Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6781 al 6800 
AsuntoAutor
LA PALABRA ES PLA Monica B
Nada quedará ocult Monica B
Feliz día del maes Monica B
NY-WTC....???? Monica B
BUENAS NUEVAS... 1 Monica B
SE FUERTE Monica B
Reporteros sin fro Monica B
LOS MEJORES ANUNCI Monica B
Dossier 13 de set Monica B
Reporteros Sin Fro Monica B
DALI INÉDITO Monica B
Autos de los años Monica B
Dossier 14 de set Monica B
FRASES CELEBRES DE Monica B
A 34 años de la no Monica B
Dossier 15 de set Monica B
Proyecto Censurado Monica B
Dossier 16 de set Monica B
Dossier 18 de set Monica B
=?utf-8?Q?La_oraci Monica B
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6785     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] BUENAS NUEVAS... 12 SEPT.2010
Fecha:Lunes, 13 de Septiembre, 2010  18:59:05 (-0300)
Autor:Monica Barbagallo <monica.barbagallo @.....com>

 
----- Original Message -----
From: Ana Carolina

 

 

domingo 12 de septiembre de 2010

LOS OVNIS EXISTEN

Y HAY MILLONES DE PRUEBAS


ENTREVISTA A J.J. BENÍTEZ

Periodista, estudioso del fenómeno ovni y de la vida de Jesús de Nazaret, autor de best-sellers como los de la saga «Caballo de Troya», J.J. Benítez es dueño de la frase «si supierais la verdad, no me creeríais» y, vinculado a Andalucía desde niño, se ha establecido en las proximidades de Sevilla.

J. J. Benítez asegura que se registrará una nueva oleada ovni. / EFE

—¿Qué le llevó a establecerse en Andalucía?
—Era un viejo sueño, mi padre y buena parte de mi familia son de Barbate. Yo pasaba los veranos en Barbate. Fueron los tiempos más felices. Por eso deseaba retirarme en estas tierras. Los sueños casi siempre se cumplen.

—¿Y por qué se ha comprado una casa tan cerquita de Sevilla?
—Cosas del destino.

—¿El cielo de Sevilla es propicio a los ovnis?
—Por lo que sé, tan propicio como el resto.

—¿Sigue dejando una rosa roja al pie del sevillano Cristo del Amor?
—Hace tiempo que no me acerco por El Salvador. Antes, en efecto, solía dejar una rosa a los pies del Cristo del Amor, pero siempre era una rosa blanca. Sigo en deuda con Él. Dejaba esa rosa blanca por puro amor.

—El ex director del Museo Arqueológico de Sevilla recordó en esta misma página que usted escribió el «falso» reportaje que denunciaba la castración de estatuas romanas de ese museo ¿cómo fue aquello?
—Un día, en compañía del fotógrafo Alberto Schommer, descubrimos que el cardenal Segura había capado las estatuas romanas del Museo Arqueológico de Sevilla. Y Schommer fotografió las «hazañas» del cardenal. Después lo publicamos en «El País». Lo increíble es que los penes de mármol continúan en un cajón del Museo, etiquetados, eso sí.

—¿Cuál ha sido la peor jugarreta que le han hecho?
—Nadie engaña a nadie. Todo está escrito.

—¿Entonces, a usted no han logrado engañarle algunas veces?
—Algunas sí, por supuesto, forma parte del juego.

—¿Y es incapaz de mentir o puede hacerlo, como la mayoría de la gente?
—Me cuesta mucho mentir, supongo que se me nota rápido.

—¿Ha probado la ayahuasca?
—La probé una vez. Tuve varias experiencias asombrosas pero no volveré a repetirlo. Se trata del más poderoso de los alcaloides. Puedes volar como Superman, atravesar paredes o conocer el futuro.

—¿Es más difícil creer en Dios que en los alienígenas?
—Muchísimo más. Los alienígenas están ahí. Los detectan en los radares, los fotografían y los ven. A Dios es posible sentirlo, pero ahí termina el asunto.

—¿Cree en los milagros?
—No creo que Dios altere el orden natural. Otra cuestión es que no podamos entender cómo sustituir el agua por el vino. La ciencia del futuro es magia para nosotros, pero seguirá siendo ciencia.

—Se toma los mantecados el 21 de agosto ¿por qué?
—Yo celebro la Navidad el 21 de agosto, hace ya 27 años. Entiendo que fue la fecha de Jesús de Nazaret. La Iglesia, una vez más, manipuló el tema, de acuerdo con sus intereses. En diciembre, las condiciones meteorológicas son tan extremas en las colinas de Belén que ningún pastor saca los rebaños al raso.

—También en esta misma página su amigo Ignacio Darnaude aseguró que los extraterrestres le habían telefoneado ¿Cuál es la mayor proximidad que ha tenido con ellos?
—Tuve un encuentro cercano cuando tenía cinco o seis años en las montañas de Navarra. Después he visto las naves en otras misiones.

—¿Los ovnis ya no venden como antes?
—Cuando se registre una nueva oleada ovni, algo que sucederá, los medios de comunicación volverán a interesarse por el asunto. Y vuelta a empezar...

—¿Por qué todo el mundo cree en la penicilina y no en los ovnis?
—Es un problema de información. En los ovnis no se cree o se deja de creer. Los ovnis existen. Hay millones de pruebas.

—¿Le han rechazado algún libro por ser poco comercial?
—Sí, una vez. Se llamaba «Caballo de Troya». El editor quería que le quitara 400 páginas. Me negué, claro.

—¿Publicará su poesía?
—Espero que nunca. La poesía es parte de la intimidad de un ser humano.

—¿Dejó el periodismo por la inutilidad del oficio?
—No, dejé el periodismo porque no es posible disparar dos arcos a la vez. O hacía periodismo o investigaba el fenómeno ovni y escribía. Me decidí por lo segundo. Pero sigo viendo la vida como lo hace un periodista. De hecho, ser periodista me ha ayudado a la hora de escribir cincuenta y cuatro libros.

—Hace años dieron la falsa noticia de su muerte ¿quién y por qué le hizo aquello?
—Suelen matarme en internet cada poco. Estoy acostumbrado. Usted se refiere a una noticia aparecida en «El País». Los autores y responsables del asunto fueron miembros de una secta.

Fuente: ABC.es

LA LUNA. Natural o Artificial ? - Parte I


Las diferentes argumentaciones científicas sobre la artificialidad de la Luna, hablan de que la órbita, densidad, tamaño y relaciones gravitacionales son solo algunas de las anomalías selenitas que llevó a muchos científicos a pensar, que nuestro satélite no es natural.

Muchos científicos han determinado que de una manera u otra, la Luna tiene que haber sido puesta en órbita alrededor de la Tierra.



«Estudiando el resto del sistema solar, llegamos a la conclusión de que la Luna no debería estar ahí»
Isaac Asimov


En este contexto, recordemos que ya se ha confirmado científicamente la artificialidad de Iapetus.

Actualmente, la comunidad científica está dividida en este punto: La hipótesis del satélite natural es incompatible con la naturaleza y configuración del astro.

De hecho la Luna presenta más similitudes con Iapetus que con otros satélites naturales del sistema solar. En este momento ha cobrado mucha fuerza la hipótesis de la artificialidad de la luna.

Para empezar...UN PLANTEAMIENTO GENERAL

¿Es la luna un satelite artificial? (ver video)

http://www.youtube.com/watch?v=9BERR5_zOsI

EL NUMERO K

Si fuésemos arquitectos planetarios y diseñásemos planetas los datos que utilizaríamos serían: diámetro polar, excentricidad y masa. Con estos tres datos obtendríamos todos los demás: diámetro ecuatorial, superficie, volumen, etc.

Si trabajamos con diámetros polares y hacemos la Tierra 1 tanto en tamaño como en tiempo de rotación con respecto al Sol, la Luna mide K=0.2731±0.0001 y el tiempo de la Luna es casi 100K (27.3 días).

Del tamaño de la Luna sale su tiempo, pero si hacemos 100/K obtenemos 366.1 que es casi el calendario solar en días siderales (el calendario solar en días siderales es el mismo que en días solares sumándole 1) lo que nos daría 365.1 para días solares.

Es decir los dos calendarios, tanto solar como lunar son el mismo, uno procede de la función 100/K y el otro de 100K respectivamente.

La luna es la que mueve todo el agua del planeta y de los seres vivientes y es la responsable de los ciclos reproductivos (menstruación cada 27.3 días).

El origen del numero K está en el agua.

El agua relaciona los números 100 y K.

El agua es líquida entre 0 y 100 grados y sólida entre 0 y -273.15 grados que es el cero absoluto, la mínima temperatura posible.

Es decir el agua es líquida 100 grados y sólida 1000K grados. El origen del numero K está en el agua. El agua relaciona los números 100 y K.

Todo esto hace indiscutible el origen artificial de nuestro planeta y su satélite, así como que el origen de la vida fue provocado por una inteligencia que hizo la luna con el tamaño que tiene en honor al agua ya que sería la encargada de mover dicho líquido.

Además los tiempos de translación del planeta y del satélite con respecto al tiempo de rotación terrestre también proceden del líquido vital.

Además si hacemos el tamaño de la luna con respecto al de la Tierra 0.2731 = X / Y²; y el tiempo de la luna con respecto al de la Tierra 27.32166 = X Y² si solucionamos el sistema de ecuaciones obtenemos X=2.7…. y Y=3.1…. que son los números e y pi, números de la inteligencia lógica y geométrica respectivamente.

Todo esto hace indiscutible que fue una inteligencia con conocimientos científicos y matemáticos la que construyó el sistema dual Tierra-luna y la que provocó o sembró la vida en nuestro planeta.

Tal vez cabría reconsiderar este tema si recordamos la hipótesis expuesta ya por la década del 60´ por los científicos rusos Mijail Vasin y Alexander Sherbakov, y avalada posteriormente por mas investigaciones en el campo.

Dicha hipótesis cuenta con 8 postulados principales, llamados vulgarmente “misterios”, que analizan algunos de los puntos más asombrosos acerca del satélite hermano.

1º misterio lunar: La luna antinatural o cambalache cósmico

Verdaderamente la órbita de traslación y tamaño del satélite selenita resultan físicamente casi imposible. Si fuera natural, se podría afirmar que es un muy raro capricho del cosmos. Esto se debe a que el tamaño de la Luna es una cuarta parte del de la Tierra, y físicamente, la relación de tamaños entre un planeta y su satélite es muchas veces menor. La Luna tiene una distancia a la Tierra tal que hace que ésta se aprecie igual en tamaño al Sol, pudiendo apreciar este raro fenómeno durante los eclipses lunares totales, donde la Luna tapa completamente a nuestra estrella.

La misma imposibilidad matemática se da en relación al peso de ambos cuerpos celestes. Si la Luna fuese un cuerpo que en un momento determinado fue captado por la Tierra y adquirido una orbita natural, se esperaría, naturalmente, que ésta fuera elíptica. En cambio, la orbita selenita es asombrosamente circular.

2º misterio lunar: La curvatura inverosímil de la Luna

La increíble curvatura que posee la superficie lunar es inexplicable. No es un cuerpo redondo. Estudios geológicos concluyen que este planetoide es prácticamente una esfera hueca.

Es 3,66 veces más pequeño que la Tierra, pero pesa 81 veces menos y su órbita es verdaderamente insólita.

Siendo así, los científicos no logran dilucidar cómo es que la Luna puede soportar esa extraña estructura sin romperse. Una explicación propuesta por los científicos citados es que la corteza lunar esté fabricada de un armazón duro de titanio. De hecho, se ha comprobado que la corteza y las rocas lunares poseen un extraordinario nivel de titanio. La capa de titanio estimada por los rusos Vasin y Sherbakov es de unos 30 Km de espesor.

3º misterio lunar: Los cráteres lunares

La explicación a la inmensa cantidad de cráteres de meteoritos en la Luna es conocida ampliamente: ésta carece de atmósfera. En la Tierra, la gran mayoría de los cuerpos espaciales que intentan penetrar se topan con kilómetros de atmósfera, que terminan por desintegrar al “invasor”. La Luna no tiene tal capacidad por lo que guarda en su superficie las cicatrices de todos los meteoritos que impactaron contra ella: cráteres de todos los tamaños.

Lo que sí resulta inexplicable es la poca profundidad a la que pudieron penetrar dichos cuerpos. Es como si realmente una capa de materia extremadamente resistente no permitiera la penetración de meteoritos al centro del satélite. Incluso cráteres de 150 kilómetros de diámetro no superan en la Luna los 4 kilómetros de profundidad. Esta singularidad es inexplicable con las observaciones normales, donde se estima que deberían existir cráteres de por lo menos 50 kilómetros de profundidad.

4º misterio lunar: Los mares lunares

¿Cómo se formaron los llamados “mares lunares”? Estas gigantes extensiones de lava endurecida que parecen provenir del interior de la Luna se podrían explicar fácilmente en un planeta caliente con un interior líquido, que emerge cuando impacta un meteorito. Pero físicamente hubiera sido mucho más probable que la Luna, por su tamaño, haya sido siempre un cuerpo frío. Otro misterio es su distribución. ¿Por qué un 80% de los mares lunares se encuentran en el lado derecho de la Luna?

5º misterio lunar: Los mascones

La atracción gravitatoria sobre la superficie lunar no es homogénea. Este efecto ya había sido notado por la tripulación del vuelo Apolo VIII cuando sobrevolaban las zonas de los mares lunares. Mascones (proveniente de Mass Concentration), son sitios donde parece existir materia de mayor densidad, o bien, mayor cantidad de ésta. Este fenómeno esta relacionado íntimamente con los mares lunares, ubicándose los mascones debajo de estos.

6º misterio lunar: La asimetría geográfica

Un hecho bastante llamativo que aún no encuentra explicación es la asimetría geográfica de la superficie lunar. La famosa cara “oculta” de la luna posee muchos más cráteres, montañas y accidentes geográficos. Asimismo, como ya habíamos mencionado, la gran mayoría de los mares se encuentra del lado que podemos ver.

7º misterio lunar: La baja densidad de la Luna

Nuestro satélite posee el 60% de la densidad que la Tierra. Esto y varios estudios demuestran su inevitable oquedad. Aun más, varios científicos se han aventurado a postular que dicha oquedad es artificial. De hecho, según la disposición de las capas superficiales que se han logrado identificar, los científicos afirman que la Luna parece un planeta que fue formado “al revés”, lo que algunos utilizan como argumento del postulado del “vaciado artificial”.

8º misterio lunar: El origen

Tres fueron las teorías aceptadas convencionalmente para el origen lunar durante buena parte del siglo pasado. Actualmente, gran parte de la comunidad científica ha aceptado el origen artificial del planetoide selenita como una posibilidad no menos válida que las otras. Una de las teorías propone a la Luna como un desprendimiento de la Tierra. Pero las inmensas diferencias en cuanto a la naturaleza de ambos cuerpos hacen esta teoría casi insostenible. Otra posibilidad es que el cuerpo en cuestión se haya formado al mismo tiempo que la Tierra, de la misma nube de gas cósmico.

Pero el razonamiento anterior es válido para esta misma propuesta, ya que ambos, la Tierra y la Luna, deberían tener composiciones al menos similares. La tercera teoría propone que en su viaje errante por el espacio, la Luna se topó con la atracción terrestre, la cual captó e hizo prisionera. El gran inconveniente de esta explicación reside en la órbita lunar, la cual es casi perfectamente circular y cíclica. De un fenómeno como éste (el de un satélite captado por un planeta) se espera una orbita muy excéntrica, o al menos algo elíptica.

La cuarta propuesta es la más increíble de todas, pero al menos podrían explicarse varias de las anomalías que presenta este astro, ya que al ser construido por seres dotados de inteligencia, la leyes físicas que la regulan no se aplicarían igual que para otros cuerpos celestes. Entonces cabe preguntarnos ¿Con qué fin podría haber sido construida la Luna de ser auténtica esta teoría? Existen, claro, varias explicaciones. Una de las más aceptadas actualmente dice que la Luna fue construida por una antigua humanidad, con la tecnología suficiente para llevar a cabo este descomunal proyecto, destinado principalmente a proveer luz nocturna.

lunes 13 de septiembre de 2010

Según los científicos rusos, Mijail Vasin y Alexander Sherbakov, la Luna es un satélite artificial colocado en órbita por seres inteligentes hace miles de años.

El tratar de determinar exactamente cuándo se llevó a cabo esta grandiosa obra, quiénes fueron sus autores y cuál fue su finalidad está más allá de la teoría de estos científicos, lo que sí nos dicen, y es de lógica, es que tuvo que ser una civilización muy desarrollada, más desarrollada que la nuestra. Si se va a lanzar un satélite artificial es recomendable hacerlo hueco.


Al mismo tiempo sería ingenuo imaginar que alguien capaz de un proyecto espacial de esta categoría lo iba a dejar vacío por dentro. Parece más probable –como afirman Vasin y Sherbakov– que tengamos aquí una nave espacial muy antigua, cuyo interior contenía combustible para las máquinas, materiales y accesorios para los trabajos de reparaciones, instrumentos de navegación, equipos de observación y todo tipo de maquinaria...

En otras palabras, todo lo necesario para que esta "carabela del universo" sirviera como una especie de Arca de Noé de la inteligencia, quizá incluso como el hogar de una civilización que se enfrentaba a una existencia prolongada (miles de millones de años) y a largos recorridos por el espacio (miles de millones de kilómetros).

Como el diámetro de la Luna es de unos 3.250 kilómetros, si la miramos desde nuestro punto de vista aparece como una esfera con las paredes muy finas. Y, comprensiblemente, no está vacía. Puede tener todo tipo de materiales y equipos en su interior.

Pero la proporción mayor de masa lunar está concentrada en la parte central de la esfera, en su corazón, que tiene un diámetro de unos 3.100 Km. Así pues, entre el fruto y la cáscara de esta nuez hay una distancia de unos cien kilómetros.

Este espacio estaba sin duda lleno de gases necesarios para la respiración y para otros fines tecnológicos. Hasta aquí una breve introducción de esta hipótesis que trata de explicar los misterios lunares. Pasemos ahora a analizar las bases en la que se sustentan las afirmaciones hechas por Vasin y Sherbakov.

El tamaño de la Luna es desproporcionado para un planeta del tamaño de la Tierra.
Si nos fijamos en los demás satélites que conocemos, son mucho más pequeños que el planeta alrededor del cual giran: eran planetoides un día atrapados por la gravedad del mismo, o producto del material expulsado por dicho planeta en algún choque con un asteroide.

Por el tamaño, nuestra Luna nunca podría haber sido atrapada por la gravedad de la Tierra: es demasiado grande. Debido a eso, la hipótesis comúnmente más aceptada es que la Luna es producto de un hipotético choque entre un planeta, aproximadamente del tamaño de Marte, y la Tierra.

El material expulsado de tan violento cataclismo quedó flotando durante millones de años alrededor de la Tierra en forma de anillo (como en Saturno) y, posteriormente, dicho material terminaría agrupándose en lo que hoy constituye nuestro satélite ¿?
Siempre vemos la misma cara de la Luna: hay otra que permanece siempre oculta a la Tierra.

La perfecta sincronía en la Luna entre sus movimientos de rotación y traslación alrededor de la Tierra, de manera que siempre veamos la misma cara, no tiene parangón en ninguna parte del universo conocido.

La imaginación se escapa y sueña con una Luna artificial que oculta alguna clase de equipos de observación dirigidos hacia nuestro planeta y situados en su cara visible ¿Nos observaban?

El Sol y la Luna, aunque son astros de un tamaño completamente diferente y se encuentran situados a una distancia de la Tierra completamente dispar, sorprendentemente se ven del mismo tamaño desde la Tierra.

Por esa razón, la mayor parte de las veces en que hay un eclipse de Sol, la Luna tapa milimétricamente el disco solar, aunque también se producen de vez en cuando eclipses de tipo anular, por las periódicas variaciones de distancia entre los tres astros.

Algunos matemáticos y físicos han hecho cálculos de probabilidades en relación con este tema y han llegado a la conclusión de que la probabilidad de que astros con diámetros tan diferentes y situados a tan distintas distancias de nuestro planeta se vean con el mismo tamaño desde aquí son casi infinitesimales por no decir nulas.

La hipótesis de la "luna hueca".

Dos han sido las razones que han conducido a algunas personas a hablar de la posibilidad de que nuestro satélite esté hueco: Por un lado, cuando en la desatrosa misión Apolo XIII, los astronautas tuvieron que desprenderse de partes del cohete-módulo que orbitaba alrededor de la Luna, para poder regresar a la Tierra, éstas cayeron sobre nuestro satélite y las vibraciones causadas por el impacto captadas por distintos sistemas de medición se asemejaban a las vibraciones de una campana.

Por otra parte, la Luna presenta diversidad de densidades en sus diferentes zonas.

Es decir, hay más atracción gravitatoria en unas partes de la Luna que en otras, como si tuviera algunas zonas más huecas que otras.

Este hecho generó una serie de problemas en el inicio de la exploración de nuestro satélite, pues dificultaba el alunizaje en el mismo o la posibilidad de dejar satélites orbitando alrededor de ella, pues los equipos necesitaban realizar un continuo recálculo de las condiciones gravitatorias, para no acabar estrellándose sobre la misma o saliéndose fuera de la órbita.

Si la Tierra es de mayor o igual edad que la Luna porque ésta posee mas cráteres?
Como sabemos, la mayoría de los proyectiles que entran en la atmósfera terrestre son destruidos por ella; no ocurre así en la Luna. Esto no explica la abundancia de cráteres de la Luna con respecto a la Tierra.

Si consideramos que la Luna ha viajado a través del cosmos atravesando muchos sistemas, cinturones de asteroides, etc, habrá estado sujeta a choques más frecuentes aún que los de nuestra Tierra.

Ya se trate de cráteres causados por impactos de meteoros, ya por acción volcánica, lo que asombra a los científicos es su uniforme falta de profundidad. La teoría soviética opta por los impactos como causa y explica los hechos así: "Cuando el meteorito choca contra la cubierta exterior de la Luna, ésta actúa como una capa amortiguadora de los golpes y el cuerpo extraño tropieza con una impenetrable barrera esférica.

De este modo, sólo queda ligeramente “abollada” la capa de 30 kilómetros de planchas blindadas y la explosión se limita a lanzar trozos de la cubierta por el espacio, que recordemos, tendría unos 4,5 Km y que es la profundidad media de los cráteres”.

Momentos después de que los astronautas de la misión Apolo XI colocaran el primer sismógrafo en la Luna el 20 de julio de 1969, la Dirección Nacional de Aeronáutica y el Espacio -NASA- registró los primeros movimientos sísmicos del satélite.

Aunque eran de naturaleza leve, los científicos se preguntaban si dichos movimientos habían sido causados por la caída en la superficie del “Luna XV”, satélite soviético no tripulado que orbitaba la Luna al mismo tiempo que el Apolo llevaba a cabo su misión, y que terminó estrellándose en el casualmente llamado “Mar de la Crisis”.

Pero más allá de la naturaleza del impacto, lo que desde un principio hasta el día de hoy ha llamado la atención a los equipos de investigación es la asombrosa durabilidad de estos fenómenos en el planetoide gris.

En la actualidad, muchos equipos de investigación están encausados en la tarea de interpretar las miles de horas de registro que tomaron los sismógrafos colocados durante el programa lunar Apolo.

En esta serie de misiones (naves Apolo XI a XVI) se colocaron instrumentos de medición que transmitieron a la Tierra gran cantidad de datos, hasta su desconexión en 1977.

Según la investigación liderada por Yosio Nakamura, geofísico de la Universidad de Texas que actualmente estudia estos fenómenos, existe una especie de lunamotos (terremotos lunares) de pequeña magnitud que se originan a un promedio de 1000 kilómetros de la superficie lunar, lo cual es muy raro.

“Esa profundidad es superior a la de cualquier terremoto que vemos en la Tierra”, explica Catherine L. Johnson, geofísica del Instituto Scripps de Oceanografía. Aparte, estos pequeños sismos se dieron en el orden de varios por día, y la enorme mayoría en el lado visible de la Luna.

Esta asimetría se agrega a una gran lista de las que posee nuestro satélite.

Clive R. Neal, catedrático de ingeniería civil y ciencias geológicas de la Universidad de Notre Dame, también investiga los datos del programa Apolo.

Pudo comprobar la existencia de 28 fuertes sismos de poca profundidad (5,5 escala Ritcher), que curiosamente dejaban temblando a la Luna por más de 10 minutos.

En la Tierra generalmente estas vibraciones no duran más de medio minuto. «La Luna resonaba como una campana», observó Neal.

Innumerables investigaciones parecen indicar que nuestra Luna es un planetoide hueco, cuya estructura está formada al parecer por una sola pieza.

Estas curiosidades de nuestro satélite llevaron a elaborar hipótesis muy difíciles de asimilar para el bando conservador de los científicos.

Ya en la década de 1960, Mijail Vasin y Alexander Sherbakov, de la Academia Soviética de Ciencias habían expuesto la hipótesis de que nuestro satélite fue en realidad construido indudablemente de manera artificial.

Pese a lo risible que pareció esta idea en años pasados, numerosos informes de la NASA parecen confirmar los postulados de una luna artificial.

Y no es para menos, ya que el satélite selenita posee las más raras características que se puedan encontrar en un cuerpo celeste: presenta varias asimetrías en sus caras(visible y oscura); los cráteres en la superficie no superan los 5 Km. de profundidad, por más que tengan un centenar de kilómetros de radio; su baja densidad y resonancia en temblores sólo dan lugar a que sea un planetoide hueco; su cuerpo es increíblemente combado (más de lo que la física pueda explicar); posee concentraciones de masa en puntos aislados debajo de la superficie; siendo un cuerpo frío tiene descomunales manchas (mares) de un material que hasta ahora los científicos suponen como lava; su órbita es casi perfectamente circular; su origen, hasta el momento es una teoría difícil de elaborar.

Todavía en la actualidad, claro, el origen incierto de la Luna genera polémica. De las tres o cuatro teorías más populares del siglo pasado, hoy los científicos aceptan una como la más probable: el origen por “colisión lenta”.

Ésta intenta explicar cómo podría formarse un satélite a partir de fragmentos expulsados por un planeta de menor tamaño que la Tierra que colisiona con ésta.

Para comprobar el comportamiento dinámico de esta colisión, los laboratorios usan súper-ordenadores capaces de recrear gráficos con millones de variables posibles.

Según los cálculos, la Luna sólo podría haberse formado si un cuerpo de un tamaño específico impactara la Tierra en un ángulo muy particular, liberando al espacio materiales capaces de agruparse en vez de caer nuevamente a la Tierra.

Para esto se requeriría que el objeto impactante no se pulverizara produciendo ondas de choque, y que impactara a una velocidad de unos 15 km/seg., entre otras variables.

Pero aun habiéndonos ingeniado para recrear este complicado inicio, existirían todavía una gran variedad de secretos que no podemos explicar de la gran bola plateada.

Un ejemplo de esto es la nube de partículas de polvo cargadas magnéticamente que constantemente se desplaza con la luz del día, justo en la línea del suelo que separa el día y la noche lunar.

Esta débil “tormenta magnética” que permaneció como un fenómeno olvidado sin confirmar durante el programa Apolo, fue estudiada a principios de este año. Incluso esto puede haber creado la mayoría de los fenómenos que se identifican como “fenómenos lunares transitorios” o LTP por sus siglas en inglés (lunar transient phenomena).

Por siglos, han existido informes de extrañas luces brillantes en la Luna, que muchos astrónomos arriesgaron como evidencia de vida inteligente.

Incluso existen pruebas fotográficas de la NASA que se identifican como LTP. Timothy Stubbs, de la División de Exploración del Sistema Solar del Centro Goddard para Vuelos Espaciales, dice en referencia al tema, que el efecto de la pared de polvo no está definido: podría ser diáfana, invisible e inofensiva; o bien podría representar un problema real, inmovilizando los trajes espaciales, cubriendo superficies y causando recalentamiento en los equipos. “Aún tenemos mucho que aprender acerca de la Luna”, dice Stubbs.

LAS 13 CUESTIONES "CLAVES" DEL MODELO DE ARTIFICIALIDAD.

La Luna - Satélite artificial (ver video)

http://www.youtube.com/watch?v=Oq1FNmmYix8