Inicio > Mis eListas > gap > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 9976 al 10015 
AsuntoAutor
Los siete derechos Ricardo
Mensaje de Ag-agri Nady
Mensaje de Atmos d Nady
Re: Slowdown Ricardo
EL PROPÓSITO DE UN Sorem
Historia China Ricardo
Necesitamos Acción Guillerm
La Conexión del Am Ricardo
Permitan que la vi Ricardo
Retirada de Irak Guillerm
Populismo? Ricardo
Mensaje de Ker-On Nady
Yo estoy listo Ricardo
Madrid este Jueves Thammy A
Audiciones de Trig Sintonia
Argentina: Indigen Ricardo
El libre vuelo del Ricardo
UNIPAZ: "El Arte d Ricardo
Mensaje del Maestr Nady
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Mensaje de Atmos d Nady
Mensaje de Ela de Nady
Firma contra la to Gitana
JESHUA - Los Guard Graciela
Mensaje del Maestr Nady
Hablando con 'Gris Guillerm
Curación En La Nue pablo201
LA ABUNDANCIA EN L Sorem
Pitagoras Ricardo
Invitacion Mingako Ricardo
Empleados publicos Ricardo
MARIO LIANI EN COL Graciela
Retraso temporal d Nady
Llega a su fin la Ricardo
Exvotos / Columna Ricardo
Adelanto de fechas Guillerm
Elevar La Vibració pablo201
Declaracion de jov Ricardo
Etapas finales Guillerm
Olas gigantes Guillerm
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
FORO GAP INTERNACIONAL
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 11929     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[GAP] Hablando con 'Grises'
Fecha:Viernes, 9 de Junio, 2006  19:21:54 (+0200)
Autor:Guillermo <guillermo @.....es>

Curioso testimonio de una comunicación de 50
años con humanoides extraterrestres 'Grises'

'Estoy tratando de crear una relación
fructífera entre nosotros y los grises'

'A partir de 1952 comenzaron un plan para
crear niños superdotados de inteligencia'

Por Whitley Streiber
Miércoles 7 de junio de 2006

Desde diciembre de 1986 hasta octubre de 1997, estuve en continuo
contacto, a menudo diario, con los grises. He escrito poco sobre ello en
parte porque no hay prueba y siento que mis palabras caerán, en su mayor
parte, en oídos sordos. La gente no me creerá simplemente.

Más importante, sin embargo, es que ha habido la enorme pregunta de cómo
escribir sobre ello de un modo útil. Describir la experiencia
simplemente hubiera sido una pérdida de tiempo. Ellos no se pueden
describir simplemente. Para comunicar su impacto y su contenido, tuve
que encontrar otro modo.

En octubre de 1997, nos trasladamos desde el interior septentrional de
Nueva York a Tejas, y los grises trataron brevemente de seguir, pero al
final no. En junio de 1998, pasé unos 45 minutos fenomenales con un
hombre que pienso podría haber estado involucrado con ellos de alguna
manera. Transcribí mi conversación con él, y la he publicado en mi
pequeño libro, “La Clave”.

En agosto, publicaré un trabajo de ficción sobre los grises, que se
propone traerlos a la vida como gente, y revelar lo que es estar con
ellos. También es mi esperanza que los métodos de comunicación que
demuestro en la novela probarán ser útiles a la gente que está en
contacto y tiene dificultad en experimentar una relación rica y
constante con ellos.

La comunicación es el centro del problema, y el comunicarse con ellos es
totalmente diferente de todo lo que hacemos entre nosotros mismos que da
lugar a la transmisión de información.

Ellos con conscientes de que pueden ser destructivos, y está
extremadamente preocupados de no abrumarnos. Todo lo que tenemos que es
de cualquier interés para ellos es nuestra libertad, en cada nivel, y en
tanto que el contacto directo con ellos podría comprometerla, ellos
evitan eso con pasión, y su pasión es intensa más allá cualquier cosa
que conozcamos entre nosotros mismos.

Se dice que ellos son autómatas sin emociones, llevando a cabo
despiadadamente crueles experimentos científicos sobre víctimas
desamparadas, robando sus huevos y semen, violándolos y dejándolos con
memorias suprimidas y vidas rotas.

Todo lo cual refleja exactamente un nivel de nuestra experiencia ellos.
Pero eso no es todo, ni con mucho. Es verdad igualmente llamarlos
maravillosos como llamarlos peligrosos. Pueden actuar de una manera sin
emociones, pero eso es porque son muy complejos, tanto como individuos y
como el arsenal de formas especializadas con que se presentan a
nosotros. Algunas de sus formas pueden representar especies separadas,
pero muchos de ellos parecen ser el resultado de ingeniar una especie en
diferentes tipos de cuerpos, probablemente para realizar diversas
funciones especializadas.

No puedo llamarlos extraterrestres de otro planeta porque no sé si eso
es lo que son. De hecho, mis años con ellos me han dejado con preguntas
que me han requerido otros diez años sólo para comenzarlas a aclarar.

Seré franco con ustedes sobre lo que estoy tratando de hacer con mi
vida: Estoy intentando crear una relación entre nosotros y los grises.
Ahora mismo no tenemos una relación, por dos razones: nuestra actitud
hacia ellos es disfuncional; y no saben cómo alcanzar nuestra cultura
sin destruirla. Mi ambición es hacer fructífera la relación, y permitir
ellos interactúen con nosotros abiertamente sin arruinar nuestras vidas.

¿Y por qué podrían hacer eso? La razón está que nuestras mentes viven
dentro del tiempo y las suyas no. Por lo tanto, ellos saben cosas que
nosotros no sabemos y no deseamos conocer. El mundo parece muy diferente
para ellos que para nosotros. He visto nuestro mundo a través de sus
ojos, en un proceso que ellos me enseñaron. Antes de que describa cómo
hicieron eso, déjenme explicar qué es lo que ellos pueden hacer:
utilizando su maestría de conciencia, pueden hacer cosas como trasladar
la conciencia a un estado extrafísico, y depositarla en otro cuerpo.
Esto parece imposible, por supuesto, en una sociedad que está tan
dedicada a negar la existencia de cualquier cosa que no comprende.

Es un hábito que necesitamos romper, porque no nos ayuda, y, de hecho,
impide nuestro progreso científico. En el New York Times en 1908, se
publicó una editorial indicando que podría ser posible el vuelo de un
objeto más pesado que el aire, pero que no sucedería a menos que la
ciencia dedicara un millón de años de esfuerzo para solucionar el
misterio de ello. Nueve días después los hermanos Wright volaron, y sin
embargo ni el New York Times ni el resto de nuestra cultura intelectual
ha corregido la debilidad mental que condujo al absurdo fracaso
representado por esa editorial.

Es esta misma debilidad la que nos ha ocasionado que no podamos hacer
frente a la presencia de los grises en nuestro mundo. Pero ellos no han
sido incapaces. De hecho, han actuado con capacidad y sido eficaces.

El esfuerzo de los grises para comunicarse con nosotros comenzó en 1954
y terminó en 2004. En julio de 1954 ellos llevaron a cabo un prueba
sobre Washington. Durante esta prueba, realizaron intentos básicos de
abordar conversación con nosotros. Estos intentos se encontraron con el
silencio. Ellos dirigieron también su atención a individuos específicos,
entre ellos el Doctor Paul Hill quien era entonces ingeniero jefe de la
Nasa.

Aunque el Dr. Hill demostró ser un excelente observador, él no pudo
detectar o responder los mensajes que le dirigieron. Otros que fueron
alcanzados de este modo fueron conscientes de la comunicación, pero la
transmitieron al mundo en modos desvirtuados que no eran útiles.

Se esperaba este fracaso, pero era necesario que se dirigiera la prueba
desde un punto de vista ético. El fallo ocasionó que se retiraran y se
trasladaran a otras tácticas de contacto, que se esperaba que
funcionarían. A partir de 1952 ellos habían estado ocupados en un plan
que ha sido muy eficaz. Este plan implicó un número de actividades
diferentes. Inicialmente, niños seleccionados cuidadosamente se trataron
de tal modo que se destruyeron sus expectativas sobre la realidad. Se
aprovecharon de un programa de inteligencia devastadora que dejó algunos
niños mutilados emocionalmente, pero también abría la mente de otros a
nuevas posibilidades.

Solamente hubo unos pocos cientos de estos niños en todo el mundo, pero
fueron suficientes para formar el núcleo de lo que es esencialmente un
dispositivo de comunicación compuesto de mentes humanas que ha estado,
en efecto, ‘implantado’ en nuestra cultura. Toma la forma de millones de
testigos de encuentros cercanos cuyas experiencias se enfocan por estos
pocos miles que abarcan la gran mayoría de los testigos que hablan claro
públicamente sobre lo que les ha sucedido.

Lo que se ha comunicado son dos cosas: la primera es una sugerencia de
que no conocemos nuestra historia verdadera; lo segundo es que los
cambios planetarios están poniendo en peligro nuestras vidas. Mi parte
en esto ha sido doble: primero, publicar “La Clave”, que sugiere que no
comprendemos quiénes y qué somos, y ofrece ideas que podrían ayudarnos a
ir a nuevas direcciones y más fructíferas; en segundo lugar, publicar
‘Supertormenta’, que describe lo que podría suceder si no ganamos
control de nuestro efecto sobre el medio ambiente. Esto se expresó otra
vez en la película “Pasado mañana” (El día después) que se ha visto por
casi un billón de personas en todo el mundo.

Más allá de eso, también estoy implicado en personalizar a los grises y
darles dimensión. Éste es el propósito de libros como ‘Comunión’ y ‘Los
Grises’. La película de ‘Comunión’ fracasó, pero tengo la impresión de
que ‘Los Grises’, que es el más importante de los dos proyectos, también
se ampliará en la cultura en forma de película.

El proyecto se propone lograr dos cosas: para dar lector o al espectador
de cine un sentido claro de qué clase de gente son los grises; y revelar
mediante ejemplos métodos de interactuar con ellos que no se pueden
explicar directamente en idiomas como el nuestro, que están diseñados
para impartir información a través del transcurso del tiempo. Los grises
no se comunican en estructuras conceptuales lineales y para comprender
cómo se comunican es esencial conseguir no solamente la lógica, sino
también la imaginación. “Los Grises” es un relato y no solamente un
trabajo no ficticio, porque solamente el relato puede revelar esto
realmente. Deben sentirlo para comprenderlo, y no hay modo de lograr
esto excepto a través del relato.

Aprendí comunicarme con los grises con cierta eficacia. Cuando digo
“grises” sin embargo, no quiero decir solamente gente que parece más o
menos al individuo que yo había pintado para la tapa del libro
‘Comunión’. Esta presencia es mucho más compleja que eso.

Pasé los últimos años de mi tiempo en el interior septentrional de Nueva
York en compañía frecuente de siete personas, que llegarían a unas once
cada noche para meditar conmigo. Ellos eran extratemporales, en el
sentido de que su significado y su comunicación no dependía de una
estructura linear. Ciertamente, a través de sus ojos, un árbol parecía
ser un árbol, pero ellos verían también la semilla y los troncos
gastados, la memoria del árbol y la ausencia de memoria. Verían antes de
la semilla, bajo la red intrincada de árboles remontándose al trueno
desvaneciéndose del pasado, y todo esto inmediatamente, al ver el árbol.
Vivir fuera del tiempo no es ser entregado desde la duración, sino ver
toda la duración, todo el tiempo.

Esta gente tomó tres formas: la forma disimulada, donde ellos aparecían
como globos brillantes borrosos unas dos veces el tamaño de pelotas de
baloncesto. Ellos se moverían, en este estado, con tal sentido de
facilidad y dirección que era alarmante observarlos. Cosas como esa
-como un globo- se suponen que flotan y se balancean alrededor, según
nuestra experiencia. En lugar de ello, se trasladaban con absoluta
deliberación y clara inteligencia.

También aparecerían, cuando estaban en la casa, como gente pequeña, no
más de tres pies de alto, usando simples túnicas ceñidas por la cintura
y pareciendo todos muy semejantes, como gemelos idénticos. Cuando
aparecieron por primera vez deseaba tocarlos, saborearlos y olerlos, y
uno de ellos colocó su mano en la mía. Se sentía como sostener un pájaro
pequeño, caliente, nervioso e infinitamente delicado. Olí su mano, y su
piel olía como la piel de la gente en el tercer mundo, que nunca se
baña, un dulzor intenso, de varias capas y levemente rancio, que no es
agradable para la nariz de un occidental acostumbrada al perfume del
jabón en la piel.

Ayer por la noche estábamos juntos, cuando la casa fue empaquetada y yo
estaba a punto de hacer una de las cosas más duras que había hecho
jamás, que fue salir de aquel lugar. Pregunté a uno de ellos que había
llegado a conocer muy bien, que me dejara verle como él era realmente.

Esperé, pero él no apareció en la habitación. Él había caminado sobre el
tejado durante algún tiempo, así que sabía que él estaba aquí.
Finalmente salí del cuarto de meditación y me fui a la cama. Pasaron
unos pocos momentos y vi una luz azul cristalina brillando a través del
patio central, como si las ventanas del cuarto de meditación estuvieran
ardiendo con fuego.

Me fui a la ventana y apareció alrededor de la esquina de la casa un
objeto brillante fantástico, extremadamente brillante, con rayos finos
de aguja pinchando mi piel donde ellos la tocaban. En la luz había
flotando pequeños objetos que parecían pequeñas esculturas de fetos
hechas de oro.

Los rayos, donde me tocaban, también tocaban mi verdad, lo que es mejor
y peor dentro de mi, y me tomó con ellos profundamente dentro de mi
mismo. Yo sabía de una experiencia duradera que el viaje dentro de la
propia verdad de uno es agonizante, porque los grises no pueden ayudar
sino llevarles allí, pero esto fue tan profundo y tan intenso que
simplemente no pude soportarlo. Él se retiró, luego, hacia atrás
alrededor del lado de la casa, y salió de mi vida.

Así terminó una época grandiosa, once años de contacto de la clase más
íntima y más alta, tan fructífero y tan profundamente útil que desde
entonces he estado en una misión para comunicar de algún modo su sentido
otros. Porque si pudiera hacer que tenga sentido, entonces los grises
podrían emerger, y ganaríamos de esa revelación la oportunidad de
transformarnos y elevarnos a nosotros mismos en la grandeza de ser lo
que es nuestro verdadero hogar y nuestro destino, o no, el principio de
nuestro destino. Porque puedo asegurarles que este mundo que hemos
hecho, de batalla y creencias falsas, de atracarse de cosas materiales,
no son alimento del espíritu humano.

Lejos de ello, el mundo del centro comercial Wal Mart y de Harrod y el
almacén de la esquina, del armario lleno de ropas y del garaje lleno de
monstruos de metal, éste no es nuestro mundo, éste no es nuestro hogar
verdadero. No, de hecho, y todos nosotros estamos nostálgicos y deseando
ir a casa, y ésta es la razón por la cual luchamos aquí como ratas
crecidas, amargadas de vagar por un laberinto del que parece que no hay
escape.

Si nuestra cultura puede encontrar de algún modo un camino para volver
hacia nuestros visitantes y mirarlos abierta y francamente, tenemos una
oportunidad para escapar de este laberinto. En caso contrario, ¿cuándo
vamos a permanecer aquí hasta que se hunda esta expresión de la especie?
y luego tenemos que pasar miles de años escalando los escombros y
comenzar otra vez, y luego venir al mismo lugar que estamos actualmente,
en el punto de conexión con la especie inteligente de cultura más amplia
en el universo, y una vez mas pasar la prueba o fracasar.

Lo que nos hará fracasar ahora son tres cosas: negación continua de
nuestra cultura intelectual activa para aceptar la realidad de los
grises; la negación de los que sí aceptan que su realidad se abra a ello
de una manera objetiva; y un fracaso por parte de los que no comprenden
para alcanzar la comunicación eficaz.

La comunicación eficaz no significa aprender cómo hablar con ellos de
alguna manera insólita, es decir, a través de la telepatía. Significa
actuar en modos que traten provechosamente los tres problemas
mencionados arriba.

Estamos en contacto. Los grises se están comunicando con nosotros a
través de una gran escala de artefactos culturales como libros y
películas, y pequeños como encuentros cercanos en la noche. De nosotros
depende responder a esas comunicaciones de modo apropiado, como las
criaturas brillantes que somos, con cuidado, madurez y una mente
abierta.

Traducido por Guillermo Herrera (Periodista)

Enlace directo al texto original en inglés:
http://groups.yahoo.com/group/DiscerningAngels/message/17821?l=1


-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net



-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net