Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10921 al 10960 
AsuntoAutor
VII Foro Social Mu La Casa
Mensaje de Diana, Nady
Los Filtros de los Susana P
El Despertar Cuánt Susana P
Mensaje del Maestr Nady
Confessions of an La Casa
Mensaje de Atmos, Nady
HOY FALLECIO EL MA La Casa
Sorprendente Guillerm
Muchos aterrizarán Guillerm
Muchos cambios Guillerm
Industria mortal Guillerm
TOBIAS- Serie del Graciela
La Aceleración De Graciela
TOBIAS Serie del M Graciela
Purificación Guillerm
Expo Energía 2007 Ricardo
Mensaje del Maestr Nady
11:11/Creacion de Thammy A
Nueva arma Guillerm
Nos mienten Guillerm
NUESTRA APASIONANT Sorem
21-Ene-2007-¿Qué p Graciela
Mensaje de Ker-On, Nady
EL MUNDO EN LLAMAS Susana P
¿Bush reptiliano? Guillerm
Marcha sobre Washi Guillerm
'Alternativa-3' Guillerm
Apegos - Las Recon Susana P
Liimpieza Planetar Susana P
Serie de Las Perso Susana P
Pronóstico cercano Guillerm
SOS Amazonia Guillerm
* * * El Cometa Criss Al
Mensaje de Ag-agri Nady
Fracaso ET Guillerm
31 de Enero, festi galeon
Carta No. 2257 - E yosoy _j
Ecoaldeas Proyecto
Transición final Guillerm
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12903     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Jeshua - La Herencia de la Atlántida, A través de Pamela Kribbe
Fecha:Martes, 6 de Febrero, 2007  22:03:57 (-0300)
Autor:Graciela Wartelski <graciela.wartelski @.....com>

Gracias Sandra Gusella!!! 
  
 
            La herencia de la Atlántida 
            
         
  
 
  
 
  
 
  
 
  
 
  
 
 
 
Jeshua 
 
A través de Pamela Kribbe 
 
www.jeshua.net 
 
  
 
  
 
  
 
  
 
  
 
Esta canalización se presentó ante una audiencia en vivo el 8 de octubre de
2006, en Oisterwijk, Holanda. La palabra hablada ha sido ligeramente editada para
hacerla más legible.  
 
  
 
Traducción del inglés al español por Sandra Gusella 
 
  
 
Audio de la lectura de este texto en www.jeshua.net/esp/ 
 
  
 
  
 
  
 
  
 
Queridos amigos, 
 
  
 
Yo Soy Jeshua. Estoy ante ustedes y les envío mi energía y amor. 
 
Me gustaría servirles de apoyo en estos tiempos desafiantes. 
 
  
 
Este período de transición en la Tierra trae muchas cosas viejas a la
superficie. Viejas energías emergen desde remotos tiempos pasados, épocas en las
cuales ustedes estuvieron encarnados y tuvieron vidas en las cuales
experimentaron muchas cosas. Todas estas viejas capas resurgen ahora. 
 
  
 
Hoy quisiera hablar sobre estos viejos tiempos, llevarlos a una comprensión más
profunda de ustedes mismos, de quiénes son aquí y ahora. Ustedes son seres
viejos, ancianos, quienes llevan dentro una gran cantidad de experiencia. Han
hecho largos viajes a través del tiempo y del espacio, y no sólo en el planeta
Tierra. 
 
  
 
Por favor permítanme llevarlos atrás hacia el comienzo. Nunca hubo un comienzo,
pero para esclarecer esta historia yo hablo de un comienzo en el tiempo, porque
hubo un punto de partida hacia el largo ciclo de vidas en el cual ahora ustedes
están agarrados. 
 
  
 
Los estoy llevando al momento de su nacimiento como un alma individual, como un
‘yo’ separado. La ‘yo-idad’ que ahora es tan familiar para ustedes fue un
fenómeno totalmente nuevo en el universo. Ser singular y estar separado les
permite a ustedes adquirir un sin número de experiencias, y sí, ilusiones
también. Pero eso no lo hace menos valioso. Es precisamente al ser un ‘yo’, al
estar separado de la totalidad, y al experimentar las ilusiones que lo acompañan,
que ustedes puedes descubrir lo que no es. Pueden descubrir una ilusión y
experimentarla desde adentro hacia afuera. Al principio esto no era posible. Al
principio estaba el Uno y nada había fuera de él, como un océano indiferenciado
de amor y de unidad. ¡Ahora traten de experimentar temor e ignorancia desde ahí! 
 
  
 
Siendo vulnerable y propenso a la ilusión ustedes adquirieron una enorme
cantidad de experiencia, lo cual les permite realmente entender qué significa la
unidad, qué significa el amor al nivel de la experiencia. Ustedes comprenderán
qué es el amor, no como un concepto abstracto, sino como una fuerza viviente,
creativa, que los emociona y que llena su corazón y su espíritu con una profunda
sensación de alegría y de satisfacción. Esta es la meta final de su viaje, el
regreso al hogar que ustedes están anhelando: ser como Dios, experimentar la
unidad como un ‘yo’. Ustedes no quieren entregar su ‘yo-idad’. Es a través de la
conexión de su ‘yo’ con el todo que ustedes experimentan la alegría más profunda
y que agregan su propio sello de energía único a toda la creación. Ser como Dios
agrega algo nuevo y precioso a la creación. 
 
  
 
Yo les pido que regresen al momento en el cual este ‘ser un yo’ tomó forma por
primera vez. En aquél entonces ustedes fueron, o fueron creados como, ángeles.
¿Pueden sentir la ternura y la inocencia de esa energía original, aquél lejano
comienzo en el cual ustedes por primera vez fueron ‘moldeados’, llegando a
conocer la ‘forma’? De repente fueron ‘ustedes’, distintos y separados de los
otros que los rodeaban, y experimentaron el milagro de ser un individuo. Aún
estaban tan cerca de la fuente de luz divina, que fueron llenados con amor y
rebosaron de alegría y de creatividad. Hubo en ustedes un increíble deseo de
experimentar, de saber, de sentir y de crear. Por favor vayan adentro por un
momento, y vean si pueden sentir la verdad de eso: que ustedes son un ángel en su
parte más profunda…. 
 
  
 
Ahora doy un gran salto en el tiempo, ya que sólo puedo dar un amplio resumen de
esta larga historia. Los llevo al comienzo del planeta Tierra. Ustedes estuvieron
presentes ahí, ustedes son más viejos que la existencia de la Tierra como un
planeta físico. Su nacimiento como una yo-conciencia primitiva se halla mucho más
atrás que el origen de la Tierra.  
 
  
 
Ahora imaginen que ustedes estuvieron contribuyendo al desarrollo de la vida en
la Tierra. Lentamente la vida evolucionó en la Tierra, a través de la presencia
de elementos materiales los cuales ofrecían un amplio rango de posibilidades para
que las conciencias encarnaran en formas materiales o cuerpos: minerales,
plantas, y más tarde animales. Y ustedes estuvieron profundamente implicados en
este proceso de creación. ¿Cómo? 
 
  
 
Ustedes fueron los ángeles y devas quienes sustentaron y nutrieron al reino
vegetal, quienes conocieron íntimamente el ‘tejido de la vida’ en la Tierra y lo
cuidaron profundamente. Ustedes también han suplido a formas de vida animal con
amor, cuidado y nutrimento etérico. 
 
  
 
Ustedes llevan dentro recuerdos del ‘paraíso’ o del Jardín del Edén, de una
naturaleza perfectamente equilibrada en la cual participaban como cuidadores y
custodios de la vida, emanando de esta antigua época. Ustedes aún no estaban
encarnados entonces, sino rondando entre los reinos etéreo y físico. Ustedes eran
un ángel a punto de nacer dentro de la materia. 
 
  
 
Recuerden la inocencia de aquella época, recuerden cómo era ser este
ángel-deva-conciencia y cuán profundamente amaban a la Tierra y a todas las
manifestaciones de vida en ella. Sientan el aspecto inocente de su conciencia en
aquél tiempo atrás. Ustedes eran como niños jugando en el paraíso, siempre con
ánimo para aventuras, bromeando, riendo, experimentando la alegría de expresarse
libremente en un lugar seguro. A pesar de su naturaleza juguetona, ustedes
sentían gran admiración por las leyes de la vida guiadoras y ustedes no habrían
pensado en tratar a las formas de vida con nada más que profundo afecto y
respeto. 
 
  
 
Entonces, en algún sentido ustedes han sido los padres de la vida en la Tierra.
Esto explica por qué pueden ser totalmente shockeados por las alteraciones de la
naturaleza causadas por la tecnología moderna, y el abuso general de las fuerzas
de la naturaleza. ¿Por qué esto los afecta así? Es porque ustedes han apreciado y
nutrido a estas verdaderas energías desde el comienzo. Desde su esencia ustedes
están conectados a eso, a la Tierra y a sus muchas formas de vida, como un padre
lo está con su hijo y un creador con su creación. Y en aquél tiempo atrás cuando
ustedes eran ángeles nutriendo a la vida en la Tierra, ustedes no sabían por qué
estaban haciendo eso. Actuaron como niños que se sienten atraídos por el llamado
de otra aventura, la excitación de lo nuevo, y se dejaron llevar simplemente por
lo que ustedes sentían como alegre y excitante. Ustedes plantaban su energía en
cualquier lugar donde fuese bienvenida. 
 
  
 
Así, ayudaron a crear el paraíso en la Tierra: el esplendor de la vida, la
abundancia de los reinos vegetales y animales, la diversidad de las formas de
vida y el natural desarrollo de todo eso. Por favor sostengan bien esta imagen
por un momento………recuerden quiénes son. 
 
  
 
Incluso si esto parece demasiado grandioso, cuando yo les cuento esto, tan sólo
permítanse fantasear con que ustedes formaron parte de esto, con que estuvieron
presentes como un ángel en ese Jardín de la Vida, travieso, inocente, nutriendo y
acariciando la vida. 
 
  
 
Fuera del paraíso – la primer caída en la Experiencia 
 
  
 
Muchos acontecimientos tuvieron lugar en la Tierra durante millones de años, los
cuales son difíciles de describir en pocas palabras. Pero, en un cierto punto en
el tiempo, su dichosa aventura en el Jardín del Edén fue perturbada por una
influencia externa, la cual podría ser llamada ‘mala’ u ‘oscura’. 
 
  
 
Desde otras dimensiones en el universo, determinados seres comenzaron a
entrometerse en la Tierra. Su propósito era ejercer poder e influencia sobre la
vida en la Tierra. Este hecho, la interferencia de energías oscuras poderosas las
cuales desde su punto de vista surgieron de la nada, conmocionaron profundamente
su naturaleza angelical. Ustedes no estaban preparados. Este fue su primer
encuentro con la ‘maldad’ y sacudió su mundo hasta sus cimientos. Por primera vez
experimentaron lo que era ya no sentirse más a salvo. Llegaron a conocer las
‘emociones humanas’: miedo, shock, ira, desilusión, aflicción, indignación: ¡¿qué
es esto?, ¿qué está sucediendo aquí?! 
 
  
 
Sientan cómo cayeron las sombras sobre ustedes en aquél primer encuentro con la
oscuridad, el lado oscuro de la dualidad. Lentamente, el ansia de poder, que los
había shockeado y horrificado, comenzó a tomar posesión de ustedes mismos. Esto
fue porque ustedes sintieron indignación y cólera hacia los atacantes, y
quisieron defender y proteger a la Tierra contra esta extraña invasión. 
 
  
 
Hablo de una influencia extraterrestre, una cierta raza como quien dice, de la
cual para nuestro relato no importa mucho el origen. Lo que importa es que
ustedes absorbieron parcialmente la energía de estos seres, y así provocaron una
caída. Yo no hablo de una Caída bíblica, tal como se asocia a esta frase con el
pecado y la culpa, sino de una caída en la experiencia, en la oscuridad, lo cual
en un sentido estuvo ‘predestinado’ porque ustedes eran parte del mundo de la
dualidad. Al ser un ‘yo’, al experimentar la separación de la totalidad, las
semillas de la dualidad nacieron dentro de ustedes. Es parte de la lógica de la
creación que ustedes explorarán todos los extremos de la dualidad, una vez que
estén en ella. 
 
  
 
Gradualmente ustedes mismos se volvieron guerreros, en cuanto desearon el poder
para proteger su ‘territorio’. Un nuevo escenario sobrevino en su historia, en el
cual ustedes quedaron enredados en varias guerras y luchas galácticas. Por favor
tómense un momento para sentir este suceso, la caída desde la energía juguetona
del ángel-niño hacia la cruel y colérica energía de los guerreros galácticos.
Estamos hablando de largos períodos de tiempo. Debe parecer algo enorme e
insondable que ustedes hayan pasado por todo esto, aún así yo les pido que dejen
que su imaginación viaje conmigo por un momento. 
 
  
 
Ustedes quedaron enredados en una feroz e impresionante batalla. Parte de la
literatura de ciencia ficción familiar para ustedes, describe todo esto y está
realmente inspirada en hechos reales de un pasado distante. No es mera ficción.
Mucho ha sucedido realmente y ustedes estuvieron profundamente implicados en eso.
Ustedes se perdieron a ustedes mismos en la lucha por el poder y durante esta
etapa de su historia experimentaron completamente la energía del ego. 
 
  
 
Yo he hablado de esto anteriormente en la serie de los Trabajadores de la luz
(publicado en este sitio), y ahora quiero dar otro gran salto enorme y contarles
cuál fue la siguiente etapa importante. 
 
  
 
Después de un largo, largo tiempo, ustedes se cansaron de luchar. Habían tenido
suficiente. Se estaban sintiendo tristes y hastiados de pelear, y una clase de
nostalgia comenzó a notarse en sus corazones. Habían estado mucho tiempo
obsesionados con las guerras y los conflictos en los cuales estaban implicados.
La ilusión de poder puede ejercer una influencia hipnótica sobre una mente naïf,
inexperta. Ustedes eran naïf e inexpertos cuando experimentaron su primer caída a
la oscuridad. 
 
  
 
Pero luego, en un cierto punto, ocurrió un despertar dentro de ustedes. Un vago
recuerdo de los antiguos días en el Paraíso se agitó en sus mentes y en sus
corazones, recordándoles el ustedes alegre e inocente que una vez conocieron.
Ustedes desearon poder volver allá y ya no quisieron luchar más. Uno podría decir
que las energías del ego se habían agotado en ustedes, por la completa
experiencia de eso. Habían conocido todos los lados de la batalla, el rango
completo de emociones que tienen que ver con ganar y perder, controlar y
rendirse, ser asesino y asesinado. Habían llegado a desilusionarse del poder y
habían descubierto que el poder no les da lo que promete: amor, felicidad,
satisfacción. Despertaron de su adormecimiento hipnótico y desearon algo nuevo. 
 
  
 
Cuando ustedes llegaron a alzarse por encima de la energía de lucha, y se
conectaron a la energía del corazón, fueron otra vez naïf e ‘inexpertos’. Fueron
como niños que estamparon su cabeza contra la muralla de un país completamente
nuevo, en el cual ni la lucha ni el poder eran las fuerzas dominantes sino el
amor y la conexión. Ustedes siguieron el llamado de su alma y treparon la pared.
Y comenzaron a encontrarse nuevamente y a reconocerse unos a otros como
compañeros de alma, miembros de la misma familia. Alguna vez habían jugado juntos
como ángeles en el Jardín del Edén. 
 
  
 
Los miembros de la familia de trabajadores de la luz, quienes son parte de una
misma ola de nacimiento de almas, se respetaron unos a otros otra vez y se
sintieron atraídos por un llamado común, una misión compartida. Ustedes sabían
que tenían que hacer algo para construir el mayor escalón hacia la conciencia del
corazón. El regreso al Paraíso, en realidad sucede para ustedes. Una vez más
sintieron que tenían compromisos con la Tierra, pero esta vez como un ser humano,
encarnado en un cuerpo humano, para experimentar desde adentro qué había sucedido
en la Tierra debido a las guerras galácticas y a su abuso de poder. 
 
  
 
En su lucha por el poder, la Tierra había sido siempre el punto focal de
atención. Muchos bandos galácticos batallaron por el dominio en la Tierra y esto
afectó negativamente a la Tierra, a toda la vida sobre ella y al alma colectiva
de la humanidad en evolución. La razón por la cual la Tierra era un blanco tan
importante para todos estos bandos galácticos no se puede explicar fácilmente.
Expresándolo brevemente, la Tierra es el punto de partida de algo nuevo: es un
lugar que reúne muchas dimensiones y realidades diferentes y por lo tanto
constituye una encrucijada hacia el futuro. Muchas, muchas energías se encuentran
y se combinan todas juntas en la Tierra – dentro de los reinos vegetal, animal, y
especialmente el humano. Esto es muy especial. Cuando estas energías puedan
coexistir todas juntas pacíficamente, causarán una enorme explosión de luz por
todo el cosmos. Es por esto que la Tierra está jugando un rol clave y la razón
por la cual ella ha estado en el centro de una gran Batalla. 
 
  
 
Alguna vez ustedes fueron parte de esta batalla, como ofensores, tratando de
manipular la vida y la conciencia sobre la Tierra de una manera totalmente
agresiva. Esto causó daño en el desarrollo del ser humano. La humanidad estaba
entonces en su etapa infantil, la ‘etapa de la inocencia’. La humanidad estaba
‘habitada’ por almas que eran de una ola de nacimiento diferente a la de ustedes.
Nosotros las hemos llamado ‘almas Terrestres’ en la serie de los Trabajadores de
la luz. Era un grupo de almas más joven que ustedes, quienes se habían
manifestado en la Tierra anteriormente y habían tenido que tratar con
manipulaciones externas extraterrestres las cuales redujeron las capacidades del
ser humano. Las fuerzas extraterrestres proyectaron energías de miedo y de
inferioridad dentro de la conciencia joven y abierta del hombre. Esto les
permitió ganar control sobre ellos. 
 
  
 
Ahora vuelvo a su decisión de encarnar en la Tierra como un ser humano. Ustedes
tenían dos motivos. Primero, sentían que estaban preparados para un cambio y una
transformación interior. Ustedes querían soltar la actitud luchadora del ego y
crecer hacia otra forma de ‘ser’. Ustedes no sabían qué significaba esto
exactamente; aún no podían comprenderlo plenamente, pero sentían que encarnar en
la Tierra les ofrecería precisamente los desafíos y las posibilidades que
necesitaban. 
 
  
 
Segundo, ustedes sabían que tenían que compensar por las cosas que habían
sucedido en la Tierra, parcialmente debido a su actuar. De algún modo ustedes
sintieron que, originalmente, tenían un profundo vínculo con la Tierra basado en
el amor y en el respeto mutuo, y se había corrompido cuando ustedes se dejaron
enredar en la guerra y en la batalla por esta misma Tierra. Sus dos extremos, el
de ángel-niño y el de guerrero endurecido, necesitaban ser reunidos y
transformados, ¿y qué lugar podría haber sido más apropiado para esto que la
Tierra?  Ustedes se sintieron profundamente conectados a este planeta y también
sintieron una ‘obligación kármica’ de mejorar las condiciones en la Tierra.
Desearon cambiar y elevar el estado de la conciencia en la Tierra. Entonces se
volvieron ‘trabajadores de la luz’. 
 
  
 
Ustedes encarnaron en la Tierra en la época de la Atlántida. 
 
  
 
La Atlántida – la segunda caída en la Experiencia 
 
  
 
La Atlántida fue una civilización que se extiende mucho más atrás en el tiempo
que su era histórica familiar. La Atlántida se originó gradualmente hace unos
100.000 años y llegó a su fin alrededor de 10.000 años atrás. Los primeros
comienzos incluso antedatan los 100.000 años. La Atlántida evolucionó
gradualmente cuando las razas extraterrestres comenzaron a ‘invadir’ la Tierra al
encarnar realmente en cuerpos humanos. Estas almas en general tenían un elevado
nivel de desarrollo mental. En aquel tiempo, las sociedades y las comunidades en
la Tierra estaban compuestas por almas Terrestres, y eran ‘sociedades primitivas’
como ustedes las llaman. 
 
  
 
Hubo, incluso antes de la Atlántida, muchas influencias extraterrestres en la
Tierra, de reinos galácticos que de diversas maneras enviaban formas de
pensamiento a la Tierra. Las formas de pensamiento son energías que se conectan a
los humanos al nivel etéreo o áurico, y así influencian los pensamientos y las
emociones de las personas. Esto sucede continuamente cuando ustedes absorben
ideas y formas de creencias de su educación y de su sociedad. Estos los rodean
como una red infecciosa. Pero también puede suceder desde los ‘niveles astrales’
que los rodean. Las formas de pensamiento proyectadas sobre ustedes por los
guerreros galácticos fueron en general controladoras y manipuladoras, pero
siempre ha habido también influencias de luz y de bondad. Es el humano mismo
quien decide qué permite y qué no. En un cierto momento, los bandos galácticos
desearon tener una influencia más profunda en la Tierra y hubo una oportunidad
para ellos para realmente habitar cuerpos humanos, en resumen para encarnar en la
Tierra. El Espíritu o la Vida abrió esta posibilidad para ellos porque se
ajustaba a su camino interior de desarrollo. Ustedes fueron uno de estos bandos.
En su literatura espiritual, a la gente que proviene de estos reinos galácticos a
menudo se las denomina ‘gente de las estrellas’ o ‘semillas estelares’.  
 
  
 
La Atlántida fue el resultado de una reunión, una mezcla de las sociedades
Terrestres nativas y la afluencia de almas que venían ‘desde afuera’. Ustedes, la
ola de las almas trabajadoras de la luz, encarnaron en la Tierra porque deseaban
generar cambio y progreso y porque querían crecer ustedes mismos, desde una
conciencia basada en el ego a una conciencia basada en el corazón. 
 
  
 
Cuando ustedes llegaron, se sentía muy torpe e incómodo al comienzo, estar
dentro de cuerpos humanos físicos. Vivir en tal materia física densa les daba a
ustedes una sensación de opresión y de aprisionamiento, ya que ustedes estaban
acostumbrados a cuerpos mucho más fluidos y volátiles, que poseían más poder
psíquico. En las frecuencias o dimensiones superiores (menos materiales o
densas), su psiquis tiene una influencia directa mucho más grande sobre el
entorno material. Por simplemente pensar en, o querer algo, ustedes pueden
crearlo o atraerlo inmediatamente hacia ustedes en estos planos. Sus mentes
estaban acostumbradas a crear de manera mucho más rápida de lo que era posible en
la Tierra. Ustedes podrían decir que el tiempo de reacción en la Tierra es mucho
más lento. Entonces cuando ustedes están aquí por primera vez tienen la sensación
de que están de algún modo trabados dentro de un cuerpo sólido y rígido y se
sienten inseguros, ya que su deseo y aspiración ya no se materializa más tan
fácilmente y su continuar con su vida y con las circunstancias parece estar
totalmente limitado.  
 
  
 
Entonces ustedes se sintieron confundidos cuando llegaron aquí. Al mismo tiempo,
tenían habilidades mentales altamente entrenadas que fueron desarrolladas durante
sus vidas galácticas anteriores. Enviar formas de pensamiento y proyectarlas
hacia otros seres vivos, requiere que ustedes posean bastante poder psíquico. Su
mente era como una serie de cuchillos afilados, los cuales tenían que probar su
valor en un ambiente completamente diferente. Sus capacidades mentales entrenadas
eran un viejo logro, y debido a esta sensación de alienación y de opresión que
ustedes experimentaban en la Tierra, instintivamente trataron de hallar su camino
aquí usando este viejo logro. Así ustedes comenzaron a ejercer sus poderes
mentales en la Tierra. Originalmente, su intención había sido conectarse con la
realidad de la Tierra desde el corazón. Antes de que encarnaran, ustedes sabían
eso, a pesar de sus formidables poderes analíticos y psíquicos, los campos de su
corazón estaban en barbecho y necesitaban semillas, pequeñas plántulas de luz.
Esto, sin embargo, ustedes lo ‘olvidaron’ cuando se zambulleron en la realidad de
la Tierra y su conciencia se veló.    
 
  
 
En la Tierra, ustedes tuvieron que tratar con las almas Terrestres, quienes
vivían ahí como seres humanos, y ustedes no los comprendían bien a ellos. Ustedes
pensaban que ellos eran seres barbáricos e instintivos. Ustedes no comprendían su
modo directo, espontáneo de expresar emociones. Ellos eran primitivos a sus ojos,
ellos estaban más sintonizados con sus emociones e instintos que con sus mentes.
Ustedes tenían habilidades y facultades que eran diferentes a las inclinaciones
naturales de la gente de la Tierra. 
 
  
 
Aunque ustedes frecuentemente nacían y eran criados como sus hijos (cuando
nacían de padres de alma Terrestre) gradualmente se desarrolló una divisoria
social entre ustedes y ellos. Debido a sus habilidades mentales superiores,
ustedes desarrollaron tecnologías que antes eran desconocidas. Todo esto sucedió
lentamente y naturalmente. Hablamos de miles, incluso diez mil años de tiempo. 
 
  
 
Sin entrar en detalle sobre este proceso, yo quiero pedirles que sientan la
esencia de lo que estuvo sucediendo aquí. ¿Pueden imaginar que ustedes fueron
parte de esto? ¿Pueden imaginar cómo se debe haber sentido el terminar en algún
lugar en el que ustedes no se sentían verdaderamente en casa y saber: hay algo
que yo planee hacer aquí, pero qué es…? Déjame ver, tengo ciertas habilidades y
poderes a mi disposición…… esto me distingue de muchos otros en mi entorno……..
haré uso de estos talentos para imponerme. ¿Reconocen esta clase de altivez y
ambición dentro de ustedes? ¿Pueden recordar que fue de ustedes? Esta es una
energía típica de la Atlántida.  
 
  
 
Gradualmente, una nueva cultura se originó en la Tierra, una civilización que
produjo un desarrollo tecnológico sin precedentes que afectó a todas las partes
de la sociedad. Quisiera decir un poco más acerca de la clase de tecnología que
evolución en la Atlántida. Lo que ustedes como ‘gente de las estrellas’ aún
recordaban claramente, a pesar del velo del olvido, era que ustedes pueden
influenciar la realidad material usando el poder de su mente, especialmente el
tercer ojo. El tercer ojo es el centro de energía (chakra) de la intuición y del
conocimiento psíquico, y está localizado detrás de sus dos ojos físicos. 
 
  
 
El poder del tercer ojo aún era muy familiar para ustedes en aquellas primeras
encarnaciones, como una segunda naturaleza para su alma. Ustedes sabían ‘cómo
funcionaba’. Ustedes sabían que la materia (la realidad física) tiene una forma
de conciencia, es conciencia en un cierto estado del ser. A través de este
discernimiento esencial sobre la unidad de la conciencia y de la materia, ustedes
podían afectar y formar materia, estableciendo un contacto interno con la
conciencia en la porción de materia. De este modo, ustedes literalmente podían
mover la materia, manipularla desde la mente. Ustedes sabían un secreto que fue
olvidado en los tiempos más recientes. 
 
  
 
Actualmente, ustedes ven a la materia (la realidad física) como separada de la
conciencia (la mente). Influenciados por la ciencia moderna, ustedes han olvidado
que todos los seres tienen alma: todo lo que es tiene alguna forma de conciencia
con la cual ustedes se pueden conectar y cooperar de un modo creativo. Este
conocimiento era patente para ustedes en aquellos tiempos antiguos. Pero, durante
la Atlántida, cuando sus centros del corazón no habían sido despertados
plenamente, su tercer ojo era controlado predominantemente por el centro del
deseo o del ego (el plexo solar o tercer chakra). Ustedes estaban parados en el
umbral de una nueva realidad interior, la realidad de la conciencia basada en el
corazón, pero debido al shock de estar sumergido en la realidad densa de la
Tierra, sus inspiraciones tiernas y frescas se perdieron temporalmente. Ustedes
se dejaron descarriar por el uso excesivo del deseo mezclado con el poder del
tercer ojo. Aspiraban a mejorar las cosas a una mayor escala (‘trabajo de la
luz’) pero ustedes lo hicieron de un modo egocéntrico, con una actitud
autoritaria hacia las almas Terrestres y hacia la naturaleza. 
 
  
 
En el auge de la Atlántida había muchas posibilidades y la tecnología era
altamente avanzada, en algunas áreas incluso más que su tecnología actual, porque
el poder de la telepatía y de la manipulación psíquica se utilizaba y se
comprendía mucho mejor. La comunicación instantánea, telepática tenía lugar entre
diferentes personas que se hallaban a gran distancia uno del otro. Era posible
dejar el cuerpo concientemente y viajar por los alrededores. La comunicación con
civilizaciones extraterrestres se buscada con afán y era efectuada. 
 
  
 
Muchas cosas llegaron a ser posibles durante la Atlántida, pero mucho salió mal
también. Había generalmente una divisoria entre la elite política-espiritual y la
‘gente común’, que estaba constituida predominantemente por almas Terrestres.
Ellos eran considerados como seres inferiores, un medio para conseguir un fin, y
ellos realmente fueron usados para experimentos genéticos que formaron parte de
la ambición de la Atlántida de manipular la vida al nivel biológico, de modo que
pudieran ser creadas formas de vida superiores. 
 
  
 
Un aspecto positivo de la sociedad de la Atlántida, dicho sea de paso, era la
igualdad del hombre y de la mujer durante esa época. La batalla de poder entre el
hombre y la mujer, en la cual las mujeres fueron horriblemente oprimidas durante
la última etapa, no formó parte de la Atlántida. La energía femenina era
totalmente respetada, especialmente porque está directamente relacionada con el
poder del tercer ojo (intuición, clarividencia, poder espiritual). 
 
  
 
Ahora quiero llevarlos hacia el derrumbe de la Atlántida. Había allá energías en
juego con las cuales ustedes aún están tratando de llegar a un acuerdo. Ustedes
estuvieron profundamente comprometidos con lo que salió mal en aquella época. En
la Atlántida, ustedes vivían desde los centros del deseo y del tercer ojo. Su
energía del corazón no era significativamente accesible. En un cierto punto,
ustedes se enamoraron de las posibilidades que ofrecía su propia tecnología y de
la ambición de crear formas de vida superiores. Ustedes aplicaron ingeniería
genética y experimentaron con varias formas de vida, y no fueron capaces de
comprender, de sentir, que con esto estaban siendo irrespetuosos con la Vida.
Aquellos sobre los cuales experimentaron no contaron con su empatía y compasión. 

 
  
 
La energía presente en esta etapa de perversión en la civilización de la
Atlántida retornó específicamente en el siglo XX como el régimen Nazi en
Alemania. La experimentación cruel y la actitud general de frialdad analítica
hacia las ‘formas de vida inferiores’ fue una parte substancial del régimen. La
falta de compasión y empatía desplegada hacia las víctimas, la falta de emoción y
el modo mecánico de ‘tratar’ con las víctimas, fue similar a la actitud en la
Atlántida. Esto ahora los llena con una profunda sensación de horror. Ustedes han
visto y sentido el otro lado de esto, el lado de víctima, en vidas que vinieron
después de la Atlántida. 
 
  
 
Pero durante la Atlántida, ustedes fueron el ofensor. Ahí fue donde sobrevino un
‘karma’ particular. La Atlántida es la clave para sus ‘vidas de ofensores’, su
lado oscuro. Yo les estoy contando esto, no para hacerlos sentir avergonzados o
culpables, de ningún modo. Todos nosotros somos parte de esta historia, adoptando
diferentes roles y disfraces, y esto es lo que es estar en la dualidad. Es
experimentar y jugar todos los roles concebibles, desde la pura luz hasta la pura
oscuridad. Si ustedes se permiten conocer su lado oscuro, si pueden aceptar que
también jugaron el rol de victimario, van a estar más equilibrados, libres y
alegres. Es por esto que yo les cuento esto. 
 
  
 
En un determinado momento, los desarrollos tecnológicos que ustedes – y otros
grupos de almas – buscaron, tuvieron tal impacto sobre la naturaleza, que los
sistemas ecológicos en la Tierra se interrumpieron. La caída de la Atlántida no
sucedió de repente. Hubo muchos signos de alerta – señales de la naturaleza –
pero al no ser escuchadas, ocurrieron enormes desastres naturales por los cuales
la civilización de la Atlántida se inundó y se destruyó. 
 
  
 
¿Cómo los afectó esto al nivel interno? Fue una experiencia shockeante, una
experiencia traumática; fue otra Caída, una segunda Caída de Experiencia en lo
profundo.  
 
  
 
Durante sus encarnaciones en la Tierra, ustedes habían finalmente perdido la
conexión con la energía del corazón que habían alcanzado. Más que nunca, después
del derrumbe de la Atlántida, ustedes se dieron cuenta de que la verdad no iba a
ser hallada al controlar la vida, incluso si el propósito parecía noble. Entonces
ustedes comenzaron a abrirse realmente a la voz suave del corazón, la cual les
dice que hay una sabiduría penetrando la Vida misma, que no necesita ser manejada
o controlada. En el flujo de la vida misma, en el flujo del corazón y de los
sentimientos hay una sabiduría con la cual ustedes pueden sintonizarse, o
alinearse, escuchando y rindiéndose. No es una sabiduría creada desde la cabeza o
por el deseo, es una sabiduría que viene de permitir una perspectiva superior, la
voz del amor. 
 
  
 
Este conocimiento místico, que es acompañado por un sentido de humildad, ustedes
comenzaron a sentirlo desde adentro. Pero incluso entonces, el tiempo no estaba
aún maduro para un despertar alegre de las energías del corazón. Una sombra había
caído sobre ustedes durante la Atlántida, la sombra de haber afectado
negativamente a otros seres. Las consecuencias de esto tendrían que ser
profundamente sentidas y experimentadas por ustedes antes de que el despertar
pudiera tener lugar. 
 
  
 
Otra vez doy un gran salto en esta vieja historia, y los llevo al momento en el
que ustedes regresan a la Tierra, después de que la Atlántida había desaparecido,
arrastrada por las olas del océano. Una vez más ustedes encarnaron en cuerpos
humanos, el recuerdo de la Atlántida enterrado bien en lo profundo de su memoria
del alma, unido con una sensación de vergüenza y de desconfianza en sí mismo. El
derrumbe de la Atlántida los había aturdido y desconcertado, pero también había
dejado sus corazones un poco más abiertos. 
 
  
 
¡Qué enormes acontecimientos tuvieron lugar en semejante escala de tiempo! 
 
  
 
Rechazo como un trabajador de la luz – la tercer Caída en la Experiencia 
 
  
 
El siguiente ciclo importante comenzó con la llegada de la energía Crística en
la Tierra, más visiblemente representada por mí. Muchos de ustedes estuvieron
presentes en aquél entonces o aproximadamente en aquél tiempo. Algunos siglos
antes de mi nacimiento, ustedes comenzaron a encarnar otra vez en grandes
números. Una voz los atrajo, los convocó desde su corazón. Ustedes sintieron que
‘tenían que estar ahí’, que era el momento para ustedes de dar otro paso en su
viaje espiritual, el cual se había entrelazado tanto con la Tierra. 
 
  
 
La llegada de la energía Crística, mi llegada a la Tierra, fue parcialmente
preparada por ustedes. Yo no habría podido venir sin una capa de energía presente
en la Tierra que me hubiese recibido, ‘agarrado’ como quien dice. Su energía
proveyó el canal a través del cual yo pude anclar la energía Crística a la
Tierra. Fue un esfuerzo conjunto, realmente. Sus corazones se habían abierto a
mí, a lo que yo representaba. En aquella época, ustedes fueron la parte de la
humanidad más abierta a recibir el amor y la sabiduría del corazón. 
 
  
 
Un cierta humildad había surgido dentro de ustedes, en el mejor sentido de la
palabra: una rendición a no querer saber, a no querer controlar o ‘manejar’ las
cosas, y una genuina apertura a algo nuevo, algo que se mantiene apartado del
poder y del control, algo diferente. Y debido a esta confianza y apertura en sus
corazones, ustedes pudieron recibirme. 
 
  
 
Yo era como un rayo de luz cayendo sobre la Tierra, recordándoles a aquellos que
estuvieran preparados su naturaleza angelical, su núcleo divino. Ustedes fueron
conmovidos por mí, por lo que yo les expresaba y les radiaba desde mi núcleo
interno, y desde entonces la energía Crística los ha afectado profundamente, en
aquella vida cercana a Cristo y en las vidas después de ésta, hasta ahora. En
todas esas vidas ustedes han intentado traer la energía Crística abajo hacia la
Tierra, de esparcirla de diversas maneras a través de la enseñanza y de la
sanación. Ustedes fueron trabajadores de la luz inspirados y apasionados,
trabajando duro y trayendo más justicia, equidad y amor a este planeta. 
 
  
 
En aquella era, la era del despertar de la energía Crística, ustedes fueron
aquellos que se opusieron a las religiones que estaban demasiado rígidamente
organizadas, a los modos autoritarios de dominar a las personas. Ustedes lucharon
por la libertad, por la emancipación de la energía femenina, por los valores
basados en el corazón en una era que aún era escasamente conciente de esto. En
los pasados dos mil años ustedes fueron defensores de la libertad y fueron
rechazados y perseguidos por esto. Fueron castigados y torturados por ser quienes
eran, y frecuentemente terminaron en la estaca o en el cadalso. Ustedes traen
mucho trauma emocional desde este episodio de la historia.  
 
  
 
En las luchas y en la resistencia que encontraron, el karma de la Atlántida (y
el galáctico) estuvo trabajando. Los roles ahora fueron invertidos. Ustedes se
volvieron las víctimas y atravesaron las profundidades de la soledad, del miedo y
de la desesperación. Llegaron a conocer íntimamente el profundo dolor emocional
del rechazo. Esta fue su tercer Caída, una tercer Caída en la Experiencia, y
aquella que los llevó al corazón de su misión: comprender la unidad implícita
tanto en la Luz como en la Oscuridad, aprendiendo qué significa realmente el
Amor. Esta tercer Caída los ha traído hasta el presente, hasta quienes ustedes
son ahora. 
 
  
 
Hoy, al borde de un nuevo ciclo, en estos tiempos de transformación, ustedes
están verdaderamente abiertos al significado de la energía Crística. En su
corazón está brotando una sabiduría que abraza y trasciende los opuestos y que
reconoce el único flujo divino en todas las diferentes manifestaciones. Su amor
no es un mero conocimiento abstracto, sino un puro, real y sincero flujo desde el
corazón, que alcanza a otros, y a la Tierra. Ustedes ahora se reconocen a sí
mismos en el semblante de los demás, ya sean ‘luz’ o ‘oscuridad’, rico o pobre,
trabajador de la luz o alma terrestre, hombre, animal o planta. El amor embebido
en la conciencia Crística puentea la brecha entre los opuestos y les da una
tangible sensación de interconexión con todo lo que es. 
 
  
 
Como un ángel, ustedes alguna vez custodiaron el paraíso en la Tierra. Se
desconectaron de este estado de inocencia cuando participaron en la danza del
poder con energías que querían robarles el paraíso. A causa de esto ustedes
abandonaron el reino espiritual y encarnaron más profundo dentro de la realidad
material de la forma y de la ilusión. De ángel pasaron a ser guerrero. Cuando
ustedes encarnaron en la Tierra y pasaron a experimentar lo que es ser un humano,
fueron nuevamente tentados por el deseo de controlar las cosas y esto condujo a
la ruina de la Atlántida y de ustedes como un guerrero. Ustedes regresaron a la
Tierra para experimentar el lado bajo del juego del poder, para sentir lo que es
caer víctima de la agresión y de la violencia. La secuela de esta última parte
del ciclo aún está claramente presente en su forma de experimentar las cosas y
todos ustedes están trabajando duro para superar el trauma al rechazo dentro de
ustedes. Con eso ustedes terminan en el punto de partida, en el punto donde esto
comenzó. Regresan a su verdadera naturaleza como un ángel, pero ahora como un
ángel plenamente encarnado, con un real y vivo conocimiento de los extremos de la
luz y de la oscuridad, del amor y del miedo. Ustedes son un ángel sabio y
compasivo, un ángel humano… 
 
  
 
Yo siento un gran respeto por ustedes, por el increíble viaje que han realizado.
Estoy ahora ante ustedes como su igual. Yo estoy aquí como un maestro y como un
guía, pero también como un hermano y un amigo. Me gustaría ofrecerles mi amor y
mi amistad, no de una manera abstracta, sino como una energía tangible de
camaradería y de comprensión. Yo sé quiénes son ustedes. Ahora reconózcanse en mi
semblante. 
 
  
 
Ustedes están al final de grandes ciclos de tiempo, en los cuales han atravesado
muchas experiencias. Hoy quise hablar de la Atlántida, ya que el reconocimiento
de las energías que ustedes encarnaron ahí, puede ayudarles a alcanzar un estado
de paz y de integridad con ustedes mismos. La energía de la Atlántida es la
energía del gran poder mental, combinado con un característico orgullo y
arrogancia. Atrévanse a reconocer esta ‘energía oscura’ dentro de ustedes,
atrévanse a aceptar que han experimentado y vivido eso alguna vez. Sientan que
han sido el ofensor y el victimario así como también la víctima. Admitir este
hecho dentro de su conciencia abre la puerta a la más grande sabiduría que
ustedes pueden abrazar en su vida: la sabiduría de no juzgar. Al ser concientes
de su lado oscuro ustedes dejarán de juzgar a los demás, por tener o no la razón,
o incluso a ustedes mismos. Todos los motivos para juzgar se eliminarán. El
juzgar le cede el paso a la comprensión y a la compasión. Entonces ustedes
realmente comienzan a entender qué es el amor, que significa el ‘trabajo de la
luz’. La palabra ‘trabajo de la luz’ de hecho sugiere falsamente que está
teniendo lugar alguna clase de lucha entre la luz y la oscuridad, y que el
trabajador de la luz es aquél que está batiendo a la oscuridad. Pero el verdadero
trabajo de la luz no es nada de eso. El real trabajo de la luz supone que ustedes
son capaces de reconocer la luz del amor y de la conciencia en todo lo que es,
incluso si está escondido detrás de máscaras de odio y de agresión.  
 
  
 
Ustedes aún se ven tentados de juzgar a la realidad de la Tierra, por ejemplo en
el modo en que funciona la política o en el modo en que la gente está tratando al
medio ambiente. Es fácil decir que está todo mal y sentirse un extraño en este
planeta Tierra, alienado y desamparado. En esos momentos intenten hacer contacto
con la energía del ofensor dentro de ustedes. Permítanse acceder a la energía de
la Atlántida, la cual aún está ahí en su memoria del alma, y sientan que ustedes
también han sido eso, e incluso que eso estuvo bien. Todas sus ‘caídas en la
experiencia’ finalmente los llevan a ustedes al punto de partida y abren su
corazón a la esencia de la creación de Dios: el amor, la creatividad, la
inocencia. Ustedes, quienes han experimentado los extremos de la oscuridad y de
la luz, todo a lo largo de su viaje no han sido otra cosa más que un niño
inocente del paraíso, emprendiendo viaje con un espíritu de franqueza; valiente
curiosidad y deleite por la vida. En este viaje, ustedes sólo podrían aprender
desde la experiencia. Las ‘caídas en la experiencia’ no se podrían haber evitado,
ya que ellas fueron los medios para alcanzar algo nuevo y más satisfactorio. La
esencia de su viaje es que ustedes alcancen la sabiduría a través de la
experiencia. Por lo tanto, por favor reconozcan y honren el coraje de este
ángel-niño que ustedes fueron. Vean su vitalidad, coraje y perseverancia al
aventurarse dentro de lo desconocido, y luego sientan su propia inocencia,
incluso en su lado más oscuro. 
 
  
 
Yo les pido que se respeten, incluyendo su parte oscura. Tan sólo sientan el
poder y la propia conciencia de la energía de la Atlántida por un momento. Hay un
lado positivo en esto también. Ustedes fueron talentosos de muchas maneras.
Inviten a esa energía a entrar, aquí y ahora. Permitan que regresen a ustedes la
sensación de autoestima y dominio de sí mismo, y perdónense por las atrocidades
que tuvieron lugar en el pasado. Sí, ustedes han infligido dolor a otros, ustedes
fueron los agresores ahí…….pero sientan también cómo han llegado a arrepentirse
de esto profundamente, y cuánto se han abierto ahora al genuino respeto por todo
lo que está vivo. Cuando ustedes se perdonan, se abren a la alegría de dejar de
juzgar. Esa es la consecuencia, ustedes ven: si reconocen su parte oscura y son
capaces de perdonarse por eso, ya no necesitan más juzgar ni a ustedes mismos ni
a los demás. Esto es tal placer para su alma… 
 
  
 
Ustedes aún se exponen tan a menudo al tormento de sus juicios. Se dicen a
ustedes mismos que todavía hay tantas cosas que tiene que realizar. Hoy, yo les
pido que miren hacia atrás y que vean lo que ya han realizado. Sean concientes de
la profundidad de su viaje por todos estos grandes ciclos de tiempo. Y no me
miren más como a un maestro. Yo he cumplido ese rol, dos mil años atrás, pero ese
tiempo ya se ha terminado. Ustedes son los Cristos de esta nueva era, ustedes
traerán paz a un mundo de dualidad y de polaridad, al irradiar la paz que yace
dentro de sus propios corazones. Sientan cómo están listos para este rol y
simplemente déjenme ofrecerles un poco de apoyo y aliento como su amigo y
hermano. Somos uno.   
 
  
 
  
 
© Pamela Kribbe 2006 
 
  
 
  
 
  
 
Por preguntas o información, contáctenos en  
 
sgusella@... 
 
  
 
Sito web en español www.jeshua.net/esp/ 
 
  
 
  
 
 
 
  
 
En caso de preguntas personales a Jeshua o a Pamela, están disponibles las
consultas a distancia (lectura/canalización), para más información al respecto
visitar nuestro sitio web en inglés www.jeshua.net 
 
  
 
El Manantial del Caduceo con la debida autorización del sitio original cuenta
con todo el material en archivo Word el cual podrán descargar desde su sitio www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm 
 
  
 
  
 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
 
-~--------------------------------------------------------------------~-