Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 678 al 717 
AsuntoAutor
17 SET // DIA DE L Malena S
LLAMADO A LA REALI Alejandr
MENSAJE DE PAZ PAR Ruben Pe
Re: Libro de la Vi federico
Swami en Argentina Ricardo
OREMOS JUNTOS / S Ricardo
Ley Chihuahua Vs. Ricardo
MENSAJE DE AMOR Y Ricardo
Fondo de solidarid Ricardo
FW: Por la Paz en Ricardo
FW: FOCUS, no perd Ricardo
Que podemos hacer? Ricardo
Fwd: RV: Dia Inter Thammy A
Taller de Astrolog Ricardo
Fw: ERKS Ami
Fw: erks Ami
paz universal Ruben Pe
Re: RV: (LA COMUNI Ruben Pe
LUNA NUEVA DEL 17 Ricardo
ES HORA (POR FAVOR Ricardo
Saludos otra vez d Ricardo
RV: Dia Internacio Zoraida
Re: Vida Verdadera federico
FW: Hermandad. Ricardo
FW: ¡Siete Nacione Ricardo
Taller de Lenguaje Ricardo
Sheldan Nidle Live Ricardo
FW: Saludos otra v Ricardo
Alerta sobre el ma Ricardo
Del diario Clarín Tai
Gracias ERKS!!!! Luciana
LUCHA CONTRA EL TE Ruben Pe
Fw: LO QUE DEBEMOS Jose Wil
FW: Activacion Vor Ricardo
RE: Del diario Cla Arce, Al
CNN Infundir temor Leonardo
De la Filosofia GA Thammy A
Carta de Drunvalo Thammy A
Canalizacion Coman Diana Pe
idea de 'Marcha Bl Ricardo
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2600     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Re: [redanahuak] Libro de la Vida Verdadera/Tercer Testamento
Fecha:Jueves, 13 de Septiembre, 2001  21:46:39 (-0700)
Autor:federico rodriguez <macromarketing.mex @.....com>

 
PRUEBAS, DOLOR, PURIFICACION
La vida en la tierra siempre ha sido de prueba y de expiación para el hombre;
mas nunca había estado este camino de evolución tan lleno de dolor como ahora,
nunca había estado el cáliz tan lleno de amargura. (V-115: 35)

En estos tiempos, no esperan los hombres la edad madura para enfrentarse a la
lucha; cuántas criaturas ya conocen desde su niñez los desengaños, el yugo, los
azotes, los tropiezos y fracasos. Puedo deciros aún más; en estos tiempos el
dolor del hombre comienza antes de nacer, es decir, desde el seno de su madre.
(V-115: 35)

En este tiempo, grandes pruebas afligen a la humanidad. De todos los lugares del
mundo se eleva el  llanto; es que han venido los espíritus a la tierra a recoger
el fruto de lo que en otro tiempo sembraron,  porque nadie escapa a mi justicia.
Dejaría de ser perfecto, si no os la mostrara, si no os dejase cosechar el fruto
de vuestras obras. (VII-180-84)

La misión que lleváis, os la he dado conforme a vuestra capacidad y fortaleza;
sólo necesitáis comprenderla y amarla. Orad cada día para que recibáis la luz
necesaria para vuestros trabajos; después, permaneced preparados, atentos, para
que podáis oír las voces de los que os llaman, de los que os solicitan, y también
para que sepáis hacer frente a las pruebas. Cada día de vuestra existencia, es
una página del libro, que cada uno de vosotros está escribiendo. Cada día está
señalado con una prueba y cada prueba tiene un significado y una razón. 
(V-120.41

Tened la certeza de que quienes más sufren en este tiempo, es porque antes
bebieron hasta el fondo en la copa del placer, de las satisfacciones humanas y de
la gloria del mundo, con lo que se alejaron de la senda espiritual y se
mancharon. (IX-272.23)

Mas si queréis evitar pasar por el dolor o apurar el cáliz de amargura, podéis
lograrlo saldando vuestra deuda con arrepentimiento, con buenas obras, con todo
lo que vuestra conciencia os diga que debéis hacer. Así saldaréis alguna deuda de
amor, devolveréis una honra, una vida o la paz, la salud, la alegría o el pan,
que alguna vez hubiéseis robado a vuestros hermanos (I-16.54)

Cumplid vuestro destino; no queráis retornar a Mí sin antes haber recorrído el
camino que os señalé, porque tendríais el dolor de contemplar manchas en vuestro
espíritu que él no alcanzó a lavar, porque no llegó hasta el fin de su
restitución. Las reencarnaciones han pasado sobre vosotros y muchos no habéis
estimado la gracia infinita y el amor que con ellas os ha concedido el Padre.
Mirad que mientras mayor sea el número de oportunidades, mayor será vuestra
responsabilidad y si estas oportunidades no son aprovechadas, en cada una irá en
aumento la restitución y la justicia; ese es el fardo cuyo peso insoportable
muchos seres no se explican y sólo mi Doctrina os puede revelar. (III-67.46)

Sosegad el corazón y despejad el entendimiento para  que comprendáis lo que voy
a deciros, pequeños párvulos de la vida: cuando volváis a sentir que el dolor
penetra en vuestro corazón, Aislaos    unos momentos de cuanto os rodea y quedaos
a solas. Ahí, en la intimidad de vuestra alcoba, conversad con vuestro espíritu,
tomad vuestro dolor y escudriñadlo como cuando tomáis en la mano  algún objeto
para estudiarlo. Así  examinad vuestra pena, ved de donde proviene y por qué ha
llegado; escuchad la voz de vuestra conciencia y en verdad os digo que de aquella
meditación extraeréis un tesoro de luz y de paz para vuestro corazón. (X-286.27)

Las pruebas que encontráis en vuestro paso, no las ha puesto la casualidad, os
las he enviado para que hagáis méritos. La hoja del árbol no se mueve sin mi
voluntad y lo mismo estoy en las grandes que en las pequeñas obras de la
creación, velad y orad para que lleguéis a comprender cuál es el fruto que debéis
recoger de cada prueba para que sea más breve vuestra expiación. Tomad con amor
vuestra cruz y haré que llevéis con paciencia vuestra restitución. (I-25.6)



2

Si las pruebas de la vida las atribuís al acaso, difícilmente podréis
encontraros fuertes; mas si tenéis noción de lo que es expiación, de lo que es
justicia y restitución, en vuestra fe hallaréis elevación y conformidad para
vencer en las pruebas. (II-54.4)

No olvidéis que el mérito no consiste en sufrir, sino en saber sufrir con amor
hacia el Padre, con fe y paciencia, a fin de extraer del sufrimiento el mayor
provecho y las más profundas lecciones. Si en vuestras pruebas no hubiese amor
hacia la voluntad de vuestro Padre, no habréis hecho méritos ante Mí, no habréis
sabido aprovechar la oportunidad de elevaros un poco más y por lo tanto, tendréis
que volver a pasar por aquella prueba que es necesaria a vuestro espíritu. otra
sería vuestra vida si en vez de arrastrar penosamente vuestra cruz, avanzaseis
por el sendero bendiciendo vuestro dolor, pues al instante, sentiríais como si
una mano invisible llegara hasta vosotros para apartar de vuestros labios el
cáliz de amargura. (X-308.9)

No es que Yo os diga que es el dolor lo que debéis amar, no, es la paz, es la
dicha, es la luz la que debéis amar, pero ya que el dolor, como resultado de
vuestras imperfecciones ha llegado a vuestros labios como un cáliz de redención,
apuradlo con paciencia y bendecidlo, sabiendo que a través de él podréis
encontrar vuestra purificación, así como la revelación de muchas verdades. 
(X-308.14)

No blasfeméis contra el dolor; lo que debéis destruir es el pecado; el dolor
siempre os ha servido para deteneros en vuestra vertiginosa carrera hacia el
abismo. (III-56.30)

¡Cuánto bien hace el dolor en el espíritu, cuando ese cáliz es bebido con amor y
paciencia! (IX-258.55)

Sois como arbustos, que a veces tienen ramas tan secas y enfermas, que necesitan
del corte doloroso de la poda, para apartar vuestros males y haceros recobrar la
salud. Mi justicia de amor, al arrancar del árbol humano las ramas enfermas que
carcomen su corazón, lo eleva. Cuando a un hombre le va a ser cortado un miembro
de su cuerpo, gime, tiembla y se acobarda, aun sabiendo que es para apartar de él
lo que tiene enfermo, lo que está muerto y amenaza a lo que aún puede vivir.
También los rosales, cuando sufren el corte de la poda, vierten su savia como
lágrimas de dolor; pero luego, se cubrirán de más hermosas flores. Mi amor, en
forma infinitamente superior, corta el mal en el corazón de mis hijos, a veces
sacrificándome Yo mismo, Cuando los hombres me crucificaron, cubrí con mí dulzura
y mi perdón a mis verdugos y les di vida. En mis palabras y en mis silencios les
llené de luz, les defendí y les salvé. Así corto el mal, deteniéndolo con mi amor
y defendiendo y salvando al m
alhechor. Aquellos perdones fueron, son todavía y serán eternamente veneros de
redención. (IX-248.5)

 A veces esa poda llega hasta las mismas raíces para destruir los males que han
contaminado a vuestro espíritu. (I-21.53)

En vuestro corazón están impresas las señales de las tempestades que por él han
pasado; en vuestras plantas están frescas las huellas que en ellas han dejado los
cardos del camino, y en todo vuestro ser veo la fatiga de una vida que hoy
comprendéis que no puede ser la eterna. (III-56.16)

Largo ha sido el camino de pruebas para vuestro espíritu. Sois a semejanza de
los árboles milenarios que sueltan sus hojas secas al contacto de los vientos que
les azotan y los desnudan, para después cubrirse de nuevas hojas. Así cumple el
árbol la voluntad del Padre; así deberíais cumplir todos dejando que las pruebas
y lecciones que a través de la vida os da vuestro Padre, os despojasen de viejas
vestiduras, de impurezas y andrajos del espíritu, para surgir revestidos de
nuevas galas. (IX-258.56)



3

¿Os ha sacudido algunas veces el dolor? ¿Han crujido vuestras ramas, se han
desprendido las hojas secas y han caído de vuestro árbol los malos frutos? Yo os
digo que el bien que ha adquirido vuestro espíritu, no se compara con lo que más
valga en el mundo. (IX-258.60)

Os pongo ejemplos que en la Naturaleza miráis cada día, como el del árbol cuando
es azotado por el vendaval, porque la Naturaleza material es una manifestación
de. la Naturaleza divina, por lo tanto, en todo cuanto os rodea en esta vida,
podréis encontrar una    lección o una Revelación para vuestro espíritu.
(VIII-228.61)

No esperéis a que sean los furiosos vendavales los que os limpien de impurezas,
porque también podéis esperar la llegada de las estaciones para renovaros en
ellas, para purificaros y florecer. (IX-258.64)

Algunas ocasiones os he permitido que comprendáis el porqué de una prueba, en
otras no podéis encontrar el sentido de aquel toque de mi justicia y es que en la
Obra del Padre y en la vida de vuestro espíritu, existen misterios profundos que
la mente humana no alcanza a descifrar. (I-23.17)

Es penosa la senda y en este mundo  no se recoje el fruto de la siembra; pero en
verdad os digo, que en este tiempo de pruebas y de juicio, más vale un poco de
paz en el espíritu y un mendrugo de pan en vuestra mesa, que las galas o los
ricos manjares y aun los mismos tronos de los señores de la Tierra. Yo os penetro
en aquellos corazones, os digo que son como sepulcros y que sus labios llevan
amargura. (II-46.48)

Si creéis en mi palabra, debéis creer en la lección en que os dije: "La hoja del
árbol no se mueve sin la voluntad de Dios", entonces, podréis también creer que
la sabiduría de Dios todo lo ha dispuesto bien y que no puede haber sufrimiento
que no deje en el hombre una sabia lección. 
(X-286.35)

Uníos en pensamiento y orad por vuestros hermanos, Yo entenderé vuestras
súplicas y premiaré vuestros deseos. Aún sois débiles para olvidar vuestras penas
o preocupaciones para pensar en los demás. Yo os digo: Aceptad esas pruebas con
valor y confianza en vuestro Señor, ellas no se apartarán de vuestro paso ni se
resolverán con vuestra rebeldía o inconformidad. En cambio, con elevación
espiritual, con   fe, con serenidad, venceréis las más terribles pruebas. Cada
abrojo, cada abismo que salvéis, dejará en vuestro espíritu un destello de luz.
Quien sabe recibir con preparación sus pruebas, siente que sus momentos de dolor,
que para otros parecerían eternos, se acortan. (II-38.74)

Cuán menesterosos os sentís por momentos! Unos lloran y sin saber porqué, la
enfermedad persiste en ellos; otros, siendo padres, se preguntan por qué si han
velado por su familia y la han cultivado con amor, sólo frutos de incomprensión e
ingratitud reciben. Y las mujeres que han ido en pos de cariño y apoyo en la
Tierra, también se preguntan por qué en la vida no han podido calmar esa sed de
ternura. Los hermanos, llevando una misma sangre, se sienten distantes, no se
aman, ni se comprenden. Os preguntáis la causa de todo ésto, y no alcanzáis a
comprender porqué fracasa el bien ante vuestros ojos. Yo os digo: cuando el bien
de unos llegue a encontrar eco en los otros y su corazón se regocija por ello;
cuando las virtudes o valores espirituales hayan sido debidamente estimados,
entonces el hambre, la sed de justicia, de amor y de comprensión, se apartará del
corazón de la humanidad. (IV-101.49)

LA CAUSA DEL DOLOR

¡Grande es la expiación de los seres que en estos tiempos, vienen a la tierra!
Mas debéis pensar que todo el dolor que existe en el mundo, es obra de los
hombres. ¿Qué mayor perfección en mi justicia, al dejar que los mismos que
sembraron de espinos el camino de la vida, vengan ahora a recogerlos? (V-115.37)
4

¿De qué sirve que Yo os sane y aparte vuestro dolor, si no apartáis de vosotros
vuestros errores, pecados, vicios e imperfecciones? No es el dolor el origen de
vuestros males, sino de vuestros pecados. ¡He ahí el origen del dolor!. Combatid
el pecado, apartadlo de vosotros y seréis sanos, más éso a vosotros corresponde
hacerlo, Yo sólo os enseño y os ayudo. (I-8.55)

Cuando comprendáis vuestra falta de armonía con lo creado y con mis leyes, os
arrepentiréis de haberme culpado de vuestras vicisitudes y sabréis que fuisteis
vosotros los que creásteis el dolor. (V-112.5)

Discípulos, tomad mi palabra como una prueba más de mi amor por vosotros. Sentid
en vuestro cuerpo y espíritu mi bálsamo de curación; mas si vuestra conciencia
llega a deciros que ese dolor que lleváis es debido a vuestro pecado, expulsadlo
de vuestro ser, que en mi doctrina encontréis fuerzas para sobreponemos  la
debilidad de la materia. (V-128.51)


Abolid el dolor. La vida creada por Mí no es dolorosa; el sufrimiento proviene
de las desobediencias y faltas de los hijos de Dios. El dolor es propio de la
vida que los hombres en su disolución han creado. (V-134.57)

DIOS  NO CASTIGA

Hoy estáis cubiertos aún con el velo de la ignorancia, que en vuestro
materialismo terrestre y en vuestro fanatismo religioso, lleno de falsos temores
y prejuicios, no os habéis atrevido a rasgar; por eso; cuando llega una prueba a
vuestra vida y no le encontráis alguna causa clara, clamáis diciendo: Pero, ¿Qué
he hecho yo para que así se me castigue? Sin saber que a veces mi justicia tarde
siglos y hasta eras para llegar a un espíritu. Mi justicia siempre llega y aunque
en apariencia llegue tarde o fuera de tiempo, lo cierto es que se manifiesta
siempre en forma sabia. (XI-322.43)

No, no habéis sabido penetrar en la verdad, y es por eso que cuando él dolor
embarga vuestro corazón, os creéis victimas de una injusticia divina, y Yo os
digo que en Dios no puede existir ni la menor injusticia. (X-290.10)

Muchos creen amarme y servirme, mas cuando el dolor les sorprende, entonces se
preguntan confundidos: ¿Cómo es que amando a mi Padre, El permita que yo beba
este cáliz de amargura? No se han dado cuenta de que no sólo no me aman, sino que
también han dejado que sus pasiones y ambiciones por lo terrestre, sean para
ellos un culto que anteponen, sin darse cuenta, al culto que me deben ofrecer.
(V-118.22)

¡Cuántos hay que bajo el dolor de sus pruebas me han llamado el Dios imperfecto
e injusto, sin reconocer que el dolor que van recogiendo lo sembraron ellos
mismos y que sólo por él serán limpios y libres de su fardo! (III-57.68)

Esta es una    enseñanza   que debéis tener siempre presente, discípulos,
reconociendo que esa es la forma con la que podéis elevar la razón a la altura de
la conciencia, porque sólo la conciencia es la que conoce la realidad del
espíritu y la realidad humana. (X-286.30)

Ya veréis cómo al volver vuestro pensamiento hacia Mí para orar, me diréis:
Maestro, perdóname, la injusticia no existe en mi destino, yo soy el injusto,
conmigo mismo". (X-286.29)

Ved cuán distinta es la realidad de mi justicia, de aquella idea que os habíais
formado de vuestro Padre. (I-16.55)



5

No maldigáis las pruebas que os agobian a vosotros y a todo el género   humano,
no digáis que son castigo, ira o venganza de Dios, porque blasfemáis; os digo que
esas pruebas son precisamente las que están acercando a la humanidad al puerto,
de salvación. (VII-181.6)

Llamadles justicia, expiación o lecciones, y estaréis en lo cierto y en lo
justo. La ira y la venganza son pasiones, humanas, propias de seres distantes
todavía de la serenidad, de la armonía y de la perfección; no es justo que a mi
amor por vosotros, que es el que preside todas mis obras, le apliquéis el vulgar
nombre: de castigo o el nombre indigno de venganza  (VII-181.7)

Unos pronto llegan a esta comprensión, evitando con ello muchos sufrimientos,
otros son duros y tardíos para comprender, llegando hasta a blasfemar y a
renegar, aumentando con ello su cáliz de amargura. (X-285.9)

DE LOS SUICIDAS

Cuando el dolor llega a ser muy intenso entonces el hombre por más indiferente y
frío que se haya mostrado ante mi doctrina, se acuerda de Dios, vuelve sus ojos a
Mí en busca de mi caridad y en su desesperación eleva esta oración: "Señor, ¿por
qué no me concedéis lo que tanto os pido? Si no habéis de atender mi súplica,
entonces, acortad mis días en la Tierra, ya que no tiene objeto estar en ella
sólo para sufrir". ¡Cuánta ignorancia mostráis al hablar así a vuestro Padre que
es todo amor para sus hijos! (II-48.3)

 Todos vosotros habéis venido a una nueva encarnación y es tan grande el dolor
que apuráis, que me pedís ponga fin a vuestra existencia, mas Yo os pregunto. ¿No
sabéis que  no podéis dejar de existir y que si hoy padecéis en la Tierra,  al
pasar vuestro espíritu al valle espiritual, seguirá viviendo bajo la misma prueba
hasta saldar sus deudas o aprender la lección? Estáis apurando un cáliz muy
amargo, porque os encontráis en el fin de una etapa y en el principio de otra. Es
el tiempo de la siega en el que estáis recogiendo la cosecha de lo que habéis
sembrado a través de la última jornada. Es menester que así sea para que cuando
las tierras se encuentren limpias, vuelva Yo a depositar en mis sembradores la
semilla del amor, que bien cultivada os dé los frutos de paz y redención.
(IV-103.15)

Mientras tengáis que habitar la Tierra, hacedlo de la mejor manera posible; pero
no demostréis vuestra inconformidad cuando el cáliz del dolor vierta su contenido
en vuestro corazón, manifestando que ya no queréis vivir en este mundo. La Tierra
es El valle donde se acrisola el espíritu y dónde se hacen méritos para
conquistar una morada superior. ¡Si supieseis cuánto costó a vuestro espíritu
venir a morarla! (X-298.38)

Nunca os sintáis solos ni atentéis contra vuestra vida, porque vuestros días
también están contados por el Padre. (VI-147.18)


DE LA RESTITUCION

En este tiempo, he venido a explicaros el sentido de la vida, en el que sabréis
el por qué del dolor, qué significa expiación y restitución y por qué necesitáis
purificaros. Cuando mi pueblo comprenda y sienta mi enseñanza, se colocarán los
cimientos de una nueva humanidad. (IX-258.59)


A quienes os detenéis para preguntarme el por qué habéis sido probados, os digo:
¡Callad, no me preguntéis  el porqué! ¿Sabéis acaso vuestra deuda conmigo?
¿Sabéis en qué forma lavaré vuestro espíritu para que vuelva a Mí tan puro como
brotó de Mí? Por eso os digo: Solamente recibid con paciencia y preparación las
pruebas que cada día  os envío, que mi fuerza es siempre con vosotros.
(XII-247.43)
6

Si queréis profundizaros más en el por qué de vuestras pruebas, recordad que
estáis en el tiempo de la restitución de todas vuestras faltas pasadas. Cuando ya
tengáis fe en lo que os estoy explicando, una dulce conformidad, una paz infinita
invadirán vuestro ser, pensando que el único que conoce vuestro pasado y que
puede juzgarlo con amor, soy Yo. (I-27.23)

No habrá elevación en el dolor mientras no se sufra con amor, respeto a mi
justicia y conformidad ante lo que cada quien se ha labrado para sí; mas esa
elevación en medio de las pruebas, sólo el conocimiento sobre lo que es la Ley de
la restitución espiritual, podrá dársela a los hombres. (XII-352.43)

No os canséis de esta vida, no reneguéis en vuestras penas porque no sabéis qué
deudas de pasadas existencias estáis saldando. (IX-245.11)

 ¡Cuán importante es que esta humanidad llegue al conocimiento de lo que
significa la restitución espiritual, para que así, pensando que el espíritu tiene
un pasado que sólo Dios conoce, acepte con amor, paciencia,  respeto y hasta
alegría su cáliz de amargura, sabiendo que con ello está lavando manchas pasadas
o presentes, está saldando  deudas y está  haciendo méritos ante la Ley!
(XII-352.42)

El tiempo de la restitución y de la purificación tenía que llegar aunque para
ello tuvieran que pasar siglos sobre el mundo y vuestro espíritu tuviese que
aguardar esa hora. Y ese tiempo ha llegado, es éste, comprendedlo, vividlo y
aprovechadlo. (IX-272.24)

Yo os quiero limpios, por eso estáis purificando en el dolor para devolver al
espíritu su original pureza y su virtud. Estas pruebas que ahora sufrís, no os
harán morir, sólo os despertarán de vuestro profundo sueño, para buscar la
perfección de vuestro espíritu. (XII-361.12)

Aquí tenéis explicado el por qué la vida os presenta tantos problemas que tenéis
que resolver para poder continuar hacia adelante. (X-301.27)

EL DOLOR UN  GRAN MAESTRO

Cuando el dolor llega a vuestro corazón y os toca en lo más sensible, es para
señalaros algún error que estáis cometiendo, para haceros comprender mi
enseñanza, y daros una nueva y sabia lección. En el fondo de cada una de esas
pruebas, está siempre presente mi amor. (I-23.16)


¡Ah, si comprendieseis cómo el dolor que llega a tocar a la envoltura, es un
bálsamo y un alivio para el espíritu! Porque mientras la materia tuvo salud y
bienestar, el espíritu muchas veces fué arrastrado al abismo, o se sintió
aprisionado dentro de una vida llena de placeres y pasiones desatadas, pero vacía
de luz para el espíritu. Hasta que llegó el dolor, como una fuerza más poderosa
que las pasiones humanas, a detener al hombre en su ciega carrera, haciendo que
el espíritu se librase, bendiciendo el dolor y reconociendo que no existe
justicia más sabia que la de Dios. (X-285.8)

Los hombres son como niños que no meditan en la consecuencia de sus actos y es
por eso que no llegan a comprender que un tropiezo que encuentren en su camino,
sólo es un obstáculo que puso el Maestro para detener su insensata carrera o para
evitarles tomar una mala determinación. (VI-167.55)


E167: 56. Quiero que ya os comportéis como mayores, que meditéis vuestras obras,
vuestros actos, que penséis vuestras palabras. Esta es la forma de aplicar la
prudencia y la justicia a vuestra vida. Además, debéis reflexionar que la vida es
una inmensa y constante prueba para el espíritu.
(VI-167.56)
7

El dolor, la miseria, la misma muerte llegarán como bendición a las puertas de
muchos seres que vivían sin freno y pecaban sin límite. (X-385.7)

Os prevengo así para que no os confundáis cuando veáis que se desatan nuevas
guerras, que multitud de seres perecen día por día bajo diferentes accidentes
ante vuestra vista. Cuando no podáis penetrar en la razón de esas pruebas que
estremecen vuestro corazón, pensad que cada espíritu ha venido a la Tierra a
restituir a sí mismo lo que antes se había negado, y que hay seres tan
aletargados que sólo una prueba así, los despierta. (XI-335.24)

Mi voz de Padre va haciendo el llamado a todos los hombres, mas los que viven
para los placeres mundanos han formado una barrera que impide a su espíritu
escuchar mi llamado; el dolor será quien los despierte y les hará escuchar mi voz
a través de la conciencia. (XII-364.26)

El fin de una era y el principio de otra, ha ocasionado esta crisis y este caos
que padecéis; es lo mismo que acontece a un enfermo grave, cuando se acerca el
alivio; más parece que es la muerte la que ha llegado. (II-36.18)

Os doy estas enseñanzas, para que no estéis en espera de que la muerte llegue
para empezar a saldar vuestras deudas, sino que debéis aprovechar las pruebas que
os presente vuestra vida, sabiendo que del amor, de la paciencia y de la
elevación con que las recibáis y cumpláis, dependerá que vuestro espíritu llegue
ante los umbrales de la vida eterna, despojado del fardo de pecados e
imperfecciones que llevó en su estancia en el mundo. (I-23.18)

No blasfeméis contra el dolor; lo que debéis destruir es el pecado; el dolor
siempre os ha servido para deteneros en vuestra vertiginosa carrera hacia el
abismo. (III-56.30)

Bendecid vuestro dolor, no sequéis con coraje vuestras lágrimas, bendecid
vuestro pan por pobre que éste sea porque por muy prolongado que os parezca
vuestro dolor aquí en el mundo, cuando estéis en la vida espiritual, sentiréis
como si hubiera sido un minuto y reconoceréis todo el bien que os hizo.
(III-74.54)

Ciertamente Yo os pruebo, os toco y os juzgo; pero al mismo tiempo os sustento,
os perdono y os levanto, jamás saldrá defraudado un espíritu de mi presencia,
porque en Mi no cabe la injusticia. (IX-253.10)

De cierto os digo que Yo también estoy más cerca de mis hijos en los instantes
de su dolor, en el momento de su amargura, que en los mismos ritos y ceremonias
que en mi honor celebran, porque en medio del dolor surge la invocación llena de
verdad y en la ceremonia está la tradición, la fuerza del hábito, la rutina y
hasta la vanidad. (IX-267.21)

El dolor será tan grande, que formará tinieblas en los hombres, como si un negro
manto de luto y de tristeza les cubriese y será entonces cuando del espíritu de
la humanidad, surja la oración. Esa oración será súplica angustiosa del hijo
pródigo que llega arrastrándose, cansado y enfermo a las puertas de la casa de su
Padre. (IX-266.65)

Hoy muchos maldicen el dolor, pero mañana lo bendecirán como a un maestro que
les enseñó elevadas y bellas lecciones. (X-286.32)


Yo quisiera que siempre fuera el amor del Maestro el que os enseñara el camino y
la finalidad de la vida; pero vosotros habéis preferido que sea el dolor el que
os enseñe. Ya pasaréis de ese amargo maestro a recibir las lecciones del que os
enseña con dulzura. (X-286.33)

FIN DEL TEMA





Get 250 color business cards for FREE!
http://businesscards.lycos.com/vp/fastpath/



_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.