de guerra ante este tribunal de La Haya.

Al ser preguntado por la posibilidad de que Bush o Blair tengan que sentarse en el banquillo de los acusados respondiendo por cargos de crímenes de guerra en Irak, Moreno Ocampo respondió "por supuesto, es una posibilidad. Cualquier país que se una al TPI puede estar seguro de que quienquiera que cometa un crimen en su país será procesado por mi".

Moreno Ocampo emplazó también a los países árabes a aceptar la jurisdicción del TPI, en particular a Irak, para que pueda actuar y presentar cargos contra los responsables occidentales de la violencia que vive el país. El embajador de Irak ante la ONU, Hamid al Bayati, aseguró recientemente que su país se estaba planteando seriamente firmar su adhesión.

Estados Unidos, sin embargo, se niega a aceptar su jurisdicción, por lo que es inviable que entregue a ninguno de sus ciudadanos para ser juzgados. Sin embargo, otros países como España o Reino Unido sí son firmantes del Estatuto de Roma, que creó esta instancia que juzga genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y agresiones. De hecho, el Gobierno de Blair ya ha mostrado su intención de afrontar los cargos de crímenes de guerra imputados a varios soldados británicos.

Moreno Ocampo aseguró que es frustrante que el tribunal sea considerado en el mundo árabe como una instancia partidista en favor de Occidente. Aunque profesa cierta simpatía con los puntos de vista de los países árabes, argumentó que depende sólo de ellos implicarse en el proceso legal.

Aunque Irak no es signatario del acuerdo, Moreno Ocampo aseguró que aún es posible abrir una investigación sobre los actos de la coalición en Irak si ese país accede a adherirse.

http://es.news.yahoo.com/18032007/4/fiscal-general-tpi-imaginarse-bush-blair-sean-acusados-crimenes-guerra.html
 

El Senado de EE.UU. prevé enviar citaciones a
altos funcionarios por despido ilegal de fiscales

Domingo 18 de marzo de 2007

Washington (EFE).- El presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado, Patrick Leahy, anunció que planea enviar citaciones a altos funcionarios de la Casa Blanca para que testifiquen sobre la cesación de varios fiscales federales.

La Casa Blanca todavía no ha dicho si permitirá que Karl Rove, principal estratega político de la residencia oficial, y la exasesora legal del gobierno, Harriet Miers, testifiquen, o si por el contrario optará por ejercer el privilegio ejecutivo de evitar su comparecencia pública.

Leahy pospuso un voto sobre las citaciones ante la solicitud del consejero de la Casa Blanca, Fred Fielding, de que se negociaran los términos de las comparecencias.

Sin embargo, el senador demócrata dijo que todavía no se ha reunido con Fielding y que no es proclive a alcanzar acuerdos como una comparecencia privada de los altos funcionarios.

'Quiero un testimonio bajo juramento', destacó Leahy en declaraciones a la cadena de TV ABC, a lo que añadió que está 'harto' de las medias verdades sobre el despido de los fiscales.

El debate gira en torno al despido de ocho fiscales federales, que según los demócratas obedeció a motivos políticos.

Los fiscales federales son nombrados por periodos de cuatro años por el presidente, quien tiene la autoridad de disponer de ellos como mejor convenga.

El fiscal general Alberto Gonzales dijo en un primer momento que los despidos obedecieron al bajo rendimiento de los fiscales y negó que la Casa Blanca hubiera tenido algo que ver.

Pero varios correos electrónicos entre el Departamento de Justicia y la Casa Blanca hechos públicos recientemente contradicen esa versión y forzaron a Gonzales a pedir disculpas en público por la forma en la que lidió con el asunto.

Las misivas muestran que Rove se planteó en enero de 2005 si todos los fiscales deberían de ser reemplazados al comienzo del segundo mandato del presidente George W. Bush.

Los correos demuestran también que Rove trabajó en cooperación con Miers y el exjefe de gabinete de Gonzales, Kyle Sampson, para despedir a parte de esos fiscales.

Se prevé que los comités judiciales del Senado y la Cámara de Representantes divulguen esta semana más correos. Cada uno de esos comités considera emitir citaciones para que comparezcan a testificar Rove y Miers.

Varios demócratas y algunos republicanos, incluido el senador John Sununu, de New Hampshire, han pedido a Gonzales que dimita, al aludir que éste ha perdido la confianza del Congreso y la nación.

Una encuesta divulgada ayer por la revista Newsweek muestra que Gonzales cuenta con escaso respaldo ciudadano: menos del 32% de los encuestados cree que debería permanecer en el puesto, mientras que un 35% pide su dimisión.

Además, un 58% de los encuestados dijo creer que el despido los fiscales obedece a motivos políticos.

http://actualidad.terra.es/nacional/articulo/senado_preve_enviar_citaciones_altos_1461574.htm
 

Continuan protestas pacíficas en
EE.UU. contra la guerra de Irán

Miles de personas vuelven a salir a la calle en
EE.UU. para pedir el final de la guerra de Irak

Lunes 19 de marzo de 2007

San Francisco, California, EE.UU. (AP).- Por segundo día consecutivo, miles de manifestantes marcharon el domingo a través de las calles de Estados Unidos para pedir el cese al financiamiento a la guerra en Irak o el regreso inmediato de fuerzas militares estadounidenses.

Los manifestantes se reunieron en San Francisco, Nueva York, Portland, Oregon, y en otras ciudades para recordar el cuarto aniversario de la invasión de Estados Unidos a Irak y reclamar al presidente George W. Bush que preste atención a lo que afirmaron es la voluntad popular.

Miles de personas reunidas en estas manifestaciones, pacíficas en su mayoría, cerraron Market Street, una de las principales arterias en el centro de esta ciudad; en Nueva York, más de 1.000 manifestantes se reunieron en un parque cerca de la sede de las Naciones Unidas.

En Nueva York, donde sindicalistas, representantes de la coalición Rainbow-PUSH del reverendo Jesse Jackson y veteranos de guerra se unieron a los manifestantes, la procesión se alargaba a lo largo de varias cuadras.

El actor Tim Robbins, quien habló previamente ante una congregación en un evento masivo organizado por la oficina local de United for Peace and Justice, le dijo a la multitud que conseguir que el Congreso corte el financiamiento a la guerra "sería una buena forma" de lograr que los soldados vuelvan a casa.

En Portland, Oregon, miles de manifestantes se congregaron en un área verde en el centro para pedir el fin de la guerra.

Bush se hallaba en la finca presidencial de Camp David en Maryland por el fin de semana.

Esta semana, la cámara baja planea realizar una votación sobre un proyecto de ley sobre gastos de guerra que incluye la fecha de 1 de septiembre del 2008 como plazo para el retiro de efectivos militares. Ese plazo podría acelerarse si el gobierno iraquí no puede cumplir con sus propias metas para proporcionar seguridad, distribuir ingresos producto del petróleo y tomar otras medidas esenciales.

http://es.news.yahoo.com/19032007/5/continuan-protestas-pac-ficas-eeuu-guerra-n.html
 

Ánimos exaltados y ausencia de soluciones
políticas en el aniversario de la guerra de Irak

Domingo 18 de marzo de 2007

Washington (EFE).- Los ánimos en EE.UU. están más exaltados que nunca en vísperas del cuarto aniversario del comienzo de la guerra de Irak, pero ni republicanos ni demócratas han conseguido todavía dar con un plan que ofrezca una solución al conflicto.

La incapacidad de ambos bandos del espectro político para enmendar el desaguisado en Irak coincide con un rechazo cada vez mayor de la opinión pública a la contienda.

Las últimas encuestas muestran que seis de cada diez estadounidenses se oponen a la guerra y quieren que las tropas regresen a casa.

Los datos contrastan con los registrados en marzo de 2003, cuando casi tres cuartas partes de la población respaldaban la decisión de EE.UU. de invadir Irak.

Pese al desaliento ciudadano con una guerra que se ha cobrado la vida de más de 3.200 soldados de EE.UU. y cientos de miles de iraquíes, la Casa Blanca todavía insiste en que saldrá triunfal de la violenta refriega en Irak.

Para lograr ganar la guerra, EE.UU. enviará a unos 30.000 soldados adicionales a ese país, cuyo cometido no es obtener la victoria militar, algo que los máximos comandantes en la zona consideran ya imposible, sino reducir los enfrentamientos sectarios para conseguir un acuerdo político.

Ese acuerdo, que según los analistas pasa por un entendimiento regional que ponga fin al respaldo exterior a los combatientes extranjeros en Irak, allanaría el camino para la retirada estadounidense.

En esa línea se enmarcan los recientes esfuerzos diplomáticos de EE.UU., que ha accedido a negociar con enemigos acérrimos como Irán y Siria para tratar de poner fin al caos en Irak.

Aunque no está claro que el diálogo regional logre el deseado entendimiento entre suníes, chiíes y kurdos, la Casa Blanca parece estar convencida de que ése es el camino a seguir y ha solicitado fondos adicionales al Congreso para sufragar las operaciones extra en Irak y Afganistán.

Los demócratas, reacios a negar la aprobación de fondos ante el temor a ser acusados de abandonar a las tropas, han optado por vincular el desembolso de fondos adicionales de emergencia para Irak y Afganistán (95.500 millones de dólares) al establecimiento de un calendario para la retirada, el principal punto de desacuerdo con sus rivales republicanos.

La falta de entendimiento en torno a la fecha para el repliegue quedó clara este fin de semana, cuando el presidente de EE.UU., George W. Bush, tachó la idea como "desastrosa" y amenazó con recurrir a su poder de veto para impedir que la iniciativa salga adelante.

La autoridad del poder ejecutivo amenaza con frustrar las iniciativas demócratas, a menos, dicen los observadores, que el presidente deje de recibir el apoyo de sus propias filas políticas.

Senadores republicanos como John Thune han manifestado que existe un creciente sentido de urgencia que se agravaría, dijo, si la decisión de enviar más soldados a Irak no resulta acertada.

Entre los escépticos sobre el triunfo estadounidense en el país árabe -que ha pasado a definirse ahora como la capacidad para poner fin a la violencia sectaria- está también el senador John Warner y, en menor medida, el legislador de Florida Bill Young, quien pese a defender a Bush a capa y espada dice que la guerra actual en Irak es muy diferente a la que autorizó el Congreso en marzo de 2003.

En medio del debate político, que continuará la próxima semana en el pleno de la Cámara de Representantes, decenas de miles de estadounidenses se han lanzado este fin de semana a las calles para protestar por la guerra.

La asociación pacifista ANSWER calcula que habrá más de 1.000 actos ciudadanos contra el conflicto durante el fin de semana, entre los que destacan la vigilia con velas ante la Casa Blanca organizada el viernes por grupos cristianos, la marcha de ayer sábado en Washington y la protesta que discurre por las calles de Nueva York.

http://es.news.yahoo.com/19032007/185/animos-exaltados-ausencia-soluciones-politicas-aniversario-guerra-irak.html
 

Pocos iraquíes confían en las tropas
de EE.UU. cuatro años después

Lunes 19 de marzo de 2007

Bagdad (Reuters).- Sólo el 18% de los iraquíes confían en las fuerzas estadounidenses, según una encuesta difundida el lunes, mientras George W. Bush se enfrenta en casa con protestas contra la guerra, cuatro años después del comienzo de la invasión que derrocó a Sadam Husein.

Estando Irak inmerso en la violencia sectaria que coloca al país al borde de la guerra civil, Bush anunció a principios de año un cambio de estrategia y ha comenzado a enviar unos 26.000 refuerzos para un gran operativo de seguridad centrado en Bagdad.

El secretario de Defensa, Robert Gates, dijo el domingo que era demasiado pronto para evaluar si la última estrategia estadounidense estaba funcionando.

Los generales estadounidenses dicen que llegará el verano antes de que se pueda evaluar plenamente el impacto del refuerzo de las tropas, y han advertido de que el aumento de tropas podría llevar a los insurgentes y a Al Qaeda a operar en otros puntos, dijo Gates.

En un momento en el que la opinión pública estadounidense se opone cada vez más a la guerra, una encuesta publicada el lunes en la BBC mostró que sólo el 18% de los iraquíes tienen confianza en las fuerzas encabezadas por Estados Unidos.

El sondeo, realizado a 2.000 personas por la BBC, ABC News, ARD y USA Today, indica que los iraquíes se muestran menos optimistas respecto al futuro que en 2005, cuando los encuestados se mostraban, por lo general, esperanzados, dijo la BBC.

El Gobierno iraquí inspiraba más confianza que las tropas encabezadas por Estados Unidos, estando la opinión prácticamente dividida entre quienes confiaban en la Administración liderada por el primer ministro chií Nuri al Maliki.

Un 86% de los encuestados se mostró preocupado por que alguien de su círculo resulte víctima de la violencia. Los iraquíes también mostraron su decepción por los esfuerzos de reconstrucción desde la invasión, y el 67% de ellos dijo que esos esfuerzos no habían sido eficaces.

El sentimiento contrario a la guerra impulsó a los demócratas a obtener la mayoría en el Congreso y el cuarto aniversario del conflicto esta semana generó protestas en todo Estados Unidos durante el fin de semana.

http://es.news.yahoo.com/19032007/44-89/iraquies-confian-tropas-eeuu-cuatro-anos-despues.html
 

El Consejero de Seguridad Nacional de Bush afirma que
una victoria demócrata aseguraría el fracaso en Irak

Lunes 19 de marzo de 2007

Washington (EP/AP).- El consejero de Seguridad Nacional del presidente estadounidense, George W. Bush, indicó este domingo que una victoria demócrata en las próximas elecciones aseguraría el fracaso de su Ejército en Irak y eclipsaría el sacrificio realizado por los soldados en los últimos cuatro años retirando a las tropas.

Stephen Hadley recalcó que "si se hace una retirada prematura, entonces quedará una situación en la que las fuerzas iraquíes no podrán manejar la situación", dijo Hadley.

"Tenemos Irak como una zona segura para los terroristas, que desestabilizarán a sus vecinos y nos atacarán", dijo.

De esta forma, el consejero de Seguridad Nacional salió al paso de las críticas que llegan desde el bando demócrata. Así, el representante John Murtha ha destacado que los republicanos "han manejado mal la guerra, han puesto a los comandantes en posiciones imposibles", dijo.

http://es.news.yahoo.com/18032007/4/eeuu-consejero-seguridad-nacional-bush-afirma-victoria-democrata-aseguraria-fracaso.html
 

El Consejero Seguridad de EE.UU. critica el plan
demócrata para el retiro de las tropas de Irak

Domingo 18 de marzo de 2007

Washington (EFE).- El consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Stephen Hadley, aseguró que el presidente de EE.UU., George W. Bush, vetará el proyecto del Partido Demócrata que busca fijar una fecha a la retirada de tropas de Irak si éste llega a aprobarse en el Congreso.

La iniciativa forma parte de un proyecto más amplio que busca aprobar 95.500 millones de dólares de fondos de emergencia adicionales para las guerras de Irak y Afganistán.

Los demócratas han insistido en vincular la aprobación de esa partida extra a una cláusula que establezca un calendario para el repliegue de las tropas de Irak, algo que según Hadley aseguraría el fracaso en el país árabe y desperdiciaría el sacrificio hecho por los soldados estadounidenses.

"Si realizamos una retirada prematura, nos encontraremos con que las fuerzas iraquíes no pueden lidiar con la situación, como es el caso ahora", dijo Hadley en declaraciones a la cadena de televisión ABC, a lo que añadió que Irak se convertiría en un refugio para terroristas que buscan desestabilizar la región y atacar a EE.UU.

El pleno de la Cámara de Representantes tiene previsto votar esta semana el proyecto sobre fondos adicionales que establece que las tropas de Estados Unidos deben salir de Irak, como muy tarde, el primero de septiembre del 2008.

Esa retirada se adelantaría si el Gobierno iraquí no cumple con sus obligaciones en materia de seguridad, distribución de la recaudación procedente de la venta del petróleo y otros objetivos considerados básicos por los demócratas.

Por su parte el secretario de Defensa, Robert Gates, dijo en declaraciones a la cadena de televisión CBS que el proyecto podría impedir a los comandantes estadounidenses en Irak hacer su trabajo.

"Sinceramente, tal y como yo lo interpreto, el proyecto de la Cámara de Representantes gira más en torno a la retirada, independientemente de las circunstancias sobre el terreno, que en torno a tratar de obtener un resultado positivo", insistió Gates.

http://es.news.yahoo.com/18032007/185/consejero-seguridad-eeuu-critica-plan-democrata-retiro-tropas-irak.html
 

¿Nueva estrategia en Irak?
Militares estadounidenses dicen que sí

Sábado 17 de marzo de 2007

Bagdad (AP).- La guerra en Irak entra en su quinto año con una campaña de los militares estadounidenses para mantener la seguridad en ciudades y vecindarios, fortalecer el ejército y la policía iraquíes, y cultivar relaciones con los líderes comunitarios en busca de apoyo para un gobierno en esta era posterior a Saddam Hussein.

Esos objetivos se asemejan a los que Estados Unidos dice haber intentado casi desde que inició la invasión en los primeros meses del 2003. Pero sus reiterados esfuerzos han sido infructuosos hasta ahora.

Pero esta vez, los funcionarios estadounidenses insisten en que van a conseguirlo.

Muchos oficiales y suboficiales están en su tercera misión y dicen haber aprendido de la experiencia. Entre ellos se encuentra el comandante general, el general David Petraeus. Ha reconfigurado la estrategia contra la insurgencia para tratar no sólo de dominar al enemigo sino también de conquistar el apoyo público.

Aunque nunca lo admitió públicamente, el cambio de estrategia incluye también claros indicios de que ha fracasado el viejo plan estadounidense de transferir rápidamente el control de la seguridad a las fuerzas iraquíes, una misión que Petraeus impulsó hace dos años. Los soldados de Estados Unidos ya no se quedan en reserva. De nuevo están participando activamente... mientras el Congreso y el público de su país se los permita.

Lo que no está claro es cuánto tardará la nueva estrategia en conseguir resultados, y si los 21.500 soldados adicionales despachados a Irak serán suficientes.

Los oficiales estadounidenses dicen que tienen de seis a nueve meses para demostrar resultados en la lucha contra los insurgentes suníes, extremistas de al-Qaida, milicias chiíes y escuadrones de la muerte sectarios, y que la actual bien podría ser su última oportunidad. La oposición a la guerra en Estados Unidos podría tornar políticamente insostenible seguir la misión en el prólogo a la elección presidencial del 2008.

Gran parte de la nueva estrategia luce como la vieja: incursiones armadas por las zonas disputadas para matar y capturar todos los extremistas que sea posible, y después instalar una fuerza de seguridad iraquí para asegurarse de que los pistoleros no regresen.

Pero esta vez, sin embargo, los estadounidenses planean quedarse después de la lucha, manteniendo una fuerza residual en las comunidades para trabajar junto con los soldados y los policías iraquíes. A medida que mejore la seguridad, las autoridades estadounidenses e iraquíes civiles tratarán de restablecer los servicios públicos, abrir bancos y revivir las economías locales.

Las fuerzas estadounidenses ya están estableciendo puestos de seguridad en vecindarios de Bagdad alguna vez convulsionados por la lucha sectaria. Al oeste, los militares están reclutando clanes suníes para tratar de disputar a al-Qaida y otros grupos extremistas la lealtad de los suníes en la provincia de Anbar.

Poner en práctica la nueva estrategia requiere una atención constante porque las características de la guerra varían con el territorio. En Bagdad y la zona circundante la cuestión es aquietar la lucha por el poder entre chiíes y suníes, en que los civiles son el blanco principal.

Al oeste, donde viven pocos chiíes, la lucha se libra entre los insurgentes suníes y la fuerza estadounidense-iraquí, que ahora incluye clanes suníes que apoyan al gobierno. En el norte, la lucha entre curdos, árabes y turcomanos agrega un nuevo elemento.

Para los estadounidenses, la cuestión radica en proteger a los civiles y no tratar a ningún iraquí como potencial terrorista o francotirador. Eso significa que los soldados ya no entrarán más pateando las puertas durante sus inspecciones rutinarias de viviendas ni aterrorizarán a las familias despertándolas intempestivamente a medianoche.

Un oficial británico, el brigadier general Nigel Aylwin-Foster, ha dicho que las tácticas de los estadounidenses eran muestra de "insensibilidad cultural" fronteriza en "racismo institucional".

Ahora se insta a los soldados a pedir permiso para entrar en las casas _siempre que no haya nadie disparando desde el interior_ y a no disparar a menos que estén seguros de su blanco.

En Hit, una ciudad árabe suní a 160 kilómetros al oeste de Bagdad, los soldados de la tercera división de infantería están ayudando al administrador de un hospital a construir una nueva ala en el edificio. La anterior unidad estadounidense detuvo tres veces al administrador _por otra parte el único cirujano_ después de descubrir que el hospital trataba a insurgentes heridos.

La nueva interpretación estadounidense es que el personal médico sencillamente cumple su juramento profesional.

Para sentar el tono, Petraeus ha hecho varias visitas visibles a mercados públicos en Bagdad y otros sitios caminando sin casco, aunque detrás de una falange de guardias bien armados, y saludando a los transeúntes con frases sencillas en árabe.

Todo eso conlleva algún riesgo para los soldados estadounidenses que se trasladan de guarniciones fortificadas a las comunidades donde son más vulnerables a los ataques. Pero el comando estadounidense parece preparado para correr el riesgo.

El nuevo lema es: "Mientras más protejas a las fuerzas, menos seguro estarás en realidad".

Los riesgos se han tornado necesarios debido a que las fuerzas iraquíes no han sido capaces de controlar la crisis, pese a las reiteradas afirmaciones estadounidenses de que los soldados y policías locales estaban progresando rápidamente.

Las autoridades estadounidenses se apresuraron a sacar más policías y soldados iraquíes a las calles después que la insurgencia cobró fuerza a fines del 2003. El resultado fue una fuerza con una jefatura inadecuada, escasa instrucción e infiltrada por partidarios de las milicias.

Una y otra vez, las fuerzas estadounidenses han transferido el control de pueblos a las fuerzas iraquíes para que cayeran bajo la influencia de extremistas. El derramamiento de sangre aumentó en Bagdad el año pasado después que la mayoría de los soldados estadounidenses se trasladó a instalaciones fuera de la ciudad.

Durante la actual operación de seguridad en Bagdad, las fuerzas norteamericanas han podido desplazarse a muchas zonas de la capital con escasa o ninguna resistencia debido a que muchos iraquíes confiaban en ellas más que en sus propias fuerzas de seguridad.

Con suerte, la nueva estrategia ganará tiempo para que los partidos políticos seculares y étnicos de Irak acuerden cómo compartir el poder, algo que no han podido hacer en los cuatro años desde que se desplomó el régimen de Saddam.

Pero el tiempo podría ser también el peor enemigo.

Los demócratas en las dos cámaras del Congreso están promoviendo sendos proyectos que disponen el retiro de las fuerzas estadounidenses el año próximo. Aunque el presidente George W. Bush ha amenazado vetar ambos proyectos, crecen las presiones sobre el comando militar para que muestre resultados o se retire.

Ese factor podría alentar a los políticos iraquíes a resistir las presiones de Estados Unidos a ceder concesiones que consideran irrenunciables. Puede que tanto los militantes chiítas como suníes estén aguardando a la sombra, ahorrando sus recursos para desatar un conflicto civil aun más sangriento después que se vayan los estadounidenses.

De todos modos, algunos soldados de Estados Unidos creen que los iraquíes estarían dispuestos a resistir a los atacantes si consideran que ellos no los abandonarán.

En el 2004, las fuerzas estadounidenses tuvieron que abandonar una serie de comunidades en el oeste de Irak cuando la violencia estalló más cerca de Bagdad. Los militares sencillamente carecían del número de soldados para controlar una población diversa.

Los insurgentes retornaron a ciudades del oeste del país como Hit y Haditha donde perpetraron matanzas de policías que habían sido reclutados por los estadounidenses.

Los comandantes norteamericanos se resisten a dar plazos para la operación de contrainsurgencia, pero en los últimos días altos oficiales indicaron que probablemente se extenderá hasta el 2008, lo que podría no ser aceptable para el público de Estados Unidos.

En Hit, el sargento mayor Samuel Coston, en su tercera misión en Irak, señaló una mezquita en el centro del pueblo empobrecido, escena de varias batallas sangrientas en los últimos tres años.

"Los terroristas solían disparar con morteros desde esa mezquita", dijo Coston. "El imán nos dijo que 'si ustedes se van a ir, no los voy a apoyar. Pero si se quedan, seré neutral'".

http://es.news.yahoo.com/17032007/5/nueva-estrategia-irak-militares-estadounidenses-dicen-s.html