Inicio > Mis eListas > gap-argentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 906 al 925 
AsuntoAutor
La Nación Imaginad Susana P
Forma y Sustancia Susana P
Kryon - Mensaje se Susana P
Que es nuevo y qué Susana P
Síndrome de la Ace Susana P
VIAJE A CASA - Dan Susana P
RE-UNION ARGENTINA vecerca
Fw: 9 DE JULIO: DI vecerca
Fw: Dios@ y el Agu Dana Tir
EL LUGAR INTERMEDI Susana P
LA TIERRA MEDIA - Susana P
re-envío de El Lug Susana P
re-envío de EL LUG Susana P
RV: Invitación Sol Graciela
SE ABREN PORTALES Susana P
Envíos que llegan Susana P
Conferencia Gratui RedLUZ/L
Relaciones 1 y 2 - Susana P
Re: EL LUGAR INTER Beba SCA
El SIDA y la Sanac Susana P
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Gap-Argentina
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 906     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gap-argentina] La Nación Imaginada partes 1, 2 y 3 - Daniel Jacob
Fecha:Martes, 1 de Julio, 2003  23:12:01 (-0300)
Autor:Susana Peralta <sp10ar @.........ar>

LA NACIÓN IMAGINADA

Parte 1

Por Daniel Jacob

Editado en PlanetLightworker

 

Esta serie de artículos se inspiró en mi serie anterior, “Los Niños de las Estrellas”. En esos escritos, describí vívidamente algunas características poderosas de una nueva progenie de jóvenes, una poderosa fuerza que está llegando al planeta. En una cantidad de formas distintas, dije también: “Hoy en día, nuestros Chicos de las Estrellas están confundidos y perturbados.  El actual constructo de nuestra sociedad no deja espacio para que se hagan cargo de su poder, para que nos puedan mostrar las fantásticas alternativas de vida que están trayéndonos del Espíritu.”

 

Luego de leer el material, muchos me preguntaron: “¿Cómo podemos ayudar? ¿Qué podemos hacer para ayudar a estos chicos talentosos para que puedan abrir las mentes del mundo a lo que es vivir con dinamismo realmente? La respuesta a esa pregunta varía con cada individuo. Todos tienen un apoyo diferente que pueden darles a estos jovencitos. En el núcleo de este proceso de transferencia hay un concepto llamado “autoridad”. Las personas no pueden actuar en sociedad hoy en día sin autoridad. Si alguien lo hace, si una persona comienza a generar energía o a construir estructuras sociales que sean independientes de lo establecido, él o ella será tratado como una amenaza.

 

Para que Los Niños de las Estrellas obtengan influencia y realmente comiencen a afectar la forma en la que todos nosotros vemos la vida y tomamos decisiones, necesitarán que les demos algo de nuestra autoridad. Lentamente, eso está comenzando a suceder. Gracias a los esfuerzos de escritores e investigadores como Steve Rother, Lee Carroll y James Twyman, los Niños de las Estrellas (o como sea que se los esté llamando) están ganando audiencia. Están comenzando a ser escuchados.

 

Por 18 años me gané la vida como Masajista de Rehabilitación. Literalmente, pasé mis días tocando a las personas, ayudándolas a sanar. Cuando entré en el campo de la Terapia del Masaje Médico, allá a principios de los años ’80, la profesión estaba luchando por lograr reconocimiento e ímpetu, y estaba sumamente dificultada (especialmente en los EE.UU.) por la conexión de la palabra “masaje” con la prostitución.

 

A través de los años, se ha removido gran parte de esa oposición. Hoy en día, la Terapia de Masaje Médico es una de las modalidades de cuidado de la salud que está creciendo con mayor rapidez en el planeta. En mi propia práctica estoy volviéndome conocido gracias a las palabras y apoyo de médicos y de quienes fueron mis pacientes, los que luego de beneficiarse grandemente con mi atención, comenzaron a hablarles de mí a sus amigos y colegas. Muchos de esos amigos nunca hubieran venido por tratamiento si no hubiese sido por el gentil estímulo de alguien en quien confiaban, alguien que les dijo: “Está bien. Él no va a lastimarte. ¡Realmente funciona!”

 

Lo que esas personas amorosas y gentiles me dieron, y mi forma de encarar la sanación, fue autoridad. Ellas pusieron en juego su propia reputación con amigos y socios de negocios, para que mi influencia en la vida de la gente se pudiese expandir y ser conocida. Exactamente así ocurrirá también con nuestros Niños de las Estrellas. Poco a poco, los adultos simplemente comenzarán a decirse los unos a los otros: “Estos chicos saben de qué están hablando. ¡Necesitamos escucharlos!”

 

El asunto del control

 

Hoy en día, vivimos en un mundo que está poderosamente investido de la idea del control. Queremos controlar el medio ambiente. Queremos controlar la economía. Queremos controlar el caudal de los ríos y océanos que se llevan las tierras en las que vivimos. Y por encima de todo, queremos controlarnos los unos a los otros.

 

El control es algo librado al azar. A veces el destino dispone las cosas para que todos los “patos” en nuestras vidas se alineen en pequeñas filas prolijas. Como dice la canción, “En Camelot la lluvia nunca cae antes de la puesta del sol. A las ocho de la mañana la niebla debe desaparecer.”   Todo eso suena muy lindo, ¿no? Pero finalmente hasta Camelot tuvo sus problemas. Con o sin tecnología, hay fuerzas y factores en las vidas de la humanidad hoy en día que simplemente no se prestarán a la idea del control. Entre otros factores, están nuestros maravillosos, amados, Niños de las Estrellas.

 

En épocas pasadas, la crianza de los niños era algo bastante tajante. Los niños estaban para ser “vistos pero no oídos”. Si un niño desobedecía, su padre simplemente buscaba una palmeta para aplicar “la tabla de educación al asiento del aprendizaje”. Los niños aprendían a guardarse sus pensamientos para sí, tanto es así, de hecho, que algunos de ellos perdieron enteramente la capacidad de pensar.

 

En todos esos cambios sociales, los efectos energéticos de los Niños de las Estrellas estaban comenzando a sentirse. Poetas como Kahlil Gibran comenzaron a decirnos que nuestros niños venían a través de nosotros, pero que no nos pertenecían y que están destinados a tener vidas propias. Podemos observarlos y podemos amarlos. Pero las sendas de su destino fueron dispuestas mucho antes de que los conociésemos. Y, en lo que respecta a muchos aspectos de su viaje, no nos corresponde interferir.

 

Derechos de propiedad

 

Hoy en día, muchos adultos tienden a pensar en los niños como posesiones. El sistema jurídico ciertamente no ayuda en esa situación tampoco. Razonamos que ya que tenemos la “responsabilidad moral” de alimentar y albergar a estos jovencitos y el poder legal de tomar decisiones por ellos, nuestros  hijos deben estar sujetos a cualquier regla y ordenanza que elijamos maquinar.

 

Como dijo un padre: “Mi casa, mis reglas.” Sin embargo, si el niño vive ahí, ¿no es también su casa? Sólo porque alguien no es capaz de contribuir financieramente para mantener y mejorar el lugar, ¿no es todavía una fuerza que contribuye a esa familia? ¿No es su ocupación, su especialidad, ser simplemente el niño residente?

 

En un sentido simbólico, los hijos son pequeños espejos para sus padres. Son la encarnación de ciertos aspectos de la personalidad y aspiración de esos padres que desearon renacer en el mundo. Ellos son pasión y curiosidad, renovadamente dirigidos hacia los deseos y metas que puedan haber sido olvidados y dejados de lado en la búsqueda de la seguridad y/o la posición social de los mayores.

 

Muchos adultos pasan por alto esta importante percepción. En lugar de salirse del camino de sus hijos y beber de la energía de su alegría y renovado descubrimiento de la vida, los padres tratan de forzar a estos chicos en moldes de conducta, modelos de vida que no reflejan su núcleo intuitivo.

 

El constructo artificial de la personalidad que muchos padres buscan instalar tiende a suprimir la clara refracción que estos niños traen respecto a la propia sombra de sus padres, sus propios temas ocultos. En lugar de ver ese reflejo en sus pequeños,  los padres que se resisten se afanan en la tarea de romper o distorsionar el espejo. En algún nivel, los niños comprenden esto y tratan de aprender a resistir todo el asunto o aceptan la lección, perdiendo así sus almas individuales.

 

En las antiguas tradiciones celtas, a tal niño adaptado se lo llamaba “niño cambiado”. Él es la cáscara de un ser humano, un cuerpo que está funcionando y viviendo en el mundo, sin ningún niño adentro. La antigua leyenda afirmaba que las almas de los niños cambiados van a vivir al Reino de los Duendes, donde permanecen para siempre, a menos que sean invitadas a regresar y traer a la vida ese cuerpo nuevamente. En nuestra propia literatura, estos niños cambiados son análogos a los “Niños Perdidos”  de la Tierra de Nunca Jamás.

 

Mientras la unidad familiar continúa deteriorándose en nuestra sociedad, más y más parejas se encuentran en el juzgado para divorciarse, buscando solucionar los detalles de vidas enmarañadas. Entre los muchos “artículos” que se ponen sobre la mesa de negociaciones -junto con el barco, el condominio de tiempo compartido y la porcelana antigua que le perteneció a la Tía Minnie- están las brillantes caras y floreciente potencial de los niños menores de edad que viven en esa familia.

 

Como dice la canción de James Taylor, al enumerar las penas y melancolía de las separaciones familiares: “Ella obtiene la casa y el jardín, él obtiene los nenes y la camioneta.”  A eso llega, más o menos. Control. Autoridad. Y el dinero gira y gira y los abogados se vuelven más y más gordos. De hecho, en muchas instancias, en realidad son los abogados los que terminan  quedándose con la casa y el jardín, ¿no?

 

En esta serie deseamos pintar un cuadro – comenzar a construir una visión. En este punto, cómo llegaremos ahí es secundario a aprender adónde necesitamos llegar realmente. Lo primero es lo primero. En las próximas dos entregas hablaremos sobre “La Nación Imaginada” en detalle. Veremos cómo podría ser el mundo ideal, si fuese diseñado desde la perspectiva de un Niño de las Estrellas.

 

¡Su continuo aporte y retroalimentación son apreciados, y me encanta saber de ustedes! A medida que la energía continúa elevándose en el planeta, más y más de lo que estaremos hablando como teoría se condensará en actual realidad física. Así será, así ha sido siempre.

 

Parte 2

 

¡Continuamos con esta serie, que es la continuación de mi serie previa titulada “Los Niños de las Estrellas”, que explora cómo podría ser la sociedad moderna si fuese diseñada desde la perspectiva de estos asombrosos seres llenos de recursos! 

Mientras lo hacemos, debemos tener en mente que los puntos de vista de los Chicos de las Estrellas son realmente casi tan divergentes como los nuestros. Sin embargo, al tener en cuenta muchos de sus rasgos comunes y las múltiples “actualizaciones” de conciencia que ellos nos están trayendo en esta época, es bastante posible obtener una sensación de lo que ellos preferirían si la estructura social y las decisiones se dejasen en sus manos.

 

Nosotros vivimos en un Multiverso. Hay muchos resultados posibles que tienen el potencial de manifestarse en los días, meses y años por venir. La siguiente es sólo una de esas posibilidades –un tren que espera en la estación, que podemos elegir abordar si lo deseamos. Yo llamo a esta parte “La Nación Imaginada” porque no quiero que nos aferremos a nuestro cerebro izquierdo tratando de figurarnos cómo podríamos lograr realmente lo que estoy exponiendo aquí, o si funcionaría dentro de nuestra actual forma de pensar. Estamos bosquejando, simplemente, eso es todo. Las clases de cambios que se mencionan aquí podrían ser predicadas en vastos cambios de actitud, así como de filosofía. ¡Las meras soluciones políticas nunca funcionaron, ni, en mi opinión, funcionarán jamás!  

 

Muchos Baby Boomers descubrieron que hemos tenido que hacer ciertas “concesiones” con nuestros sueños originales. Al no estar completamente preparados para saltar dentro de esta vibración actual cuando éramos jóvenes, tratamos de aferrarnos a la segunda cosa mejor que pudimos hallar. No hubo nada de malo en eso. Pero ahora, a medida que nos acercamos a nuestros jóvenes –buscando “educarlos” acerca de cómo se supone que se debe vivir la vida ellos pueden ver, justo a través de nuestras “concesiones”, un mundo totalmente nuevo que ahora está a nuestro alcance colectivo. Vayamos allí con ellos conceptualmente. Suspendamos nuestro descreimiento lo suficiente como para explorar algo nuevo. Y así, comencemos.  

 

Un nuevo enfoque en la sociedad

 

El Espíritu nos dice que vendrá el momento en que existirá una civilización cuyo enfoque primario no sea el control de sus ciudadanos. Ese día veremos emerger un nuevo y excitante perfil en nuestra conciencia colectiva. No será el único modo que elegirá la gente para vivir, pero claramente será una opción, una elección que muchos pueden hacer si así lo desean. Hoy en día, en nuestra sociedad hay una enorme divergencia entre ser un niño y ser tratado como un niño. Nuestros sistemas sociales han creado marcadores generalizados para separar a “los hombres de los niños” que no son ni personales ni son siempre los correctos para las personas involucradas.

Bajo nuestro sistema actual, un Niño de las Estrellas (tal como lo hemos estado describiendo) será apartado arbitrariamente de su autonomía y soberanía personales hasta la “mágica” edad de los 18. En algunos casos, todos sus movimientos están monitoreados y controlados por adultos cuyo cociente intelectual y madurez personal son la mitad de los suyos.

En lugar de conducir a los niños a su poder tempranamente y dejarlos crecer al ritmo que se adecue más acertadamente a sus inclinaciones y necesidades personales, simplemente hemos establecido una edad en la que nos sentimos “cómodos” para dejar que los niños tengan la palabra; una edad, dicho sea de paso, que también los obliga a estar deseosos de luchar y morir por la sociedad a la que recién se acaban de incorporar “oficialmente”.

 

¡Dejen ir a mi gente!

 

En nuestra recién formada “Nación Imaginada”, un niño será considerado libre desde el momento en que él o ella verbalice la decisión de serlo. Y aunque los infantes surgen de los riñones de dos individuos específicos, ellos se convierten en Ciudadanos de la Sociedad del Sí Mismo en el momento en que toman su primer aliento. Antes de eso, se considera que son una parte del cuerpo de su madre y, por lo tanto, bajo su completo control.

 

Las madres podrán elegir amamantar a sus hijos, pero no se requiere que hagan más por ellos que asegurarse de que el niño esté a salvo y colocado al cuidado de alguien que realmente quiera introducir al infante a la vida en forma física. Las personas tienen talentos muy diferentes, como veremos luego en esta serie.

 

En algunos futuros alternativos para el Planeta Tierra, las sociedades se organizarán en torno al ejercicio de su servicio y dones creativos. Como hicimos una vez en la Atlántida, las personas se reunirán según sus capacidades, eficiencia y  pasión personal. Esas “Familias del Corazón” se volverán comunidades de trabajo productivo, en las cuales los niños vagarán tan pronto como sientan el deseo de hacerlo.

 

En la Nación Imaginada, el sistema de aprendices generalmente (pero no completamente) reemplazará nuestro actual modelo de educación formal. La gente aprenderá haciendo o creando. Ellos aprenderán en presencia de sus pares y tendrán el privilegio de moverse de Círculo en Círculo hasta que encuentren al (a los) que funcione(n) mejor para cada uno de ellos. Para entonces, la humanidad habrá descubierto que todo el trabajo hecho por obligación, en lugar de amor, es verdaderamente el fruto de un árbol emponzoñado. El alma de la sociedad será la elección personal y la creatividad, no la coerción y la vergüenza. Y todo respecto a la vida en esa sociedad reflejará esa actitud.

 

Aunque muchos humanos todavía desearán compartir alojamiento en pequeños grupos “familiares”, la familia nuclear se habrá expandido para incluir a toda la Familia de la Humanidad. El “Cuerpo del Sí Mismo” reemplazará la idea de los estados, países o razas.

 

Los niños nacidos de ciertos padres podrán decidir que tienen afinidad con personas que viven cruzando el pueblo. Como no hay “ganchos” o “alambre de púas” en la idea de la obligación de la familia (consanguínea), serán libres para comenzar de inmediato a construir su propia Familia del Corazón. Estas conexiones podrán o no incluir a los parientes o hermanos de sangre. Es la clara elección del niño y del círculo al que está buscando integrarse.

 

La Sociedad compartirá lo que ellos tienen con los que están alrededor. Sin embargo, esto no será necesariamente socialismo. Tendrán posesiones y se las darán libremente a otros al sentirse movilizados por el espíritu del Sí Mismo que fluye en todos nosotros.

 

Como se delineó en la serie “Los Niños de las Estrellas”, la humanidad realmente es parte del mismo SER ÚNICO. No estamos solos. Somos TODOS UNO. Cuando ciertos individuos tienen conflictos en una Sociedad del Sí Mismo, no queremos aplastar eso o contenerlo. En cambio, todos nos reuniremos y nos adueñamos de eso como propio. Vamos al interior y procesamos el simbolismo de los conflictos -buscando determinar dónde están funcionando esas mismas dinámicas en nuestro propio contexto personal- y comenzamos a sanarlas desde adentro. Hablaré más al respecto en el segmento final.

 

Haz lo que quieras

 

Como dijimos antes, los padres naturales de cada niño lo estabilizarán durante el tiempo que el apego y enfoque de preocupación sea bienvenido y sentido por ambos. Cuando llegue el momento de que el infante/niño/jovencito verbalice y sostenga deseos y preferencias específicos, esas expresiones de soberanía serán honradas. Sin embargo, los deseos de una persona no cancelan los deseos y libertad de los que lo rodean. Esto es cierto sin que importe la edad o la experiencia.

 

Los chicos que están llegando hoy en día no son como los jovencitos que venían antes. Los Niños de las Estrellas han construido en ellos que todos estamos juntos en esto. Lo que ellos no comprenden es el sistema social disparatado, donde personas de mente y temperamento conflictivos son arrojadas juntas por largos períodos de tiempo en nombre de la tradición y el “orden”. Y se mortifican cuando nos ven perpetuando el acto de atropellar el deseo de una persona con la voluntad de otra. ¡Para ellos, esto es insano!

 

Como hemos compartido en entregas anteriores, el imperativo moral básico que los Niños de las Estrellas llevan naturalmente en ellos es característico de la adoración en las religiones perdidas que honraban a La Diosa. Ese imperativo dice: “No le hagas daño a nadie. Hay lo que quieras.” Hay dos partes en ese imperativo. La primera es “no le hagas daño”. Sin embargo, la segunda parte es tan enfática como la primera. Manda que el factor de preferencia y los deseos de una persona son conexiones divinas y no deben ser negadas o reprimidas. De hecho, la palabra “desire” (deseo) literalmente significa “del Padre”.

 

Para un Niño de las Estrellas, aceptar tranquilamente una vida de contención y obediencia sería comparable a la traición personal completa. Nuestra sociedad actual está ampliamente basada en torno a esto, y ellos no pueden soportarlo. Nuestras tradiciones nos dicen que “entrenemos a un niño como debería ser.” Parece importarnos muy poco el entrenamiento que el niño podría darnos a nosotros. ¿Por qué? ¿A qué le tememos? ¿Qué estamos pasando por alto que podría ser visto claramente por un ojo inocente y sin prejuicios?

 

El Nuevo Paradigma de fe y acción es mucho más que obediencia a la restricción externa. Está hecho de una transformación interna que es una fusión del deseo honesto y del simple respeto por los demás como espejos de uno mismo. A esto lo llamamos la Ley de Amor. Sin duda quienes me han seguido hasta ahora tienen muchas preguntas. Para serles franco, yo también. En la última parte de esta serie desplegaremos el diagrama en profundidad para que pueda compartir con ustedes cómo respondí a esas preguntas hasta aquí.

 

Mientras tanto, sus ideas y preguntas personales son siempre bienvenidas. Este no es un producto terminado sino un trabajo colectivo de arte que está encaminado. ¡La arcilla es suave y abundante, y nuestras manos de alfarero están ansiosas por jugar! ¡Vengan e inténtenlo!

 

Parte 3

 

Habiendo llegado a este segmento final de nuestra visita a “Los Niños de las Estrellas”,  siento que me incumbe prestarle especial atención a algunas cuestiones importantes que presentaron los lectores durante la marcha. Muchas de estas preguntas y sentimientos vienen de padres adultos. Algunos montan en cólera cuando se menciona el “poder compartido”, mientras otros son muy considerados, razonablemente abiertos y están muy interesados en llegar a las mejores soluciones para todos los involucrados. Un lector escribió recientemente: “Tengo algunos problemas serios con la forma en que usted está abordando este material sobre lo “talentosos” que son nuestros jóvenes. Cada vez que separamos a algún grupo como el “nuevo don” para la humanidad, nos determinamos para el fracaso. Es simplemente el mismo viejo juego de la separación bajo una forma diferente. Lo hicimos con los chamanes, los avatares religiosos, sacerdotes, educadores, y con la profesión médica. Ahora quiere que lo hagamos con nuestros chicos. El cambio realmente nunca tiene lugar al colocar a un grupo de gente por encima de otro. Toda la gente tiene talentos y todos tienen necesidades. Cuando destacamos a un conjunto de necesidades sobre otro, producimos frustración y resentimiento.”

 

Realmente aprecio cuando escucho cuestionamientos provocativos como éste. Esta persona se siente bastante enraizada y obviamente tiene una clara perspectiva de las distintas “etapas” que ha atravesado la sociedad en nuestra evolución como alma colectiva. Siendo un canal para la Unidad durante este poderoso tiempo, normalmente sería la última persona que querría descargar de golpe expectativas mesiánicas sobre los hombros de nuestra juventud. Pero el espíritu está diciendo que ellos están trayendo algo especial dentro de sí. Puede estar dormido en algunos casos, pero está allí. Y pronto necesitaremos hacerle lugar.

 

Imagino que, en primer lugar, la motivación para esta serie es que “no es saludable” enfatizar las necesidades de un grupo sobre el otro.  Parece que mucha de la crianza de nuestros hijos en estos días ha sido una danza entre dos extremos. O abandonamos a nuestros hijos y vivimos la vida sólo para nosotros mismos o los convertimos en el centro mismo de nuestra existencia. El Espíritu nos dice ahora que ninguno de esos enfoques es lo que necesitan realmente los Chicos de las Estrellas.

 

Una opción, no un mandato

 

Jesús dijo: “A menos que os volváis como niños pequeños, no entraréis en el Reino de los Cielos.” Me inclino a concordar con él en eso. Pero hasta eso está de mi lado aquí. La “Nación Imaginada” es una sociedad basada en la Unidad y una apreciación para nuestra diversidad colectiva infinita. No coloca a los niños en el centro de las cosas. Más bien, está diseñada para nivelar el campo de juego para que el talento natural pueda avanzar a cualquier edad en que aparezca. Algunos de los principios tratados tendrán gran significado también en lo que respecta a nuestros ciudadanos de mayor edad..

 

Aún en el diagrama que estamos diseñando aquí, habrá quienes se sentirán más cómodos y seguros cuando estén siguiendo a líderes o mentores en su programa diario. Pueden incluso elegir vivir en casa con sus padres hasta más allá de los 40, y serán completamente felices con eso. El factor clave que estamos enfatizando aquí es la palabra “elección”. ¿Llegan a elegir los Niños de las Estrellas si son dependientes o no? ¿O esta elección ya está hecha para ellos?

 

Hasta ahora, la sociedad no se atrevió a darles elección a los chicos. Estamos manejando las cosas exactamente como nuestro querido lector lo describió en su carta, excepto que hemos puesto individuos más viejos a cargo. Él dijo: “Poner las necesidades de un grupo sobre otro produce frustración y resentimiento.” ¿No es eso lo que estamos viendo en los rostros de muchos de nuestros jóvenes hoy en día?

 

La política de la unidad

 

En el Sí Mismo, todas las personas son iguales, pero eso no significa que todas las personas sean lo mismo. El énfasis aquí está en el empoderamiento dentro del Sí Mismo y la autonomía de movimiento para cada persona para que haga o sea lo que quiera en tanto no estorbe o insulte a otra.

 

En la Nación Imaginada, el “don” de cada persona recibirá el mismo reconocimiento y respeto que cualquier otro. Eso no suprimirá el capitalismo, pero le da cierta perspectiva a las cosas. Cada persona contribuirá a partir de su alegría y talentos a sustentar y mantener el Recurso Grupal. Si alguien elige no hacerlo y parece desapegado en la relación con el Todo, todos podemos utilizar ese reflejo en nuestro espejo. Observaremos a esa persona y nos preguntaremos: “¿Qué parte de mí se está sintiendo sola y desapegada? ¿Por qué no quiero pertenecer a lo que estamos haciendo aquí?” 

 

Aunque los valores monetarios de nuestros productos y servicios pueden permanecer absolutamente iguales, cada miembro del Grupo puede dar “horas” o “unidades” de su habilidad personal para aprovisionar al Recurso Colectivo y mantener lubricadas las ruedas de la sociedad.

 

Con Conciencia de Unidad, hace mucha menos falta una fuerza policial o Agencia Impositiva. Todos contribuyen con las mismas “unidades” para sostener la causa como los demás. No hay evasiones. Después de todo, si algo realmente está satisfaciendo sus necesidades, ustedes lo apoyarán, ¿no es así?    

 

Toda la idea de “unidades” de intercambio está ya siendo explorada en profundidad dentro de la comunidad del trueque. Ustedes se unen a un club de trueque y van a cualquier parte del club y utilizan cualquier servicio en toda la nación, en tanto estén dispuestos a trocar “unidades” de su habilidad o producto a cambio. Se guardan los créditos, y se completa el intercambio. Un principio similar podría extenderse por cualquier sociedad y la equidad funcional podría volverse el orden del día.

 

En lo que respecta al Recurso Comunitario, un doctor contribuiría la misma hora que un paisajista. Ambos tendrían “unidades” registradas en el Recurso Comunitario.  Luego de que cada uno haya contribuido con su respectiva “cuota”, vuelven a cargar precios establecidos para los negocios como siempre. Hay muchas dinámicas involucradas en la promulgación de esto, pero suspendámoslas por ahora, ¿sí? Todo lo que estamos haciendo aquí es bosquejar. Simplemente nos estamos preguntando: “¿Es eso lo que quieren o no?” No importa cómo llegaremos a eso. “¿Es eso lo que quieren?

 

Igualitarismo en acción

 

En La Nación Imaginada, los niños de dos años tendrán tanta elección como cualquier otra persona, en tanto la búsqueda de sus intereses no infrinja la libertad de operación de ningún otro. En la extensión que lo haga, a cada persona (sin importar la edad) se le recordarán las reglas: “No dañes.” ¡Limitar la libertad y el fluir de otros les hace daño! Cuando se trata de niños pequeños, todos sabemos que “cuesta un montón”.  En la Nación Imaginada, el montón está más que contento de obedecer.

 

Naturalmente, exposiciones de esta clase de divergencia de la práctica actual hacen que surjan argumentos sobre la seguridad de los niños involucrados. Después de todo, ¿no necesitan que alguien los cuide? La respuesta podría ser sí o podría ser no. Un Niño de las Estrellas completamente despierto y funcionando contiene dentro de su programación interna, todos los poderes energéticos necesarios para mantenerlo a salvo y encaminado para su viaje completo en forma física. Estos poderes lo siguen, de forma muy similar a la “fuerza” descrita en la película “La Guerra de las Galaxias”.  Sólo que no nos hemos dado cuenta ni le hemos dado la oportunidad de que funcione. La energía se mantuvo latente en todos excepto en un puñado de nosotros. Esos “pocos” son llamados genios. Hay muchos más genios en nuestra sociedad de lo que cualquiera de nosotros comprende. Todo lo que necesitamos hacer es sacar a algunos de los idiotas “atrincherados” de su camino, para que finalmente ellos puedan ser reconocidos por lo que son.

 

Alimentando al niño de uno mismo

 

La determinación de quién es considerado “propio” o “impropio” para cuidar a un niño debe radicar en el niño. Ya hemos visto el lío miserable que tienden a proporcionarnos los juzgados y las agencias de asistencia social cuando se elevan a sí mismos a la posición eminente de árbitros de la sabiduría social. Sí, habrá abusos. Pero las personas que los perpetran  generalmente  son los que previamente han sido dañados por el mismo sistema que nosotros estamos buscando cambiar aquí.

 

Actualmente, al intentar brindar “seguridad” al niño vulnerable, hemos colocado nuestro juicio y “sabiduría” adulta por encima de su instinto de supervivencia y poderes intuitivos personales. Como resultado, los costos administrativos para la regulación social y el sistema legal se han vuelto astronómicos, y los abusos a los niños sólo están empeorando.  Todo esto va a tomar algún tiempo y paciencia. Soltar el control es difícil. Es como emerger luego de nadar bajo el agua. ¡Si lo hacen demasiado rápido, se sienten mal! Cuando los Hijos de Israel dejaron Egipto por la tierra prometida, fueron obligados a vagar en el desierto por 40 años hasta que su “vieja guardia” se extinguió y dejó que los jóvenes tomasen la delantera. ¡Esto no tiene que sucederles a los Baby Boomers, muchachos!

 

El Niño de las Estrellas en cada uno de nosotros

 

Tomamos todo un segmento de la serie anterior para hablar acerca de por qué llamamos a estos chicos “Niños de las Estrellas”. Hablamos de los Cometas – Kahoutek y Hale-Bopp- y comparamos el Portal de Energía que se abrió y cerró al pasar éstos con la suspensión en el cielo de esa única estrella sobre ese humilde establo en Belén hace tantos años atrás. ¡Fue el nacimiento del Cristo Cósmico y se aplica a todos y cada uno de nosotros durante este tiempo profético!

 

Al honrar a nuestros Niños de las Estrellas y darles la autoridad que merecen, simbólicamente estamos honrando al niño divino  en cada uno de nosotros. Podemos estarlos observando, estudiando sus modalidades y su perspectiva. Podemos aprender a “volvernos como niños pequeños”, para que todos podamos presenciar el Reino Celestial mientras se manifiesta aquí en la Tierra.

 

A medida que la Ascensión continúa, trayendo a la Tierra temblores para sacudir y despertar a la humanidad, seamos como esos Reyes Magos que se pusieron en marcha hace tanto tiempo para encontrar al Cristo Niño. Dejaron atrás cosas que les eran familiares y se lanzaron a descubrir algo nuevo e inusual. Mientras nuestros Niños de las Estrellas continúan despertando y se conectan en línea, veremos que por cierto son algo nuevo e inusual. Crear una Nación Imaginada o algo parecido será nuestra forma de reconocer su poder (así como el nuestro) y honrar a la Energía Crística que viene a convocarnos una vez más. 

 

Todo comienza cuando dejamos de mirar hacia arriba y en cambio miramos a los ojos a nuestra próxima generación. Ellos son nuestra esperanza y son nuestro legado. Y de alguna manera, mientras honramos lo vibrante de su ser y hacemos lugar para que su pasión vague libremente por la Tierra, podríamos también empezar a sostener el reflejo de esa Energía Crística en cada uno de nosotros también. No se trata de elevar a un grupo sobre el otro. Más bien, será igualar a todos los grupos para que la sociedad pueda finalmente avanzar y funcionar como uno. 

 

© Daniel Jacob   daniel@...         www.reconnections.net

Traducción: Susana Peralta

 

El texto en inglés está en PlanetLightworker de noviembre y diciembre 2002 y enero 2003  www.planetlightworker.com

La traducción de Los Niños de las Estrellas se halla en www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm



Internet GRATIS es Yahoo! Conexión.
Usuario: yahoo; contraseña: yahoo
Desde Buenos Aires: 4004-1010
Más ciudades: clic aquí.