Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3921 al 3960 
AsuntoAutor
Lección 13. La Pac Antonio
Re: NESARA. 15 de Martin E
NESARA. Todo en Or Jaume Ol
La humildad y la p Antonio
PIDEN IGLESIAS Alfredo
Tradiciones, ritos Edgar Je
Re: NESARA. 15 de LAR
NESARA 13 abril . Jaume Ol
Re: NESARA. 15 de Javier M
Primer Encuentro H RedLUZ/L
SADAM HUSSEIN martha a
Re: SADAM HUSSEIN Martin E
Fw: Invitación Dí cecilia
Lección 14. El Art Antonio
Fw: Retiros Extern Nombre d
NESARA. La dimisió Jaume Ol
Re: NESARA. 15 de Jaume Ol
FW: Dia sin Automo RedLUZ/L
FG 15-04-2003. UNA Jaume Ol
NESARA. Maximo Sec Jaume Ol
Gracias y Amor al Dana Tir
FW: NESARA, PARA L RedLUZ/L
La Energía Lunar d RedLUZ/L
Luna Llena - día 1 RedLUZ/L
RedGap Mundial / S RedLUZ/L
CINELUZ / SOLARIS RedLUZ/L
FW: Welcome to sup RedLUZ/L
Sembradores RedLUZ/L
Los hombres de neg José Gar
Aborto de la Promu Jaume Ol
NESARA 16-04-2003 Jaume Ol
La noche oscura de cecilia
Lección 15. El Art Antonio
FORO GAP / MODO CO RedLUZ/L
FELICES PASCUAS MarcelaH
Comentarios a la l Antonio
NESARA. LA FEDERAC Jaume Ol
Una historia Inspi Proyecto
NESARA Espiritu
LOS HOMBRES DE NEG Alfredo
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5885     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Una historia Inspiradora!!!
Fecha:Sabado, 19 de Abril, 2003  18:52:31 (-0700)
Autor:Proyecto Vida Conciente AC <proyecto_conciencia @.....com>

Embajadores del Aire

La historia de Nancy Rivard

Cuando era una pequeña niña enviaba cartas a Dios en el viento. No me sentía completamente a gusto en este mundo y muy dentro en mi memoria recordaba otro lugar como mi verdadero hogar. Tenía recuerdos vagos en donde me postraba con gran reverencia a los pies de grandes Maestros y escuchaba sublimes enseñanzas. Era una experiencia de estímulo espiritual mucho más grande y profunda que cualquiera que haya sentido en las iglesias que posteriormente conocí. También recordé una promesa solemne que había hecho en donde me comprometía a utilizar mi vida para ayudar en la elevación del nivel de conciencia de la humanidad. "Padre Amado, ayúdame a recordar, y enséñame que es lo que debo de hacer", al terminar, soltaba mis cartas… y miraba como el viento las tomaba y las elevaba por sobre los árboles… seguramente el viento sabría el camino para llevarlas al Maestro de Sabiduría, y así mis plegarias serían escuchadas.

Muchos años más tarde, en la víspera de Navidad, mi padre de 54 años murió repentina e inesperadamente. El estremecimiento de su muerte repentina, me hizo recordar mi oración de niñez. Si mi padre podía morir tan joven, entonces mi vida también se podía acabar en cualquier instante: “¿Estoy lista para morir? ¿Ya cumplí con mi misión?”, me preguntaba. Tenía la edad de 29 años y trabajaba como supervisora de sobrecargos de vuelo para American Airlines. Era un buen trabajo, y con una Maestría seguramente estaría lo suficientemente preparada para continuar mi ascenso hasta una gerencia. Observaba a la gente delante de mí en la escalera laboral. Sabía que si mantenía los pasos de mi vida por el mismo camino terminaría igual que ellos. Eran gente agradable. Trabajaban duro, mas su vida no estaba fundamentada sobre un propósito elevado.

"¿Qué es lo que realmente deseo?" Me pregunté profundamente. "Deseo conocer a Dios", fue la respuesta, "deseo conocer la verdad, deseo entender la esencia de la realidad." Sabía que mis amigos se reirían de mí, pero la inquietud dentro de mi corazón para encontrar el verdadero propósito de mi vida había llegado a ser mayor que cualquier otro deseo. Tomé un paso hacia atrás profesionalmente, de manera tal que pudiera comenzar a dar pasos hacia mi espíritu. El trabajar como asistente de vuelo me daría más tiempo libre y la flexibilidad para seguir en búsqueda de la verdad. Esto inició una búsqueda espiritual muy intensa de siete años que me llevó a conocer muchísimos lugares del mundo.

Comencé a meditar a diario, pidiendo sinceramente que se me guiara. Cada mes iba a alguna parte, buscando milagros y siguiendo el rastro hacia un sentido elevado más allá de toda religión. Viví con los indios Hopi, y los indios en los Andes del Perú, tuve un testimonio de la virgen María en Medjugore y en Betania, adopté a una pequeña niña en Sri Lanka, tuve una curación espiritual en las Filipinas, fui testigo de materializaciones (p. ej., de cenizas) en la India, Italia e incluso Nuevo México y Tennessee. Viajé como diplomática ciudadana representando a la extinta URSS. Busqué a maestros espirituales en África, Tailandia, Alemania y más. En verdad fui testigo de milagros y también encontré sabios y elevados maestros en este mundo.

Lo que aprendí de ellos en verdad no me lo esperaba. Me dijeron claramente que si realmente deseaba crecer, si deseaba encontrar mas luz en mi interior… debía fijar mi atención de nuevo a la humanidad ordinaria. Debía encontrar una manera de poner amor en acción… no solo para mí, sino para miles. En este punto precario en la evolución de nuestro planeta, si existiera la manera de idear para hombres y mujeres de buena voluntad un medio para ayudar personalmente a otros… entonces el Señor tendría un conducto alineado a través del cual podría verter sus bendiciones. Las acciones no solo bendecirían a ésos que se les ayudara, sino que también levantaría y transformaría el estado de conciencia del que ayudase.

"¿Que puedo yo hacer para lograr que esto suceda?" ¡Me pregunté! Me serené para oír la respuesta de Dios. American Airlines acababa de anunciar la apertura de una nueva base en Hawaii, y mi voz interna me impulsó a ir allí y escuchar. Me deshice de la mayoría de mis pertenencias, y me trasladé a una pequeña cabaña a la orilla de la playa norte de Oahu… justo al frente del mar. Tenía una cama, dos sillas, una mesa pequeña y una estufa eléctrica de dos hornillas. Trotando cada día en la playa, nadando en el agua al claro de la luna llena y llevando un estilo de vida relajado fue mucho más gratificante que tener mi mansión grande en California, fiestas sociales y un trabajo de mucha exigencia. Me sumergí en oración y meditación profunda y comencé a intuir una visión para la industria de viajes.

Mis propios viajes y búsqueda espiritual me habían mostrado un mundo subdesarrollado. Había visto tanta injusticia e inequidad. Miles de niños con necesidades primordiales insatisfechas… no tenían alimento, agua, un lugar cómodo y limpio para dormir, educación básica o asistencia médica. Por otra parte, en el mundo desarrollado, había tantos con demasiado, materialmente hablando, y atrapados en una forma de vida estresante, que les dejaba poco tiempo para su familia o vecinos o para atender los dictados, cada vez mayores, de su corazón que les decía que debían de servir al mundo y sus hermanos.

Quizás, la industria de viajes podía convertirse en una fuerza que ayudara a despertar a tantos. Si pudiéramos idear una manera para que personas ordinarias tomaran un viaje y ayudaran a satisfacer realmente alguna necesidad física de un niño en otro país, estarían sirviendo no solamente al niño, sino que tendrían una experiencia que cambiaría sus valores y consolidaría la espiral de crecimiento espiritual dentro de ellos. Dándoles un medio para poner compasión y caridad en acción, automáticamente estarían alineados con una parte más elevada de sí mismos - el resultado de esa alineación es siempre ALEGRIA. En vez de buscar milagros fuera de nosotros mismos, podemos SER un milagro nosotros mismos, un vehículo para el amor vivificante. ¡Los asistentes de vuelo, que pueden viajar más fácilmente que la mayoría, podrían convertirse entonces en ejemplos vivientes de servicio para popularizar esta idea de viajar para hacer la diferencia!

Comencé a escribir propuestas a diferentes líneas aéreas y a platicar con asistentes de vuelo sobre la idea. Nadie se mostró interesado en lo más mínimo y después de muchos meses de escribir propuestas y de reuniones me sentí muy cansada y desalentada. En meditación pregunté cómo sería que podría hacer la diferencia en la industria de viajes, la industria más grande del mundo, yo era solo una asistente de vuelo. Entonces, la voz interna me habló serenamente otra vez y me dijo… “la mejor manera de enseñar es con el ejemplo”. Tu hazlo, lleva un abrigo a un huérfano, escolta a un niño para que reciba asistencia médica y observa lo qué sucede".

Estaba determinada a hacer algo cada mes. Ese mes, Marzo de 1993, se me pidió que reuniera voluntarios para llevarlos a Kyoto, Japón para asistir en la inauguración de la Cruz Verde de Mikhail Gorbachev. Diseñé volantes y a panfletos pero no podía conseguir un solo asistente de vuelo o una línea aérea que apoyara la iniciativa. "Bien, Padre, seguiré tu designio y lo haré yo misma - iré yo sola en la primera misión como embajador del aire". En abril, dos asistentes de vuelo se unieron a mi trayendo los jabones, champúes y amenidades de hoteles, recolectados de nuestros viajes, para llevarlos a los refugiados de Bosnia. Estos artículos fueron recibidos como oro y fue tan inspirador para las tres de nosotras... En mayo, volé a Guatemala para acompañar a una niña de 2 años que se llamaba Maria Jose, a los E.U. "¿Que es lo que haces?" los asistentes en el vuelo preguntaron, mirando a la pequeña muchacha guatemalteca en mis brazos, "bueno, tengo esta idea llamada Embajadores del Aire" contesté, "donde los asistentes de vuelo pueden ofrecer voluntariamente su tiempo para ayudar a niños alrededor del mundo. Ahora estoy escoltando a Maria Jose a Nueva York, en donde se le practicará cirugía del corazón que necesita". “¿Podrías anotar nuestros nombres? Quisiéramos hacer esto como embajadores del aire también!" Comencé a hacer listas de asistentes de vuelo interesadas. A mediados de 1996, las listas eran tan largas que decidimos formar una asociación sin fines de lucro.

En los últimos 7 años hemos logrado cosas increíbles…  no solo hemos entregando de mano a mano millones de dólares en ayuda y escoltando a centenares de niños que necesitaban asistencia médica, sino que hemos incitado una cambio dramático en las conciencias de los que contribuyen y suman esfuerzos. Somos no solamente asistentes de vuelo, somos estudiantes, gente de negocios, profesionistas y amas de casa. Es mi creencia que los hombres y las mujeres de buena voluntad son el recurso MAS PRECIADO DE NUESTRO PLANETA. Dándoles una oportunidad de utilizar sus habilidades y conocimientos para encausarlos en la ayuda al mundo, no solo ayudan a otras personas, sino que también se convierten en una fuente de inspiración ellos mismos para otros. Únete a nosotros para que formes parte del milagro de amor que se esta logrando.

 

Por 

Nancy Rivard

Presidente

Embajadores del Aire

California

SITIO WEB: www.airlineamb.org

 



Do you Yahoo!?
The New Yahoo! Search - Faster. Easier. Bingo.