Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1016 al 1065 
AsuntoAutor
ESTA LOCO EL PRESI RedLUZ/L
DENUNCIA DE ATENTA RedLUZ/L
CAMPAÑA MILITAR EC RedLUZ/L
Biodiversidad en A RedLUZ/L
MENEM AL BORDE DE RedLUZ/L
Realidades de la e Sylvia M
FW: $ 4 MILLONES A RedLUZ/L
Zque Pereira <enri Enrique
Reuni ón Mujeres H RedLUZ/L
Convocatoria y Pro RedLUZ/L
Lamas de Gaden Sha RedLUZ/L
Mujeres de America RedLUZ/L
PIDEN CARCEL PARA Cereal
Critica Julio Sche RedLUZ/L
Iniciativa Indígen RedLUZ/L
La responsabilidad RedLUZ/L
para no olvidar universo
Iglesias cuestiona RedLUZ/L
ALTO A LA DISCRIMI Cereal
Trascendental encu Yaiza Fr
Puede el proceso d RedLUZ/L
Re: GOBIERNO DE FO coali
Consciencia Esféri RedLUZ/L
EXPOSER / Mayo 16- RedLUZ/L
Seminario y Taller RedLUZ/L
MANUAL DEL GOLPE D RedLUZ/L
El nuevo sujeto de RedLUZ/L
en defensa de la s coali
Cuba: Mito y Reali Sylvia M
La mundalización d Sylvia M
Cancun 2003 / Reun RedLUZ/L
CONFLICTO EN UNION RedLUZ/L
Actividades y Tall RedLUZ/L
POR UNA ECONOMIA S RedLUZ/L
RESISTENCIA GUARAN RedLUZ/L
Fideicomiso para l RedLUZ/L
DIA INTERNACIONAL RedLUZ/L
Consigna de Anáhua RedLUZ/L
Candidatos de la G Yaiza Fr
CONFERENCIA DE PRE Cereal
Actividades Dia Mu RedLUZ/L
JORNADAS MUNDIALES RedLUZ/L
Red de voluntarios RedLUZ/L
INVITACION AL SEGU RedLUZ/L
Jornadas Latinoame RedLUZ/L
El muro de la igno RedLUZ/L
1er Rally Malayerb RedLUZ/L
Anlisis Politico d RedLUZ/L
Transformacion Tot RedLUZ/L
Emergencia para de AlFinalD
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1036     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] Puede el proceso de consenso enseñar respeto?
Fecha:Domingo, 11 de Mayo, 2003  20:45:37 (-0500)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

Puede el proceso de consenso enseñar respeto?


¿PUEDE EL PROCESO DE CONSENSO ENSEÑAR RESPETO?

Instituto Internacional de Facilitación y Consenso
<http://www.iifac.org>

Socias fundadoras de IIFAC Beatrice Briggs y Marisela Vera reflejan sobre sus experiencias de introducir el respeto como elemento en el proceso de consenso y en la educación juvenil.

por Beatrice Briggs

Durante años he impartido cursos en los que afirmo que el respeto es uno de los valores centrales del proceso de consenso. Durante todo este tiempo, he facilitado reuniones en las que he visto muchos diferentes comportamientos entre los participantes. En una escala que va desde mostrarse aburrido o sonreír burlonamente mientras otro habla, a la interrupción continua y hasta insultos directos a una persona o grupo, estos comportamientos sirven como una señal de que el conflicto está presente, y en tal caso, nos dan información útil. Por otro lado, también nos indican que nuestra cultura no nos enseña cómo respetar a los otros y estar en desacuerdo al mismo tiempo. Es por esto que mi pregunta es, ¿Puede el consenso enseñar un comportamiento respetuoso? Si lo puede, ¿De que manera?

El respeto es una disciplina que prohíbe tanto el egoísmo como el sentimentalismo.

Primero que nada, permítanme comenzar por definir que es los que entiendo por el termino respeto. Para mí es una forma de honrar al otro profundamente, un reconocimiento de la persona que va más allá de estar de acuerdo o en desacuerdo con su punto de vista. Respeto significa escuchar aun cuando es difícil, y decir mi propia verdad de tal forma que el otro pueda escucharla. El respeto es una disciplina que prohíbe tanto el egoísmo como el sentimentalismo. El respeto demanda tanto honestidad como compasión. Tiene el poder de transformar la simple tolerancia en solidaridad, haciéndonos conscientes de cuánto nos necesitamos los unos a los otros.

El tema del respeto está incrustado en la creencia más fundamental del proceso de consenso: que cada miembro del grupo tiene una parte de la verdad no toda la verdad, pero una única y valiosa parte que el resto necesita escuchar. Por lo tanto, como facilitadores necesitamos primero asegurarnos de que todos tengan suficiente oportunidad de decir su verdad. El simple hecho de incluir en la decisión a aquellos que típicamente no son escuchados, por ejemplo los jóvenes, los viejos, los que no tienen educación formal, los pobres, los menos cool, los miembros del equipo con bajo rango, y otros grupos históricamente marginados, es un gran paso hacia el respeto.

El tener las ideas de uno tomadas seriamente es una significativa forma de respeto.

Sin embargo la pura inclusión no es suficiente si se trata solamente de una muestra paternalista de buena voluntad por parte de la elite de poder existente. Las voces de la minoría o las menos populares necesitan ser entendidas además de ser escuchadas. Los facilitadores deben tratar sus ideas con el mismo cuidado que las afirmaciones del presidente, fundador u otros miembros de alto rango en el grupo. Esto significa tomarse el tiempo de clarificar los intereses detrás de su posición de tal manera que todos entiendan no sólo lo que están diciendo sino el porqué.

Una vez que esta claridad se ha logrado, estas inquietudes y opiniones no deben desaparecer misteriosamente. El facilitador por supuesto que no puede abogar por estas ni ninguna otra idea. Sin embargo debe velar por que se mantengan visibles durante la discusión y que reciban la misma calidad de atención que las demás ideas. El tener las ideas de uno tomadas seriamente es una significativa forma de respeto.

Los insultos, golpes bajos y el desacreditar a las personas no pueden ser tolerados.

Finalmente, todos necesitamos ser protegidos de ataques personales. Si la meta es el respeto, los insultos, golpes bajos y el desacreditar a las personas no pueden ser tolerados. Dado que desde temprana edad hemos aprendido como sentirnos poderosos atacando a los demás, no es muy sorpresivo que los ataques aparezcan en las reuniones del mundo adulto. Los agresores algunas veces argumentan que sus ataques son inofensivos o sólo una broma, pero las personas que los reciben raramente lo viven de esta forma y todos los demás en el grupo se sienten un poco menos seguros. Después de todo ellos podrían ser las siguientes víctimas de estos inofensivos comentarios.

Nuestra cultura no nos enseña cómo respetar a los otros y estar en desacuerdo al mismo tiempo
¿Qué hacer? Primero, establecer un acuerdo básico prohibiendo los ataques personales, y luego asegurarse de que se cumpla. Quizás el grupo necesite discutir qué es un comportamiento inaceptable y al hacerlo comenzarán a tomar responsabilidad de lo que significa para ellos respeto. Después, el facilitador debe reforzar esta regla. Él o ella debe pararse y decir Ese es un ataque personal, y dado que tenemos un acuerdo, no lo puedo permitir. Por favor re-plantea tu punto de vista. No es fácil. De hecho, es aterrorizante intervenir de esta manera, pero el facilitador es el guardián del proceso y el proceso de consenso esta basado en el respeto.

Beatrice Briggs es una socia fundadora del IIFAC. Ella ha estado trabajando con grupos que se usan el proceso de consenso desde 1992.

* * * * * * * * * *
Red Iberoamericana de Luz
Si recibiste este material de un amigo o conocido y deseas suscribirte
gratuita y directamente al servicio informativo RedLuz para recibir y
compartir documentos similares, sólo tienes que mandar un email a
<
redluz-digest-alta@elistas.net> o visitar nuestras páginas en
<
http://www.laneta.apc.org/redanahuak> y <http://www.elistas.net/lista/redluz>.
Gracias por pasar esta información a otros!

* * * * * * * * * *
EL RESPETO ENTRE LOS JOVENES

por Marisela Vera

El año pasado tuve la suerte de dar clases sobre el tema Formación de Valores en una preparatoria de Cuernavaca, México donde había jóvenes de ambos sexos entre 15 y 20 años. El programa que me dieron era muy limitado así que decidí que nos pusiéramos a reflexionar acerca de los valores que predominan actualmente en nuestra sociedad.

Hubo mucha confusión en los jóvenes entre valores, emociones o sentimientos.

Algo que saltó mucho a la vista fue la confusión en los jóvenes entre valores, emociones o sentimientos. Era muy común encontrar el placer como un valor o confundir amor con belleza. En otro ejemplo encontraban como muy normal la inequidad de género, sin asociación alguna con el respeto.

Sobre la base de mi entrenamiento como facilitadora de procesos de consenso, tenía la fuerte creencia que si todos desarrollamos y entendemos bien lo que significa respeto, podemos incluir ahí mismo muchos otros valores.

Para mí era muy curioso que entre ellos se trataran con mucha falta de respeto. Cuando se los hice ver, ellos respondían con un así nos llevamos y no era con mala intención; pero en algunas ocasiones me tocó atender heridas resultantes de lo bien que se llevaban. Por ejemplo, ver sangrando a un muchacho grande y fuerte tan solo por una broma de su mejor amigo, fue impactante para todos.

Logramos desmenuzar, acción por acción, cuál era irrespetuosa y cuál no. El resultado fue que cosas como saludarse amablemente con un buenos días en vez de un golpe, o apagar sus cigarrillos antes de entrar a clase, o simplemente escucharse con cuidado y sin interrupciones ni groserías en el diálogo, comenzó a mostrar diferencias entre los que asistían a esa clase y los que no.

Nos dimos cuenta cuán difícil es encontrar algo que respetar en un compañero, o lo que es peor, en uno mismo.

Hicimos algunos ejercicios en los cuales cada uno tenía que reconocer las cualidades y actitudes positivas del otro. Nos dimos cuenta cuán difícil es encontrar algo que respetar en un compañero, o lo que es peor, en uno mismo.

Vimos que deberíamos empezar por el respeto a nosotros mismos, escuchando todas nuestras voces interiores, y reconociendo tanto las diferencias dentro nosotros mismos como las diferencias con los demás. Que también deberíamos aceptar que puede haber opiniones diferentes a la nuestra, y que pueden ser valiosas e importantes. Que darle a cada quien un espacio para expresarse es también una forma de respeto. Identificamos la necesidad de escuchar a los niños y a los jóvenes, tantas veces violados en el respeto que se merecen, en aras de su bienestar y por su condición de menores.Vimos que respeto es hacer que el otro se sienta bien, importante, escuchado.

Llegamos a ver que el respeto no sólo debería ser entre nosotros, los de la misma especie.

En nuestro análisis, llegamos a ver que el respeto no sólo debería ser entre nosotros, los de la misma especie, sino que si entendíamos a profundidad lo que significa respetar, tendríamos que tomar en cuenta también nuestro entorno, partiendo de la base de que la tierra es un ser vivo y merece el mismo respeto que nuestros semejantes.

Fue una experiencia enriquecedora para los jóvenes de mi clase y algunos de otras clases que frecuentaban nuestro salón. Para mí fue revelador al hacer el análisis con ellos ver que al final, definieron el respeto como un valor universal, atemporal, acultural y absolutamente profundo.  

Marisela Vera es una socia fundadora del IIFAC y la madre de tres adolecentes.