Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 801 al 840 
AsuntoAutor
LA DUALIDAD ETERNA princesa
FW: BIENVENIDO A L Ricardo
Bienvenido Alan Majury y
Esos locos bajitos Luciana
Re: FW: BIENVENIDO nino tav
Crecimiento Interi Alejandr
El Nuevo Lider / W Ricardo
FELICIDADES GAP Bu Malena S
MISION GAIA SUR 2 Ami
La Paz / Mensaje d Ricardo
Mensaje de YANTA / Malena S
Quieren e-mail's p Josue
Marcha Blanca por Ricardo
FW: MENSAJES DE AL Ricardo
RE: Meditación Mun Edgar Pa
FW: Poblacion de A Ricardo
Celebremos la Vida Ricardo
FW: FELICIDADES .. Ricardo
Plenilunio de Libr Ricardo
sabias... Alejandr
Fox y Marcos, Secr Ricardo
Mensaje de Qwan Yi Adrian G
Solucionemos nuest Ricardo
11 del 11 a las 11 Familia
FW: Solucionemos n Ricardo
Domingo 7/10 en ER Adrian G
laura be
el humano de la nu Malena S
proyecto Plantacio Malena S
CUANDO Y COMO me c Malena S
FW: BIENVENIDOS GA Ami
Las Raices de la I Ricardo
FW: La Flor de la Ricardo
La Flor de la Vida Claudia
¿Qué realidad quer rene lop
Despertando otras Malena S
La Flor de la Vida Ricardo
Carta de Rigobert Norma Cr
7 de Octubre 2001 Alejandr
LLAMADO de ultimo Malena S
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2754     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] ¿Qué realidad queremos construir? / Propuesta
Fecha:Jueves, 4 de Octubre, 2001  13:11:05 (-0500)
Autor:rene lopez <renecio_mx @.....com>

Después del impacto causado por los acontecimientos
del 11 de septiembre, los ánimos se empiezan a serenar
y empezamos a tratar de descubrir la lección que se
encierra en ese acontecimiento y en los sucesos que
han derivado de él. Parece claro que esa fecha marcó
la señal definitiva de que un mundo se está
derrumbando y debe dar paso a otro. Las oraciones,
meditaciones y otro tipo de trabajo energético tienen
prioridad; pero también es urgente realizar un trabajo
paralelo que conduzca a expresar nuestros sueños y la
manera en que habremos de construirlos.

El Foro Iztaru 2001 será una magnífica oportunidad
para empezar a vislumbrar posibilidades y retos. Esta
propuesta trata de contribuir a un debate que ya
inició –tengo en mente la propuesta de Koldo, por
ejemplo- y sé que habrá de enriquecerse más aún.

René López.



LOS TRABAJADORES DE LA LUZ Y LA ASCENSIÓN PLANETARIA
DOCUMENTO DE DISCUSIÓN
FORO IZTARU 2001


1.	INTRODUCCIÓN.

Nuestro mundo ha tratado de construirse con base en
certezas. La humanidad ansía tener el control del
mundo externo para “asegurar” una vida “mejor”. Sin
embargo, la historia de la humanidad es una prueba
reiterada de que el control alcanzado siempre es
parcial. El último gran ejemplo lo constituyeron los
atentados a dos ciudades de Estados Unidos; la máxima
potencia económica, financiera y militar mostró la
vulnerabilidad de una sociedad preocupada solamente
por los aspectos externos o yang (el desarrollo
material, la tecnología, el poderío, etcétera) y
desvinculada de los aspectos internos o yin (la vida
espiritual, la armonía con el entorno, la preocupación
por el otro, etcétera)

La humanidad tiene el reto de dejar atrás un
comportamiento que ha probado su inoperancia y empezar
a construir un mundo basado en la confianza en
nosotros mismos y en los demás. Cambiar la certeza por
la fe, implica dejar de buscar aquello que nos proteja
mejor para empezar a construir aquello que nos permita
interrelacionarnos mejor.

Bajo esta concepción, es imposible prever situaciones
ideales, pero es posible crear sueños compartidos que
se alimentan de deseos y experiencias. El propósito de
esta propuesta no es anticipar un futuro viable, sino
ofrecer una herramienta, una especie de brújula, que
nos permita orientarnos y que facilite la consecución
de nuestros proyectos y anhelos. Ante la avalancha de
hechos y de expectativas, se proponen ejes y niveles
que nos permitan, por un lado, ordenar experiencias y
datos y, por el otro, visualizar alternativas claras e
integrales.

Por el momento evolutivo en que se halla la Tierra,
los elementos o ejes que pueden aglutinar los diversos
y diferentes proyectos de los grupos son:

Unidad

Abundancia

Soberanía personal

Asimismo, cada eje se desarrollaría en diferentes
niveles. En primera instancia, ellos serían:

Personal

Grupal

Intergrupal

Tanto los ejes como los tres niveles tienen igual
importancia; más aún, ambos están intrínsecamente
vinculados entre sí. El amor es el elemento integrador
que los cohesiona y les da sentido. Paso a explicar y
a ejemplificar en qué consiste la propuesta.


2.	UNIDAD

La humanidad está por dejar atrás el experimento que
significaba vivir en la dualidad, para regresar al
mundo del Espíritu; es decir, a la unidad. Este es
nuestro camino y nuestra meta. Todos deberemos
aprender a transitar por él.

2.1.	LA UNIDAD EN EL ASPECTO PERSONAL

En el ámbito personal, el trabajo a realizar consiste
en integrar los diversos aspectos de nuestro ser. Esto
tiene que ver con la necesidad de conciliar
mente-corazón; razón-intuición; cuerpo-espíritu.
También implica que reconozcamos, aceptemos e
integremos nuestras partes oscuras y luminosas;
nuestros temores y potencialidades; nuestros dones y
nuestras carencias.

Unificar nuestro ser tiene que ver con cómo nutrimos a
nuestro cuerpo físico (alimentos, ejercicio,
respiración); observar el tipo de pensamientos que
generamos; desbloquear las emociones originadas en el
miedo, el dolor y/o el desamor; recuperar y fortalecer
nuestra conexión con nuestra parte espiritual
(presencia Yo Soy, ser superior, cuerpos
multidimensionales, ángeles, etcétera)


2.2.	LA UNIDAD EN EL ASPECTO GRUPAL

El grupo es importante por varias razones. Primero,
funciona como espejo para que sus diferentes miembros
perciban qué tanto han integrado su dualidad. Segundo,
permite crear un entorno “amigable” que facilite y
potencie el trabajo personal de los integrantes.
Tercero, constituye un medio para empezar a percibir a
los “otros” como parte de nosotros mismos, pues el
avance grupal depende del desarrollo individual y
viceversa

Es interesante anotar que un grupo no consiste en un
conjunto de personas que se reúnen con un propósito
definido, sino más bien constituye un espacio en el
que se crean interrelaciones para construir proyectos
comunes que contribuyen al crecimiento de todos los
involucrados. De hecho, los objetivos van
evolucionando según el crecimiento del grupo. Es
decir, lo importante no es la meta, sino qué tanto
estamos dispuestos a mirarnos a nosotros mismos y a
obtener las enseñanzas que nos correspondan para que
nuestras limitaciones, programaciones o temores no
obstaculicen el desarrollo del grupo y sus proyectos.

2.3.	LA UNIDAD EN EL ASPECTO INTERGRUPAL

Poco a poco se ha ido aclarando el verdadero
significado del cambio dimensional. Las concepciones
apocalípticas –la idea de un evento de destrucción en
donde los “buenos” serían rescatados por Dios o por
naves extraterrestres- están perdiendo vigencia y se
fortalece la posición de que el paso a la 4ª y 5ª
dimensiones será el resultado de un cambio de
conciencia que altere la forma colectiva de percibir
la realidad.

Este nuevo escenario obliga a todos los grupos -y en
especial a los trabajadores de la luz, más conscientes
de esta situación- a dejar de preocuparse por la
“salvación individual” y empezar a crear esa masa
crítica que nos asegure el paso a la siguiente etapa
evolutiva.

Sin embargo, también existe otro trabajo igualmente
importante para todos los grupos: aceptar que todos
formamos parte del plan divino y que ninguna
experiencia es más valiosa que otra. Por ejemplo,
algunas personas de la nueva era conocen y practican
diversas técnicas para conectarse con el Espíritu,
pero les es difícil materializar sus proyectos; a su
vez, muchos de quienes están inmersos en la
fisicalidad desprecian los aspectos espirituales y
entonces sus resultados también son parciales. Estos
ejemplos de dualidad se pueden multiplicar:
gobernantes-gobernados; patrones-empleados;
izquierdistas-derechistas; carnívoros-vegetarianos;
pobres-ricos; científicos-religiosos...

Trabajar en este nivel requiere de gran humildad para
reconocer que todos los conocimientos y experiencias
son valiosos –ya sea que señalen rumbos por transitar
o fracasos por evitar-, así como una gran generosidad
para contribuir con nuestras experiencias
-individuales o grupales- al éxito de los demás. Por
ejemplo, los grupos espirituales tendrán que
cuestionarse de qué manera pueden colaborar con los
movimientos sociales, así como los grupos
ambientalistas con el mundo de los negocios, los
movimientos indígenas con el feminismo, y un largo
etcétera.

Además de la humildad y la generosidad, otras
actitudes que pueden sustentar el trabajo unitario e
intergrupal son la disposición al diálogo, la empatía,
el predicar con el ejemplo, la disposición al cambio,
la paciencia, etcétera. En suma, se trata de que por
fin empecemos a vernos y a actuar como hermanos.


3.	ABUNDANCIA

La cuestión de la abundancia es importante en nuestra
ascensión porque nos obliga a buscar una forma de
crear riqueza a partir de mecanismos que no se
originen en la inseguridad o en el deseo de dominar.
El asunto de la abundancia también implica que veamos
a la vida como un proceso integral, en el que lo
importante es aspirar a una vida plena y a un entorno
de belleza y armonía.

3.1.	LA ABUNDANCIA EN EL ASPECTO PERSONAL

La abundancia, como cualquier otra cosa en la vida, es
el resultado de la realidad que creamos, ya sea
consciente o inconscientemente. Por ello, el aspecto a
trabajar en el nivel interno son todas las
programaciones, temores y dudas que determinan nuestra
postura frente a la abundancia.

Inevitablemente, el tema de la abundancia se relaciona
con el de la unidad. Dejar de lado el aspecto de la
integración nos puede llevar, por ejemplo, a que en el
nivel mental decretemos nuestro deseo de tener
abundancia, pero en el nivel emocional guardemos
información respecto a que no la merecemos, no tenemos
la capacidad de manifestarla o nos debemos sentir
culpables por tener más que los demás.

La creación de abundancia nos enfrenta a nuestra
propia capacidad de ser felices, de tener una vida
plena.

3.2.	LA ABUNDANCIA EN EL ASPECTO GRUPAL

El grupo constituye un medio para experimentar como
crear abundancia, puesto que esta no es más que un
flujo incesante de energía. Si el grupo es capaz de
generar abundancia significa que el egoismo y el temor
han dejado de cortar el flujo y lo que prevalece es la
fraternidad y la alegría, el compromiso y la fe.

Nuevamente, el grupo se convierte en el espejo para
que cada quien evalúe cuánto ha soltado cargas y
miedos, así como el medio para experimentar las
potencialidades de sus miembros.

3.3.	LA ABUNDANCIA EN EL ASPECTO INTERGRUPAL

En el nivel intergrupal, la abundancia está
estrechamente vinculada al servicio. En un entorno de
riqueza ilimitada, la preocupación deja de estar
enfocada en “cómo aseguramos la mayor parte del
recurso disponible” y se centra en la cuestión de
“cómo recirculamos la abundancia generada”.

Por otra parte, la abundancia pone a prueba nuestra
capacidad de confiar. Muchos hemos tenido la
experiencia de que compartir ha significado perder lo
que teníamos. La pregunta es si aprendimos la lección
de que cuando damos en forma incondicional recibimos
plenitud –que va más allá de una recompensa económica.

Al relacionar la parte de la abundancia con la unidad,
encontramos que los grupos de la nueva era enfatizan
que la vida personal es el resultado de decisiones
individuales sobre las cuales es necesario tomar
responsabilidad y, como resultado de ello, pueden
aportar técnicas para trabajar con nuestras emociones
e incrementar la autoestima. Por su parte, los grupos
ecologistas y de trabajo comunitario tienen
experiencia en la organización grupal y en formas de
producir respetando el medio ambiente.


4.	SOBERANÍA PERSONAL

La soberanía es un resultado de la conciencia. Las
sociedades modernas se asumen como defensoras de la
libertad. Normalmente asocian libertad con garantías
individuales, derechos humanos, etcétera. Sin embargo,
la soberanía es un resultado de la conexión de los
humanos con su conciencia más elevada. Esa conciencia
que nos hace reconocer nuestra esencia divina: aquello
que somos, independientemente de expectativas,
limitaciones o juicios. 

4.1.	LA SOBERANÍA EN EL ASPECTO PERSONAL

En general, el humano reacciona ante su entorno con
base en temores, los cuales se expresan de múltiples
formas: necesidad de lograr la aprobación de otros,
establecimiento de controles que nos proporcionen la
ilusión de la seguridad, apego a programaciones
ajenas, utilización de máscaras y corazas para
protegerse del mundo externo, asumir el papel de
víctima para lograr la protección o el afecto de
otros, etcétera.

Alcanzar la soberanía personal implica reconocer
nuestros temores y sus orígenes, y perdonar –a
nosotros mismos y a nuestros supuestos ofensores-. Al
trabajar con nuestros temores y al perdonar,
incrementamos nuestra capacidad para utilizar
conscientemente nuestros dones y habilidades y, por
tanto, podemos tomar decisiones que conduzcan al más
elevado bien para nosotros y quienes nos rodean.

4.2.	SOBERANÍA PERSONAL EN EL ASPECTO GRUPAL

Los grupos sólo pueden ser estables si en su seno
conviven personas soberanas o, mejor aún, personas
dispuestas a recuperar su soberanía. Cualquiera que
sea el ámbito (político, social, de la nueva era,
empresarial, etcétera), la mayoría de nosotros hemos
tenido experiencias de grupos que se forman con las
mejores intenciones y terminan en pleitos o
desencanto.

Un elemento esencial para el desarrollo grupal es el
crecimiento individual: la disposición a reconocer e
integrar miedos y limitaciones; la aceptación a
abrirse para compartir fracasos y logros; la valentía
de asumir la responsabilidad de nuestros actos y
aprender de ellos...

El grupo es un medio para el desarrollo de los
individuos y también es el resultado de dicho
desarrollo. Por tanto, debe buscarse la mejor manera
de conciliar las necesidades y capacidades de los
integrantes con los objetivos establecidos para la
organización.

4.3.	SOBERANÍA PERSONAL EN EL ASPECTO INTERGRUPAL

Cuando los grupos no están basados en individuos
soberanos, es muy fácil que la interrelación entre
aquellos reproduzca los temores de las personas. Es
imposible que entre los grupos se establezca una
relación de solidaridad y generosidad si en los
individuos la preocupación fundamental es la necesidad
de establecer controles que proporcionen la ilusión de
seguridad.

Las sociedades sólo pueden ser libres si los
individuos lo son. Los grupos interesados en una
sociedad más evolucionada deberán reflexionar de qué
manera su experiencia o sus conocimientos pueden
contribuir mejor a la soberanía personal de los demás.
En este sentido, por ejemplo, han nacido varias
escuelas que retoman conceptos de las tradiciones
sagradas y de la sicología, entre otras, para
coadyuvar al auto conocimiento y liberación de las
personas; asimismo, varios movimientos ecologistas y
comunitarios han desarrollado experiencias para el uso
de energéticos y tecnologías que no causen dependencia
de las grandes compañías corporativas; por su parte,
los movimientos ligados al trueque, el comercio justo
y la banca alternativa están trabajando por integrar
mecanismos económicos independientes de los mecanismos
de explotación-subordinación que prevalecen ahora.

Estas y otras experiencias valiosas podrán obtener un
mejor resultado si se integran y complementan entre
sí. Para ilustrar, pensemos en un proyecto productivo
comunitario que tiene como cuello de botella la
comercialización; es muy posible que este problema se
presente porque los productores deben enfrentarse al
“otro”, y quizá la falta de autoestima interfiera para
la adecuada colocación del producto; en este campo,
los grupos que manejan técnicas o terapias específicas
podrían hacer un aporte significativo.


5.	EL AMOR

En definitiva, el amor es la clave para nuestra
ascensión y no creo necesario insistir en ello. Los
ejes y niveles propuestos no son más que medios que
nos permiten aprender a expresar y materializar
nuestro amor incondicional. Parafraseando a Sor Juana:
amemos con hechos, no con buenas intenciones.


6.	EPÍLOGO

La realidad, la vida, es el resultado de la
interacción de unidades. En las sociedades las
personas integran asociaciones, instituciones,
países...; pero en la base siempre está el individuo;
las estructuras a las que estos se integran
inevitablemente reflejan el grado de conciencia
prevaleciente en las personas: tolerantes o
autoritarias; egoístas o solidarias; activas o
indiferentes;...

El nivel de complejidad existente en la realidad nos
empuja a determinar coordenadas básicas que nos
permitan trazar rumbos y medir avances. Los aspectos
de unidad, abundancia y soberanía personal resumen
bien las prioridades que actualmente tiene la
humanidad. Asimismo, considerar los niveles
personales, grupales e intergrupales nos ayuda a
establecer un método de trabajo integral.

En la teoría, es posible establecer límites entre esas
coordenadas, pero en los hechos las fronteras se
desvanecen y los fenómenos se mezclan. De cualquier
manera, el objetivo es que estas coordenadas cumplan
una función orientadora, una referencia para la acción
cotidiana.



René López

México, D.F., septiembre 30 de 2001.


_________________________________________________________
Do You Yahoo!?
Encuentra el coche de tus sueños en Yahoo! Autos http://autos.yahoo.com.mx



_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.