Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 11201 al 11240 
AsuntoAutor
¿Primer Contacto e Guillerm
Re: Bonos de carbo Marcela
Yo soy Valit Manet galeon
Cumbre Indigena : Proyecto
Carta No. 2312 - L yosoy _j
Mensaje de Atmos, Nady
LA DIOSA VERDE (Po yosoy _j
Extraño 'anticrist Guillerm
Operación Mordisco Guillerm
Aguas turbulentas Guillerm
Neale Donald Walsc Graciela
El Renacimiento de Graciela
Donde quiera que e yosoy _j
KUTHUMI - Acerca d yosoy _j
Tunel Fotonico / M Proyecto
El Despertar Cuánt Susana P
QUADO - Encuentra yosoy _j
Wal-Mart drops its Proyecto
Boletin Shaumbra M Graciela
Carta No. 2317 - E yosoy _j
Aspartame Case His Proyecto
Es Tiempo de Inspi yosoy _j
Descifra pirámides Guillerm
Carta No. 2319 - E yosoy _j
Mensaje de Ker-On, Nady
Casimira Rodriguez Proyecto
26 Marzo 2007 - ~ Graciela
Somos de las estre Guillerm
Mensaje del Maestr Nady
AGUA Y SALUD EN CO Proyecto
El mito del calent Proyecto
La Guerra Infinita Proyecto
Mensaje de Ag-agri Nady
LM-4-2007 - “RECUE Graciela
Aclaraciones Guillerm
FAROS DE LUZ - El Susana P
El Despertar Cuánt Susana P
KRYON - El Amor es yosoy _j
MAÑANA DE RESURREC galeon
AA MIGUEL - Report yosoy _j
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13155     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Tunel Fotonico / Mas spirit business?
Fecha:Domingo, 1 de Abril, 2007  18:37:13 (-0500)
Autor:Proyecto Interredes <lacasadelared @.....com>

From: Medicina Bioenergetica <medicina_bioenergetica@...> 
Date: 31-mar-2007 13:18 
Subject: [MedicinaBioenergetica] Tunel Fotonico 
To: MedicinaBioenergetica@... 
 
 
From: Daniel 
To: radionic-sys@... 
Sent: Saturday, March 31, 2007 9:10 AM 
Subject: [radionic-sys] Tunel Fotonico 
 
 
 
 
 
 
EL ANMAT PROHIBE EL TUNEL  FOTONICO 
 
 
 
Disposición nº 5030/2000 (18 de  agosto de 2000) 
 
Las actuaciones se iniciaron como  consecuencia de la toma de 
conocimiento, por parte de la ANMAT, de un folleto  publicitario no 
autorizado. 
 
En dicho anuncio se destaca la  supuesta eficacia terapéutica de un 
"Sistema  Túnel Fotónico", utilizado por el "Complejo Túnel Fotónico - 
Clínica  Médica", en el tratamiento de distintas afecciones y 
patologías. Por ese motivo,  agentes de la Dirección de Tecnología 
Médica de la ANMAT realizaron un  procedimiento en la clínica en 
cuestión, ubicada en la calle La Pampa 2753, piso  1º, de la Capital 
Federal. Durante la inspección, realizada el 9 de junio de  1998, 
compareció el Sr.  Carlos Belohlavek, quien presentó el  original de 
la autorización para usar y comercializar el "Sistema Túnel 
Fotónico". La aprobación fue otorgada por el ex Ministerio de Salud y 
Acción  Social, con la aclaración de que la misma no avalaba los 
resultados clínicos que  se anunciaban. 
 
Por ese motivo, los funcionarios  indicaron al Sr. Belohlavek que 
debería presentar ante la ANMAT los ensayos  clínicos pertinentes, en 
los términos de la Disposición nº 969/97, para  demostrar la seguridad 
y eficacia del dispositivo. Asimismo, se aclaró que no se  podría 
realizar ninguna publicidad radial, gráfica ni televisiva sobre el 
"Sistema" en cuestión. En diciembre de 1998, el Sr. Belohlavek adjuntó 
nueve  libros anillados con las actuaciones de la 1ª a la 8ª Jornadas 
Latinoamericanas  del "Sistema Túnel Fotónico" y un libro que contenía 
información técnica bajo el  título "Protocolo de Investigación 
Clínica". 
 
El 2 de marzo del 2000, la Dirección  de Tecnología Médica solicitó al 
titular del "Sistema" la documentación faltante  para la evaluación 
del trámite, pedido que se reiteró quince días después. Luego  de una 
prórroga pedidas por el Sr. Belohlavek, el pasado 12 de abril se le 
concedió un último plazo de 10 días para que aportara el material 
correspondiente. Una vez transcurrido ese período, se evaluaría de 
acuerdo a la  documentación presentada en los actuados. 
 
Cumplido el plazo, y evaluadas las  constancias aportadas, se concluyó 
que no se han realizado ensayos preclínicos  ni otro tipo de estudios 
previos a la utilización del "Sistema Túnel Fotónico",  en pacientes 
afectados por las diversas patologías publicitadas. Además, el 
"Protocolo de Investigación Clínica" presentado no se ajusta 
mínimamente a los  requisitos exigidos en los procedimientos 
establecidos en la normativa vigente. 
Por todo lo expuesto, se prohibió la  fabricación, uso y 
comercialización en todo el país del dispositivo  mencionado, en todos 
sus modelos y versiones, hasta tanto se presenten  evidencias ciertas 
de eficacia y seguridad mediante la realización de ensayos  clínicos 
controlados. Además, se intimó al titular del "Sistema" el inmediato 
cese de la publicidad. 
 
 
 
Fuente: 
ANMAT (Administración Nacional  de Medicamentos, Alimientos y 
Tecnología Médica). Poder Ejecutivo Nacional,  Ministerio de Salud. 
http://www.anmat.gov.ar/Comunicados/ret/prensa57.html 
 
http://www.dios.com.ar/notas1/fraudes/falsas_terapias/tunel_fotonico/relacionadas/anmat_prohibe.htm

 
 
 
EL VERSO DEL TÚNEL  FOTÓNICO 
 
 
 
Por Alejandro  Ravazzola y Alejandro  Agostinelli 
 
 
 
Esta nota revela el misterio de una  extraña caja con la que su 
inventor, un ingeniero argentino, afirma poder curar  desde un resfrío 
hasta el cáncer. En 1996, el Ministerio de Salud permitió que  se 
investigara su eficacia, pero no su aplicación clínica. Sin embargo, 
cuarenta  médicos la utilizan para tratar casos terminales y, hasta 
hace poco, también se  la usaba en cuatro hospitales públicos. En el 
ex Hospital Castex una médica  experimentaba con los pacientes sin 
autorización. 
 
 
 
Esta investigación comenzó cuando  uno de los autores confirmó la 
versión según la cual en el Hospital de Agudos  Eva Perón, antes 
Castex, una médica experimentaba con una tecnología terapéutica 
aparentemente revolucionaria, que sería capaz de curar desde el 
insomnio  hasta el cáncer, desde raquitismo hasta una artritis, desde 
el tabaquismo hasta  problemas de aprendizaje. Todo cual se lograría 
con sólo exponer las partes  afectadas a un misterioso rayo que 
aparentemente no ocasiona ningún daño,  malestar ni efecto tóxico. La 
doctora Alicia Canciani, del Servicio de Cirugía  Plástica y 
Reparadora de ese hospital, admitió que desde hace tres años somete a 
sus pacientes al influjo de este artefacto -llamado Sistema Túnel 
Fotónico- con  el propósito de acelerar el proceso de cicatrización 
posoperatorio. 
La  doctora Canciani conoció el dispositivo a partir de una desgracia 
familiar. En  1991, su madre vivía afligida por graves dolores 
reumáticos. Ante la falta de  soluciones médicas, su familia la 
acompañó a probar suerte con alguna terapia no  convencional. Así 
llegó al consultorio de Carlos  Belolahvek, quien curiosamente no es 
médico sino ingeniero  electromecánico. Belolahvek, inventor del Túnel 
Fotónico, supervisó las  aplicaciones. Una vez completado el 
tratamiento, siempre según la doctora  Canciani, la salud de su madre 
había mejorado considerablemente. Así, decidió  adquirir un aparato y 
empezar a experimentar por su cuenta, concentrándose en  pacientes con 
grandes cicatrices faciales y con fracturas maxilares. Lo peculiar 
del caso es que comenzó a experimentar con los pacientes que iban a 
atenderse a  un hospital público sin gestionar ninguna autorización. 
Sin embargo, ésta no fue  la novedad que más asombró a los autores en 
su intento por despejar las  incógnitas que rodeaban al Túnel 
Fotónico. 
 
 
 
UN POCO DE MISTERIO 
 
 
 
¿Cómo funciona el dichoso aparato? A  ciencia cierta, no se puede 
decir mucho: hasta ahora nadie, fuera del círculo de  colaboradores 
del ingeniero Belolahvek, ha logrado reproducir los  "extraordinarios 
resultados" que invoca en sus folletos publicitarios, en uno de  los 
cuales enumera nada menos que 63 enfermedades para las cuales habría 
encontrado cura. 
 
El cronista visitó su consultorio en  el barrio de Belgrano y pudo ver 
el llamado Túnel Fotónico, una estructura  metálica del tamaño de una 
caja de zapatos que emite un débil sonido y funciona  a pilas. Este 
último dato, en verdad, no fue confirmado: Belolahvek no permitió 
examinar, y mucho menos fotografiar, su interior: "Es bueno conservar 
un poco de  misterio, porque si algo aparece demasiado simple, deja de 
ser válido y la gente  piensa que es un fraude", se excusó. Belolahvek 
dio este argumento sin  sonrojarse y, acaso abrumado por las 
preguntas, añadió un ejemplo  desconcertante: "A usted no le interesa 
saber cómo funciona un reproductor de  discos compactos. Le interesa 
usarlo y que funcione". 
 
Se da otra curiosa paradoja: para  explicar cómo funciona un artilugio 
con un aspecto exterior tan simple, el  ingeniero Belolahvek no ahorra 
farragosas disquisiciones teóricas. Explica que  su invento estaría 
basado en "la función probabilística del átomo" y que podría 
"disminuir el índice de probabilidad por medio de la creación de un 
campo  electromagnético continuo que estabiliza cualquier 
discontinuidad, como lo es  una enfermedad". Jura que su sistema ataca 
a las distintas enfermedades con  cierta información que estaría 
cifrada en una resina plástica incorporoada  dentro del aparato. A la 
hora se detallar las bondades del sistema, Belolahvek  no se queda 
corto: "En teoría puede curar cualquier enfermedad, pero depende del 
paciente", aseguró. 
 
¿Cómo empezó esta historia? Hace 29  años, Belolahvek se dedicaba a la 
reparación y mantenimiento de equipos  industriales de refrigeración, 
cuando su esposa enfermó de vesícula y tuvo que  ser operada. "Estaba 
excedida de peso e hipersensible al dolor" , recuerda. Como  no 
respondía a los analgésicos, decidió construir una máquina que 
mediante el  uso de energía eléctrica pudiera actuar como sedante. Vio 
que los resultados  eran buenos y así nació el embrión de su invento. 
Su interés en la llamada  "electroterapia" lo alentó a seguir 
investigando. "Lo primero que descubrí  fue que la corriente eléctrica 
que hacíamos circular por el cuerpo no era lo  importante, sino la 
información que portaba". Si bien reconoce que al  principio los 
resultados eran "muy pobres", Belolahvek continuó, sobre todo  cuando 
creyó descubrir que su aparato lograba desinflamaciones y resolver 
problemas circulatorios. Entonces, acaso inspirándose en un viejo 
principio  homeopático, decidió construir un equipo que generase una 
corriente de menor  intensidad. "Luego dejamos de lado el contacto 
eléctrico directo para crear un  campo electromagnético mediante 
electrodos de superficie de un material  semiconductor", prosiguió. 
Esos cambios, dijo, lo ayudaron a resolver casos  de artrosis. Pero 
todavía no alcanzaban para solucionar problemas inmunológicos.  A 
principios de los `80, Belolahvek y sus colaboradores enfocaron su 
interés en  los fotones, "el combustible del átomo", agrega el 
ingeniero, con una afirmación  que demostraba su ignorancia supina en 
materia de Física. 
Belolahvek dice que  al comienzo produjeron un haz de fotones de baja 
intensidad. "Si bien blanqueaba  (sic) hematomas, era incapaz de 
resolver el problema interno". Usaron el sistema  durante seis meses y 
registraron como marca Túnel Fotónico, ya que supuestamente  generaba 
un efecto túnel y emitía fotones. 
 
Cuando perfeccionaron el  equipo, los fotones ya no eran visibles y la 
intensidad del campo generado  era mucho más débil. Para Belolahvek, 
los resultados fueron contundentes.  Puso por caso testigo el de un 
paciente con cáncer de esófago que, según  el ingeniero, llegó a su 
consultorio en un estado tal que no podía tragar  alimentos. Tras una 
semana de aplicaciones, ya podía comer por sus propios  medios y "en 
un año, año y medio se controló la enfermedad". 
 
 
 
BUROCRACIA CUANTICA 
 
 
 
El Túnel Fotónico sería una entre  tantas pseudoterapias dudosas que 
circulan en el mercado "alternativo" sino  fuera porque el ingeniero 
Carlos Belolahvek presentó su equipo a las autoridades  del Ministerio 
de Salud encargadas de aprobar la seguridad y la eficacia de todo 
instrumental que pretenda tener propiedades curativas. En noviembre de 
1996, el  Area Radiofísica Sanitaria -por entonces dirigida por el 
ingeniero Jorge Svarka-  permitió las investigaciones de Belolahvek. 
En la autorización, que consta en el  expediente 32.059.788 con el 
membrete de ese ministerio, Svarka señala: "El  Sistema Túnel Fotónico 
no representa riesgos significativos para el operador ni  para el 
paciente en base a los conocimientos actuales". Con todo, el 
funcionario  aclara: "Esta constancia no avala los resultados clínicos 
que se anuncian,  siendo estos exclusiva responsabilidad del 
profesional médico responsable de su  uso". 
 
En 1996, uno de los autores ya había  consultado al ingeniero Svarka 
sobre la presunta eficacia de este aparato y le  preguntó si no le 
preocupaba que su autorización fuera utilizada con fines  distintos de 
la investigación. No se mostró alarmado. "El ejercicio ilegal de la 
medicina -respondió- corresponde a otra área". En otras palabras: si 
hasta hace  poco usted hubiera llevado a Salud Pública una caja negra 
acompañada por un manual redactado en una oscura jerga 
pseudocientífica, el área  del ministerio competente le hubiera 
extendido un permiso para experimentar "a  menos que representara un 
riesgo". Si el aparato fuera decididamente inútil y si  invocando el 
permiso oficial usted hubiera amasado una fortuna prometiendo curas 
milagrosas, nadie lo hubiera molestado. 
De hecho, Belolahvek debe suponer que  este permiso lo autoriza a 
difundir un folleto donde anuncia que su aparato cura  más de 60 
cuadros clínicos, a abrir un consultorio médico, a comercializar el 
aparato a un precio de 35 mil dólares y a exportarlo a países como 
México,  Brasil y España. En la entrevista, además, Belolahvek informó 
que fue utilizado  en cuatro hospitales públicos y que fue adquirido 
por al menos cuarenta médicos  de todo el país. 
 
 
 
UNA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL 
 
 
 
Pero el panorama en el Ministerio de  Salud cambió sustancialmente de 
dos años a esta parte. "Hasta el momento, no  hemos podido probar ni 
el efecto túnel ni la emisión de fotones" aseguró el licenciado 
Alejandro La Pasta, sucesor de  Svarka en el departamento Equipamiento 
Médico y Radiofísica Sanitaria. Ante una  pregunta concreta en este 
sentido, La Pasta reconoció que no hubiera firmado la  aprobación de 
haber estado a cargo de esa área en 1996. 
 
La Pasta recuerda que una vez tuvo  oportunidad de examinar el 
aparato: "Lo único que pude precisar fue que genera  una radiación 
sonora y un campo electromagnético débil como el de cualquier 
circuito electrónico". Por su parte, el ingeniero Carlos Parodi, 
flamante  titular de la Dirección de Tecnología Médica del Ministerio 
de Salud, fue  tajante: "El sentido común me dice que aquí hay una 
irrealidad". 
Ante los  datos aportados los autores, Parodi aseguró que el permiso 
con que cuenta  Belolahvek no lo autoriza a comercializar sus equipos 
dentro del país, ni a  difundir los presuntos éxitos de su panacea, ni 
le permite abrir una  clínica como la que posee junto a las doctoras 
Diana Piezanek y Rita  María Ana Schaeffer; ni a cobrar el 
tratamiento, cuyo costo oscila los 30 pesos  por sesión para cada uno 
de los mil pacientes mensuales que Belolahvek admitió  recibir en su 
consultorio del barrio de Belgrano. 
Para exportar los aparatos  como dispositivo médico, Belolahvek 
necesita la aprobación de la Dirección de  Tecnología Médica; y no 
sólo no la posee, sino que nunca la pidió. Y de haberla  solicitado, 
no la habría obtenido sin antes haber sometido a la máquina al 
protocolo de Ensayos Clínicos que establece la resolución 909 del 
Ministerio de  Salud, en vigencia desde mediados del año pasado. 
 
 
 
¿PLACEBO O FRAUDE? 
 
 
 
El centro médico administrado por  Belolhavek recibe pacientes que han 
perdido su confianza en las terapias  convencionales, quienes, como se 
sabe, requieren de una atención exquisita.  "Negarles un placebo sería 
inhumano", opinó Parodi. Por este motivo, el  Ministerio de Salud 
decidió no suspender los tratamientos mientras obliga  someter al 
aparato a un ensayo clínico. 
 
Movilizado por nuestra  investigación, el ingeniero Parodi decidió ir 
personalmente al Complejo Túnel  Fotónico. Luego de pedirle informes 
que Belolahvek no le pudo dar, el 9 de junio  de 1998 le hizo firmar 
un acta en la que lo comprometió a someter a su aparato a  un conjunto 
de pruebas que permitirán confirmar o desestimar su eficacia 
curativa. En agosto nombró un veedor externo, un investigador 
principal  responsable y un comité de ética. Si Belolahvek llegara a 
poner trabas, los  equipos podrían ser sacados de circulación. 
 
No hay razones para ser optimistas.  De la poca predisposición de 
Belolahvek a someter al Sistema Túnel  Fotónico a los exámenes 
destinados a comprobar su eficacia existe al menos un  antecedente. El 
Ministerio de Salud de Mendoza vetó su uso en la  provincia luego de 
negarse a entregar un aparato para efectuar pruebas. Para el  doctor 
Fernando Saraví, un biofísico que además es  experto en fraudes 
médicos, los fundamentos teóricos del Túnel son "una sarta de 
palabras difusas para engañar a los incautos". 
 
Parodi especificó que, a partir del  mes en curso, los operarios del 
Túnel Fotónico no podrán publicitar la máquina  curalotodo. También 
anunció que el permiso otorgado por Radiofísica Sanitaria  caducará 
luego del plazo fijado. 
 
La única salida posible ante el  dilema ético aquí planteado se puede 
colegir de una reflexión del doctor Alberto  Combi, que no sólo 
contradice el "desliz" administrativo del hospital, sino  también al 
argumento de las autoridades del Ministerio de Salud, cuando 
consideraron "inhumano" postergar la medida tendiente a poner fuera de 
circulación a un "placebo" que se parece mucho a una estafa a la fe 
pública. "A  lo mejor el aparato en sí no causa daño -dijo Combi-, 
pero sí lo hace quien lo  aplica, ya que le evita a la gente optar por 
un tratamiento de eficacia  probada". 
 
http://www.dios.com.ar/notas1/fraudes/falsas_terapias/tunel_fotonico/nota_tunel_fotonico.htm

 
 
 
 
 
 
-- 
CALENDARIO ESPIRITUAL 2007 
Recursos RedLuz actualizados 
www.mind-surf.net/redluzcalendario.htm 
CASA ATZINGO 
www.lacasadelared.com 
Portal fisico y virtual a la: 
RED CUAUHNAHUAK 
www.egrupos.net/grupo/redcuauhnahuak 
RED MEXICANA DE CONCIENCIA 
www.redconciencia.org.mx 
RED ANAHUAK 
www.laneta.apc.org/redanahuak 
www.elistas.net/lista/redanahuak 
RED IBEROAMERICANA DE LUZ 
www.redluz-ci.org 
www.elistas.net/lista/redluz 
www.mind-surf.net/redluz.htm 
www.mind-surf.net/comunidad.htm 
PROYECTO INTERREDES 
www.interredes.org 
www.egrupos.net/grupo/interredes 
ENLACES RECOMENDADOS 
www.madretierra.de 
www.karinamalpica.net 
www.casaluna.org.mx 
www.chamanaurbana.com 
www.portalterraluz.com 
www.aibandu.cl 
www.alfilodelarealidad.com.ar 
REDES NACIENTES 
www.egrupos.net/grupo/redcolombianadeluz 
www.egrupos.net/grupo/redperuanadeluz 
www.egrupos.net/grupo/redistmo 
www.egrupos.net/grupo/redluzdominicana 
-------------------------------- 
 
 
=~==================================================================~= 
                   ~ Líder en alquiler en España ~ 
       Más de 5.000 pisos en alquiler Fotos y fichas completas 
                    Encuentra tu piso de alquiler 
                  ->> http://elistas.net/z/118.f2 <<- 
=~==================================================================~=