Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4601 al 4640 
AsuntoAutor
Re: RV: Todavía un José Gar
Re: Para Jose Garc José Gar
A la Esfinge Octavio
Cancun sera otro S RedLUZ/L
LA Energía de la S RedLUZ/L
fg 09-09-2003. No Jaume Ol
Siente la presenci RedLUZ/L
Para julio alvarez Adolfo H
La Homosexualidad Thammy A
Por un mundo mas d RedLUZ/L
Usted es un Trabaj RedLUZ/L
Campesino coreano RedLUZ/L
FW: Resumen número RedLUZ/L
Re: La Homosexuali mbelvede
RE: Por un mundo m Gustavo
RV: con mucho cari Silvia R
Soberbia/Sindrome Thammy A
Re: La Homosexuali RedLUZ/L
1968 / 35 Aniversa RedLUZ/L
FW: Los cuatro pri RedLUZ/L
Re: Para julio alv José Gar
Jubileo Sur frente RedLUZ/L
FW: Re: Soberbia/S RedLUZ/L
Comienza el Congre RedLUZ/L
Re: Para mily, Mab Thammy A
NESARA: llamada a Guillerm
Fwd: Reenviar: Fwd Any Chel
Sobre el Tema de l RedLUZ/L
Vamos a hablar de RedLUZ/L
Alteración del cli José Gar
Re: Todavía un poc ANT ANT
Plantea Bové movi RedLUZ/L
Nueva comunidad NE Darío Mi
26 septiembre: CHA RedLUZ/L
Comun Apertura al Diana Pe
Zacto_ovni@cable.n contacto
fg 16-09-2003. Al Jaume Ol
Mensaje de Miguel RedLUZ/L
Medicina Tradicion RedLUZ/L
Simbología de la E RedLUZ/L
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6539     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Campesino coreano se inmola en protesta por las pol íticas de la OMC
Fecha:Jueves, 11 de Septiembre, 2003  06:27:51 (-0500)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

 
E C O N O M I A  
México D.F. Jueves 11 de septiembre de 2003 
http://www.jornada.unam.mx/020n2eco.php?origen=economia.php&fly=1 
 
Lee Kyung Hae se perforó el pecho en medio de una manifestación 
 
CAMPESINO COREANO SE INMOLA EN PROTESTA POR LAS POLÍTICAS DE LA OMC 
 
LUIS HERNANDEZ NAVARRO Y FABIOLA MARTINEZ ENVIADOS 
 
Lee Kyung Hae trepó el enrejado de metal que separaba la manifestación de la 
valla de la Policía Federal Preventiva. Sacó una navaja suiza, levantó los 
brazos al cielo y en un solo movimiento se perforó el pecho, entre el 
corazón y el pulmón izquierdo. Tenía consigo un cartel con la frase: ''OMC 
asesina campesinos''. Quería ofrendar su vida para salvar a los agricultores 
y a la agricultura. Poco más de tres horas después falleció. 
 
Kyung Hae era pequeño productor. Tenía cerca de 56 años y una familia a la 
cual sostener. Participaba con la Liga de Campesinos de Corea (LCA) y 
formaba parte de la delegación de 160 pequeños agricultores y 50 
sindicalistas coreanos que viajaron a Cancún a protestar contra la 
Organización Mundial de Comercio (OMC). 
 
La noche anterior su grupo pidió a Vía Campesina encabezar la marcha de 
protesta contra la OMC. 
 
En Corea del Sur se celebra el Día de Muertos el 10 de septiembre. Y, como 
sucede en todas las sociedades de fuerte raíz agraria, la celebración de los 
difuntos es una cuestión sagrada. Venir a Cancún en esta fecha era, de por 
sí, un enorme sacrificio. 
 
Y ese esfuerzo quería ser subsanado, se dijo en la reunión de dirigentes, 
con una ceremonia de entierro en la OMC. Tenían para ello un ataúd envuelto 
en tiras de papel de china de colores. La propuesta fue aceptada. Sólo los 
coreanos sabían que el rito incluía la inmolación de su compañero. 
 
Tomar las calles  
 
La manifestación comenzó en punto del medio día. Cerca de 15 mil personas, 
la mayoría campesinos, fueron encontrando en ella su lugar. En la 
descubierta participaba un grupo de hombres de edad, entre ellos Clemente 
Kiuil y Rafael Pool, principales mayas, seguidos de la directiva de Vía 
Campesina. Apenas unos metros atrás se instalaron cerca de 300 campesinos 
asiáticos, productores de arroz en su mayoría, y trabajadores -según su 
decir- de más de diez horas por día. Ordenados y marciales, se esforzaban en 
explicar, en un precario inglés, que cada día producen más pero cerca de 60 
por ciento de los alimentos que consumen son de importación. ''Algo anda 
mal, estamos enojados y queremos que pare el WTO'', señaló una joven 
japonesa.  
 
A un lado, con bermudas color caqui, chaleco y camisetas blancas avanzaban 
dos centenares de sudcoreanos. Enarbolaban el lema ¡Excluir a la agricultura 
de la OMC! y exigían ''alimentos seguros''. Varios de ellos vestían una bata 
beige y sombreros de papel altos, atuendo especial para ensalzar la 
ceremonia del pung mul. Marcaban el ritmo con instrumentos de percusión que, 
media hora más tarde, se transformarían en tambores de guerra. 
 
En algún momento se colocó al frente de la marcha el grupo de Vía Campesina 
encargado de la mística. Cargaban un enorme tablero lleno de rosas rojas, 
mazorcas, veladoras y tierra. En el resto de los contingentes el ambiente 
era de fiesta. Los sonidos de la banda Tlayacapan se mezclaban con los 
tambores juveniles y con los acordes de un grupo musical ecologista. Jóvenes 
disfrazados de pájaros caminaban al lado de muchachos vestidos de delfín y 
de un wixárrica ataviado con su traje autóctono. Los desobedientes italianos 
llevaban una gran manta con el mensaje ''Somos un chingo y haremos 
desmadres''. La marcha sellaba la naciente convergencia de Vía Campesina, el 
Congreso Nacional Indígena (CNI), sectores de la juventud y grupos 
ecologistas.  
 
''Bienvenidos todos a Cancún'' 
 
A las 12:30 el grueso de la manifestación llegó al cruce de las avenidas 
Tulúm y Coba, el llamado ''punto cero''. Un comandante informó a los 
reporteros que metros más adelante terminaría el encargo de la policía local 
y que, un poco más adelante, lo que ocurriera era responsabilidad de las 
autoridades federales. 
 
Quince minutos después la descubierta había llegado al retén. Una hilera de 
rejas de metal pintadas de rojo, de 50 metros de largo, fijadas al suelo con 
amplias láminas de metal, bloqueaba el paso de los manifestantes. Detrás de 
ellos un agrupamiento de unos 200 policías de la Policía Federal Preventiva, 
equipados con escudos de plástico, toletes y máscaras antigás colgadas al 
pecho, formaba un nuevo muro que se interponía entre los ministros y 
funcionarios reunidos en el Centro de Convenciones de Cancún y los 
ciudadanos de a pie. Sobre las dos barreras una pancarta del gobierno 
municipal decía: ''Bienvenidos todos a Cancún''. 
 
Frente a la policía, a ocho kilómetros de distancia de los ministros de 
economía y comercio, Vía Campesina realizó un ritual al que llamó ''mística 
de la defensa del maíz maya''. ''Somos más de 15 mil personas'', expresó 
jubiloso Rafael Alegría, mientras un hombre con el torso descubierto abría 
paso cargando su mecapal con semillas criollas. ''Maíz, somos tus hijos, 
madre tierra fuera de la OMC!'', coreó una parte del contingente, mientras 
los campesinos que se habían colocado frente a la fuerza pública empezaron a 
gritar: ''¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza'', al tiempo que 
los coreanos avanzaban al frente con el puño en alto. 
 
Del otro lado de la valla, más atrás de los policías, dos camiones 
antimotines de la policía federal y elementos del Estado Mayor Presidencial 
levantaban un nuevo muro humano. Un par de enviados del gobierno pedían que 
se formara una comisión para ''entregar el documento'' que las 
organizaciones campesinas nunca pensaron presentar. 
 
Ahí estaba también Melba Pría, encargada del enlace entre las organizaciones 
civiles y la cancillería mexicana. Con ella, según versión de los dirigentes 
de Vía Campesina, había un acuerdo de avanzar más allá del ''punto cero''. 
Pría se había convertido entonces en una funcionaria seria, de gesto adusto, 
protegida por una interminable hilera de uniformados, mientras desafiante 
repetía: ''el acuerdo es que no iban a pasar, es un acuerdo de ellos 
mismos... No van a pasar''. 
 
Otros funcionarios explicaban que el enrejado, justo en el comienzo de la 
zona hotelera de Cancún, ''correspondía a las medidas de seguridad del 
evento'' e insistían: ''formen una comisión... estamos abiertos a 
dialogar''. No quedaba claro sobre qué iba a platicar el gobierno con los 
campesinos cuando lo que ellos exigen es que la agricultura salga de la OMC 
y no tienen esperanza en la posibilidad de reformar la institución. 
 
Ese fue el momento en el que dos integrantes de Vía Campesina brincaron el 
enrejado. Lee y varios de sus compañeros, algunos vestidos con una especie 
de túnicas, los siguieron, al tiempo que arengaban a la multitud en su 
idioma con el auxilio de un micrófono. El ataúd de colores con los restos 
simbólicos de la OMC se transformó entonces en un ariete para empujar la 
valla, mientras la primera línea de altermundistas trataba de derribar el 
enrejado empujando con el cuerpo. No tuvieron éxito y los coreanos abrieron 
entonces un pequeño camino para tomar vuelo y estrellar nuevamente el 
féretro. La valla resistió el impacto. Un nuevo intento, digno de una nueva 
pugna de la gleba contra los señores medievales, fue hecho prendiendo fuego 
al ataúd e impactándolo contra el muro. Fue entonces cuando Lee, en lo alto 
de la reja, sacó la navaja de su ropa y se sacrificó. 
 
El fin de la fiesta 
 
Ensangrentado, herido de muerte, Lee fue trasladado al hospital Jesús Kumate 
por la Cruz Roja. Pocos se dieron cuenta en ese momento de la inmolación. 
Los tambores coreanos y de una banda musical llamaban al combate. La presión 
sobre la malla se extendió cuando grupos de jóvenes entraron en acción. Los 
campesinos exigían que no se lanzaran objetos. Querían usar solamente el 
cuerpo como arma. Fue entonces cuando del lado izquierdo de la malla se 
abrió un boquete. La multitud celebró el triunfo con un futbolero: ''Sí se 
pudo, sí se pudo''. La policía ocupó el hueco y disparó descargas de gases 
lacrimógenos. Una pedrada lanzada por la policía descalabró al fotógrafo de 
La Jornada José Carlo González. Igual suerte tuvo el dirigente campesino 
Paul Nicholson, al que un toletazo le abrió la cabeza. Los manifestantes 
habían obtenido una victoria simbólica. 
 
Fue Alberto Gómez, coordinador nacional de la UNORCA, quien informó que el 
gobierno había aceptado que la manifestación avanzara más. Poco después se 
rompería un pie. Pero en lugar de que la policía retrocediera, llegaron 
refuerzos y vehículos blindados. Los campesinos comenzaron a replegarse y la 
intensidad del enfrentamiento se incrementó. 
 
A partir de ese momento entraron en acción pequeños grupos de jóvenes, en su 
mayoría sin coordinación entre sí, pero decididos a enfrentarse, que 
cargaron contra la policía. Vía Campesina insistió en que no se cayera en 
provocaciones. Los llamados fueron inútiles. Para ese momento ya no tenía el 
control de la marcha. 
 
Uno de los jóvenes que habían saltado la valla fue detenido, golpeado y, 
posteriormente, liberado por los policías. Rápido cobraron venganza. Al 
fragor de la batalla, un uniformado perdió su tolete. Los radicales lo 
arrastraron a su terreno y lo tundieron a patadas. Uno de los manifestantes 
lo rescató, enviándolo de vuelta con los suyos. Ello no impidió que su 
situación fuera delicada. La furia de los que convirtieron la protesta en 
pleito se volcó contra el que había osado defender a un policía. 
 
Molesto, irritado, uno de sus dirigentes gritaba a su compañero: 
''Repliéguense, vamos a dejar solos a los chavos, ellos son provocadores''. 
Odio de clase, cosecha de la marginación, los jóvenes le gritaban a la 
policía: ''Nos vamos a organizar en Revolución para darles en su madre, 
putos...'' Sólo risas fue lo que los uniformados les dieron en respuesta. 
Pero, a pesar de las risas, 19 policías resultaron lesionados, algunos con 
quemaduras por ácido. La fiesta había dejado de serlo. 
 
Los sobrevivientes  
 
La noticia de la muerte de Lee se extendió a partir de ese momento con 
rapidez. Incredulidad, consternación, asombro, tristeza, desánimo se 
apoderaron de la mayoría de los manifestantes. 
 
Fue Hang Ki Lab, uno de los voceros del contingente coreano, quien dio su 
versión sobre la inmolación de su compañero. ''Fue una manifestación de 
sacrificio de la que nos sentimos orgullosos'', dijo. ''Es una de las pocas 
vías que nos dejan. La OMC está trayendo la muerte a nuestra agricultura 
familiar y a nuestros campesinos. Es casi imposible sobrevivir en el campo. 
Su muerte es un mensaje, un acto simbólico de lo que nuestros compañeros 
viven''.  
 
Quien se pregunte cómo es posible que una delegación tan grande haya venido 
de tan lejos a protestar, tiene ya una respuesta. Los campesinos coreanos, 
como los de tantas otras partes, han sido colocados en una situación límite. 
Quieren seguir siendo campesinos pero las políticas de la OMC se los 
impiden. Miembro de una clase de sobrevivientes, al fin y al cabo, Lee 
ofreció su vida para que los suyos puedan seguir sobreviviendo. Quizás por 
eso, los integrantes del Congreso Nacional Indígena mexicano, que tanto 
saben de muerte y resurrección, organizaron a las 9 de la noche un velorio 
simbólico de su nuevo hermano. 
 
 
 
 
---------- 
From: ceccam <ceccam@...> 
Date: Wed, 10 Sep 2003 11:16:37 -0500 
To: maiceros-l@..., corsario-l@..., 
Acancun-l@... 
Subject: [Acancun-l] En el otro Cancún, suicidios y pobreza para 
descendientes mayas 
 
La Jornada 
México D.F. Miércoles 10 de septiembre de 2003 
Economía 
 
El turismo, acaparado por los grandes hoteles 
EN EL OTRO CANCÚN, SUICIDIOS Y POBREZA PARA DESCENDIENTES MAYAS 
ROSA ELVIRA VARGAS ENVIADA 
Cancun, 9 de septiembre. Resulta que también hay otro Cancún, uno que no 
verán ni en sueños los delegados de los países poderosos que acuden a la 
cumbre ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y a quienes 
se citó en el más exitoso centro turístico mexicano del Caribe. Pero ahí 
está.  
Es Puerto Juárez, que existía 70 años antes de que se construyeran los 
lujosos hoteles, los parques acuáticos y las famosas discos, y que hoy 
sobrevive en su zona periférica entre la pobreza, la falta de servicios 
públicos y la proliferación de problemas sociales como el alcoholismo, la 
drogadicción y, según reportes puntuales, un creciente número de casos de 
suicidio.  
Puerto Juárez no refleja miseria, pero sí muestra a su pariente, la 
pobreza. Acaso es sólo cuestión de matices, porque ahí están la basura y 
las aguas sucias que le avientan Cancún. Y la ausencia de verdaderas 
políticas de estímulo para pescadores y cooperativistas, que cuando Cancún 
no existía ni habían llegado los grandes consorcios hoteleros eran los 
únicos que atendían en sus palapas y prodigaban a sus escasos visitantes 
con la langosta y el pargo. 
Hoy sólo reciben a su propia gente, a esa que sólo en términos eufemísticos 
y no de balanza comercial se le puede llamar turismo y que conforman 
familias con numerosa prole que llevan sus propias tortas en bolsas de 
plástico a la Playa del Niño, porque no pueden darse otro lujo. 
Con un deslavado letrero que anuncia a ese ''balneario municipal'', 
prácticamente esa es la única playa a la que tienen acceso, porque las 
demás, las que se promocionan entre las más bellas del mundo, acaso sólo 
las conocen en carteles. 
Un grupo de periodistas de varios países acudió hoy por invitación de 
agrupaciones no gubernamentales como Amigos de la Tierra, Global Exchange, 
Polaris Institute y varias más que están coaligadas en el movimiento 
''Nuestro mundo no está en venta'' a conocer ese otro Cancún, el que no 
tiene, por ejemplo, agua potable aunque en algunos casos, como el de doña 
Rosa, sus casas estén ubicadas justamente frente de la planta 
potabilizadora municipal, ahora además concesionada al capital privado 
trasnacional.  
Como primer elocuente ilustrador de esa situación que los delegados 
comerciales de 146 países seguramente no conocerán, José Aguillón Cob, de 
la sociedad cooperativa de servicios turísticos Operadora del Caribe 
describió ''lo desastroso que ha sido para nosotros que tenemos 
descendencia maya el desarrollo que ha tenido Cancún. No es que seamos 
ignorantes, es que nos siguen vendiendo los mismos espejitos de hace 500 
años''.  
Explica que para ellos no hay salida: si pescan, pueden caer en falta por 
hacerse de especies en veda y dar a la cárcel como le ocurrió a un 
compañero que fue pillado con 10 kilos de caracol y tuvo que pagar una 
fianza de 20 mil pesos para quedar libre, lo que le implicó vender su 
lancha e hipotecar su casa. Luego, si buscan atraer turistas para sus 
sencillos restaurantes, nadie llega porque los visitantes traen el famoso 
''all inclusive'' y ya no necesita buscar nada, pues lo tienen en el hotel. 
Más adelante, está también el pomposamente llamado ''relleno sanitario'' 
que no es otra cosa que la inmensa montaña que forma la basura de los 
municipios de Cancún y Playa del Carmen. Está concesionado a Tribasa, pero 
a decir de los ambientalistas que acompañaron la visita, los líquidos que 
se escurren del basurero están contaminando los mantos freáticos y si no se 
pone remedio esa agua correrá al mar y a las lagunas de Cancún. 
 
 
 
 
Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (Ceccam) 
Vito Alessio Robles #76-7 
Col. Florida San Angel 
C.P. 01030 
México D.F. 
Tel: (52) (55)56-61-19-25 
Fax: (52) (55)56-61-53-98 
www.ceccam.org.mx 
 
 
<>–<>–<><>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<>–<> 
Foro de los Pueblos por una Alternativa a la OMC–Cancún 2003 
 
www.omcmexico.org 
 
Administración de la lista: <asc@...> 
_______________________________________________ 
Acancun-l mailing list 
Acancun-l@... 
http://laneta.apc.org/mailman/listinfo/acancun-l 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
                 !!Tu correo gratuito para siempre!!  
            10 megabytes de espacio, agenda de direcciones, 
            garantizado de funcionar siempre con eListas.net 
               y por supuesto con el resto de Internet... 
                          !!En GeoMundos!! 
Haz clic aquí ¡YA! -> http://elistas.net/ml/119/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~