Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6346 al 6385 
AsuntoAutor
Tecuilhuitontli Me Ricardo
Rayo cosmico / Tse Ricardo
RECONOZCAN SUS SUE Ricardo
Ecolog Ricardo
EL TORO DE LIDIA Ricardo
Maniobras contra N Guillerm
FW: La homosexuali Ricardo
Mahala: ¡tiempos a Guillerm
YOGA PARA PERRITOS Ricardo
Jubilados hacen hu Ricardo
Reptilianos benévo Guillerm
Germain: 'comienza Guillerm
Circulos de poder Ricardo
Consenso, horizont Ricardo
Bush y Kerry, de l Guillerm
Profecías de la Er Guillerm
Los Libros Azules Vero Vig
Buscando a Benjamí mbelvede
Dia Fuera del Tiem Ricardo
Le habla Ud a las Ricardo
Las Enseñanzas de Ricardo
Germain: 'no se cr Guillerm
Meditaciones por M Ricardo
No Violencia y Eco Ricardo
¿Por qué no vienen Guillerm
Re: SOBRE VIRUS Ricardo
RAHMA - JESÚS y lo Sorem
La Red Hartman Ricardo
Vamos a despertar Ricardo
Agua Inteligente / Ricardo
Acerca de Indio e Lillian
Cronica sobre el P Ricardo
Como liberar el en Ricardo
La Segunda Ola de Ricardo
Big Sunspot / Gran Ricardo
Newspaper article Ricardo
NESARA: la Tierra Guillerm
Re: HOY COMIENZA E José Gar
DESCUBRIMIENTO RUS GAP Vene
La Mutacion del AD GAP Vene
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 8274     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Tecuilhuitontli Meztli Del 9 de julio al 29 de julio del 2004
Fecha:Lunes, 12 de Julio, 2004  20:53:02 (-0500)
Autor:Ricardo Ocampo <redanahuak @...............mx>

 
---------- 
From: Gabriela Gómez-Junco T <gabiota@...> 
Reply-To: casameshico@... 
Date: Sat, 10 Jul 2004 01:01:39 -0500 
Subject: [casameshico] Tecuilhuitontli Meztli Del 9 de julio al 29 de julio 
del 2004 
 
Tecuilhuitontli  
 
Energía cósmica diaria 
 
Inicio: 18:43* viernes 9 de julio de 2004 
 
Tlacatzin Stivalet Corral 
 
¡visite!: www.anahuac2000ac.org 
 
  
 
Macuilli tecpatl xihuitl 
 
'año cinco pedernal' 
 
Inicio: 18:43 del jueves 11 de marzo de 2004. Fin: 00:43 del viernes 12 de 
marzo de 2005  
 
El numeral macuilli 'cinco' se presenta con Tlazolteötl 'fuerza armonizante 
de basura' como acompañante diurno, esto significa que a lo largo del 
presente año los mexicanos viviremos un proceso renovador; todos estaremos 
inmersos en un proceso de renovación ética, para revitalizar nuestra 
pertenencia colectiva; en todo momento, cada quien hará una evaluación de su 
actuación cotidiana, así, cada uno de nosotros sentirá necesidad de 
abandonar cualquier comportamiento que nos impida: fortalecer lo vivo, 
fortalecer lo cierto, fortalecer lo ajeno, fortalecer lo débil y fortalecer 
lo armonioso. Como acompañante nocturno estará presente Mictlantecuihtli 
'protector de entre difunto', lo cual nos impulsará durante todo el año a 
renovar nuestra fuerza protectora de los difuntos anahuacas, esto se 
manifestará como una necesidad de rescatar nuestra herencia autóctona, el 
legado de quienes vivieron en el quinto «sol tolteca»: en lo social, en lo 
político, en lo económico, en lo familiar y en lo educativo. Como ave estará 
presente el cacalotl 'cuervo'. 
 
A lo largo del año nos asumiremos como tecpatl 'pedernal', que pertenece al 
mictlanpa 'hacia entre difunto', el norte, rumbo del color yayauhqui 
'ennegrecido', rumbo de Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestra 
«conciencia ética», manifestación de nuestro instinto de tiempo, de nuestra 
identidad «yo cuerpo». 
 
En la antigua Anáhuac, tecpatl era considerado como símbolo de Xiuhtecuihtli 
Tletl 'fuego protector de la hierba' o 'fuego protector del año', por ser el 
más antiguo procedimiento de sacar chispas, haciendo chocar dos pedernales. 
Tecpatl es el personaje importante de una hermosa alegoría sobre el origen 
de los seres humanos, en la cual Xolotl visita el Mictlan para pedir un 
hueso, o cenizas, de muerto, las cuales pusieron los hijos de Tecpatl en una 
vasija ancha y les rociaron sangre de su cuerpo para que de allí, a los 
cuatro días, naciera un niño primero y una niña después. Aquí se representa 
a tecpatl como originador de las ciencias y las artes, las cuales son 
engendradoras de los seres humanos viviendo nueva vida, al contacto del 
poderoso elemento que es el fuego. Por esto, tecpatl representa las ideas 
que brotan como chispas, iluminando nuestra mente. El tecpatl de extremado 
filo, el fabricado de itztli 'obsidiana', simboliza el estudio metódico 
surgido de la curiosidad innata de los humanos que, como cuchillo filoso, 
nos permite hacer incisiones en lo que investigamos, cortanto capa tras capa 
hasta llegar a su esencia, a su estructura interna. Las ideas representadas 
por tecpatl son las que permiten esclarecer, aclarar lo que estudiamos; todo 
lo que nos lleva un conocimiento profundo y verdadero. Asimismo, tecpatl 
'pedernal' se relaciona con ehecatl 'viento', ya que en los amoxtli 'libro' 
se representan los grandes vientos con la imagen de tecpatl 'pedernal', para 
significar que el aire corta como navaja, por esto mismo representa xopantla 
'primavera', la época de los grandes vientos. El ilhuicapohtzintli 
'compañero cósmico' del ilhuitl 'retorno' tecpatl 'pedernal' es la 
Chalchiuhtotolin 'guajolota de jade', que representa el autosacrificio, 
especialmente el motepulizo 'autosangrado del pene' que se llevaba a cabo 
entre los varones durante el quinto sol tolteca. La sangre que manaba del 
cuerpo del ofrendante se llama chalchiuhatl 'agua de jade', 'agua preciosa', 
la cual era ofrecida a Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', cuyo emblema en 
forma de moño circular rojo y blanco, el anahuatl 'junto a agua', siempre 
aparece en el pecho de esta representación de nuestra identidad ética. Este 
proceso de autosacrificio era el camino para alcanzar una madurez 
inspiradora de confianza para ubicarlos en cargos de gran responsabilidad 
para el bienestar y la armonía de la sociedad. Los que nacen en un ilhuitl 
'retorno' tecpatl 'pedernal' tienden a ser fríos, reflexivos, examinadores, 
observadores, metódicos y agudos en sus juicios, los cual los llega a 
convertir en grandes investigadores, ya que siempre dan muestra de 
curiosidad por conocer las cosas desde sus más recónditos orígenes. En una 
palabra, son lo que en nahua se llama mixpetzoani 'que le brilla el ojo', 
palabra que Rémi Siméon traduce como 'curioso', 'analizador', 'explorador'. 
Así seremos los mexicanos a lo largo de todo el año macuilli tecpatl 'cinco 
pedernal.  
 
Como acompañante nocturno estará presente Tlaloc 'licor fecundador de la 
tierra', esto se manifestará como un año de mucha lluvia. 
 
  
 
Tecuilhuitontli metztli 'mes de pequeña fiesta del protector' 
 
Inicio: viernes 9 de julio de 2004. Fin: 18:43 del jueves 29 de julio de 
2004  
 
En la antigua Anáhuac, en este séptimo mes se honraba a las mujeres que 
producían la sal, que tenían el nombre de huixtozihuah 'salineras', 
evaporando el agua salada de la laguna, por lo cual la celebración de este 
mes era dedicada a Chalchiuhtlicue. La figura que representa a este mes es 
de danzantes con una lanceta, símbolo de penitencia, entre los tlaxcaltecas 
se tiene como imagen la cabeza de un joven; Durán tiene la efigie de un 
hombre joven con un ramo de flores, sobre el cual aparece un copilli. Parte 
importante de esta ceremonia era la danza que realizaban las salineras; 
danzaban en círculo asidas a trozos cortos de mecate, llamados xochimecatl, 
una a cada extremo del mecate. Mientras danzaban tenían en sus cabezas 
guirnaldas de iztauhyatl 'iztafiate'. Estas danzas se hacían durante diez 
retornos. Todo el mes era de gran alegría para los antiguos anahuacas, 
quienes se ponían sus mejores vestidos, danzaban frecuentemente, se jugaba a 
la pelota en el tlachco 'cancha de juego de pelota' y tenían grandes 
festejos y reuniones en donde se decían poesías amorosas o de otros asuntos 
agradables. Según algunas tradiciones, es en un ilhuitl 'retorno' ollin 
cuando ocurre el paso del Sol por el cenit de Tenochtitlan en su regreso al 
sur.  
 
  
 
ze zipactli: in ic zentetl machiyotl 
 
'uno caimana: el primer signo' 
 
Inicio: 18:43 del viernes 9 de julio de 2004. Fin: 18:43 del jueves 22 de 
julio de 2004.  
 
Es el primer trecenario, femenino, del rumbo del oriente, rumbo de 
Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro sentido de pertenencia colectiva, 
del unirnos a otros en la acción, de actuar siempre con lealtad. Los trece 
retornos día noche está presente Tonacatecuihtli 'protector de abundancia' y 
Tonacazihuatl 'mujer nuestra abundancia', un nombre dual de la totalidad de 
lo que existe, por otro nombre Ometeötl 'fuerza armonizante dual', la gran 
fuerza que irradió hace nueve mil millones de años, al ocurrir el huel 
chicahuac cueponcayotl 'bien fuerte tronido', llamado «gran estruendo» en 
castellano. En este trecenario se trabaja con la fuerza generadora de 
abundancia. La dualidad presente en este trecenario simboliza los efectos 
benéficos del Sol sobre las plantas y sobre todos los seres de la tierra y 
por esto mismo la virtud vivificadora del supremo astro sobre la tierra. 
 
  
 
Primera Casa: ze zipactli 'uno iguana' 
 
Inicio: 18:43 del viernes 9 de julio de 2004. Fin: 18:43 del sábado 10 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral ze 'uno' llega trayéndonos al fuego como identidad diurna y 
nocturna, en efecto, el acompañante diurno de este numeral es Xiuhtecuihtli 
Tletl 'fuego protector de hierba' y el acompañante nocturno es Huehueteötl 
'pupila antigua', el otro nombre del fuego, por lo cual nos llenamos de 
energía generadora, inspiradora de acciones nuevas. El ave presente con este 
numeral es nexhuitzilin 'colibrí cenizo'. 
 
  
 
El retorno zipactli 'caimana' trae el tlahuilcopa 'hacia la luz', el 
oriente, rumbo del color amarillo, de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', 
nuestra gemelidad, lo cual nos hace solidarios con los demás. Es rumbo 
femenino, por lo que acogemos las propuestas de otros. Por ser zipactli 
'iguana' sentimos deseos de iniciar cosas, de ir adelante de los demás. Por 
también ser Tonacatecuihtli 'protector de abundancia' y Tonacazihuatl 'mujer 
de abundancia', mostramos un vigoroso ímpetu hacia todo lo que hace 
fructificar.  
 
  
 
La dualidad ze zipactli 'uno caimana' nos llena de energía, de iniciativa, 
de actividad, nos manifestamos muy deseosos de trabajar para aquello que nos 
traerá abundancia. En esta primera «casa», como identidad nocturna. está 
presente Huehueteötl 'pupila antigua', el fuego que irradió en el momento 
del huel chicahuac cueponcayotl 'bien fuerte tronido', misma que se 
encuentra representada en la circunferencia exterior de la huei cuauhxicalli 
iixiptla 'gran jícara del águila su representante', erróneamente llamada 
calendario azteca, lo cual nos imbuye de fuerza para iniciar trabajos 
importantes.  
 
  
 
 síntesis: en este ilhuitl 'retorno' ze zipactli 'uno caimana' nos llenamos 
de energía para iniciar proyectos importantes, para inspirarnos cósmicamente 
en acciones colectivas. 
 
  
 
Segunda Casa: ome ehecatl 'dos viento' 
 
Inicio: 18:43 del sábado 10 de julio de 2004. Fin: 18:43 del domingo 11 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral ome 'dos' tiene como identidad diurna a Tlaltecuihtli 'protector 
terrenal', lo cual nos hace fuertes, somos apoyo de los demás, la identidad 
nocturna de este numeral es Itztli 'obsidiana', lo cual nos hace penetrantes 
como navaja de obsidiana y cortantes de todo aquello que no es ético. Como 
ave está presente quetzalhuitzilin 'colibrí precioso'. 
 
  
 
El retorno ehecatl 'viento' es del mictlanpa 'hacia entre difunto', el 
norte, rumbo del color negro, del color blanco, de Tezcatl ipoca 'espejo su 
esplender', nuestra conciencia ética, nuestro instinto de espacio. Es rumbo 
masculino, por lo cual somos activos, emprendedores. Al ser ehecatl 'viento' 
somos muy movidos, ayudando a esparcir ideas, somos muy comunicativos, muy 
solidarios con los demás. También somos Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', 
nuestra identidad genómica, nuestra pertenencia colectiva, por lo que nos 
mostramos sociables, solidarios con quienes conviven con nosotros en este 
retorno día noche.  
 
  
 
La dualidad ome ehecatl 'dos viento' nos hace fuertes, nuestra palabra llega 
a los demás para ayudarlos a encontrar su responsabilidad ética, eso que les 
dará fortaleza para cumplir con su trabajo cotidiano de armonización. En 
esta segunda «casa» asumimos la identidad nocturna de Itztli 'obsidiana', lo 
cual nos da inspiración para descubrir aquello que nos aparta de la ética y 
cortarlo de un tajo. 
 
  
 
 síntesis: en este ilhuitl 'retorno' ome ehecatl 'dos viento' somos fuertes 
para renovarnos éticamente, para colaborar con nuestros semejantes en sus 
tareas, siempre con lealtad. 
 
  
 
Tercera Casa: yei calli 'tres casa' 
 
Inicio: 18:43 del domingo 11 de julio de 2004. Fin: 18:43 del lunes 12 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral yei 'tres' siempre nos aporta la identidad diurna de 
Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', el agua horizontal que renueva su 
pureza al moverse, como identidad nocturna nos hace Piltzinteötl 'pupila 
niño amado', imagen del sol naciente, el que nos descubre cada día la 
belleza del colorido de nuestro entorno. Como ave está presente el cuixin, 
que los frailes identificaron con el milano europeo. 
 
  
 
El retorno calli 'casa' pertenece al zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el 
poniente, rumbo del color tlatlauhqui 'rojo', rumbo de Xipeh Totec 'dueño de 
sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer que, al madurar, se 
manifiesta como identidad nupciálica, lo cual nos hace aptos para contraer 
nupcias. Es rumbo femenino, por lo cual somos receptivos ante los demás. Por 
ser calli 'casa' nos interesa mucho nuestra casa, nuestro cuerpo, nuestra 
patria, somos dados a permanecer en nuestro hogar, nos cuesta trabajo 
abandonarlo. También somos Tepeyollohtli 'corazón de monte', por lo cual 
somos dados a la introspección, a buscar en nosotros que deseamos en 
realidad.  
 
  
 
La dualidad yei calli 'tres casa' nos hace fluir con suavidad, buscando lo 
que favorece nuestro cuerpo, nuestro hogar, nos atrae enecerrarnos en 
nosotros mismos, para buscar nuestro sentir más profundo y actuar en 
consecuencia. En esta tercera «casa» somos internamente Piltzinteötl 'fuerza 
armonizante niño precioso', lo cual nos hace inspirar en los demás para que 
descubran el colorido de su entorno. 
 
  
 
 síntesis: el retorno yei calli 'tres casa' nos llega con el deseo de 
renovación ética, con lo cual predicamos con el ejemplo, inspirando a los 
demás para hacer otro tanto. 
 
  
 
Cuarta Casa: nahui cuetzpalli 'cuatro lagartijo' 
 
Inicio: 18:43 del lunes 12 de julio de 2004. Fin: 18:43 del martes 13 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral nahui 'cuatro' nos trae como identidad diurna a Tonatiuh 'va 
irradiando', nombre nahua del sol, lo cual nos convierte en protectores, y 
como identidad nocturna a Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', lo cual 
nos hace propiciadores de la unidad con quienes convivimos en este día. El 
ave presente con este numeral es zolin, al parecer con significado de 
'sangrado', misma que era descabezada en ciertas ceremonias, ave a la cual 
los frailes llamaron igual que el ave europea codorniz. 
 
  
 
El retorno cuetzpalli 'lagartijo' es del rumbo huitztlanpa 'hacia entre 
espina', el sur, rumbo del color azul, rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo 
colibrizado', nuestro instinto de tiempo, nuestro «yo mente», nuestro 
sentido del oído, que cuando madura se convierte en nuestra voluntad 
logradora. Es rumbo masculino, por lo cual tenemos espíritu emprendedor, 
sentimos deseos de acción. Por ser cuetzpalin 'lagartijo' manifestamos gran 
energía, como si todo se nos facilitara, avanzamos mucho en nuestro trabajo 
diario. Como también somos Huehuecoyotl 'coyote viejo' somos dados a buscar 
placer en todo lo que hacemos, también somos dados a buscar placer sexual. 
 
  
 
La dualidad nahui cuetzpalin 'cuatro lagartijo' nos hace ser protectores de 
aquello que unifica, lo que nos proporcionará alimento, lo que nos hará 
disfrutar. Por ser la cuarta «casa» asumimos como identidad nocturna a 
Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', lo cual nos convierte en 
inspiradores de los demás para que se unan a nosotros. 
 
  
 
 síntesis: En este retorno nahui cuetzpalli 'cuatro lagartijo' nos hace 
activos, protegiendo a los demás para propiciar aquello que nos une, que 
despierta el sentimiento de pertenencia colectiva. 
 
  
 
Quinta Casa: macuilli cohuatl 'cinco serpiente' 
 
Inicio: 18:43 del martes 13 de julio de 2004. Fin: 18:43 del miércoles 14 de 
2004.  
 
  
 
El numeral maculli 'cinco' nos hace asumir como identidad externa a 
Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la basura', con lo que sentimos deseos de 
renovar lo desgastado, lo que fue desechado, como identidad interna somos 
Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', lo cual nos trae la presencia 
de nuestros difuntos, de seres queridos ya fallecidos. Como ave está 
presente cacalotl, ave pequeña de color negro. 
 
  
 
El retorno cohuatl 'serpiente' llega con el tlahuilcopa 'hacia la luz', el 
oriente, rumbo del color amarillo, rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo 
precioso', nuestro instinto de pervivencia, nuestro sentido del olfato, que 
cuando madura nos hace sentir pertenencia con nuestros semejantes. Es rumbo 
femenino, por lo que sentimos deseo de ser acogedores de los demás, 
serviciales. Al ser cohuatl 'serpiente' somos muy cambiantes en lo que 
hacemos, aunque al final logramos aquello que deseamos. También somos 
Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda' y Chalchiuhtonal 'energía irradiante 
esmeralda', lo cual propicia nuestra armonía masculina y femenina. 
 
  
 
La dualidad macuilli cohuatl 'cinco serpiente' nos aporta una identidad muy 
protectora de nuestros difuntos, renovadora de todo aquello que heredamos de 
ellos, para vigorizarlo, para que nuevamente florezca. Esta quinta «casa», 
internamente, somos Tepeyollohtli 'corazón de montaña', por lo que buscamos  
encontrar nuestro sentir interno respecto a nuestra herencia. 
 
  
 
 síntesis: el retorno macuilli cohuatl 'cinco serpiente' nos impele a buscar 
en nuestro corazón para descubrir nuestra herecia, lo que nos legaron los 
difuntos, para renovarlo, para vigorizarlo. 
 
  
 
Sexta Casa: chicoaze miquiztli 'seis muerte' 
 
Inicio: 18:43 del miércoles 14 de julio de 2004. Fin: 18:43 del jueves 15 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral chicoaze 'seis' tiene como identidad diurna a Mictlantecuihtli 
'protector de entre difunto', lo cual nos acerca a quienes ya nos 
abandonaron, también tiene como identidad nocturna a Chalchiuhtlicue 
'esmeralda su falda', lo cual nos hace limpiarnos, purificarnos, restaurar 
nuestra limpieza ética. Como ave, este numeral tiene la identidad de 
chicuahtli 'lechuza obsidiana'. 
 
  
 
El retorno miquiztli 'muerte' es del mictlanpa 'hacia entre difunto', el 
norte, rumbo del color blanco, del color negro, rumbo de Tezcatl ipoca 
'espejo su esplender', nuestro instinto de espacio, nuestro sentido de la 
vista, que se manifiesta como nuestras convicciones éticas. Es rumbo 
masculino, por lo cual somos emprendedores, actuantes. Por ser Miquiztli 
'muerte' somos dados a cerrar ciclos, para propiciar que se abran nuevos. 
También somos Tecziztecatl 'de entre caracoles marinos', lo cual nos hace 
adaptables a los ciclos, algo que se refuerza por además ser Metztli 'luna'. 
 
  
 
La dualidad chicoaze miquiztli 'seis muerte' nos trae a la mente a nuestros 
difuntos, a su legado, a fin de protegerlo, de revitalizarlo, para abrirle 
nuevos ciclos. Esta sexta «casa» nos trae como identidad nocturna a 
Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', que refuerza nuestro deseo de 
purificarnos, de limpiarnos. 
 
  
 
 síntesis: El retorno chicoaze miquiztli 'seis muerte' está lleno de 
nostalgia de recuerdo de nuestros difuntos, lo cual nos hace sentir deseos 
de despedirnos de ellos, para renovarnos. 
 
  
 
Séptima Casa: chicome mazatl 'siete venada' 
 
Inicio: 18:43 del jueves 15 de julio de 2004. Fin: 18:43 del viernes 16 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral chicome 'siete' tiene como identidad diurna a Zenteötl 'fuerza 
armonizante que unifica', se la identifica con el maíz, con su fuerza 
unificante, como identidad nocturna tiene a Tlazolteötl 'fuerza armonizante 
de la basura', lo cual propicia sueños reveladores de renovación, de 
rompimiento con lo que ya no tiene sulución. El volante presente es 
tizapapalotl 'mariposa blanca'. 
 
  
 
El retorno mazatl 'venada' es del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el 
poniente, el rumbo del color tlatlauhqui 'rojo', el rumbo de Xipeh totec 
'dueño de sexo, nuestro protector', lo que nos vuelve aptos para contraer 
nupcias. Es rumbo femenino, por lo cual somos receptivos. Al ser mazatl 
'venada' somos muy perceptivos de nuestro entorno, del clima, una gran 
sensibilidad para nuestro entorno. Al también ser Tlaloc 'líquido fecundador 
de la tierra' propiciamos de que los demás expresen con palabras su sentir. 
 
  
 
La dualidad chicome mazatl 'siete venada' nos llena de una gran 
perceptividad para descubrir la fuerza armonizante que unifica y así 
renovarnos, para influir positivamente en todo lo vivo. Esta séptima «casa» 
nos trae la identidad interna de Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la 
basura', con lo cual reforzamos nuestra intención de revitalizarnos a través 
del crecimiento ético. 
 
  
 
 síntesis: en el retorno chicome mazatl 'siete venada' nos imbuimos de 
fuerza armonizante para unir, esto a través del abandono de comportamientos 
caducos, conductas conflictivas. 
 
  
 
Octava Casa: chicoyei tochtli 'ocho conejo' 
 
Inicio: 18:43 del viernes 16 de julio de 2004. Fin: 18:43 del sábado 17 de 
2004.  
 
  
 
El numeral chicoyei 'ocho' tiene como identidad diurna a Tlaloc 'licor 
fecundador de la tierra', lo cual nos hace propiciar en los demás la 
expresión de sus ideas, también tiene la identidad nocturna de Tepeyollohtli 
'corazón de montaña', lo cual nos hace buscar la introspección, nos hace 
desear descubrir nuestro pensar más profundo sobre lo que nos ocurre en este 
tiempo. Está presente itzcuauhtli 'aguila obsidiana', el ave identificada 
con nación: Anáhuac. 
 
  
 
El retorno tochtli 'conejo' es del huitztlanpa 'hacia entre espina', el sur, 
rumbo del color azul, rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', nuestra 
voluntad logradora, manifestación colidiana de nuestro instinto de tiempo. 
Es rumbo masculino, por lo que somos emprededores, activos. Por ser tochtli 
'conejo' actuamos de manera un tanto impredecible, pero siempre nutriendo a 
los demás, ya que también somos la madre nutricia Meyahuel 'fuente sagrada'. 
 
  
 
La dualidad chicoyei tochtli 'ocho conejo' es un día que nos hace ser 
fecundantes de las ideas de los demás, para que puedan ser expresadas, para 
que se conviertan en palabras, es un retorno en el cual pueden ocurrir cosas 
inesperadas, incluso insospechadas. En esta octava «casa» nos llega 
Tepeyollohtli 'corazón de montaña' como identidad nocturna, con lo cual es 
de esperar sueños que nos descubran nuestro sentir profundo respecto a lo 
que ocurre en nuestro entorno. 
 
  
 
 síntesis: en el retorno chicoyei tochtli 'ocho conejo' es un ciclo día 
noche en el cual nos ocurren cosas inesperadas, pero que nos permiten 
fecundar las ideas de quienes nos rodean para ser expresadas. 
 
  
 
Novena Casa: chiconahui atl 'nueve agua' 
 
Inicio: 18:43 del sábado 17 de julio de 2004. Fin: 18:43 del domingo 18 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral chiconahui 'nueve' nos ofrece la identidad diurna de 
Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestra pertenencia colectiva, lo cual nos 
hace solidarizarnos con quienes conviven con nosotros en este ciclo día 
noche, también nos trae la identidad nocturna de Tlaloc 'licor fecundante de 
la tierra', lo cual nos hace propiciar que los demás expresen sus ideas. El 
ave presente es chalchiuhtotolin 'totola preciosa', que nos hace sentir 
deseos de esfuerzo personal, en busca de merecimiento. 
 
  
 
El retorno atl 'agua' pertenece al tlahuilcopa 'hacia entre luz', el 
oriente, rumbo del color amarillo, rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo 
precioso', nuestro instinto de pervivencia manifestado como pertenencia 
colectiva. Es rumbo femenino, por lo cual nos manifestamos receptivos, 
atentos a cualquier solicitud de quienes nos rodean. Por ser atl 'agua', nos 
mostramos muy adaptables, muy dispuestos a llevarnos los errores de los 
demás, así como el agua de nuestra orina se lleva las toxinas que filtró 
nuestro riñón. Por también ser Xiuhtecuihtli Tletl 'fuego protector de 
hierba', somos como el calor que permite que en nuestro entorno se 
fortalezcan las ideas que ya germinaron en nuestro semejantes. 
 
  
 
La dualidad chiconahui atl 'nueve agua' nos genera sentimientos de lealtad, 
de solidaridad con nuestros semejantes, lo cual se manifiesta como confianza 
para expresar pensamientos ocultos, somos muy adaptables a quienes nos 
rodean. En esta novena «casa» tenemos la identidad interna de Tlaloc 'licor 
fecundante de la tierra', esto nos hace propiciar lo vivo, nutrir a quienes 
nos rodean, para que puedan expresarse. 
 
  
 
 síntesis: el ilhuitl 'retorno' chiconahui atl 'nueve agua' nos volvemos 
solidarios, leales con quienes conviven con nosotros, nos esforzamos por 
servir a nuestros semejantes. 
 
  
 
Decima Casa: mahtlactli itzcuintli 'diez perro' 
 
Inicio: 18:43 del domingo 18 de julio de 2004. Fin: 18:43 del lunes 19 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral mahtlactli 'diez' tiene únicamente compañero diurno, es Tezcatl 
ipoca 'espejo su esplender', corresponde a la osa menor, que pierde una 
estrella en alguna época del año, esto propicia nuestro comprtamiento 
apegado a la ética. El ave presente es tecolotl 'buho'. 
 
  
 
El retorno itzcuintli 'perro' nos llega con el mictlanpa 'hacia entre 
difunto', el norte, rumbo del color negro, del color blanco, rumbo en que se 
manifiesta Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestro instinto de espacio 
que nos hace asumir nuestra conciencia ética, por lo que este día nuestro 
comportamiento se hace apegado a la ética. Es rumbo masculino, por lo que 
somos emprendedores. Por ser itzcuintli 'perro' nos mostramos amigables, 
dispuestos a hacer favores. Por también ser Mictlantecuihtli 'protector de 
entre difunto' y Mictlanzihuatl 'señora entre difunto', tenemos cerca a 
nuestros difuntos, lo cual suele manifestarse en forma de sueños reveladores 
de soluciones a problemas cotidianos. 
 
  
 
La dualidad mahtlactli itzcuintli 'diez perro' nos trae identidad ética, 
sentimos necesidad expresar a nuestros amigos la lealtad sustentada por 
nuestro respeto a lo vivo, a lo cierto, a lo ajeno, a lo débil y a lo 
armonioso. Esta décima «casa» nos trae la identidad nocturna de Huehueteötl 
'pupila antigua', el fuego, lo cual nos hace protectores de lo que se 
inicia.  
 
  
 
 síntesis: el retorno mahtlactli itzcuintli 'diez perro' nos hace sentir la 
necesidad de actuar con estricto apego a la ética en todo lo que tiene que 
ver con nuestros amigos. 
 
  
 
Undécima Casa: mahtlactlihuan ze ozomahtli 'once mona' 
 
Inicio: 18:43 del lunes 19 de julio de 2004. Fin: 18:43 del martes 20 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral mahtlactlihuan ze 'once' tiene como identidad diurna a 
Yohualtecuihtli 'protector nocturno', las tres estrellas que forman el palo 
horizontal del mamalhuaztli 'intrumento de hacer fuego', que corresponde al 
cinturón de la constelación de Orión en el pensar europeo, esto nos hace 
protectores durante la noche, cuando recibimos la energía de estas 
estrellas. El ave es el alotl 'guacamaya roja'. 
 
  
 
El retorno ozomahtli 'mona' nos trae el zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el 
poniente, rumbo del color tlatlauhqui 'rojo', rumbo de nuestro arquetipo 
Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', que nos incita a buscar el 
placer, que nos hace madurar nuestra nupcialidad, lo que nos hace aptos para 
contraer nupcias. Este día es femenino, por el rumbo, lo cual nos hace ser 
receptivos, acogedores de las propuestas de otros. Por ser ozomahtli 'mona', 
en este día somos alegres, amigable, sensuales. Por también ser Xöchipilli 
'hijo florido' y Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', manifestamos una 
actitud muy propicia para unir todo de manera hermosa. 
 
  
 
La dualidad mahtlactlihuan ze ozomahtli 'once mona' nos hace comportarnos de 
manera informal, aunque siempre buscando la protección de lo que está en 
nuestro entorno. En esta undécima «casa» asumimos la identidad nocturna de 
Itztli 'obsidiana', una manifestación de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', 
nuestra conciencia ética, por lo cual nos nace cortar con aquellos 
comportamientos que nos desvía de nuestra corrección ética. 
 
  
 
 síntesis: En este ilhuitl 'retorno' nos nace ser protectores, cortando de 
nuestro comportamiento aquello que nos impide gozar de la vida protegiendo a 
quienes conviven con nosotros. 
 
  
 
Decimosegunda Casa: mahtlactlihuan ome malinalli 'doce esparto' 
 
Inicio: 18:43 del martes 20 de julio de 2004. Fin: 18:43 del miércoles 21 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral mahtlactlihuan ome 'doce' llega con la identidad diurna de 
Tlahuizcalpantecuihtli 'protector de la alborada', Venus como lucero de la 
mañana, lo cual nos hace adelantarnos a los acontecimientos, percibimos las 
cosas antes de que se presente completamente. No hay compañero nocturno. El 
ave presente es Quetzaltototl 'pajaro precioso', el quetzal, un ave que no 
tolera el cautiverio, por lo cual somos muy dados a ejercer nuestro libre 
albedrío.  
 
  
 
El retorno malinalli 'esparto' es del huitztlanpa 'hacia entre espina', el 
sur, rumbo del color azul, rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', 
nuestro instinto de tiempo que nos permite actuar oportunamente para lograr 
eso que deseamos. Es un día de rumbo masculino, lo cual nos hace ser 
activos, emprendedores. Por ser malinalli 'esparto', somos dados a cambiar 
nuestra palabra, a cambiar de pensamiento. Al también ser Pahtecatl 'de 
entre planta sanadora' manifestamos una capacidad de sanación para quienes 
conviven con nosotros en este retorno día noche. 
 
  
 
La dualidad mahtlactlihuan ome malinalli 'doce esparto' nos hace ver 
oportunamente los cambios que necesitamos hacer, a fin de sanar lo que está 
mal. Esta duodécima «casa» asumimos la identidad nocturna de Piltzinteötl 
'pupila niño precioso', el sol naciente, lo cual nos permite influir en los 
demás para que descubran el colorido de su entorno. 
 
  
 
 síntesis: en este retorno nos adelantamos a los acontecimientos al percibir 
aquello que hay que cambiar, aquello que hay que corregir para disfrutar 
trabajando para la abundancia. 
 
  
 
Decimotercera Casa: mahtlactlihuan yei acatl 'trece cañavera' 
 
Inicio: 18:43 del miércoles 21 de juulio de 2004. Fin: 18:43 del jueves 22 
de julio de 2004.  
 
  
 
El numeral mahtlactlihuan yei 'trece' tiene sólo identidad diurna, que es 
Zitlalin icue 'estrella su falda', que es la fuerza femenina de las 
estrellas que forman el universo, esto nos inspira una gran fuerza 
engendradora para nuestros proyectos. El ave presente es toznenetl, que los 
españoles llamaron "loro pequeño", y que en el Códice Borbónico aparece de 
color amarillo.  
 
  
 
El retorno acatl 'cañavera' pertenece al tlahuilcopa 'hacia la luz', el 
oriente, el rumbo del color amarillo, el rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo 
precioso', nuestro instinto de pervivencia que nos hace sentir la necesidad 
de pertenencia colectiva. Es día es de rumbo femenino, lo que nos hace 
receptivos ante los demás. Por ser acatl 'cañavera' manifestamos una gran 
necesidad de descubrir como son las cosas, de investigar aquello que 
desconocemos. Por también ser Tezcatl ipoca 'espejo su resplandor' 
necesitamos actuar de acuerdo a nuestras convicciones éticas más fuertes. 
 
  
 
La dualidad mahtlactlihuan yei acatl 'trece cañavera' nos da fuerza 
femenina, una gran receptividad, para descubrir todo aquello que nos 
interesa descubrir. Esta última «casa» nos hace asumir la identidad nocturna 
de Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', con lo cual nos volvemos 
inspiradores de unidad. 
 
  
 
 síntesis: Este retorno nos hace asumir la fuerza femenina del universo para 
descubrir todo aquello que nos hace asumir la lealtad que unifica a través 
de nuestro comportamiento apegado a la ética. 
 
  
 
ome ozelotl: in ic ontetl machiyotl 
 
'uno ocelote: el segundo signo' 
 
Es el segundo trecenario, masculino, del rumbo del norte, rumbo de Tezcatl 
ipoca 'espejo su esplender', nuestra conciencia ética, manifestación de 
nuestro «yo cuerpo», de nuestro instinto de espacio. Las trece «casas» está 
presente Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro sentido de pertenencia 
colectiva, del unirnos a otros en la acción, de actuar siempre con lealtad. 
Este tercenario protege el movimiento, ya que la cuarta «casa» es olin 
'movida', la palabra es para proteger el florecimiento de lo que se hace, ya 
que la novena «casa» pertenece a Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', es un 
trecenario para culminar exitosamente lo que se hace, ya que la séptima 
«casa» es xöchitl 'flor'. Es un trecenario para descubrir nuestra identidad 
interna, ya que en la última casa, mahtlactlihuan yei miquiztli 'trece 
muerte', tiene como acompañante interno a Tepeyollohtli 'corazón de 
montaña', lo cual nos impele a descubrir nuestra identidad esencial. 
 
  
 
Primera Casa: ze ozelotl 'uno ocelote' 
 
Inicio: 18:43 del jueves 22 de julio de 2004. Fin: 18:43 del viernes 23 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral ze 'uno' trae al fuego como identidad diurna y nocturna, en 
efecto, el acompañante diurno de este numeral es Xiuhtecuihtli Tletl 'fuego 
protector de hierba' y el acompañante nocturno es Huehueteötl 'pupila 
antigua', el otro nombre del fuego, por lo cual nos llenamos de energía 
generadora, inspiradora de acciones nuevas. El ave presente con este numeral 
es nexhuitzilin 'colibrí cenizo'. 
 
  
 
El retorno ozelotl 'ocelote' pertenece al mictlanpa 'hacia entre difunto', 
el norte, rumbo del color blanco, del color negro, rumbo de Tezcatl ipoca 
'espejo su esplender', nuestro instinto de espacio, que al madurar nos hace 
asumir nuestra conciencia ética. Es rumbo masculino, por lo que actuamos de 
manera emprendedora. Por ser ozelotl 'ocelote' nuestro comportamiento es 
cauteloso, nuestros movimientos son pausados, no mostramos claramente lo que 
buscamos. Por también ser Tlazolteötl 'fuerza armonizante de basura' nos 
interesa aún más renovar aquello que ya fue desechado. 
 
  
 
La dualidad ze ozelotl 'uno ocelote' es un ciclo día noche para emprender 
acciones que requieren mucha cautela, mucha capacidad de renovación. En esta 
primera «casa», como identidad nocturna. está presente Mictlantecuihtli 
'protector de entre difunto', lo cual nos hace respetar aquello que 
recibimos como herencia, como patrimonio de nuestros difuntos. 
 
  
 
 síntesis: en este ilhuitl 'retorno' ze ozelotl 'uno ocelote' nos hace 
emprendedores cautelosos de acciones que llevarán a la unión colectiva, a la 
lealtad con nuestros semejantes. 
 
  
 
Segunda Casa: ome cuauhtli 'dos águila' 
 
Inicio: 18:43 del viernes 23 de julio de 2004. Fin: 18:43 del sábado 24 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral ome 'dos' tiene como identidad diurna a Tlaltecuihtli 'protector 
terrenal', lo cual nos hace fuertes, somos apoyo de los demás, la identidad 
nocturna de este numeral es Itztli 'obsidiana', lo cual nos hace penetrantes 
como navaja de obsidiana y cortantes de todo aquello que no es ético. Como 
ave está presente quetzalhuitzilin 'colibrí precioso'. 
 
  
 
El retorno cuauhtli 'águila' llega con el rumbo zihuatlanpa 'hacia entre 
mujer', el poniente, rumbo del tlatlauhqui 'rojo', rumbo de Xipeh Totec 
'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer que, cuando 
ya maduró, se manifiesta como nuestra nupcialidad, es decir, nuestra aptitud 
para contraer nupcias. Es rumbo femenino, por lo que somos acogedores de las 
propuestas de otros. Por ser cuauhtli 'águila', en este retorno día noche 
nos ubicamos en una perspectiva muy elevada en cada asunto que conocemos, 
dicho de otra manera, volamos muy alto. También tenemos una visión muy 
aguda, descubriendo cosas que no habíamos sospechado siquiera. Como segunda 
identidad del águila está presente también Xipeh Totec 'dueño de sexo, 
nuestro protector', lo cual nos hace disfrutar aquello que hacemos. 
 
  
 
La dualidad ome cuauhtli 'dos águila' nos da fuerza para cortar aquello que 
no corresponde a la ética, para ver desde lo alto nuestras acciones, para 
disfrutar de lo que hacemos. En esta segunda «casa» asumimos la identidad 
nocturna de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', lo cual nos hace 
autopurificarnos como lo hace el agua de los ríos mientras corre hacia el 
mar.  
 
  
 
 síntesis: en este ilhuitl 'retorno' ome cuauhtli 'dos águila' nos da fuerza 
cósmica para cortar lo que nos impide superarnos éticamente, renovarnos 
internamente.  
 
  
 
Tercera Casa: yei cozcacuauhtli 'tres quebrantahuesos' 
 
Inicio: 18:43 del sábado 24 de julio de 2004. Fin: 18:43 del domingo 25 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral yei 'tres' siempre nos aporta la identidad diurna de 
Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', el agua horizontal que renueva su 
pureza al moverse, como identidad nocturna nos hace Piltzinteötl 'pupila 
niño amado', imagen del sol naciente, el que nos descubre cada día la 
belleza del colorido de nuestro entorno. Como ave está presente el cuixin, 
que los frailes identificaron con el milano europeo. 
 
  
 
El retorno cozcacuauhtli 'quebrantahuesos' es del huitztlanpa 'hacia entre 
espina', el sur, rumbo del color texohtic 'azul', rumbo de Huitzilopochtli 
'zurdo colibrizado', nuestra voluntad logradora de nuestros deseos, 
manifestación madura de nuestro instinto de tiempo. Es rumbo masculino, por 
lo cual este día nos atrae ser impetuosos, emprendedores. Por ser 
cozcacuauhtli 'águila de collar', en castellano "quebrantahuesos", nos 
interesa llegar al meollo de los asuntos que nos ocupan este ciclo día 
noche, "sorber la médula", no sólo "roer los huesos". Por también ser 
Itzpapalotl 'mariposa de obsidiana', durante la noche recibimos energía de 
esta constelación, llamada Orión por los europeos 
 
  
 
La dualidad yei cozcacuauhtli 'tres quebrantahuesos' es muy propicia para 
renovarnos éticamente, para descubrir la esencia de los problemas de 
comportamiento. En esta tercera «casa» somos internamente Tlazolteötl 
'fuerza armonizante de la basura', identidad que nos impele a superar todo 
aquello que nos aparta de un comportamiento ético irrestricto. 
 
  
 
 síntesis: el retorno yei cozcacuauhtli 'tres quebrantahueso' nos inspira 
para renovarnos éticamente, para ver nuestro entorno de manera clara, para 
descubrir nuestro camino secreto. 
 
  
 
Cuarta Casa: nahui olin 'cuatro movida' 
 
Inicio: 18:43 del domingo 25 de julio de 2004. Fin: 18:43 del lunes 26 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral nahui 'cuatro' nos trae como identidad diurna a Tonatiuh 'va 
irradiando', nombre nahua del sol, lo cual nos convierte en protectores, y 
como identidad nocturna a Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', lo cual 
nos hace propiciadores de la unidad con quienes convivimos en este día. El 
ave presente con este numeral es zolin, al parecer con significado de 
'sangrado', misma que era descabezada en ciertas ceremonias, ave a la cual 
los frailes llamaron igual que el ave europea codorniz. 
 
  
 
El retorno olin 'movida' es del rumbo tlahuilcopa 'hacia luz', el oriente, 
el rumbo del coztic 'amarillo', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', 
nuestro instinto de pervivencia que al madurar entre los 12 y los 18 años se 
manifiesta como sentimiento de pertenencia colectiva, de solidaridad con 
nuestros congéneres. Por ser rumbo femenino, se refuerza esta solidaridad 
con nuestros congéners, ya que somos receptivos ante los demás. Por ser olin 
'movida' somos muy activos para cumplir con nuestro trabajo, tal como hace 
el sol en su recorrido diario: no se detiente hasta completar el día. 
También somos xolotl 'acompañante', por lo cual se fortalece aún más nuestra 
solidaridad con los demás. 
 
  
 
La dualidad nahui olin 'cuatro movida' nos hace ser protectores de aquello 
que cambia, lo que nos hace cambiar de residencia, lo que nos hace cambiar 
internamente, renovarnos, renacer. Por ser la cuarta «casa» asumimos como 
identidad nocturna a Tepeyollohtli 'corazón de montaña', por lo que nos 
encerramos en nosostros mismos, a fin de descubrir nuestro sentir más 
profundo respecto a lo que nos interesa en la vida como meta última. 
 
  
 
 síntesis: En este retorno nahui olin 'cuatro movida' nos impulsa a cambiar 
en el espacio y en el tiempo, a renovarnos, a renacer, a descubrir nuestra 
verdad interna.  
 
  
 
Quinta Casa: macuilli tecpatl 'cinco pedernal' 
 
Inicio: 18:43 del lunes 26 de julio de 2004. Fin: 18:43 del martes 27 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral maculli 'cinco' nos hace asumir como identidad externa a 
Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la basura', con lo que sentimos deseos de 
renovar lo desgastado, lo que fue desechado, como identidad interna somos 
Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', lo cual nos trae la presencia 
de nuestros difuntos, de seres queridos ya fallecidos. Como ave está 
presente cacalotl, ave pequeña de color negro. 
 
  
 
El retorno tecpatl 'cuchillo de pedernal' es del mictlanpa 'hacia entre 
difunto', el norte, el rumbo del color yayauhqui 'obscuro', rumbo de Tezcatl 
ipoca 'espejo su esplender', nuestra identidad ética, manifestación madura 
de nuestro instinto de espacio, de nuestro «yo cuerpo», es rumbo masculino, 
por lo que somos emprendedores, actuantes. Por ser tecpatl 'cuchillo de 
pedernal' nos comportamos de manera penetrante, analítica, un tanto fría. 
Por también ser chalchiuhtotolin 'totola preciosa', como identidad alterna 
de tecpatl 'pedernal, se refuerza nuestro espíritu de entrega, de 
autosacrficio para lograr nuestros propósitos. 
 
  
 
La dualidad macuilli tecpatl 'cinco pedernal' nos hace sentir deseos de 
renovación de la herencia que nos legaron nuestros ancestros, por lo cual 
estamos dispuestos a cortar todo aquello que nos lo impida, incluso nuestro 
lugar de residencia. Esta quinta «casa», internamente, somos Tlaloc 'licor 
fecundante de la tierra', lo cual nos hace inspirar a los demás para 
expresar su pensamiento. 
 
  
 
 síntesis: el retorno macuilli tecpatl 'cinco pedernal' nos hace 
emprendedores de acciones que nos llevarán a la renovación interna, al 
merecimiento de recibir el legado de nuestros ancestros. 
 
  
 
Sexta Casa: chicoaze quiyahuitl 'seis lluvia' 
 
Inicio: 18:43 del martes 27 de julio de 2004. Fin: 18:43 del miércoles 28 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral chicoaze 'seis' tiene como identidad diurna a Mictlantecuihtli 
'protector de entre difunto', lo cual nos acerca a quienes ya nos 
abandonaron, también tiene como identidad nocturna a Chalchiuhtlicue 
'esmeralda su falda', lo cual nos hace limpiarnos, purificarnos, restaurar 
nuestra limpieza ética. Como ave, este numeral tiene la identidad de 
chicuahtli 'lechuza obsidiana'. 
 
  
 
El retorno quiyahuitl 'lluvia' pertenece al zihuatlanpa 'hacia entre mujer', 
el poniente, rumbo del color tlatlauhqui 'rojo', rumbo de Xipeh Totec 'dueño 
de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestro «yo eros», 
mismo que al madurar nos hace aptos para contraer nupcias. Es rumbo 
femenino, por lo cual somos receptivos, acogedores. Al ser quiyahuitl 
'lluvia', somos refrescantes, cambiantes de carácter, imaginativos. Por 
también ser Tonatiuh 'va calentando', el sol, somos protectores de quienes 
conviven con nosotros en nuestro entorno. 
 
  
 
La dualidad chicoaze quiyahuitl 'seis lluvia' nos aporta la cercanía de 
nuestros abuelos, de su legado, para trabajar internamente a fin de merecer 
heredarlo. Esta sexta «casa» nos trae como identidad nocturna a Huehueteötl 
'pupila antigua', el fuego que generó el universo, lo cual nos hace renovar 
nuestro vivir.  
 
  
 
 síntesis: El retorno chicoaze quiyahuitl 'seis lluvia' es para acercarnos a 
nuestros difuntos, a través del trabajo de merecimiento, de renovación 
interna, para un nuevo inicio. 
 
  
 
Séptima Casa: chicome xöchitl 'siete flor' 
 
Inicio: 18:43 del miércoles 28 de julio de 2004. Fin: 18:43 del jueves 29 de 
julio de 2004.  
 
  
 
El numeral chicome 'siete' tiene como identidad diurna a Zenteötl 'fuerza 
armonizante que unifica', se la identifica con el maíz, con su fuerza 
unificante, como identidad nocturna tiene a Tlazolteötl 'fuerza armonizante 
de la basura', lo cual propicia sueños reveladores de renovación, de 
rompimiento con lo que ya no tiene sulución. El volante presente es 
tizapapalotl 'mariposa blanca'. 
 
  
 
El retorno xöchitl 'flor' es del huitztlanpa 'hacia entre espina', el sur, 
rumbo del xoxouhqui 'azul', de Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', nuestra 
voluntad logradora, nuestro instinto de tiempo. Rumbo masculino, lo cual nos 
hace ser pertinaces, actuantes para lograr lo que queremos. Por ser xöchitl 
'flor', en este día sentimos inspiración para completar hermosamente aquello 
que está en curso, Por también ser Xöchiquetzalli 'perciosidad florida' 
disfrutamos de nuestro entorno, estamos prontos a descubrir la belleza que 
nos rodea.  
 
  
 
La dualidad chicome xöchitl 'siete flor' nos hace florecer en la unidad, en 
la renovación interna de nuestra ética, de nuestras convicciones más 
profundas. Esta séptima «casa» nos trae la identidad interna de Itztli 
'obsidiana', una manfestación de nuestra conciencia ética, lo cual nos hace 
cortar con aquello que nos aparta de la ética. 
 
  
 
 síntesis: en el retorno chicome xöchitl 'siete flor' nos hace florecer 
unificando todo aquello que nos lleva a renovarnos éticamente, cortando lo 
que nos lo impide.  
 
  
 
  
 
  
 
  
 
 
 
 
* En el horario de verano corresponde a las 19:43 
 
 
 
http://mx.groups.yahoo.com/group/casameshico/  
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
 
          !! LLUVIA DE MILLONES EN LA PEÑA DE PRIMITIVA !! 
 
    El pasado miércoles 7 de Abril, 50 de nuestros abonados de 
  PrimiSistema100, se repartieron el MAXIMO PREMIO DE LA BONOLOTO. 
 
  Hasta ahora, nuestra Peña de Primitiva ha repartido un total de 
 
                    !!!  2,430,555 Euros !!! 
  
   Apúntese ahora y cace los millones. Visítenos sin compromiso. 
 
Haz clic aqui -> http://elistas.net/ml/140/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~