Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2801 al 2840 
AsuntoAutor
Re: Jorge Gallego Jorge Ga
Conexion total-Sim Andres A
Meditacion Prepara Adrian G
Re: Jorge Gallego fsakuras
URGENTE!! NOVEDADE Marcela
SEMINARIO INTENSIV espejo 2
RE: Agua diamantin Maria Ro
Notiluz 10 - Proye Elisabet
Curso: LA MAGIA DE esperanz
He escrito un libr meli
Jorrge Gallego Nue cuervo c
Fw: Sanat Kumara/ cecilia
Trascendimos el Ap Diana Pe
Atencion Foro GAP Diana Pe
Marcha por la Vida RedLUZ/L
Activando La Prese Adrian G
Activando La Prese Adrian G
Seminario Magos de Andres A
"El obrero de la e RedLUZ/L
FW: AYER SOÑE QUE RedLUZ/L
Sobre el nuevo rum cuervo c
LISTA Y WEBS de Diana Pe
RV: PROYECTO GRATI RedLUZ/L
Re: LISTA Y WEBS João Aff
Los misteriosos es Dana Tir
los 7 umbrales de Mario Gl
La tierra se mueve Andres A
Paradojas / Eduard RedLUZ/L
Lineamientos del F RedLUZ/L
Re: Sobre el nuevo cecilia
RE: Agua diamantin Gustavo
Hola amigos... Tony Paz
Direccion de suscr Diana Pe
Manifestando la Pr Adrian G
11:11 - Ongamira - Adrian G
Congreso de OVNIS RedLUZ/L
"REIKI: La Paz Con yanta
Transmutemos por Diana Pe
Atencion participa Thammy A
OJO...URGENTE!!!Jo Thammy A
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4745     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] "El obrero de la esperanza"
Fecha:Viernes, 1 de Noviembre, 2002  15:15:49 (-0600)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

DESDE MADRID... 
 
From: Koldo Aldai <koldo@...&, ; Date: Fri, 01 Nov 2002 13:11:05 
+0800 To: RedIbéricadeLuz <redibericadeluz@...> 
 
Queridas alianzas: 
 
Cuanto acontece en Brasil  es digno de un vistazo y consideración por parte 
los servidores del mundo y trabajadores de la luz. Aquí van algunas 
reflexiones. Siento que Brasil  es  una  invitación a implicarnos  más en 
los  asuntos sociales y políticos,  a  mojarnos más  en la encarnación de 
los principios  universales  en la tercera dimensión,  de los valores 
eternos en la materia. 
 
La  nueva era se está tejiendo con muchas  agujas. Muchos  seres 
comprometidos  con  problemáticas  sociales, con la gobernabilidad de las 
naciones... están inaugurando   un  nuevo  paradigma  de  fraternidad 
humana, están  en la  primera  fila de los instauradores del Plan aún sin 
saberlo. 
 
Venezuela y el III Encuentro de la Red Iberoamericana 
<http://www.tercerencuentro.org>; se  presenta  también  como  bordada 
oportunidad  para abundar colectivamente  en todo esto. 
 
Grande  y fraterno abrazo : Koldo 
 
* * * * * * * * * * 
 
Madrid 1 de Noviembre de 2002 
 
EL OBRERO DE LA ESPERANZA 
 
Mira hacia atrás tan sólo para agradecer a los que trabajaron y suspiraron 
por el país que pronto estrenarán. Sufrió pobredumbre y persecución y sin 
embargo no hay concesión alguna al resentimiento. Leyó a Marx, lo suficiente 
para saber que era preciso honrarle y olvidarle. Conoció la cárcel lo 
suficiente para valorar la libertad y abrir la puerta a los pájaros 
enjaulados de su balcón. Fue un reiterado perdedor, lo suficiente para 
saborear merecida victoria, para administrar ahora sabia y eficazmente la 
confianza en él depositada. 
 
Incansable, perseverante, indoblegable, Luis Inácio Lula da Silva es ya el 
futuro nuevo presidente de Brasil. Su mensaje de cambio y esperanza ha 
calado hondo en el electorado brasileño. Su voluntad de integración y 
concertación resulta revolucionaria en el ámbito de la izquierda 
latinoamericana, inhabitual también en la política en general. Los duros 
retos que ha atendido el obrero-presidente a lo largo de su vida, quedan 
apocados ante el magno desafío que ahora asume desde la jefatura de gobierno 
de un país tan prometedor, como lastrado por las lacras de la corrupción y 
las grandes desigualdades. 
 
Lula entierra el hacha de guerra de la izquierda y ello le abre puertas y 
posibilidades. Habiendo sufrido en carne propia el oprobio de un sistema 
tremendamente injusto, el acoso de la dictadura, habiendo padecido los 
sinsabores de un sindicalismo en tiempos difíciles, no se engancha al 
pasado, sino que vuelca toda su fe en el futuro. Ni un ápice de rencor en 
sus alocuciones, mira para atrás lo imprescindible para observar que su 
triunfo es la encarnación de viejos empeños colectivos. Sin atisbo de 
revancha, vuelca hacia el pasado sólo para ofrendar su victoria a cuantos 
lucharon y murieron por un mundo más justo. 
 
Hay quien ve en el ex-metalúrgico de São Paulo el Mandela de América. Quizá 
sea prematuro colgarle tan distinguido galardón, pero no cabe duda de que el 
futuro nuevo presidente brasileño está en condiciones de inaugurar la ³nueva 
era² que proclamó en la noche electoral. Esta ³nueva era² viene avalada por 
los planes de choque contra la corrupción y de emergencia contra la pobreza 
que ya se anuncian, pero además de esas imperiosas medidas, la ³nueva era² 
de Luiz Inácio Lula da Silva viene marcada por la firme determinación de 
construir país entre todos. La ³nueva era² del líder indiscutible del 
Partido de los Trabajadores, es mercado y justicia social, es inevitable 
competitividad, pero a la vez tres comidas diarias para todos los 
brasileños, es control de la inflación, pero sobre todo superación de la 
miseria en la que están postrada buen aparte de la población del país. La 
³nueva era² de Lula en realidad se venía gestando décadas atrás, en largos 
años de duro trabajo por la autoorganización de las clases populares, por la 
toma de conciencia e iniciativa de los sectores más desfavorecidos, nunca 
imponiendo dirigismos y estructuras piramidales. Y resulta que esas clases 
maduraron, fueron tomando parcelas de poder en  los ayuntamientos y en los 
estados, hasta que un día se autofacultaron para tomar las riendas de la 
gran política y pusieron a su carismático líder en el sillón de la nación. 
 
Lula suscita simpatía por la sinceridad de su estilo, por la abierta 
voluntad conciliadora, por el ³ritmo de alegre de samba² que quiere imprimir 
a ese ³otro mundo posible². Este mandatario surgido de los más humildes 
estratos sociales, está decidido a desarrollar Brasil con la participación 
de todos los sectores y ya ha dado señales de ello, al incluir entre sus 
principales cuadros y asesores a profesionales del mercado y a dirigentes de 
otras formaciones. 
 
No oculta su crítica al neoliberalismo, pero a la vez se compromete a pagar 
la deudas del Estado. Para reflotar la más grande economía de América Latina 
ya conspira junto a un mundo financiero, al que a la vez invita a construir 
justicia social. El veterano líder obrero asumirá el 1º de Enero el gobierno 
de una nación de 165 millones de habitantes, un macro-partido de la 
izquierda tomará los resortes del poder y sin embargo las bolsas y los 
mercados no tiemblan. Lula sale precisamente al encuentro de los que 
sembraron el miedo por su eventual victoria. A muchos de ellos los ha 
convencido con su quehacer honrado, voluntarioso y cordial, con los planes 
de progreso social y económico que va concretando su equipo de bien 
cualificados asesores. Alozio Mercadante, senador y asesor del hasta hace 
poco candidato al gobierno, ha sido el principal artífice de una política 
económica que empieza por el lema ³Hambre 0², pero que a la vez es capaz de 
motivar al mundo de la empresa y las finanzas brasileñas. 
 
El sindicalista curtido en décadas de lucha prepara los acuerdos con la 
patronal y los conservadores, consciente de que el nuevo Brasil es proyecto 
de todos. Sabe que su éxito radica en el arte de negociar y pactar. Lula es 
consciente de que esa nueva suerte de patriotismo ligado al ideal y 
bienestar común, es también la que puede frenar la constante fuga de 
capitales. 
 
Luiz Inácio Lula da Silva, no es sólo una esperanza para una izquierda 
rígida y falta de perspectivas, sino para la política en general, no lo es 
sólo para el hemisferio americano, sino para el mundo entero. Lula pertenece 
a esa nueva casta de dirigentes que ha estrenado el milenio y que está 
persuadida de que la nueva política ya no se hará nunca a la contra de los 
adversarios, sino con los adversarios, mientras que ello sea posible. 
Representa a esa nueva generación de mandatarios consciente de que la ³res 
publica² es el arte de ganar con convicciones, de sumar y no dividir, de 
saber incluso renunciar en determinadas circunstancias para poder avanzar en 
unidad. 
 
Este nuevo talante va superando el esquema de izquierdas y derechas. Sus 
valedores surgen a un lado y a otro del tradicional eje, pero su común 
denominador es precisamente el arte y empeño de unir culturas y tradiciones 
políticas en torno a los grandes retos de futuro. 
 
Lula, al igual que un Vicente Fox, ha comprendido de que la corrupción no 
tiene derechas, ni izquierdas, que sólo unas arcas estatales más nutridas 
puede cubrir las necesidades vitales de una nación, que sólo una reforma 
fiscal profunda y eficaz puede redistribuir la riquezaŠ Ellos saben también 
de la necesidad de reforzar los organismos internacionales como germen de 
gobierno mundial, como única forma de evitar la polarización, el 
unilateralismo  y la fractura de civilizacionesŠ 
 
Poco tiene que ver todo esto con el populismo con el que ya se ha tratado de 
estigmatizar al obrero-presidente. El populismo medra en base a la 
ignorancia y desinformación de las masas, pero se libra mucho de 
promocionarlas, les lanza a cruzadas para despistarlas y entretenerlas, pero 
no para emanciparlas. El populismo se fortalece en la confrontación, sin 
embargo el verdadero objetivo de toda política de progreso es superarlo. He 
ahí la diferencia entre un Chávez que parte al país en dos y un Lula que 
trata de unirlo, pese a las grandes diferencias sociales existentes. Ambos 
presidentes son en principio de izquierdas y sin embargo les separa mucho 
más que el río más caudaloso del mundo. 
 
Al norte del Amazonas el mandatario venezolano dispara toda la artillería 
verbal contra sus opositores, al sur, el futuro presidente del Brasil trata 
por todos los medios de ganárselos. Mientras que el líder bolivariano 
alimenta el fuego de la división entre las clases, su futuro homólogo 
estudia toda una estrategia de pactos con los poderes económicos y el resto 
de las formaciones políticas. Chávez nos proporciona el ejemplo de cómo 
también desde la izquierda se puede desvertebrar un país hasta hacerlo 
ingobernable. 
 
En los albores del tercer milenio una política de progreso no viene 
definitivamente sancionada por un pedigrí de izquierdas, por una observancia 
del doctrinario revolucionario al uso, sino por la capacidad de ganarse a 
los diferentes sectores de un país en favor de una misma voluntad de 
desarrollo humana, ética y ecológicamente sostenible. Se impone, por lo 
tanto, reflexionar sobre la necesidad de comenzar a manejar otra clase de 
mapas, de valerse de otro tipo de encuadre, pues lo que verdaderamente 
encontramos en los más diversos escenarios políticos son polos de reacción e 
inmovilismo y polos de renovación y de progreso. Estos polos de progreso 
están integrados por los movimientos, componentes sociales y partidos que 
precisamente han logrado superar las políticas sectarias. 
 
Las revoluciones del futuro se juzgarán por la capacidad de integrar a una 
comunidad, en este caso a una nación y ponerla a trabajar unida tras un 
proyecto motivante de progreso. Eso es lo que ha hecho Lula y la  gran 
coalición que lidera el Partido de los Trabajadores. Han ido a las cámaras 
de comercio, a las bolsas, a los círculos de empresariosŠ y les han dicho 
que quieren contar con ellos, que no saquen el dinero fuera, que sigan 
invirtiendo, que son absolutamente necesarios. 
 
Al Partido de los Trabajadores no le sobrará la experiencia que ha ganado en 
los últimos años en el gobierno de grandes ciudades. Lula sabe que afrontan 
retos titánicos, que no podrán cambiar el país en cuatro días, que incluso 
poderosos e impacientados sindicatos podrán llegar a organizar huelgas 
contra ellosŠ, pero el futuro presidente es corredor de fondo y logrará 
contagiar su optimismo, paciencia y constancia a la población. No en vano es 
merecido depositario de ³una esperanza acumulada por muchos años², 
catalizador de un  sueño de solidaridad y justicia social, del noble empeño 
de construir un Brasil para todos. ³La esperanza venció al miedo² insistía 
Lula al conocerse los resultados. Esta, ya se ha echado a rodar imparable 
por la ancha geografía brasileña y no será fácil que se amedrante ante los 
inevitables obstáculos del mañana. 
 
Seguiremos con atención la aventura humana y política de Lula, del obrero 
presidente que ha sido capaz de concitar tanta ilusión y apoyo en la 
construcción de un mundo definitivamente diferente. 
 
Koldo  
www.portadorado.com 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
              ¿TU VELOCIDAD DE CONEXION ES DEMASIADO LENTA? 
 
             ¡Incrementa La Velocidad de Internet en un 75%!  
           ¡Acelerador de alta velocidad para Internet GRATIS!  
Haz clic aquí -> http://elistas.net/ml/88/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~