Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7413 al 7452 
AsuntoAutor
Programacion Curso Anahuak
Sequia/Hielo: Cale Anahuak
Pirinea 2005 / Ca Anahuak
La Marcha Mundial Anahuak
Mateo: 2005, año d Guillerm
Federación Galácti Guillerm
¿Te gustaría ser u Carlos
Re: A los Guías ex Anahuak
Miguel-Ene 2005 / Anahuak
Vivir en concienci Anahuak
EL CORAJE DE SER U Anahuak
Sobre la tragedia Anahuak
Fotos Kirlian / Ko Anahuak
Tsunami update let Anahuak
Preguntas Anahuak
Re: Re: A los Guía Jordi Vi
Un cometa verde, u Sintonia
¿Nos vigilan? Guillerm
Sobre el niño de 2 Susy Per
interesantes pagin Jose Nic
Meditación por Mal Susy Per
Uritorco: Caminant julian p
¡Impugnan el fraud Guillerm
Noticias Emergenci cecilia
Pequeño genio inve Guillerm
El 'Gran Hermano' Anahuak
Haciendose cargo d Graciela
LA CUESTION TSUNAM Anahuak
Re: Preguntas Anahuak
Mensaje del Webmas Anahuak
New Moon Cetacean Anahuak
Brasil: Comienzo d Anahuak
1 ENCONTRO MUNDIAL Anahuak
Un arma que necesi Anahuak
AGUA Y FUEGO? Arcá Susy Per
Fw: Alerta urgente cecilia
LA ASOCIACION PARA Anahuak
TSUNAMI: ¿NATURAL Anahuak
New sinkhole swall Anahuak
Celebracion-Calibr Anahuak
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 9358     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] ¿Nos vigilan?
Fecha:Viernes, 7 de Enero, 2005  20:14:43 (+0100)
Autor:Guillermo <guillermo @.....es>

Interesante artículo de opinión personal

Nos vigilan... a todos

Por Bruno Cardeñosa

Si usted piensa que vive en una sociedad completamente libre, no lea ni
una línea más de este reportaje. Y es que la realidad es terrible...

No es un lugar paradisíaco. Apenas hay unos pocos senderos naturales, un
molino de esos que crujen al rotar y un jardín repleto de esculturas más
bien feas. Ahora bien, la empresa propietaria de la isla —Ayers Island
LLC— ha decidido convertirla en lugar de destino para jóvenes que deseen
pasar un par de días ocupados y distendidos, matando el rato entre
conciertos y excursiones.

En definitiva, un lugar ideal para vacaciones cortas de estilo rural con
precios por los suelos. Pero la isla Ayers es una suerte de ensayo para
el mundo que viene. Quizá dentro de veinte, treinta o cien años, todo el
mundo se parecerá a este siniestro islote situado en un meandro del río
Penobscot, a la altura de Orono, Maine (Estados Unidos). Sus dueños la
han llamado también «Isla Inteligente» y trabajan junto con los
investigadores de la Universidad de Maine para convertirla en un modelo
a seguir. Y lo hacen, por supuesto, con dinero oficial; con dinero del
contribuyente.

A los visitantes, eso sí, se les advierte nada más atracar en el pequeño
puerto o justo al atravesar el puente que llega hasta el lugar: «La
vigilancia a la que estará sometido es mayor a la que existe en
cualquier otra parte», reza el cartel de bienvenida. Pero el experimento
consiste en que el turista ni siquiera lo perciba… Los ensayos
comenzarán este mismo verano. Ahora, todos los rincones de la isla están
atiborrados de cámaras de vigilancia, sensores de movimiento, micrófonos
ocultos y chips para el espionaje.

Es tecnología de penúltima generación. Y es que el plan consiste en ir
incrementando poco a poco la capacitación técnica de la red de
vigilancia del lugar. Han decidido los dueños del enclave que éste es el
mejor método para investigar. «Es un inmenso proyecto de vigilancia cuyo
objetivo consiste en detectar a los individuos que visiten la isla y
someterlos a seguimiento si los instrumentos detectan alguna conducta
sospechosa», indica George Markowsky, el presidente de la empresa que
gestiona el proyecto. Las cámaras filmarán el rostro de los visitantes;
los micrófonos, la voz; y los sensores, los movimientos. Todo queda
registrado en un software que analiza los datos en conjunto y los cruza
con bases de datos que contienen referencias personales de millones de
norteamericanos. Al tiempo, los programadores han introducido en el
ordenador central una serie de parámetros que identificarían el tipo de
movimientos y actos previos a algún tipo de delito. De captar alguna
anomalía, los sistemas de vigilancia pondrán una imaginaria «alerta
roja» sobre el sujeto y ya no podrá dar un paso sin que los espías
electrónicos lo capten, puesto que los equipos de vigilancia reconocerán
las anomalías y concentrarán sus esfuerzos en perseguir al sospechoso.
Algunos expertos han alzado la voz, tal es el caso del abogado Cedric
Laurant, del «Centro de Información sobre Privacidad Electrónica» de
Washington: «Las cámaras de vigilancia ponen nerviosa a la gente, que
aprende a cambiar sus conductas para ceñirse a las normas
convencionales. Todo esto conduce a un aumento en la discriminación de
aquellos individuos que no se ajustan a esas normas por diferentes
motivos no relacionados con la delincuencia». Pero nada se puede hacer
ya, puesto que dentro de unos años el mecanismo que se está ensayando
allí será exportado a otros enclaves cada vez mayores. Y es que no es
casualidad que una universidad patrocine el proyecto de crear un poder
omnipresente que vigile y controle todas las acciones —y no sólo las
delictivas, sino también las alternativas a las convencionales— al
estilo del «Gran Hermano» que todo ve, todo oye y todo siente, que
describió George Orwell en su novela futurista 1984, en la que criticaba
al futuro poder por procurar el desarrollo de medios tecnológicos
directamente encaminados a mantener a la población dentro del redil.

Los ciudadanos, espiados

Todos estos proyectos están siendo subvencionados por agencias
gubernamentales ligadas al Pentágono y al Departamento de Seguridad
Interior, un nuevo ministerio creado por los actuales gobernantes
estadounidenses, que creen que este tipo de sofisticada vigilancia
permitirá luchar contra el terrorismo y la delincuencia. «El gobierno
está dispuesto a espiar a fondo a sus ciudadanos», escribe Alberto de
las Fuentes en Ariadna. Cierto es: tras los atentados del 11 de
septiembre de 2001, la Casa Blanca ha respaldado decenas de proyectos
que tienen por objeto someter a los ciudadanos a un estricto control.

Diversas organizaciones progresistas denuncian que la fiebre por el
espionaje tecnológico ya ha empezado a recortar libertades civiles y
privacidad. Pero para George Bush y los suyos no importa: menos
libertades sí, pero a cambio de más seguridad. Todo empezó —o más bien,
se aceleró, porque los avances tecnológicos al respecto son imparables
desde hace años— con la proclamación de la llamada Ley Patriótica por
parte de John Aschroft, el secretario de Justicia de Estados Unidos.

Esa normativa, encaminada a proteger al país del terrorismo, permite a
las autoridades acceder a todas aquellas bases de datos posibles. Por
ejemplo, a nuestras compras o a nuestros gustos de lectura. Sin ir más
lejos, facilita a la policía pedir el registro de retirada de libros de
una biblioteca para averiguar si un mismo lector lee —a partir de tres
obras consultadas se levanta la alarma— libros críticos con el poder, la
guerra o la política internacional del país, respecto a la lucha contra
sus «enemigos». Al hilo de la Ley Patriótica se han desarrollado
proyectos siniestros. El primero de ellos recibió el nombre de TIA
—Total Information Awareness, en español «Conocimiento Total de la
Información»—, que sin embargo tuvo que ser cancelado en el congreso al
recibir numerosas críticas sociales por atentar contra la privacidad.
Sin embargo, de inmediato se abrió la iniciativa Matrix que promueve la
posibilidad de crear una base de datos sobre los ciudadanos, en donde
aparezca absolutamente todo sobre ellos.

De estos listados surgirían los pliegos con los nombres de sospechosos
que serán considerados como tal, aun no existiendo constancia de que
hayan cometido delito alguno. Es DARPA —«Agencia de Proyectos de
Investigaciones Avanzadas de Defensa»— el organismo oficial que encarga
los nuevos estudios. Sus expertos calculan que, tecnológicamente, todos
los proyectos actuales de vigilancia social estarán concluidos para
dentro de veinte años.

Para entonces, la libertad será completamente vigilada. Lifelog es el
nombre de uno de esos proyectos, bajo el cual se aglutina toda la
información personal —datos económicos, licencias de conducir, trabajo,
fichas médicas, etc— junto a otras referencias puramente personales
—gustos de lectura, filiación étnica, religiosa o política, relaciones
personajes, comunicaciones íntimas captadas en Internet, etc— que
servirán para dividir a la sociedad entre individuos «deseables» y «no
deseables».

Millones de sospechosos

Una de las grandes críticas que se efectúan es relativa al criterio
utilizado para considerar que alguien puede pertenecer al listado de
sospechosos —terroristas fundamentalmente—. De hecho, los nuevos
mecanismos implantados en aviones y barcos por el Departamento de
Seguridad Interna clasifican a los viajeros que ingresan en Estados
Unidos según un código de colores.

Esa clasificación reserva el color rojo para aquellos que según el
ordenador que facilita los datos deban ser especialmente vigilados. Lo
grave es que la «alerta roja» se aplica sobre el 2% de los viajeros, con
lo cual podríamos considerar que en cada avión viajan una media de cinco
posibles «insurgentes». Extrapolándolo a aeropuertos como el JFK de
Nueva York, tenemos que en tres días entrarían al país, sólo a través de
esta «puerta», 10.000 posibles terroristas.

Siendo el terrorismo un delito a perseguir, es imposible que el número
de activistas sea tan elevado y, por tanto, tal aberración numérica
indica que la mayor parte de los individuos señalados con el color rojo
son «indeseables» por otros motivos diferentes a los que deberían ser.
¿Cuáles? Se desconoce. Este proyecto al que nos referimos es el llamado
CAAPS II —«Preinspección de Pasajeros Asistida por Ordenador»—, que se
puso en marcha a finales del año 2003 y que obliga a casi todos los
visitantes que entran en EEUU a colocar su dedo sobre un scaner digital
—y a posar frente a una cámara también digital—.

Gracias a este mecanismo de filiación de referencias biométricas, los
parámetros se cruzan con inmensas bases de datos de modo que, en
cuestión de segundos, se sabe todo o casi todo sobre el turista que
entra en un país. Al año lo hacen 100 millones: ¿qué criterios se
utilizan para determinar que entre ellos hay dos millones que pueden ser
objeto de seguimiento policial? Sin duda, esos indicios van mucho más
allá de los puramente relacionados con la lucha antiterrorista. ¿Acaso
entran ahí quienes proponen críticas abiertas a los modelos de gobierno
imperantes?

¿Ciencia ficción?

Las tecnologías que sorportan estos proyectos a veces rayan la ciencia
ficción. Los tiempos de Echelon se han quedado atrás… Y es que dicho
proyecto buscaba rastrear todas las comunicaciones en busca de pistas
indicativas de delito. Ahora, el espionaje electrónico se aplica a las
pautas de los ciudadanos, por ejemplo en Internet. Se ha creado a la
sombra del FBI la Policía Cibernética, que rastrea no sólo los
contenidos de las millones de páginas web, sino también todas las
visitas que a las mismas pueden realizar ciudadanos de todo el mundo.

Gracias a esto, se controlan los hábitos y costumbres de todos ellos.
Escandaloso resultó el descubrimiento efectuado en el año 2002 por
varios informáticos que averiguaron que el nombre clave de la contraseña
de los ordenadores de Windows de Microsoft era NSA, las siglas de la
«Agencia de Seguridad Nacional» norteamericana. Para los expertos, las
características informáticas de ese código permitían a los espías
electrónicos acceder por una «puerta trasera» al 90% de los ordenadores
de todo el mundo. Además, mediante la misma clave se envían por red
datos sobre el usuario de un ordenador personal que pasan a ser
controlados por las bases de datos centrales.

Microsoft ha negado que dicha «puerta trasera» exista, si bien son cada
vez más frecuentes las sospechas sobre un pacto entre la empresa
informática —la más grande del mundo— y el gobierno de los Estados
Unidos. De ser cierto, en las altas esferas del poder estarían en
disposición de saber todo sobre nosotros, por ejemplo, el contenido de
este artículo antes, incluso, de su publicación. La vigilancia de
nuestros movimientos se extiende, también, al mundo espacial. Se están
desarrollando satélites capaces de tomar imágenes al detalle de
cualquier persona perfectamente ubicada gracias a chips o señales de
GPS. Cuando en tiempos se decía a modo de mito que las cámaras de un
satélite pueden captar una pelota de golf como si estuviera a un metro,
seguramente quien lo hacía se estaba haciendo eco de una leyenda urbana.

Pero ya no es así: de ello se encarga el NRO —«Oficina de Reconocimiento
Nacional»—, organismo oficial que gestiona a los «espías cósmicos».
Tampoco es un mito aquello de que las cámaras de vigilancia pueden
captarnos sin ropa, como si estuviéramos desnudos. Esas cámaras ya
existen… Y es que el peligro está en que la población —en función del
miedo a la falta de seguridad transmitida por las autoridades— se deje
incluso desnudar: «La gente no comprende el peligro de entregar todos
esos datos… A estas alturas, es demasiado tarde». Y es que mientras
prosigue el debate sobre la privacidad y la libertad vigilada, los
experimentos científicos encaminados a convertir en realidad el «Gran
Hermano» prosiguen: varios científicos de origen soviético de la
Universidad de Maine han desarrollado un sistema de matriculación de
coches más que singular. Gracias al mismo se incluyen mediante el uso de
sales de plata una serie de códigos microscópicos en la propia matrícula
que incluyen infinidad de datos sobre el portador del vehículo.

Cuando esté desarrollado, el proyecto será entregado al gobierno, que lo
implementará en todas las matrículas. El problema es que se desconoce
qué tipo de datos se grabarán en esa película invisible que puede ser
fotografiada mediante cámaras especiales y que porta un chip de
localización que permite que las autoridades sepan dónde estamos en cada
momento. Si alguien lo duda, que ya no lo haga: a base de buscar
seguridad hemos puesto en riesgo nuestra libertad.

Enviado por Mónica <sebmon@...>



_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
         ¿Sigues preocupado porque aún no hablas inglés?
 Con Home English aprenderás de forma natural y en la mitad de tiempo.
         ¡Infórmate sin compromiso y empieza hoy mismo!

           HAZ CLIC AQUI -> http://elistas.net/ml/146/

~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~


------------------------------------------------------------------------
  Algunos de los cientos de artículos en venta/subasta en eGrupos.net
------------------------------------------------------------------------
 * OPEL Vectra 2.0 DTI ELEGAN (13000 EUR)
   -->> http://www.egrupos.net/artid/590

 * FIFA 2005.-  XBOX NUEVO!!!! (700 MXN)
   -->> http://www.egrupos.net/artid/1

 * SILLON DE MASAJE JAPONES SHIATSU CON 6 MOTOR BARA... (Puja a 290 EUR)
   -->> http://www.egrupos.net/artid/10

 ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? Visita ya WWW.EGRUPOS.NET
------------------------------------------------------------------------