Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 427 al 446 
AsuntoAutor
FW: Seminarios de Ricardo
RV: kabaláh Graciela
Fwd: Re: PEDIDO UR Susana P
FW: HOY SABADO 24 Ricardo
INVITACION A ACTIV CENTRO C
: Foro BVM 2002 Graciela
Fw: Mail de Maia ami
"Tierra al habla" Graciela
Cumbre Desarrollo Graciela
Boletín informativ Susana P
RE: AGUA DIAMANTIN Graciela
AGUA DIAMANTINA Graciela
Re: Cumbre Desarr F R ar
Rebirthing en Buen Ricardo
Pierdan peso y el Susana P
La Energía Cristal Susana P
Activacion y Siemb Malena S
Por el agua audise
RE: Por el agua Graciela
RV: Bloqueos a eLi Graciela
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 441     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Pierdan peso y el Ego/Niño Interior de Jel aila Starr
Fecha:Jueves, 29 de Agosto, 2002  05:17:56 (+0000)
Autor:Susana Peralta <susana_peralta @.......com>

Pierdan Peso y el Ego/El Niño Interior

   J E L A I L A  S T A R R

 

 

PERDER PESO ES ALGO DIVERTIDO Y UN GRAN MISTERIO para muchos de nosotros. ¿Qué hace que perdamos peso? ¿Qué hace que engordemos? Parece que hay tantas respuestas como personas. A través de este artículo deseo compartir con ustedes una perspectiva que me ha permitido perder peso y una pequeña parte del viaje que me condujo a eso. Es mutidimensional, así que prepárense para ver desmoronarse algunas creencias como parece ser el caso cuando salimos de la “caja” y miramos las cosas desde una perspectiva más elevada o “un panorama más amplio”. Pero, como siempren, utilicen el discernimiento y si algo de lo que escribo no halla eco en ustedes, por favor, siéntanse libres de desecharlo.

La mayor parte de mi vida fui una de esas personas afortunadas que no se tuvo que preocupar por el peso. Podía comerme una pinta de helado de desayuno y no ganar ni una onza. Esto cambió una vez que me embarqué en el Camino Espiritual en 1994. Al principio sólo era una fluctuación de 3 a 5 libras, pero aumentó una vez que me puse seria respecto al crecimiento espiritual y en 1996 comencé una aclaración emocional consciente para ascender. Dos años después conocí y me casé con mi compañero de vida, Jonathan. De ahí en adelante, el peso aumentó hasta que había ganado casi 30 libras. Para mí esto fue trágico y disparó todos mis miedos infantiles de que se burlasen de mí y me ridiculizasen como hicieron con mi madre. Traté de hacer dieta usando una dieta de alta proteína y bajos carbohidratos, la dieta del agua donde uno bebe la mitad de su peso en onzas de agua cada día y varias más. Cada vez perdía unas pocas libras pero las volvía a ganar rápidamente una vez que dejaba la dieta.

 

Traté de hacer ejercicio, pero al par de días me estiré un músculo. Traté el yoga haciendo 90 mintuos de yoga Bikram en un cuarto a 105 grados Farenheit por 90 minutos 4 veces por semana. La primera vez que entré en el estudio y sentí el calor intenso, pensé: “ ¡Dios mío, debo estar loca! El peso no vale esta clase de abuso.” Sin embargo, perseveré y me ayudó más que nada y realmente tonificó mis músculos, pero descubrí que no podía continaur 4 veces por semana.  No estaba lista emocionalmente para eso. Cada cosa que intenté ayudó un poco, pero una vez que la dejé, recuperé el sobrepeso.

Consulté con mis guías varias veces a través de los años sobre este asunto y cada vez me dijeron que el peso no tenía nada que ver con lo que comía sino que tenía que ver totalmente con mis emociones. “Bien, ¿qué quiere decir eso?”, me preguntaba. Tienen la propensión a darme respuestas de una dimensión superior y luego observar mientras trato de interpretarla. A veces creo que les divierte demasiado.  De todas formas, utilizadno los principios multidimensionales que ellos me enseñaron, teoricé que eso significaba que debía encontrar valor en la grasa adicional ya que uno de sus principios primarios era que “todo tiene un valor”. Así que la grasa estaba allí para protegerme de alguna forma y, por lo tanto, la protección era su valor. Escribí un artículo titulado: “El Valor de Tener Sobrepeso” basado en este descubrimiento. Eso me ayudó pero no resolvió completamente mi problema de peso en ese momento, así que continué mi búsqueda para encontrar una forma de perderla ya.

Durante otro pedido de ayuda me dijeron en respuesta a mi pregunta sobre cómo perder peso que tenía que amar esta grasa y una vez que lo hiciese, el sobrepeso desaparecería. A esto repliqué: “ ¿Están locos? ¿Perdieron la cabeza o ni siquiera tienen una que perder? ¡Esta debe ser la cosa más ridícula que hayan podido decir! ¿Cómo puede esperar que alguien ame estar gordo?” Sí, estaba un poco deprimida. Pero una vez más, usando los principios multidimensionales que me ellos habían enseñado, empecé a aprender a amar esas 30 libras de grasa. “¡Qué excitante!”, pensé para mí, “deberían haberme dicho también: ‘aprende a amar el levantar m... de perro”. Esto fue tan duro para mí que lo dejé varias veces antes de entenderlo. Ellos me habían enseñado que el amor, el amor real –no la versión co-dependiente, es un sentimiento que expresamos a través de nuestro comportamiento. Se compone de 4 ingredientes: Confianza, Gentileza, Admisión y Aceptación. Así que si amaba mi grasa tendría que expresar este sentimiento confiando que mi Alma y mi Niño Interior sabían que tenerla era lo mejor para mí, aceptando que tenía un valor y ese valor era la protección,                            permitiéndole estar ahí sin tratar de librarme de ella porque era de gran valor,               y mostrándole gentileza a mi cuerpo al comprar ropa cara y linda tres veces más grande que antes con la intención de que yo sería de esa talla por el tiempo que fuese necesario.

La admisión y la gentileza fueron lo más duro porque iban en contra de todo lo que se me había enseñado respecto a la gordura. Así que aprender a amar mi gordura fue una tarea más difícil de lo que había imaginado y me tomó un par de años conseguirlo, pero finalmente llegué a ese punto usando los principios multidimensionales. Finalmente, me relajé, comí con sensatez, me vestí mejor y dejé de obsesionarme con mi peso. ¡Un verdadero milagro! Y el sobrepeso se quedó.

Durante ese tiempo pasamos por un cambio mayor en nuestras vidas mudándonos de Los ángeles de regreso a Kansas City a principios del 2001. Poco después, se me dio otra pista para resolver el misterio de la pérdida de peso. Yo sabía desde hacía algún tiempo que el Ego/el Niño Interior jugaban un papel en mi aumento de peso pero no sabía exactamente cómo. Mis guías me enseñaron la perspectiva multidimensional en el Ego/Niño Interior y me explicaron que el Ego era lo mismo que el Niño Interior y que una vez que lo comprendiérmos, experimentaríamos amor por nosotros mismos ya que el amor por uno mismo es la experiencia de preocuparse por el Ego/Niño Interior. Y sí, escribí un artículo sobre eso también. Lo titulé: “¿Son lo mismo el Ego y el Niño Interior?”  Sí, ellos me lo dan y yo lo escribo. Ese es mi trabajo. 

Ellos también me explicaron que el Ego/Niño Interior (o Ego/NI para abreviarlo) se ve a sí mismo como nuestro cuerpo físico. ¡Esto fue grande! Eso significaba que cada vez que me miraba en el espejo este cuerpito rollizo y sentía disgusto, mi Ego/NI experimentaba el sentimiento de que yo estaba disgustada con él? También me enseñaron que el único propósito del Ego/Niño Interior es la supervivencia en el momento a toda costa. Eso significaba que cada vez que me sentía disgustada respecto a mi peso, mi pequeño Ego/NI tomaría acción y haría algo que me haría sentir mejor en ese instante para que lo amase de nuevo. Eso se traducía como comer papas fritas o alguna otra forma de comida reconfortante. Así que cuanto más disgustada estaba, más era impulsada por mi Ego/Niño Interior a comer para encontrar satisfacción. ¡Qué ciclo vicioso! ¡Como el Ego/Niño Interior vive en el ahora, el impulso de comer llega pisándoles los talones a mis pensamientos de disgusto! 

La pieza final del rompecabezas de la pérdida de peso cayó en su lugar varios meses después luego de mi histerectomía y siguiente introducción en la Terapia de Reemplazo con la Hormona Natural. Aunque el obtener hormonas naturales me liberó de los efectos debilitantes del Síndrome de Fatiga Crónica que había tenido por varios años por haber atravesado la aclaración emocional demasiado rápido, no fue la respuesta final para perder peso. Una vez más, la pieza final involucró al Ego/Niño Interior. Esta vez fue respecto a las reservas de energía y por primera vez esta pieza no vino de mis guías. Descubrí que era parte del proceso natural de aprender a pensar multidimensionalmente.

Había escrito un artículo, “Enfrentando el Miedo al Éxito”, sobre el miedo al éxito y utilizando el métoddo del Balance de Energías que me habían enseñado mis guías, pero no me di cuenta que también podía aplicarse a perder peso. En ese artículo yo hablaba del gasto de energía referido al Ego/Niño Interior. El Ego/Niño Interior necesita una cierta cantidad de energía diariamente para mantener vivo al cuerpo y en perfecto funcionamiento. Cuando gastamos demasiada energía a diario agotamos esos niveles más allá del punto crítico. Cuando eso sucede, el Ego/NI entra en lo que yo llamo el modo de la maternidad. En el modo de la maternidad, el NI trata este gasto excesivo de energía como si fuese una preñez. Cuando las mujeres se embarazan, comienzan a ganar peso como protección contra la inanición. El Ego/NI siente que se está muriendo de hambre porque demasiada energía suya es entregada a otros. Generalmente hacemos esto porque tememos que si no damos esta energía al “estar para ellos” de alguna manera, no seremos amados y aceptados por aquellos a los que se las estamos dando. Cuando damos este nivel de energía generalmente somos co-dependientes y de alguna manera estamos rescatando (cuidando) emocional y/o físicamente a alguien. El Ego/Niño Interior ve a cada uno de estos individuos como bebés a los que estamos alimentando. En otras palabras, cuantas más personas cuidamos, más bebés tenemos a los ojos de nuestro Ego/Niño Interior. En esta conciencia o mentalidad de preocuparnos, el NI tomará un 90% de cada pedazo que se pongan en la boca y lo almacenará como grasa. Cuando uno sobrepasa sus límites energéticos, el Ego/NI sacará de estas áreas de almacenamiento para darles la energía que necesitan utilizar en los demás para que ustedes puedan sobrevivir y para que todavía lo amen. Dicho sea de paso, esto va para los hombres tanto como  para las mujeres. El Ego/NI no ve la diferencia entre hombre y mujer y alimentar bebés o gastar energía. Esto también se aplica al exceso de trabajo o a no delegar.

Tuve que mirarme a fondo para ver dónde estaba preocupándome todavía. Ahora aquellos de ustedes que han leído mis libros saben que me considero a mí misma la reina de las cuidadoras. ¡Nadie puede rescatar a otros mejor que yo! Enseguida produje una lista de gente a la que todavía estaba cuidando de una forma u otra junto con varias áreas de mi trabajo donde necesitaba desesperadamente delegar tareas y responsabilidades en otros. Antes de seguir, déjenme explicarles lo que quiero decir por preocuparme o cuidar. En este contexto significa hacer por otros algo que ellos pueden y deberían hacer por ellos mismos. Otra palabra para ellos es habilitar. Aprender cómo no tomar el poder de otro al rescatarlo es una lección difícil para mí. Fui madre desde la edad de 6 en que tuve que cuidar a mis hermanos menores. Aprendí tempranamente que la aceptación que obtenía de mis padres dependía de mi capacidad para mantener a mis hermanos menores limpios, a salvo y fuera de su camino. Cuanto mejor lo hacía, más me aprobaban. Así que el amor y la aceptación estaban ligados a la maternidad para mí. 

Aprender a desbaratar esta creencia ha sido un viaje largo y difícil. Tuve que sentarme y usar otro método que me habían enseñado mis guías. Lo llamo “El Método De Los Derechos/Necesidades/ Límites”. Con el objeto de dejar de preocuparme/capacitarlos tuve que tener en claro cuáles eran mis derechos como ser humano, madre y mujer, cuáles eran mis necesidades basadas en esos derechos y cuáles eran mis límites basados en esas necesidades. Saqué tres hojas de papel y tracé una línea vertical dividiendo cada hoja por la mitad. En el lado izquierdo de la primera hoja escribí: “¿Cuáles son mis derechos?”  Del otro lado, escribí: “¿Cuáles derechos no están siendo honrados?” En la segunda hoja escribí: “¿Cuáles son mis necesidades y cuáles no están siendo satisfechas?” En la tercera hoja escribí: “¿Cuáles son mis límites y qué límites no están siendo conservados?” Esto realmente me abrió los ojos pero más que nada, me capacitó para identificar dónde estaba todavía dando mi energía a los demás para ser amada y aceptada. Sin este paso, no podía comenzar a cuidar realmente de mi Ego/Niño Interior porque no sabía por dónde o cómo estaba perdiendo energía, por decirlo así. Hacer este ejercicio me ayudó a señalar por dónde y cómo. ¡Qué regalo de primera me hicieron mis guías! ¡Casi igualó esa respuesta del Amor!   

Una vez que tuve en claro dónde estaba preocupándome todavía y luego de tomar el paso para establecer límites, continué hasta el paso final de hacer acuerdos. Acuerdos, como aprendí, son cómo decirles a los otros cuáles son nuestras necesidades y límites para que no se conviertan en expectativas ocultas. Los hice con mi Ego/Niño Interior, mi marido, mi hija, mis amigos, mis clientes y asociados de negocios. Tener los acuerdos me permitió honrar mis límites energéticos y ganar el apoyo de otros al hacerlo. A medida que seguía haciéndolo, noté que mi cuerpo comenzaba a responderme y me libré de las libras adicionales de grasa. Al día de hoy bajé de la talla 8 a la talla 12. Hace un mes que no me ejercito debido a que mi bicicleta se rompió y espera ser reparada y he estado comiendo comida chatarra casi todas las noches sin aumentar ni un gramo. Así que supongo que los guías tenían razón, no se trata de lo que uno come, sino de sus emociones y de cómo manejan esas emociones energéticamente.

Seguiré ejercitándome y trataré de comer lo correcto pero me doy cuenta que mi pérdida o aumento de peso no será demasiado afectada por ninguna de las dos cosas. Hay más en esta historia, más detalles pequeños que hacen que todo tenga más sentido todavía, pero este artículo ya es bastante largo, así que los guardaré para una cinta de audio.

Espero que este artículo les de alguna medida de percepción, inspiración y alivio a todos aquellos que están actualmente con sobrepeso. Amar a su Ego/Niño Interior... amarlo realmente les dará mayores recompensas que todas las dietas, píldoras y horas gastadas en el gimnasio de lo que puedan imaginar. Para mí, descubrir este conocimiento multidimensional sobre el Ego/Niño Inerior no fue sólo una solución para mi problema de peso, fue otro camino para sentir amor por mí misma y por lo tanto, ascensión, ¿y no es eso lo que queremos todos?

Lectura Adicional:

El Valor de Tener Sobrepeso: http://www.nibiruancouncil.com/html/overweightarticle.html
Enfrentando el Miedo al Éxito: http://www.nibiruancouncil.com/html/facingthefearofsuccess.html
?Son lo mismo el Niño Interior y el Ego?: http://www.nibiruancouncil.com/html/innerchildsamearticle.html
Dejen Hablar a su Niño Interior: http://www.nibiruancouncil.com/html/innerchildsayarticle.html
Asóciense con su Niño Interior: http://www.nibiruancouncil.com/html/innerchildpartnerarticle.html

© 2002 Jelaila Starr

Los invitamos a compartir sus experiencias, opiniones y preguntas sobre este artículo. Por favor visiten la PLW Community y dejen sus comentarios.

 

 

SOBRE LA AUTORA

 

 

 

 

Jelaila Starr es una mensajera del Concilio Niburiano de la Federación Galáctica. Es un canal dotado, maestra y autora de Nosotros somos los Niburianos y Puente de Reunión. A través de sus conferencias, talleres y artículos ampliamente publicados, el mensaje de Jelaila ha tocado los corazones de la gente alrededor del globo trayendo esperanza, inspiración y comprensión.

Como consejera psíquico/intuitiva, Jelaila trabaja con individuos para ayudarlos con la aclaración emocional, sanando relaciones y el reistro del ADN. El acercamiento único de Jelalila capacita a sus clientes a descubrir con claridad quiénes son, qué vinieron a hacer y cómo lograrlo. Jelaila puede se contactada en el  (816) 444-4364. Email: Jelaila@... - Website: www.nibiruancouncil.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Únase al mayor servicio mundial de correo electrónico: Haga clic aquí