Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4601 al 4640 
AsuntoAutor
Re: RV: Todavía un José Gar
Re: Para Jose Garc José Gar
A la Esfinge Octavio
Cancun sera otro S RedLUZ/L
LA Energía de la S RedLUZ/L
fg 09-09-2003. No Jaume Ol
Siente la presenci RedLUZ/L
Para julio alvarez Adolfo H
La Homosexualidad Thammy A
Por un mundo mas d RedLUZ/L
Usted es un Trabaj RedLUZ/L
Campesino coreano RedLUZ/L
FW: Resumen número RedLUZ/L
Re: La Homosexuali mbelvede
RE: Por un mundo m Gustavo
RV: con mucho cari Silvia R
Soberbia/Sindrome Thammy A
Re: La Homosexuali RedLUZ/L
1968 / 35 Aniversa RedLUZ/L
FW: Los cuatro pri RedLUZ/L
Re: Para julio alv José Gar
Jubileo Sur frente RedLUZ/L
FW: Re: Soberbia/S RedLUZ/L
Comienza el Congre RedLUZ/L
Re: Para mily, Mab Thammy A
NESARA: llamada a Guillerm
Fwd: Reenviar: Fwd Any Chel
Sobre el Tema de l RedLUZ/L
Vamos a hablar de RedLUZ/L
Alteración del cli José Gar
Re: Todavía un poc ANT ANT
Plantea Bové movi RedLUZ/L
Nueva comunidad NE Darío Mi
26 septiembre: CHA RedLUZ/L
Comun Apertura al Diana Pe
Zacto_ovni@cable.n contacto
fg 16-09-2003. Al Jaume Ol
Mensaje de Miguel RedLUZ/L
Medicina Tradicion RedLUZ/L
Simbología de la E RedLUZ/L
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6556     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Vamos a hablar de dinero / Jesús Arboleya Cervera
Fecha:Viernes, 12 de Septiembre, 2003  14:03:30 (-0500)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

 
---------- 
From: Pedro Gellert <mmsc2002@...> 
Date: Fri, 12 Sep 2003 10:28:27 -0500 
To: mmsc2002@... 
Subject: Vamos a hablar de dinero 
 
VAMOS A HABLAR DE DINERO 
 
Por Jesús Arboleya Cervera 
 
La administración Bush acaba de responder a los reclamos de la extrema 
derecha cubano-americana respecto a Cuba.  Las medidas tomadas no reflejan 
un cambio significativo en la política existente, sino que están destinadas 
a aplacar las reacciones que provocó en este sector la devolución a Cuba de 
los secuestradores de una embarcación comercial marítima y a reconstruir sus 
relaciones con la maquinaria política miamense, con vistas a las elecciones 
del próximo año.  La acción se resume en repartir un poco más de dinero a la 
“industria del mal”, como gusta llamar Francisco Aruca a los 
fundamentalistas de Miami. 
 
Aunque voceros de la Casa Blanca descartaron la posibilidad de cancelar los 
acuerdos migratorios, se trató de satisfacer el resto de los reclamos.  A 
bombo y platillo anunció la implantación de un nuevo sistema de 
transmisiones por satélite para Radio y TV Martí, los fiscales federales 
procedieron al enjuiciamiento en los tribunales de Miami de un general y dos 
pilotos cubanos a quienes se acusa del derribo de dos naves que violaron el 
espacio aéreo de Cuba en 1996 y dejó claro que continuará brindando apoyo 
económico y político a la oposición dentro de la isla. 
 
El proyecto de transmisiones hacia Cuba existe hace casi tres décadas y en 
los últimos años viene costando más de 20 millones de dólares anuales a los 
contribuyentes norteamericanos.  Sus programas no pueden verse ni escucharse 
en Cuba, pero la hipoteca sirve para mantener a una pléyade de vividores en 
Miami y para que los políticos locales repartan prebendas a su costa.  La 
ecuación es bien sencilla: quien controle el proyecto dispone de 20 millones 
para “hacer política”. 
 
La nueva ampliación consiste en alquilar una frecuencia a Hispasat, una 
cadena española de transmisión por satélite dirigida a América Latina. Según 
los siempre dudosos cálculos matemáticos de los dirigentes del programa de 
transmisiones, 10 000 hogares cubanos poseen este recurso. Suponiendo que 
todos escojan los misteriosos programas de televisión Martí o conviertan sus 
telerreceptores en radios para “encantarse” con la transmisión radial al 
estilo sagüesero, apenas estarían accediendo al 0.5 % de los televidentes 
cubanos.  Dicho de otra manera, con un máximo posible de audiencia, el 
acceso a cada televisor costaría al proyecto más de dos mil dólares. 
 
No se trata solo de números, ya que presentar a Radio y TV Martí como un 
símbolo de las virtudes del modelo democrático que Estados Unidos aspira 
imponer en Cuba, solo sirve para demostrar las aberraciones de esta 
política.  El hecho de que bajo control gubernamental existan órganos de tal 
naturaleza pone a flote las incongruencias del sistema norteamericano, ya 
que buena parte del Congreso, la opinión pública, organismos profesionales y 
las propias instituciones gubernamentales encargadas de la revisión de estas 
empresas se han cansado de condenar sus irregularidades y demostrar su falta 
de seriedad informativa.  Más que la fortaleza del lobby cubano-americano, 
Radio y TV Martí constituyen una muestra de la debilidad del régimen 
estadounidense para combatir sus propias imperfecciones. 
 
Otra fuente de ingreso para “la industria del mal” lo constituye el apoyo a 
la llamada disidencia interna en Cuba.  Los aportes reconocidos por el 
gobierno suman casi 30 millones de dólares en los últimos años; pero incluso 
partiendo de las pruebas presentadas por la fiscalía cubana contra algunos 
opositores encarcelados recientemente, las sumas que recibieron son 
ridículas en comparación con este monto.  El grueso se queda en Miami, y de 
ello se apropian aquellos supuestos a servir de canal para ingresar el 
dinero en Cuba. A decir verdad, esta guerra sería mucho más barata sin estos 
intermediarios. 
 
Por último está la compensación por el fracaso y las triquiñuelas jurídicas. 
El caso de las famosas avionetas ocurrió hace 7 años.  Los pilotos de 
Hermanos al Rescate violaron reiteradamente el espacio aéreo cubano.  El 
gobierno norteamericano fue advertido de los riesgos y supuestamente también 
alertó a los violadores, pero aún así permitió que continuaran con sus 
peligrosas aventuras.  El propio José Basulto, jefe del grupo, ha declarado 
su juego: esperaba la protección de la fuerza aérea norteamericana y, en el 
mejor de los casos, un enfrentamiento entre las naves de los dos países.  Lo 
que falló fue que no se desencadenó la guerra como resultado de sus 
“pacíficos” vuelos sobre el malecón habanero. 
 
Ni siquiera los fatídicos acontecimientos del 11 de septiembre del 2001 han 
persuadido al gobierno norteamericano de rectificar su posición ante tales 
prácticas.  Los procesos contra militares cubanos acusados del derribo de 
estas naves constituyen un demagógico premio de consolación para los que 
pretendían que la persona juzgada fuera el presidente Fidel Castro.  Hasta 
los fiscales reconocen la falta de legalidad en uno u otro caso, pero la 
arbitrariedad originada en intereses electorales ha sido la norma del 
gobierno norteamericano respecto a Cuba. 
 
Jamás Estados Unidos hubiese permitido una violación de tal naturaleza y 
ningún organismo internacional ha condenado a Cuba por defender su espacio 
aéreo.  A pesar de las presiones norteamericanas, no lo hizo el Consejo de 
Seguridad de la ONU ni la Organización Internacional para la Aviación Civil. 
 
Sólo los tribunales de La Florida, haciendo uso de facultades que ningún 
derecho internacional les concede, han considerado un crimen el incidente y 
actuado a sabiendas de que el gobierno cubano no puede defenderse, ya que 
hacerlo sería reconocer atribuciones extraterritoriales a los tribunales 
floridanos. 
 
Este arbitrario criterio legal sirvió de excusa para condenar a cadena 
perpetua por homicidio a Gerardo Hernández, un cubano infiltrado en los 
grupos exiliados de Miami. Hasta los fiscales del caso reconocieron no 
contar con pruebas para fundamentar el caso y aún así el jurado falló en 
contra del acusado. También ha servido para entregar sumas millonarias como 
indemnización a los familiares de los violadores derribados. 
 
Se ha llegado al absurdo de condenar al gobierno cubano por los “daños 
psicológicos” sufridos por una mujer que llegó a casarse con un supuesto 
agente de Cuba. Ella es la que se queda con cuanta nave secuestrada llega a 
ese país y las pone en subasta, como si vender aviones secuestrados 
constituya el único consuelo para su mal de amores. 
 
Basulto también recibió millones por daños psicológicos.  Aunque el remedio 
es el mismo sus tormentos son distintos.  Me gustaría creer que provienen 
del remordimiento que provoca a cualquier persona normal sentirse 
responsable de la muerte de otros. 
 
El gobierno de Estados Unidos conoce el destino del dinero de la guerra 
contra Cuba y hace el juego a la farsa.  Se trata de una inversión en las 
elecciones floridanas, la cual recupera con creces mediante votos y 
contribuciones para las campañas políticas, por eso se hace el de la vista 
gorda y aumenta la cifra cada vez que se arma el pataleo.  La cosa funciona. 
  Seguro serán menos los que critiquen al presidente Bush en los próximos 
días.  Una vez más, el hombre acaba de demostrar su compromiso con el futuro 
de Cuba. 
 
 
Jesús Arboleya es Dr. en Ciencias Históricas y Profesor Adjunto de la 
Universidad de La Habana. Ha publicado varios libros sobre el tema  de la 
emigración cubana. 
 
tomado de la página web de Radio Progreso-Miami: 
http://www.rprogreso.com/ 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
                 !!Tu correo gratuito para siempre!!  
            10 megabytes de espacio, agenda de direcciones, 
            garantizado de funcionar siempre con eListas.net 
               y por supuesto con el resto de Internet... 
                          !!En GeoMundos!! 
Haz clic aquí ¡YA! -> http://elistas.net/ml/119/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~