Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 9721 al 9760 
AsuntoAutor
Cristo Miguel: Est Damian C
Todo controlado guillerm
Italia se va de Ir Guillerm
Cambio colosal Guillerm
Momento propicio Guillerm
Mensaje del Maestr Nady
El Despertar Cuánt Susana P
SOA Watch Activist Ricardo
NUESTRO LIBRO BLAN Sorem
Buenas noticias Guillerm
Fw: Fw: El Mundo c Jeronimo
Iniciativa para qu Ricardo
Cambios inevitable Guillerm
Sananda: El Día qu Damian C
jUDAS...??? Ricardo
El 'mito' de la tr Ricardo
Catolicos hipocrit Ricardo
FW: jUDAS...??? Ricardo
Memorias Foro Alte Ricardo
Mensaje del Maestr Nady
America Latina, de Ricardo
Tempestad monetari Guillerm
Nuevas Audiciones Sintonia
Mensaje de Atmos d Nady
AMADA MADRE TIERRA Ricardo
22 de Abril, dia d Ricardo
Dialogo con la Tie Ricardo
Extraña propulsión Guillerm
JESHUA - Salud y E Graciela
Las mujeres viven Ricardo
From Freedom to Fa Ricardo
Discurso de los Li Damian C
El Mundo puede cam Graciela
Transición suave Guillerm
¿Qué Pasa en El Pl Graciela
¡LA VIDA ES MARAVI Sorem
Mensaje de Atmos d Nady
Six Nations: 'They Ricardo
En el Dia de la Ma Thammy A
Mensaje del Maestr Nady
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 11664     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] El 'mito' de la traicion de Judas
Fecha:Lunes, 17 de Abril, 2006  16:59:43 (-0500)
Autor:Ricardo Ocampo <casadelared @...............mx>

 
EL ³MITO² DE LA TRAICIÓN 
 
Autor: Homero Campa 
Fecha: 15-Abr-2006 
Apro 
      
Jesús de Nazaret le pidió a Judas Iscariote que lo entregara a las 
autoridades romanas para que le dieran muerte, con el fin de triunfar sobre 
las limitaciones del cuerpo y encontrar su ser divino. Tal es la doctrina 
gnóstica contenida en El Evangelio de Judas, un escrito milenario encontrado 
en Egipto que la semana pasada publicó la National Geographic Society en 
forma de libro. La Iglesia católica rechaza con vehemencia el contenido y la 
autenticidad de dicho documento porque, entre otras cosas, pone en 
entredicho uno de los más caros motivos del cristianismo: la ³traición de 
Judas².  
 
Tú habrás de aventajar a todos² los apóstoles, dijo Jesús de Nazaret a su 
discípulo predilecto, Judas Iscariote, ³porque sacrificarás al hombre que me 
arropa². 
Es con esta simple frase como El Evangelio de Judas rompe con la arraigada 
creencia de ³la traición². 
En realidad, Judas Iscariote entregó a Jesús porque éste se lo pidió ya que, 
de acuerdo con el autor de la introducción del libro, Marvin Meyer, ³lejos 
de causar tristeza, la muerte es el medio por el que Jesús se libera de la 
carne para poder regresar a su hogar celestial, y al traicionar a Jesús, 
Judas le ayuda a descartar su cuerpo y a liberar su ser interior, su ser 
divino².  
Meyer ­profesor de ³estudios cristianos y de la Biblia² en la estadunidense 
Universidad Chapman, así como integrante del equipo de expertos que tradujo 
del idioma copto al inglés el escrito, hallado en Egipto en los años 
setenta­ agrega: ³Para El Evangelio de Judas, Jesús no es un redentor porque 
esté arropado en carne mortal, sino porque es capaz de revelar el alma o 
ente espiritual que se aloja dentro de esa carne, y el verdadero hogar de 
Jesús no es este imperfecto mundo inferior, sino el mundo divino de la luz y 
de la vida². Así, para el Maestro ³la muerte no es una tragedia, ni es 
tampoco un mal necesario para lograr el perdón de los pecados². 
El volumen ­que empezó a circular la semana pasada en Estados Unidos en 
medio de un fuerte rechazo de la Iglesia católica­ pone entre corchetes 
algunas palabras que pueden deducirse en los puntos del antiguo manuscrito 
que ya no eran legibles, y es prolífico en pies de página con referencias 
bíblicas, históricas, científicas y lingüísticas para facilitar su 
comprensión.  
Contra lo que tanto ha repetido la Iglesia católica, el manuscrito ­cuya 
elaboración fue científicamente datada en el siglo II de nuestra era­ 
sostiene que Judas es el ³paradigma de lo que debe ser un discípulo². A 
diferencia del resto de los apóstoles ­apunta Meyer­ , Judas es el único que 
interpreta correctamente las palabras de Jesús y ³puede pararse frente a 
él². 
Por ejemplo, El Evangelio de Judas incluye el siguiente pasaje: 
Un día (Jesús) se encontraba con sus discípulos en Judea y los halló 
reunidos y sentados en piadosa observancia. Cuando se [aproximó] a sus 
discípulos, reunidos y sentados y ofreciendo una oración de gracias sobre el 
pan, [se] rió. 
Los discípulos [le] dijeron: ³Maestro, ¿por qué te ríes de [nuestra] oración 
de gracias? Hemos hecho lo justo². 
Él contestó y les dijo: ³no me río de vosotros. Vosotros no estáis haciendo 
esto por voluntad propia, sino porque es a través de esto que vuestro dios 
[será] alabado²(Š) 
Cuando los discípulos escucharon esto, se indignaron y enfurecieron y 
empezaron a blasfemar contra él en sus corazones. 
Cuando Jesús observó su falta de [comprensión, les dijo] a ellos: ³¿Por qué 
esta perturbación os ha conducido a la cólera? Vuestro dios que está dentro 
de vosotros y [Š]han provocado que os encolerizéis [dentro] de vuestras 
almas. Cualquiera de vosotros que sea lo [suficientemente fuerte] entre los 
seres humanos, [dejad] que surja el humano perfecto y se pare frente a mí². 
Todos respondieron: ³Tenemos la fuerza². 
Pero sus espíritus no se atrevieron a pararse frente [a él], exceptuando a 
Judas Iscariote. Él fue capaz de pararse frente a él, pero no pudo mirarlo a 
los ojos, y desvió su cara. 
Judas le [dijo]: ³Yo sé quién eres y de dónde vienes. Tú eres del reino 
inmortal de Barbelo. Y yo no soy digno de pronunciar el nombre de aquél que 
te ha enviado². 
Según el pie de página correspondiente, el reino de Barbelo ­también llamado 
aeon­ es ³el reino divino de arriba² y, en consecuencia, Jesús es ³el hijo 
de Dios². 
Los misterios del reino 
 
El libro reproduce una ³conversación privada² entre Judas y Jesús en la que 
éste le recomienda apartarse del resto de los apóstoles. 
Sabiendo que Judas reflexionaba sobre algo elevado, Jesús le dijo: ³apártate 
de los otros y yo habré de contarte los misterios del reino. Es posible para 
ti alcanzarlo, pero pasarás mucha aflicción. Porque alguien más habrá de 
reemplazarte, con el fin de que los doce [discípulos] puedan otra vez estar 
en buenos términos con su dios². 
Judas le dijo: ³¿Cuándo me dirás estas cosas, y [cuándo] amanecerá el gran 
día de luz para la generación?². 
Pero cuando esto dijo, Jesús lo dejó. 
En otra escena, Judas relata ³una visión²: 
Judas dijo: ³Maestro, ya que has escuchado a todos los otros, ahora 
escúchame a mí. Porque he tenido una gran visión². 
Cuando Jesús oyó esto se rió y le dijo: ³Tú, decimotercer espíritu, ¿por qué 
te fatigas tanto? Pero habla, y yo he de soportar contigo². 
Judas le dijo: ³En la visión me vi a mí mismo en el momento en que los doce 
discípulos me apedreaban y me perseguían [severamente]. Y también arribé al 
lugar donde [Š] detrás de ti. Vi [una casaŠ], y mis ojos no pudieron 
[abarcar] su tamaño. Gente magnífica la rodeaba, y esa casa tenía un techo 
de jardinería, y en el centro de la casa había [una multitud], pidiendo: 
ŒMaestro, llévame adentro con toda esa gente¹². 
[Jesús] respondió y dijo: ³Judas, tu estrella te ha hecho extraviar². [Él] 
continuó: ³Ninguna persona que haya nacido mortal es digna de entrar a la 
casa que has visto, porque ese lugar está reservado a los santos. Ni el sol 
ni la luna habrán de regir ahí, tampoco el día, pero los santos morarán ahí 
siempre, en el reino eterno con los santos ángeles. Mira, te he explicado 
los misterios del reino y te he mostrado el error de las estrellas; y [Š] he 
enviado [Š] sobre los doce aeons². 
En otra parte, Judas pregunta sobre su destino. 
Judas dijo: ³Maestro, ¿podría ser que mi simiente esté sometida a los que 
gobiernan?².  
Jesús respondió y le dijo: ³Ven, que yo [Š], pero habrás de afligirte mucho 
cuando veas el reino y a toda su generación². 
Cuando escuchó esto, Judas le dijo: ³¿Qué bien es éste, que lo he recibido 
yo? ¿Por qué tú me has destinado para esta generación?². 
Jesús respondió y dijo: ³Tú te convertirás en el decimotercero y serás 
maldecido por las otras generaciones ­y habrás de regir sobre ellas. En los 
últimos días ellos maldecirán tu ascenso a la [generación] sagrada². 
Aquí, explica una nota, se sugiere que Judas es despreciado por los otros 
apóstoles, pero que será exaltado por encima de ellos como el discípulo 
preeminente. Ascenso o ³retorno hacia arriba² es una traducción tentativa 
que parece aludir a algún tipo de transformación o transfiguración de Judas. 
 
La ³traición² 
 
Es en un pasaje donde Jesús se refiere a las personas que están bautizadas 
donde, de acuerdo con los especialistas, instruye a Judas para que lo ayude 
a obtener su ³liberación espiritual². 
Judas dijo a Jesús: ³Mira, ¿y qué harán aquellos que están bautizados en tu 
nombre?². 
Jesús dijo: ³En verdad [os] digo, este bautismo [Š] mi nombre [Š] a mí. En 
verdad [yo] te digo, Judas, [aquellos que] ofrecen sacrificios a Saklas [Š] 
Dios [Š] todo es malo. 
³Pero tú habrás de aventajar a todos ellos. Porque sacrificarás al hombre 
que me arropa,  
³Porque tu cuerno ya se ha levantado, 
tu cólera se ha encendido 
tu estrella ha brillado 
y tu corazón se ha [Š]. 
³En verdad [Š] vuestro último [Š] se convertirá [Š], dado que él será 
destruido. Y entonces la imagen de la gran generación de Adán será exaltada, 
porque antes que el cielo, la tierra y los ángeles, esta generación, que 
pertenece a los reinos celestiales, existe. Elevad vuestros ojos y mirad la 
nube y la luz que lleva dentro y las estrellas que la rodean. La estrella 
que dirige el camino es tu estrella.² 
Judas elevó sus ojos y vio la nube luminosa y entró en ella. Aquellos que 
estaban parados sobre el suelo escucharon una voz que provenía de la nube, 
diciendo [Š] gran generación [Š] Šimage [Š] [Š] 
Este pasaje, se explica en el volumen, ³puede ser descrito como la 
transfiguración de Judas. Se le reivindica, glorificándolo con la nube 
luminosa y la voz que sale de ella². 
Viene después el episodio acerca de ³la traición². 
[Š] Sus altos sacerdotes murmuraban, porque [él] se había retirado al cuarto 
de huéspedes para hacer su oración. Pero algunos escribanos permanecían ahí 
vigilando cuidadosamente para arrestarlo durante la oración, porque tenían 
miedo de la gente que lo miraba como un profeta. 
Se aproximaron a Judas y le dijeron: ³¿Qué haces aquí? Tú eres Œdiscípulo de 
Jesús¹². 
Judas les respondió como deseaban. Recibió un poco de dinero y se los 
entregó. 
Meyer apunta que El Evangelio de Judas termina con la escena en que éste 
entrega a su Maestro, y no con la crucifixión de Jesús, como una forma de 
subrayar la ³lealtad² de Iscariote. 
 
La generación de Set 
 
Según los editores de National Geographic, El Evangelio de Judas señala que 
el reino de Barbelo ­nombre que los gnósticos dan a la Madre Celestial y 
quien vive, entre otros, con el Buen Dios­ está más allá de las estrellas. Y 
que Jesús no sería hijo del Dios que el Antiguo Testamento denomina Yahvé, 
sino de Set, el tercer hijo de Adán y Eva, quien nació después de la muerte 
de Abel y el destierro de Caín. 
Meyer explica: ³Set representa un nuevo inicio para la humanidad. Entonces, 
pertenecer a la generación de Set, según El Evangelio de Judas y otros 
libros setianos similares, es ser parte de la humanidad iluminada². 
En otra parte del manuscrito milenario, Judas inquiere sobre el destino de 
Adán y de la humanidad. 
Judas dijo a Jesús: ³¿[Cuán] larga es la duración de tiempo que vivirá el 
ser humano?². 
Jesús dijo:³¿Por qué te cuestionas sobre esto, que Adán, con su generación, 
ha vivido su trecho de vida en el sitio donde ha recibido su reino, en 
longevidad con su rey?². 
Judas dijo a Jesús: ³¿Es que muere el espíritu humano?² 
Jesús dijo: ³Este es el motivo por el que Dios ordenó a Miguel (el arcángel) 
darle a la gente sus espíritus en préstamo, de tal suerte que pudieran 
brindar servicio; pero el Excelso ordenó a Gabriel (el arcángel) otorgar 
espíritus a la gran generación, sin nadie que gobernara sobre ellos ­esto 
es, el espíritu y el alma² (Š) 
Meyer reconoce que El Evangelio de Judas difiere en muchos aspectos de los 
Evangelios del Nuevo Testamento. ³Durante el período formativo de la Iglesia 
Cristiana ­plantea­ , se escribieron numerosos evangelios, además de los del 
Nuevo Testamento, de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Entre los otros evangelios 
que han sobrevivido, ya sea completos o en forma de fragmentos, se 
encuentran el Evangelio de la Verdad y los evangelios de Tomás, Pedro, 
Felipe, María Magdalena, los ebionitas, los nazarenos, los hebreos y los 
egipcios ­para nombrar tan sólo unos cuantos­, y estos evangelios demuestran 
la rica diversidad de perspectivas dentro de la cristiandad primitiva². 
Y puntualiza: ³El Evangelio de Judas tan sólo fue otro de los evangelios 
escritos por los primeros cristianos en su intento por articular, de una 
forma u otra, quién era Jesús y de qué manera se le debía seguir². 
Así, ³El Evangelio de Judas puede ser clasificado como algo a lo que 
frecuentemente se le llama un evangelio gnóstico. Posiblemente escrito 
alrededor de la mitad del siglo II, y muy probablemente basado en ideas y 
fuentes más antiguas, representa una temprana forma de espiritualidad que 
enfatiza la gnosis o Œconocimiento¹: conocimiento místico, conocimiento de 
Dios y de la unidad esencial del propio ser con Dios². 
Y abunda: ³En El Evangelio de Judas, como en otros evangelios gnósticos, 
Jesús es en primer lugar un maestro y un revelador de sabiduría y 
conocimiento, no un redentor que muere por los pecados del mundo. Para los 
gnósticos, el problema fundamental en la vida humana no es el pecado, sino 
la ignorancia; y la mejor manera de hacer frente a este problema no es a 
través de la fe, sino del conocimiento. En El Evangelio de Judas, Jesús le 
transmite a Judas ­y a los lectores del Evangelio­ el conocimiento que puede 
erradicar la ignorancia y conducir a la conciencia de uno mismo y de Dios². 
El especialista aclara que ³en la espiritualidad gnóstica, un acercamiento 
tan directo a Dios no requiere de intermediarios ­después de todo, Dios es 
el espíritu y la luz interiores­, y la evidencia proveniente de la primera 
Iglesia y de los heresiólogos (cazadores de herejes) dentro de ésta indica 
que los sacerdotes y obispos no gustaban de esos gnósticos librepensadores². 
Y es que, recuerda Meyer, en la historia, Roma y el cristianismo ortodoxo 
³ganaron la batalla². 
 
 
  
© 2004 Proceso Com S.A. de C.V. 
www.apro.com.mx 
 
------------------ 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net