Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 398 al 417 
AsuntoAutor
Aspectos de Dios Adaswan
Enviar carta a Amn Susana P
sos parte del 86%? Graciela
RV: El Manifiesto Graciela
RV: Bases para Con Graciela
Boletín Cuántico d Susy Per
Traducción de La E Susana P
INVITACIÓN - APERT Julio Ri
RV: Mision HALO Graciela
El Fluir de los De Susana P
CONVERGENCIA 17-AG Proyecto
RV: Proyecto OPCIO Graciela
8 de agosto - El p Susana P
redes Adaswan
Celebración a la M Adaswan
RV: Charlas para l Graciela
Fw: INVITACION MED ami
Reglas y Reglament Susana P
VERSION CORREGIDA Susana P
LOS DOLORES FÍSICO Susana P
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 403     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] RV: [vicenteba] El Manifiesto Argentino
Fecha:Sabado, 3 de Agosto, 2002  18:01:39 (-0300)
Autor:Graciela Leiva <hologramlove @.......com>

 
----- Original Message -----
Sent: Saturday, August 03, 2002 4:56 PM
Subject: [vicenteba] El Manifiesto Argentino

 
 
CUARTO MANIFIESTO A LA NACION

SUMEMOS MILLONES DE FIRMAS PARA EXIGIR LA REFORMA CONSTITUCIONAL. NO A LA NUEVA TRAMPA ELECTORAL.


 

Si quiere sumar su firma, envíe un email con Nombre, Apellido y DNI a: sifirmomanifiesto@hotmail.com
Si quiere organizar una lista, junte de a 50 (cincuenta) firmas y envíelas (de 50 en 50) a la misma dirección.

 

    Nosotros, Pueblo de la Nación Argentina, viendo con dolor el estado de la República a menos de 200 años de constituída, nos manifestamos en favor de cambios profundos para terminar con la ineficacia, la cobardía y la deshonestidad de nuestros representantes, que deliberan y gobiernan en nuestro nombre pero en contra de nuestros intereses.

    Reconociendo que la conducta de los pueblos es factor de su destino histórico y para no dar más oportunidades a la rapiña de los que acechan detrás de nuestras equivocaciones, asumimos la responsabilidad de modificar esa conducta, tarea que cae sobre nuestras espaldas y que en este Manifiesto no delegamos en ningún líder, grupo, partido, organización ni representante.

    Nuestra única ideología es la convivencia, basada en el respeto por los demás y por las normas que deben regir todo comportamiento público. Nos pronunciamos por el efectivo y riguroso imperio de la Constitución y de la Ley, sin atajos, excepciones o impunidades. Y nos comprometemos a luchar por todos los medios no violentos a nuestro alcance en defensa de la Paz Social, y por el restablecimiento de una Justicia independiente, sin la cual instituciones, leyes y Constitución, y aún bienes, honor, vida y sueños son letra muerta.

    Los firmantes somos concientes de que la corrupción ha carcomido la trama social, política y económica de nuestro país, y nos compremetemos a seguir trabajando para que en la Argentina se recuperen la decencia, la dignidad y la autoridad.
Por lo tanto:

1)
Rechazamos la repetición de las mismas conductas y procederes que condujeron a la Argentina a la situación desastrosa en que hoy se encuentra. No queremos cambios sólo aparentes ni admitimos más simulaciones. Repudiamos y rechazamos las trampas del sistema político imperante, que desde hace décadas intercambia los mismos funcionarios en los mismos puestos, provenientes de los mismos partidos y con las mismas repudiables conductas. Rechazamos todas las componendas que ya se vislumbran tendientes a reciclar el sistema. Las maniobras que se implementan desde el gobierno y los partidos Justicialista y Radical, es evidente que están siendo organizadas para la reinstalación de los mismos que irresponsable y delincuencialmente nos llevaron a la actual situación. Rechazamos todos los intentos de perpetuar a las actuales dirigencias y autoridades en todos los poderes del Estado, particularmente el Congreso y la Justicia.

2)
De continuar profundizándose el actual engaño electoral, consideraremos estrategias populares alternativas (como la abstención activa y revolucionaria, el no-voto activo o el voto en blanco) para no convalidar el fraude ni el retorno de los mismos que vendieron la Patria, y para así deslegitimar a los supuestos vencedores de la farsa electoral que se avecina y que hasta el momento no es más que una vulgar interna partidaria.

3)
Rechazamos todas las maniobras tendientes a justificar cualesquiera formas de violencia, como las que se evidencian desde el poder y los sectores más reaccionarios a los cambios y a la Democracia. Rechazamos que nos sigan amenazando con el caos inminente que ellos mismos han venido provocando. No es cierto que vamos hacia la anarquía: la anarquía es lo que estamos viendo hoy en las calles; la verdadera anarquía es el desgobierno y la lucha interna del Sistema. La anarquía son la interna feroz del Partido Justicialista y la agonía cobarde del Radicalismo. Agitan el fantasma de siempre -el caos y la anarquía- como si ellos no tuvieran nada que ver, pero lo hacen como estrategia de supervivencia, para ganar tiempo. Pero están perdidos, acabados, porque no hay manera de que recuperen la credibilidad de una sociedad que los odia.

4)
Sostenemos que el Sistema Político actual no tiene arreglo y debe ser sustituido. La República necesita con urgencia un nuevo sistema político basado en la Verdad, la Solidaridad, la Justicia, la Equidad, sin populismos ni demagogias, y en el que todos los conflictos se resuelvan mediante la No-Violencia y el respeto inflexible a la Constitución y a la Ley. Es hora de que nuestro país se encamine por los senderos de la legalidad sin cortapisas, atajos, excepciones ni impunidades. Para ello es indispensable un nuevo sistema democrático participativo, semidirecto y con firmes controles ciudadanos en el manejo de todos los asuntos públicos y con estricta vigilancia de las nuevas representaciones. Es en tal sentido que proclamamos y hacemos nuestra la exigencia de que "se vayan todos". Aún sabiendo los riesgos que conlleva tal proclama, afirmamos que es indispensable que primero "se vayan todos y no quede ni uno solo". Trabajando seria y responsablemente, sin ambiciones personales o de sectores y ejerciendo la democracia y el diálogo, ello es perfectamente posible y en eso estamos empeñados millones de argentinos, decididos a resignificar los conceptos básicos fundamentales de nuestra República: Libertad, Democracia, Solidaridad, Verdad, Justicia, Honestidad, Federalismo, Trabajo y Paz.

5)
Exigimos también el juicio y castigo a los culpables de la indefensión de la Patria. Nos pronunciamos por la instauración de una CONADEP de la CORRUPCIÓN, que juzgue a todos los responsables del desastre y haga que respondan con sus patrimonios y su responsabilidad histórica el crimen que cometieron contra la República Argentina.
La Argentina no necesita en esta hora de nuevos planes electorales, sino de un proyecto de país que sea perdurable y capaz de satisfacer las necesidades de sus habitantes. Llamamos a todos los argentinos a asumir los Principios Básicos para la Reconstrucción de la República que se enumeran a continuación (o en hoja adjunta).
No queremos que retornen, no lo permitiremos.
Por todo esto, Nosotros, pueblo de la Nación Argentina, exigimos un plebiscito abierto y libre, garantizado y controlado por organismos internacionales, tendiente a una nueva Convención Constituyente que establezca las bases de una nueva República, en armonía y concordia, basada en la Verdad, la Justicia y la Paz.
Firmamos y hacemos firmar este Manifiesto a la Nación, a 20 de Julio de 2002, en toda la República Argentina.

Aquí cada uno pone su firma y numero de documento, y se hace la lista hasta completar 50 firmas, que se envian a: sifirmomanifiesto@hotmail.com

Además el texto puede ser fotocopiado y hecho circular en papel, juntando firmas.
En tal caso se recomienda imprimir también lo que sigue, para que quienes firmen conozcan la parte propositiva.

  • Por la indivisibilidad territorial de la República Argentina.
  • Por la recuperación de nuestra capacidad de decisión política como país soberano.
  • Por la suspensión responsable del pago de la deuda externa pública, con análisis de la deuda legítima y discriminación de la ilegítima.
     
  • Por la salud, la educación y la previsión social como asuntos de responsabilidad estatal básica e indelegable.
  • Por la recuperación del manejo de todos los recursos naturales como función exclusiva del Estado. Por la urgente realización del Inventario General de Bienes del Estado (nacional, provincial y municipal) que ya propusimos en nuestro primer Manifiesto a la Nación.
  • Por un nuevo Pacto Federal de Coparticipación que sustituya el actual sistema de chantaje entre el gobierno Nacional y los Provinciales, que además distorsiona el federalismo. Por la discusión de un nuevo sistema de proporcionalidad en el reparto de los impuestos nacionales, del que participen todos los sectores (empresarios, sindicatos, educadores, pueblo en general) que sea elevado, plebiscito mediante, a rango constitucional.
  • Por la creación de un sistema bancario nacional basado en la cooperación y el interés social. Por la reorganización del Mercado Financiero garantizando la libertad de mercado pero estableciendo impuestos a las transacciones especulativas.
  • Por la terminación de todos los intentos de privatización del Banco de la Nación Argentina, cuya función de fomento y sostén de la producción nacional debe ser restaurada por encima de presiones, sean del Fondo Monetario Internacional o de la banca internacional, pública o privada.
  • Por la sustitución de todos los planes de asistencialismo clientelista por un Plan Nacional de Generación de Empleos genuinos. Por el restablecimiento del tejido de pequeñas y medianas empresas, de producción y de servicios, que es el principal sistema empleador de todo país. Por la urgente abolición del perverso entramado de impuestos y requisitos burocráticos que entorpece la generación de empleos, y por la eliminación de indignos sucedáneos como son los Planes Trabajar y similares, que además implican amiguismo, favoritismo político y clientelismo electoral.
  • Por una Política de Reactivación Industrial seria y consistente, para la que es necesario cambiar radicalmente las políticas de impuestos y de estímulos.
  • Por establecer con carácter de urgente un Sistema de Seguro de Desempleo, de acuerdo a la propuesta del FRENAPO.
  • Por un Programa de Reorganización de Empresas del Estado en áreas estratégicas como Granos, Carnes, INTA, INTI, Vialidad Nacional y Comercio Exterior, entre otras.
  • Por un Plan de Desarrollo para pequeños propietarios agrícolas, que les garantice precios sostén y que subsidie la actividad agropecuaria como se hace en los Estados Unidos y Europa, con el doble objetivo de estimular su producción y favorecer su arraigo.
  • Por la renegociación de los contratos con las empresas de servicios públicos privatizadas.
  • Por la reorganización y modernización del Sistema Aduanero Nacional, dotándolo de firmes y múltiples sistemas de control por parte de la ciudadanía.
  • Por un nuevo Sistema Impositivo con eficaces mecanismos de control, que asegure la equidad fiscal sobre los principios de que deben pagar más quienes más tienen y más ganan; y que toda actividad especulativa debe causar impuestos. Y por bajar los impuestos, y simplificarlos, a fin de lograr que los precios de nuestros productos industriales, comerciales y servicios sean competitivos internacionalmente.
  • Por la restauración de los principios básicos tradicionales de la Política Exterior Argentina: respeto por la autodeterminación de los pueblos; no intervención y no alineamiento; neutralidad en los conflictos entre terceros estados; colaboración máxima para el restablecimiento de la paz en todos los conflictos; rechazo de toda política expansionista; y participación activa en los organismos internacionales, particularmente los que tienen por objetivo el mejoramiento ambiental, educativo, científico y de salud para los habitantes del planeta.
  • Por la elaboración de Normas de Control y Transparencia de todos los actos públicos o de gravitación pública, para la lucha eficiente y consistente contra la corrupción, con un marco legal basado en el principio de la desconfianza y no del idealismo, que reconozca las contradicciones de la naturaleza humana y sus debilidades, y que dificulte las posibilidades de que lo corruptible se corrompa.
  • Por un Poder Judicial realmente independiente, orgulloso de su independencia pero controlado por el Poder Legislativo y absolutamente alejado del Ejecutivo. Para ello, el Poder Judicial en la Argentina debe ser declarado en comisión y la Corte Suprema de Justicia reorganizada con cinco miembros consagrados mediante un plebiscito nacional convocado al efecto.
  • Por la adopción del principio básico de que ningún cargo público podrá ser desempeñado por una misma persona por más de ocho años continuados. Por ninguna persona, en ningún fuero y en ningún ámbito (nacional, provincial o municipal). Ni por elección ni por designación. Por ello, quienes hayan desempeñado cargos (uno o varios) durante ocho años, deberán volver a la vida privada y sólo podrán reincorporarse a la función pública luego de esos cuatro años y por otros ocho. Proponemos que el principio de la "No reelección" adquiera rango constitucional. Así se acotarán las "carreras" políticas vitalicias y la Política será un auténtico servicio público.
  • Por una Reforma Política seria y profunda, evaluada con serenidad y decidida no al calor de las pasiones sino luego de un debate en el que se garantice la libre expresión de la ciudadanía, y cuyas decisiones finales deben ser sometidas a un plebiscito nacional vinculante. Nos remitimos a la completa propuesta desarrollada en nuestro Tercer Manifiesto a la Nación.
  • Por la reorganización del Sistema Electoral, garantizando por lo menos estos principios: a) el voto uninominal en combinación con el plurinominal; b) todos los ciudadanos podrán votar aunque no se encuentren en su lugar de empadronamiento. c) el Estado no pagará a los partidos por los votos que hayan obtenido. d) el financiamiento de la política será controlado por organismos especiales que a su vez serán controlados por la Corte Suprema de Justicia en audiencias públicas.
  • Por la reformulación del papel de las Fuerzas Armadas, con base en las propuestas dadas a conocer oportunamente en nuestro Primer Manifiesto a la Nación.
  • Por la terminación de los monopolios informativos y el acotamiento legal de los llamados multimedios, para que sólo les sea permitido expandirse en forma horizontal. Y por la organización de un sistema multimedial público, no oficial, con directivos surgidos de concursos transparentes y públicos, y con programación y gestión sometida a control ciudadano.
  • Por una Ley de Información Pública orientada a la transparencia en la gestión pública, la rendición de cuentas y el buen manejo de los intereses ciudadanos, que disponga que toda la información gubernamental (nacional, provincial y municipal) es pública y puede ser consultada por personas y organizaciones, mientras que los casos de informaciones reservadas deberán ser perfectamente precisados e identificados.
  • Por la discusión y aprobación de una consistente Política Ambiental Nacional.
  • Por la creación de un Consejo Federal de la Cultura, integrado por artistas y organismos, así como por representantes de cada una de las provincias y de la Nación. Convocatoria a la Nación toda para debatir y organizar un Plan Nacional de Cultura con proyección a por lo menos 15 años.
  • Por la Moralización de la Gestión Pública, para que esté sometida a fuertes controles basados en la independencia, capacidad, integridad y acceso a la información y tendientes a limitar las "carreras" políticas de acuerdo con las propuestas ya formuladas en nuestro Primer Manifiesto a la Nación.
  • Por la Reorganización de un Nuevo Sistema Jubilatorio, con eliminación de todas las jubilaciones de privilegio.
  • Por una Política Ferroviaria, Caminera y de Transportes que otorgue prioridad a la corrección de la desigualdad entre los trabajadores habitantes de las grandes ciudades y los del interior.
  • Por la reactivación de Vialidad Nacional como organismo de control y aplicación de peajes razonables en todo el país, y por la renegociación de los contratos con los concesionarios para modernizar la red carretera nacional, así como estimular un sistema alternativo de rutas comunales o regionales autosustentables.
  • Por una Política de Juegos de Azar que grave fuertemente todas las actividades inútiles o innecesarias, hasta un nivel que las desaliente. La Lotería Nacional de Beneficencia y Casinos debe reconvertirse en un organismo de control de juegos, tanto de los que están en manos del Ente como de los que están a cargo de concesionarios privados.
  • Por un Plan Nacional de Viviendas y Urbanismo con proyección a diez años, con el objetivo de que en 2012 ninguna familia argentina carezca de una vivienda digna, provista de agua potable y de cloacas y en base a propuestas ya anticipadas en anteriores Manifiestos a la Nación.
  • Por una Política de Estado para el Desarrollo de la PATAGONIA, que es casi la mitad territorial de la Argentina y la región históricamente menos atendida por el poder central. Es urgente planificar el desarrollo prioritario de esa región, tanto en el plano ambiental como científico y turístico, y el gobierno nacional debe garantizar que dicha planeación se haga, ejecute y controle en territorio patagónico y con predominio de argentinos patagónicos. Por planes similares para el desarrollo de las otras regiones del país.
  • Por un Plan de Desarrollo Industrial de las riquezas del Mar Argentino, donde tenemos una fabulosa producción de alimentos que no necesitamos sembrar ni curar. Una política estable en tal sentido permitirá el desarrollo de capitales privados en la inversión de bienes y creación de puestos de trabajo.
  • Por un Plan Nacional de Turismo basado en la coordinación efectiva de todos los planes de desarrollo turístico existentes en el país, que hoy forman un absurdo entramado de ideas sueltas y corrupción.
  • Por una Política Nacional para los Pueblos Indígenas, que sea una especie de refundación nacional étnica y reconozca que en nuestro territorio viven decenas de etnias aborígenes en varias provincias, que se hablan decenas de lenguas, muchas de las cuales se están perdiendo, y que esos pueblos y culturas son el patrimonio cultural no sólo de centenares de miles de compatriotas históricamente marginados, sino un patrimonio cultural común a los 36 millones de argentinos. El reconocimiento claro y explícito de las atrocidades que se cometieron contra cada una de estas naciones (que tenían, algunas, miles de años de vivir en su/nuestro territorio) no es solamente un imperativo moral; también debe ser una oportunidad de desarrollo económico, social y por supuesto cultural.

 

La República Argentina, ubicada en el extremo Sur del continente americano, limita con Bolivia y Paraguay al Norte, con Brasil y Uruguay al Este; con Chile al Oeste y con el Océano Atlántico y Chile al Sur.

De configuración aproximadamente triangular, tiene una superficie continental de 2.791.810 kilómetros cuadrados y de casi 4 millones considerando el territorio antártico y las islas del Atlántico Sur.

Tiene una población de 36 millones de habitantes y una densidad de 13 hab/km2. y está dividida políticamente en 23 provincias o estados asociados, y una ciudad autónoma (Buenos Aires) que es la Capital de la República.

Este es nuestro país, el país que amamos y tantas veces no comprendemos cabalmente.

La crisis que vivimos reconoce orígenes multiples y es de una extraordinaria complejidad. Evidencia, como nunca antes, que el modelo económico impuesto a la Argentina en los ´90 está exclusivamente al servicio de los poderosos y los especuladores y en contra de un pueblo que ha dado infinitas pruebas de ser manso y trabajador.

El MANIFIESTO ARGENTINO es una propuesta colectiva que intenta aportar soluciones a los múltiples problemas nacionales. Intenta dar respuestas al desastre en que estamos sumidos, pero respuestas que, pasando por estimular la disconformidad y la rebeldía que son tan necesarias para la toma de conciencia, a la vez propongan inteligencia y eficacia.

Somos un grupo de ciudadanos y ciudadanas comprometidos a trabajar desinteresadamente por la Argentina, aportando ideas y generando una corriente nacional de pensamiento y de acción, tendiente a que este ideario sea asumido por todos los argentinos por encima de intereses individuales y/o de grupos, sectores o partidos.

Se trata de resistir frente al embrutecimiento, la corrupción y la mentira. Resistir en el campo de las ideas y de la ética. Porque es tiempo de ponerle inteligencia y eficacia a la rebeldía.

No tenemos dogmas, pero sí convicciones muy profundas:
  • Estamos decididamente por la No Violencia.
  • Por el Imperio de la Constitución Nacional y el cumplimiento estricto de las Leyes.
  • Por el rechazo total al actual sistema de impunidades, privilegios y exclusiones.
  • Por el rechazo a cualquier intento o forma de golpe de estado o de recambios institucionales reñidos con las normas constitucionales.
  • Por la democracia y por la vida, contra el olvido y la comodidad.
El MANIFIESTO ARGENTINO intenta ser la propuesta colectiva de un grupo de personas convencidas de que el futuro de una nación es siempre algo por hacerse. Que no existe un lugar llamado Futuro, al que hay que llegar. Que al futuro, siempre, hay que saber construirlo. Y que hay que hacer para renacer; y no al revés.


Para enviar un mensaje: vicenteba@egroups.com
Para suscribirse:  vicenteba-subscribe@egroups.com
Para desuscribirse:  vicenteba-unsubscribe@egroups.com
Para escribir al propietario:  vicenteba-owner@egroups.com


Tu uso de Yahoo! Grupos está sujeto a las Condiciones del servicio de Yahoo!.