Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 197 al 236 
AsuntoAutor
RE: Estad firmes, lidia ba
Re: Gracias por lo LAR
Ya lei el correo d Thammy A
Asencion o Apocali normasof
NEUTRALIDAD José Adá
Nuevo intento. Tai
Fw: holaaa!! Julio Ri
MEDITACIÓN del Por Balo Ort
pregunta ami
RE: IMPORTANTE!!!! ami
prueba ami
que pasa ? HENRIQUE
Nueve meses de des Balo Ort
RV: Angeles, Image Erick Ca
Red Lux Vol. 1 No. Balo Ort
Angeles, Imagenes! Erick Ca
Angeles, Imagenes! Erick Ca
Puedes actuar ya, Ricardo
Re: Angeles, Image cirilo r
(sin asunto) HENRIQUE
(sin asunto) HENRIQUE
Mensaje de la Muje Balo Ort
Re: Meditacion del Esther M
algo sobre fisica HENRIQUE
Niños Indigo teresa g
RV: AVANCE INFORMA José Adá
RE: Una mirada des Majury y
RV: Niños Indigo Majury y
RV: Niños Indigo 2 Majury y
FW: ojo-La Develac Ricardo
Por favor,amigos i jmdelgad
Aprenda de Cuba di Ricardo
No tengan miedo Lucila D
sobre el envejecim HENRIQUE
Re: Por favor,amig Adrian G
A RITA CALDERON HENRIQUE
Plenilunio de Cánc Balo Ort
FW: Geometria: el Ricardo
Re: Por favor,amig Thammy A
Ayuda para un herm Asturias
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2146     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Aprenda de Cuba dice el Banco Mundial
Fecha:Viernes, 29 de Junio, 2001  05:17:52 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

Aprenda de Cuba dice el Banco Mundial



----------
From: "P.Gellert" <pedro@netservice.com.mx>
Date: Thu, 28 Jun 2001 20:53:22 -0600
To: pgellert@hotmail.com
Subject: Aprenda de Cuba dice el Banco Mundial

Aprenda de Cuba,
dice el Banco Mundial, por Jim Lobe

Washington, 30 Abril (IPS)--El presidente del Banco Mundial James Wolfensohn elogió al gobierno comunista del presidente Fidel Castro por hacer "un gran trabajo" por proveer el bienestar social
para el pueblo cubano.

Sus comentarios siguieron a la publicación del pasado domingo de la edición del año 200l del estudio del banco titulado Indicadores de Desarrollo Mundial (IDM) que indica que Cuba está por encima de casi todos los otros países pobres en cuanto a estadísticas de salud pública y educación.

También mostró que La Habana, de hecho, ha mejorado su desempeño en ambas áreas a pesar de la continuación del embargo comercial norteamericano en su contra y del fin más de hace 10 años de la ayuda soviética y los subsidios para la isla caribeña.

"Yo creo que Cuba ha hecho--y todos lo reconocemos-- un gran trabajo en la educación y la salud," dijo Wolfensohn a los reporteros al final de las reuniones anuales de la primavera del Banco y el Fondo Monetario Internacional (FMI.) "Yo no vacilo en reconocer que ellos han hecho un buen trabajo y
no me avergüenza decirlo. No tenemos nada que ver con ellos en la actualidad, pero deben ser felicitado por lo que han hecho."

Sus comentarios reflejan una creciente apreciación dentro del Banco con respecto a los logros sociales de Cuba, a pesar del reconocimiento de que las políticas económicas de La Habana son virtualmente la antítesis del "Consenso de Washington", la ortodoxia neo-liberal que ha dominado los consejos políticos del Banco y sus polémicos programas de ajuste estructural durante la mayor parte de los últimos 20 años.

Algunos altos funcionarios del Banco, sin embargo, van hasta el grado de sugerir que otros países en vías de desarrollo deben echar una mirada muy cuidadosa sobre el desempeño de Cuba.

"Es, en algún sentido, casi un anti-modelo," según Eric Swanson, el gerente de programa para el Grupo de Desarrollo de Datos del Banco, que compiló el informe en un tomo de casi 400 páginas con decenas de indicadores económicos, sociales, y ambientales.

De hecho, en muchos aspectos Cuba es la prueba viviente de que la consigna del Banco Mundial de que el crecimiento económico es una condición para mejorar las vidas de los pobres es exagerada, si no es que francamente errónea. El Banco ha insistido durante la última década en que el mejoramiento de las vidas de los pobres era su misión básica.

Además de Corea del Norte, Cuba es uno de los países en vías de desarrollo que, desde 1960, nunca ha recibido la más mínima ayuda, en cuanto a consejos o apoyo económico, del Banco. Ni siquiera Cuba es miembro del Banco, lo que significa que funcionarios del mismo no pueden viajar a la isla para asuntos oficiales.

La economía de la isla, que sufrió las pérdidas devastadoras en la
la producción luego de que la Unión Soviética retiró su ayuda     -sobre todo en cuanto a sus provisiones de petróleo-, todavía no se ha recuperado totalmente. El crecimiento económico anual, alimentado en parte por una creciente industria turística y una inversión extranjera limitada, se ve titubeante y es, en su mayor parte, anémico.

Desde luego, sus políticas económicas generalmente son el anatema para el Banco. El gobierno controla virtualmente toda la economía,
permitiendo a los empresarios privados sólo los más pequeños espacios. Proporciona subvenciones fuertes a virtualmente todos los productos de primera necesidad y mercancías; su moneda nacional no es convertible a nada. Mantiene el firme control sobre toda la inversión extranjera y, a menudo, cambia las reglas abruptamente y por razones políticas.

Al mismo tiempo, sin embargo, su historial de logros sociales
no sólo se ha sostenido; se ha reforzó, según el IDM.

La isla ha reducido su tasa de mortalidad infantil de 11 por cada 1,000 niños nacidos en 1990 a siete en 1999, lo que coloca al país firmemente en las filas de las naciones industrializadas occidentales. Ahora la tasa se ubica en seis, según Jo Ritzen, el vicepresidente del Banco para Política de Desarrollo, quien visitó Cuba a titulo individual hace varios meses para ver la situación por sí mismo.

En contraste, el índice de mortalidad infantil para Argentina se ubicó en 18 en 1999; Chile estaba debajo de 10; y Costa Rica, en 12. Para toda América Latina y la región del Caribe en su conjunto, el promedio fue de 30 en 1999.

De la misma manera, la tasa de mortalidad para los niños debajo de los cinco años de edad en Cuba ha caído de 13 a ocho por mil en el transcurso de la década. Esa cifra es 50% más baja que en el caso de Chile, el país latinoamericano más cercano al logro de Cuba.
Para la región en su conjunto, el promedio fue de 38 en 1999.

"Seis por cada 1,000 en la mortalidad infantil - el mismo nivel que España  es simplemente increíble," dijo Ritzen, un exministro de educación de los Países Bajos. "Usted lo observa, y entonces ve que Cuba lo ha hecho sumamente bien en el campo del desarrollo humano."

De hecho, en el propio campo de Ritzen, las cifras dicen casi lo mismo. La escolaridad primaria neta, para tanto muchachas como muchachos, alcanzó el 100% en 1997, un avance desde el 92% registrado en 1990. Esa tasa era tan alta como en la mayoría de las naciones desarrolladas -superior incluso que la tasa en Estados Unidos y muy por encima de los índices de 80-90% logrados por los países latinoamericanos más avanzados.

"Incluso en cuanto al desempeño educativo, Cuba está muy en línea
con el mundo desarrollado, y muy superior que las escuelas en,
digamos, Argentina, Brasil, o Chile."

De alguna forma, no es de sorprenderse. El gasto público de la educación en Cuba equivale a aproximadamente 6.7% del producto interno bruto, dos veces la proporción en otros países latinoamericanos y del Caribe e inclusive Singapur.

Había 12 alumnos primarios para cada maestro cubano en 1997, una proporción que estuvo a la altura de Suecia, a diferencia de cualquier otro país en vías de desarrollo. El promedio para la región latinoamericana y el sureste asiático era dos veces más que la cifra cubana, con 25 a uno.

La tasa promedia de analfabetismo juvenil(edad 15-24) en América Latina y el Caribe se ubica en 7%. En Cuba, es de cero. En América Latina, en dónde el promedio es 7%, sólo Uruguay, se acerca a tal logro, con una tasa de analfabetismo juvenil a 1%.

"Cuba logró reducir el analfabetismo de 40% a cero en 10
años," dijo Ritzen. "Si Cuba demuestra que es posible, pone el peso de la prueba a aquellos que dicen que no lo es."

De la misma manera, Cuba consagró 9.1% de su producto interno bruto (PIB) durante los años noventa a la salud pública, aproximadamente equivalente a la tasa de Canadá. Su coeficiente de 5.3 doctores por 1,000 habitantes era la más alta del mundo.

La pregunta que estas estadísticas plantean, claro está, es si
la experiencia cubana puede reproducirse. La respuesta dada aquí
es que probablemente no.

"Lo que hay detrás, es la increíble dedicación," asegura Wayne Smith, que era el encargado de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana a finales de los años 70s y a principio de los 80s y que ha viajado muchas veces a la isla desde entonces. "Los médicos en Cuba pueden ganar más como taxistas y trabajando en los hoteles, pero ellos no lo hacen. Ellos simplemente son muy dedicados," dijo.

Ritzen estaba de acuerdo en que la experiencia cubana probablemente no pudiera ser aplicada por completo a otro país pobre, pero insistió en que los países en desarrollo pueden aprender mucho de la isla.

"¿Es la experiencia de Cuba útil para otros países? La respuesta es claramente que sí, y uno espera que las barreras políticas no impidan el uso de la experiencia cubana en otros países. Aquí, yo tengo bastante esperanza, pues veo muchos países en desarrollo tomando en cuenta la experiencia cubana."

Pero la experiencia cubana podría ser no replicable, continuó Ritzen, porque su capacidad de proporcionar tanto apoyo social "puede no ser fácil de sostener a largo plazo."

"No es tanto de que la economía puede derrumbarse y ser incapaz
de mantener semejante sistema, sino que cualquier transición después de que Castro pase de la escena permitiría más libertad a
las personas para seguir sus deseos para un más alto nivel de vida." El intercambio, según Ritzen, puede funcionar en contra
del sistema de bienestar que actualmente existe.

"Es un sistema que, por un lado, es sumamente productivo en los campos sociales y qué, por el otro, no da a la gente las oportunidades para alcanzar más prosperidad."