Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3341 al 3360 
AsuntoAutor
Los peligros 2008 Monica B
Hallazgo important Monica B
LAS ENERGÍAS DE EN Graciela
PARA AQUELLOS QUE Graciela
Tobías - LA SERIE Graciela
El Tiempo de Arrai Susana P
LM-1-2008 - AFINA Graciela
26 de Diciembre 20 Graciela
Cada semana Monica B
KRYON - Importante Graciela
KRYON - “FÍSICA Y Graciela
Transición 2007-20 Susana P
El régimen post Bu Monica B
LaRouche pone de r Monica B
Fw: Entretejiendo Graciela
Boletín Shaumbra d Graciela
La Historia de la Susana P
Crisis de Fe - Dan Susana P
Les cuento que... Monica B
Proyecto HAARP Monica B
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3356     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] El régimen post Bush, un pronóstico
Fecha:Domingo, 6 de Enero, 2008  16:43:29 (-0300)
Autor:Monica Barbagallo <monicaba @..........ar>

 
----- Original Message -----
From: mauricio

El régimen post Bush, un pronóstico

Richard K. Moore
Global Research

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Para entender en algo los asuntos políticos estadounidenses, hay que
comprender un poco quienes son los que toman realmente las decisiones
entre bastidores, y cuáles son sus intereses. Así podremos albergar
una cierta esperanza de identificar las agendas ocultas servidas por
acciones y programas del gobierno, y una cierta esperanza de
identificar las estrategias a largo plazo que están en juego.

Resulta - y la persona informada ya debiera saberlo - que una pequeña
camarilla de familias acaudaladas es la que esencialmente posee y
dirige EE.UU. - la que posee y controla la Reserva Federal. Los
Rockefeller son miembros obvios y bien conocidos de esta camarilla,
pero hay otros menos conocidos, no todos estadounidenses, y algunos
cuya identidad sigue siendo hasta hoy un secreto cuidadosamente
guardado. Ni siquiera sabemos exactamente quién lleva la voz cantante.

Esa ha sido la naturaleza de nuestra `democracia' desde 1913, cuando
la Ley de la Reserva Federal fue aprobada furtivamente por el Congreso
durante un receso navideño, por los mismos que financiaron la campaña
de Woodrow Wilson y que se convirtieron en los propietarios privados
del nuevo todopoderoso banco central. La primera iniciativa de
importancia de esos sujetos, los antepasados de la actual camarilla
gobernante, fue financiar ambos lados en Europa durante la Primera
Guerra Mundial, y luego complotar para realizar la entrada de EE.UU.
en la guerra justo a tiempo para inclinar la balanza a favor del lado
preferido por la camarilla - el mismo patrón que posteriormente
caracterizó la Segunda Guerra Mundial.

Desde ese momento la política de EE.UU. ha estado firmemente en manos
de la camarilla original de la Reserva Federal y sus descendientes.
Los medios dominantes también están dominados por la misma camarilla,
de modo que nunca se permite que la opinión pública interfiera con sus
objetivos fundamentales. Los medios pueden ser utilizados para apoyar
a los presidentes establecidos o para debilitarlos, dependiendo de lo
que convenga a esos objetivos. Ningún presidente que se haya vuelto
contra esa gente ha sobrevivido durante mucho tiempo en su puesto; lo
vimos más recientemente en el caso de Kennedy. Los tentáculos de la
camarilla llegan incluso a los escalones superiores de todos los
servicios de inteligencia y el Pentágono, y a esos influyentes foros
globales, como la OMC, la Comisión Trilateral, y los Bilderberg.

Bush y los neoconservadores han sido simples instrumentos pasajeros de
esta camarilla. Sucedió que los neoconservadores impulsaban un paquete
atractivo para la camarilla, que prometía hacer progresar algunos de
sus objetivos. Al seleccionar a los neoconservadores para que fueran
los conductores tras el nuevo gobierno, la camarilla de ninguna manera
estaba adoptando la filosofía neoconservadora, ni estaba adoptando
todo el paquete del Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense
(PNAC). Simplemente estaba empleando un instrumento conveniente
tácticamente alineado por el momento con sus intereses. Cualquier
instrumento semejante puede ser descartado en todo momento si su
conducta se hace contraproducente, o si aparece un instrumento mejor.
Siempre hay un Plan B preparado para cualquier instrumento que pueda
perder el camino o comience a decepcionar.

Bush, quien probablemente ni siquiera ha leído la agenda del PNAC, fue
seleccionado por motivos totalmente diferentes. Sabiendo que la agenda
sería muy impopular, la camarilla decidió que sería muy difícil
defenderla lógicamente, incluso con un control total sobre los medios.
Un presidente articulado e inteligente parecería ser un demente si
tratara de defender esas políticas insanas. Por ello, nuestra
camarilla pensó astutamente: ¿por qué no colocar a alguien allí que es
obviamente un tarado, con toda su pobre alma, para que el público crea
que enfrenta la estupidez de un hombre, y no comprenda lo que sucede
en realidad? Por cierto Bush, al no tener idea de otra cosa que el
golf, los saqueos, la cocaína, y los líos de faldas, tendría que ser
mantenido bien lejos de todo rol en la dirección de la Casa Blanca. De
ahí la necesidad de tener a Cheney, el verdadero presidente en la
sombra, que deja todas las operaciones fotográficas a Bush, que se
mantiene fuera del ojo público, y que lleva consigo la Caja Negra del
Armagedón dondequiera vaya, algo que sólo los presidentes oficiales
han hecho hasta ahora.

Fue el proyecto que entró en operación en la campaña presidencial
inicial de Bush. Todo estaba alineado para lanzar una importante
empresa imperialista, los preparativos para el 11-S estaban bien
avanzados, y ningún poder en la Tierra iba a detener el Show de Bush.
Por cierto, Bush el Inocentón iba a ganar, no importa cuánto amaño de
votos y mentiras de los medios fueran necesarios, o cuántos jueces de
la Corte Suprema se requirieran para cumplir la tarea. Como último
recurso no hubiesen titubeado en liquidar a Gore, uno de los suyos, si
hubiera sido el único camino para allanar el camino a su hombre, una
táctica que utilizaron antes con Bobby Kennedy. Pero ahora existen las
máquinas Diebold; todo se puede lograr mediante un solo mensaje de
comando informático, especificando qué candidatos han de obtener qué
porcentaje de votos en cada circunscripción. Los sondeos de boca de
urna han sido abandonados ya que suministran evidencia estadística
dura del amaño sistemático.

Los neoconservadores han logrado mucho para sus titiriteros de la
elite, y a cambio han recibido mano libre para saquear a su gusto,
canalizando todos esos miles de millones de dólares para la guerra de
Iraq a sus propios tesoros corporativos y carteras de inversión.
Ellos, por su parte, han establecido los fundamentos de un Estado
fascista en EE.UU. y Canadá, obtenido las reservas de petróleo de
Iraq, construido megabases avanzadas permanentes en Iraq,
desestabilizado exitosamente Iraq y lo han preparado para la
balcanización, obtenido rutas para gasoductos en Afganistán,
restaurado el rentable comercio del opio, y progresado hacia el logro
de la capacidad de primer golpe que será necesaria para cuando llegue
el momento para enfrentar a Rusia y China. Por cierto, un buen
conjunto de logros importante en muy poco tiempo. Pero para nuestra
camarilla, la pregunta eterna es: "¿Qué has hecho últimamente para mí,
mijito?"

La intención neoconservadora de bombardear Irán fue el momento en el
que el instrumento comenzó a decepcionar, y amenazó con perder la
ruta. Todo el que pensara seriamente en el resultado de un bombardeo
sabía que un ataque rápidamente se saldría de cualquier control -
considerando las armas avanzadas suministradas por Rusia al impulsivo
Irán, y que el polvorín involucraría a un Israel de tiro fácil, con
poderío nuclear, clínicamente trastornado. Por cierto, Rusia y China
estarían preparados en una alerta ultra elevada, listos para
intervenir con la fuerza debida si la espiral cruzaba ciertas líneas
no especificadas trazadas en la arena. Los neoconservadores lo sabían
y la camarilla lo sabía. Cualquier ataque contra Irán, por bien
planificado, limitado, y ejecutado que fuera, sería jugar a la ruleta
rusa con la Tercera Guerra Mundial.

Los neoconservadores estaban dispuestos a dar ese paso, a jugar ese
juego, y estaban muy avanzados en sus preparativos, tanto del tipo
militar como de las operaciones psicológicas. Es obvio que no los
disuadía la posibilidad de una guerra nuclear global generalizada. No
tiene nada que ver con la pretendida creencia de Bush en el
Apocalipsis y en la ascensión de los elegidos, sino más bien con la
evidente creencia de los neoconservadores en que estaban `listos para
la gran empresa," copiando directamente una página de Dr. Strangelove
["Dr. Insólito" o "¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú"], con los
neoconservadores en el papel de Jack D. Ripper. A diferencia del
demencial comandante de base del Comando Aéreo Estratégico, sin
embargo, los neoconservadores se vieron obligados a telegrafiar sus
acciones, y a la camarilla no le gustó el guión. Sabía que la
capacidad de primer ataque no estaba cerca de estar lista, y la ruleta
rusa no es un juego que le guste jugar. Sólo lo juega cuando tiene
todas las mejores cartas y una participación mayoritaria en el casino.

Así que había llegado la hora de tirar el enjuague al instrumento
neoconservador. Fue algo sorprendentemente fácil. El primer paso, dado
quién sabe hace cuánto tiempo, fue informar discretamente al Estado
Mayor Conjunto de que el proyecto Irán está anulado, no importa qué
órdenes puedan llegar de la Casa Blanca o de la Caja Negra. Esta
noticia, desde luego, debía permanecer limitada a los presentes, como
por cierto sucedió. Una vez que asegurado en secreto el castillo, fue
algo trivial plantar las semillas que desharían todo el agriado tren
neoconservador, que amenaza con descarrilarse. Un simple pero
devastador anuncio de la Inteligencia, unos pocos cuchicheos en la
próxima reunión a actores clave de Bilderberg de que se abriría la
temporada de caza para el contingente estadounidense, y otras diversas
acciones sutiles y bastante fáciles. Cuesta poco, después de todo,
derribar un castillo de naipes, particularmente si se apoya en un
comodín débil. La camarilla se mantiene invisible, como de costumbre.

Ciertos elementos en la Casa Blanca ya saben lo que está sucediendo,
mientras otros parecen seguir pensando que la agenda neoconservadora
está a la orden del día. Parece bastante obvio que Cheney lo supo
antes, y que tuvo alguna especie de paracaídas dorado en su calceta de
Navidad. No he oído ni un graznido de su parte desde que oímos por
primera del revés de la camarilla, cuando el anuncio de Inteligencia
llegó al conocimiento público. Bush ya se imagina a Cheney como Judas
reencarnado, y practica cómo dirá "¿también tú, Bruto?" si se presenta
la oportunidad. Sin embargo, es evidente que Bush todavía no ha
comprendido que desconectaron su chip, el suyo y el de su compañero
Gates; ambos siguen actuando como si el tractor siguiera rodando. Me
imagino que caerán como el tipo en la cinta de Monte Python..."Anda,
sigue, córtame el otro brazo. Igual te daré una paliza."

Lo que suceda a continuación será que transferirán las ganancias y
prepararán un nuevo argumento. Es decir, no desharán ninguno de los
impresionantes (es decir, horribles) logros de los neoconservadores, y
a pesar de ello el pueblo estadounidense será llevado a creer que los
males son cosa del pasado - la misma práctica estándar que vimos que
funcionó tan bien cuando renunció Nixon. Los medios volverán a
llenarse de nuevos argumentos, junto con brillantes caras nuevas,
inteligentes, confiadas, reconfortantes, empáticas, amantes de la
Tierra, más algunas fantasías nuevas - y la experiencia con Bush se
desvanecerá de la memoria pública, junto con los resultados del fútbol
de la última temporada. Es una ventaja extraordinaria para nuestros
gobernantes, el que nosotros, estadounidenses, tengamos una memoria
retentiva tan minúscula y poderes tan limitados de observación
independiente, en comparación con el resto de la población del mundo.
Me imagino que el propósito del crisol era fundir nuestro criterio
intuitivo básico.

No es hora todavía para el ataque por sorpresa de las Malvadas Brujas
del Este. La guerra basada en el espacio todavía está en la versión
Beta. Tampoco es necesario proceder por el momento con el
desencadenamiento total de la Gestapo, de las Tropas de Asalto de la
SS, de campos de concentración, del trabajo forzado, y todo el asunto.
Los neoconservadores han construido diligentemente los fundamentos
para todo esto, concretamente y como precedente legal, pero el
proyecto ha sido suspendido por el momento y los neoconservadores
carecen de misión. Cuando llegue el momento de reanudar el proyecto,
será percibido como una nueva reacción ante la aparición repentina de
un escenario inesperado, y no se notará una continuidad postergada con
la era de Bush.

Sugiero que podremos ver el enfoque del próximo gobierno de EE.UU. si
prestamos atención a Al Gore. Anda por ahí predicando el evangelio del
cambio climático, y se convierte rápidamente en la nueva cause celebre
para la `comunidad internacional.' Es más que una campaña de Gore,
estamos ante una campaña apoyada por los medios de masas, por los
poderes existentes. Evidentemente se nos prepara para un `nuevo show',
después del `show de Bush', y el `nuevo show' tendrá que ver con
impuestos y créditos por carbono, nuevas fuentes de energía, coches
más eficientes, biocombustibles, y todas esas otras cosas,
supuestamente relacionadas con el cambio climático y el pico del petróleo.

A fin de allanar el camino para el nuevo show, parece bastante claro
que el nuevo gobierno comenzará con algunas victorias políticas
fáciles, limpiando rápidamente algunos de los líos más evidentes
heredados de los neoconservadores. El cierre de Guantánamo, y la
declaración de que se ha abandonado los vuelos de entregas, lograrían
muchos puntos sin un coste real (vuelos secretos y prisiones
continuarían sin duda). Iraq ya ha sido desestabilizado y preparado
para la balcanización, y las bases permanentes de EE.UU. ya han sido
construidas. Otra victoria fácil será que las tropas de EE.UU. se
retiren a sus bases y a los campos petrolíferos, que se dé por
terminada la guerra, y que Iraq sea dividido en provincias étnicas,
dejando que se disputen entre ellas. Todo puede ser mostrado en los
medios como una `victoria para la paz y la democracia.'

¿Qué entonces, podemos esperar de este nuevo show? ¿Qué consecuencias
resultarán probablemente de la implementación del tipo de políticas de
las que hablan Al Gore y los medios, en relación con el cambio
climático, la independencia energética, etc.? ¿Qué trata de lograr
realmente nuestra camarilla gobernante?

En el ámbito general, es obvio que este tipo de políticas no involucra
cambios fundamentales en el modo como operan nuestras sociedades.
Todavía tendremos coches, sólo serán un poco más eficientes, y
pagaremos más por combustible e impuestos para operarlos. Todavía
embarcaremos productos desde China que podríamos producir localmente,
y todavía dependeremos de transportes por camión a larga distancia.
Todavía utilizaremos métodos agrícolas que dependen en gran medida del
petróleo, para tractores, fertilizantes, y pesticidas. La
investigación y el desarrollo de nuevas fuentes de energía conducirán
a numerosos subsidios gubernamentales, y pueden conseguirnos un poco
más de energía, pero ni de cerca suficiente para reemplazar el
petróleo. Mientras nuestro transporte y otras infraestructuras siguen
básicamente sin cambio, seguiremos siendo insostenibles, dependientes
del petróleo, y ninguna de las iniciativas del tipo sugerido por Gore
cambia el cuadro energético general, el cuadro del carbono, o el
cuadro del clima de algún modo significativo.

A fin de comenzar a descubrir cuál es la verdadera agenda tras las
políticas del tipo propuesto por Gore, miremos primero un ejemplo: los
biocombustibles. La producción de biocombustibles no asegura una
fuente nueva de energía, también arrebata tierra a la producción de
alimentos. Como consecuencia del mercado de biocombustibles ya
existente, los precios de mercado de granos y otros biocombustibles
potencial ya están siendo impulsados por los precios de la energía.
Por ello, los precios globales de alimentos están aumentando
rápidamente, mientras al mismo tiempo se reduce el área para la
producción de alimentos. Estas dos cosas aumentarán directa y
drásticamente el hambre y la inanición en el mundo, particularmente en
las regiones más pobres. Un gobierno inspirado por Gore promoverá una
expansión de los programas de biocombustibles a escala global, y se
felicitará por sus nobles hazañas en el ahorro de petróleo.

Todo esto ocurrirá en un contexto en el que enfrentamos en general una
crisis global alimentaria. No hemos visto muchos titulares sobre este
tópico, pero el mundo está al borde de una gran crisis alimentaria.
Los depósitos de reserva para emergencias están de capa caída, los
niveles de producción han bajado, las malas cosechas aumentan, etc. Es
un cuadro muy triste incluso sin biocombustibles.

En este contexto, la consecuencia neta de una agenda importante de
biocombustibles equivale a un genocidio intencional. Innumerables
millones morirán de hambre en el tercer mundo para proveer un poco más
de combustible a las naciones industriales con su sobre-consumo,
aparte de los innumerables millones que ya están muriendo. El pequeño
aumento de energía es tan pequeño en comparación, que debemos aceptar
que la agenda de los biocombustibles tiene que ver sobre todo con
genocidio. Sin embargo, cuando comencemos a leer sobre el estallido de
nuevas hambrunas, tal vez en Brasil donde los biocombustibles ahora
entran en producción masiva, los titulares culparán a las sequías, o a
las malas cosechas, o utilizarán alguna otra excusa, como siempre lo
hacen. Mientras tanto sentiremos un `brillo verde' cada vez que
llenemos nuestro Prius con biocombustibles, ignorando el daño que
estamos haciendo. Y tal vez donaremos a Oxfam, o adoptaremos a algún
niño del tercer mundo y le enviaremos cartas.

La agenda de Gore es simplemente imperialismo genocida oculto tras una
nueva máscara, un nuevo show. En lugar de matar indios matando sus
búfalos, mataremos poblaciones eliminando su acceso a los alimentos
por otros caminos. Una vez más, `ellos' deben ser sacrificados para
que pueda continuar `nuestro' modo de vida, y expandir. Podríamos
señalar que más iraquíes murieron bajo las sanciones de Bill Clinton
que los que han muerto en la actual guerra de Iraq. En los días de
Bill Clinton, el modelo era el genocidio invisible, en lugar de la
variedad más violenta de Bush. Aparentemente en los días de Hillary
Clinton volveríamos al modelo invisible anterior.

Evidentemente las consecuencias de una agenda de Gore son genocidas,
pero se podría preguntar si se trata de un resultado primordial
intencional. He estado sugiriendo que lo es, y pienso que es necesaria
más elaboración al respecto. Todavía no he justificado muy bien el
caso. Simplemente he presentado parte de la evidencia y sugerido un
modelo. A fin de obtener una perspectiva adecuada del problema,
tenemos que echarnos atrás un poco, y considerar el cuadro mayor del
mundo industrializado frente al tercer mundo, ante una amplia gama de
crecientes carencias de recursos - la perspectiva estratégica de
nuestra camarilla gobernante.

Parece muy claro que las naciones industrializadas no se proponen
cambiar la ruta básica en la que se encuentran, o abandonar el
capitalismo. Sólo podemos esperar más crecimiento industrial, más
consumo de energía, la continuación del uso de métodos agrícolas
intensivos en energía, etc. Las curas energéticas de la agenda de Gore
no hacen una diferencia significativa en este cuadro, simplemente
afirman la intención de continuar como hasta ahora.

La única manera como el Norte industrializado puede seguir por este
camino es apoderándose de más y más de la tierra, el agua y los
recursos del tercer mundo, para su propio uso. Como el apetito
industrial de recursos sigue creciendo a un ritmo acelerado, y como
aumenta cada vez más la presión sobre nuestros recursos globales,
veremos una rapidísima expansión del hambre en el tercer mundo - la
globalización de hambrunas a una escala africana. Es inevitable que
sea así si el Norte permanece en su ruta actual, es de poca
consecuencia que tengamos políticas al estilo de Gore o algún otro
tipo de políticas.

Esta `inevitabilidad' de muertes masivas en el tercer mundo es bien
conocida por los que dirigen a las naciones industriales. Desde la
perspectiva de las alturas del poder, la pregunta se convierte en:
"¿Cómo podemos manejar esas muertes para que causen una mínima
alteración en la economía global, y para que no provoquen demasiada
protesta pública?" Desde luego, una vez que se comienza a administrar
la muerte, se comienza a participar en genocidio, es decir, la
organización de la muerte de ciertas poblaciones en lugar de otras.

El modelo para la estrategia de gerenciamiento ha quedado muy claro en
África Sub-Sahara, donde han ocurrido todas esas guerras civiles,
atrocidades genocidas, sequías, y hambrunas. Poca gente se da cuenta
de que esos desastres han sido sistemáticamente impuestos a África,
mediante los requerimientos del FMI, programas clandestinos de
desestabilización, negación de atención médica, la distribución
generalizada de armas automáticas, las manipulaciones de bancos
internacionales, la dedicación de tierras y agua al consumo del Norte,
y suma y sigue. Las fuerzas del mercado no sólo matan de hambre a
África, sino el proceso está siendo acelerado por intervenciones
genocidas encubiertas.

En África vemos un Holocausto a plena escala, un masivo programa
genocida en progreso, o tal vez debiera decir que no lo vemos. Porque
en los medios no pasa nada semejante. Leemos que `conflictos tribales
han estallado,' pero no nos dicen nada sobre los dos atentados de la
CIA por los que se culpó `al otro lado,' y que provocaron la
confrontación, una confrontación que podría convertirse en una guerra
civil. Leemos de una hambruna debida a la `sequía,' y no se nos dice
que habría agua abundante si no fuera porque las plantaciones de café
para la exportación utilizan toda el agua local. No vemos el
genocidio, vemos a africanos afectados por miserias desafortunadas,
todo debido a los caprichos de Madre Natura.

Por lo tanto se hace claro el modelo del gerenciamiento de las
muertes. Ha sido ensayado satisfactoriamente en África, y podemos
esperar que el modelo probado sea empleado en el futuro. Eligen una
población que consideran `redundante,' emprenden un programa de
adquisición de los recursos de esa población, y luego, para acelerar
el proceso de remoción inician diversos actos encubiertos de
genocidio. De esta manera, la población del mundo puede ser reducida
poco a poco, y de modo gerenciable, ya que el Norte necesita
gradualmente la utilización de TODOS los recursos del mundo para su
uso exclusivo. Por desgracia para el Norte, ni eso será suficiente
para permitir continúe el crecimiento industrial. El Sur es asesinado
sólo para que el Norte insostenible pueda continuar por su camino
durante algún tiempo más.

Mientras tanto, los medios en el Norte presentan un cuadro en el que
sólo la naturaleza causa las hambrunas, y el papel del Norte es
siempre el suministro de ayuda, en la medida de lo que sea posible.
Espectadores preocupados reciben números convenientes a los que pueden
llamar, para que puedan librarse de su preocupación con una simple
donación que `salvará a un niño', o `dará una cabra a una familia.'
Aquí no hay genocidio; somos los buenos. No ves nada malo, siéntete
bien. A propósito, ¿no son terribles las hambrunas que pasan en esos
países?

Las políticas al estilo de Gore no son sólo genocidas, son
formidablemente genocidas. Cuando comienzan a sacar cantidades masivas
de tierras de la producción alimentaria, y causan un aumento
sustancial en los precios de alimentos en el globo, ante una situación
alimentaria mundial que ya está bajo presión, podrían causar en muy
poco tiempo - una temporada de malas cosechas - una hambruna de una
escala nunca antes vista. La gravedad del resultado dependerá
enteramente de la agresividad con la que el nuevo gobierno imponga la
agenda al estilo de Gore. Han convertido el genocidio en una ciencia,
con parámetros ajustables.

Al parecer, después de ensayar en el terreno las tácticas del
Holocausto en África Sub-Sahara, hay que tomar una decisión para
globalizar el programa. Para hacerlo, las políticas al estilo de Gore
tienen el potencial de ser el Arma de Destrucción Masiva adecuada, el
equivalente en el juego de la hambruna a las bombas nucleares en el
juego de la muerte por el fuego. La decisión de globalizar fue
evidentemente tomada hace algún tiempo, sin duda justo antes de que le
pidieran a Gore que realizara "Una Verdad Inconveniente." La película
fue la primera señal de la dirección que tomarían los vientos, el
primer anuncio del "nuevo show."

La misión primordial del gobierno de Hillary, bajo la bandera de
`hacer algo respecto al cambio climático y al pico del petróleo,'
sería evidentemente que se emprenda una masiva toma de recursos en el
Sur del globo, llevando a la eliminación selectiva y masiva de ciertas
poblaciones mediante la hambruna. En otras palabras, la misión es
expandir a todo el globo el modelo de matar de hambre a África, un
proceso al que contribuirán los acostumbrados sospechosos tenebrosos
en sus papeles desestabilizadores de costumbre.

Mi gran temor durante el régimen de Bush fue el probable ataque contra
Irán... ¿o fue que se diera rienda suelta a la Gestapo? Fue una
situación peligrosa en esos días tenebrosos. Ahora estamos al borde de
un régimen inclinado al genocidio en una escala que haría pasar
vergüenza a los nazis. Yo sugeriría que escapamos de la sartén para
caer en el fuego.
Espero que nadie por ahí tenga algunas nociones románticas sobre el
nuevo gobierno, y espero que todos se den cuenta de que el proceso
político nunca podrá ser utilizado para solucionar nuestros problemas;
de hecho ese sistema es el núcleo de nuestro problema. También espero
que todos tengan claro que el genocidio global es una consecuencia
inevitable de la continuación de este insano sistema capitalista, se
esté de acuerdo o no con la mayor parte de mi análisis. Y a fin de
cuentas, el capitalismo no podrá durar eternamente.

Sólo cuando se haya llegado a ese profundo nivel de desesperanza, en
el que no se ve ninguna salida de escape, se podrá ver suficientemente
claro como para comenzar a ver la raíz del verdadero problema. El
verdadero problema, amigos, reside en el hecho de que vosotros y yo no
tenemos ninguna influencia en la manera como son dirigidas nuestras
sociedades. Cualquiera de nosotros tiene más sentido común que la
gente que dirige las cosas, y ciertamente tenemos más consideración
por nuestro prójimo. Nuestro problema reside en nuestra propia
impotencia, en que dejamos el poder en manos de aquellos que siempre
abusan de él, de una u otra manera, en una época tras la otra.

Nuestro reto como especie sensible, y nuestra respuesta si tratamos de
hacer algo respecto a la agenda de crecimiento a través del genocidio,
es comenzar a obtener el poder necesario, nosotros, gente de a pie,
sin referencia al inútil proceso político. Cómo lograr ese proceso de
empoderamiento debe ser el objetivo de nuestras investigaciones, y el
logro de ese empoderamiento debe ser el centro de nuestro activismo.


© Copyright Richard K. Moore, Global Research, 2007

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=viewArticle&code=MOO20071227&articleId=7693






NUNCA PENSASTE QUE PUDIERA EXISTIR TANTA BELLEZA
Disfruta de una foto diferente de nuestro Cosmos cada dia.
¿Cual será la de hoy? ¡Descúbrela visitando fadd.corank.com ya mismo!