Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10721 al 10760 
AsuntoAutor
Cien Citas de "El yosoy _j
Recuperar la gober Red Iber
Preparando Contact Guillerm
Los Niños de la Nu Graciela
Los Faros de Luz - Graciela
En marcha Guillerm
Sorprendente Guillerm
LAS ENERGÍAS DE DI Graciela
El Boletín Cuántic Susana P
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Re: I Forum Espiri La Casa
Terminación del me Susana P
Faros de Luz - La Susana P
Mensaje de Diana, Nady
Mensaje de Hatonn yosoy _j
LM-12-2006 - EL ÉX Graciela
Tobías - Serie del Graciela
Mentira oficial Guillerm
Hallazgo milenario Guillerm
Mensaje de SaLuSa, Nady
Nuevo avance Guillerm
II Cumbre Sudameri La Casa
Cambio polar Guillerm
Aprendiendo a Escu yosoy _j
'Venimos a abrazar guillerm
TÚ Y TU CUERPO CRI Graciela
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Peru: Se inicio Co La Casa
Help Stop Repressi La Casa
Mensaje de Ker-On, Nady
Agua en Marte Guillerm
Cumbre de Cochabam La Casa
Afinación Semanal La Casa
Las empresas que g La Casa
Enojo Maya Guillerm
La Inmaculada Conc galeon
EL CAMBIO ESTÁ SUC Graciela
Mensaje del Maestr Nady
EL MUNDO DE LA IMA Sorem
La Percepción de D Susana P
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12681     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Nuevo avance
Fecha:Martes, 5 de Diciembre, 2006  13:40:03 (+0100)
Autor:Guillermo <guillermo @.....es>

Nuevo avance político de los Caballeros Blancos en EE.UU.

Otro halcón pierde las plumas

Nuevo declive en el poder del ala
más agresiva y belicista del Imperio

Por Jim Lobe
Lunes 4 de diciembre de 2006

Washington (IPS).- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush,
aceptó el lunes la renuncia del embajador en la Organización de las
Naciones Unidas (ONU), John Bolton, en lo que constituyó un nuevo
declive del poder del ala más belicista del gobierno.

Bolton presentó su renuncia menos de tres semanas después de que Bush
hubiera enviado otra vez su nominación al Senado.

La reiteración del pedido al Congreso legislativo tenía el aparente
objetivo de señalar al electorado del gobernante Partido Republicano que
la línea del gobierno se mantendría, a pesar de la derrota que le
infligió el opositor Partido Demócrata en las elecciones del 7 de
noviembre.

Bush se mostró "profundamente desilusionado" porque "un puñado de
senadores" impidieron la confirmación de Bolton en el cargo que ocupó
sin aval legislativo durante 21 meses. El funcionario había sido
designado aprovechando un receso del Congreso. "Eligieron obstruir su
confirmación, aun cuando disfruta del apoyo mayoritario del Senado y
aunque esa táctica perturba nuestro trabajo diplomático en tiempos
delicados y trascendentes", agregó Bush.

Los enemigos de Bolton aplaudieron la decisión de la Casa Blanca de
renunciar a la puja en el Senado y llamaron a Bush a nominar a una
figura que pueda concitar apoyo de los dos grandes partidos
estadounidenses.

"Con Medio Oriente al borde del caos y ante las crecientes amenazas
nucleares de Irán y Corea del Norte, necesitamos un embajador en la ONU
con pleno apoyo del Congreso, que pueda concitar la unidad de la
comunidad internacional contra las serias amenazas con las que nos
enfrentamos", dijo el senador John Kerry, el candidato presidencial
demócrata de 2004.

"Quedó demostrado que el estilo de nacionalismo belicoso del (ex senador
ultranacionalista) Jesse Helms ha retrocedido definitivamente", sostuvo
Steven Clemons, director del Programa Estrategia Estadounidense de la
New American Foundation, que participó en las gestiones contra la
designación definitiva de Bolton.

"Esto debería ser considerado más como una victoria de los adversarios
de Bolton que como un cambio de postura de la Casa Blanca, pero ofrece a
Bush la oportunidad de recomenzar y enviar a la ONU a alguien que
custodie los intereses estadounidenses y aun así ser consistente con los
valores del Partido Republicano", agregó Clemons.

"Pero aún está por verse si Bush aprovechará la oportunidad", concluyó.

Entre los posibles sucesores de Bolton figuran el actual embajador en
Iraq, Zalmay Khalilzad, y la neoconservadora subsecretaria de Estado
(vicecanciller) para Asuntos Globales, Paula Dobriansky.

También figuran en la lista tres legisladores republicanos moderados
derrotados en su intento por la reelección el mes pasado: el
representante Jim Leach y los senadores Michael DeWine y Lincoln Chafee.
En el caso de Chafee, sus posibilidades se reducen por su oposición a la
nominación de Bolton.

El asesor del Departamento de Estado Philip Zelikow también fue
considerado para el cargo, pero anunció hace dos semanas que dejará el
gobierno.

Bolton, acusado de maltrato a sus subordinados y de manifestar su
abierto escepticismo hacia la ONU, es un protegido de Helms que comenzó
su carrera política en cargos de escaso destaque durante el gobierno de
Ronald Reagan (1981-1989).

Al retirarse, Helms lo describió como "el tipo de hombre que me gustaría
tener a mi lado en el Armageddón".

Es considerado el más unilateralista y menos diplomático entre los más
altos funcionarios del servicio exterior del primer periodo presidencial
de Bush (2001-2005). Bolton ocupó entonces el cargo de subsecretario de
Estado (vicecanciller) para Control de Armas.

Desde el Departamento de Estado, Bolton intentó, con cierto éxito, de
sabotear los esfuerzos de su superior, el entonces secretario de Estado
(canciller) Colin Powell, ppor promover un diálogo con países
enfrentados con Estados Unidos como Siria, Irán y Corea del Norte.

A pesar de que su rostro rubicundo, sus lentes y sus gruesos bigotes
canosos le dan una imagen de tío simpático, Bolton es conocido por su
carácter conflictivo, combativo y malhumorado.

A pesar de su inexperiencia respecto de los países en desarrollo, ocupó
en el gobierno de Reagan varios cargos en la Agencia para el Desarrollo
Internacional (Usaid) antes de convertirse en uno de los principales
colaboradores del entonces fiscal general Edwin Meese.

Desde ese puesto, se resistió a todas las gestiones del Congreso para
investigar el escándalo Irán-Contras y la entrega de armas a los
contrarrevolucionarios en Nicaragua a mediados de los años 80.

Su eficacia en la tarea le deparó la promoción a subsecretario de Estado
para Organismos Internacionales en el gobierno de George Bush --padre
del actual presidente (1989-1993)--, al cabo del cual se incorporó a
instituciones académicas neoconservadoras como el Instituto Manhattan y
el American Enterprise Institute, del que fue presidente.

Desde ese centro de estudios fustigó la normalización de vínculos de
Taiwan, territorio al que China considera una provincia renegada y de
cuyas autoridades habría recibido dinero entonces, según el diario The
Washington Post.

En 1994, en una mesa redonda, Bolton afirmó: "No existe eso que se ha
dado en llamar ONU. Si el edificio de la ONU en Nueva York perdiera 10
pisos, no se notaría mucha diferencia."

También defendió el retiro de Estados Unidos del Tratado de Misiles
Antibalísticos y atacó otros acuerdos internacionales de desarme, así
como se opuso a las supuestas amenazas a la soberanía de su país por
parte de la ONU. En una ocasión, llegó a sugerir el cese de los pagos de
Washington al foro mundial.

Bolton también integra hace mucho tiempo la Sociedad Federalista,
organización nacionalista de abogados de extrema derecha opuestos a la
aplicación del derecho internacional, al que consideran violatorio de la
soberanía estadounidense.

El hoy renunciante embajador jugó un papel clave en la coalición de
nacionalistas agresivos, cristianos de derecha y neoconservadores
liderados dentro del gobierno por el vicepresidente Dick Cheney, quien,
tras el cese de Powell, presionó a su sucesora, Condoleezza Rice, para
que lo promoviera a subsecretario de Estado.

Rice rechazó la idea, pero accedió, como fórmula de concesión, a la
nominación a la embajada en la ONU. (FIN/IPS/traen-mj/jl/ks/na wd gb ip
sp/06) (FIN/2006)

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=39542


La oposición demócrata fuerza a Bush a prescindir
de Bolton como embajador en las Naciones Unidas

Lunes 4 de diciembre de 2006

Washington (El País).- El embajador estadounidense en Naciones Unidas,
John Bolton, dejará su puesto en unos días. Según ha anunciado la Casa
Blanca, el presidente, George W. Bush, ha aceptado su renuncia ante la
seguridad de que el Senado, que ahora cuenta con mayoría demócrata, se
opondrá a su renovación.

Según la portavoz de la Casa Blanca, Bush ha aceptado a regañadientes la
decisión de Bolton de dejar su cargo ante la falta de apoyos. La
decisión del embajador, que ocupa la embajada estadounidense en la ONU
de forma provisional desde agosto de 2005, se hará efectiva cuando acabe
el actual periodo de sesiones del Congreso estadounidense, probablemente
a finales de esta semana.

Bolton, uno de los más firmes defensores de la política de Bush en Irak,
fue nombrado por el presidente en agosto de 2005 sin contar con el
Senado, que en ese momento se encontraba de vacaciones, evitando así el
proceso de confirmación y desatando así las iras de muchos de los
senadores. Además, muchos legisladores temían el mal carácter de Bolton
en un puesto especialmente delicado, como es la legación estadounidense
en Naciones Unidas, una institución que Bolton ha criticado
abiertamente.

Bolton tenía que ser ratificado por el Senado en su puesto en el mes de
enero, y es probable que hubiera obtenido el voto favorable, pero varios
senadores del Comité de Relaciones Exteriores, clave en la elección, se
oponen a él.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/oposicion/democrata/fuerza/Bush/prescindir/Bolton/embajador/ONU/elpepuint/20061204elpepuint_6/Tes



Bush se ve forzado a aceptar la dimisión
de John Bolton como embajador en la ONU

Martes 5 de diciembre de 2006

Nueva York (ABC).- Finalmente, tras un polémico nombramiento directo por
parte del presidente de Estados Unidos aprovechando un periodo
vacacional del Congreso, John Bolton, embajador estadounidense ante
Naciones Unidas, no ha querido renovar su cargo para un nuevo mandato,
otro golpe contra la diplomacia norteamericana que Bush aceptó «con
profunda pena».

Con esta decisión, el presidente da por terminados sus esfuerzos para
convencer al Senado sobre una posible confirmación de Bolton para dicho
puesto y ve como la derrota republicana en las elecciones legislativas
del pasado noviembre se cobran la segunda víctima entre sus filas, tras
la dimisión presentada por el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

Bolton pasó a ocupar su cargo en agosto del año pasado cuando Bush
decidió pasar por alto el proceso habitual para nombrar al representante
de la nación ante la ONU, que en circunstancias normales hubiera
dependido exclusivamente de la aprobación del Senado. Como los
demócratas bloquearon la votación para una posible elección del favorito
de la Casa Blanca para el puesto, Bush aprovechó las vacaciones
estivales del Capitolio para nombrar al actual embajador de forma
provisional sin necesidad de la aprobación de la Cámara Alta del
Congreso. Como dicha alternativa se realizó bajo un receso legislativo,
momento en que el presidente tiene atribuciones para hacer nombramientos
sin confirmación del Senado, el funcionario elegido sólo puede ocupar el
puesto hasta el término del periodo legislativo que, en esta ocasión,
finaliza en enero.

Cambio de mayoría

El presidente tenía previsto aprovechar los últimos coletazos
republicanos en el Senado, antes del cambio de poder, para confirmar a
Bolton, que podría haber conservado su puesto pese a la victoria
demócrata, pero tras los acontecimientos se puede dar a entender que la
Casa Blanca podría haber previsto que el funcionario volvería a carecer
del respaldo suficiente para ocupar su cargo, pese a que, según fuentes
cercanas al gobierno estadounidense, contaba con el apoyo de «una fuerte
mayoría bipartidista de senadores».

«Estoy en desacuerdo porque un puñado de senadores haya privado a Bolton
del derecho a una votación que le confirmará o retirara de su puesto»,
aseguraba Bush que no dudó en añadir que «algunos se han decantado por
obstruir dicha nominación pese a ser conscientes de que Bolton cuenta
con el respaldo de la mayoría del Senado y que, bajo esta decisión,
interrumpirán las labores diplomáticas estadounidenses en un momento
decisivo».

Un apenado Bush aceptó la dimisión de Bolton aunque quiso dejar claro
que este «obstruccionismo impide a los hombres y mujeres con talento el
servir a su nación». Aún así, Bolton anunció en una carta con fecha de 1
de diciembre, que tras una «cuidadosa consideración pensaba que sus
servicios deberían cesar con el vencimiento de la legislatura.

http://www.abc.es/20061205/internacional-estados-unidos/bush-forzado-aceptar-dimision_200612050249.html


-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-



-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-