Inicio > Mis eListas > gr_mulhacen > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1801 al 1820 
AsuntoAutor
Re: EXCURSION A CE Paco Lóp
Re: EXCURSION A CE Paco Lóp
Re: VARIOS Paco Lóp
Re: VARIOS Paco Lóp
Re: EXCURSION A CE Paco Lóp
LISTADO DE MINERAL JOSE MIG
HOLA A TOD@S, DESD ANTONIO
CERRO MURIANO I JOSE MIG
CERRO MURIANO II JOSE MIG
Cerro Murinano Sierra A
LIBROS DE MIGUEL C JOSE MIG
LIBROS DE MIGUEL C JOSE MIG
Excursión de Mañan JOSE MIG
Re: LIBROS DE MIGU Miguel C
WEB de Alfonso JOSE MIG
CELESTINA - CERRO JOSE MIG
Re: WEB de Alfonso JOSE MIG
Re: WEB de Alfonso Alfonso
OTRO LIBRO - NO OS JOSE MIG
Re: Re: WEB de Alf JOSE MIG
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Grupo Mineralógico Mulhacén
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1908     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[gr_mulhacen] Cerro Murinano
Fecha:Lunes, 24 de Noviembre, 2003  11:04:43 (+0100)
Autor:Sierra Antiñolo, Jose <jsierra @...es>

Hola a todos los que fueron al Cerro del Muriano y a los que se quedaron con ganas de ir y a los que ya han estado alguna vez y a los dueños de la cantera y de la finca (muy comprensivos y amables) y también quisiera mandar un saludo a mis padres y hermanos y a todos los que me leen, y…

 

En fin, el día 22 N, fue un buen día ya que conocí la otra cara de Cerro Muriano (hasta ahora solo conocía el CIR) y a algunos amigos nuevos y saludé a otros que hacía tiempo que no veía, cogí cuarzos y me regalaron a cambio de ná algunos minerales de colección ¡que más se pué pedir!.

 

No me imaginaba la cantidad de cuarzos que guardan esos montes. Hay para todos, incluso sin picar (lo digo sin retintín, ya que están sueltos por el suelo).

 

Queráis o no, amenazo con contar mi crónica del día, aparte de por dar vidiya a las listas, porque mi nombre

 

Como ya han comentado en los foros, la jornada empezó bien, pues el de la cantera nos abrió la barrera y nos indicó como acceder. Todo fenómeno, pero cuando nos disponíamos a ir a la “Raja” apareció el dueño de la finca de caza y, tras unas palabras más o menos tensas, nos invitó a irnos de allí pues había cazadores apostados en lo alto. Al final, con educación y buenas maneras, nos permitió volver al sitio sobre las dos de la tarde, cuando ya se hubieran ido los cazadores.

 

Desanimados Bajamos otra vez a la cantera, frente a una bocamina, y nos desparramamos por los alrededores. Una galería es una tentación para mí. Me puse el casco y el frontal y unos cuantos nos metimos pa dentro… ¡Qué cuarzos mas hermosos!, y en la misma entrada, pero o muy altos o imposibles de sacar incluso con taladro de gasolina (Alfredo y familia lo intentaron pero creo que sin éxito). Como previsor que soy (y sitio que tengo en la furgoneta) cogí la escalera y me lié con la geoda que los demás, impotentes desde el suelo, me indicaron amablemente. Tras picar sin mucho esfuerzo y sacar dos placas (una grande y otra más pequeña) me di por satisfecho y dejé que el pueblo llano, sin medios y casi con lágrimas en los ojos, también disfrutara de tan hermosos cristales.

 

Infeliz de mi, los dejé remojando en un charco de la entrada para quitarles la arcilla, creyendo que estaban seguros.

 

Como ya la escalera estaba muy solicitada, y no valgo para estar mirando, pregunté que había mas adentro y Enrique el cordobés amablemente dijo que me acompañaba. Cogí mis armas y pa dentro. Enrique, que solo iba a hacer de Cicerón, se fue a mano limpia, pero hete aquí que, con la sagacidad que le caracteriza, vio un enorme pegote de arcilla en el suelo ¡¡¡lleno de cristales de cuarzo!!, que se había desprendido del techo de la galería. Nos pusimos manos a la obra (las tengo llenas de pupas, y supongo que tú también ¿no Enrique?) y no se por qué arte de birlibirloque, el se forró mientras que yo cogi bastantes menos, en realidad una buena pirámide de esas típicas, (que supongo que Ramón pondrá en el foro la foto de una que sacó Enrique), aunque recristalizada en dos caras (llevabas razón Enrique, es muy bonita)  ), cinco o seis puntas y una placa de cuarzo masivo con una punta doble de cuarzo sobresaliendo en el medio, que cuando esté lavada puede quedar mu bonita (¿Qué tal la tuya Antonio?). En fin, una suerte bigotuda.

 

Tan contento, yo cargué con casi todo y Enrique con casi nada, pues no llevaba mochila. Al salir vi desesperado que mis dos placas había desaparecido del charco. Me dijeron que las habían cogido dos de Madrid, después de hacer público su hallazgo y con el beneplácito de todos, y que ya se habían ido. Me enfadé bastante, pero la culpa era mia por haberlas dejado ahí colocadas de lado para que se vieran bien. El enfado en parte era por lo pardillo que había sido y porque la geoda estaba ya tiritando, es decir vacía.

 

Pero no hay mal que por bien no venga. Jóse otro de los cordobeses, compadecido y sin mediar palabra, fue el coche y regaló una magnífica placa de las dos que él había sacado con la escalera. To er mundo é güeno. Gracias Jóse.

 

Al final todos contentos: yo tengo una  de esas placas, y dos de Madrid que no tuvieron oportunidad de subirse a la escalera y además se tenían que ir pronto, pues también se fueron con las manos llenas (al menos no vacías como dice Joaquín, que si es el yo que creo que es –el de la botella de vino y de Móstoles para más señas- ya le caerá algo de lo que yo cogí).

 

Bueno después de esto comimos (cada uno por su lado) y nos fuimos para la raja con una manta de agua im-presionante. Allí estuvimos muy poco rato, pero suficiente para que la avaricia y la ansiedad se apoderaran de un servidor, ya que recogí del suelo todas las amatistas que pude. Era como robar a la puerta de un colegio, pero claro, una vez en casa, la mayoría no eran tan bonitas como me hizo ver, empapado de agua, la maldita codicia.

 

Mis felicitaciones a los organizadores, a los que invitaron a café (y a vino), a los que dieron un propina (creo que vi a Ramón y luego se me olvidó decírselo), a los cordobeses, a los “hermanos” por la afoto y al público en general.

 

El único fallo, si es que se puede echar algo en cara, fue que a la hora de comer (antes de subir a la raja), no nos hubiéramos reunido todos para eso, pa comé y hablá. Creo que, cuando hay tanta gente, es bueno perder media hora sin picar, para comentar las anécdotas o adquisiciones, en fin pa hacé amigos.

 

PepeSierra “el confiado pardillo”

 

PD

 A los que os encontrasteis los cuarzos en el charco.

Según tengo entendido, actuasteis de buena fe y, como dice José Miguel, son vuestros en buena ley. Ahora bien, me he quedado con vuestros caretos (es broma)

 

  

 





GRUPO MINERALOGICO GRANADINO MULHACEN