Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8148 al 8187 
AsuntoAutor
(Parte 2) Les Pres algthe
RE: Mensaje del Ma aida bau
Intangibles 1 / Lo Anahuak
SEMANA MUNDIAL DE Anahuak
Viernes 13, fecha guillerm
Mensaje del Maestr Jebner Z
El mesias Sofia de
Día Internacional Anahuak
Vos, podès salvarl susy
Relación entre el info
Invitacion / Tomo Anahuak
Historia de Saint Jebner Z
Mensaje de Sa Lu S Jebner Z
El Amor puede mant Sofia de
Mensaje de Germain jdamian_
LA FUENTE DEL PADR Sorem
Invitación a la 5t Sintonia
Mensaje del Maestr Jebner Z
Sindrome de Fatiga Anahuak
Que son los antiox Anahuak
Nuestro Proceso en Anahuak
III Encuentro Uran Anahuak
Invitacion al disc Anahuak
Efectos Sico-Emoci info
Así nos engañaron guillerm
Federación Galácti guillerm
III Busqueda de Vi Anahuak
Mensaje de Saint G Jebner Z
Lápices labiales c Susana P
Nuestra llegada ca Anahuak
Meditación y Charl Anahuak
El sentido de la e Anahuak
Signos en el Cielo Anahuak
Capítulo 12 “La Co jdamian_
Puertas dimensiona Anahuak
Mas Signos en el C Anahuak
Zer Zambrana <jebz Jebner Z
146 zonas muertas Anahuak
Complejo Subterran Anahuak
Las Cuatro Fases d Sofia de
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10086     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Invitacion / Tomo VII / Diccionario de Escritores Mexicanos / Martes 31 mayo 2005 / 18:00 h. / Coyoacan
Fecha:Domingo, 29 de Mayo, 2005  21:18:31 (-0500)
Autor:Anahuak Home <redanahuak @...............mx>

 
 
LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO 
te invita el martes 31 de mayo del 2005 
a la presentación del tomo VII del 
 
 
 
 
 
DICCIONARIO DE ESCRITORES MEXICANOS 
Siglo XX 
Dirección: Aurora M. Ocampo 
 
 
De la R de Revueltas, Reyes, Rulfo... 
 
 
 
 
 
en la Casa de las Humanidades 
Coyoacan 
Carranza 162 
Esq. Tres Cruces 
Valle de Anáhuak 
Ciudad de México 
Filológicas/UNAM 
Coordinación Humanidades 
18:00 h. 
 
 
 
 
^^^^^^^^^^^ 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
R-VII  VITRINA DE PAPEL 
 
Roberto López Moreno 
 
Ágape de luz, diría el de la voz florecida de sureste (agua de Tabasco 
viene, agua de Tabasco va), y es que ésta es en ley, concentración del 
regocijo, reconocimiento a la sabia y laboriosa concentración de datos, 
de historias, de vidas. Regocijo empieza con R, y es la R vuelta tomo 
lo que hoy estamos celebrando luces, recuperada región que rige 
regia, rasa, roza, rueda rodando redondas redondeces. Y en tal 
celebración estamos: la R de Revueltas, Reyes, Rulfo, la erre de su 
erre ronca y recia, rinde fiesta sobre legislaciones del papel 
disciplinado, que no califica, no impone rangos, simplemente 
congrega, presenta, aporta, asume sumas, naciendo ejes que pueden 
ir de las elementales estructuras del idioma a las más intrincadas 
propuestas gongorayargotantes. A fin de cuentas viene siendo ésta, 
hecha libro, la expresión recabante de la gran fiesta de las palabras. 
Estas líneas, en realidad, pretenden ser una expresión de gratitud a la 
inteligencia y al empeño de Aurora M. Ocampo, principal 
responsable de esta monumental obra, el Diccionario de Escritores 
Mexicanos Siglo XX, desde las generaciones del Ateneo y Novelistas 
de la Revolución hasta nuestros días, que ahora nos pone la rueda de 
la erre ante la vista, para decirnos que estamos vivos todos, 
registrados y lectores, habitando la salud del movimiento. 
Ha sido labor infatigable la de Aurora M. Ocampo y su laborioso 
equipo, al que se hacen extensivas estas líneas para el elogio de la 
labor cumplida por Angélica Arreola Medina, Jesús Gómez Morán, 
Rocío González Serrano, Pilar Mandujano Jacobo, Laura Navarrete 
Maya, Patricia Ortiz Flores, Marcela Quintero Ayala, Carlos Rubio 
Pacho, Aurora Sánchez Rebolledo y Eduardo Serrato Córdova, 
quienes ahora adelantan, erre en ristre, el libro séptimo has nuestras 
manos. 
Tomo séptimo, vitrina de papel a la que nos asomamos ávidos y 
apuntamos datos y los revivimos para re-vivirlos, papel dividido y 
multiplicado en 597 páginas, papel que es cristal, y azogue que 
retumba, que nos riela en José Rubén Romero, Rascón, Romero de 
Terreros, marqués de San Francisco, Rubín, Rebetez, Retes; 
Raymundo Ramos, Rosas y el Ruiz y Rojas (erres) de Rogelio, Aurora 
Reyes, recia, Rossi y Rebolledo, y Juan Rejano, nuestro, nuestro 
hispánico hermano Juan Rejano, Bernardo Ruiz, Raúl Renan, Rojas González y 
Reyes de la Maza, y otros Reyes, para de nuevo realentarnos con Revueltas. 
Pero 
alguien dirá: ¡por qué otra vez Revueltas? Es que Revueltas se recicla 
en cuatro rotaciones de la Erre. En otras palabras, aún estando entre 
los todos, se reinstala, se renueva, se recicla aparte, en cuatro veces 
porque la palabra cuatro también tiene su erre, aunque la muy...en 
este caso gramático, presuma de sedosa. Veamos, Revueltas más 
Revueltas en avante nos da Revolución, ahora quimera. Revueltas 
más Revueltas hacia el antes nos regresa rodando al escritor de El 
Falansterio, el primer text anarquista escrito en México, sólo que 
Plotino Rhodakanaty, el precursor del socialismo en México, existió en 
el XIX, ya no le corresponde entrar al libro. Ni modo, Rhodakanaty, 
Rhodakanaty, ni modo. Para los lectores del tomo los dos casos son 
quimera, hacia delante y hacia atrás del tiempo, pero hay un eje que 
nos los da presente, el Revueltas que así, es ya nuestro Revueltas 
cuarto. 
Vitrina de papel, hemos dicho del VII Tomo del Diccionario de Escritores, el 
libro de las Erres, editado por el Centro de Estudios Literarios del 
Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM. Apoyado en nuestro 
mágico pensamiento prehispánico yo lo definiría como pliegos doblados para 
desdoblarse luego en ámbito de cuatrocientos cantos, medida singular del 
infinito. Son 597 páginas de minuciosa inspección, 69 foliadas con números 
romanos, 528 con arábigos. Tenemos aquí un enlistado de 231 escritores, son 
gente que entregaron o entregan su vida a la creación de la poesía, el 
cuento, la novela, el teatro, el ensayo, la crítica, la filosofía, la 
historia, el universo del verbo, y si en el principio fue el verbo, este 
séptimo tomo es entonces la partícula de una partícula del inconmensurable 
big-bang del que célula de alguna célula palpitamos todos. 
Por razones físicas, técnicas, el libro VII se publica en este año del 
2005 y aún faltan por aparecer dos tomos más, pero en rigor absoluto 
esta vitrina de papel reúne y expone al conocimiento y estudio de 
propios y extraños a los escritores mexicanos por nacimiento o 
adopción que pertenecen a ese amasijo de angustias y esperanzas, 
de luces y de sombras que diseñaron los cien años que nos dieron 
casa bajo el nombre gentil de Siglo XX. 
Han sido incorporados a esta magna obra autores de otros países 
que por razones políticas o de cualquier otra índole, viven desde hace 
tiempo entre nosotros y su cultura es parte ya de nuestra cultura y sus 
aportes son parte de los aportes que ellos también recibieron de 
nuestro entorno, es decir, aquí se habla del nudo gigantesco y noble, 
creciente y enriquecedor, de las fraternidades. 
En este robusto cuerpo bibliográfico, desde los datos aparentemente 
fríos, escuetos, bibliografías, hemerografías, biografías, está contenido 
el pensamiento de una nación, que durante cien años estuvo forjando, 
a su manera, una prouesta de futuro que desgraciadamente choca, 
por tradición con el designio del dedo del político que define, casi por 
ley, muy distintos derroteros. 
Con este trabajo, el del Diccionario en su totalidad, han crecido y 
laten permanentemente actualizadas, la biblioteca y hemeroteca del 
Instituto de Investigaciones Filológicas. Por lo tanto, es un trabajo 
grandioso del que nos sentimos orgullosos y deudores. Ahora, como 
se dijo en un principio y para terminar uniendo los extremos en unión 
de contrarios y dar el salto cualitato que niegue cualquier negatividad 
en torno, festejamos la aparición del Tomo VII del Diccionario de 
Escritores Mexicanos, el de la Erre y esto nos coloca en el centro del 
ábape de luz, como diría el de las manos llenas de color y nos instala 
con la vista hacia el horizonte en donde fucilan las Erres de Revueltas, 
Rulfo, Reyes, las cuatro erres con las que en México se escribe el 
infinito, y digo cuatro, por que la cuarta, es nuevamente la erre de 
Revueltas. 
 
6 abril, 2005 
 
 
* * * * * * * * * * 
 
 
 
 
CONCLUYEN ESTE AÑO EN LA UNAM EL DICCIONARIO 
DE ESCRITORES MEXICANOS, SIGLO XX 
 
 
*Después de 25 años de investigación filológica sin precedentes. 
 
*Presentarán a fines de mayo el tomo 7 de 9 en Coyoacan. 
 
*Nuestros escritores representan la conciencia del país: Ocampo. 
 
 
 
'Cuando en 1980 en sesión del Consejo Interno del Instituto de 
Investigaciones Filológicas de la UNAM, la Universidad Nacional Autónoma de 
México, presidido entonces por el doctor Rubén Bonifaz Nuño, se decidió 
elaborar la nueva edición del Diccionario de Escritores Mexicanos (DEM), 
sólo siglo XX, en varios volúmenes, algunos de mis colegas me miraron 
incrédulos y conmiserativamente, además de un tanto cuanto burlones. Para 
ellos era evidente que jamás daría fin, por más colaboradores que 
consiguiera, a un proyecto tan descabellado por gigantesco: ¿a quién se le 
ocurría querer reunir a todos los escritores mexicanos incluyendo datos 
biográficos, información de su obra, su bibliografía completa ¡y su 
hemerografía! y además sus referencias críticas?'. 
 
'El hecho es que a partir de 1967, fecha en que se publicó la primera 
edición, en un solo volumen y en que se siguió revisando libros y 
publicaciones periódicas para intentar seguir manteniendo al día los datos 
de y sobre nuestros escritores -refiere la maestra Aurora M. Ocampo, 
directora del proyecto-, llegó un momento en que se pedía con insistencia 
una segunda edición corregida y aumentada. Esta nueva edición como ya he 
dicho se decidió hacerla a partir de 1980. Hoy, 25 años después está 
terminada: nueve volúmenes de gran formato y de más de 500 páginas cada 
uno'. 
 
El séptimo tomo será presentado a fines de mayo del 2005, en Coyoacan, en la 
Casa de las Humanidades, el octavo está en imprenta y este año entregarán el 
noveno y último para su edición. Un disco compacto con los nueve tomos 
coronará el proyecto. A manera de reconocimiento, este miércoles 6 de abril 
de 2005 a las 11:00 horas, en el Salón de Actos de la Facultad de Filosofía 
y Letras, en Ciudad Universitaria, y ante su director Ambrosio Velasco, 
dentro del Coloquio Memoria y Presencia, tendrá lugar una mesa redonda con 
la participación de la directora del DEM, Aurora M. Ocampo, y de Margo 
Glantz, Anamari Gómiz, Edith Negrín, Bernardo Ruiz y Roberto López Moreno, 
con la moderación de Margarita Peña. 
 
'Sí, nos tardamos, pero aquí está la obra y es ­dicho sin modestia- una obra 
importante y muy útil, imponente, para desmentir a los escépticos y, desde 
luego, para servir, por años interminables, a un montón de gente, como 
durante su proceso ya lo ha hecho, no sólo a los que se ocupan de la 
literatura mexicana del siglo XX en todo el mundo, sino también a los 
propios escritores mexicanos; porque ¿cuántos de entre ellos hubieran 
reunido y sistematizado su propia bibliografía y su hemerografía de no haber 
sido obligados por nuestro tiránico 'cuestionario'?. Apuesto que muy pocos. 
Y aún hay más: nuestro Diccionario les ha revelado, a muchos escritores, 
textos suyos que tenían totalmente olvidados y comentarios críticos, a 
otros, que desconocían por completo... También conocen mejor ahora a sus 
colegas, a sus maestros y a sus discípulos'. 
 
'Pero, aparte de la incalculable utilidad que tiene lo que podemos llamar 
'el producto de la investigación' y que está representado en esos nueve 
volúmenes, hay en ellos otro aspecto no menos interesante y ahí están mis 
compañeros del equipo que pueden atestiguarlo, y es toda la parte del 
iceberg que no se ve y sin la cual no existiría la punta que estamos viendo 
(el resultado final, los nueve tomos): Todo lo que se consiguió en esa 
elaboración que sin ese equipo de colaboradores trabajando juntos no hubiera 
sido posible, esa pequeña comunidad que formamos, que laboramos al unísono, 
en armonía para un mismo fin día a día, todos afanándonos en las muchas 
facetas de esta complejísima tarea, siguiendo las rutas de un sistema 
organizativo diseñado hace ya muchos años, que se ha ido perfeccionando con 
la práctica y que es nuestro trabajo de todos los días'. 
 
'Entre todos nos hemos repartido periódicos, suplementos y revistas para 
recorrerlos y obtener de ellos los datos de y sobre los escritores, vaciar 
esos datos en tarjetas, ordenarlas e integrarlas a los ficheros; recortar lo 
que nos interesa de periódicos que no se encuadernan, compilar invitaciones, 
curriculums y respuestas a nuestro cuestionario para guardarlos en el 
archivo correspondiente de cada escritor. Estar al tanto de la compra de 
libros para tener, en el momento de redactar una ficha, la mayor información 
que se haya podido reunir del escritor y, si aún no es suficiente, 
entrevistarlo a él o a sus familiares en caso de que haya fallecido', afirmó 
Ocampo. 'En fin, es muy larga la lista de los pasos a seguir para la 
elaboración de las fichas de autor de nuestro Diccionario de Escritores 
Mexicanos: averiguar sus direcciones, teléfonos, correos electrónicos, 
acudir a las obras de consulta, enciclopedias, historias de la literatura, 
homenajes, antologías; leer sus obras, por lo menos algunas, conocer sus 
intereses, quizá encariñarnos con su obra o con el mismo autor'. 
 
'Es evidente que ha tenido que haber, en cada uno de los miembros que 
conformamos este equipo -continuó-, la capacidad de colaborar en una empresa 
de esta magnitud y de tan largo proceso, una paciencia disciplinada de la 
que no todo el mundo es capaz, un placer en hacer esta investigación, que a 
la larga posee un indudable valor formativo y que nos ha permitido saber 
combinar, sabiamente, la exigencia con el respeto, la apertura y la 
generosidad. La literatura nos ha enseñado a ser tolerantes entre otras 
cosas, porque hemos aprendido que las obras de nuestros escritores 
representan, de una u otra forma, la conciencia del país, nuestra 
conciencia...' 
 
La historia 
 
Desde la fundación del Centro de Estudios Literarios de la UNAM, en octubre 
de 1956, se hizo patente la necesidad de contar con un amplio repertorio que 
recogiera la biografía, bibliografía y hemerografía de los escritores 
mexicanos, así como los datos bibliográficos y hemerográficos que se han 
escrito sobre ellos y sus obras, es decir, la bibliografía indirecta o de 
referencias críticas. Por otro lado, fue también sensible la necesidad de 
contar con un registro actualizado de los más importantes escritores 
iberoamericanos, españoles y extranjeros, que de una u otra forma se 
relacionan con nuestra literatura. De esta necesidad surgió el proyecto de 
la formación de varios bancos de datos que, desde 1967, año de la 
publicación de la primera edición del DEM, están en contínuo aumento y como 
investigación permanente de todos los años. El banco de datos de escritores 
mexicanos, el más completo, constituye hoy en día el más importante en su 
género en el mundo hispánico. 
 
El propósito de esta nueva edición del DEM, fue no sólo hacer menos ardua la 
tarea de la investigación literaria, al ofrecer con rigor metódico, los 
datos esenciales de la vida de un autor, la nómina de sus obras y las 
referencias críticas sobre su producción, sino también el punto de partida 
para la elaboración de otras investigaciones. A casi cuarenta años de la 
publicación de la primera edición del DEM, y con la publicación de casi toda 
esta nueva edición, en nueve volúmenes, corregida y notablemente aumentada, 
el Diccionario ha dado prácticamente la vuelta al mundo: Universidades como 
las de Madrid, la Habana y Caracas, han solicitado asesoría a la directora 
de este gran proyecto enciclopédico, Aurora M. Ocampo, para publicar 
diccionarios similares de sus respectivos países. 
 
Por otro lado, el DEM ha proporcionado el material indispensable para 
realizar estudios monográficos, historias parciales de nuestra literatura, 
tesis, antologías, homenajes, ensayos crítico-literarios sobre grupos y 
generaciones que, a lo largo de los años, se han vuelto innumerables. Estos 
trabajos han sido elaborados no sólo por estudiantes, maestros e 
investigadores de México, sino por muchos otros del extranjero: 
iberoamericanos, norteamericanos, europeos y un buen número de asiáticos 
(japoneses sobre todo) e incluso de África y Australia. 
 
En la actualidad, en el Centro de Estudios Literarios del Instituto de 
Investigaciones Filológicas de la UNAM, colaboran en su elaboración, bajo la 
asesoría, dirección y colaboración de la maestra Ocampo: Laura Navarrete 
Maya, Pilar Mandujano Jacobo, Aurora Sánchez Rebolledo, Patricia Ortiz 
Flores, Angélica Arreola Medina, Carlos Rubio Pacho, Rocío González Serrano, 
y los becarios Marcela Quintero Ayala, Jesús Gómez Morán y Elina Hernández 
Carballido, los cuales elaboran, al parejo de los investigadores, fichas de 
autor del Diccionario, y todos, desde la directora hasta los estudiantes del 
Servicio Social, trabajan en la revisión de libros y publicaciones 
periódicas y con el disco compacto que abarcará a los nueve tomos del 
Diccionario de Escritores Mexicanos, Siglo XX (de la A a la Z). 
 
 
 
Instituto de Investigaciones Filológicas 
http://www.filologicas.unam.mx 
http://www.cashum.unam.mx/bienvenida.html 
Coordinación de Humanidades 
http://www.coord-hum.unam.mx 
http://www.unam.mx/indices/wwwunam.htm#chumanidades 
 
 
Para hablar con la Mtra. Aurora M. Ocampo puede marcar a los teléfonos de 
la Ciudad de México: 5622-7493 ó 5622-7498, o escribirle al Email: 
diccionariodeescritoresmexicanos@... 
 
 
 
* * * * * * * * * * 
 
 
 
Difusión: 
r e d   a n á h u a k 
AGENCIA INTERNACIONAL DE NOTICIAS ALTERNATIVAS 
NUEVA INFORMACION PARA EL CAMBIO... 
www.laneta.apc.org/redanahuak 
 
 
* * * * * * * * * * * 
 
 
 
From: Bernardo Ruiz <br1503@...> 
Organization: Plan C Editores SA de CV 
Date: Mon, 11 Apr 2005 13:24:18 -0500 
To: Aurora Ocampo <diccionariodeescritoresmexicanos@...> 
Subject: Mi texto en tu homenaje 
 
Querida Aurora: 
Me permito enviarte el texto corregido de mi lectura en tu 
homenaje. Apenas me confirme Virginia que sábado de este mes tiene 
libre te aviso de la fecha para reunirnos en casa a comer junto 
con Ricardo y Sergio para festejarte. Un abrazo. 
--  
Saludos de 
Bernardo Ruiz 
http://ruix.biz 
------------------------ 
bernardoruiz@... 
ruix(arroba)planceditores.com 
br1503(arroba)yahoo.com 
bernardo(arroba)sogem.org.mx 
Tel. 9151 0758 
Tel. Fax. 55 360857 
------------------------- 
 
 
De  creadores y diccionarios 
Bernardo Ruiz 
 
Estábamos en el segundo semestre de la carrera de Letras  en la UNAM cuando 
Huberto Bátis comentó en su curso de "Metodología de la literatura . . .", 
allá por 1971, algunas de las costumbres de Ernesto Mejía Sánchez, uno de 
los grandes maestros e investigadores que tuvo esta Facultad. Apasionado de 
los claroscuros, no se ocupó mucho Huberto de elogiar la paciente labor de 
Mejía Sánchez por cuidar y ser el editor de la obra de Alfonso Reyes, sino 
del pésimo genio ‹sin duda ejemplar para Huberto‹ y  de la obsesión 
bibliográfica de Mejía Sánchez por coleccionar obsesivamente diccionarios de 
toda clase. Citaba a Mejía Sánchez y su elogio de los diccionarios como 
instrumentos imprescindibles para descifrar todos aquellos recodos del 
conocimiento que nos son ‹de otro modo‹ inaccesibles. 
Y gustaba Bátis a la vez comentar del esfuerzo de Diderot para organizar su 
enciclopedia, y anécdotas del doctor Johnson que entresacó de la entretenida 
crónica de Boswell; describió, asimismo, la afición de Borges por buscar la 
inspiración en mamotretos de peso completo; y la importancia para un lector 
en busca de una formación acorde a su época de comenzar no importaba dónde 
pero siguiendo conforme a su inteligencia ("que sirve para hacer uniones y 
ligas entre los objetos") un ciclo íntimo que conducía en largo periplo a 
entramar la relación de las entidades que pueblan el universo, y comprender 
que cada quien construye su brújula en la geografía inmensa del conocimiento 
con libros que nos conducen a otros y a subsecuentes en un viaje fascinante, 
propio e inédito en la experiencia humana. 
No sé si aquel curso derivó alguna vez en la reflexión respecto a la 
necesidad de que toda civilización y cultura se distinga por su minucioso 
inventario del universo, mas era una obvia consecuencia. Y un reto. 
Asombraba entonces ‹más que ahora‹, el desconocimiento que teníamos de 
nosotros mismos: ¿existía un libro que nos refiriera a la manera del Oxford 
Classical Dictionary los personajes de la teogonía de los mexicanos y los 
personajes históricos de los códices diversos? ¿Poseíamos una enciclopedia 
de las aves, insectos y animales que habitan nuestro territorio? Bueno, 
siquiera un listado de los personajes de Juan Ruiz de Alarcón que nos 
refiriera la obra y papel que les corresponde? ¿Nos preocupaba algo de eso? 
Fueron preguntas que nos formuló Bátis. 
A las nuevas generaciones, aquel país suena contiguo al de la Revolución o 
al de las invasiones norteamericanas, sin duda. El concepto "bases de datos" 
no era usual y nadie para sobrevivir por los lares de Humanidades necesitaba 
comprender más allá de la palabra  sumadora, (porque las calculadoras eran 
para ingenieros y no se conseguían ni en Sanborns ni en los puestos de las 
esquinas; y las computadoras sólo estaban en los bancos y en las áreas 
científicas).  
Para investigar se utilizaban tarjetas blancas, chicas o medianas  (un 
cuarto o media carta), tarjeteros, libros y una máquina de escribir 
Rémington u Olivetti. (Las IBM eléctricas Œde bolita¹ llegaron tiempo 
después). Los libros de historia de la literatura terminaban en Agustín 
Yáñez, si bien le iba, y términos como "los Contemporáneos" o "los de 
Taller" eran para exquisitos o iniciados. 
Sin embargo, corría por los murmuraderos de la facultad la leyenda de los 
investigadores del Centro de Estudios Literarios y una versión ad hoc  de su 
origen que estoy seguro no es verídica, salpicada de digresiones respecto a 
una mítica montaña de hielo de Antonio Alatorre (su cúmulo de tarjetas) y el 
fichero de Alfonso Reyes, que contravenían los argumentos de que la 
investigación literaria no existía en México. Varios iniciados afirmaban 
haber contemplado el mundo de citas de Ana Elena Díaz Alejo, Aurora Maura 
Ocampo y Ernesto Prado. «Ahí están, fichando y anotando. No paran», se 
decía. 
Resultado de ello fue una primera versión del Diccionario de Escritores 
Mexicanos que nos ahorraba la búsqueda de bibliografía y hemerografía para 
los trabajos de la materia o para ver quién había escrito sobre qué y, al 
menos, no desbarrar demasiado al intentar hacer una reseña o una crítica; y, 
para la salud curricular de los de Letras Iberoamericanas, descubrimos 
después con asombro unos cuadernos con lo primordial de los autores 
iberoamericanos, básicos para comenzar una tesis o una tesina. Éstos fueron 
trabajo adicional de Aurora Ocampo. 
Ahora bien, el trabajo no terminó ahí; ciertamente fue la piedra angular de 
diversas paráfrasis y vertientes: la Enciclopedia de México, el 
minidiccionario de escritores de Josefina Vázquez publicado por el INBA y el 
Diccionario de Mussaccio, por lo menos. Ya que después, mucho después se 
comprendió la utilidad del trabajo: llegó incluso a darse una serie de 
diccionarios respecto a la trayectoria burocrática de funcionarios y 
políticos, verdaderamente curiosas. 
A la par, el Diccionario de escritores mexicanos tuvo una nueva concepción, 
con miras al fin del milenio: detallar el espectro de la literatura del 
siglo XX. Esa fue la siguiente fase de una obra bajo la total 
responsabilidad y experiencia de Aurora Maura Ocampo que con la aparción de 
la letra R, en su séptimo volumen, anuncia ya la inminente conclusión de 
esta labor para adaptarse, en natural evolución a las necesidades del siglo 
XXI. 
¿Cuál es el efecto de una obra en su momento? ¿Cómo varía cronológicamente 
el punto de vista respecto a un libro o un escritor? ¿Cómo se abre paso o 
extingue la reflexión y alcance de un título o de un autor? ¿Cómo se 
entraman las influencias e intertextualidades? Sólo un registro minucioso de 
tal acontecer puede aclarar esa perspectiva. ¿Cómo si no, por ejemplo, 
podría hacerse una trayectoria de la influencia de Rulfo desde antes que 
fuera becario del Centro Mexicano de Escritores hasta la fecha? El punto de 
partida necesario para formular una respuesta está en el Diccionario de 
escritores; es un ensayo simple de enunciar, mas complejo e intrincado en 
cuanto al esfuerzo que implica elaboralo. 
O lucubremos respecto a un tema menos común, ¿de qué manera se puede 
comprender la valoración de Francisco Tario después de su reservada vida y 
velado reconocimiento, hasta el interés y fascinación que despierta en los 
lectores actuales? Y en sentido inverso: ¿a qué motivo se puede adjudicar la 
escasa atención que se presta a una obra monumental como la de Max Aub? ¿O 
cómo la publicación de la obra completa de Julio Torri favoreció su difusión 
y permanencia a través de la afinidad que se le reconoce con Schwob o 
Arreola? 
Se afirma, desde que tengo memoria, que la crítica no existe en México. No 
conozco escritor que no levante la ceja cuando se habla de la crítica; mas 
ésta no se aprecia cuando proviene de la academia o cuando no va dirigida al 
interfecto con los suficientes superlativos consagratorios. Nada hay más 
patético y divertido que el recién publicado autor que al día siguiente de 
su presentación o lanzamiento de su libro espera ver su nombre en la lista 
de ingreso a la Academia o en letras de oro en el Congreso. 
Afortunadamente ese deseo nunca en vida se ha visto satisfecho. Ni la 
crítica ni la literatura ni su historia se construyen ni estudian con ese 
fin. Con frecuencia exagerada se olvida que es la multiplicidad de autores 
de una nación y los avecindados en ella el auténtico acervo y fuerza de una 
literatura; donde vale bien que se destaquen ciertas constantes estilísticas 
de algún autor sumamente representativo. Por ello el Diccionario de 
escritores mexicanos del siglo XX procedió con un criterio refinado. Puso 
como condición mínima la escritura de al menos dos títulos en cualquiera de 
sus géneros. Y reconoció la multiplicación de autores que participaron en la 
construcción de ese panorama inédito en nuestra historia. 
Con ello se sigue, de manera implícita, que una obra es un proceso de 
acumulación; y que así como la obra necesita tiempo para su incubación y 
desarrollo, la crítica requiere de un proceso análogo de reflexión, 
comparación y valoración más allá de presiones temporales o de criterios de 
mercado o de una vuelta de tuerca meramente anecdótica; necesita de contexto 
al cual referirse y evaluar las propuestas que hacen de una obra un texto 
clásico contemporáneo conforme a definidos ‹que no necesariamente 
universales‹ cánones. 
Esta labor, por hacerse todavía, es para las generaciones presentes y por 
venir. Las diversas generaciones que han dedicado su trabajo ‹o en el caso 
de la maestra Ocampo, su vida‹ al censo de nuestra literatura moderna y 
contemporánea han sentado las bases de un conocimiento que debemos 
profundizar.  
La perspectiva a futuro del diccionario se construye ya con técnicas 
modernas que facilitarán su acopio y actualización que, a la vez, requieren 
la adopción de nuevas habilidades para la investigación y catalogación 
electrónica. Este es un trabajo que jamás termina, ciertamente. 
Tenemos en las manos uno de los volúmenes finales de la última versión 
impresa del Diccionario de escritores mexicanos del siglo XX. Aplaudamos con 
generosidad y respeto su publicación, producto ejemplar de la investigación 
humanística de nuestra Universidad; fruto de una labor y esfuerzo de años, 
maestra Ocampo; que no sólo satisface las necesidades del claustro, sino es 
fiel muestra de una grandeza que nos pertenece: testimonio de la capacidad 
creativa e intelectual de una nación que tiene en la alta sensibilidad, y en 
la palabra ejemplar  la cotidiana demostración de que por nuestra raza habla 
el espíritu.  
Muchas gracias. 
 
 
 
* * * * * * * * * * 
 
 
 
 
=~==================================================================~= 
                       ~ Más de 100.000 Casas ~ 
              Encontrar casa en España es Facilisimo.com 
                      Obra nueva y segunda mano 
                  ->> http://elistas.net/z/9f.f2 <<- 
=~==================================================================~= 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net