Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 841 al 880 
AsuntoAutor
PORTAL 11:11 laura be
FE fue el mensaj Malena S
11 de octubre... A Malena S
Guerreros de Luz e Alejandr
CONFIRMA TU PARTIC Ritmica
mensaje de la herm Malena S
MENSAJE DE TAIKUMA Malena S
PAZ MUNDIAL .- Alejandr
11 de Octubre...Ll Thammy A
Acogida o alambrad Ricardo
Se acerca el Segun Ricardo
DE MI CORAZON Diana Pe
Mensajes del 10-10 Adrian G
Octubre 11...Porta Thammy A
PERU... 11 de oct Malena S
FW: Canalizaciones Ricardo
PERU ....14 DE OCT Malena S
Ciencia de la Medi laura be
Earthdance 2001 / Ricardo
Dios está dentro t Ricardo
Científicos prueba Ricardo
FW: CONVOCATORIA E Ricardo
Candelabro de Nasc Ricardo
Canalizaciones per Ricardo
FW: Una Gran Avent Ricardo
Sobre el Llamado d Ricardo
MISION Huaca Huall Malena S
me presento... paulacan
Fw: Premios Nobel Antonia
PORQUE LAS PLEYADE Malena S
para Ricardo Alejandr
base militar de EE Benincas
Pedido Majury y
SOMOS UNO Diana Pe
LINEAMIENTOS FORO Ricardo
II Encuentro de la cdelvall
FW: La mujer del q Ricardo
HOSPITAL DE LUZ Malena S
II Encuentro de l Ritmica
reflexiones a medi Montero
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2769     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Acogida o alambrada / Koldo Aldai
Fecha:Miercoles, 10 de Octubre, 2001  00:23:38 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <anahuak @.............mx>

 
 
---------- 
From: Planeta Gaia <planetagaia@...> 
Date: Sat, 15 Sep 2001 23:38:55 -0700 
 
 
Acogida o alambrada 
 
 
Navega un buque con cuatrocientas vidas a bordo. Da vueltas a una isla 
continente sin puerto, ni luz de atraque. Sus pasajeros afganos buscan las 
barbas de Alá por algún rincón de su cielo oceánico. Le llaman el "barco de 
la vergüenza" porque los muelles australianos no aceptan tan poco lucrativo 
desembarco. Otros buques ni siquiera se preocupan por tocar puerto para 
descargar su fardo humano. Un barco turco acaba de echar al Mediterráneo a 
más de trescientos kurdos cuyo delito era buscar otro horizonte en Europa. 
En Francia decenas de inmigrantes tratan cada noche de engancharse a un tren 
o a un camión con el que horadar el Túnel y llegarse a una isla donde han de 
coleccionar menos papeles para no ser expulsados. 
En EEUU organizaciones humanitarias siembran el desierto sureño de cajas de 
agua para que los mexicanos que han saltado todas las alambradas no se 
detengan por unos labios resecos. 
Más cerca de nosotros, en nuestras propias costas, hay hombres de tez más 
morena que dejan la vida por alcanzar una playa que contemplan en sus sueños 
pintadas de color oro, muchachas en la flor de la vida empujadas por músicas 
occidentales y olas traicioneras hasta embarrancarlas en una definitiva 
arena. 
Los últimos días estivales nos han servido también estampas más oscuras. 
Niños de Belfast reciben sobrada lección de fanática intolerancia. Lloran en 
su vuelta al colegio. Los adultos de otra religión les abuchean pues no 
desean que pasen por delante de sus casas. 
En Israel otros niños van a la escuela encerrados en blindados. La mano dura 
del Gobierno, su falta de voluntad pacificadora niega a los pequeños el 
cielo abierto, les priva de saltar y corretear en su camino hacia las aulas. 
Sin salir de la ³tierra prometida², hay jóvenes palestinos que hacen 
explotar su cuerpo para que el estallido siembre decenas de muertos judíos 
en pizzerías y Mac Donald´s. Piensan que Alá los colocará más a su vera 
cuanto más sangre inocente le acerquen. Olvidan que un Dios tan sanguinario 
difícilmente habría creado un planeta tan hermoso, un ser humano tan 
perfecto, un corazón bombeador sobre todo de amor. 
 
Algo duro cristaliza en el interior de los hombres que no logran abrir sus 
brazos en acogida. Algo extraño abrigan quienes no se desarman ante la 
inocencia de los pequeños. Algo enfebrizo asalta a quien mata para avanzar 
en su tortuoso camino... 
 Todo ese mundo sórdido e insolidario que nos dibujan los medios de 
comunicación a la vuelta de las vacaciones, pareciera que fuera el único, 
sin embargo no es así. Ese mundo gana las cabeceras de los rotativos, pero 
tan sólo alcanza a dibujar la mitad del cuadro de la realidad. El lienzo de 
nuestros días es más rico e ilusionante que el conjunto de rojos chillones y 
negros que diariamente estampan los teletipos. La ³bomba informativa² 
originada en la fuente del conflicto o del desatino acalla otras mil y un 
pequeñas y alentadoras realidades, otros mil y un solidarios gestos. 
No es fácil ser optimista periódico en mano, sin embargo no hemos de olvidar 
que por doquier se escriben otras noticias que raramente alcanzan el papel o 
la pantalla y que sin embargo son dignas de lanzarlas a los cuatro vientos. 
Se construye y modela en todas las latitudes otra realidad que, no por 
silenciosa, es menos apabullante. Emerge otra humanidad que no mendiga 
titulares, pero que escribe con firme pulso un futuro diferente. Nos consta 
que se gesta otro escenario con costas más hospitalarias, con playas más 
amables, con calles, restaurantes y escuelas sin sobresaltos ... 
 
¿Cuál es el mundo real? El de acogida o el de alambradas, el que sirve al 
otro o el que se sirve del otro. Dos realidades diametralmente diferentes se 
hallan en crucial y trascendente pugna. La tierra tendrá o no futuro en 
función de cual de las dos realidades se imponga. 
Nunca la sociedad ha estado tan polarizada entre las gentes que apuestan por 
el cooperar y las que están presas del competir; entre quienes se deciden 
por las puertas abiertas, el mutuo respeto y el compartir y los que optan 
por las puertas selladas, la rivalidad, la violencia y el sálvese quien 
pueda. 
Clausuramos ya un tiempo de ideologías enfrentadas que ha predominado a lo 
largo de casi dos siglos. Cada vez los seres humanos se reunirán menos en 
torno a ideas para construir un Estado y más en torno a principios y valores 
que rijan los destinos de la humanidad. Por doquier se manifiesta una clara 
disyuntiva de servicio a la comunidad, unidad en la diversidad, sinergia de 
esfuerzos, desarrollo equitativo y sostenido o por el contrario de 
agresividad, separatividad y abuso del otro y del entorno. 
Dos modelos se debaten por hacerse con el mundo: el del interés particular o 
el del interés común, el del respeto y amor a la madre naturaleza, o de la 
depredación egoísta de la misma. Dos vías se abren a la hora de resolver 
conflictos: la del diálogo y la reconciliación o la de la lucha y la 
confrontación. Las señales están ya dadas: no hay futuro para esa humanidad 
que sólo piensa en sí misma, en sus propios beneficios, indiferente a la 
suerte de la humanidad del Sur, de futuras humanidades. 
 
Vivimos la versión moderna, en DVD, de la pugna entre las fuerzas del bien y 
del mal, del amor y del desamor, la eterna, pero siempre renovada contienda, 
entre el día y la noche, la luz y la oscuridad. Puede observarse éste como 
un planteamiento infantil y algo reduccionista, pero quizá no del todo 
falso, ni caduco. Imaginemos por un momento que esa oscuridad ha sido 
necesaria, que esas fuerzas tenebrosas debieron de activarse y presentarse 
firmes, al día de hoy, para desafiar toda la capacidad de amar que es capaz 
de desplegar el humano. Imaginemos que vivimos la hora crucial en la que es 
preciso el concurso de las gentes de buena voluntad para dar un giro de 
esperanza al mundo. 
No más ideologías por favor, no más fragmentaciones en torno a lo que, en 
estos trascendentes tiempos, se torna secundario y pasajero. Unámonos todos 
los que queremos costas sin alambradas, playas sin pateras, escuelas sin 
blindados, pueblos sin fronteras. No más partidos, peñas y religiones por 
favor; unámonos todos los queremos enriquecernos con lo diverso, cultivarnos 
y crecer con el otro, unámonos quienes abrazamos árboles, besamos todos los 
suelos y bendecimos todas sus razas. Unámonos los aguadores, los abridores 
de brechas, los tronadores de verdades, los tejedores de sueños fraternos. 
Saltemos los pestillos, troceemos más pan, alarguemos los aleros. Nadie dude 
de que un mundo de acogida, un común hogar de justicia y amor es aún 
posible.  
 
 
Koldo 
Www.poratldorado.com  
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.