Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4261 al 4280 
AsuntoAutor
Estudiarán Júpiter Monica B
Joe BIDEN se decla Monica B
Descubren una giga Monica B
Recetas de la Sema Monica B
Desplome del siste Monica B
Todo va a salir a Monica B
Expertos legales i Monica B
La Santísima Virge galeon
Un feliz domingo p galeon
QUE ES UNA CRISIS Monica B
BBC Mundo | Multim Monica B
...Y LA CAZA DE BR Monica B
Cómo superar la c Monica B
Entrevista al obis Monica B
Israel continúa la Monica B
Crisis generada Monica B
Dirigido a médico Marice J
Caminos a la conci Monica B
LO ULTIMO SOBRE E Monica B
Derrotando al Cánc Monica B
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4269     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Un feliz domingo para todos...
Fecha:Domingo, 22 de Febrero, 2009  19:32:47 (+0100)
Autor:galeon <galeones @.......com>


Un feliz domingo para todos...
 

              

 EL AMOR
 
Aunque repartiera todos mis bienes,
y entregara
mi cuerpo a las llamas, si no tengo AMOR...
de nada me sirve.
 
El AMOR es paciente, es servicial, no es envidioso,
no es jactancioso no se engríe; es decoroso;
no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal;
no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad.

EL AMOR todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera.
Todo lo soporta. EL AMOR NO PASARA JAMAS....

Ahora pues, son válidas la fe, la esperanza y el amor;
las tres, pero la mayor ES EL AMOR.
Corintios 13.


http://elistas.egrupos.net/lista/ultimostiempos
 
Historia de un Angel
 
Había una vez una niñita sentada en un parque. Todos le pasaban por el lado y nunca nadie se detenía a preguntarle que le ocurría. Vestida con un traje descolorido, zapatos rotos y sucios, la pequeña niña se quedaba sentada mirando a todo el mundo pasar.

Ella nunca trató de hablar, no dijo una palabra. 

Muchas personas pasaron pero nadie se detuvo. Al día siguiente yo decidí volver al parque a ver si la pequeña niña estaba ahí. Sí, ahí estaba.

En el mismo lugar en el que estaba ayer. Con la misma mirada de tristeza en sus ojos. Me dirigí hacía ella; al acercarme noté que en su espalda había una joroba. Ella me miró con una tristeza tan profunda que me rompió el alma.
 
Me senté a su lado y sonriendo le dije:
- ¡Hola!
 

La pequeña me miró sorprendida y con una voz muy baja respondió a mi saludo. Hablamos hasta que los últimos rayos de sol desaparecieron.
 
Cuando solo quedábamos nosotros dos y la oscuridad alrededor, le pregunté por qué estaba tan triste.

 La pequeña me miró y con lágrimas en los ojos me dijo:
- Porque soy diferente.

Yo respondí con una sonrisa:
- Lo eres.

Y ella dijo aún más triste:
- Lo sé.

Yo le dije:
- Pequeña, ser diferente no es malo. Tu me recuerdas a un Ángel, dulce e inocente.
 

Ella me miró, sonrió y por primera vez sus ojos brillaron con la luz de la alegría.  Despacio se levantó y dijo:
 
-¿Es cierto lo que acabas de decir?.

- Sí, le respondí yo. Eres como un pequeño Ángel guardián enviado para proteger a todos los que caminan por aquí.

Ella movió su cabeza afirmativamente y sonrió. Ante mis ojos algo maravilloso ocurrió. Su joroba se abrió y dos hermosas alas salieron de ahí.

Ella me miró sonriente y dijo:
- Yo soy tu Ángel guardián.

No sabía que decir. Ella me dijo:
- Por primera vez pensaste en alguien más. Mi misión está cumplida.

Yo me levanté y pregunté por qué nadie le había ayudado. Ella me miró y sonriendo dijo:
- Tú eres la única persona que podía verme.
 
Y ante mis ojos desapareció. Después de ese encuentro mi vida cambió dramáticamente.

Cuando pienses que solo te tienes a ti mismo, recuerda que tu Ángel guardián está siempre pendiente de ti.
El monje y la prostituta

En las proximidades de un templo vivía un monje. En la casa de enfrente moraba una prostituta. Al Observar la cantidad de hombres que la visitaban, el monje resolvió llamarla.

"Tú eres una gran pecadora "-le reprochó-. "Todos los días y todas las noches le faltas el respeto a Dios. ¿Es posible que no puedas detener a reflexionar sobre tu vida después de la muerte?"

La pobre mujer se queda muy deprimida con las palabras del monje; con sincero arrepentimiento oró a Dios e imploró su perdón. Pidió también al Todopoderoso que le hiciera encontrar otra manera de ganar su sustento.

Pero no encontró ningún trabajo diferente, por lo que, después de haber pasado hambre una semana, volvió a prostituirse. Solo que ahora, cada vez que entregaba su cuerpo a un extraño, rezaba al Señor y pedía perdón.

El monje, irritado porque su consejo no había producido ningún efecto, pensó para sí: "A partir de ahora, voy a contar cuantos hombres entran en aquella casa hasta el día de la muerte de esta pecadora".

Y, desde ese día, el no hizo otra cosa que vigilar la rutina de la prostituta: por cada hombre que entraba, añadía una piedra a un montón que se iba formando.
Pasado algún tiempo, el monje volvió a llamar a la prostituta y le dijo: 

"¿Ves ese montículo? Cada piedra representa uno de los pecados que has cometido a pesar de mis advertencias. Ahora te vuelvo a avisar: ¡Cuidado con las malas acciones!"

La mujer comenzó a temblar al percibir como aumentaban sus pecados. De regreso a su casa derramó lagrimas de arrepentimiento, mientras rezaba: "Oh, Señor, ¿Cuándo me librará vuestra misericordia de esta miserable vida que llevo?"

Su ruego fué escuchado, y aquel mismo día el ángel de la muerte paso por su casa y se la llevó. Por voluntad de Dios, el ángel atravesó la calle y también cargó al monje consigo.

El alma de la prostituta subió inmediatamente al cielo, mientras que los demonios se llevaron al monje al Infierno.

Al cruzarse en la mitad del camino, el monje vió lo que estaba sucediendo y clamó:  "¡Oh Señor!, ¿Es esta Tu Justicia? Yo que pasé mi vida en la devoción y en la pobreza ahora soy llevado al infierno, mientras que esa prostituta, que vivió en constante pecado, está subiendo al cielo".

Al oír esto, uno de los Ángeles respondió:

"Los designios de Dios son siempre justos. Tú creías que el amor de Dios se resumía en juzgar el comportamiento del prójimo. Mientras tú llenabas tu corazón con la impureza del pecado ajeno, esta mujer oraba fervorosamente día y noche".

"Su alma quedo tan leve después de llorar y rezar, que podemos
llevarla hasta el paraíso.
La tuya quedó tan cargada de piedras, que no conseguimos hacerla subir hasta las alturas"......

Un feliz domingo para todos.
 

 
                                             

                                                  http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002 
 
 
 
 
 






Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com