Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3961 al 4000 
AsuntoAutor
Preguntas sobre Malena S
La Ley del Karma Edgar Je
Más comentarios so Antonio
LA TIERRA Alfredo
QUISIERA SER... Alfredo
Paz Interior Giovanni
DESDE LA ASRONAVE Alfredo
Para los Trabajado Alejandr
NESARA elevará a t Jaume Ol
Por que todas las Dana Tir
Cambio de Fase - E Susana P
El Gran Espíritu n RedLUZ/L
Carta de intelectu RedLUZ/L
Una Declaración de RedLUZ/L
DESDE LA ASTRONAVE Alfredo
LA LIBERTAD DE SAT José Gar
PRESTAR ATENCION Alfredo
REMITE A NESARA Alfredo
Energia Lunar de l RedLUZ/L
COSTA RICA / NIÑEZ RedLUZ/L
MARCHA BLANCA POR RedLUZ/L
VI encuentro de la RedLUZ/L
QUE ES NESARA. ant Jaume Ol
FG 22-04-2003. EN Jaume Ol
Re: REMITE A NESAR LAR
Re: NESARA elevará Elva Can
Re: LA_LIBERTAD_DE isabel k
Re: QUE ES NESARA. Elva Can
Sembrar Ideas y Co RedLUZ/L
Village Intergalac RedLUZ/L
Re: La Llamada de RedLUZ/L
LLAMADO DEL CONDOR RedLUZ/L
PAZAHORA.ORG ˇ SAB RedLUZ/L
Re: NESARA elevará Noé Lópe
Re: QUE ES NESARA. Doleres
RV: Ideas acerca luis fer
NESARA. EL TRIBUNA Jaume Ol
Sabía que moriría? RedLUZ/L
CARACAS DE NUESTRO RedLUZ/L
LA ACCION ESENCIAL RedLUZ/L
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5903     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] LA LIBERTAD DE SATANÁS.
Fecha:Miercoles, 23 de Abril, 2003  00:37:44 (+0200)
Autor:José García Álvarez <JOGALVAREZ @.....es>

Estimados amigos:
                         El ocaso del segundo milenio y el comienzo del tercero, después de Cristo, encuentran a la Humanidad en un estado tal de ebullución que todas las fuerzas, por la influencia de Satanás, están agitadas. Lo vemos hoy sin máscara, en plena actividad, por las calles, en las fábricas, en las oficinas públicas y privadas, hasta en la familia y en la escuela, en todas partes. Pero, sobre todo, en el interior de muchos. Parece haberse instalado por todo lugar con el desenfreno y la arrogancia que le caracterizan. No escatima ni siquiera las iglesias. En efecto, se habla de herejías y de cismas; y en Garabandal como en La Salette y en alguna otra parte se afirma que obispos estarán contra obispos, cardenales contra cardenales, y en Fátima se dice claramente que Satanás reina en los puestos más elevados, determinando la marcha de las cosas y, aludiendo a los antipapas, dice que conseguirá introducirse hasta en la cima de la Iglesia.
                        Y en el Apocalipsis está escrito: ¡Ay de la tierra y del mar, ya que a vosotros desciende el diablo, con gran furor, sabiendo que tiene poco tiempo (Apoc. XII, 12).
                         A pesar de las opiniones de muchos convencidos de que siempre ha ocurrido los mismo en el transcurso de los siglos, desde 1.914 la Humanidad entró en una era de crisis que no tiene igual en ninguna de las épocas pasadas. Antes de esta fecha, las guerras y las revoluciones habían sido de carácter local. Desde entonces, el organismo mundial parece unificado y todo sobresalto repercute en todos. Es un período que coincide con el máximo desarrollo científico y mecanístico. Se ha verificado un crescendo cada vez mayor en la cantidad de fenómenos y en su intensidad, ya que se han introducido en ellos otros factores, políticos, económicos, sociales. Como una fiebre, que revela un estado morboso en el organismo mundial, se han ido verificando, cada vez más, los conflictos de toda índole. Es un fenómeno común a todos los pueblos: claro indicio de que los designios están fuera del alcance de los hombres a raiz de la libertad de Satanás, el Maligno enemigo. Quien sepa comprender, puede fácilmente intuir que el comienzo de este III Milenio señala el fin de un largo período de civilización. Algo nuevo y grande se prepara para las futuras generaciones. La crisis de tránsito, en acción, está en pleno desarrollo y parece que vaya asumiendo cada vez más una aceleración de tonos dramáticos y trágicos para los años futuros, cercanos a nosotros. Todas las profecías parecen decirlo con claridad inusitada.
                        Saludos,
                        José García Álvarez