Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 441 al 480 
AsuntoAutor
AYUDA A ROSE MARIE Mariela
Agosto 2001 en Cu Erick Ca
Invitacion al auto Laura Be
Sagradas escritura Carlos R
RV:Realidades Holo Ritmica
Fw: LA GRAN INVOCA krishna
FW: Fanatismos y F Ricardo
FW: Fanatismos y F Ricardo
FW: Fanatismos y F Ricardo
Directriz primera Avatar I
FW: Fanatismos y F Ricardo
FW: Fanatismos y F Ricardo
¡¡ Gracias por su Vórtice
Agosto 2001 en Cu Erick Ca
Re: Fanatismos y F Ricardo
FW: Re: Fanatismos Ricardo
Aportes de ZENDOR: Diana Pe
FW: Para Compartir Ricardo
FW: Fanatismos y F Ricardo
FW: De canalizador Ricardo
FW: gracias Ricardo
FW: poniendome a t Ricardo
resp. a cambios pl HENRIQUE
Discusion sobre el rene lop
ayuda a Rose Marie Mariela
A Ricardo Ocampo.. Thammy A
ALGO SOBRE LA FREC HENRIQUE
Urgente establecer Ricardo
Los Vortices del T Ricardo
FW: Dinero y Espir Ricardo
RE: Sanación para Silvia R
Invitacion a medit Laura Be
Mensaje de la Jera LAR
GAP- Mexico rene lop
El papel de la muj Carlos R
Urantia Carlos R
CONVERSACIONES DE JHONNY M
Fw: Que enseñan lo Carlos R
Programación para Vórtice
Mensaje de la Jera LAR
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2387     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Urgente establecer procedimientos legales agiles que contribuyan y no dificulten la donacion de organos / Demos vida / El cambio es responsabilidad de todos
Fecha:Martes, 31 de Julio, 2001  15:54:09 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <anahuak @.............mx>

---------- 
From: Enrique Ortiz <enort@...> 
Date: Tue, 31 Jul 2001 11:56:43 -0500 
To: Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <chicanos@...> 
 
Estimado Ricardo, 
Como estás? 
Me enviaron una carta referente a una historia de transplantes. Me pide 
enviarla a ti Esmeralda Alvarez Durán de Cancún. Tal vez la puedas publicar 
en RedLuz. 
Gracias por el apoyo. 
Un abrazo 
Enrique 
 
* * * 
 
"Como abogado me da pena constatar que la Ciencia Jurídica está estancada e 
impide la aplicación práctica de los avances existentes en otras ciencias. 
Es urgente establecer en los Códigos de Procedimientos Penales la dispensa 
expresa de la necropsia cuando se realice la donación de órganos, bastando 
para ello la solicitud de un familiar. 
Es urgente establecer procedimientos legales ágiles que contribuyan y no 
dificulten la donación de órganos. 
De todo lo que narro creo que hay que quedarnos con lo bueno. Es realmente 
maravilloso el que hoy un niño de seis años tiene un corazón, hoy una niña 
de nueve años tiene un hígado, hoy dos niños tienen riñones, hoy dos niños 
tienen córneas. 
Lo que menos quisiera es que la presente carta sirva como disuasivo para no 
donar. Al contrario, los invito a todos a hacerlo. Trascendamos la muerte 
dando vida. Tengamos la magnamidad y el valor que tuvo Eugenia. 
Pero no podemos hacer como si nada pasara. 
No podemos perder la capacidad de indignación. 
El cambio es responsabilidad de todos. 
Los invito a donar, a pesar de los absurdos trámites legales. 
Los invito a que a cada quien en su trinchera luche contra las injusticias. 
Como diría Benedetti (y cantaría Mexicanto): NO TE SALVES". 
 
Lic. Sergio Beltrán Merino. 
Blvd. Valle de San Javier 534 desp. 401. Col. Valle de San Javier. C.P. 
42086. Pachuca, Hidalgo. 
Tels. (7) 713-8964, 714-7606. 
sergiobeltran@... 
 
* * * 
 
Espero que lean esta carta. Es la narración de lo que fue mi experiencia 
personal en la triste muerte de una niña de 10 años, que gracias al 
altruismo de su madre, sirvió para donar un corazón, un hígado, dos riñones 
y dos córneas a niños que requerían tales órganos. Fue una lección de amor. 
Sin embargo, lo que yo narro es el calvario de trámites legales que 
tuvieron que vivir los familiares. Creo que es labor de todos lograr que 
las cosas cambien. Les envío un abrazo. 
El sábado nueve de junio fue la primera comunión de Ilse y Luis, los hijos 
de nuestros amigos Chano y Karin. Fuera del salón en que se celebraba la 
fiesta, sobre la carretera Pachuca - Tulancingo, una camioneta atropelló a 
María Fernanda, su sobrina de diez años. 
Gracias a la oportuna asistencia médica en el lugar, y a pesar de la 
tardanza en llegar de una ambulancia, María Fernanda pudo ser trasladada 
con vida al Hospital del Niño DIF, en Pachuca, de donde fue remitida al 
Hospital Infantil de México. 
De inmediato Armando López trató de que se iniciará una averiguación 
previa. El Ministerio Público se negaba, argumentando que no podía hacer 
nada hasta que la mamá de la niña se presentara a denunciar los hechos y él 
recibiera una constancia médica del accidente. 
El miércoles veinte de junio declararon la muerte cerebral de María 
Fernanda. Eugenia, su mamá, decidió donar los órganos de su hija: corazón, 
hígado, riñones y córneas. Optó por dar vida en la muerte. 
El equipo de médicos del Hospital Infantil de México, encabezado por el Dr. 
Carrillo, programó la operación para realizar los trasplantes a la 
medianoche. 
De no hacerse los trasplantes a la brevedad, se corría el riesgo de que los 
órganos dejaran de funcionar y no fuesen aptos para ello. 
Sin embargo, la operación tuvo que posponerse, pues no dio tiempo de 
concluir los trámites legales necesarios para las donaciones. 
Chano y Karin estaban con Armando López y conmigo en mi despacho, viendo 
algunos engorrosos trámites legales necesarios para obtener el pago de los 
gastos médicos, y en su momento funerarios. Como siempre, la aseguradora 
hacía todo lo posible por evadir el pago, y la empresa a la que pertenece 
la camioneta que ocasionó el percance se lavaba las manos. 
A las ocho de la noche Chano recibió una llamada del Dr. Carrillo. Le 
dijeron que el Ministerio Público en el D.F. no autorizaba las donaciones 
si no tenía constancia de la existencia de la averiguación previa en 
Pachuca. 
A esa hora, Armando López y yo corrimos a la Procuraduría a tratar de 
conseguir copias de la averiguación. La secretaria del Director de 
Averiguaciones Previas llamó al agente del Ministerio Público, quien en un 
principio no manifestó oposición alguna a la entrega de las copias. Sin 
embargo, después de hablar con el agente del Ministerio Público del D.F., 
así como con el Director de Averiguaciones Previas, éste ordenó que no se 
nos expidieran. Ante ellos, de nada sirvió argumentarles que de no llevar 
de inmediato las copias al D.F. posiblemente la donación de los órganos no 
sería posible. 
Finalmente, por ordenes de la Procuradora, se nos entregaron las copias. 
Sin embargo, las copias no sirvieron, pues el agente del Ministerio Público 
del D.F. argumentó que para hacer la donación se requería de la 
autorización del Ministerio Público de Pachuca que tenía a su cargo la 
averiguación previa. 
Los abogados del Hospital Infantil de México, Raymundo Infante y Leonardo 
Gutiérrez, hicieron todo lo posible para lograr la autorización en el D.F., 
la cual no fue posible conseguir. 
Hasta la madrugada, la mamá de María Fernanda, Eugenia, su papá y su 
hermana, continuaban haciendo trámites en la agencia del Ministerio Público 
del D.F., donde Eugenia ratificó su consentimiento para donar los órganos 
de María Fernanda. 
A media noche, Armando y yo fuimos al D.F. a recoger la documentación que 
se requería para solicitar al Ministerio Público de Pachuca autorizara la 
donación. Telefónicamente, se le solicitó llegara lo más temprano posible a 
la Procuraduría, a fin de cuanto antes tener el acuerdo que permitiera 
realizar la donación. 
Quedamos en vernos a las 8:30 de la mañana, pero el Ministerio Público 
llegó después de las 9:00. Le presentamos un escrito de Eugenia solicitando 
autorización para realizar la donación y copias certificadas de la 
averiguación previa, escrito al que anexamos el certificado médico de 
muerte cerebral, el escrito por el cual Eugenia manifestaba su voluntad de 
donar los órganos de su hija, la historia clínica y el acta levantada ante 
el Ministerio Público del D.F. en la que constaba la ratificación por parte 
de Eugenia de realizar la donación de órganos. 
A pesar de saber la urgencia médica de realizar las donaciones a la 
brevedad, el Ministerio Público dijo que él no podía hacer nada hasta que 
no se lo indicaran sus superiores, quienes no se encontraban en ese 
momento. 
Cuando llegó el Director de Averiguaciones Previas, ya informado de la 
trascendencia del asunto, de entrada dijo que ellos no podían autorizar la 
donación porque no estaba dentro de sus facultades, y que en todo caso, 
quien autorizaba la donación era la Secretaría de Salud. Basó su argumento 
en un ejemplar que tenía consigo de la Ley General de Salud. Se le hizo ver 
que la edición que tenía de la Ley de Salud no estaba vigente, 
explicándosele las reformas que a mediados del año 2000 tuvo la ley en 
materia de donaciones, de acuerdo a las cuales cuando la pérdida de la vida 
del donante estuviera relacionada con la averiguación de un delito, se 
daría intervención al Ministerio Público para la extracción de órganos. 
Después de argumentar que en todo caso el competente era el Ministerio 
Público del D.F., de esperar que trajeran una ley vigente y de debatir 
sobre la diferencia gramatical entre "autorizar" y "dar intervención", 
finalmente el Director de Averiguaciones Previas accedió a que se dictara 
un acuerdo en el cual el Ministerio Público manifestara que no tenía 
inconveniente alguno para que se realizara la donación de los órganos. 
Apenas obtenido el acuerdo, lo remitimos por fax al Hospital, a efecto de 
que los médicos fueran preparando la intervención. Simultáneamente, Chano 
se fue a México llevando la copia certificada de toda la averiguación. 
Armando y yo quedamos tranquilos, satisfechos de en algo haber podido 
colaborar a la donación, y creyendo, ilusamente, que nuestra intervención 
había terminado. 
Las cirugías para realizar los trasplantes iniciaron el jueves a las seis 
de la tarde y terminaron hasta las ocho de la noche del viernes. 
El viernes a las 3:00 P.M. Chano nos llamó a Armando y a mí para decirnos 
que en el D.F. todavía no les entregaban el cuerpo de la niña porque no les 
querían dispensar la necropsia, supuestamente porque en la mañana se había 
presentado ante el M.P. de Pachuca una abogada de la aseguradora para decir 
que si dispensaban la necropsia, el seguro no pagaba. Chano estaba 
realmente abatido. "Ya no queremos saber nada". 
Al mismo tiempo me dio una excelente noticia: los trasplantes habían sido 
un éxito, los seis niños receptores se encontraban bien, incluyendo los que 
habían recibido hígado y corazón. ¡Era el primer trasplante exitoso de 
corazón de un niño a otro niño en el país! 
Para decirle que no importaba la negativa de la aseguradora, que en todo 
caso ya después nos pelearíamos legalmente con ellos, Armando y yo fuimos 
de inmediato al Ministerio Público de Pachuca. Éste nos explicó que para 
dispensar la necropsia se requería del consentimiento del Ministerio 
Público, que el del D.F. consideraba que quien debía dispensar tal trámite 
era el de Pachuca, y que el Código de Procedimientos Penales de Hidalgo 
disponía que sólo podía dispensarse le necropsia cuando los médicos 
legistas consideraran que era evidente la causa de la muerte. Todavía tuvo 
el poco tino de manifestar que no entendía porqué los familiares querían la 
dispensa de la necropisa: "si ya abrieron el cuerpo una vez para 
trasplantar los órganos, pueden volverlo a hacer para realizar la 
necropsia". Además, nos reclamó porque a su entender estábamos 
acostumbrados a pedir siempre las cosas de última hora. Obviamente, motu 
proprio el Ministerio Público no movería un dedo. 
Subimos a la oficina de la Procuradora, afuera de la cual estaba el 
Director de Averiguaciones Previas, quien fingió no vernos. La Procuradora 
nos atendió, le expusimos el caso, y le solicitamos se dispensara la 
necropsia. Llamó al Director de Averiguaciones Previas, quien argumentó que 
la competencia para dispensar la necropsia correspondía al D.F., pues ahí 
había ocurrido el fallecimiento y el Ministerio Público de allá debía 
iniciar una averiguación previa por homicidio. 
Además, en su descargo, decía que debía realizarse la necropsia para que no 
hubiera lugar a dudas acerca de la causa de la muerte, que dispensarla 
podría complicar la averiguación y la causa penal, y que en todo caso, que 
ellos no podían dispensarla, pues para hacerlo se requería la solicitud de 
la madre por comparecencia, tener constancia del fallecimiento, y tener a 
la vista el cadáver para dar fe del mismo. 
Estabamos atrapados entre dos autoridades. En el D.F. decían que la 
dispensa de la necropsia correspondía a Hidalgo y en Hidalgo decían lo 
contrario. 
No es comprensible como después de la generosidad de la familia el 
Ministerio Público, tanto en el D.F. como en Pachuca, quería que se 
volviera a abrir el cuerpo de María Fernanda para hacerle la necropsia, lo 
cual de por sí es penoso, pero además demoraba la entrega del cuerpo. A las 
7:00 P.M. estaba programada una misa de cuerpo presente. 
Mientras nosotros lo hacíamos en Pachuca, en el D.F. Adolfo Spínola y otras 
personas realizaban gestiones para conseguir la dispensa de la necropsia. 
Enlazamos telefónicamente al Director de Averiguaciones Previas de Hidalgo 
con el Fiscal de la Unidad Cuauhtémoc de la Procuraduría del D.F. Teníamos 
la esperanza de que juntos pudieran encontrar una solución. Sin embargo, su 
llamada solo sirvió para justificarse mutuamente, para que cada quien 
planteara las razones legales por las cuales no podían dispensar la 
necropsia. Al colgar el Director de Averiguaciones Previas, frente a la 
Procuradora, le reclamé el no haberle expresado al Fiscal del D.F. las 
razones por las cuales consideraba que la dispensa correspondía al D.F., el 
no haber tratado de darle alguna salida al problema. "Que bueno que no 
litiga, se allanaría a todas las demandas". 
En un gesto digno de reconocimiento, la Procuradora personalmente volvió a 
llamar al Fiscal del D.F. Nuevamente éste explicó porque ellos no podían 
dispensar la necropsia. De acuerdo a su normativa, en el D.F. la necropsia 
no puede dispensarse cuando la muerte es resultado de la comisión de un 
delito. La Procuradora pidió al Fiscal me explicara sus razones. Después de 
exponermelas, le respondí que las entendía, pero que era una lástima que a 
una madre que había tenido el valor de donar los órganos de su hija, 
cambiando la vida de seis niños, se le sometiera a tal calvario de trámites 
legales, que realmente quién sabe que pasaría si la gente que quiere donar 
órganos supiera lo tortuoso que son los trámites para hacerlo, y que si por 
ellos alguien desistía de donar, ojalá entre los niños que requirieran de 
un trasplante de órganos, no se encontraran ni mis hijos ni los suyos. 
La Procuradora se molestó conmigo en grado sumo. Consideró que le había 
faltado al respeto tanto al Fiscal como a ella. Que a la atención que ella 
había tenido conmigo de hablarle personalmente al Fiscal después de que su 
Director de Averiguaciones Previas ya lo había hecho, yo respondí con una 
grosería. 
Si les falté el respeto o no, si fui grosero o no, es lo menos importante. 
Lo que sí importa es que la misa que se realizó a las 7:00 P.M. ya no fue 
de cuerpo presente. No se dispensó la necropsia. Lo que realmente importa y 
es verdaderamente trascendente es que gracias a la generosidad que tuvo una 
madre en el momento más triste de su existencia, hoy un niño de seis años 
tiene un corazón, hoy una niña de nueve años tiene un hígado, hoy dos niños 
tienen riñones, hoy dos niños tienen córneas. 
La necropsia se realizó hasta la medianoche del viernes. 
El cuerpo lo entregaron hasta las tres de la tarde del sábado. 
Por la dilación en la entrega del cuerpo, fue necesario embalsamarlo. 
Después de vivir once días de tensión y dolor por el accidente, cuando 
llegó la muerte, la familia de Fernanda optó por dar vida. Sin embargo, 
para cumplir con los trámites legales para la donación, tuvieron que estar 
metidos en una agencia del Ministerio Público toda la tarde y noche del 
miércoles veinte de junio y regresar al día siguiente. Realizados los 
trasplantes, no solo no se dispensó la necropsia, sino los hicieron esperar 
todo el viernes y medio sábado para la entrega del cuerpo. Incluso los 
médicos que debían estar al pendiente de la evolución de los niños que 
recibieron los órganos, tuvieron que separarse de ellos para declarar ante 
el Ministerio Público. Por cierto, el día viernes el titular de la agencia, 
Nicolás Chávez Cisneros, nunca apareció. 
La experiencia que viví y comparto con ustedes me causó un profundo 
impacto, que me llevó a reflexionar diversos temas. 
Al salir de la oficina de la Procuradora, tenía una confusión de 
sentimientos. Al no haber podido lograr la dispensa de la necropsia, me 
sentía impotente, sentía coraje, sentía tristeza, me sentía mal conmigo 
mismo. No era justo para la familia. 
Después Armando me comentó que la Procuradora había cuestionado mi ética 
profesional. 
No se vale. 
No se vale que existan tantas trabas para donar órganos. 
No se vale que a la familia del donante las autoridades las traten como si 
fueran delincuentes. 
No se vale que a la generosidad de una madre que en el dolor de la muerte 
de su hija donó órganos para seis niños, se le responda negándosele la 
dispensa de la necropsia. Eso es ingratitud extrema. 
Es falta de sensibilidad de las autoridades, es mezquindad. 
La necropsia no se dispensó porque supuestamente hacerlo entorpecería la 
investigación de los hechos. El Ministerio Público temía que no se pudiese 
acreditar que efectivamente el fallecimiento fue consecuencia del 
atropellamiento. 
Sin embargo, aun sin necropsia, es evidente que en este caso la causa de la 
muerte era indudable. E incluso si existiera duda: ¿A que le da más valor 
la sociedad? ¿Al deseo de castigar o a corresponder con gratitud a la madre 
de una niña que donó los órganos de ésta a seis niños? ¿No sería más 
sensato evitar más dolor a la familia, aun con el riesgo de que no se 
integrara debidamente la averiguación? ¿Puede la venganza predominar sobre 
un acto de elemental justicia? 
La institución del Ministerio Público se llama a sí misma como 
representante social. ¿Ustedes como parte de la Sociedad están de acuerdo 
con el accionar de su representante? Yo no. 
Las autoridades ministeriales guiaron su actuar por el temor. Temían 
realizar algún acto que fuera contrario a la normativa que los regula. No 
se atrevieron a ser eficientes y justo, por temor a tener problemas en su 
chamba. 
Las autoridades pueden justificar su actuar, diciendo que obraron "conforme 
a Derecho". En el D.F. dirán que no podían dispensar la necropsia porque el 
competente para hacerlo era el M.P. de Pachuca, por haber sido ahí el 
atropellamiento. Dirán que existe un acuerdo que no autoriza dispensar la 
necropsia cuando la muerte tiene relación con un delito. En Pachuca dirán 
que no podían dispensar la necropsia porque no tenían a la vista el cadáver 
y no tenían certeza de las causas de la muerte. 
Podrán decir que su actuar fue legal. Nunca podrán decir que fue justo. 
Desafortunadamente olvidaron el cuarto de los mandamientos del abogado: 
"LUCHA. Tu deber es luchar por el derecho; pero el día que encuentres en 
conflicto el derecho con la justicia, lucha por la justicia." 
Quisiera creer que la escrupulosidad en el cumplimiento de la ley que 
mostraron en el caso de María Fernanda, es la norma de su actuar. Sé que no 
es así y ello me indigna. Es indignante que todos los días se pisotee la 
ley por intereses mezquinos, y que cuando existe una causa justa, no se 
atienda con argumentos legaloides. 
Como abogado me da pena constatar que la Ciencia Jurídica está estancada e 
impide la aplicación práctica de los avances existentes en otras ciencias. 
Es urgente establecer en los Códigos de Procedimientos Penales la dispensa 
expresa de la necropsia cuando se realice la donación de órganos, bastando 
para ello la solicitud de un familiar. 
Es urgente establecer procedimientos legales ágiles que contribuyan y no 
dificulten la donación de órganos. 
De todo lo que narro creo que hay que quedarnos con lo bueno. Es realmente 
maravilloso el que hoy un niño de seis años tiene un corazón, hoy una niña 
de nueve años tiene un hígado, hoy dos niños tienen riñones, hoy dos niños 
tienen córneas. 
Lo que menos quisiera es que la presente carta sirva como disuasivo para no 
donar. Al contrario, los invito a todos a hacerlo. Trascendamos la muerte 
dando vida. Tengamos la magnamidad y el valor que tuvo Eugenia. 
Pero no podemos hacer como si nada pasara. 
No podemos perder la capacidad de indignación. 
El cambio es responsabilidad de todos. 
Los invito a donar, a pesar de los absurdos trámites legales. 
Los invito a que a cada quien en su trinchera luche contra las injusticias. 
Como diría Benedetti (y cantaría Mexicanto): NO TE SALVES. 
Lic. Sergio Beltrán Merino. 
Blvd. Valle de San Javier 534 desp. 401. Col. Valle de San Javier. C.P. 
42086. Pachuca, Hidalgo. 
Tels. (7) 713-8964, 714-7606. 
sergiobeltran@... 
 
 
 
 
 
 
* * * * * * * * * 
 
foroMESHIKO - Activando Sinergias Ineditas Civiles 
 
Pagina principal    
http://www.elistas.net/foro/meshiko 
Pagina relativa 
http://www.laneta.apc.org/vidadignaysostenible/ 
Para suscribirte  
meshiko-alta@... 
 
Mesa permanente de intercomunicacion de 1000 organizaciones civiles de 
Mexico y Latinoamerica, para activar sinergias ineditas en diversas materias 
de transformacion de la conciencia: ambientalismo, permacultura, 
cooperativismo, ancestralidad, minorias, mujer, nueva economia, dinero 
comunitario, asistencia social, grupos indigenas, filantropia, nueva 
conciencia, nueva informacion, tercer sector en general y cultura. 
 
Estamos activando sinergias ineditas en torno a organizaciones de base de 
Latinoamerica que se han significado por una lucha duradera en pro de una 
vida digna para sus miembros y sus comunidades. Les pedimos el relato de su 
experiencia en vistas a encontrar coincidencias positivas y generalizar su 
aprendizaje. Sus recomendaciones en materia de identidad (cultura), 
seguridad (gobernabilidad) y sostenibilidad (economia y ecologia) serviran 
para que liderazgos e instituciones de diversos sectores, escuchen, aprendan 
y establezcan criterios de servicio mas efectivos. 
 
Ademas de intercomunicar a las organizaciones civiles, pretendemos con ello 
incrementar los niveles de conciencia y relacion, y procuramos diseñar e 
inaugurar entre todos una suerte de sistema sinergico de intercambio de 
valores, entendiendo por valores no solo las capacidades y realizaciones de 
orden economico sino, muy importante, las de caracter cultural, espiritual, 
informativo, social y civico. 
 
Necesitamos regenerar los tejidos sociales y establecer practicas de 
intercambio reciproco que generen progreso y bienestar en forma general, 
equitativa y que tomen en cuenta los desafios globales y las profundas 
tranformaciones que vivimos. Este es un reto -ya todos comprendemos- que 
rebasa las capacidades de cada uno de nosotros por separado. Reconocemos que 
todos somos UNO y que en el facultamiento al OTRO esta la fuerza para 
cocrear el cambio que deseamos. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.