Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1251 al 1300 
AsuntoAutor
Proximas citas alt RedLUZ/L
Urgente, formar un RedLUZ/L
LOS MULTIMILLONARI RedLUZ/L
Estado Policiaco / RedLUZ/L
Disminuye la varie RedLUZ/L
Vesica Piscis / Ge RedLUZ/L
Cooperacion multil RedLUZ/L
Viola el alcoholím RedLUZ/L
Zia Maria Valls <s Sylvia M
Culturas ind RedLUZ/L
reunion seguridad Antonio
XXXVI Aniversario RedLUZ/L
La sombra de Salin RedLUZ/L
GRAN MARCHA CENTRO RedLUZ/L
Alcohol RedLUZ/L
pospone al 6 de oc coali
Creacion de munici RedLUZ/L
FW: LOS INVITO EL RedLUZ/L
EL CIRCO POLÍTICO RedLUZ/L
8 de octubre, aniv rjlescas
Busqueda de semill RedLUZ/L
ZBarrios <barriosj Bet Barr
Zia Maria Valls <s Sylvia M
Violentos o Valien RedLUZ/L
Sondeo Marco Ed
Concierto Banda de RedLUZ/L
DECLARACION CONJUN RedLUZ/L
FW: de bolivia RedLUZ/L
Los Casinos en Mex RedLUZ/L
AMNISTIA INTERNACI RedLUZ/L
Zia Maria Valls <s Sylvia M
Zia Maria Valls <s Sylvia M
Zia Maria Valls <s Sylvia M
En Sintonia con lo RedLUZ/L
NO-DINERO / Multit RedLUZ/L
SchWARzenegger / C RedLUZ/L
Costa Rica: Basta RedLUZ/L
ENCUENTRO DE NACIO RedLUZ/L
Invitación a la Ca RedLUZ/L
Boletin La Alverka RedLUZ/L
Xiranhua / Primer RedLUZ/L
Jornadas Bolivaria RedLUZ/L
Indigenas y campes RedLUZ/L
Re: An RedLUZ/L
se confirma amenaz Antonio
Laboratorios Farma RedLUZ/L
Asociacion de Cons RedLUZ/L
Transgénico prohib RedLUZ/L
America Latina des RedLUZ/L
Arnold Unplugged - RedLUZ/L
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
P醙ina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1281     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] RV: ``Benigno创 Memorias de un soldado cubano. Vida y muerte de la Revolución. Epilogo
Fecha:Lunes, 6 de Octubre, 2003  13:15:19 (-0500)
Autor:Sylvia Maria Valls <smvalls @...........mx>

Epilogo

HACE UNA SEMANA QUE TE ENVIÉ ESTO PERO NO HE VISTO QUE LO PASARAS. IMPORTANTÍSIMO QUE SALGA NO MÁS TARDE QUE MAÑANA 7...
----- Original Message -----
Sent: Tuesday, September 30, 2003 6:55 PM
Subject: ``Benigno创 Memorias de un soldado cubano. Vida y muerte de la Revolución. Epilogo

创BENIGNO创:  MEMORIAS DE UN SOLDADO CUBANO     

Vida y muerte de la Revolución.  Memorias, Fábula TusQuets editores,

 junio 2003 (1ra ed. Colección Andanzas, marzo,1997).  

El texto fue dictado en París, 1996 y publicado en francés ese mismo año,

Librairie Arth鑝e Fayard.

 

Epílogo

La publicación de este libro constituye un acto político en el que

pongo de manifiesto mi ruptura con el régimen de Fidel Castro. Ob-

viamente, el lector se preguntará: iCómo es posible un cambio tan

fundamental y tan brusco en un hombre que fue combatiente de la

Revolución cubana desde la época de la Sierra Maestra, que fue un

compañero del Ché Guevara en África y en Bolivia?

Empezaré con una aclaración al respecto, dirigida a mi pueblo.

No se trata en absoluto de un cambio brusco, pues mi juicio ya

vino modificándose desde que regresé de Bolivia, en el año 1968,

muerto el Ché y casi todos nuestros compañeros. Sentí la necesidad

de hacerme una visión más clara de las cosas. Desde aquel entonces

comencé a hacer una serie de preguntas, tanto al mismo Fidel como

a los funcionarios del aparato cubano que estuvieron involucrados di-

rectamente en la organización de la guerrilla en Bolivia, Y fueron pre-

guntas muy sencillas; ¿acaso no tenía Cuba la posibilidad de enviar a

gente a Bolivia para buscar información sobre nosotros?, (cómo era

posible que hubieran retirado a Francia al único contacto cubano que

nos quedaba en La Paz?, ipor qué siguieron pasando mensajes por ra-

dio pidiendo noticias sin hacer algo mas?

Y las respuestas que oí no me convencieron; yo entendí que se me

ocultaba algo bastante serio. Que estaban disimulando una verdad ho-

rrorosa; me surgió la idea de que tal vez el gobierno cubano, fría-

mente, había decidido deshacerse del Che Guevara.

Algunas personas, antes que yo, ya habían comentado esa idea.

Pero me costaba creer que semejante masacre hubiera sido fríamente

organizada. Sin embargo, al transcurrir los años, me fui dando cuenta

de que la desaparición del Che había significado un alivio para mu-

chos dirigentes cubanos, porque era él quien mejor veía todas las co-

sas malas de la Revolución, y las señalaba.

Finalmente, por ser miembro del Ministerio del Interior y conocer

a muchos miembros de los servicios de Inteligencia y de Contrainte-

ligencia, logré saber, a través de miembros del KGB soviético (entre

ellos un teniente coronel hispano-soviético llamado Ángel, a quien so-

bornamos con ron y tabaco cubanos), una información que confir-

maba mis sospechas: que en el mes de noviembre de 1966, el secre-

tario general del Partido Comunista boliviano, Mario Monje, había

estado en la Unión Soviética y que de allí había ido a Cuba para des-

pues regresar de nuevo a !a URSS; que cuando ya ingreso a Bolivia,

a fines de diciembre, se habia entrevistado con Fidel así como con la

alta jerarquía soviética. Más tarde, Armando Campos y Ariel, funcio-

narios del Departamento América, me confirmaron, muy confidencial-

mente, esta versión de los hechos. Me dijeron que Mario Monje, en

efecto, llegó a La Habana a fines de noviembre, principios de diciem-

bre, lo alojaron en una casa de Protocolo en Cubanacán, y que Fidel

lo había acaparado sin dejarlo hablar con nadie. De esto el Ché nunca

supo nada.

Cabe entonces suponer que, cuando Mario Monje le niega al Ché

Guevara su participación y la del Partido Comunista boliviano en la

lucha armada, Fidel era conocedor de toda aquella situación y tuvo a

todo nuestro pueblo engañado durante años. Lo más indigno fue que,

después de haber mandado al Che a la selva boliviana a ser matado,

lo tomó como bandera para hacer trabajar al pueblo, porque el pue-

blo de Cuba siempre quiso mucho al Ché y sufría por su desapari-

ción. Todo esto me llevo de nuevo a pensar que, de igual manera,

bien podía haber desaparecido Camilo Cienfuegos en 1959. Al triunfo

de la Revolución, Camilo era, junto con Fidel y el Che, una de las

personas de mayor popularidad, por lo que Raúl Castro le tenía mu-

cha envidia. Tal parece que las personas que el pueblo amaba dema-

siado, de una forma u otra, hábilmente, había que hacerlas desapa-

recer.

Hoy pienso que en el asunto de Bolivia no hubo ninguna cobar-

día de parte de Mario Monje, como se creyó, sino que éste actuó res-

pondiendo al pedido de Fidel, el que, a su vez, actuaba bajo presión

de los soviéticos que lo amenazaban de suspender su ayuda econó-

ica a Cuba si continuaba apoyando a los movimientos revoluciona-

rios de América Latina. Fidel entonces, acorralado entre la presión so-

viética y su compromiso con la línea de la lucha armada, se dedicó a

manipular a todos aquellos movimientos, alimentando divergencias

entre ellos para desmoralizarlos, hasta el punto de que todos aquellos

que fueron a entrenarse a la is!a, al cabo de cuatro o cinco meses se

fraccionaban en dos o tres grupos, debilitados, y a veces llegaban hasta

disolverse. Verdaderamente Cuba realizó contra ellos, en su propio

temtorio, un trabajo que más bien le correspondía haberlo hecho a la

CIA.

La ambición de Fidel fue siempre la de aparecer como el Bolívar,

el Sucre, o el San Martín cubano, con aún más importancia histórica,

pero en los hechos no hizo sino traicionar a Latinoamérica. Otro

ejemplo de esta traición es su actitud hacia México, el único país que

siempre le brindo amistad a Cuba: Fidel aseguraba que jamás daría el

más mínimo apoyo a ninguna organización mexicana, pero yo perso-

nalmente he entrenado a mexicanos en Cuba, y a petición del Depar-

tamento América [del gobierno 创revolucionarios创], y he dado

 conferencias a los rebeldes de Chiapas para explicarles acerca de mis experiencias junto al Che.

Por otra parte, me iba quedando siempre más claro que mi Revo-

lución se había convertido en algo bastante extraño. En años anterio-

res solíamos hablar del entreguismo de Cuba a los norteamericanos,

pero nosotros igualmente íbamos practicando un entreguismo -ya no

a los norteamericanos., sino al llamado campo socialista-, y esta polí-

tica no hacía más que postergar nuestro desarrollo, de forma tal que

nuestra Revolución seguía estancándose, mientras todas nuestras rique-

zas y nuestros bienes estaban yendo al campo socialista.

Me fui dando cuenta de que el Che tenía toda la razón cuando

fue capaz de denunciar aquella situación. Por eso el Che fue acusado

de trotskista o de prochino, y aquello derivó en grandes discusiones

con Fidel. También así se explica que él hubiese ido a luchar a Africa.

Y a su regreso del Africa, yo empezaba a descubrir por que el Che no

quería regresar a Cuba; por los problemas que tenía con el gobierno

cubano, específicamente con Fidel y su hermano Raúl.

En Cuba se desarrollaron situaciones muy turbias y se formaron

aparatos como el MC (Moneda Convertible) -departamento que se

creó con el objeto de obtener divisas extranjeras a como diera lugar.

Una de las primeras cosas que hizo fue la de tomar contacto con un

norteamericano que realizaba negocios muy dudosos, Robert Vesco,

que fue llamado a Cuba, en donde se dedicó al comercio y al contra-

bando desde Cuba, a pesar del embargo norteamericano, convirtién-

dose en uno de los dueños y señores de Cuba, viviendo en Cayo

Largo, la zona destinada al turismo. El 10 de junio de 1995, después

de la detención de Vesco en Cuba, Estados Unidos pidió su extradi-

ción, pero e! gobierno cubano lo amparó alegando que no podía ha-

cerlo porque precisamente Vesco tenía problemas pendientes con la

justicia cubana, por lo que debía ser procesado en Cuba, aunque al

que sí devolvieron file al sobrino de Nixon, parece que también com-

prometido en ese tipo de negocios turbios.  [Nota de la que les envía el texto:

En el sitio de Michael Ruppert 创copvcia创 aparecen varios reportajes que dejan entrever la clara colaboración, en este asunto del tráfico de 创drogas创, entre el gobierno de los EEUU y el de su diz que 创archi-enemigo创, Fidel Castro. Seis meses después del fusilamiento-asesinato de Arnaldo Ochoa y Tony de la Guardia por poner en riesgo la buena reputación de la 创Revolución创, Cuba sería admitida como miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, habiendo obtenido el voto a su favor por parte de  Estados Unidos tomando en cuenta la 创colaboración de su gobierno en la guerra contra el tráfico de drogas创.  El principal promotor del narcotráfico que son los EEUU de América, así, recompensa a su aliado por mantener vivitas y coleando todas las guerras, la fría como las calientes, incluyendo a este espanto de guerra vs. nuestras costumbres y nuestros más básicos derechos ciudadanos que es en lo que consiste la susodicha guerra contra las 创drogas创.  En la actualidad, Fidel y sus huestes usan esta excusa para intimidar y despojar aún más a la población.]

También se dio el caso del general Arnaldo Ochoa, bastante si-

milar ai de Tony de la Guardia y al de su hermano Patricio, pues Ar-

naldo Ochoa estuvo autorizado a realizar cualquier tipo de negocios

en cualquier parte del Africa. A todos nos sorprendió ver cómo

sancionaron y fusilaron, el 13 de }ulio de 1989, tanto a Tony de la

Guardia como a Arnaldo Ochoa, por haber cumplido con trabajos or-

denados y dirigidos por el gobierno cubano. Aquello, simple y llana-

niente, se hizo por salvar a Fidel de una situación, cuando quedó

claro que el gobierno norteamericano tenía bases suficientes como

para demostrar que Cuba estaba haciendo negocios con el narcotrá-

fico y que tenía altos oficiales dedicados a ello. Se sacrificó a esos

buenos hijos del pueblo solo para salvar la imagen de Fidel. No so-

lamente yo me di cuenta de aquello, sino todo el pueblo de Cuba, y

aquello fue para el pueblo un luto verdadero, porque todos amaban a

Arnaldo Ochoa. Personalmente, yo lo conocía desde el mismo día en

que ingresé al Ejército Rebelde, y él fue mi compañero de armas hasta

el triunfo de la Revolución.

Raúl Castro, en el discurso que hizo cuando Arnaldo Ochoa iba

a ser procesado, dijo que, desde los anos setenta, Arnaldo Ochoa ha-

bía estado cometiendo graves errores, y teniendo en cuenta el poder

que tenía, no era de descartar que hubiera caído en casos de inmora-

lidad. A pesar de que la gente sabe que en Cuba la inmoralidad se

encuentra en todos los niveles, los cubanos se preguntaron cómo ha-

bía sido posible, si se conocían esos errores, que lo hubieran mante-

nido como miembro del Comité Central e incluso ascendido en 1974

a general de brigada y después a general de división, hasta hacerle el

altísimo honor de nombrarlo primer Héroe de la República de Cuba

junto al general de cuerpo de ejército Abelardo Colomé lbarra, co-

nocido por Furry, hoy ministro del Interior.

Es aquí donde acabé de esclarecer que todo nuestro pueblo ha sido ma-

nejado durante todos estos años con el propósito de que amé y quiera

a Fidel. A eso se ha tendido siempre, buscando todo lo que se pu-

diera considerar malo del imperialismo sin nunca poner en conoci-

miento del pueblo las cosas malas que hicieron tanto el gobierno cu-

bano como el campo socialista, quede claro, antes de su derrumbe.

Tomando todo esto en consideración, uno va cambiando su forma

de ver y muchas cosas surgen clarificadas. En Cuba, desde 1990, em-

pezó el llamado "periodo especial en tiempo de paz':', un plan de re-

ducción del consurmo que hoy día sigue vigente. Bien se ha visto des-

pues que este periodo especial es única y exclusivamente para la gente

humilde y trabajadora; para el pueblo, no para el gobierno y los di-

rigentes cubanos. La propaganda para el ``periodo especial创 se dio a

conocer a todo lo largo y ancho del país, en todos los centros de tra-

bajo, fábricas, ministerios, industrias, culpando de la situación que se

avecinaba enteramente al bloqueo imperialista de treinta anos y al de-

rrumbe del campo socialista. Pero hemos visto morir a muchas per-

sonas por falta de auxilio médico, por no tener un litro de combus-

tible para ir al  hospital,  mientras  que los  hijos y  familiares  de los

dirigentes iban gastando y malgastando el suyo y el de los demás. He-

mos visto al pueblo falto de medicamentos / de alimentación mien-

tras que a la dirección del gobierno cubano les sobran. Hemos visto

una gran cantidad de mujeres cubanas tener que apelar casi a la pros-

titución para sufragar la necesidad de un litro de aceite o un jabón de

baño, mientras que las llamadas tiendas 玠ipo, en donde se compra

en dólares, están llenas de familiares de dirigentes cubanos.

El pueblo, desde la liberación del dólar --fines de 1993-- también

puede utilizar las 玠iplo, donde en efecto uno puede adquirir cual-

quier tipo de productos, incluso el pan, el aceite o el gas. lgualmente,

mientras que en 1995 se daban cuarenta litres de gasolina para cada

auto particular, en Ciudad de La Habana se han abierto dieciséis sur-

tidores de gasolina, donde con dólar se puede comprar la cantidad

que se quiera. Pero el problema del pueblo es que allí se paga con dó-

lares y no se tiene la mas mínima posibilitad de adquirir un solo

dólar, a no ser por lo que el exilio cubano puede mandar a su fami-

lia,  solo  cien  dólares,  porque  Estados  Unidos  no  autoriza  a  más  por

envío, pero, ya con esto, el exilio cada año manda unos quinientos

millones de dólares. El dólar en Cuba fue antes de 1993 una moneda

totalmente prohibida, a no ser en manos de los dirigentes; yo, por

ejemplo, cuando fui jefe de la Fuerza de Trabajo de las Cárceles de

Occidente, tuve a cientos de prisioneros por tráfico ilegal de divisas,

siendo un delito poseer tan solo un dólar; eso bastaba para ser con-

denado a uno y hasta cuatro años de privación de libertad. Hov en

día,  el  dlar ha sido  despenalizado y se puecde utilizar por todas par-

tes (con excepción de los hoteles y restauranes, reservados exclusiva-

mente al turismo extranjero, a los que !os cubanos tienen prohibido

el acceso),  pero a raíz de esto el pueblo cubano solo sueña con tener

dólares para poder sufragar sus más urgentes necesidades.

Nos fuimos dando cuenta de que el gobierno cubano acusaba mu-

cho a las intromisiones extranjeras que hubo antes de la Revolución

pero en realidad está vendiendo la isla, poniéndola en manos de quie-

nes en otros tiempos fueron nuestros esclavizadores: los españoles. Y

no tengo nada en contra de los españoles, pero sí en contra de que

se les entregue toda Cuba, hasta el punto de que ya ellos tienen todo

el tabaco en sus  manos.  Es muy triste ver que un ciudadano cubano

adicto a fumar tabaco, para sufragar esa necesidad, deba hacerlo a tra-

ves del mercado negro. La dirección del gobierno cubano, claro está,

tiene todo cuanto necesita.

Son todas nuestras riquezas las que se van poniendo en manos del

extranjero. En Cuba, en estos momentos, prácticamente el solo hecho

de ser cubano es ya un delito: el cubano no tiene derecho más que a

pasar trabajo y a ser sometido a la voluntad de Fidel, mientras que al

extranjero le basta con llegar a Cuba y ya entonces es dueño y señor

de la isla. A un cubano no se le permite invertir ni un solo centavo

en una empresa, o solo se le permite, si recibe una herencia muy bien

esclarecida, comprar una casa, y esto únicamente desde unos meses

atrás; mientras, a cualquier extranjero, no importa su tipo de ideolo-

gía, se le permite hacer cuantos negocios quiera y saquear a Cuba, no

dejando al pueblo cubano ni el mínimo de economía necesaria para

sufragar sus necesidades de primer auxilio.

Todas estas cosas son las que me han llevado a una reflexión muy

grande en el transcurso de mi propia vida; me di cuenta de que fui

siempre  maneiado,  que  mis  sacrificios  habían  sido  utilizados  para

mantener a todos estos señores que se han convertido en los dueños

de Cuba, cuyas familias salen a pasear al exterior cuando se les an-

toja; salen a Panamá, a Canadá, a México, a Europa, aprovechándose

del sudor de los hombres que van a cortar caña desde las tres de La

madrugada. El pueblo cubano eso lo ve, lo siente y lo entiende, pero

lo atemorizan tanto que no puede decir nada. Hoy día existe en Cuba

un terror muy grande, y los militares hemos sido manejados para es-

tablecer y mantener ese terror, aunque puedo afirmar, sin temor a

equivocarme, que más del noventa por ciento de las Fuerzas Armadas

cubanas no esta con el gobierno ni con Fidel, simplemente es gente

que no tiene otro lugar donde estar, y ellos también viven en el

miedo. Yo he conversado con miles de oficiales de alto rango y sus

preguntas son siempre las mismas: ¿hasta cuándo durará esto?, ¿qué

pensara hacer Fidel? El sentir del pueblo es que no existe escape y que

el  país  tiene  que  cambiar de  política,  pero  no  lo  manifiesta porque

basta con una frase para que una persona sea considerada contrarre-

volucionaria.

Hoy siento yo bastante verg黣nza por no haber hecho estas refle-

xiones  mucho antes, pero, aunque no  sea una  excusa, bien  me

acuerdo de lo difícil que eso fue para mí. Admito mi grado de cul-

pabilidad, y a estas alturas considero que, por más que me condene,

nunca será suficiente. No es que trate de buscarme excusas, pero mi

fe en Fidel era tan ciega que, aun  después de mi  toma de conciencia,

en sueños seguía creyendo en él. Fue muy duro para mí admitir que,

después de que Fidel nos hiciera creer en cosas tan hermosas como lo

iusto de haber hecho la Revolución, el propio Fidel cayera en actos

tan despreciables.

Lo que sí verdaderamente me duele es haber sido parte del atro-

pello al que se ha sometido al pueblo cubano, y por eso hoy me

siento  totalmente arrepentido de haber seguido a un hombre de las

ideas de Fidel.

 [Esta no por tardía menos honesta rectificación por parte de Benigno dará pauta a quienes aún prefieren creer en falsos dioses antes que en el verdadero Dios que nos habita, ese vórtice de lo 创impersonal创 que nos aguarda en el centro de nuestro corazón abierto. Ver, en relación al valor de lo impersonal en nosotros, la 创Profesión de fe创 de Simone Weil, sobre la que les invito a reflexionar y en particular sus textos sobre 创la persona y lo sagrado创 como el que se refiere a las obligaciones hacia el ser humano, comenzando a circular por este medio.]

Sigue el currículo de Benigno.  Posteriormente se dará una página del libro donde Benigno narra el evento de marzo de 1968 que acabaría por liquidar las esperanzas de una vida 创digna y sostenible创 para los cubanos sometidos al mando de este pobre diablo prendido de sí.

 

Cronología de Dariel Alarcón Ramirez, 獴enigno

 

6 de septiembre de  1939:  nace  Dariel Alarcón Ramirez, "Benigno",

en Manzanillo, provincia de Oriente.

1957

16 de enero: primer contacto con la guerrilla; se convierte en cola-

borador.

25 de marzo: se incorpora como combatiente.

31 de marzo: participa con la columna de Camilo Cienfuegos en

la campaña de los Llanos del  Cauto.

1958

Mayo: la Gran Ofensiva.

22 de agosto: se Funda la Columna 2 Antonio Maceo, comandada

por Camilo Cienfuegos, destinada a la llamada invasión de Occidente.

1959

2 de enero: entra en La Habana con Camilo.

10 de enero: es ascendido al grado de capitán, nombrado jefe de la

Policía Militar de La Habana.

23 de octubre: se casa con Magaly Esther Cejas López, en Yaguajay.

28 de octubre: desaparición de Camilo Cienfuegos.

1960

Como escolta del Che, lo acompaña en diversas giras por el

mundo; responsabilidades diversas.

1961

Combate durante seis meses en Argelia en el batallón cubano al

mando de Efigenio Ameijeira.

Comienza su actividad en los PETI, entrenando combatientes ex-

tranjeros.

1962

Enviado al Caney de las Mercedes a participar en la construcción

de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos.

1965

En el Congo con el Che.

1966

Entrenamiento con el Che en Cuba.

II de diciembre: ingresa al campamento de Nancahuasu.

1967

8 de octubre: combate en la quebrada del Yuro. El Che es hecho

prisionero.

9 de octubre: el Che es ejecutado. Los sobrevivientes, entre los cua-

les esta Benigno, emprenden la huida.

1968

16 de febrero: llega a la frontera chilena, junto a 玌rbano y

玃ombo.

23 de febrero: se entregan a los carabineros.

6 de marzo: llega a La Habana. Se Integra en los PETI, continúa

entrenando a futuros combatientes extranjeros.

Agosto-septiembre: misión secreta en Perú. Entretanto el 玪nti Pe-

redo ha viajado a La Habana a reorganizar el ELN para emprender de

nuevo la lucha en Bolivia.

1973

Ascendido a comandante de dos estrellas (teniente coronel).

1969

Finales de agosto: de nuevo en Bolivia con el 玪nti.

.9  de  septiembre:  muerte  del  玪nti  en  La  Paz.

Diciembre: regresa a La Habana.

1970

Contrae matrimonio con Maria Estrella Rojas.

1970-1974

Entrena a combatientes en los PETI.

1971

Ascendido a primer capitán.

1974

Realiza tareas de Contrainteligencia en el sector industrial.

1975

Combatiente en Angola,

1976

Ascendido a coronel.

1978 -1983

Integra el Batallón de Seguridad, bajo la dirección del ministro del

Interior.

1983 -1988

Dirige la Fuerza de Trabajo en las prisiones de La Habana.

1988 -1992

Tareas en la Dirección política del Ministerio del Interior.

1992

Pide la jubilación, continúa asumiendo tareas en el frente ideoló-

gico del Partido impartiendo conferencias y charlas en las sedes del

Partido, en el Poder Popular, dando a conocer el pensamiento del

Che, en particular tras la implantación del "periodo especial".

1994

30 diciembre; primer viaje a Paris.

1995

Enero: regresa a La Habana.

Septiembre: segundo viaje a Paris.

Diciembre: logra que autoricen a su mujer y a su hijo viajar a París.

1996

Enero: los tres piden el asilo político a Francia.