Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 801 al 840 
AsuntoAutor
LA DUALIDAD ETERNA princesa
FW: BIENVENIDO A L Ricardo
Bienvenido Alan Majury y
Esos locos bajitos Luciana
Re: FW: BIENVENIDO nino tav
Crecimiento Interi Alejandr
El Nuevo Lider / W Ricardo
FELICIDADES GAP Bu Malena S
MISION GAIA SUR 2 Ami
La Paz / Mensaje d Ricardo
Mensaje de YANTA / Malena S
Quieren e-mail's p Josue
Marcha Blanca por Ricardo
FW: MENSAJES DE AL Ricardo
RE: Meditación Mun Edgar Pa
FW: Poblacion de A Ricardo
Celebremos la Vida Ricardo
FW: FELICIDADES .. Ricardo
Plenilunio de Libr Ricardo
sabias... Alejandr
Fox y Marcos, Secr Ricardo
Mensaje de Qwan Yi Adrian G
Solucionemos nuest Ricardo
11 del 11 a las 11 Familia
FW: Solucionemos n Ricardo
Domingo 7/10 en ER Adrian G
laura be
el humano de la nu Malena S
proyecto Plantacio Malena S
CUANDO Y COMO me c Malena S
FW: BIENVENIDOS GA Ami
Las Raices de la I Ricardo
FW: La Flor de la Ricardo
La Flor de la Vida Claudia
¿Qué realidad quer rene lop
Despertando otras Malena S
La Flor de la Vida Ricardo
Carta de Rigobert Norma Cr
7 de Octubre 2001 Alejandr
LLAMADO de ultimo Malena S
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2735     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] FW: Poblacion de Afganistan
Fecha:Domingo, 30 de Septiembre, 2001  20:11:08 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <anahuak @.............mx>

FW: Poblacion de Afganistan



----------
From: "Ana Rosa Moreno" <morenoar@att.net.mx>
Date: Sat, 29 Sep 2001 22:06:59 -0500
Subject: Poblacion de Afganistan


Informe de OMS sobre Afganistan

22 DE SEPTIEMBRE DE 2001
SALUD INTERNACIONAL
Durante dos semanas, Hilary Bower ha recorrido Afganistán para
informar a la Organización Mundial de la Salud sobre la penosa
situación sanitaria que sufre el país. A su vuelta, ha descrito a
SALUD el duro invierno que espera a los afganos.

La evacuación de las ONG
deja a Afganistán sin
servicios sanitarios

CARLOS MARTINEZ
Osama bin Laden realmente no tiene nada en común con los habitantes
del país donde se oculta. Él, saudí, ha ido a la universidad, dispone
de una enorme fortuna valorada en unos 750 millones de dólares y,
según lo calificó Bill Clinton, es el principal enemigo público de
EEUU. La mayoría de los 26 millones de afganos es inmensamente pobre,
no sabe leer ni escribir y sólo intenta sobrevivir.


Un grupo de mujeres afganas en el campo de refugiados de jazolai,
cerca de Peshawar, en Pakistán. AP  
Las pocas estadísticas que ofrece el Banco Mundial permiten hacerse
una idea de su situación: la esperanza de vida en Afganistán es de 46
años; la tasa de mortalidad infantil es de 147,3 niños por cada
1.000, una cifra más de 100 veces superior a la de un país europeo;
16.000 mujeres fallecen cada año durante el parto por complicaciones
que no se considerarían tales en el mundo rico; enfermedades
evitables como la diarrea, las infecciones respiratorias o el
sarampión representan una amenaza y el 50% de los hombres y el 80% de
las mujeres es analfabeto.

Otros datos globales, como indicadores económicos, simplemente no
existen en este paupérrimo país del sur de Asia, vecino de Pakistán,
Irán y Turkmekistán.

«La pobreza ha echado a un lado el sistema sanitario de Afganistán»,
dice Hilary Bower, de la oficina de información del Departamento de
Acción Humanitaria y de Emergencia de la Organización Mundial de la
Salud (OMS). «Los únicos servicios que existen son los que prestan
las organizaciones internacionales».

Kabul y Herat

En las dos últimas semanas, Bower ha visitado las ciudades de Kabul y
Herat para recopilar información sobre el país gobernado en un 90%
desde 1996 por el Gobierno talibán, reconocido sólo por Pakistán,
Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Durante 15 días, la delegada
de la OMS ha enviado varias crónicas en las que relata la situación
dramática que se vive. En la última, titulada Miedo en los campos y
fechada el 12 de septiembre, describe cómo el invierno y la
posibilidad de que el Ejército de EEUU ataque el país han debilitado
aún más la infraestructura sanitaria de emergencia.

Por un lado, los organismos internacionales tienen menos de ocho
semanas antes de que las nieves y los vientos helados lleguen a los
campos de refugiados. Al de Herat &#8212;al oeste de Afganistán, cerca de
la frontera con Irán&#8212; cada día viajan 300 personas. En agosto fueron =

8.500. En esta situación se ha producido la evacuación obligatoria
del personal que trabaja en las organizaciones humanitarias, una
huida forzada que deja sin servicios sanitarios a la mayoría de los
refugiados.

«En los hospitales que cuentan con fondos internacionales hay
fármacos. En el resto los pacientes tienen que comprar los
medicamentos y el material necesario en el bazar», dice Bower, que
volvió a Ginebra un día antes de que los funcionarios de las
organizaciones no gubernamentales comenzaran a abandonar la
región. «Afganistán siempre ha sido una zona difícil de cubrir por su
paisaje remoto y montañoso, pero ahora la gente es tan pobre que no
puede pagar el transporte para ir al hospital, en el caso de que
exista uno».

En estas condiciones, ¿qué consecuencias tendría un conflicto bélico?
La pregunta, como explica la delegada de la OMS, es absurda: «Los
servicios sanitarios de Afganistán afrontan una guerra desde hace 22
años», dice.

«Una cuestión importante es encontrar la forma de mantener los
servicios que prestan las organizaciones humanitarias dentro del
país», afirma Bower. «Unos pocos se quedarán mientras pueda
garantizarse su seguridad». De momento, hay que prepararse para el
duro invierno, que el año pasado llevó a Herat temperaturas de hasta
25 grados bajo cero.

Ciento veinticinco personas morían cada día. Este año, el frío, el
aumento de la malnutrición y la llegada masiva a los campos de gente
que huye en busca de protección o alimentos podría ser una
combinación devastadora, según dijo a Bower el doctor Mojibullah
Wahdati, encargado de la OMS en la zona. Las organizaciones
humanitarias tratan de que permanezcan en el lugar donde viven, pero
la pobreza los expulsa.

«Los ocho miembros de la familia de Saadat llegaron al campo de
Maslakh hace cinco semanas después de obtener una tercera cosecha
fallida», escribe Bower en su última crónica, enviada desde Herat. En
las noches calurosas pueden salir de los cuatro metros cuadrados
donde viven para dormir, según explica la informadora de la OMS. Pero
la amenaza del invierno y la falta de alimentos les han obligado
finalmente a buscar en los campos un refugio.