Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 742 al 761 
AsuntoAutor
RV: MEDITACION DEL Graciela
RV: TODOS pueden p Graciela
DIEZ PRINCIPIOS - Susana P
KRYON - Preguntas Susana P
RE: Luz para el pr C. A. Ri
Luz para el presid AMANDA A
INFORME stella p
Re: INFORME Anita Ma
FW: INVITACION ESP RedLUZ/L
Luz o Conflicto - Susana P
Kirael - La Mente Susana P
Continuación de LO Susana P
Meditación por las Susana P
Re: Continuación d Anita Ma
Re: Meditación por Anita Ma
EXISTE UN OCULTAMI RedLUZ/L
Re:__Continuación_ Susana P
Mensaje del Corred Susana P
Mensaje de Saint G Susana P
Guía hacia el yo i Anita Ma
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 735     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] Cambiando de velocidad en el 2003
Fecha:Martes, 18 de Febrero, 2003  00:29:49 (+0000)
Autor:Susana Peralta <susana_peralta @.......com>

CAMBIANDO DE VELOCIDAD EN EL 2003

 

Por Angie Remedie

 

Editado en PlanetLightworker -  Febrero, 2003

 

 

Como si las cosas no se estuviesen moviendo lo suficientemente rápido, estamos observando algunos cambios importantes en el 2003 para agregar aún más viento a nuestras velas. Uno de ellos será la entrada de Urano en el signo de Piscis a comienzos de Marzo. Como Urano es uno de los planetas de movimiento lento, los efectos de su energía llegan lejos y duran mucho, ofreciéndonos muchas oportunidades para cambiar personal y globalmente.

A este cambio de velocidades Urano-Piscis lo llamo la Danza de los Siete Velos ya que Urano permanece en un signo por 7 años y nos ayuda con su energía que permite dejar ir, liberar, y Piscis es notorio por su energía mística, velada; así que cuando combinamos los dos, es como la famosa danza del Medio Oriente donde la bailarina se quita 7 velos en incrementos sincopados, revelando más de sí con cada velo descartado hasta que se queda completamente desnuda. Los lectores recordarán la colorida descripción que hizo Tom Robbins de esta danza en su novela Skinny Legs and All. Es una danza antigua, devocional, que, a diferencia del "striptease” moderno, con su llamativa vulgaridad, era realizado en sus comienzos por las sacerdotisas para honrar los misterios sagrados de la vida y la muerte y la gracia y belleza del cuerpo humano como un reflejo de lo divino.

Durante eones nos las arreglamos para cubrirnos con capas de velos muy gruesos hasta que nos perdimos de vista completamente y olvidamos lo que cubrían. Es una especie de juego de las escondidas que hemos estado jugando con nosotros mismos – escondámonos muy bien y luego démonos pistas a lo largo del camino para ver cuánto tardamos en encontrarnos otra vez. A lo largo del tiempo nos hemos dado cantidad de pistas, incluyendo la más reciente, el Eclipse/Gran Cruz de Agosto del 1999, la alineación de Tauro en Mayo del 2000 y, por supuesto, la verdadera y grande, la oposición Saturno-Plutón, también conocida como 11.9. Y parece que otra pista está yendo por nuestro camino a medida que Urano (El Despertador, el Iluminador), se une con Piscis (el Soñador, el Niño Mágico) en Marzo e ilumina todos esos lugares secretos, escondidos, durante los próximos 7 años. Eso significa que todas esas lamparitas uranianas estarán destellando luces brillantes, penetrantes, sobre esos velos (nuestras ilusiones, engaños, adicciones) mientras penetran capa tras capa hasta revelar el núcleo, nuestra verdadera esencia.  

Esta combinación Urano-Piscis lleva el potencial de ser inmensamente liberadora porque formula la pregunta que tiene la llave de nuestra transformación planetaria: ¿Estamos listos para enfrentar y abarcar quiénes somos en realidad? A medida que Urano remueve cada velo, despertamos más profundamente a nuestro Ser. Estos velos representan todas las formas que hemos instrumentado para escondernos de nosotros mismos, atraparnos y aprisionarnos. Todos los que hemos experimentado el dolor emocional de sentirnos atrapados por nuestro propio cuerpo,  nuestra familia, una relación, la sociedad, un trabajo, el dinero, etc., podemos darle la bienvenida a esta oportunidad de dejar caer finalmente estas cubiertas opresivas.

Con este espíritu, imaginémonos por un momento que nuestra Danza de los 7 Velos parece como orquestada por las energías de Urano-Piscis. Visualicémonos envueltos en nuestros velos, en posición de danzar, pero sintiéndonos abrumados por esos velos decepcionantemente pesados. Comenzamos a mecernos resueltamente y nos movemos lentamente cruzando la sala. Tomamos nuestro primer velo –es grande y abultado- y aspirando profundamente lo tiramos lejos. Uff... ¡ése sí que era grande! Contiene todos nuestros sistemas de creencias y las estructuras e instituciones que hemos construido para sostener nuestras creencias y darnos nuestro poder, para que podamos mantener nuestra ilusión de impotencia – excusas convenientes para no enfrentar quiénes somos realmente. Por supuesto, las estructuras están esencialmente muertas y hemos estado pegándoles a esos “caballos muertos” tratando desesperadamente de revivirlos. Pero no importa cuánto les peguemos y pateemos, están muertos y sus cadáveres están enrareciendo el aire con su olor a podrido. ¡Qué maravilloso se siente uno cuando finalmente se deshace de ese peso y ese hedor! Mientras cae ese primer velo al piso, nos sentimos un poco expuestos, pero mucho más livianos y libres.

Animados por nuestra osada acción, giramos y damos unos pasos más y arrojamos el segundo velo al aire, y con él se van nuestros miedos y todos los sentimientos basados en el miedo: el sentirse no amado, sin esperanza, sin valoración, solo, impotente, abandonado, necesitado, con necesidad de controlar. Ahora está expuesta una mayor parte de nosotros, pero ya podemos comenzar a ver un poco de luz desde esa apertura, que nos ayuda a ver que no estamos solos, que nunca lo hemos estado y que somos amados y estamos rodeados de amor y el núcleo mismo de nuestro ser es el amor. Esto nos hace sentir tan bien ahora que tenemos un momentum.

Se va el tercer velo y todas nuestras adicciones –a las drogas, a las sustancias químicas, a la comida, al dinero, a las cosas y los aparatos – todas las diversiones, las mentiras y obsesiones que nos dimos a nosotros mismos y que necesitábamos para soportar la vida, cuando para lo que realmente las necesitábamos era para evitar que viésemos nuestro verdadero Sí Mismo. A medida que las liberamos, nuestro coraje para aceptarnos a nosotros mismos comienza a regresar. Descubrimos que los velos se están volviendo más ligeros y que es más fácil moverse.

Tomamos el cuarto velo y lo arrancamos y con él, el jugar roles, el karma y milenios de sufrimiento. Todos esos contratos y acuerdos que creímos que eran tan importantes y se requerían de nosotros caen y con ellos se va el incontable dolor de actuar reiteradamente los roles de víctima/opresor. La luz interior se va volviendo más brillante y ahora estamos comenzando a tener una imagen más clara del poderoso ser interior. Vemos que la materia es energía y la energía es luz y que somos verdaderamente seres de luz – seres vastos, multidimensionales, espirituales, que tienen una experiencia física, que expresamos nuestra divinidad al crear un juego de 3D en el que temporalmente “olvidamos”  y luego nos damos experiencias cada vez más imperiosas para ayudarnos a recordar para que finalmente experimentemos la bendición de la autorrealización. Con esto comenzamos a experimentar una profunda compasión en su más alta expresión, la capacidad de aceptar y honrar a todas las cosas incondicionalmente, sin que importe su forma o su elección. Es la capacidad de verlo todo como al Uno – como Amor Infinito en acción expresándose infinitamente – y confiar que todos los caminos conducen al Hogar. Esta es la compasión que está penetrando finalmente el dilema en el que hemos estado tanto tiempo con nuestros corazones y mentes luchando entre sí. Al rendirnos a la compasión que todo lo abarca, vemos el fin del conflicto y una nueva era de paz para nosotros mismos y el mundo. Hemos despertado a la verdadera paz que viene de aceptar quiénes somos, no en qué creemos.

Somos lavados por olas de compasión y recordación y con enorme alegría nos desprendemos de ese quinto velo, abandonando nuestro concepto del tiempo, liberando al pasado y al futuro, dejando sólo el Ahora –el momento presente- y nos damos cuenta de que el Ahora es todo lo que hay, lo único real. Todas las demás eran construcciones de nuestra mente, nuestras creencias. Y comprendemos que no hay miedo, ni ilusión, ni sufrimiento en el Ahora.

Nuestros movimientos se están volviendo más rápidos, más libres, más livianos; la danza toma velocidad. No tenemos dificultad en desprendernos del sexto velo y estamos deslumbrados por lo que revela. Estamos viendo nuestros asombrosos, mágicos Sí Mismos, estamos despertando a nuestra verdadera magia. Toda la hechicería y magia de las historias como el Harry Potter de J.K. Rowling o el Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien no se pueden comparar con la maravilla de reconocer qué poderosos magos somos en realidad cuando podemos crear nuestro mundo entero alrededor de nosotros, momento a momento, y ni siquiera necesitamos varitas mágicas, pociones o encantamientos – todo lo que necesitamos son nuestros pensamientos. En esta parte de nuestra danza ahora les rendimos tributo a todos los niños mágicos (llamados de distintas formas: niños índigo, niños psíquicos, niños cristal), que han estado encarnando aquí en las últimas dos décadas o más aún, para ayudarnos a entender nuestra capacidad de crear mundos mágicos más allá de nuestros sueños más locos. También honramos a aquellos de nosotros que hemos venido antes para hacer el trabajo de base y allanar el camino para estos niños que están llegando; y nos detenemos sin aliento para honrar a todos los que vendrán durante los próximos 7 años y traerán la energía de Urano en Piscis con ellos al nacer. Ellos sabrán instintivamente cómo bailar esta danza y pueden conducirnos al mostrarnos cómo utilizar nuestra intuición para visualizar un mundo nuevo y a soñar sin miedo otro nivel de existencia.

Y ahora el último velo se desliza sin esfuerzo. Nos hemos desnudado de nuestras ilusiones, nuestro concepto del tiempo, nuestros sistemas de creencias, nuestro karma, nuestros miedos y nuestro sufrimiento...  ¿qué nos queda? Sólo nosotros mismos, puro Ser. Todo lo que siempre anhelamos – paz, amor, alegría, abundancia – está todo en este instante porque nosotros somos eso, somos la paz, somos el amor, somos la alegría, somos la abundancia. Somos el Ser, somos Todo Lo Que Es. Nos hemos resistido a verlo, lo hemos ocultado de maneras incontables, pero al fin no nos podemos podido esconder o escapar porque nosotros somos Todo, nosotros somos Uno. Y la comprensión es el gran don que Urano en Piscis puede darnos... que nosotros podemos darnos. Es el regalo del despertar que nos espera si estamos dispuestos a bailar nuestra Danza de los 7 Velos.

 

© Angie Remedi

Los invitamos a compartir sus experiencias, opiniones y preguntas sobre este artículo (en inglés). Por favor visiten PLWCommunity y dejen sus comentarios

 

Sobre la autora       

Angie Remedi ha estado comprometida en la práctica y enseñanza de la astrología, el tarot y la alquimia natural desde 1977. La música es una parte importante de su trabajo espiritual y se puede encontrar una colección de sus canciones y cantos en la cinta La Madre Llama. Ha sido entrevistada en la radio y estaciones de TV respecto a sus análisis astrológicos y las canciones que escribe honrando a la tierra, a las religiones y a las culturas antiguas y a las indígenas y también ha contribuido con artículos publicados en varias revistas metafísicas y new age. Se la puede contactar para lecturas espirituales y clases en   gaiakin@...   o TE (805) 498-3486 

 

Traducción: Susana Peralta