Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3501 al 3520 
AsuntoAutor
Plan envidia contr Monica B
A todos, con Urgen Monica B
RUSIA "ALARMADA" A Monica B
Los 7 principios d Monica B
Edicion Abril Revi Claudia
Los Ocho Cambios D Graciela
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Es en toda América Monica B
Meteorito Monica B
Rumores de guerra Monica B
mucha tensión Monica B
Padre Nuestro de l Monica B
Caen caretas Monica B
El Campo de los Sa Monica B
Ataque sobre plant Monica B
29 DE ABRIL.doc/ i Monica B
el mundo de hoy Monica B
TOBIAS Serie del S Graciela
Permanezcan Enfoca Graciela
Los Faros de Luz - Susana P
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3488     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Centros de control mundial
Fecha:Viernes, 28 de Marzo, 2008  21:15:50 (-0300)
Autor:Monica Barbagallo <monicaba @..........ar>

(Cuando los mensajes de luz nos hablan de los poderes oscuros que nos gobiernan en la sombra, no se concreta quiénes son, pero en estas informaciones de la Red Voltaire se nos da todo lujo de detalles. Aconsejo leerlo poco a poco porque es muy denso.)

Los "Think tanks": centros de retórica
para el dominio y el control del planeta

Al buen gusto norteamericano
La Fundación Ford, fachada filantrópica de la CIA

París (Francia). 31 de enero de 2005. (Red Voltaire).- Entre 1947 y 1966, la Fundación Ford desempeñó un papel clave en las redes de injerencia norteamericana en Europa mediante la subvención de revistas, programas científicos y organizaciones de izquierda no comunistas. La mayor organización filantrópica del mundo ofrecía en realidad una fachada respetable para las operaciones de financiamiento y contacto de la CIA. Este papel se facilitaba aún más por el hecho de que fueron las mismas personas las que conformaron y dirigieron ambas organizaciones. A continuación la primera parte de nuestra investigación sobre la rama cultural del intervencionismo atlántico.

Golpes de Estado con suavidad y disimulo
La Albert Einstein Institution: no violencia según la CIA

Thierry Meyssan. París (Francia). 10 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- La no violencia como técnica de acción política puede ser utilizada con cualquier fin. En los años 80, la OTAN se interesó por su posible uso para organizar la resistencia en Europa después de una invasión del Ejército Rojo. Hace quince años que la CIA la utiliza para derrocar gobiernos recalcitrantes sin provocar la indignación internacional. Para ello dispone de una vitrina ideológica: la Albert Einstein Institution del filósofo Gene Sharp. La Red Voltaire revela la sorprendente actividad de esta oficina, de Lituania a Serbia pasando por Venezuela y Ucrania.

Un amigo que «nos quiere» bien
Por qué la Fundación Ford subvenciona la oposición

Paul Labarique. París (Francia). 31 de enero de 2005. (Red Voltaire).- Desde su creación, la Fundación Ford no ha cambiado sus objetivos de defensa de los intereses estratégicos de Estados Unidos. Si durante la Guerra Fría no fue más que una cobertura de la CIA, durante los últimos veinte años adquirió autonomía y desarrolló un nuevo método de injerencia, el soft power, consistente en intervenir en los debates internos de sus adversarios subvencionando a unos para hundir a otros, o estimulando rivalidades esterilizantes. Ejemplo más reciente: el financiamiento del Forum Social Mundial para tratar de neutralizarlo.

La CIA con rostro humano
Las ONG, nuevo brazo de la diplomacia estadounidense

París (Francia). 11 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- Aunque los recientes sucesos de Georgia y Ucrania fueron calificados de «revoluciones», la realidad es otra ya que su objetivo no era un cambio de sociedad sino, únicamente, provocar cambios de gobierno favorables a los aliados de Estados Unidos. Las protestas y los movimientos callejeros fueron organizados por ONGs financiadas y dirigidas, directa o indirectamente, por Washington conforme a un plan expuesto hace más de un año en un informe oficial de la USAID. En unos años, ciertas ONGs se han transformado en caballos de Troya del departamento de Acción de la CIA.

Las redes de la injerencia y de espionaje estadounidense.
Freedom House: cuando la «libertad» no es más que un pretexto

París (Francia). 3 de enero de 2005. (Red Voltaire).- Taller propagandístico creado por Roosevelt para preparar a la opinión pública norteamericana para la guerra, Freedom House (Casa de la Libertad) volvió a la carga para estigmatizar al campo soviético durante la Guerra Fría. En aquellos tiempos utilizaba a intelectuales occidentales, entre ellos franceses. Hoy, organiza las campañas mediáticas internacionales para la libertad religiosa en China y para la paz en Chechenia. Freedom House está presidida en la actualidad por James Woolsey, ex director de la CIA.

Atlantismo
El Instituto de Historia Social, sucursal antisocial

Annie Lacroix-Riz. París (Francia). 7 de noviembre de 2005. (Red Voltaire).- Sucursal de la patronal francesa encargada de la lucha contra la influencia comunista dentro del movimiento obrero, el Instituto de Historia Social fue dirigido ?luego de la Segunda Guerra Mundial? por ex comunistas corruptos y colaboradores del ocupante nazi que acababan de salir de prisión. Rápidamente incorporado a las redes atlantistas, fue ampliamente financiado por la CIA y desempeñó un papel activo en la división del movimiento sindical francés. Con la ayuda de documentos provenientes de archivos, la profesora Annie Lacroix-Riz describe detalladamente aquella manipulación en momentos en que la nueva política estadounidense busca revivir el Instituto de Historia Social.

NED: la Fundación estadounidense para la democracia
Las redes de la injerencia «democrática»

Thierry Meyssan. París (Francia). 21 de noviembre de 2004. (Red Voltaire).- En su discurso sobre el estado de la Unión, el presidente Bush anunció su intención de duplicar el presupuesto de la Fundación Nacional para la Democracia (NED). Este organismo fue creado por Ronald Reagan para continuar las acciones secretas de la CIA aportando apoyo financiero y dirigiendo sindicatos, asociaciones y partidos políticos. La NED se vanagloria de haber dirigido y manipulado el sindicato polaco Solidarnosc, la Carta de los 77 y muchos otros grupos. Bajo la dirección del Departamento de Estado y en asociación con los partidos republicano y demócrata, el patronato y los sindicatos, la NED ha encontrado numerosos «repetidores» institucionales e individuales en todas partes del mundo, incluyendo Francia.

La ONG francesa Reporteros Sin Fronteras
fracasa en su intento de penetrar a la UNESCO

Jean Guy Allard. 17 de marzo de 2008. Agencia IPI.- La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) retiró este miércoles 12 de marzo el coauspicio con motivo del Día por la libertad de Internet al grupo Reporteros Sin Fronteras (RSF), de Francia, anunció Prensa Latina desde París.

EE.UU.: La doma de los jóvenes bravíos

Juan Gelman. Ciudad de México (México). 2 de febrero de 2008. Altercom.- Hay una verdadera parafernalia para lograrlo en EE.UU. y el remedio es sencillo: consiste en criminalizar y más, en patologizar a los jóvenes norteamericanos rebeldes, disconformes con el autoritarismo y que lo retan. Se los considera trastornados mentales y carne de tranquilizantes, anfetaminas y otras sustancias psicotrópicas.

El marcador del 2007
El lobby pro-Israel y la política de Estados Unidos en Medio Oriente

James Petras. 6 de julio de 2007. Agencia IPI.- Nunca, en la historia reciente, la política de Estados Unidos en Oriente Medio ha sido sometida a tal bombardeo de presiones en conflicto por parte de antiguos aliados, clientes y adversarios. Los puntos en disputa abarcan cuestiones básicas de guerra y paz, de las cuales las más importantes son las diferentes respuestas al conflicto palestino-israelí, la ocupación de Irak y la invasión y ocupación autorizada de Somalia a cargo de Etiopía y Estados Unidos.

Minucioso análisis de la televisora multiestatal latinoamericana
Telesur desmonta el informe de Reporteros Sin Fronteras

Caracas (Venezuela). 8 de junio de 2007. ANC.- La televisora multiestatal Telesur desmontó, mediante un acucioso análisis, el discurso de manipulación y de desinformación contenido en el informe de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) presentado este miércoles. El análisis realizado por el equipo de Telesur cuestiona el contenido del referido texto, argumentando con datos reales y corroborables la información tendenciosa con la que esta organización pretende generar una matriz de opinión en la población nacional e internacional.

ONG Francesa al servicio de la administración Bush
Reporteros Sin Fronteras pero con contradicciones

Salim Lamrani. París (Francia). 4 de octubre de 2006. (Red Voltaire).- Lejos de poner fin a la polémica, la Carta abierta con la que Reporteros Sin Fronteras quiso dar respuesta a nuestros colaboradores provocó numerosos comentarios irónicos en la web de lengua francesa y de lengua española. Salim Lamrani desmiente los argumentos de RSF y replantea el debate sobre el financiamiento estadounidense que recibe la organización y el papel de esta al servicio de la política de Washington.

El nuevo movimiento proisraelí en Estados Unidos
El CUFI: 50 millones de evangelistas partidarios de Israel

Thierry Meyssan. París (Francia). 18 de agosto de 2006. (Red Voltaire).- En un país cuyos ciudadanos abandonan los partidos políticos para integrarse a las iglesias evangélicas, el condicionamiento de la opinión pública empieza por la manipulación de los creyentes. Paralelamente a la preparación de la ofensiva contra el Líbano, el Pentágono y el ejército israelí montaron el CUFI, una federación que reúne a los cristianos sionistas y cuyo objetivo es transformar a 50 millones de adeptos de las iglesias evangélicas en militantes a favor de la guerra.

Rumor de antisemitismo
Irán: los gobiernos de la coalición fabrican noticias falsas

Thierry Meyssan. París (Francia). 4 de junio de 2006. (Red Voltaire).- Gracias a la impunidad confirmada de la que disfrutan desde el 11 de septiembre y a partir de la guerra contra Irak, los neoconservadores no vacilan ya en utilizar las más altas funciones de los Estados para difundir rumores y calumnias. Manipulando medios de difusión que anteponen la reacción inmediata y la emoción a la verificación y al análisis, acusan a Irán de obligar a los judíos a portar sobre sus ropas un símbolo discriminatorio. Es mentira, pero hace efecto y duele. Los gobiernos de Estados Unidos, Australia y Canadá se prestan a este juego.

Plenos poderes
La Federalist Society al asalto de la Corte Suprema de Estados Unidos

París (Francia). 6 de febrero de 2006. (Red Voltaire).- La Federalist Society, asociación profesional de abogados y de magistrados racistas, es el vivero de donde provienen los principales consejeros jurídicos de la administración Bush. Esa asociación también redactó, antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001, las leyes antiterroristas de excepción. Luego de la confirmación de la nominación del juez Alito, la Federalist Society detenta cuatro de los nueve asientos de la Corte Suprema. John Yoo, teórico de la asociación, se pronuncia por los plenos poderes perpetuos del presidente.

Pesadilla estadounidense
Skull and Bones, la élite del Imperio

París (Francia). 18 de enero de 2006. (Red Voltaire).- En el seno de la muy elitista y puritana Universidad de Yale, son escogidos cada año por cooptación quince hijos de muy buenas familias. Estos forman una sociedad secreta de ritos morbosos: los Skull and Bones (Calavera y Huesos). A lo largo de su vida se apoyan y ayudan entre sí ante las veleidades democráticas de la plebe que aborrecen. Lejos de ser adversarios, los dos candidatos de la más reciente elección presidencial, George W. Bush y John Kerry, se codeaban en secreto desde hace 36 años en el seno de esa cofradía. La investigación de Alexandra Robbins sobre los Booners constituye hoy un trabajo de referencia. Su libro estará disponible en francés la próxima semana.

Empujando a los pueblos para un choque de civilizaciones
Las iglesias evangélicas y el juego de Estados Unidos en el mundo árabe

Charles Saint-Prot. 20 de noviembre de 2005. (Red Voltaire).- Desde 1947, numerosos jefes militares y dirigentes políticos estadounidenses, entre ellos los Bush, pertenecen a un grupo evangélico secreto, llamado «La familia», cuya sede se encuentra cerca del Pentágono, en la propiedad de los cedros. Esa organización, luego de aliarse al Vaticano en América Latina en contra de la teología de la liberación, dirige hoy una doble ofensiva contra católicos y musulmanes. De ella provienen también los principales personajes de la dirección política de Estados Unidos y extiende su influencia por el mundo mediante sus misioneros. El politólogo Charles Saint-Prot, quien participará en el coloquio Axis for Peace, analiza, en el trabajo que hoy les presentamos, la estrategia de ese grupo evangélico en el mundo árabe.

Guerra Fría cultural
EHESS: las ciencias sociales francesas alimentadas por la CIA

27 de octubre de 2005. (Red Voltaire).- Desde el principio de la Guerra Fría, la CIA se preocupó por tomar el control de la enseñanza de las ciencias sociales en Francia para sustraerla a la influencia de los comunistas. Mediante el físico Pierre Auger, entonces director de la enseñanza superior, la CIA dirigió la creación de una nueva sección dentro de la École pratique des hautes études [Escuela Práctica de Altos Estudios], al margen del CNRS [Centro Nacional de Investigación Científica]. Después financió nuevas instalaciones, la Maison des sciences de l’homme [Casa de las Ciencias del Hombres], y logró hacer de esta, en 1975, la École des hautes études en sciences sociales [Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales] (EHESS), que preside el historiador anticomunista François Furet.

La traición de los libertarios franceses
Venderle a la izquierda el «choque de civilizaciones»

Cedric Housez. París (Francia). 5 de septiembre de 2005. (Red Voltaire).- El semanario satírico francés Charlie Hebdo y la asociación feminista Prochoix, después de hacerse de una identidad libertaria y de un público entre los electores de izquierda, se han convertido en repetidores de las tesis neoconservadoras sobre el «choque de civilizaciones». Ese rápido viraje les permitió obtener apoyo institucional y mediático conservando al mismo tiempo parte de su público. Hoy se dedican a venderle a la izquierda las políticas de Washington y Tel Aviv, y arremeten

Apartheid y comunismo
Los caballeros del Círculo Pinay

París (Francia). 25 de agosto de 2005. (Red Voltaire).- Durante los años 70 y 80, un grupo informal de dirigentes de los servicios secretos occidentales se reunía alrededor del ex presidente del Consejo francés, Antoine Pinay. El Círculo disponía de contactos con los think tanks de aquel entonces y así como de amplio acceso a la prensa. Organizó campañas de difamación contra la Unión Soviética y de desestabilización contra dirigentes socialistas europeos. Retirado ya de la política, Antoine Pinay hacía una segunda carrera como defensor del apartheid en Sudáfrica y del «Occidente cristiano».

Una pasarela israelo-estadounidense
Los trucos de la Foundation for the Defense of Democraties

París (Francia). 18 de agosto de 2005. (Red Voltaire).- Creada por millonarios estadounidenses a pedido del general Ariel Sharon, la Foundation for the Defense of Democraties (FDD) preparó la retórica de la democratización forzosa que utiliza hoy George W. Bush. A fuerza de mescolanzas y trucos, este think tank [Centro de investigación, de propaganda y divulgación de ideas, generalmente de carácter político. Nota del Traductor] se sirvió primero del pánico que sembró el 11 de septiembre para favorecer la movilización contra los palestinos. Después la emprendió con la ONU antes de llamar a atacar a Irak, a Arabia Saudita, Siria y Líbano.

Propaganda
La Jamestown Foundation, una agencia de prensa a la medida

París (Francia). 5 de abril de 2005. (Red Voltaire).- Creada por la CIA para sacar al escenario público a los tránsfugas comunistas de la época de Reagan, la Jamestown Foundation ha reanudado sus servicios en el gobierno de Bush. Edita boletines especializados sobre el mundo poscomunista y sobre el terrorismo que sirven de referencia a los think tanks de Washington. Universitarios y periodistas se dedican a describir un mundo lleno de fantasmas cuya hostilidad, por sí misma, justifica el imperialismo norteamericano.

AEI: imperialismo de mercado
El Instituto Norteamericano de la Empresa

París (Francia). 13 de marzo de 2005. (Red Voltaire).- El Instituto Norteamericano de la Empresa (American Enterprise Institute - AEI) se ha convertido en el propagandista del patronato republicano a favor del imperialismo de libre mercado. A semejanza de un juego de muñecas rusas, contiene en su interior la Nueva Iniciativa Atlántica (New Atlantic Initiative-NAI) que dirige la integración euroatlántica y el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano(PNAC) que redactó el programa del gobierno de Bush. El Instituto es dirigido tras bambalinas por el ex presidente Gerald Ford y el actual vicepresidente Dick Cheney. Como cada año, invitan a una estación de invierno en Colorado a un centenar de personalidades con el objetivo de debatir a puertas cerradas.

El think tank de los libertarianos
El Cato Institute, el anarquismo de las multinacionales

París (Francia). 7 de marzo de 2005. (Red Voltaire).- Producto híbrido de la revolución hippie del 68 y de las teorías reaccionarias de Friedrich von Hayek, el Cato Institute pasó de la promoción de la libertad sexual y la liberalización de la marihuana a la defensa de los intereses de las multinacionales contra los ecologistas. Se concentró sobre todo en la destrucción del Estado protector y, singularmente, en la privatización total de las pensiones. Uno de sus responsables, el ex-ministro fascista chileno José Piñera, inspiró la reforma que George W. Bush va a aplicar como objetivo prioritario en su segundo mandato.

Industria de la retórica política
La Fundación Heritage: «listo para pensar»

París (Francia). 27 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- La Fundación no es un think-tank, es decir un laboratorio de ideas, sino una organización militante lista para intervenir instantáneamente en el debate público. No trata de elaborar y proponer soluciones para problemas políticos, sino de pensar en lugar de los congresistas y dictarles su trabajo legislativo. Siempre estuvo estrechamente vinculada a la administración Reagan y al gobierno Thatcher, ha sabido imponer en los medios y en las asambleas un discurso único y conservador, militarista y pseudoliberal. Con un presupuesto de comunicación de 35 millones de dólares anuales, la Fundación Heritage redacta ahora los argumentos de la administración Bush.

Presiones políticas a puertas cerradas
El AGCS, arma económica del Imperio

París (Francia). 24 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- Con la ayuda de varias empresas multinacionales, Estados Unidos trata de imponer discretamente la modificación de un importante acuerdo comercial. El Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS) apunta a la liberalización total de las actividades de 160 sectores, entre ellos la salud: tres mil quinientos millones de dólares a escala mundial y la educación con dos mil millones de dólares.

El ataque contra el World Trade Center había sido previsto
Las previsiones «inimaginables» de la Rand Corporation

París (Francia). 22 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- Financiados por los fabricantes de armas, los analistas de la estadounidense Rand Corporation piden cada vez más dinero para los presupuestos militares. Según ellos, lo sucedido el 11 de septiembre era inimaginable y constituye una revolución en materia de terrorismo que justifica la asignación de créditos ilimitados para luchar contra ese mal. Sin embargo, ellos mismos habían analizado en detalle lo inconcebible, en marzo 2001, es decir seis meses antes de los atentados de New York ante la Academia de la US Air Force: un ataque aéreo contra el World Trade Center.

La traición de los intelectuales
Raymond Aron, abogado del atlantismo

Denis Boneau. París (Francia). 6 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- Durante la Guerra Fría, Raymond Aron fue uno de los principales intermediarios intelectuales de la diplomacia cultural estadounidense en Francia. Durante más de treinta años participó activamente en varias operaciones de ingerencia dirigidas por los servicios secretos de Estados Unidos. Así contribuyó al éxito ideológico del Congreso por la Libertad de la Cultura. Amigo de Friedrich von Hayek, consejero de Kissinger, supo dejar, en la estela de su acción intelectual, una verdadera escuela de pensamiento, liberal, anticomunista y atlantista, una de cuyas manifestaciones es la Fundación Saint-Simon.

Guerra Fría para dominar el pensamiento
Los New York Intellectuals y la invención del neoconservadurismo

Denis Boneau. París (Francia). 4 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- A partir de 1945, los servicios de propaganda estadounidenses y británicos reclutan a intelectuales con frecuencia provenientes de medios trotskistas para inventar y promover una «ideología que rivalice con el comunismo». Los New York Intellectuals, con Sidney Hook a la cabeza, cumplen eficaz y celosamente diferentes misiones confiadas por la CIA, convirtiéndose rápidamente en agentes de primer orden de la Guerra Fría cultural. Teóricos mayores de este movimiento, como James Burnham e Irving Kristol, elaboraron la retórica neoconservadora en la que se basan hoy los «halcones» de Washington.

Capitalismo patronal y anticomunismo
La Hoover Institution, archivos reservados a los republicanos

París (Francia). 3 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- Fundada en la universidad de Stanford por el ex presidente Herbert Hoover, la institución que lleva su nombre creó una gigantesca biblioteca sobre las guerras del siglo XX y los regímenes comunistas. Esta institución universitaria, financiada por grandes empresas y en la que se encuentran empleados algunos de los que apuestan por el Partido Republicano, ambiciona poner la investigación científica al servicio de la defensa del «sistema norteamericano». Después de haber organizado la formación de los parlamentarios republicanos, los mejores profesores de la Hoover y la decana universidad de Stanford, Condoleezza Rice por ejemplo, crearon el grupo de los «Vulcanos» y formaron a George W. Bush.

Poder y cultura
El Instituto Aspen educa a los tiburones del business

París (Francia). 3 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- Alternando festivales culturales, enseñanza de humanidades y reflexión estratégica mundial, el Instituto Aspen no pretende ser ni un think tank [Centro de investigación, propaganda y divulgación de ideas, generalmente de carácter político], ni un Davos estadounidense sino un club destinado a una elite refinada. Tal pretensión intelectual y artística le permite atraer a dirigentes de Europa y Asia que detestan la vulgaridad de los nuevos ricos tejanos. El instituto posee además Wye River, la propiedad donde los presidentes de Estados Unidos acostumbran a recibir personalidades mundiales, al abrigo de miradas indiscretas.

Think tank
CSIS, los cruzados del petróleo

París (Francia). 2 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- Creado en 1962 por iniciativa del director de Investigaciones de la CIA, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), de Washington, no tardó en convertirse en el instituto predilecto de los analistas de la Guerra Fría agrupados alrededor de Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski. En los años 80, Ronald Reagan reclutó allí a sus principales asesores para la Defensa y, a principios de los años 90, fue en ese mismo lugar que Bush padre encontró a Dick Cheney, ministro de Defensa durante su mandato. Multiplicando los análisis sobre la venidera crisis energética, el CSIS ha evolucionado durante los últimos años, bajo la presidencia del senador Sam Nunn, para centrar su atención en la lucha contra el surgimiento de poderes nucleares, las estrategias petroleras y la guerra de las (...)

Lamentable imperialismo
La Brookings Institution, think tank de buenos sentimientos

París (Francia). 2 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- La Brookings Institution es presentada a menudo como el principal think tank [Centro de investigación, de propaganda y divulgación de ideas, generalmente de carácter político] de los demócratas. Se trata más bien de un organismo representativo de las elites moderadas, favorables a une regulación económica limitada, en oposición a los patronos libertarios del American Enterprise Institute. Actualmente activa en política exterior, aconseja -al igual que los neoconservadores- el uso de la fuerza, pero por razones humanitarias y no por evangelismo democrático, como un deber y no por entusiasmo conquistador. La mitad de sus investigadores trabajaron en el pasado para el Consejo de Seguridad Nacional o la Casa Blanca.

Pax Americana
La Fundación Carnegie para la paz internacional

París (Francia). 1 de febrero de 2005. (Red Voltaire).- Creada en 1910 a iniciativa del fabricante de hierro Andrew Carnegie, la fundación que lleva su nombre se convirtió en el transcurso de un siglo en uno de los más ricos think tank (centro de investigación, propaganda y divulgación de ideas, generalmente de carácter político) del mundo. Dirigida por una larga sucesión de ex dirigentes de los servicios secretos y orgánicamente vinculada a unas cincuenta transnacionales, la Carnegie realiza investigaciones en el campo e la política internacional y promueve las políticas económicas «liberales» en Rusia y América Latina.

En el corazón de los reaccionarios
El Manhattan Institute, laboratorio del neoconservadurismo

Paul Labarique. París (Francia). 30 de enero de 2005. (Red Voltaire).- Para difundir el pensamiento libertariano, Sir Anthony Fisher creó 90 institutos en todo el mundo. En el centro de esta telearaña se encuentra el Manhattan Institute de New York cuyo rol es romper los tabúes. La «Revolución conservadora» que promueve el instituto busca eliminar la contracultura de los años 60 y acabar con el feminismo. Sobre todo, apunta al desmantelamiento de los servicios sociales y por erradicar a los negros y la populación pobre de la grandes ciudades. En él fueron elaborados los discursos de la intolerancia moderna sobre la inadaptabilidad de los negros, la «tolerancia cero» ante el comportamiento social considerado inadecuado y la «compasión basada en la fe». Fue en él que se formaron los políticos republicanos de la costa este, como Rudolf (...)

«Democracia de mercado»
Friedrich von Hayek, el padre del neoliberalismo

Denis Boneau. París (Francia). 30 de enero de 2005. (Red Voltaire).- El economista austriaco Friedrich von Hayek se ha empeñado en desacreditar a toda costa la regulación económica alegando que es demasiado compleja para pretender organizarla. Su teoría del «Estado mínimo» se ha convertido en la religión del Partido Republicano de los Estados Unidos en oposición tanto al «New Deal» de los demócratas como al marxismo de los soviéticos. Su escuela, financiada por las fundaciones de las grandes transnacionales, se ha estructurado alrededor de la Sociedad del Monte Peregrino, ha obtenido siete veces el premio Nobel de Economía y ha inspirado a los gobiernos de Pinochet, Reagan y Thatcher.

El programa energético de los neoconservadores
El IAGS prepara la economía de EEUU para la guerra

Arthur Lepic. París (Francia). 12 de enero de 2005. (Red Voltaire).- Los principales líderes neoconservadores se han agrupado en el seno del IAGS para redactar un programa para la reducción del consumo de petróleo en los EEUU. El plan no tiene como objetivo reducir las necesidades, sino diversificar los carburantes durante un corto período. Su implementación para asegurar el suministro permitiría a los neoconservadores iniciar nuevas aventuras militares contra Estados productores de petróleo sin correr el riesgo de perturbar gravemente la economía norteamericana. Es el signo manifiesto y sin equivoco de poner nuevamente en práctica una política internacional de depredación de los recursos energéticos mundiales.

El Centro para la Política de Seguridad
Los manipuladores de Washington

Thierry Meyssan. París (Francia). 11 de enero de 2005. (Red Voltaire).- Se murmura en las cancillerías que, en Washington, el verdadero poder se ha desplazado de la Casa Blanca hacia el Centro para la Política de Seguridad (Center for Security Policy, CSP). Ese think-tank [NdT. Centro de investigación y divulgación de ideas, generalmente de carácter político], se jacta de determinar la política exterior estadounidense desde el 11 de septiembre, pretensión que algunos juzgan exagerada, aunque no parece infundada. Efectivamente, los que imponen su punto de vista, en el seno de la actual administración de Estados Unidos, forman un grupo muy unido que se conformó durante la guerra fría y se identifica con el CSP. Un recuento histórico se impone para poder comprender las maniobras internas del poder en Washington y los verdaderos móviles de los (...)

Bush, Reagan y Heritage
La guerra contra los pobres

Edgar González Ruiz. Ciudad de México (México) | 10 de octubre de 2004. Agencia IPI. Los gobiernos de Reagan y de los Bush se han ocupado de alimentar y poner en operación una poderosa maquinaria de agresión contra varios países del mundo, así como de llevar a sus límites el puritanismo y la explotación capitalista. Han sido los apologistas de esas políticas decenas de “expertos” agrupados en organizaciones como la conservadora Fundación Heritage.

Delito financiero y golpe de Estado
George Soros, especulador y filántropo

3 de febrero de 2004. (Red Voltaire).- Arquetipo del especulador y profeta del «post-capitalismo», el financiero y filósofo George Soros es adulado y temido al mismo tiempo. Responsable de diversos «krachs de la Bolsa de valores» y mecenas en alrededor de cincuenta países. Posee en la actualidad una fortuna estimada en 7 mil millones de dólares. Se declaró dispuesto a financiar las campañas para impedir la reelección de George W. Bush a pesar que él mismo salvó a Junior de la quiebra en 1990 y continua trabajando con el padre de éste en el poderoso grupo financiero Carlyle Group. Igualmente activo en numerosos cambios de gobiernos, se le acusa de ser la tapadera de la CIA.

Tres personalidades responden : Keith Dixon, José Saramago y Hernando de Soto
Comprender los lazos históricos y políticos del Neoliberalismo con la Globalización

Sandro Cruz. Ginebra (Suiza). Abril de 2002. Agencia IPI.- Tres personalidades entrevistadas para comprender orígenes, redes y objetivos de los gestores de este pensamiento político y económico que la Mundialización en su expansión planetaria la ha convertido en ideología única y suprema. Keith Dixon investigador británico, José Saramago premio Nóbel de literatura y Hernando de Soto economista y activista neoliberal responden. Declaraciones recopiladas por Sandro Cruz, corresponsal en Europa.

http://www.voltairenet.org/mot2089.html?lang=es&debut_article=30#pagination_article
==========================================================
 

Operación Northwoods

Cuando el Estado Mayor estadounidense planificaba
atentados terroristas contra su propia población

Por Thierry Meyssan
5 de noviembre de 2001
(Periodista y escritor, presidente de la Red Voltaire con sede en París, Francia. Es el autor de La gran impostura y del Pentagate)

La operación Northwoods se proponía convencer la comunidad internacional de que Fidel Castro era tan irresponsable que representaba un peligro para la paz de occidente. Para ello, se plantea orquestar, y luego imputar a Cuba graves dañs sufridos por Estados-Unidos.

La Operación Mangoose

En 1958 en Cuba, los rebeldes encabezados por los revolucionarios Fidel y Raúl Castro, Che Guevara y Camilo Cienfuegos derrocaron al régimen fantoche de Fulgencio Batista, el cual huye a refugiarse a los EE.UU.

El nuevo gobierno revolucionario, que todavía no es comunista, pone fin a la explotación sistemática de la isla por un grupo de multinacionales estadounidenses (Standard Oil, General Motors, ITT, General Electric, Sheraton, Hilton, United Fruit, Est Indian Co) y los intereses de la familia Bacardi. Estas empresas que han perdido el gran negocio de hacerse millonarios explotando al pueblo cubano, convencen al presidente estadounidense Eisenhower para que derroque a los revolucionarios cubanos dirigidos por Castro.

El 17 de marzo de 1960, el presidente Eisenhower aprueba un «Programa de acciones clandestinas contra el régimen castrista». Su propósito es «sustituir el régimen de Fidel Castro por otro, más fiel a los verdaderos intereses del pueblo cubano y más acceptable para los Estados-Unidos, por medios secretos que no dejen ver una implicación de la intervención militar estadounidense» [1] .

El 17 de abril del 1961, une unidad de exiliados cubanos y mercenarios, dirigida más o menos discretamente por la CIA, intentan un desembarco en la Bahía de Cochinos.

El intento fue un gran fracaso. El presidente John F. Kennedy, recientemente nombrado como gobernante en la Casa Blanca, se niega a dar la orden para que la US Air Force apoye a los mercenarios.

1500 hombres quedan prisoneros de las autoridades cubanas. Kennedy desaprueba el intento y revoca al director de la CIA (Allen Dulles), al vice-director (Charles Cabell) y al director del Stay-Behind (Richard Bissell).

Encarga a su consejero militar, el general Maxwell Taylor que realize una investigación interna, que no dará lugar a ninguna acción concreta. Kennedy se cuestiona sobre la actitud del Estado Mayor Interejércitos, que había validado esta operación, cuando sabía que estaba destinada a ser un fracaso [2]. Todo parece haber pasado como si los generales hubiesen intentado implicar Estados unidos en una guerra abierta contra Cuba.

El presidente Kennedy a pesar de haber sancionado los métodos y los fallos de la CIA, no cambió la política de hostilidad de Washington al régimen de la Habana. Para ello monta un «Grupo Especial Amplio» encargado de concebir y encabezar la lucha anticastrista.

Este grupo se compone de su hermano, Robert Kennedy (attorney general), de su consejero militar (el general Maxwell Taylor), del consejero nacional para la seguridad (Mc Gorge Bundy), del secretario de estado (Dean Rusk), asistido por un consejero (Alexis Johnson), del secretario de defensa (Robert McNamara), asistido por un consejero (Roswell Gilpatric), del nuevo director de la CIA (John McCone), y del jefe de estado mayor interarmas (el general Lyman L. Lemnitzer).

Este Grupo Especial Amplio imagina un conjunto de acciones secretas clasificadas bajo el nombre de código secreto de operación «Mangoose» (Mangosta).

Para realizarlas, la coordinación operacional entre el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa y la CIA es confiada al général Edward Lansdale (asistante del Secretario de Defensa, encargado de las Operaciones Especiales, y por lo tanto director de la NSA). Mientras que en el seno de la CIA, una unidad ad hoc se constituye, el «Grupo W», dirigido por William Harvey.

Crisis en el seno del Ejército

En abril 1961, el ejercito de Estados-Unidos esta atravesado por una crisis grave : el mayor general Edwin A. Walker, que originó los enfrentamientos racistas de Little Rock antes de ser nombrado al mando de la Infantería US estacionada en Alemania, es revocado por el presidente Kennedy [3]. Está acusado de desarrollar un proselitismo de extrema derecha en el ejército. El mismo era miembro de la John Birch Society y a los auténticos caballeros del Klu Klux Klan.

La Comisión de Asuntos exteriores del Senado abre una investigación sobre las ramificaciones de los grupos de extrema derecha en el seno del ejército. Las audiciones sont dirigidas por el senador Albert Gore (D-Tennessee), padre del futuro vice-presidente americano. Los senadores sospechan del jefe del Estado Mayor Interejércitos, el général Lyman L. Lemnitzer, de participar a los movimientos extremistas de Walker.

Gore sabe que Lemnitzer es un especialista de operativos secretos: en 1943, había dirigido en persona las negociaciones que pretendían enemistar Italia con el Tercer Reich de Adolf Hitler y, en 1944, encabezó con Allen Dulles las negociaciones secretas con los nazis en Ascona (Suiza) preparando la capitulación de la Alemania (Operación Sunrise) [4].

Participó también en la creación de la red «stay-behind» de los Aliados, utilizando y enrrolando sin verguenza agentes nazis para luchar contra la URSS, y a la exfiltración de criminales de guerra y contra la humanidad para que puedan escapar hacia América latina. _ Pero Gore no logró demostrar su responsabilidad en dichos acontecimientos.

Una correspondencia secreta del general Lemnitzer, recientemente publicada, muestra que conspiraba junto con el comandante de las Fuerzas Estadounidenses en Europa (el general Lauris Norstad) y otros oficiales de muy alto rango para sabotear la política del presidente demócrata John F. Kennedy.

Los militares extremistas denuncian lanegativa o rechazo de Kennedy de hacer intervenir militarmente al Ejército USA en Cuba.

Consideran también a los civiles de la CIA, responsables de la mala planificación del desembarco en la Bahía de Cochinos, y al presidente Kennedy como un cobarde por no haber permitido el apoyo de la US Air Force a los contrarevolucionarios cubanos.

Para llevar adelante sus planes, estos militares extremistas estadounidenses imaginan crear o inventar un pretexto político para que Kennedy pueda intervenir militarmente en Cuba. _ Este plan, llamado operación «Northwoods» (Madera del Norte), da lugar a que se realizen estudios muy precisos -efectuados por el general William H. Craig- con la finalidad de avanzar en este proyecto secreto. Más tarde el proyecto es presentado al Grupo Especial Amplio por el general Lemnitzer en persona, exactamente el 13 de marzo 1962 (nuestro documento).

La reunión se desarrolla en el Pentágono, en el despacho del Secretario de la Defensa, de las 14h30 (2.30 pm) a las 17h30 (5.30 pm).

La reunión termina de muy mala manera:
Robert McNamara rechaza el plan en bloque, mientras que el general Lemnitzer se hace cada vez más amenazador. Este hecho provocó 6 meses de hostilidad permanente entre la administración Kennedy y el Estado Mayor Interejércitos, y dio como resultado que Lemnitzer sea enviado fuera del país. Se le nombró o recibió su nominación como jefe de las fuezas de EE.UU en Europa.

Antes de irse, el general ordena destruir todos los documentos secretos del proyecto Northwoods, pero Robert McNamara, ministro de la Defensa del presidente Keneddy en esa época, archivó y conservó una copia del proyecto secreto que le habían transmitido dichos militares involucrados [5].

Los jefes del Estado Mayor responsables del proyecto Northwoods. De izquierda a derecha : el almirante George W. Anderson Jr. (jefe des operaciones navales), el general Goerge H. Decker (jefe de estado-mayor del ejercito de tierra), el general Leyyman L. Leymnintzer (jefe de estado-mayor interarmas), el general Curtis E. LeMay (jefes de estado-mayor del ejercito del aire), el general David M. Shoup (comandante del cuerpo de los marines).

Los jefes de estado-mayor responsables del proyecto Northwoods. De izquierda a derecha : el almirante George W. Anderson Jr. (jefe des operaciones navales), el general Goerge H. Decker (jefe de estado-mayor del ejercito de tierra), el general Leyyman L. Leymnintzer (jefe de estado-mayor interarmas), el general Curtis E. LeMay (jefes de estado-mayor del ejercito del aire), el general David M. Shoup (comandante del cuerpo de los marines).

Atentados terroristas

La operación Northwoods se había dado como objetivo convencer la opinión pública internacional de que Fidel Castro era tan irresponsable y que representaba un peligro para la paz del occidente y del mundo. Para ello, se plantea orquestar, y luego imputar a Cuba la responsabilidad de graves daños terroristas acontecidos en los Estados-Unidos y contra sus intereses. He aquí algunas de las provocaciones previstas por los militares norteamericanos:

 Atacar la base americana de Guantanamo. La opéración se realizaría por mercenarios cubanos bajo uniforme de las fuerzas de Fidel Castro, incluiría varios sabotajes y la explosión del almacén de municiones, lo que necesariamente provocaría daños materiales y numerosas muertes entre la tropa estadounidense.

 - Hacer explotar un barco de guerra US en aguas territoriales cubanas, a manera de reavivar la memoria de la destrucción del acorazado US Maine, en 1898 (266 muertos), que provocó la intervención americana contra España [6].

El buque estaría en realidad vacío y todo sería teleguiado. La explosión se vería desde La Habana o de Santiago para que se disponga o acredite el hecho con testigos oculares. Una operación de rescate se organizaría para dar más realismo. La lista de las víctimas se publicaría en la prensa y falsos funerales serían organizados para suscitar la indignación de la opinión pública en los EEUU y el mundo. La operación sería lanzada cuando navíos y aviones cubanos estuviesen en la zona para poder imputarles el ataque.

 Aterrorizar a los exiliados cubanos residentes en los EE.UU organizando algún bombazo en sus locales de Miami, en Florida y hasta en Washington. Falsos agentes cubanos serían arrestados para disponer de confesiones. Falsos documentos comprometedores, establecidos de antemano, serían embargados y distribuidos a la prensa, para demostrar la implicación de terroristas cubanos de Fidel Castro.

 Mobilizar a las naciones limítrofes de Cuba para que acrediten una amenaza de invasión. Un falso avión cubano bombardearía de noche la República Dominicana, u otro Estado de la región. Las bombas utilizadas serían por supuesto de fabricación soviética.

Mobilizar la opinión pública internacional, para ello se había previsto la destrucción de un vuelo espacial habitado. Para lograr un golpe sensacional que conmueva las mentes, la víctima escogida habría sido el famoso astronauta John Glenn, primer estadounidense en haber recorrido una órbita terrestre completa de la Tierra (vuelo Mercury).

Y en caso que todo esto no fuera suficiente para movilizar la opinión pública para que apoye la invasión militar de Cuba por el éjército de los EE.UU, se previó añadir una última provocación, la cual se estudió muy particularmente, era:

 «Es posible crear un incidente que demuestre de manera convincente que un avión militar de combate cubano atacó y derribó un vuelo charter civil procedente de Estados-Unidos y con destino a Jamaica, Guatemala, Panamá o Venezuela».

Un grupo de pasageros cómplices, qui podrían ser estudiantes por ejemplo, hubiesen embarcado a bordo de un vuelo charter de una compañía fantasma bajo control de la CIA. A la altura de Florida, el avión cruzaría una réplica, un avión aparentemente indéntico, pero vacío y sin piloto.

Les pasajeros cómplices regresarían a una base secreta de la CIA, mientras que el avión mantendría aparentemente su trayectoria. El avión emitiría mensajes de auxilio indicando que ha sido atacado por la caza cubana, y explotaría en vuelo.

La realización de estas operaciones implica necesariamente la muerte de numerosos ciudadanos estadounidenses, civiles y militares. Pero es precisamente el alto costo en vidas humanas que hace de tales acciones sean eficientes y cumplan su función manipuladora.

Layman L. Lemnitzer, el regreso

Para John F. Kennedy, Lemnitzer es un anticommunista histérico y fanático, respaldado por multinacionales sín escrúpulos. _ El nuevo presidente Kennedy entiende entonces el sentido de la advertencia de su antecesor, el presidente Eisenhower, cuando un año antes, en su discurso de fin de mandato declaró:

«Los responables del gobierno, tenemos que estar atentos a la adquisición de una influencia ilegítima, que sea o no proyectada por el complejo militaro-industrial. El riesgo de poder desarrolar o utilizar un poder usurpado existe y persistirá.

Jamás debemos permitir que el peso de esta amenaza nos impida o nos arrebate nuestras libertades y procesos democráticos.

Nada debe considerarse como absolutamente ganado. Sólo una vigilancia y una consciencia ciudadana puden garantizar el equilibrio entre la influencia (lobby) de la gigantesca maquinaria industrial y militar de defensa que hemos desarrollado y nuestros métodos y objetivos pacíficos, de tal forma que la seguridad y la libertad puedan desarrollarse harmoniosamente» [7].

En définitiva, John F. Kennedy, se resiste a los generales Walker, Lemnitzer y a sus amigos, y se niega a involucrar a los Estados Unidos de América en una guerra a ultranza o abierta contra el comunismo en Cuba, en Laos, en Vietnam o donde sea. John Kennedy será asesinado el 22 de noviembre de 1963. [8].

El general Lemnitzer se jubila en 1969. Pero en 1975, mientras que el Senado inicia sus investigaciones sobre el rol exacto de la CIA bajo la administración Nixon, Gerald Ford, que asume el cargo de la presidencia, desde el éscandalo del Watergate que cesó a Nixon, lo requiere para que participe a esta investigación.

Después de haber ayudado a enterrar la polémica, Ford lo solicita de nuevo para animar un grupo de presión (lobby), el Committee on the Present Danger (CPD - Comité sobre el Peligro Presente).

Esta asociación es un invento de la CIA, entonces dirigida por George Bush padre. Hace campaña para promover el peligro que representa el comunismo soviético. Figuran entre sus administratores, varios reponsables de la CIA y Paul D. Wolfowitz (actual vice-Secretario de Defensa, en cargo de las operaciones en Afganistán). Paralelamente, Gerald Ford promueve al cargo de general de brigada al general William H. Craig, que había dirigido los estudios preliminares de la Operación Northwoods, como director de la National Security Agency (NSA).

El general Layman L. Lemnitzer muere el 12 de noviembre de 1988.

En 1992, la opinión pública americana se cuestiona sobre el asesinato del presidente Kennedy después de la difusión de una película cinematográfica del realizador Oliver Stone donde demuestra las incoherencias de la versión oficial.

El presidente Clinton ordena la desclasificación de grán cantidad de archivos del périodo presidencial Kennedy. En los antiguos documentos archivados del Secretario de Defensa Robert McNamara, Secretario de Defensa a la época de Kennedy, se encuentra la única copia existente del proyecto secreto «Northwoods».

[1] A Program of Covert Operations Against the Castro Regime, documento desclasificado de la CIA del 16 de abril de 1961.

[2] The Chairmen of the Joint Chiefs of Staff, Willard J. Webb et Ronald H. Cole, DoD, 1989. Swords and Plowshares, Maxwell D. Taylor, 1972.

[3] Ver nuestra investigación «Les Forces spéciales clandestines», in Les Notes d’information du Réseau Voltaire n° 235. Parar más amplios detalles, Edwin A. Walker and the Right Wing in Dallas, por Chris Cravens, South Texas State University, 1993.

[4] Les Secrets d’une reddition, Allen Dulles, Calmann-Lévy, 1967.

[5] Los documentos de la operación Northwoods han sido inicialmente publicados en Australia por Jon Elliston (Psy War on Cuba, The Declassified History of US Anti-Castro Propaganda, Ocean Press Ed., 1999) sin provocar de reacciones en Estados-Unidos. Fueron nuevamente utilizados por el periodista de ABC News, James Bamford en su historia de la NSA (Body of Secrets, Anatomy of the Ultra-Secret National Security Agency from the Cold War to the Dawn of a New Century, Doubleday Ed., 2001) suscitando entonces cierta emoción entre los historiadores.

[6] Entonces, Cuba era una colonia española. EE.UU intervino militarmente para poner fin a la colonización española de Cuba e imponerle un estatuto de protectorado.

[7] Dwight Eisenhower, Farewell Adress, 17 janvier 1961.

[8] JFK, Autopsie d’un crime d’État, William Reymond, Flammarion, 1998.

http://www.voltairenet.org/article120002.html
==========================================================
 

Stay behind: cómo controlar
las democraCIAs marionetas

Las redes estadounidenses de
desestabilización e injerencia

Por Thierry Meyssan
20 de julio de 2001
(Periodista y escritor, presidente de la Red Voltaire con sede en París, Francia. Es el autor de La gran impostura y del Pentagate)

Encargados de instruir el caso del accidente del avión militar secreto que se estrelló en 1973 en Maghera (Irlanda del Norte) así como el atentado del coche bomba en la ciudad de Paetano (Italia), los jueces venecianos Felice Casson y Carlo Mastelloni recopilan testimonios y documentos que les permitirá de demostrar convincentemente que un gobierno secreto controló Italia desde la sombra y al margen de las instituciones oficiales.

Encargados de instruir el caso del accidente del avión militar secreto que se estrelló en 1973 en la ciudad de Maghera así como el atentado del coche bomba en la ciudad de Paetano (Italia), los jueces venecianos Felice Casson y Carlo Mastelloni recopilan testimonios y documentos que les permitirá de demostrar convincentemente que un gobierno secreto controló Italia desde la sombra y al margen de las instituciones oficiales.

Mientras que los jueces convocaban en su oficina a diferentes dirigentes políticos del país, el presidente del Concejo italiano de esa entonces, Giulio Andreotti, lanzaba públicamente el 27 de octubre 1990 «una bomba», un comunicado oficial donde autentificaba la existencia de una tal superestructura: el Gladio.

«Después de la Segunda Guerra Mundial, el miedo del expansionismo soviético y la inferioridad de las fuerzas de la OTAN con relación al Kominform (Pacto de Varsovia) condujeron a las naciones de Europa del Oeste a imaginar nuevas formas de defensa no convencionales, creando en sus territorios una red oculta de resistencia destinada a actuar en caso de ocupación enemiga. Su misión: recoger información, cometer actos de sabotaje, propaganda y actos de guerrilla [...] A la luz de los recientes y significativos sucesos que han trasformado la Europa del Este, [caída del muro de Berlín ndlr.] el gobierno se ha impuesto de reconsiderar todas las disposiciones en materia de guerra no ortodoxa, de promover y verificar toda iniciativa propia, tanto sobre el plano político que técnico-militar, la actual validez y la utilidad de estos sistemas de protección sobre el territorio nacional».

Las revelaciones estruendosas de Giulio Andreotti dieron motivo para que la gente se haga la lamentable pregunta: ¿a lo largo de la Guerra Fría, las democracias occidentales fueron manipuladas por los servicios especiales de la Alianza Atlántica, hasta el punto que la democracia en sí no ha sido más que una farsa, señuelo, simulación y engaño?

Para responder a esta pregunta, comisiones de investigación parlamentarias fueron creadas en Italia [1], en Suiza [2] y en Bélgica [3]. El resultado de estas investigaciones [4] era tan lamentable y lastimoso que algunos países o Estados como Francia, prefirieron hundirse en la denegación.

La existencia de estas redes de stay-behind de espionaje y de injerencia era por tanto un secreto conocido. En 1952, la prensa alemana había revelado las actividades de un grupo de extrema derecha, el Bundesdeutscherjungend, cuyos militantes fueron armados por los servicios secretos de la Alianza Atlántica (OTAN). Su misión era preparar el asesinato de los principales lideres de la izquierda en caso de una invasión soviética. La OTAN pensaba así contrarrestar el establecimiento de un gobierno "títere" impuesto por el Ejército Rojo.

La red stay-behind fue mencionada en 1976 en el informe de la comisión de investigación parlamentaria de EE.UU. sobre la CIA presidido por el senador Frank Church [5]. Informaciones más precisas fueron dadas para conocimiento público en 1978 por el antiguo jefe del stay-behind y ex director de la CIA, Wiliam Colby, en su autobiografía [6]. Numerosos detalles han sido publicados en 1982 por el coronel Alfred H. Paddok [7], antiguo comandante del 4to. Grupo de Acción Psicológica. En el mismo año 1982, el responsable de la Oficina de Investigaciones Especiales [8], John Loftus, reveló las condiciones de reclutamiento de los stay-behind entre los agentes nazis. El periodista e historiador Gianni Flamini describió sus acciones en Italia en su monumental obra [9] (1981 a 1984). Finalmente, la redefinición de las acciones del stay-behind fue oficialmente analizado durante un coloquio organizado en 1988 por el United States National Strategy Información Center (Centro Nacional de Información Estratégica de los EE.UU.) [10]. A pesar de la abundante bibliografía y documentación de este movimiento, el conjunto de dicha información está cortada y da una imagen tergiversada del sistema. Documentos del Departamento de Estado de EE.UU. desclasificados posteriormente y publicados han completado la información respectiva, dando a conocer que un dispositivo global de injerencia en la vida democrática de los países aliados. Esta red de espionaje fue mucho más amplia de lo que se pensaba, incluso los stay-behind no fueron los únicos en participar.

William Colby (1920-1996). Director de la CIA murió de manera misteriosa cuando pescaba en su bote después que se jubiló de la CIA. © Derechos DR

Rastrear la historia de la creación y formación del más secreto de los servicios secretos no sólo brinda un interés retrospectivo, sino que permite de descubrir además la cara oculta de la política occidental desde 1947. Este servicio de espionaje, cuya existencia ha sido reconocida únicamente para afirmar que perteneció al pasado, ¿no estaría aún hoy en actividad?

A pesar que se consideró que nunca había existido, ésta red de espionaje fue disuelta oficialmente tres veces: primero en 1952, más tarde en 1973 y finalmente en 1990.

¿Y si este servicio de espionaje está aún activo, manipulando escondidamente las instituciones públicas para los intereses y fines de un poder oculto? ¿Entonces las democracias occidentales no serían más que un señuelo que favorece y nutre el poder de «algunos grandes señores»...?

La creación del stay-behind

Para responder a estas preguntas, es necesario indagar en la Historia. En los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, el servicio de contra espionaje estadounidense, la sección X2 de la OSS (Office of Strategic Services) fue encargada de localizar los agentes nazis dispersos después de la retirada de la Wehrmacht (ejército alemán). Los «stay-behind» son los que se quedaron atrás si traducimos literalmente del inglés, detrás de las líneas enemigas, generalmente se trataba de espías y saboteadores comandos. En vez de arrestarlos y fusilarlos, James Jesús Angleton, jefe del X2 y el general William J. Donovan director de la OSS, decidieron de recuperarlos y enrolarlos, en la mayor cantidad posible y/o lo máximo que se pudiera, para reutilizar estos agentes nazis o fascistas en la próxima Guerra Mundial, aquella que opondría el «mundo libre» al «peligro comunista» [11]. Habría que actuar rápido, antes que los movimientos de resistencia identifiquen a estos stay-behind» y los eliminen.

Esta operación comenzó en Italia con la devolución del jefe de los escuadrones de la muerte (Decima Mas). El príncipe Valerio Borghese fue uno de los primeros en revelar los nombres de sus agentes para salvarlos. Dicha operación fue llevada en todos los territorios anteriormente ocupados por el Tercer Reich. Así, los stay-behind franceses fueron identificados y reclutados cuando se operó el regreso de René Bousquet, secretario general de la policía francesa colaboracionista con Hitller. Cuando el Eje capitula, la operación fue extendida en Alemania, lo que hizo posible «recuperar» al general Reinhard Gehlen, ex jefe del servicio secreto del ejército alemán en el frente del Este. Después de diez meses de « tratamiento » en los EE.UU. llevado a cargo por Frank G. Wisner, Gehlen fue amnistiado y se le confió una nueva misión, la creación y dirección del Bundesnachrichtendienst (BND), el servicio secreto de la Alemania Federal [12].

La operación fue planificada por Allan Dulles, jefe de la estación de la OSS en Berna, Suiza. Dulles que gozaba de experiencia en su cargo y gracias a sus relaciones informales había logrado desarrollar contactos desde 1942 con las dos tendencias del partido nazi. Su objetivo era ahora, al final de la guerra, concluir una paz separada y buscar una alianza contra el comunismo [13]. Los agentes nazis, fascistas y oustachis que cumplieron funciones públicas durante la Segunda Guerra ya no podían ser empleados nuevamente por las administraciones estatales de Europa, simplemente por su pasado criminal. Toda esta gente fascista fue enviada y colocada en América Latina, donde podían ser nuevamente reutilizados. Su infiltración fue llevada a cabo con la ayuda de la Santa Sede, que compartía su lógica [anticomunista ndlr.] Trabajo realizado bajo la responsabilidad del Monseñor Giovanni Battista Montini, futuro Papa bajo el nombre de Pablo VI [14].

En Francia, la selección de los agentes de nacionalidad alemana fue llevado a cabo en el patio del internado de Coudray-Morancez, seminario del sacerdote Franz Stock [15].

El sacerdote Franz Stock en foto y estampilla, colaboró reclutando nazis para las redes de espionaje. Un trámite de beatificación ha sido iniciado en Roma. © Foto Derechos DR.

En 1946, el presidente Harry S. Truman se consagra a la reconversión de la economía y de las instituciones de guerra de los EE.UU. Tomando en cuenta las dificultades que su país encontró durante la Segunda Guerra Mundial, Truman decide de dotar a los EE.UU. de una industria de guerra y de servicios secretos permanentes. Esta decisión puede ser considerada como legitima cuando se demostró la improvisación en que se hallaba el país durante la guerra. Esta decisión toma en cuenta la enorme dificultad de reconvertir la gran maquinaria bélica en una economía de paz. Truman tuvo que resistir a fuertes presiones políticas viniendo de todos lados, para poder ratificar su decisión.

Según las preconizaciones del general William J. Donovan, director del OSS, la nueva Agencia Central de Inteligencia (CIA) comenzaría a sustituir parcialmente y poco a poco los servicios de la Marina, del Ejército de tierra y de la Secretaria de Estado. Su función no se resumiría en recoger información, sino que debía estar capacitada para actuar en el extranjero, violando así la soberanía de los Estados.

Si Truman estaba de acuerdo con la primera función de la CIA, no lo estaba con la segunda. Oficialmente, el National Security Act, fue validado por el Congreso en 1947, perennizando en tiempos de paz un dispositivo militar general que incluye una agencia de espionaje exterior, la CIA es desprovista de toda competencia para realizar «operaciones especiales».

La Organización Gehlen en Alemania y la red stay-behind en toda Europa no habrían tenido en adelante una justificación para continuar su existencia. De esta manera debieron ser desmanteladas.

Sin embargo, a la ocasión de los debates sobre las condiciones de ocupación de la Alemania vencida, la conferencia de ministros de Relaciones Exteriores en Moscú demostró que era casi imposible a los demás países del mundo, no tomar posición, obligándolos de esta manera a ubicarse geopolíticamente en el conflicto USA-URSS.

El primer país en escoger su «campo» fue Francia. Escogió el campo de los Anglo-Estadounidenses. Era el comienzo de una guerra no declarada y sin operaciones militares convencionales, la famosa «Guerra Fría».

Dando marcha atrás y de manera ilegal contra lo que fue decidido en el Congreso de EE.UU., Harry S. Truman constituye en secreto un nuevo servicio para conducir operaciones de guerra en tiempos de paz. La Organización Gehlen y la red de stay-behind son los que van a aportar los fundamentos y cimientos de esta nueva organización secreta.

La única base jurídica de las operaciones especiales es la National Security Council Directive on Office of Special Projects (NSC 10/2) del 18 de junio 1948. Este documento clasificado «top secret» fue dado a conocer públicamente solamente 50 años más tarde [16]. Esta directiva estipulaba que las operaciones de la red debían ser planificadas y conducidas bajo la autoridad de un Buró administrativo adjunto a la CIA y sólo en tiempos de guerra y en coordinación con el Estado Mayor del Ejército.

El jefe de este Buró sería nombrado por el Secretario de Estado, reconocido a su vez por el director de la CIA y confirmado en el puesto por el Concejo Nacional de Seguridad. Inicialmente este Buró disponía de una autonomía completa y no era supeditado a la CIA, a fin que pudiera beneficiar de un financiamiento legal. En caso de desacuerdo entre el Buró y el director de la CIA, o desacuerdo entre el Secretario de Estado y/o el secretario de la Defensa, el litigio debía ser resuelto únicamente por el Concejo Nacional de Seguridad.

Cada autoridad respectiva debía designar un oficial de enlace reconocido por el Buró, trasmitiéndole a esta persona toda la información necesaria a fin de preservar el secreto y la existencia del mismo. La competencia del Buró fue definida así: «Todas las actividades conducidas o apoyadas por el Gobierno [de EE.UU.] contra los Estados [países] o grupos hostiles, o los apoyos de Estados [países] o grupos amigos, deben ser planificados y ejecutados de manera que la responsabilidad de ningún Gobierno [actual y posteriores de los EE.UU.] pueda aparecer a las personas ajenas y no autorizadas, y si ellas son descubiertas, el Gobierno de los Estados Unidos pueda denegar de manera fehaciente toda responsabilidad. Precisamente, tales operaciones están involucradas en la actividad secreta y en relación con la propaganda; la guerra económica, la acción preventiva directa, que incluye el sabotaje, el anti-sabotaje, las medidas de destrucción y de infiltración; la subversión de Estados [países] hostiles, donde se incluye la asistencia a los movimientos de resistencia, a las guerrillas locales y a los grupos de liberación en el exilio; el apoyo a los elementos anticomunistas locales que se encuentren en los países amenazados del mundo libre. Estas operaciones no toman en cuenta los conflictos armados conducidos por las fuerzas armadas militares reconocidas, las del espionaje y el contraespionaje, la cobertura y el engaño llevadas por las operaciones militares».

La organización interna de la red a sido definida en un memorando secreto, redactado por el director principal del Buró y a la atención del director de la CIA [17]. Está dividido en cinco grupos funcionales:

 - El Grupo de guerra psicológica (prensa, radio, rumores, etc.)

- El Grupo de guerra política (ayuda a la resistencia en los países comunistas, ayuda a los movimientos en el exilio, ayuda a los movimientos anticomunistas en los países libres, estímulo e incitación a los tránsfugas).

 - El Grupo de guerra económica (impedimento y trabas en la adquisición de materiales y de provisiones, manipulación de los mercados, mercado negro, especulación sobre las monedas, falsificación de monedas, etc.).

 - El Grupo de acción directa preventiva (ayuda a las guerrillas, sabotaje, contra sabotaje, destrucción, infiltración, agentes dobles, stay-behind).

 - El Grupo «diversos».

Para Truman y su equipo, la nueva guerra no es de tipo convencional y no la opone los Estados Unidos a la URSS, es de naturaleza política, económica, psicológica y la enfrenta el Occidente al Comunismo. Los intereses de los EE.UU. se convierten en la defensa de los valores de sus «padres fundadores» [18], dándole así no una dimensión religiosa, sino mística a la Guerra Fría. Todos los medios debían ser movilizados y aplicados para que los Occidentales se reconozcan en el campo estadounidense, identificándose de esta manera al « mundo libre » y preparándose a sacrificarse por él.

El stay-behind fue y es una arma con un objetivo bien claro en esta cruzada. La expresión « stay-behind » fue utilizada por los servicios de espionaje británicos para designar a sus agentes secretos que se quedaron detrás de las líneas enemigas en el frente de guerra. Tenían por misión organizar una resistencia local, recibían ayuda y suministros gracias a los aviones que lanzaban en paracaídas el material, armas, aparatos de comunicación y de transmisión para tales fines. Durante la Guerra Fría, la idea de una ocupación soviética en Europa occidental favoreció la preparación logística de tal operativo. La idea era también reclutar una red similar pero a escala atlántica, con ayuda de anticomunistas acostumbrados a la acción secreta. A parte de los agentes nazis que fueron enrolados y enviados por la OSS, el Carmel Offie continuó reclutando personal en los medios de extrema derecha para apoyar la estructura estadounidense. Respecto a la facción ultramontana [19] de los católicos, los anglo-americanos llevaron a cabo un acuerdo global con la Santa Sede por intermedio del cardenal Francis Spellman.

Desarrollo del stay behind

Si los stay behind hubiesen tenido como única finalidad preparar la resistencia en caso de ocupación enemiga, cada país habría podido dotarse de una estructura semejante, de su propia iniciativa y bajo su autoridad. Pero en la medida que se consideraba que los comunistas (o simpatizantes, gente de izquierda) ocupaban ya parcialmente sobre el plano ideológico y político un lugar en Europa occidental, era indispensable que los stay behind escapen a la autoridad de los gobiernos, gobiernos que el «enemigo» podía tomar por vía electoral en cualquier momento gracias a las votaciones democráticas.

Con este razonamiento, acuerdos tripartitos fueron firmados entre los EE.UU., el Reino Unido y cada uno de sus aliados, autorizando a Washington a actuar en sus territorios, sin que lo sepan, sin su permiso y autorización, de manera que pudieran defenderlos de la infiltración comunista, incluso la perfilada por medios legales.

En 1949, los primeros acuerdos fueron integrados en un sistema multilateral donde hacían parte Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Francia y el Reino Unido. Todo esto estaba administrado por un comité clandestino llamado de Unión Occidental (el CCUO). Cuando se firmó el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) este sistema fue abierto a nuevos países, incluso más tarde a países geográficamente fuera del área de la OTAN. El CCUO se transformó en el Comité Clandestino de Planificación (CPC Clandestine Planning Committee), más tarde, en 1958, cambia de nombre para llamarse el Comité Aliado de Coordinación (ACC Allied Coordination Committee).

El fundamento jurídico de este dispositivo lo suministra los protocolos secretos del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a pesar que no están integrados en la Organización de la OTAN. O sea que cuando Francia se retiró de la OTAN porque así lo deseaba el célebre general Charles De Gaulle (retiro que va de 1966 a 1995), esto no implica su retiro del dispositivo secreto. La supervisión del CCUO-CPC-ACC fue asegurado por los anglo-estadounidenses, que se repartieron las zonas de influencia: los británicos controlaban Bélgica, Holanda, Luxemburgo y la península ibérica, los norteamericanos el resto. La presidencia del Comité «iba girando» entre cada país miembro.

Según el general Oswald Le Winter, antiguo oficial encargado del Gladio en el seno de la CIA, confesó que los protocolos adicionales del Tratado del Atlántico Norte estipulaba que los Estados [países] miembros renunciaban en perseguir en justicia las actividades y atentados que sus miembros realizasen. Dichos miembros eran los que componían los grupos de extrema derecha fascistas utilizados por los servicios de la organización.

Estos documentos habrían sido firmados por Robert Schuman en nombre de la Francia, cuando este era presidente del Concejo.

En los Estados Unidos, este servicio secreto al principio recibió el nombre de Buró para la Coordinación Política (OPC). Su primer director fue Frank G. Wisner [20]. Este personaje fue escogido por el Secretario de Estado, el general George Marshall en una lista que contenía seis nombres y que fue redactada [21] por su consejero George F. Keenan, el cual mantenía una estrecha relación con Allan Dulles.

Irving Brown, representante del sindicato AFL-CIO en París y Norris Chapman, diplomático con puesto en París hacían parte de la lista.

William Colby describe esa época de la siguiente manera: « Desbordando de dinamismo y de inteligencia, Wisner no ahorro sus energías y en algunos meses, con la ayuda de sus antiguos colegas del OSS, puso en funcionamiento, en el mundo entero, una nueva generación de "Templarios", encargados de defender la libertad occidental contra el oscurantismo comunista...y la guerra».

A comienzos de los años cincuenta, el general Walter B. Smith, recientemente nombrado director de la CIA, no estaba de acuerdo que el Buró permanezca en su jurisdicción solamente de manera administrativa. Smith quería que este se subordinara a su autoridad completamente. Logró obtener la fusión con la Dirección de la Planificación de la Agencia en agosto 1952. Las autoridades estadounidenses admitieron en esa ocasión que la OPC había existido y pretendieron que dicho organismo acababa de ser disuelto. No podían decir y reconocer otra cosa, ya que la fusión y las actividades de la ex OPC se mantenían ilegales.

El general Smith contó con el apoyo de Allan Dulles, antiguo jefe del OSS y hermano del Secretario de Estado John F. Dulles.

Frank G. Wisner que no logró obtener lo que deseaba, logró al menos que se le otorgara mejores condiciones, por ejemplo, se le concedió un Centro de Guerra Psicológica, que fue instalado en Fort Bragg bajo las ordenes del mayor general Robert A. McClure. Este Psychological Warfare Center recibió más tarde el nombre de Special Warfare School (1956-68), para nuevamente cambiar de nombre por el de Institute for Military Assistence (1969-83), desde 1983 se llama a este mismo centro el John F. Kennedy Special Warfare Center and School. Fort Bragg ha llegado a ser una de las bases militares más importantes en el mundo. Es allí que están estacionadas las unidades especiales de «boinas verdes».

Según el informe Church, la red contaba ya en 1952 con tres mil colaboradores, con 47 sucursales en el extranjero y de un presupuesto anual de 200 millones de dólares. Wisner revindicaba y se jactaba siempre de las hazañas de sus servicios, cómo la creación de sindicatos no comunistas en Europa (1947-50), el derrocamiento del presidente iraní Mossadegh en 1953, el del presidente Jacobo Arbenz en Guatemala (1954). Operaciones menos exitosas fueron llevadas en Albania, en Ucrania, en Polonia y en Corea [22]. Los tentáculos de la OPC se movían igualmente fuera de Europa.

En 1958, Richard M. Bissell remplazó a Frank G. Wisner. Después Richard M. Helms, Desmond Frizgerald, Thomas H. Karamessines et William E. Colby.

Desde 1968, el Comité de enlace del (CCUO-CPC-ACC) ha sido fortalecido con una nueva «articulación» llena de modalidades las más obscuras, gracias también a una reunión anual de contactos de servicios secretos europeos: el Club de Berna.

En marzo de 1973, el dispositivo fue nuevamente renovado y la Dirección tomó la denominación actual de Dirección de Operaciones. Fue dirigida por William Nelson, por William Wells, John N. McMahon, Max C. Hugel, John H. Stein, Clair E. George, Richard F. Stolz. Fue durante este periodo que las actividades del stay-behind fueron reforzadas en América latina. Una coordinación de servicios argentinos, bolivianos, chilenos, etc., fue creada en esos lugares para aterrorizar y eliminar a los líderes de la oposición. Esta coordinación contaba con el apoyo de los stay-behind españoles, franceses, portugueses, etc., para espionar y asesinar a aquellos que se fugaban de Europa. Fue por ejemplo la operación Cóndor, cuya dirección operacional fue confiada a Klaus Barbie, un nazi refugiado en Bolivia. Los responsables militares latinoamericanos del stay-behind fueron formados en los EE.UU., en la tristemente célebre Escuela de las Ameéricas (School of Americas) en Fort Bragg (Georgia). Desde 2001 esta escuela se llama Western Hemispheric Institute for Security Cooperation (WHISC) por los mismos profesores provenientes de Fort Bragg. La Escuela de las Américas fue fuertemente criticada después que se publicaron sus manuales internos de formación, dónde se demostró que cursos de tortura eran enseñados.

A la misma vez que funcionaban estas redes, el stay-behind creó una organización político-militar internacional, la logia de Propaganda Due (P2), regularmente afiliada al Gran Oriente de Italia. Ella servía de instrumento para vehicular guerra política y operaciones especiales.

Licio Gelli, el gran patrón de la P2 había sido oficial fascista de enlace entre el X2 de la OSS y la agrupación fascista Decima Mas del príncipe Valerio Borghese cuando el stay-behind estaba en curso de formación en Italia. Su logia reunía miles de personalidades del mundo político, de las fuerzas armadas, de la finanzas, de la Iglesia y del mundo de las artes, de los cuales 923 eran italianos. Gelli se convirtió en el personaje central del dispositivo atlántico al punto de ser invitado especial en las ceremonias de investidura de los presidentes estadounidenses Bush (padre), Carter y Reagan. El P2 era el puente entre los stay-behind y los agentes de otros grupos del dispositivo. Fue disuelto y sus miembros debieron enfrentar la justicia en diferentes tribunales, tanto por su implicación en las tentativas de Golpes de Estado que por su rol en la bancarrota del Banco Ambrosiano. Solo las listas de los miembros italianos y argentinos de la logia fueron publicadas.

Según nuestras informaciones, la logia P2 a sido reconstituida nuevamente bajo la cobertura de una ONG (Organización No Gubernamental) suiza de colaboración entre las ciudades del mundo. Esta asociación dispone en las Naciones Unidas de un estatuto consultativo como las grandes ONG Greenpeace y Amnistía Internacional. El hijo de Licio Gelli es el presidente y participó en la última asamblea general de la ONU.

En 1986, las armas del Gladio, escondidas en contenedores y que estaban diseminadas en toda Europa fueron remplazadas. La red fue dotada de un nuevo material de transmisión codificado, el más sofisticado, el Harpoon. Estas adquisiciones fueron facturadas por los norteamericanos a cada Estado miembro.

En 1990, estalló en Italia el escándalo del Gladio. Oficialmente los stay-behind fueron disueltos en toda Europa. En realidad, ellos continuaron y continúan de funcionar sin haber cambiado en lo absoluto. Primero bajo la dirección de Thomas A. Twetten y de David Cohen. Actualmente, el «Plan Maestro» del Pentágono prevé de separar a corto plazo las actividades de guerra política, económica y psicológica de las operaciones especiales. De tal manera que los militares y militantes ya no estarían estacionados en espera de operaciones comando sino que podrían actuar masivamente en la guerra especial. Durante los tiempos de paz, todo queda bajo control del Departamento de Estado de los EE.UU. Todo parece indicar sin embargo, que esta reestructuración será difícil en implantar.

Entre otras cosas, se ha creado un nuevo tipo de formación, llamado Asuntos Civiles. Estos cursos son dados en Fort Bragg y tienen por finalidad de preparar un personal calificado, aptos a administrar territorios ocupados, en el cuadro de misiones para el mantenimiento de la paz y maximizar así la influencia estadounidense [23].

El 12 de noviembre 1990, cuando Italia se encontraba en pleno escándalo del Gladio, el ministro de la Defensa francés, Jean Pierre Chevènement, reconoció que un Gladio en Francia había existido. Hablando «sin decir nada», aseguró que este Gladio francés siempre se quedó en una fase «durmiente», sin que haya podido activarse e inmiscuirse en la vida política interna del país. Poco después de esta declaración, el presidente francés de la época, Francois Mitterrant indicó que había ordenado al general Jean Heinrich [24] para que disuelva estas redes dormidas en tanto que jefe del servicio de acción de la DGSE (Dirección General de Seguridad del Estado, los servicios secretos franceses).

El stay behind en el mundo

La existencia del stay-behind fue oficialmente reconocida en Alemania, Austria (red Schwert), en Bélgica, en Dinamarca, en España, en Francia (Rosa de los vientos), en Grecia (Vellón rojo), en Italia (Gladio), en Luxemburgo, en Noruega, en Holanda, en Portugal, en el Reino Unido, en Suecia, en Suiza y en Turquía.

Ninguna investigación fue llevada a cabo dentro de las instituciones de la Unión Europea, a pesar de la gran cantidad de información y de los numeroso índices que dejan pensar que un stay-behind controla los engranajes esenciales de la unión pan-europea.

Se puede citar e imputarle muchos golpes de Estado en el mundo, unos exitosos, otros fracasados. A parte de los sucesos de 1958 y 1961 en Francia, los complots de Sogno y de Borghese en Italia, el Golpe de los Coroneles en Grecia, aquel intentado contra Makarios en Chipre [25].

A estas operaciones de gran envergadura, conviene de añadir aquellas de desestabilización política y de asesinatos como la del Primer ministro sueco Olof Palme.

[1] Relazione sulla vicenda « Gladio » presentatat dal Presidente del Consiglio dei Ministri (Andreotti) communicata alla Presidenza il 26 febbraio 1991, Senato della Repubblica, X Legislativa, Doc XXVII, n° 6.

[2] Informe de la Comisión de investigación Parlamentaria encargada de elucidar los hechos en gran parte acontecidos en el departamento militar federal, 1990.

[3] Informe de la Comisión de investigación parlamentaria sobre la existencia en Bélgica de una red de espionaje clandestino internacional. Senado. 1ro de octubre 1991, n° 1117-4.

[4] Gladio, bajo la dirección de J. Willems, EPO ediciones., 1991 ; Gladio, Das Erbe des Kalten Kriesges, A. Müller, 1991 ; El caso Gladio, las redes secretas norteamericanas corazón del terrorismo en Europa, Jean-François Brozzu-Gentile, Albin Michel, 1994. Ver también el remarcable documental de Allan Francovitch, Gladio, los que llevan el juego, Observer Film Company, 1992.

[5] US Congress, Senate, Select Committee to Study Governmental Operations with Respect to Intelligence Activities, Final Report, 94 th Cong., 2d sess., 1976. Extractos del informe Church fueron publicados en versión francesa en Les Complots de la CIA, manipulaciones y asesinatos, Stock, 1976. No toman en cuenta los pasajes relativos al Gladio contenidos en los libros I y IV del informe.

[6] Honorable Men, my Life in the CIA, traducido en francés bajo el título 30 años de CIA, William Colby, Presses de la Renaissance, 1978.

[7] US Special Warfare : its origins, Alfred H. Paddock, National Defence University Press, 1982.

[8] The Belarus Secret, 1982. Versión francesa : Horrible secreto, cuando los norteamericanos reclutaban espías nazis. De Gehlen à Klaus Barbie. John Loftus, Plon, 1985.

[9] Il partido del golpe. Le strategie della tensione e del terrore dal primo centrosinistra organico al sequestro Moro, Gianni Flamini, Italo Bovolenta, 4 vol., 1981 à 1984.

[10] Political Warfare and Psychological Operations, Rethinking the US Approach, US National Strategy Information Center, National Defence University Press, 1989.

[11] OSS. The Secret History of America’s First Central Intelligence Agency, Tom Brower, University of California Press, 1972.

[12] La Organización Gehlen, Richard Gehlen, Presses de la Cité et Fayard, 1972. Una versión corta fue publicada por las ediciones Saint Clair en 1975. Esta versión fue realizada por un miembro del stay-behind, el negacionista David Irving.

[13] Violando la Carta del Atlántico, el OSS tomó contacto con los dignatarios del Tercer Reich y de la Colaboración para negociar una paz y rendición separada USA-Alemania y a la vez una alianza contra la URSS. Se trataba de esta manera de voltear la lógica cínica del pacto soviético-germano. La mayor parte de estos contactos tuvieron lugar en Berna, otros en la península ibérica. Entre 1942-43, Allan Dulles recibió en Suiza las visitas de André Bettencourt, Pierre Guilhain de Bénouville et Francois Mitterant.

[14] Futuro Papa bajo el nombre de Pablo VI.

[15] Una gran misa fue celebrada en la ciudad francesa de Chartres con motivo del 50 aniversario del fallecimiento del padre Franz Stock. La ceremonia contó con la presencia del canciller Helmut Kolh de la Alemania Federal y del presidente del Senado francés René Maunory. Por este acontecimiento el canciller Kohl publicó en el prestigioso diario parisino Le Monde una nota con fecha del 25 de febrero 1998, la nota en un homenaje al sacerdote Stock, precursor de la reconciliación europea. Un trámite de beatificación ha sido iniciado en Roma.

[16] Foreign Relations of the United States, 1945-1950 Emergence of the Intelligence Establishment, Governement Printing Office, 1996.

[17] Op. cit.

[18] Los «padres fundadores» son los puritanos exiliados por la Corona Inglesa que llegaron a América del Norte en busca de una «tierra prometida». El Nuevo Mundo «descubierto» por Cristóbal Colón.

[19] Los ultramontanos son católicos que defienden la política del Papa y en contra de los intereses de las Iglesias católicas locales.

[20] Frank G. Wisner dirigió el stay-behind desde su creación en 1958. Cayó en el alcoholismo y se habría suicidado en 1965.

[21] Memorandum con fecha del 30 junio 1948 in Foreign Relations of the United States, 1945-1950 Emergence of the Intelligence Establishment, Governement Printing Office, 1996.

[22] Sobre estas operaciones, cf. The Use of Covert Paramilitary Activity as a Policy Tool : An Analysis of Operations Conducted by the US CIA, 1949-1951, Major D. H. Berger, US Marine Corps Command ediciones.

[23] Las Acciones civiles-militares. La urgencia al desarrollo : ¿cuáles son los instrumentos para Francia? Informe n° 3167, presentado por Robert Gaïa el 20 junio 2001, Asamblea nacional, Comisión de la Defensa. «Ce rapport cite en exemple pour la France la cohérence de la doctrine américaine».

[24] En 1998, el general Jean Heinrich rechazó su quinta 5ta estrella y renunció al Ejército. Dirige hoy en día la sociedad de seguridad Geos que emplea a muchos antiguos soldados de la 11 regimiento de Choque.

[25] The Cyprus Conspiracy. America, Espionnage and the Turkish Invasion, Brendan O’Malley and Ian Graig, Tauris & Co éd., 2001.

http://www.voltairenet.org/article120005.html
==========================================================
 

Guerra fría psicológica
Las ciencias de la dominación mundial

Por Denis Boneau
7 de marzo de 2005
(Periodista francés, miembro de la sección francesa de la Red Voltaire)

Las ciencias de la comunicación, cuyo desarrollo ha dirigido la CIA a partir de los años 50, han sido un instrumento esencial de la «guerra psicológica» contra los gobiernos prosoviéticos y los países resistiendo al dominio de los EEUU. En colaboración entre el ejército US y los servicios secretos, los especialistas del comportamiento ayudaron a recoger información sobre «el enemigo», a elaborar la propaganda atlantista (OTAN), a prevenir el surgimiento de movimientos de liberación hostiles a Washington, llegando incluso a servir de consejeros a los expertos en torturas. Esta «alianza entre lo científico y lo político» dio lugar a un dispositivo que aún se utiliza hoy en día para difundir la voz de Estados Unidos por el mundo.

A partir de 1945, los presidentes Harry Truman [1] y Dwight Eisenhower [2] institucionalizan las agencias de propaganda creadas durante la Segunda Guerra Mundial y les asignan como nueva misión la lucha contra la Unión Soviética y las repúblicas socialistas, a las cuales las designan como países satélites.

La estrategia general que elaboraron Truman y sus consejeros, llamada «containment», consiste en bloquear la expansión del comunismo mediante el control de los movimientos de emancipación nacional que pudieran tener la intención de llevar al poder a dirigentes prosoviéticos o prosocialistas. Este ambicioso proyecto exige la colaboración de expertos capaces de proveer datos geográficos, económicos, culturales, psicológicos y sociológicos que puedan ser explotados por el ejército y los servicios secretos.

En ese contexto, ciertos especialistas de «ciencias» del comportamiento, algunos de los cuales habían sido utilizados ya contra el Tercer Reich, son enrolados en los nuevos servicios de propaganda de la Guerra Fría.

Ya en noviembre de 1945, el general John Magruder propone confiar a la inteligencia militar un ambicioso proyecto de propaganda «en tiempo de paz» basado en el aporte de las ciencias humanas. Pero su iniciativa no logra convencer al presidente estadounidense Truman quien decide el desmantelamiento del OSS [3] de «Wild Bill» Donovan, protegido de Roosevelt.

Siguiendo la misma lógica, el Buró de Información de Guerra (OWI) [4], acusado de haber favorecido la reelección de Roosevelt en 1944, es disuelto. En enero de 1946, Truman establece el Grupo Central de Inteligencia (CIG) que se convierte en la Agencia Central de Inteligencia (CIA) algunas semanas después.

Las operaciones son inconfesables e inimaginables: -«propaganda, guerra económica, acción directa preventiva, sabotaje, antisabotaje, demolición, subversión contra los Estados hostiles, asistencia a movimientos de liberación clandestinos, guerrilla, asesinatos, apoyo a grupos indígenas que combatan los países enemigos del “mundo libre”...» son confiadas a la OPC [5], dirigida por un veterano del OSS, Franck Wisner. Teóricamente la OPC depende de la CIA.

En la practica Wisner, bajo la complaciente autoridad de George Kennan, dispone de una libertad de acción más que amplia. La OPC se encarga de una parte substancial de las operaciones de «guerra psicológica». Wisner recluta para ello científicos que garantizarán la búsqueda de datos y se encargarán de convencer a intelectuales «neutros» y, claro está, de elaborar la propaganda atlantista (de la OTAN).

¿Qué es la guerra psicológica?

Las operaciones psicológicas designan un conjunto muy amplio de actividades que van de la propaganda radial a la tortura y demandan conocimientos profundos sobre las poblaciones a las que van dirigidas. En un documento redactado en 1948, las fuerzas terrestres estadounidenses definen así la «guerra psicológica»: «[Esta] emplea medios físicos o morales diferentes a las técnicas militares ortodoxas, medios que buscan:

 - Destruir la voluntad y la capacidad combativa del enemigo.
 - Privarlo del apoyo de sus aliados.
 - Acrecentar entre nuestras tropas y las de nuestros aliados la voluntad de vencer.

La guerra psicológica utiliza toda arma que pueda influenciar la voluntad del enemigo. Las armas son psicológicas solamente por el efecto que producen y no por su naturaleza misma. Por ello, la propaganda abierta (blanca), secreta (negra) o gris -subversión, sabotaje, asesinatos, operaciones especiales, guerrilla, espionaje, presiones políticas, culturales, económicas y raciales- son consideradas como armas utilizables [en el marco de la guerra psicológica]».

Para llevar a cabo este programa de «guerra psicológica», los servicios secretos reclutan especialistas de las ciencias del comportamiento capaces de inventar la propaganda blanca «simple, clara y repetitiva» y la propaganda negra destinada a sembrar en el campo del adversario «el desorden, la confusión... el terror».

Proyectos Troy y Camelot

El proyecto Troy consiste en movilizar investigadores para definir los diferentes medios disponibles para difundir la «Verdad» (la propaganda estadounidense) del otro lado de la Cortina de Hierro (3). El objetivo es reforzar el dispositivo de la Voice of America (VOA), red de radiodifusión creada por el International Information Service (IIS), un organismo que estableció Truman para reemplazar el OWI.

Voice of America es una operación de propaganda «blanca». Su objetivo es la promoción de Estados Unidos («Democracia», «American way of life», «Libertad» son, claro está, los principales leitmotiv del discurso de la VOA). En el punto de partida del proyecto Troy está James Webb, consejero del secretario de Estado Dean Acheson y partidario precoz de la «guerra psicológica». Weeb aconseja el acercamiento entre expertos universitarios y el gobierno.

Los científicos del proyecto Troy establecen un informe donde afirman que Voice of America no bastará para penetrar la Cortina de Hierro. Ante este relativo fracaso, aconsejan otros medios. El proyecto Troy debía concentrarse inicialmente en la radiodifusión y el lanzamiento de propaganda mediante globos.

Yendo más allá de los objetivos que proponen sus mecenas -la fuerza aérea, la marina de guerra y probablemente la CIA-, los expertos proponen otros canales para vehicular la propaganda «blanca»: intercambios universitarios, publicación de libros... y apuntan que la información puede propagarse utilizando simplemente el correo y mediante diarios profesionales u otras publicaciones comerciales e industriales.

El estudio incluye recomendaciones prácticas muy precisas. Los miembros del proyecto Troy [6] aconsejan, por ejemplo, centralizar las operaciones de propaganda. Siguiendo esa opinión, Truman establece el Psychological Strategy Board, intensifica los estudios sobre la «sociedad soviética» [programa de entrevistas con disidentes] y favorece la creación del CENIS [7].

Esta primera colaboración de gran envergadura prefigura operaciones similares. La fuerza aérea pide, en 1950, un informe sobre la población coreana. Wilbur Schramm (considerado como el padre fundador del paradigma de la comunicación de masas), John Ridley y Fredericks Williams reciben la misión de entrevistar refugiados anticomunistas para elaborar una táctica de propaganda en Corea.

El estudio da lugar a dos tipos de documentos: publicaciones en Public Opinion Quaterly (POQ), la revista oficial de los partidarios de la «guerra psicológica», un libro intitulado The Reds Take a City así como un informe secreto destinado a las fuerzas terrestres.

Otra expresión de la «guerra psicológica», el proyecto Camelot, consiste, en los años 60, en establecer modelos sobre los procesos que conducen a revoluciones nacionales en los países del Tercer Mundo para facilitar la dirección de operaciones de contra-insurrección.

Camelot ilustra a la perfección la intensificación de las relaciones entre los estudiosos del comportamiento y los servicios secretos estadounidenses. Emprendido en 1963, este proyecto, destinado a facilitar las intervenciones en Yemen, Cuba y el Congo belga, debe -teóricamente- permitir prever y prevenir el riesgo de revolución.

En Chile, algunos diarios de izquierda denuncian la implicación del gobierno estadounidense, que dirige Camelot mediante la Organización de Investigación de Operaciones Especiales (SORO). El «plan de espionaje yanqui» fracasa parcialmente ya que, al parecer, las conclusiones del estudio servirán a los servicios secretos estadounidenses para derrocar a Allende y establecer en Chile la junta del general Pinochet [8].

Enrolar a los universitarios

El entendimiento entre un grupo de universitarios y las fuerzas terrestres permite la aparición de una nueva ciencia concebida como un instrumento destinado a los servicios secretos. Las ciencias de la comunicación y el paradigma de «la comunicación de masas», financiados por créditos de la fuerza aérea, la marina de guerra, la CIA, el Departamento de Estado (...) aportan numerosos elementos útiles con el fin de elaborar una propaganda eficaz que debe atravesar la Cortina de Hierro por diferentes vías (volantes, radiodifusión...).

El campo de estudio de la disciplina es amplio: técnicas de persuasión, sondeos de opinión, interrogatorios, movilizaciones políticas y militares, propagación de ideología...

Para satisfacer la demanda de datos científicos se toma la decisión de financiar varios centros:

 - Bureau of Applied Social Research (BASR), de Paul Lazarsfeld, instalado en la universidad de Columbia.

 - Institute for International Social Research (IISR), de Hadley Cantril.

 - Center for International Studies (CENIS), de Ithiel de Sola Pool (Instituto Tecnológico de Massachussets) cuyos fondos, distribuidos por la Fundación Ford [9], provienen en realidad de la CIA.

 - Bureau of Social Science Research (BSSR), financiado directamente por la CIA que desea perfeccionar las técnicas de interrogatorio.

O sea, se concibe la tortura como un campo de investigación de las ciencias sociales [10]. A partir de la guerra de Corea, se le encarga al BSSR, principal centro de investigación de la propaganda «negra», la realización de diferentes estudios a pedido del ejército.

Se trata esencialmente de determinar los «blancos y factores de vulnerabilidad» de las poblaciones de Europa del Este teniendo el cuidado de definir diferentes «aspectos de la violencia psicológica». Concretamente, el BSSR elabora informes sobre los efectos de las técnicas tradicionales de interrogatorio de prisioneros -descargas eléctricas, golpes, drogas... Financiados por la CIA (50% del presupuesto social del centro), estos estudios permiten recoger información, específicamente sobre las poblaciones de Vietnam y de África, con el objetivo explícito de mejorar la eficacia de la tortura [11].

Una revista: Public Opinion Quarterly

En 1937, De Witt Poole, de la universidad de Princeton, crea la revista Public Opinion Quarterly (POQ). Esta publica artículos de «guerra psicológica», provenientes sobre todo del OWI, estudios sobre el estado moral de los civiles alemanes durante la guerra, ensayos sobre el entrenamiento de las tropas, reflexiones sobre la propaganda de guerra... Ciertas investigaciones parecen inspiradas directamente en las preocupaciones de los servicios secretos y las agencias de propaganda (sondeos de opinión en Francia e Italia...)

Paul Lazarsfeld

El consejo de administración de la revista se compone de especialistas que participan en el proyecto psicológico de la CIA: Paul Lazarsfeld, Hadley Cantril, Rensis Likert y De Witt Poole (que se convertirá más tarde en el presidente del National Committee for Free Europe).

El estudio de los sistemas de comunicación de los países que domina la Unión Soviética o que podrían ser conquistados por grupos comunistas permita recoger informaciones que los estrategas de las fuerzas terrestres pueden utilizar inmediatamente, así como indicaciones -a veces muy precisas- sobre las modalidades de propagación de la propaganda «blanca» y los métodos «negros» de difusión del terror. Las ciencias de la comunicación, concebidas como medios de vigilancia y de coerción, tienen por consiguiente una vocación puramente manipuladora.

Las ciencias de la coerción contra el neutralismo

El paradigma de la comunicación de masas, surgido del financiamiento de los servicios de la Guerra Fría, se inserta en un plan intelectual más amplio que consiste en dividir el mapa del mundo según la lógica maniquea de los estrategas estadounidenses. Las tesis que defiende el patriarca de esta disciplina, Wilbur Schramm, dan una perspectiva de esta dimensión reductora de las ciencias de la comunicación.

El sistema de Schramm (como el de Leo Strauss) se basa en el antagonismo «good guys / bad guys» (buenos y malos). Ese principio moral (el comunismo simboliza el Mal y Estados Unidos el Bien) es compartido por la mayoría de los intelectuales o científicos comprometidos con el gobierno estadounidense en la lucha contra la expansión soviética. En esta lucha maniquea, el neutralismo se ve obligatoriamente como una traición.

Más que convencer a los partidarios del comunismo, el combate intelectual consiste en implicar a los neutrales. En el Congreso por la Libertad de la Cultura, los New York Intellectuals seguidos por una multitud de defensores europeos del atlantismo, como Raymond Aron, en Francia señalan el neutralismo como blanco fundamental de «su» trabajo.

Los especialistas de la comunicación trabajan también a favor de ese plan general concebido por la CIA y la OPC. En un artículo publicado en POQ, Daniel Lemer se interroga sobre los diferentes aspectos del neutralismo y elabora un retrato tipo de los individuos que forman parte de esta categoría. A la pregunta ¿Cómo reconocer a un neutral?, el autor responde: «[Para un neutral] escoger entre Estados Unidos y la URSS no es lo mismo que escoger entre la libertad y la esclavitud». Lemer establece varios síntomas de neutralismo: «Paz, seguridad, distensión de las relaciones internacionales».

Más allá del parecido entre las líneas ideológicas de la «guerra psicológica» y las del Congreso por la Libertad de la Cultura que muestran la coherencia relativa del plan concebido por Wisner y los dirigentes de la CIA, se puede notar que los especialistas de la «manipulación de masas» son frecuentemente marxistas arrepentidos. Un ejemplo de ello es la carrera de Paul Lazarsfeld. A fines de los años 20, el que será uno de los principales ideólogos de la «comunicación de masas» es un socialista activo.

En Francia, tiene relaciones con la SFIO y con Leo Lagrange. En 1932, la Fundación Rockefeller le ofrece una beca de dos años para estudiar en Estados Unidos. Considerando que existe «una correspondencia metodológica entre la compra de jabón y el voto socialista», se da a conocer escribiendo artículos de marketing.

El gobierno y los servicios secretos reparan rápidamente en él y colabora en un programa de investigación sobre los efectos de la radiodifusión (el Radio Research Program) financiado por la Fundación Ford y fundado por el BASR, cuya fuente de financiamiento son esencialmente los contratos del ejército y de la CIA.

En 1951, es nombrado consejero para las Ciencias Sociales en la Fundación Ford. Facilita entonces la creación en Austria de un Instituto de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales y el comienzo de un programa de intercambio con Yugoslavia y Polonia. En los años 60, se le asignan puestos de experto ante la UNESCO y la OCDE [12].

Paul Lazarsfeld rompió, por tanto, con los grupos socialistas para incorporarse a los equipos científicos de la «guerra psicológica». Pero no es el único que siguió ese camino, digno de los New York Intellectuals [13]. Leo Lowenthal, uno de los principales colaborares de POQ, también participó activamente en la elaboración de técnicas «psicológicas» para combatir a sus ex-amigos marxistas.

El terreno científico de los «estudiosos del comportamiento» es el estudio de los sistemas de comunicación de los países «de riesgo». Por consiguiente, no tiene nada de sorprendente el que la historia de esa disciplina esté ligada a conflictos (Corea, Vietnam... y, secretamente, Chile y Angola...) en los que interviene Estados Unidos durante la Guerra Fría.

Vigencia de la «guerra psicológica»

El dispositivo creado por Wisner se mantuvo al término de la Guerra Fría. Paralelamente al reclutamiento de los «estudiosos del comportamiento», la CIA financió la creación de numerosos centros de investigación internacional o «area studies» con el objetivo de producir información sobre las zonas geográficas «de riesgo».

Ya en 1947, la Fundación Carnegie provee los fondos necesarios para la creación del Centro de Investigaciones sobre Rusia (Russian Research Center). A partir de 1953, una de las principales pantallas de la CIA, la Fundación Ford, procura fondos a 34 universidades para que se desarrollen en ellas investigaciones internacionales.

Este proyecto se extiende más allá de Estados Unidos. La Fundación Rockfeller financia, verificando cuidadosamente la etiqueta política de los investigadores subvencionados, diferentes centros de «Area studies» en Francia. La VIª Sección de la Escuela Práctica de Altos Estudios, que se convertirá más tarde en Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales (EHESS), acoge equipos de investigadores que generan trabajos sobre China, Rusia y otras regiones de interés para los servicios estadounidenses. Aún hoy, los estudios internacionales siguen estando entre las preocupaciones esenciales de la EHESS.

Asimismo, la Voice of America, la red de radiodifusión de la propaganda estadounidense -juguete favorito de los estudiosos del comportamiento del proyecto Troy- sigue en activo. La ley, votada por el Congreso en 1960, que promulgó el presidente Ford estipula: «La comunicación directa [la propaganda blanca] por radio con los pueblos del mundo sirve a largo plazo a los intereses de Estados Unidos (...) Las noticias de la VOA serán precisas, objetivas y completas (...) La VOA presentará la política de Estados Unidos de manera clara y eficaz (!)»

Difundidos mediante el transmisor de Greenville (Carolina del Norte), los programas de la VOA se destinan actualmente a los países africanos y parecen dirigidos esencialmente a servir de contrapeso a la influencia francesa en la región (la VOA estableció además un servicio en idioma francés en 1960).

Proclamando su independencia, la VOA concluya así su carta: «En el mundo, y específicamente en África, la radio sigue siendo el principal medio de acceso a la información. Hoy como ayer (sic), nuestro objetivo es presentar programas que contengan informaciones fiables e imparciales, con las cuales deben poder contar nuestros oyentes».

De manera general, las ciencias de la comunicación favorecieron el surgimiento de una nueva forma de propaganda de guerra adaptada a la Guerra Fría, o sea concebida no para un afrontamiento clásico sino a la vez para la batalla ideológica Este-Oeste y los conflictos de baja intensidad que tuvieron lugar en el Tercer Mundo.

En 2001, la administración de George W. Bush reactivó el conjunto de dispositivos de la Guerra Fría, no para luchar contra la Unión Soviética sino para imponer un Nuevo Orden Mundial. A partir de los atentados del 11 de septiembre 2001, la justificación de esta reactivación han sido las necesidades de la «guerra contra el terrorismo».

En ese contexto, la CIA recurre de nuevo a las universidades. El director de investigaciones científicas en el seno de la Agencia, John Philips, tomó el control del Rochester Institute of Technology; Michael Crowl, subdirector de la sociedad de economía mixta de la CIA en el sector informático, se convirtió en rector de la universidad de Arizona; mientras que Robert Gates (ex-patrón de la CIA bajo Bush padre) dirige actualmente la Texas A&M University.

[1] Presidente democrata de los EEUU (1884-1972), remplazó a Roosevelt y ordenó arrojar la bomba atómica sobre Japón. Apoyo la Guerra Fría y desarrolló una política agresiva frente a la Unión Soviética y la China comunista

[2] General y presidente republicano de los EEUU (1890-1969), comandante en jefe de la OTAN

[3] La OSS (Office of Strategic Services) es un servicio secreto de inteligencia y acción exterior, establecido durante la Segunda Guerra Mundial. Utilizó a personalidades de las ciencias sociales como Herbert Marcuse o Margaret Mead.

[4] El Office of War Information se encontraba bajo la dirección de Elmer Davis.

[5] La OPC (Office of Policy Coordination) es la estructura directiva de la red «stay-behind». Ver: «Stay-behind: Las redes estadounidenses de desestabilización y de injerencia» por Thierry Meyssan, Voltaire, 20 de julio de 2001.

[6] Alan Needell, «Project Troy and the Cold war annexation», in Universities and Empire, Money and politics in the social sciences during the Cold war, The New Press, 1998.

[7] El Center for International Studies (CENIS) es un departamento del célebre MIT (Massachusetts Institute of Technology) dirigido por Max Millikan.

[8] Ellen Herman, «Project Camelot and the Career of Cold War Psychology», ibid.

[9] «La Fundación Ford, fachada filantrópica de la CIA», Voltaire, 31 de enero de 2005.

[10] «Los manuales de tortura del ejército de los Estados Unidos» por Arthur Lepic, Voltaire, 8 de junio de 2004.

[11] Christopher Simpson, Science of Coercion, Communication Research and Psychological Warfare, 1945-1960, Oxford University Press, 1994.

[12] Michael Pollack, «Paul Lazarsfeld, fondateur d’une multinationale scientifique» (Paul lazarsfeld fundador de una multinacional científica), in Actes de la recherche en sciences sociales, n° 25, enero de 1979.

[13] «Los New York Intellectuals y la invención del neoconservadurismo» por Denis Boneau, Voltaire, 4 de febrero de 2000.

http://www.voltairenet.org/article124110.html