Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3961 al 4000 
AsuntoAutor
Preguntas sobre Malena S
La Ley del Karma Edgar Je
Más comentarios so Antonio
LA TIERRA Alfredo
QUISIERA SER... Alfredo
Paz Interior Giovanni
DESDE LA ASRONAVE Alfredo
Para los Trabajado Alejandr
NESARA elevará a t Jaume Ol
Por que todas las Dana Tir
Cambio de Fase - E Susana P
El Gran Espíritu n RedLUZ/L
Carta de intelectu RedLUZ/L
Una Declaración de RedLUZ/L
DESDE LA ASTRONAVE Alfredo
LA LIBERTAD DE SAT José Gar
PRESTAR ATENCION Alfredo
REMITE A NESARA Alfredo
Energia Lunar de l RedLUZ/L
COSTA RICA / NIÑEZ RedLUZ/L
MARCHA BLANCA POR RedLUZ/L
VI encuentro de la RedLUZ/L
QUE ES NESARA. ant Jaume Ol
FG 22-04-2003. EN Jaume Ol
Re: REMITE A NESAR LAR
Re: NESARA elevará Elva Can
Re: LA_LIBERTAD_DE isabel k
Re: QUE ES NESARA. Elva Can
Sembrar Ideas y Co RedLUZ/L
Village Intergalac RedLUZ/L
Re: La Llamada de RedLUZ/L
LLAMADO DEL CONDOR RedLUZ/L
PAZAHORA.ORG ˇ SAB RedLUZ/L
Re: NESARA elevará Noé Lópe
Re: QUE ES NESARA. Doleres
RV: Ideas acerca luis fer
NESARA. EL TRIBUNA Jaume Ol
Sabía que moriría? RedLUZ/L
CARACAS DE NUESTRO RedLUZ/L
LA ACCION ESENCIAL RedLUZ/L
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5916     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Sembrar Ideas y Conciencia / Declaracion de la UNEAC
Fecha:Jueves, 24 de Abril, 2003  00:34:55 (-0500)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

Sembrar Ideas y Conciencia / Declaracion de la UNEAC


'Sembrar ideas, sembrar conciencia, como fue proclamado en el 150
aniversario de José Martí, debe ser nuestra tarea primordial'.

Los escritores y artistas cubanos contra el fascismo
Declaración del Consejo Nacional de la UNEAC

El Consejo Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba se reúne en
momentos dramáticos y en extremo peligrosos para la humanidad, cuando el
fascismo resurge con la pretensión de ejercer su brutal dominio sobre el
planeta. La guerra de conquista desatada contra el pueblo de Iraq, con
absoluto desprecio de la opinión pública mundial y de la comunidad de
naciones, recuerda la intervención fascista en España, en 1936, que
constituyó el preludio de la II Guerra Mundial.

En aquellos días infaustos, el fascismo probó sus armas de exterminio en
sitios como Guernica e inició una larga escalada que culminaría en la
invasión a Polonia y en una contienda que costó 50 millones de vidas y la
destrucción y la ruina de continentes enteros. Estamos hoy ante un peligro
mucho más grave porque este retorno del fascismo a escala universal no
tiene, como entonces, opositores armados ni muro de contención alguno, y su
maquinaria bélica alcanza un poder devastador, capaz de destruir a cualquier
país en cuestión de minutos.

Con la invasión a Iraq, el gobierno de Estados Unidos ha desconocido
abiertamente los principios de convivencia entre las naciones y la propia
Carta de San Francisco, que fundó la esperanza en un orden justo,
equilibrado y pacífico en el sistema de la Organización de Naciones Unidas.
Se impone un criterio intervencionista que viola todos los acuerdos en
materia de derecho internacional y pretende arrasar con los principios
irrenunciables de soberanía y autodeterminación. También en su momento, con
propósitos similares, la Alemania Nazi, abandonó la Liga de las Naciones. Se
trata, como se ha dicho con razón, de la sustitución fatídica del imperio de
la ley por la ley del imperio.

En esta agresión, vemos, perfectamente articuladas, las teorías fascistas de
la guerra preventiva y la guerra relámpago, a las que se añade un poderoso
sistema de propaganda y desinformación. Sin duda, el legado de Goebbels
también está presente en el neofascismo.

Su maquinaria propagandística repite acusaciones de forma deliberada, sin
exhibir jamás ninguna prueba; presenta a las fuerzas del imperio como
"liberadoras" y como "coalición"; anuncia el carácter "democrático" de la
administración colonial que se impondrá; utiliza de forma repugnante la
llamada "ayuda humanitaria" y se propone dejar sin rostro, sin cultura o
moral a las víctimas, mostrando una imagen aséptica de la masacre con el
bloqueo sistemático de la información, de modo que la sangre, la muerte de
miles de civiles, las propias bajas de los atacantes y la resistencia a la
invasión no sean visibles ni juzgables por el pueblo norteamericano y la
opinión pública mundial.

La manipulación informativa se nutre de aberraciones teóricas como la del
supuesto choque de civilizaciones, y el esquema de civilización contra
barbarie, máscaras del racismo que han acompañado desde sus inicios a las
guerras de conquista y colonización.

Esta maquinaria inunda el planeta cotidianamente con un reiterado mensaje
sobre la superioridad de los Estados Unidos y el papel mesiánico, de
salvadores de la humanidad, que les atribuye, complementándolo con una
visión caricaturesca y xenófoba del Otro y en especial del Tercer Mundo. Al
propio tiempo insiste con énfasis particular en la manipulación de la
historia, evidente, por ejemplo, en los intentos de borrar el llamado
síndrome de Vietnam de la memoria de los norteamericanos.

Sin embargo, a pesar de la enorme influencia de la guerra mediática, crece
hoy una nueva conciencia antibélica y antiimperialista en la humanidad, que
empezó a manifestarse desde el anuncio y la preparación del genocidio contra
el pueblo de Iraq, y tiene un digno antecedente en el manifiesto "No en
nuestro nombre", firmado por miles de los más destacados artistas e
intelectuales estadounidenses. Es justo recordar que la UNEAC celebró el 4
de julio el pasado año con la intención de subrayar que la cultura
norteamericana y su pueblo nada tienen que ver con las atrocidades del
gobierno que padecen.

Saludamos también otros documentos que se han publicado en distintos países
con semejante intención, como "Contra la barbarie" y "Manifiesto del Comité
Internacional de Intelectuales contra la Guerra", emitidos respectivamente
por colegas europeos y latinoamericanos, que expresan la rebeldía, lucidez y
espíritu de justicia de los hombres y mujeres de la cultura. Hoy como nunca
antes los pueblos han tomado las calles para condenar el monstruoso crimen.
Esta conmoción ha provocado que los intelectuales recuperen su lugar en la
sociedad y participen de esta reactivación de la conducta cívica y humanista
de sus pueblos. Se trata de uno de los hechos más notables en estos días
convulsos en los que se debaten problemas de vida o muerte para la especie
humana.

Los trágicos y repudiables sucesos del 11 de septiembre de 2001 han sido
convertidos en pretexto para implantar una política preconcebida de
dominación y saqueo universales.

La presunta lucha contra el terrorismo ha facilitado un despliegue sin
precedentes en armas y recursos, un espléndido negocio que fue siempre el
sueño del complejo militar industrial.

La guerra en Iraq es un fenómeno a escala mundial, que ocurre hoy allí y
mañana en cualquier otro sitio. El programa expansionista que fundamenta
esta agresión fue elaborado por la ultraderecha norteamericana, heredera del
pensamiento de aquellos que en su época denunció con asombrosa visión
histórica José Martí. Estamos ante un despojo de territorios y de la riqueza
de otros pueblos, aún peor que en la época del colonialismo, con las armas
más sofisticadas del siglo XXI, en manos de la mayor potencia imperial que
ha existido jamás.

Asistimos al siniestro propósito de imponer una tiranía mundial neofascista
que garantice a la superpotencia imperial el control de los mercados,
materias primas, fuentes energéticas, industrias y servicios fundamentales
del planeta.

Los escritores y artistas cubanos, como ya hicimos en el reciente taller "No
a la guerra" llamamos a los hombres y mujeres de buena voluntad a sumarse a
un frente antifascista, coincidiendo con antecedentes tan nobles como el
Congreso en Defensa de la Cultura que se celebró bajo las bombas en la
España de 1937.

Si a principios del siglo XIX Simón Bolívar reparó en que los Estados Unidos
parecían destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a
nombre de la libertad, ahora esa amenaza se cierne sobre todas las regiones
del planeta. Combatirla con todas nuestras fuerzas es un irrenunciable
deber. Sembrar ideas, sembrar conciencia, como fue proclamado en el 150
aniversario de José Martí, debe ser nuestra tarea primordial.

La Habana, 12 de abril de 2003

Página Internet del Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba
http://www.geocities.com/cubaymexico

Compartido por SERAPAZ y Magdalena Cravioto <magdalenacravioto@hotmail.com>