Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5441 al 5460 
AsuntoAutor
por Honduras Monica B
Denuncia: Laborato Monica B
Mi Buenos Aires qu Monica B
=?utf-8?Q?Enorme_e Monica B
Excelente recordat Monica B
RESPETEMOS LA VIDA Monica B
Dossier 3 de novi Monica B
Invasión a toda Am Monica B
Dossier 4 de novie Monica B
Texto completo del Monica B
Prohíben la exhibi Monica B
Bicarbonato de sod Monica B
DECLARACION UNIVER Monica B
Foro sobre patente Monica B
Dossier 5 de novie Monica B
Un OVNI en la entr Monica B
Leonardo Boff: Mas Monica B
Obama planta cara Monica B
Recetas de la Sema Monica B
Fenómenos OVNI en Monica B
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5458     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Obama planta cara a Fox News
Fecha:Viernes, 6 de Noviembre, 2009  20:53:28 (-0300)
Autor:Monica Barbagallo <monica.barbagallo @.....com>



 
En todos lados es lo mismo.
----- Original Message -----
From: Omar

Esto que pasa en el país del norte lo vivimos a diario los Argentinos si hasta pensé que era un articulo referido a nuestro país!!!!!!

 

Pensamiento crítico

 

Obama planta cara a Fox News

Por Eric Alterman 
 Traducción Miguel, de Puñoenrostro
 29 octubre del 2009
Triste símbolo del estado del periodismo norteamericano de nuestros días: la oficina de prensa de la Casa Blanca está haciendo más por mantener el honor de la profesión que muchos periodistas. Y esto es lo que está pasando ahora en la disputa con la cadena Fox News. La directora interina de la oficina de prensa de la Casa Blanca, Anita Durán, ha explicado a la prensa que la Casa Blanca se plantea tratar a la Fox "como se trataría a un adversario… Puesto que están librando una guerra abierta contra Barack Obama y la Casa Blanca, no podemos partir del supuesto de que esa es una manera legítima de comportarse por parte de un medio de información y comunicación".

Pero muchos en Washington prefieren partir de ese supuesto. Howard Kutz, cuyo talento para la reflexión obtusamente convencional sólo es superado por su capacidad para navegar entre los infinitos de conflictos de interés en que se halla inmerso, piensa que la reacción de Obama ante Fox no es diferente de las quejas expresadas en su día por John F. Kennedy contra el Herald Tribune o del disgusto experimentado por Lyndon B. Johnson con el New York Times y varios (infinitos) ataques republicanos en los medios de comunicación; de modo que no le "sorprende que a la Casa Blanca de Obama no le haga feliz la cobertura [de Fox] y se revuelva contra ella". David Zurawik, el crítico del Baltimore Sun, cree escuchar "ecos de Nixon-Agnew" en la Casa Blanca de Obama, y acusa a la administración de "faltar al respeto a la libertad de prensa". David Carr, del Times, concluye: "Hasta ahora, el único vencedor en esta última disputa parece ser Fox News. Sus índices de audiencia han aumentado un 20% este año, y la cadena se solazó durante una semana con el pugnaz antagonismo demostrado por un presidente en ejercicio".

Lo que todos estos críticos dejan de advertir es que los argumentos de la administración son en sí mismos correctos. La pretensión de Fox de ser una cadena informativa de verdad apenas resulta más creíble que, pongamos por caso, Milton Berle posando como mujer con ligueros y sujetador. Al negarse a reconocer el abierto y confeso partidismo de la Fox, sus defensores con mensajes MSM no sólo actúan como promotores y propagandistas de Ailes & Co.; también están pisoteando el trabajo de periodistas honrados que tratan de jugar limpio. Háganse estas preguntas:

Una cadena informativa auténtica, ¿reproduciría un comunicado de prensa del partido republicano, saturado de errata?

Una cadena informativa de verdad, ¿pasaría, durante cinco días seguidos, veintidós extractos de foros de debate sobre la reforma sanitaria en los que todos y cada uno de los participantes se manifestaban en contra?

Una cadena informativa de verdad, ¿permitiría que uno de sus productores dirigiera, fuera de cámara, las celebraciones de manifestantes anti-Obama?

Una cadena informativa de verdad, ¿colgaría anuncios publicitarios de página entera para quejarse de una insuficiente cobertura de las marchas de protesta antigubernamental promovidas por ella misma?

Una cadena informativa de verdad, ¿pondría los titulares que siguen, celebrados a bombo y platillo como "Victoria de la Nación Fox?:

• EL SENADO RECHAZA LA CLÁSUSULA DEL "FIN DE LA VIDA"

• EL CONGRESO APLAZA LA LEY DE RACIONAMIENTO DE LA ATENCIÓN SANITARIA

• UN REPORTERO HOSTIL AL MOVIMIENTO DE LAS REUNIONES DEL TE, DESPEDIDO DE CNN

• DIMITE EL "ZAR VERDE" DE OBAMA

Y nótese que, para sostener mi argumento, ni siquiera he tenido necesidad de mencionar los lunáticos rebencazos de los [Glenn] Beck [1], Hannity u O'Reilly.

Fox no es un medio de comunicación e información; es un surtidor de propaganda, de propaganda extremista.
¿Será por casualidad que, según confirma sondeo tras sondeo, los espectadores de Fox News están entre los norteamericanos peor informados en asuntos políticos, a pesar de su obsesivo interés en la política?
(Esto se parece a la Argentina o no?-Omar)
 
Un estudio reciente realizado por Democracy Corps revela esto: para la audiencia de Fox es un credo que "Obama está promoviendo, deliberada e implacablemente, una 'agenda secreta' para llevar el país a la quiebra e incrementar espectacularmente la capacidad de control del gobierno sobre todos los aspectos de nuestras vidas cotidianas", con el objetivo último de "destruir a los EEUU tal y como fueron concebidos por nuestros fundadores y desarrollados en los 200 últimos años".

Siempre se puede decir algo a favor de reunir a todos los chiflados bajo un mismo techo. Un columnista y tertuliano conservador, Reihan Salam, valoró positivamente la enajenada excentricidad de Glenn Beck arguyendo que "es una especie de terapeuta nacional para algunos de los norteamericanos más enloquecidos, pocos de los cuales están dispuestos a recibir ayuda profesional". Bien está, así pues, que John Stossel, de la cadena ABC, haya emigrado a su hogar natural en la Fox, y se dice que Lou Dobbs halla en negociaciones para llevar también allí sus exabruptos racistas.

Pero el peligro crece cuando el resto de los medios de comunicación consienten que esta gripe particularmente porcina infecte a sus propios servicios informativos. Y esa es la legítima preocupación de la Casa Blanca. ¿Por qué George Stephanopoulos gastó un valioso tiempo de su entrevista con el Presidente de los EEUU importunándole con [un asunto totalmente menor y en buena parte inventado por la Fox como] ACORN? ("George, este no es precisamente el asunto más importante al que se enfrenta el país. Yo no le estoy prestando mucha atención", fue la respuesta, totalmente acertada, de Obama.) ¿Y por qué Stephanopoulos molestó insistentemente al presidente, en esa misma entrevista, con la cantilena republicana que reduce toda la cuestión de una reforma transformadora de nuestro disfuncional sistema de atención sanitaria –que se traga el 20% del PIB— a la malintencionada consigna de un "aumento de los impuestos"? (¿Sorprenderá que, apenas una semana después, la entrevista fuera usada como material para un ataque publicitario promovido por la dirección del Partido Republicano?) ¿Es miedo a que la Fox se abra camino en el flujo sanguíneo empresarial de la ABC? Hace poco, David Axelrod apareció en el programa de Stephanopoulos y le dio una lección sobre el asunto que andaba en juego: "No son realmente noticias, son propaganda de puntos de vista particulares. Y… otro medios como el suyo no deberían tratar eso como noticias".

Es, creo, una suerte que no le hayan preguntado últimamente a Obama por su pin con la banderita; pero son tristes tiempos éstos en que los gerifaltes de nuestros grandes medios de comunicación precisan de ser instruidos por los representantes políticos sobre los valores y las responsabilidades de su profesión de periodistas. Nadie se plantea censurar a la Fox, pero la vía de afearles un poco la conducta y avergonzarles debería ser de largo recorrido. Y la presente, afortunadamente, es una de esas crisis concurrentes a que se enfrenta la profesión y que invitan a los periodistas a resolverla por sí propios, y tal vez, a recuperar en el proceso un adarme de autoestima.

Nota del Traductor:

Glenn Beck es el conductor de un programa televisivo de gran audiencia en la cadena televisiva derechista Fox, propiedad del magnate australiano de los medios de comunicación Rubert Murdoch. Se ha dicho que la soez demagogia patriotera sin escrúpulos y el tono agresivo y abiertamente agitatorio de Beck recuerdan un poco al locutor radiofónico y periodista español Federico Jiménez Losantos (hasta hace poco, estrella de la radio de los obispos españoles), pero con la diferencia, a favor de la eficacia del mensaje de Beck, de que el norteamericano aparece ante su público con una premeditada apariencia de vulnerabilidad y desamparo (como ex-alcohólico, como hombre del común), muy alejada del grotesco dandismo castizante y de las ridículas poses de letrateniente provinciano del español.

El autor, Eric Alterman es profesor de filología inglesa en el Brooklyn College, en la City University de Nueva York, y professor de periodismo en la CUNY Graduate School of Journalism. Es autor de numerosos libros, entre ellos el superventas What Liberal Media? The Truth About Bias and the News (¿Qué medios de comunicación progresistas? La verdad sobre sesgos y noticias 2003, 2004).
 
 

Blogs - Daysi y la No-Ética de la Dictadura Mediática


26 octubre de 2009
Por Mario Fulvio Espinosa
Otra vez un periodista, obediente a los designios políticos de sus patronos, ataca de la peor manera a una colega digna de consideración y respeto como todos los compañeros y compañeras de profesión.

Esta vez la calumnia y la maledicencia recayó sin ninguna reflexión ética ni moral contra Daysi Torres. El propósito es, a toda costa, denigrarla, como sucedió con su compañero de fórmula, el campeón Alexis Argüello, víctima de una malvada campaña mediática que despuntó desde el momento en que acepto la candidatura para alcalde de Managua.

Aunque todos sabemos que son los dueños de medios quienes deciden que va, a quien censuran y a quien no, en las emisiones de sus mensajes, vale consignar aquí la conducta vulgar e inmoral del periodista que con tan presta ligereza puso en tela de juicio el honor de una dama que es a su vez, madre, alcaldesa y colega de profesión.

Sin duda alguna Héctor Rosales pensó que su calumnia aportaría complacencia y méritos ante los ojos y el criterio de sus patronos del Canal 2, y podría pensarse que no ha sido así por el silencio que estos han guardado ante las justas quejas de Daysi Torres, que por otra parte han sido objeto de burlas y hasta de caricaturas "satíricas" en los periódicos de la Carretera Norte.

El silencio de los calumniadores puede interpretarse de dos maneras: podría ser un silencio de vergüenza por el error de su empleado, o más bien –esto es lo más factible– de complacencia con el libelo de Héctor, por estar de acuerdo con la "ética" que ellos practican en sus comercios periodísticos.

Creo que Héctor procedió así porque no ha tenido madre, mujer, novia o compañera a quien respetar. Puede que no tenga claro los valores humanistas propios de la profesión periodística, quizá en su sesera no tenga claro aquel consejo cristiano, "no quieras para otro lo que no quieres para ti".

Puede que Héctor nunca haya tenido una vida gremial que le muestre lo que es la amistad, la solidaridad grupal, y el compañerismo para con otros de su profesión. También puede ser que, acatando la "ética" particular de sus patronos de que "el fin justifica los medios" no vaciló en calumniar a una colega.

Podemos deducir muchas cosas de la conducta vil de Héctor, machista a todas luces, aunque eso no resta la responsabilidad de los dueños del Canal 2 que son los que determinan el contenido manifiesto y latente de los mensajes que emiten, mensajes que destilan odio, caos y confrontación, y donde no se vacila en apelar – incluso-, al testimonio de los difuntos, como si estos pudieran revivir y pensar como la patronal desea.

Por eso –y muchas cosas más- espero que Daysi acuse ante los tribunales tanto a la patronal como al hijo de casa por cuya mano causan daño. Que se haga justicia para que sirva de ejemplo y freno para tanta bestialidad que se comete a nombre del periodismo.

No cabe comparación entre agresiones de hecho (golpes, pedradas, etc. que han sufrido de parte de moros y cristianos otros periodistas), con los casos de Daisy, Eloísa y Xochtil, porque si bien un golpe al fin tiene remedio y sana, la honra es el valor más preciado que tiene una persona de bien y una vez puesta en tela de juicio o duda no hay quien la repare. De la calumnia algo queda y eso lo saben esos dueños de medios, que han modificado de la peor manera el decir de Goebbels: "miente, calumnia, injuria, descalifica, ofende, que de todo eso sacamos algún provecho".

Eso hicieron los "periodistas" contra Eloisa, Xochtil y Daysi. Sacaron sus demonios de esos antros mediáticos, para calumniar a placer. En el caso de las dos primera ciertas instituciones "independientes" de derechos humanos no las defendieron, aunque oficiosamente amparan y piden medidas cautelares para proteger a otra "clase"• de periodistas. ¿Qué pasó con los derechos de la mujer?

La calumnia y el libelo como arma de guerra mediática, no sólo reflejan la crisis de valores que sufren los medios que participan en ella, sino la debacle moral del sistema social imperial neoliberal que defienden. Cuesta entender que, a través de la calumnia, estos medios pretendan ser abanderados de lo que es justo, cuando con premeditación, alevosía y ventaja buscan la destrucción física, cultural y espiritual del pueblo al que dicen servir.

Los periodistas debemos acompañar a Daysi en su demanda de justicia. Repudiar y denunciar junto con ella a estos corsarios de la información y al mundo mezquino, machista, árido y soez en que se refocilan y revuelven.
  http://www.rlp.com.ni/blogs/295

Libertad de los intereses antinacionale
s y antipopulares,
para impedir que lo nacional y popular tenga medios de expresión.
Esto es lo que se llama aquí : libertad de prensa. ARTURO JAURETCHE.
 
Lea y difunda.
Tenga la satisfacción de cometer un acto de libertad. Rodolfo Walsh.
 
Omar.-
_____________________________________




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com