Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10881 al 10920 
AsuntoAutor
Mensaje de Ker-On, Nady
Fw: SÍNTESIS DEL Graciela
Taller Plan de Neg La Casa
Talleres Propedéut La Casa
Ansia de Paz Guillerm
Taller con Ruben F La Casa
Coahuila aprueba u La Casa
DESENCHUFÁNDONOS D Sorem
Importante/Informe Thammy A
Curación general Guillerm
Mensaje de Atmos, Nady
Encuentro Shamanis La Casa
LM-1-2007 - LA APE Graciela
Comentarios de Ató algthe
Mensaje de Ela, 12 Nady
Dejan pasar el tie galeon
Enero 15, de 2007 Graciela
Mensaje desde el F Graciela
Terquedad Guillerm
El Fenómeno Del Ca Graciela
Brasil: segundo go La Casa
El altermundismo: La Casa
Griten Libertad Guillerm
Año trascendental Guillerm
Campos de concentr Guillerm
chamanismo en la g La Casa
Faros de Luz - Dis Susana P
Polémica Celestial Guillerm
Deje De Matar Al M Graciela
EL FENÓMENO DEL CA Graciela
Mensaje de Ag-agri Nady
Correo no deseado Guillerm
Yo ya vuelvo; regr galeon
Semana crucial Guillerm
LOS TRABAJADORES D Sorem
Ovnis en Colombia Guillerm
El Despertar de lo miguel
Actividades ProSer La Casa
Re: Una breve visi La Casa
Centauros Guillerm
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12857     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] El Despertar de los Centros Etéricos
Fecha: 20 de Enero, 2007  07:16:45 (+0100)
Autor:miguel <miguel.orionmpe @.....com>

Sacado de “Tratado de Magia Blanca”. 
Alice A. Bailey


EL DESPERTAR DE LOS CENTROS

Hablando más técnicamente y por lo tanto justificando el uso de la palabra
instrucciones, en relación con este tratado para aspirantes y discípulos, debe
tenerse en cuenta cuidadosamente, que la tarea principal del aspirante es el
manejo de las energías, tanto en él como en el mundo de los fenómenos físicos y
de la exteriorización. Esto abarca por lo tanto una comprensión de los centros y
su despertar. Pero la comprensión debe venir primero y el despertar mucho
después, en la correlación del tiempo. 


Este despertar se realiza en dos etapas:

Primero, etapa donde mediante la práctica de una vida disciplinada y la
purificación de la vida de pensamiento, los siete centros son automáticamente
puestos en una condición de correcto ritmo, vitalidad y actividad vibratoria.
Esta etapa no implica peligro si no se le permite al aspirante  en conexión con
los centros  pensamiento alguno dirigido, con lo cual quiero significar que le
está prohibido concentrar su mente sobre algún centro, y no puede tratar de
despertarlos o energetizarlos. 
Debe abocarse al problema de purificar los cuerpos en los cuales se encuentran
los centros, que son principalmente el astral, el etérico y el físico,
recordando
siempre que el sistema endocrino y las siete glándulas principales, son
especialmente exteriorizaciones efectivas de los siete centros principales.
 En esta etapa el aspirante hace todo el trabajo alrededor de los centros y se
ocupa de su material ambiental y de la sustancia viviente que los circunda
totalmente. Esto es lo único que la mayoría puede emprender sin peligro. 

El conjunto de los aspirantes del mundo se han comprometido alcanzar esta
etapa, donde deben permanecer durante largo tiempo.



Segundo, tenemos la etapa donde los centros, mediante el trabajo efectivo de
las etapas anteriores, llegan a ser lo que esotéricamente se llama "liberados
dentro de la prisión" y pueden ahora convertirse (bajo la adecuada dirección de
un instructor) en tema de los métodos definidos, a fin de despertarlos y
vitalizarlos  variando los métodos según el rayo de la  personalidad y el rayo
egoico del aspirante. De allí la dificultad del tema y la imposibilidad de dar
reglas generales.

Es interesante aquí observar que este método, que nada tiene que ver con el
entrenamiento personal, el primero de un largo período de purificación y
energetización científica, es empleado por la jerarquía guiadora que permanece
detrás de los asuntos mundiales. Ellos han trabajado constantemente para
clarificar la materia del mundo y efectuar una purificación mundial en gran
escala.

 Ésta constituye la primera etapa de trabajo para la mayoría, y sólo fue
posible cuando el hombre se convirtió en una entidad verdaderamente pensante, en
amplia escala, durante los últimos siglos. 

Esta purificación continúa ahora en todos los sectores de la existencia humana,
porque la humanidad, o más bien las tres quintas partes, se encuentra hoy en el
sendero de probación. 

	Por medio de los movimientos para el bienestar y la elevación de la
humanidad y la difusión de la obra de sanidad, el trabajo avanza en el plano
físico, 
	Por las conmociones políticas que revelan los abusos, mediante el
descontento económico que, después de todo, es un esfuerzo por cambiar lo
indeseable para dar al ente humano condiciones de vida que conduzcan a pensar, y
de allí a ser controlados por el alma,
	A través de la propaganda religiosa y los esfuerzos de las numerosas
organizaciones y grupos de todo el mundo, que mantienen en la mente de los
hombres lo que se puede llamar simbólicamente "la esperanza del Cielo"
(empleando
la palabra "cielo" como símbolo de perfección y pureza), y el trabajo de esta
etapa avanza firmemente. 

Tanto éxito ha tenido, que ahora las inmundicias e impurezas que rodean al alma
mundial y mantienen a la humanidad apartada de su verdadera expresión, hoy son
conocidas y reconocidas, y hay por consiguiente un constante impulso hacia el
mejoramiento. 
Todo ha sido llevado a la superficie, y el resultado parece aterrador e
incontrolable para quienes sólo ven la superficie. Pero por debajo fluye
poderoso
el profundo río de la pureza y de la verdad.

El éxito del movimiento mundial hacia la vida pura y la destrucción de eso que
lo impide, se evidencia en el trabajo de la segunda etapa que ahora está en
proceso de iniciarse. 

La Jerarquía, por primera vez en la historia del mundo, puede trabajar
directamente con los centros en el cuerpo de la humanidad. Tenemos así la
formación del Nuevo Grupo de Trabajadores del Mundo que, en su totalidad,
constituye el centro cardíaco y el "centro entre las cejas" del cuerpo etérico
de
la familia humana. A través de uno, la vida espiritual puede empezar a fluir y
vitalizar todos los centros, y a través del otro, la visión puede ser vista y
los
mundos internos ser presentidos y conocidos.

                                                                         
---------------------------------


Quisiera puntualizar aquí otros dos asuntos, y así aclarar toda la situación.
Existe mucha confusión respecto al tema de los centros y mucha enseñanza
errónea,
que desvía a la mayoría y causa muchas interpretaciones equívocas.

Primero, quiero establecer que no debería intentarse trabajo alguno, tal como
el esfuerzo de despertar los centros, mientras el aspirante sepa que existen
impurezas definidas en su vida, o que el cuerpo físico se halla en malas
condiciones o enfermo.
 Tampoco debe ser emprendido cuando la presión de las circunstancias externas
es tal, que no hay lugar ni oportunidad para un trabajo tranquilo e
ininterrumpido. Para realizar un trabajo inmediato y enfocado sobre los centros,
es esencial disponer de horas de aislamiento y estar libre de interrupciones. 
Recalco esto con insistencia para demostrar al estudiante ansioso que en este
período de la historia hay muy pocos cuyas vidas permiten esta reclusión. 

Sin embargo, es una circunstancia muy beneficiosa y no debe lamentarse. Sólo
uno de cada mil aspirantes está en la etapa en que debería empezar a trabajar
con
la energía de sus centros, y quizás aun estimo que es demasiado optimista.

 Es mucho mejor que el aspirante sirva, ame, trabaje y se discipline a sí
mismo, dejando a sus centros desarrollarse y desenvolverse con más lentitud y
por
lo tanto con menos peligro. Se desarrollarán inevitablemente, y el método más
lento y seguro es (en la mayoría de los casos) el más rápido. Desarrollo
prematuro implica mucha pérdida de tiempo y trae, con frecuencia, la simiente de
prolongados trastornos.

La excesiva estimulación de las células cerebrales es necesariamente uno de los
resultados de la fusión, (por un acto de voluntad), de los fuegos que circulan
en
el cuerpo humano. Tal estímulo puede provocar la locura o destruir la estructura
celular del cerebro y, mediante la excesiva actividad de la vida celular, puede
también inducir a la fricción interna entre ellas y producir tumores y abcesos
cerebrales. Esto debe repetirse constantemente.

El objetivo subyacente en todo trabajo de laya yoga (o con los centros) está
basado en el hecho de que la energía de las células que componen el cuerpo o el
aspecto materia (llamado en La Doctrina Secreta y en Tratado sobre Fuego Cósmico
"fuego por fricción"), debe ser fusionada con el fuego de la conciencia.

 Este último es energía presente en la materia y, sin embargo, diferente del
fuego de la materia misma, que subyace en el sistema nervioso, y debido a lo
cual
produce sensibilidad y percepción. 
Como bien saben, es causa de la respuesta al contacto y confiere la capacidad
de registrar impresiones. Este fuego es llamado técnicamente "fuego solar" y
cuando se fusiona con el fuego de la materia y con el "fuego eléctrico" del más
elevado aspecto divino, entonces el ser del hombre llega a su plena
manifestación
y el gran trabajo es consumado. 

Pero es una empresa muy peligrosa cuando es inducida, antes de estar el
mecanismo preparado para realizarla.

Esta triple fusión puede ser emprendida sin peligro, únicamente por una persona
altamente organizada y perfecta, y por quien haya adquirido la capacidad de
enfocar su atención en la cabeza y, desde dicho punto, puede dirigir todo el
proceso de fusión. Implica la capacidad de retirar la conciencia en el cuerpo
etérico y al mismo tiempo mantener  con pleno conocimiento  un punto de contacto
en la cabeza y, desde ese punto, dirigir al autómata, el cuerpo físico. 

Presupone, en caso de tener éxito, ciertas condiciones etéricas en el cuerpo.
Una de éstas es el proceso de quemar o destruir (parcial o completamente)
cualquier obstáculo que se encuentre en la columna vertebral que podría impedir
la libre ascensión del fuego en su base, llamado comúnmente fuego kundalini,
mantenido estático, latente y en potencia en el centro más bajo. Ésta es "la
serpiente dormida que debe ascender y desenroscarse".

Cada centro de la columna vertebral está separado del de abajo y del de arriba
por una red protectora entrelazada, compuesta de una curiosa mezcla de sustancia
etérica y gaseosa. Ésta tiene que ser quemada y disipada antes de poder actuar
libremente los fuegos del cuerpo. Existe una completa malla de nadis y centros y
constituye la sutil contraparte de los sistemas nervioso y endocrino. Un poco de
clara reflexión sobre esto demostrará la necesidad de un cuidado excesivo,
porque
evidentemente hay un efecto directo sobre el mecanismo externo y éste a su vez
afectará definidamente lo que los sicólogos llaman "conducta". 
Existen cuatro de estas "redes" circulares entrelazadas, que se hallan entre
los cinco centros, desde  el centro de la base de la columna vertebral, a saber
0/0/0/0/0/, y tres se encuentran en la cabeza. 

Estos tres dividen la cabeza y forman una serie de cruces de la forma
siguiente: 
 

Este símbolo se parece mucho al pabellón militar de Gran Bretaña, que siempre
ha tenido un significado esotérico para el estudiante, e indica un punto en la
evolución racial. Esta cruz en la cabeza separa el centro ajna (el centro entre
las cejas) del centro coronario, porque está detrás de ese centro de la frente
y,
al mismo tiempo, forma un escudo protector entre los centros ajna y laríngeo.

Estas redes etéricas son en realidad discos, rotando o girando a velocidadades
específicas, que difieren en los diferentes centros y de acuerdo al punto de
evolución del sistema de centros involucrados. Sólo cuando estas redes son
quemadas por los fuegos ascendentes y descendentes, pueden ser vistos los
verdaderos centros. Muchos clarividentes confunden los centros con sus
contrapartes protectoras, porque las últimas tienen irradiación y luz propias.

A medida que la vida alcanza una vibración acrecentadamente elevada mediante la
purificación y la disciplina, el fuego del alma, que literalmente es el fuego de
la mente, hace que los centros también acrecienten su vibración, y esta
acrecentada actividad provoca un contacto con las protectoras "redes" o discos
de
energía pránica que están a cada lado. Así, mediante la interacción, se
desgastan
gradualmente, de modo que con el tiempo llegan a perforarse, si puedo utilizar
un
término tan inadecuado. Muchos aspirantes tienen la convicción de haber
despertado el fuego kundalini en la base de la columna vertebral y que, por
consiguiente, progresan rápidamente, mientras que lo único que han logrado es
quemar o "hacer desaparecer por fricción" la red, en un punto de la columna
vertebral.

 Una sensación de quemadura o de dolor en cualquier parte de la columna
vertebral, cuando no se debe a causas fisiológicas en la mayoría de los casos,
es
producida por la perforación de una de las redes, mediante la actividad de los
centros relacionados con ellas. 

Esto sucede muy frecuentemente en las mujeres en conexión con el centro plexo
solar, 
Y en los hombres en conexión con el centro sacro.

 Ambos centros  como resultado del desarrollo evolutivo- sumamente activos y
altamente organizados, son la expresión de la naturaleza física creadora y del
cuerpo emocional. 

Por lo tanto, una sensación de quemadura y dolor en la espalda indica
generalmente indebida actividad de un centro, que produce resultados
destructivos
en el mecanismo protector, en vez de señalar superioridad o verdadero desarrollo
espiritual. 
Podría indicar esto último, pero debería recordarse que donde hay verdadero
progreso espiritual, el dolor y el peligro son prácticamente eliminados.




Se ha hablado mucho del despertar del fuego kundalini y ha habido demasiada
mala interpretación sobre la materia. Permítanme asegurarles que es sumamente
difícil despertarlo, y sólo puede hacerse mediante un definido acto de voluntad,
intenso enfoque mental y concentrada atención del hombre, ubicado en el trono de
la conciencia en la cabeza. La tradición masónica establece claramente la
enseñanza, en el hermoso ritual de elevar al Gran Maestro Masón. Sólo cuando hay
un quíntuple esfuerzo unido y después de repetidos fracasos,  circulará la vida
vivificadora a través de todo el cuerpo que da vida al verdadero hombre.







El segundo punto que quisiera abordar es que todo este trabajo profundamente
esotérico, debe hacerse únicamente bajo la dirección de un experto instructor.
Se
le repite al aspirante que "cuando el alumno está preparado, el Maestro
aparece".
Entonces se sienta cómodamente y espera, o se concentra para llamar la atención
de algún Maestro, porque cree que ya está preparado o es bastante bueno.
Lógicamente, de vez en cuando, se aplica un pinchazo espiritual, y
esporádicamente se ocupa del trabajo de la disciplina y la purificación. Pero el
esfuerzo constante, prolongado y sin desviarse, por parte del aspirante, es muy
raro.

Es realmente verdad que en el momento oportuno el Maestro aparece, pero ese
momento oportuno depende de ciertas condiciones autoinducidas. 
	Cuando el proceso de purtficación se convierte en un hábito de toda la
vida,
	Cuando el aspirante puede, a voluntad, concentrar su conciencia en la
cabeza, 
	Cuando la luz en la cabeza resplandece y los centros están activos,

Entonces el Maestro se hará cargo del hombre. Mientras tanto él puede
visualizar al Maestro o ver Su forma mental, u obtener mucho beneficio y
verdadera inspiración al establecer contacto con la realidad reflejada, que no
es
el Maestro ni indica la etapa del discipulado aceptado. 

Por medio de la luz del alma, puede conocerse el alma. "Por lo tanto, busca la
luz de tu propia alma y conoce a esa alma como tu director. Cuando se establezca
el contacto con el alma, tu propia alma, si puedo expresarlo así, te presentará
a
tu Maestro.

 Con la debida reverencia debería repetir nuevamente que el Maestro no está
ansioso por conocerte. 
	En el mundo de las almas, tu alma y el alma del Maestro están
relacionadas, y conocen la unidad esencial".
	Pero en el mundo de los asuntos humanos y en el proceso del gran
trabajo, debería recordarse que cuando un Maestro adopta un aspirante en Su
grupo
de discípulos, ese aspirante es, durante un largo tiempo, una responsabilidad y
frecuentemente un obstáculo. 

Los estudiantes a menudo se sobreestiman, aunque lo nieguen; y  subjetivamente
tienen una verdadera simpatía por sí mismos y con frecuencia se preocupan porque
los Grandes Seres no les dan ningún signo, ni les indican Su protección. No lo
harán, ni necesitan hacerlo hasta que el aspirante haya utilizado plenamente el
conocimiento que recibió de los instructores menores, de los libros y de las
escrituras del mundo. 

	Los estudiantes deben atender el deber inmediato, preparar su
mecanismo para el servicio en el mundo y evitar pérdida de tiempo buscando un
Maestro; 
	Deben tratar de lograr maestría donde actualmente son derrotados,
	Y en la vida de servicio y esfuerzo podrán alcanzar un punto tal de
completo olvido de sí mismos, que el Maestro no tenga obstáculos en
acercárseles.

Por lo antedicho se evidencia que no puedo dar instrucciones específicas
respecto al despertar de los centros, ni indicar cómo quemar la red etérica que
libera la energía. Tal información es demasiado peligrosa y seductora para
ponerla en manos del público en general, el cual está impulsado por el deseo de
algo nuevo y carece del correcto equilibrio y del desarrollo mental necesario. 

Sin embargo, ha llegado el momento en que todo el mundo debe reconocer el hecho
de que existe un cuerpo de energía subyacente en el sistema nervioso, que la
naturaleza de los siete centros, su estructura y ubicación, debería ser
comprendida técnicamente, y que las leyes de su desenvolvimiento deben ser
ampliamente conocidas. 

Pero no puede darse nada más que esto. La naturaleza intrincada de esta ciencia
de los centros es demasiado grande para ser de utilidad general. La enseñanza a
impartirse en cualquier caso particular y los métodos a aplicarse, dependen de
muchos factores para que puedan darse instrucciones y una regla general. Deben
considerarse el rayo y el tipo, el sexo y el grado de evolución, y también el
equilibrio de los centros. 

	Con esto quiero significar que es necesario considerar el desarrollo
excesivo en un caso y el escaso desarrollo en otro;
	Si tienen preponderancia las fuerzas de abajo o de arriba del
diafragma, o si la principal energía está concentrada en esa distribuidora
central, el plexo solar.

 Deben ser estudiadas la cualidad y brillantez de la luz en la cabeza, porque
indican la medida de control del alma, y deben ser cuidadosamente tratadas la
relativa pureza de los vehículos y las diferentes "redes" etéricas, como también
el grado de vibración de la red y del centro. Deberá establecerse una
sincronización, y esto es muy difícil de realizar.


 Éstos son algunos puntos que el instructor debe observar y, por lo tanto, es
evidente que sólo un instructor que haya logrado visión sintética y pueda ver a
un hombre "en su totalidad", o como realmente es, podrá dar esas instrucciones: 
	Que invierten el antiguo ritmo de los centros,
	Destruyen sin dolor ni peligro las envolturas protectoras 
	Y elevan el fuego kundalini desde la base de la columna vertebral
hasta la salida de la cabeza.

El estudiante encuentra estos instructores: 

Cuando ha llevado adelante el trabajo de su vida bajo la dirección del alma, 
Cuando ha captado la teoría de la ciencia de los centros 
Y ha dominado y controlado la naturaleza astral y su correspondiente centro, el
plexo solar. 

El énfasis puesto por el cristianismo sobre el dominio del principio crístico,
ha colocado un fundamento seguro para el trabajo a efectuarse. Esta verdad está
singularmente verificada en un estudio sobre el número "ocho" que, en conexión
con los centros, según se ha dicho, es el número de Cristo. Hay ocho centros
contando el bazo, todos múltiplos de ocho, con excepción del centro en la base
de
la columna vertebral que tiene cuatro pétalos, la mitad de ocho. En nuestros
días
y a la manera anglosajona de escribir, el número ocho es el símbolo fundamental
de todos los centros, porque los pétalos están formados por ochos sobrepuestos.

 La palabra pétalo es puramente gráfica y un centro se forma sobre este modelo.
Primero, un círculo, O; luego dos círculos, tocándose uno y otro, formando por
lo
tanto un 8. Después, a medida que aumentan los pétalos, es simplemente un
crecimiento de dobles círculos, sobrepuestos, uno sobre otro, en ángulos
diferentes, hasta llegar al loto de los mil pétalos en la cabeza.

En último análisis, estos centros son dobles en su función. Demuestran el
aspecto constructor de forma de la divinidad, y mediante su actividad llevan a
la
manifestación la forma externa; luego hacia el final del ciclo evolutivo  tanto
en el macro como en el microcosmos  traen a la expresión la fuerza del alma y de
la vida y originan la encarnación de un hijo de Dios completamente revelado, con
todos los poderes y el conocimiento contenidos en la divinidad.


-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-