Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5801 al 5840 
AsuntoAutor
Domingo 25 de Abri Ricardo
Fw: Más de 200 m cecilia
Pedimos a lo Alto, mbelvede
LAS ÚLTIMAS PROFEC José Gar
Comunicación galác Guillerm
Universalidad del cecilia
Re: Queen - extrac ilopez
NESARA: aumenta la Guillerm
Recuerdos de Marte Guillerm
Federación Galácti Guillerm
Nesara y el 'cansa Ricardo
MEDITACION MERKABA Ricardo
El imperio negativ Ricardo
La Flor de la Vida Ricardo
ECOLOGIA - Día de Ricardo
Nuevos Libros Grat Ricardo
La Puerta 13 / El Ricardo
Ya Estan Entre Nos Ricardo
FW: LAS ÚLTIMAS PR Rodrigue
Re: LAS ÚLTIMAS PR Juan Car
Las 7 Virtudes Bas Ricardo
Raíces de la guerr Guillerm
Una reina llega a Ricardo
Confederación de A Ricardo
EL ARTE DE HACER E Ricardo
La Familia del Arc Ricardo
Las profecías rees mbelvede
RAHMA - JESÚS y lo Sorem
Re: LAS ÚLTIMAS PR José Gar
Revelaciones de un Guillerm
Luz Creativa Medit lidia ba
Hermanad Blanca \ Adolfo H
MAESTRO SPARSHAS: Sergio C
Feria Alternativa Alejandr
Por favor, aprend Semillas
Ha llegado la hora Guillerm
NESARA: así nos es Guillerm
HOLA, amig@s...26 Alicia B
Focas en Canada Ricardo
La guerra del agua Ricardo
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7741     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] El imperio negativo y la negativa del imperio
Fecha:Jueves, 22 de Abril, 2004  18:40:43 (-0500)
Autor:Ricardo Ocampo <redanahuak @...............mx>

From: Pedro Gellert <mmsc2002@...> 
Date: Wed, 21 Apr 2004 22:49:42 -0600 
 
EL IMPERIO NEGATIVO Y LA NEGATIVA DEL IMPERIO 
 
Por Saul Landau 
 
George W. Bush, a pesar de todos los chistes acerca de sus limitaciones 
intelectuales, ha establecido un nivel inalcanzado de negativa imperial, 
mientras que rechaza despreocupadamente la noción de que rige un imperio que 
se enfrenta a considerables problemas.  Es más, excepto por los comentarios 
de algunos humoristas y expertos, los medios no le han tenido en cuenta sus 
fracasos políticos al emperador.  En su lugar han aceptado la propia 
descripción que Bush ha hecho como si fueran éxitos.  “El universo de eterna 
luz solar de Bush”, como lo llamó Maureen Dowd, la columnista de The New 
York Times, no es más que una burbuja de errores cubierta de retórica 
altisonante. 
 
W y sus guapetones han intimidado a los medios ­y a la mayoría de las 
naciones del mundo­ con relativa impunidad. Bush repetidamente asegura que 
ha hecho del mundo un lugar más a salvo del terrorismo.  Sin embargo, los 
incidentes terroristas se han  multiplicado desde que el anunció su “guerra 
contra el terrorismo”.  (Aparte de Israel, fíjense en Irak, Afganistán, 
España, Bali, etc.)  Los críticos achacan a sus torpes tácticas el aumento 
del reclutamiento de nuevos militantes.  Bush declaró en mayo pasado, hace 
casi un año, que la guerra en Irak había terminado.  La pasada semana, el 
número de muertos norteamericanos llegó a 610 y nadie espera que se quede en 
esa cifra. 
 
Es más, después de la captura de Saddam Hussein el 13 de diciembre de 2003, 
Bush aseguró a la nación que la resistencia se derrumbaría.  En su lugar se 
ha vuelto más intensa.  Bush insiste en que él triunfará en su misión de 
llevar la libertad a Irak.  Los terroristas extranjeros responsables de las 
matanzas diarias, insisten el Secretario de Defensa Rumsfeld y el Gobernador 
Colonial L. Paul Bremen, operan solamente en el limitado Triángulo Sunita 
(Bagdad, Faluya, Tikrit).  Supuestamente los sunitas ­Hussein era sunita­ 
continúan resistiendo por lealtad.  Pero durante el fin de semana del 2 al 4 
de abril, un clérigo chií organizó manifestaciones masivas y sangrientas en 
partes del Triángulo Sunita, así como en otras ciudades. 
 
Si para Bush la libertad fuera sólo la privatización de la riqueza que era 
antes pública, sus declaraciones tendrían más peso.  La pandilla de Bremen 
ha usurpado el patrimonio iraquí y lo ha puesto en venta.  Prevalece un 
mercado de compra.  Dada la violenta atmósfera, se comprende que las 
compañías de seguros estén renuentes a emitir pólizas a los negocios, por lo 
tanto, pocos compradores se han interesado.  En esencia, Bush ofrece la 
seguridad brindada por más de 100 000 miembros de las fuerzas armadas de 
EEUU y decenas de miles de mercenarios contratados (Blackwater, Halliburton, 
et. al.) pagados por los contribuyentes ­sólo para asegurar a Irak para el 
modo de vida occidental: los negocios. 
 
A pesar de las noticias y fotos diarias que lo desmienten, Bush insiste en 
su cantinela “los iraquíes son más felices”.  Rush Limbaugh y el resto del 
desafinado coro radial derechista cantan junto con él, justo en el momento 
en que los infantes de Marina comienzan su venganza contra los responsables 
de la muerte y mutilación de cuatro mercenarios norteamericanos la semana 
pasada en Faluya.  Cientos de personas ­o más­ tomaron parte en algún 
momento  en el hecho y la celebración posterior. 
 
Cuando discutí con un colega pro-Bush la diferencia entre mi pesimista 
escenario iraquí y el cuadro optimista de la Casa Blanca desechó mi crítica 
como excesiva y brindó frases sabias como “cortando huevos se aprende a 
capar” y “la democracia no es fácil”. 
 
Él cree que Dios guió a Bush para que llevara la democracia al mundo.  Yo 
recibí una versión más profana que esa en la escuela primaria.  Mis maestros 
me dijeron que la democracia y la libertad son valores norteamericanos 
indelebles en casa y que nuestra nación vende nuestras ofrendas culturales 
al mundo ­para que todos las compren, literalmente.  Después de todo, la 
cultura y la ideología norteamericana son nuestras exportaciones más 
exitosas. 
 
La propia repetición de esta mantra de “vender democracia” la ha elevado a 
un status incuestionado ­a pesar de la evidencia que constantemente la 
contradice.  La semana pasada nuevamente Bush alardeó de haber llevado la 
libertad al pueblo de Irak, aparentemente con olvido de que el 28 de marzo 
las fuerzas de ocupación clausuraron Al-Hawza, un periódico que criticaba 
las políticas norteamericanas ­porque “no publicaba la verdad”. 
 
Además, Bush puede que no haya leído acerca de los documentos que están 
emergiendo del sótano secreto de seguridad nacional que muestran que EEUU 
ayudó a derrocar al gobierno elegido de Joao Goulart en Brasil en 1964, y 
apoyó a una dictadura militar en su lugar.  Como las políticas económicas 
nacionalistas de Goulart carecían de la aprobación de eeuu, el embajador 
Lincoln Gordon envió cables altamente secretos a los mandamases de seguridad 
nacional en Washington suplicándoles “un envío clandestino de armas” para 
los que planeaban el golpe militar. 
 
El 29 de marzo de 1964, el embajador Gordon recomendó secretamente el 
“pre-posicionamiento” de las armas que usarían los “militares amistosos”. 
El Presidente Jonson había autorizado operaciones encubiertas de la CIA para 
que apoyaran las fuerzas militares y políticas contrarias a Goulart. 
 
Este nuevo material también contiene una cinta de audio del Presidente 
Jonson cuando recibió por teléfono en su rancho de Texas información acerca 
de Brasil, mientras que generales y almirantes se movilizaban en contra del 
gobierno elegido de Brasil.  “Yo pondría a cualquiera que tenga la 
imaginación o el ingenio… (el Director de la CIA John) McCone… (Secretario 
de Defensa Robert) McNamara” para garantizar el éxito del golpe, instruye 
Jonson al Subsecretario de Estado George Ball.  “No podemos aceptar esto”, 
dice Johnson.  “Me voy a ocupar de esto y a arriesgarme un poco”. 
 
¿Escandaloso?  La nación de la democracia y la libertad, el lugar donde la 
revolución recibió su primera justificación ­“cuando en el curso de los 
sucesos humanos” ­ también se convirtió en el bastión de la 
contrarrevolución, el exportador de dictaduras, el gran intervencionista en 
los asuntos de naciones menos poderosas cuyos líderes se niegan a aceptar 
los dictados de EEUU. 
 
Pocas naciones como Cuba han soportado tanta ira norteamericana por su 
insubordinación.  Ciertamente la isla se ha convertido en un blanco 
perpetuo. 
 
El 31 de marzo, con los falsos argumentos de las armas iraquíes de 
destrucción masiva aún frescas en la mente del público. John Bolton, 
Subsecretario de Estado para el Control de Armamentos y Seguridad 
Internacional, ofreció al Congreso 35 páginas de testimonio escrito de que 
Cuba “continúa siendo una amenaza terrorista (y de armas biológicas) para 
Estados Unidos”. 
 
Bolton ni siquiera utilizó las desacreditadas fuentes del exilio (como las 
que alimentaron con información falsa acerca de Irak a la Administración) 
para demostrar su argumento.  Actuando sin temor de replicar las acusaciones 
faltas de base que se convirtieron en el casus belli para la guerra de Bush 
contra Irak, Bolton afirmó en su creencia carente de pruebas de que “el caso 
a favor de la existencia de un esfuerzo de desarrollo (de un plan de 
investigación y desarrollo de armas biológicas) en Cuba es sólido”. 
 
Bolton hizo la primera de estas acusaciones en mayo de 2002, pero casi dos 
años después aún no ha presentado una sola prueba para demostrarlas. 
 
El gobierno cubano negó la acusación e invitó a científicos norteamericanos 
a que inspeccionaran los laboratorios a los que se refería Bolton. Al igual 
que el jefe de Bolton, el Secretario de Estado  Colin Powell, que ha hecho 
pública su insatisfacción con la inteligencia chapucera que se le entregó 
acerca de Irak, Bolton utiliza imprudentes acusaciones que pudieran 
convertirse en la base para una guerra contra Cuba. 
 
Uno de los más prudentes subordinados de Powell, el Secretario Asistente de 
Estado para la Inteligencia y la Investigación, Carl Ford, dijo al Congreso 
el 5 de junio de 2002 que EEUU no tiene evidencia de un “programa” total de 
armas biológicas.  Sí dijo que la administración estaba “preocupada” por las 
capacidades de La Habana. 
 
La industria biotecnológica cubana produce medicamentos y vacunas, como el 
mundo conoce, y por tanto teóricamente tiene también la capacidad de crear 
armas.  Pero Fidel Castro sabe que tal acción significaría el suicidio y 
durante su gobierno de 45 años no ha mostrado una tendencia a la 
autodestrucción. 
 
Sin embargo, creo que he detectado evidencias de que Cuba haya empleado 
alguna de sus sofisticadas armas biológicas aquí en Estados Unidos. 
Observen el extraño comportamiento de Lincoln Díaz-Balart (representante 
republicano por la Florida) ­llamado “Lincoln Bajo Cociente” por algunos de 
sus colegas.  En marzo, Díaz-Balart pidió al Presidente que asesinara a 
Fidel Castro.  Fuentes del aparato de seguridad nacional dijeron que no han 
realizado ninguna prueba a la corteza cerebral de Díaz-Balart para 
determinar si puede haber sucumbido a algún sofisticado vapor bio-cerebral 
que operativos cubanos encubiertos pudieran haber logrado deslizar en el 
cereal de su desayuno.  Por otra parte, a sus colegas les resultó difícil 
explicar cómo un miembro del Congreso pudiera hacer caso omiso de la ley y 
de las implicaciones por promover acciones tales. 
 
El hecho que ni los medios ni el Congreso respondieran escandalizados a los 
comentarios de Díaz-Balart o a las acusaciones sin pruebas de Bolton son 
demostración del estado de negativa imperial bajo el Emperador Bush.  Por 
una parte, el aparato de seguridad nacional ha insinuado nuevamente el 
asesinato como parte de la política exterior, gracias no sólo al ejemplo de 
Israel de seleccionar desvergonzadamente a palestinos como blancos, sino 
también debido al proceso de mistificación que ha oscurecido la naturaleza 
del “enemigo terrorista”. 
 
Es más, el rival de Bush, John  Kerry, no ha denunciado la política y ha 
tratado de demostrar que él actuaría de manera más agresiva contra Castro. 
 
Cuando aparecen documentos desclasificados que muestran cómo Washington 
derrocó a gobiernos elegidos en Irán, Brasil, Guatemala, Chile, etc… los 
medios y funcionarios gubernamentales actúan como si este material relatara 
sólo errores desafortunados de la Guerra Fría.  ¿No sería refrescante que un 
medio noticioso sencillamente admitiera: “Oigan, somos el mayor imperio del 
mundo; ofrecemos al mundo nuestra versión de democracia y libertad y si 
naciones rebeldes las rechazan, se las meteremos por el…”? 
 
El problema es que los pueblos, como el iraquí, resisten a los 
conquistadores y a la ocupación.  ¿Será que negar la existencia del imperio 
lleva naturalmente a los gobernantes imperiales a practicar la negación? 
 
El nuevo filme de Landau, Siria; entre Irak y un lugar difícil, es 
distribuido por Cinema Guild (800-723-5522). Su nuevo libro es  El imperio 
preventivo: una guía al reino de Bush.  Landau da clases en la Universidad 
Cal Poly Pomona y es miembro del Instituto para Estudios de Política. 
 
(tomado de Radio Progreso-Miami: http://www.rprogreso.com/) 
  
 
 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
 
       ¿Donde quieres pasar las Navidades este año? 
    eDreams te ofrece enormes ofertas en viajes y hoteles 
 
                        HOTELES 
                   Madrid, 1 noche 28€ 
                  Londres,  1 noche 28€ 
                NUeva York, 1 noche 55€ 
 
                        VIAJES 
                    Londres - 120€ 
                     Paris - 170€ 
                      Roma - 99€ 
                   Nueva York - 280€ 
               (Ida y vuelta incluidos) 
 
 Haz clic aqui -> http://elistas.net/ml/135/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~