Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 201 al 250 
AsuntoAutor
Campaña para el Nu Red Anah
Manifestacion por Red Anah
FW: CORRECCION! Cu Red Anah
Agenda para Crecer Red Anah
Foro Social Altern Red Anah
Selva que camina / Red Anah
Grupos por la Paz Red Anah
Derechos Humanos L Red Anah
II Encuentro de la Red Anah
Instituto de lo Sa Red Anah
La Gente como Prot Red Anah
Emisiones les prop Red Anah
Acuerdan globalifó Red Anah
FW: URGENTE. ENFR Red Anah
Invitacion a la Cr Red Anah
Proceso y el zapat Red Anah
CONGRESO ARGENTINO Red Anah
Dia de la Tierra 2 Red Anah
La defensa de la I Red Anah
Declaracion del 3e Red Anah
Dia Internacional Red Anah
La Marcha por la D Red Anah
PRIMER CONGRESO IN Red Anah
Llegan los zapatis Red Anah
FW: ¡ SOS para nue Red Anah
Seminario Nacional Red Anah
Encuentros Conscie Red Anah
QUEJA CONTRA PRODI Red Anah
U X M A L 2001 / Red Anah
Carta de apoyo a M Red Anah
Ante la cerrazon e Red Anah
Principales result Red Anah
FW: ASC-L Fwd: Dec Red Anah
FW: ASC-L Vamos a Red Anah
A TODAS LAS REDES Red Anah
NO AL PLAN COLOMBI Red Anah
Dia Mundial de la Red Anah
Desobediencia Civi Red Anah
La Conciencia Lite Red Anah
Las ONG marcan los Red Anah
La Voz del Nosotro Red Anah
Informacion Ambien Red Anah
Etica y autorregul Red Anah
XOCHICALCO / V Ani Red Anah
Rumbo a Québec: Fo Red Anah
Ayudemos, actuemos Red Anah
Area de Libre Come Red Anah
Invitacion al Dia Ricardo
Biotecnologia: Un Ricardo
Las Razones Ambien Ricardo
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 216     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] Proceso y el zapatismo esta semana
Fecha:Viernes, 2 de Marzo, 2001  01:34:32 (-0700)
Autor:Red Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

Proceso y el zapatismo esta semana

Esta semana la Revista Proceso, el mejor semanario politico mexicano, trae 36 paginas sobre el zapatismo que les recomendamos. Pueden consultarla en la red en <http://www.proceso.com.mx>. Aqui, dos ejemplos...


 
Semanario de Información y Análisis   No.1269    25 de febrero de 2001  

Díaz Polanco: Televisa y TV Azteca, ejes de manipulación

El objetivo de Fox, una paz sin cambios

Guillermo Correa / Foto: José Manuel Jiménez
Héctor Díaz Polanco, asesor del EZLN en los Diálogos de San Andrés, de la Comisión Nacional de Autonomía Indígena que estableció ese sistema en la costa atlántica de Nicaragua, y de la Unión Nacional Revolucionaria Guatemalteca (UNRG), advierte que el presidente Fox pretende llevar a los zapatistas a "un callejón sin salida", en el que no tengan más remedio que firmar una paz sin cambios.Explica: "Estamos ante una situación sumamente peligrosa, porque el objetivo del gobierno es quitarle centralidad al Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Y en este proyecto están involucradas Televisa y Televisión Azteca, creando una especie de gran manipulación nacional, para que la sociedad reclame una paz inocua, sin criterio, que no resultaría digna para los pueblos indígenas ni favorable al país en su conjunto".
Y, tajante, llama a la sociedad civil a evitar que se repita la historia centroamericana, donde las guerrillas de Nicaragua, Guatemala y El Salvador no aseguraron los métodos para que la firma de la paz garantizara transformaciones radicales, "lección que debe tener muy en cuenta el EZLN".
Se explaya: "Lo común en los casos centroamericanos fue que una vez que se llegó al arreglo político, las fuerzas guerrilleras disminuyeron mucho su presencia y en algunos casos pasaron a ser prácticamente movimientos políticos marginales. Prueba de ello es que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) logró el poder en Nicaragua y luego lo perdió, con el resultado de que casi todo lo obtenido se esfumó.
"En cuanto a Guatemala, los más de 30 años de guerrilla derivaron en fracaso, ya que los acuerdos a favor de los indios no se han podido aplicar; mientras que en El Salvador, una vez firmada la paz, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) tampoco logró las transformaciones políticas sustanciales, a favor de las mayorías, por las que luchó. Y eso es lo que quiere el presidente Vicente Fox."
Dice que Fox "más que ingenuo, es astuto, pues lo que intenta es una paz que ahorre lo más posible los cambios al régimen; es decir, lograr un arreglo que implique la menor cantidad de concesiones, propósito de todos los gobiernos cuando se enfrentan a negociaciones como ésta".
Sin embargo, piensa que los dirigentes del EZLN están conscientes de cuáles son los propósitos gubernamentales y por ello "lo que desea es ir por fases, tratando de que cada una de sus demandas se concrete en reformas constitucionales y legales que comiencen a aplicarse, de tal manera que antes de la firma de los acuerdos de paz se garantice que las modificaciones básicas en la estructura jurídico-política del país se concreten, pero logrando al mismo tiempo construir al sujeto político ‹los pueblos indígenas‹ con objetivos suficientemente claros en la autonomía y su organización".
El autor de La rebelión zapatista y autonomía, y miembro del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), habla de las dos visiones encontradas: La del EZLN, que con su marcha amplía su presencia nacional para plantear sus propuestas, y la del presidente Vicente Fox, "que a toda costa quiere achicar los tiempos para el arribo de la paz, saltándose etapas y dejando de lado fases previamente acordadas con el gobierno anterior, el de Ernesto Zedillo, que sólo buscó reducir al zapatismo".
Dice que a pesar de la prisa de Fox, la paz todavía está muy lejos, pues de cumplirse en su totalidad las peticiones el EZLN ‹retiro de siete puntos militares en Chiapas, liberación de los presos zapatistas y plasmar en la Constitución los Acuerdos de San Andrés‹ apenas serviría para reabrir el diálogo.
"Una vez reanudado, se retomaría el proceso de negociación que quedó trunco y sólo abarco la primera de las cuatro mesas acordadas, que incluyen, aparte de los Derechos y Cultura Indígena, los temas de Democracia y Justicia, Desarrollo y Bienestar y Derechos de las Mujeres."
Concluido ese proceso, según el protocolo firmado entre el gobierno y el EZLN en 1995, a partir de la reunión de San Miguel, entonces se podría pasar a la cuestión que tiene que ver con el futuro del EZLN, su desarme y transformación en una organización política.
Según Díaz Polanco, el gobierno está aprovechando la marcha para tratar de convencer al pueblo de que es la ocasión para un inmediato reinicio de las pláticas y una firma inminente de la paz, "lo cual explica las declaraciones un tanto misteriosas y asombrosas del presidente Fox en el sentido de que ésta se encuentra a la vuelta de la esquina.
"A lo anterior se agrega, para completar la estrategia que parece que está desarrollando el gobierno, la gran campaña en la que intervienen las dos grandes compañías televisoras, que evidentemente están intentando crear una especie de gran ola nacional que reclame a gritos la firma de la paz, tratando de presionar al EZLN a sentarse a firmar algo totalmente desventajoso.
"Acortar este camino parece ser la meta del gobierno, lo que me parece sumamente complicado y peligroso, porque podía crear una situación que rompería justamente la posibilidad de llegar a la paz misma y a un arreglo duradero, satisfactorio para las partes."
Considera que dentro de poco el gobierno comenzará a hablar de la intransigencia de los zapatistas, "y éstos, con razón, argumentarían que hay un camino ya trazado, lo que podría llevar a otro largo empantanamiento, como el que se ha vivido a partir de 1996. Esta es la situación de peligro que yo veo".
Recuerda que durante las negociaciones de San Andrés el tratamiento del primer tema se llevó alrededor de cinco meses, de octubre de 1995 al 16 de febrero de 1996, y los Acuerdos "son sólo una parte de lo que podría conducir a la solución del conflicto".
Aclara, además, que de aprobarse la iniciativa de ley de la Cocopa, de ninguna manera significa que se firmará la paz: "Eso es un infundio, una impostura del gobierno, que está tratando de manipular a la opinión pública a través, principalmente, de los medios electrónicos, lo que pone en riesgo la posibilidad real de llegar a un acuerdo exitoso".

El modelo neoliberal

Díaz Polanco afirma que todo lo anterior ha orillado al EZLN a poner énfasis en las demandas de los pueblos indígenas, pero deja en claro que los zapatistas no se levantaron en armas exclusivamente por eso, sino también por lo que tiene que ver con la democracia y el modelo económico neoliberal.
"El EZLN no se levantó simplemente para lograr que se establecieran algunos cambios de carácter formal en la Constitución ni por obtener beneficios exclusivos a favor de los indígenas, lo hizo con el objetivo de que este país sea más democrático, justo y con mayores libertades, lo cual se expresa en su lema fundamental de 'libertad, justicia y democracia'.
"Y aunque sin duda alguna el EZLN ya ha hecho contribuciones en ese sentido, pues el proceso de democratización al menos en los aspectos electorales dio como resultado la llegada al poder de una fuerza distinta al PRI, este logro aún muestra las limitaciones de la guerrilla, sobre todo porque el proceso de democratización que impulsa el EZ no provocó el triunfo de una fuerza política afín a su causa, sino el de un sector que expresa la tradición conservadora de México.
"Esto es, no se trata de obtener solamente resultados, sino transformaciones fundamentales vinculadas a un nuevo modelo político y económico en el país. Lo cierto es que no tenemos todavía reformas de Estado sustanciales y seguimos con el neoliberalismo aplicado por los gobiernos anteriores contra los cuales se levantó el EZLN."
En este sentido, llama la atención en el hecho de que el gobierno de Fox creó una comisión para la Reforma del Estado, encabezada por Porfirio Muñoz Ledo, la cual concluyó en un conjunto de recomendaciones sobre federalismo, descentralización y autonomía, dice.
"Sólo que en realidad, lo que se plantea es no avanzar más en la discusión de las transformaciones relativas a las autonomías hasta no abrir una interlocución con otros sectores. En el fondo, esta propuesta lo que pretende, y creo que lo sigue al pie de la letra el gobierno de Fox, es no circunscribir la agenda de discusión sobre reforma del Estado con el EZLN, pues si se mantiene el modelo acordado en 1995, la discusión sobre cuestiones relativas a democracia, bienestar y justicia se haría con los zapatistas, lo que quiere evitar Fox, siguiendo las recomendaciones de esta comisión.
"En consecuencia y en relación con las autonomías, lo que el gobierno quisiera es que la continuación del diálogo se hiciera simultáneamente con el EZLN en una mesa y con otros actores en mesas paralelas, de tal manera que se quitara la centralidad del EZLN en la discusión de los grandes temas nacionales encaminados a establecer reformas sustanciales para modificar la actual cara del país.
"Así, el gobierno podría legítimamente, creo yo, pensar en abrir en todos los ámbitos, los foros de interlocución que le parezcan más adecuados, siempre que eso tenga el objetivo de no discutir los asuntos de fondo solamente con el EZLN, visión que me parece está atrás de este planteamiento."

Con cambio o sin cambio

Todo lo anterior lleva a Díaz Polanco a concluir que "la alternativa que se está planteando es una paz con cambio o una paz sin cambio, cuando hay sectores que quieren dejar al modelo de país intacto. Por eso en estos días vemos el recrudecimiento del choque verbal entre el EZLN y el gobierno".
Al referirse concretamente a la marcha de los zapatistas a la Ciudad de México, explica que implica "graves riesgos" para ambas partes en caso de que se produzcan actos violentos.
Al mismo tiempo considera que la movilización será aprovechada por los grupos económicos interesados en el llamado Plan Puebla-Panamá, "pues tratan de impedir que en México se establezcan derechos que permitan a los indígenas decidir sobre el uso de sus recursos naturales, ya que esto sería un obstáculo para el desarrollo de esos negocios".
Pone el ejermplo de lo que sucedió en Tepoztlán, donde grupos indígenas de Morelos impidieron "el desarrollo de un proyecto que para ciertos intereses económicos era sumamente importante, ya que no sólo incluía la construcción de un campo de golf en tierras comunales, sino la instalación de un gran polo de desarrollo de alta tecnología.
"Eso se vino abajo por la actitud del pueblo zapoteco, fenómeno que puede verse multiplicado por lo menos desde Puebla hasta Chiapas, aunque el plan se extienda más allá de la frontera sur, lo que se visualiza ya con la resistencia que se da en el Istmo de Tehuantepec frente a un megaproyecto que intenta apropiarse de los recursos naturales de esa zona sin considerar el punto de vista de los pueblos indígenas, a los que se quiere convertir solamente en mano de obra.
"Entonces, en mayor o menor grado, la aprobación de los Acuerdos de San Andrés traería el efecto de convertir a estos pueblos indios en actores que podrían ser obstáculos a esos proyectos, razón por la cual existen sectores interesados en parar a como dé lugar la aprobación de la Ley de Derechos y Cultura Indígena."


*******


Roger Bartra: El EZ será un gran espectáculo, y luego nada

José Alberto Castro
El antropólogo Roger Bartra ve a los rebeldes chiapanecos sumidos en problemas de muy difícil solución, como el de "su integración a la vida civil".Este, dice en entrevista con Proceso, es "un reto complicado", pues antes que nada los insurgentes "tendrían que demostrar un interés auténtico por abandonar las armas".
El estudioso del sistema político mexicano considera, incluso, necesario recurrir a conceptos como "el buen salvaje", los "mandones obedientes", la "línea zapatista hidrocálida" ‹en referencia a la Convención de Aguascalientes‹ y la "marginalidad hiperactiva" para abordar las paradojas y dilemas encarnados por los zapatistas chiapanecos.
Y con el ánimo de ilustrar algunos de ellos, Barta se remite a la experiencia de los integrantes del CGH de la UNAM.
Éstos, dice, "crean un Aguascalientes, un espectáculo con éxito, y después no queda nada, porque en la periferia quedan estos mandones obedientes, personajes bastante inútiles para el trabajo político, que generan hasta antipatías y que han llegado a extremos de golpear a los profesores de la UNAM y con eso llevar al movimiento estudiantil hasta una derechización". Por ese camino, los cegeacheros van "de fracaso en fracaso", advierte.
Del mismo modo, continúa, los enviados del zapatismo chiapaneco serán parte "de un gran espectáculo: sin duda el Zócalo estará lleno cuando lleguen, y después no quedará nada".
Y es que los indígenas chiapanecos "están ante el problema de que las condiciones en discusión no van a ser cabalmente cumplidas. Los tiempos han cambiado y no se aprobarán los Acuerdos de San Andrés tal y como los redactó la Cocopa, porque el Congreso es muy complejo y plural. No todos los presos de la lista van a ser liberados, y digamos que es imposible que el Ejército abandone por completo la zona zapatista".
El autor de La sangre y la tinta reconoce que los zapatistas "simbólicamente están en una situación fuerte", pero advierte:
"El gobierno le da la bienvenida a la marcha; ha liberado a algunos de los presos; el propio Fox ha hecho suya la redacción de la Cocopa; por tanto, regresar a Las Cañadas diciendo que no se han cumplido las condiciones, se ve muy difícil, aunque es posible."
Por otra parte, para los rebeldes, "integrarse a la sociedad civil es lo más deseable, y ello los obligaría a abandonar las posiciones de marginalidad hiperactiva, de gran estridencia y espectáculo. A fin de cuentas ‹puntualiza‹ se trata de una confrontación bastante funcional para el sistema, de una guerrilla legalizada por Salinas, utilizada por Zedillo y ahora encaminada por Fox".

Organización o fragmentación

Bartra hace hincapié en que los desheredados de Los Altos de Chiapas requieren de un esfuerzo de imaginación enorme:
"Ojalá Marcos deje de repetir la cantaleta de los últimos años. Espero que haga un esfuerzo imaginativo singular. Sólo así podrán inscribirse él y los zapatistas en un espacio democrático", dice el estudioso del zapatismo que, señala, enfrenta otra paradoja:
"Hay un núcleo militar duro que funciona de manera jerarquizada, y una masa de amplias capas y de simpatizantes que básicamente quieren la paz, lo que los mueve es la idea de paz. Entonces, tenemos una contradicción entre los comandantes con cananas y símbolos militares y esta aspiración masiva de la gente que quiere la paz. Ya es una situación surrealista porque, como demostró la Cruz Roja, no hay guerra."
Y en cuanto a las ideas de Marcos, Bartra sólo rescata una:
"Mantener viva la idea de que no todos los movimientos tienen que ser absorbidos por el Estado y los partidos políticos, me parece loable. No todos los ciudadanos tienen vocación de poder. Pero cuando eso se traslada a la organización, hay problemas. O bien, el movimiento más o menos se encamina a una organización partidaria o paramilitar, o bien, todo queda en la fragmentación que suelen ser estos espacios muy críticos, autónomos, un poco rijosos, rebeldes, etcétera. Los hay en todo el mundo, y expresan una enorme cantidad de posiciones políticas. Sin embargo, ciertos hechos los pueden catalizar y sucede lo deseable, por ejemplo, en Seattle.
"En Europa hay también estos grupos a los que yo llamo de marginalidad hiperactiva. Tienen incluso una función dentro del esquema político. Detestan a los partidos políticos, los critican, pero al mismo tiempo con su actividad contribuyen a cuestionar y a legitimar el sistema político."

En pos del "buen salvaje"

‹¿Podría existir el zapatismo sin el liderazgo de Marcos? El escritor español Manuel Vázquez Montalbán se preguntaba cuál sería la relación del vocero zapatista y los comandantes.
‹Inquieta esa dimensión, porque implica el peligro de que los indígenas, contra todo lo que se dice, no pueden hacer las cosas solos, necesitan mestizos, intelectuales formados en la tradición occidental ‹en el caso del zapatismo, el pensamiento marxista‹. Eso genera inquietud y un choque contra la ponderación que hacen de la autonomía indígena.
‹Sin embargo, esa contradicción del zapatismo entre el líder formado en la ciudad y el grupo indígena ha resultado atractiva a ciertos grupos de europeos, ¿no le parece?
‹En los países industrializados hay muchas personas sin esperanza que viven en la miseria y rodeados de la máxima riqueza. Para ellos el zapatismo es un mensaje atractivo. Hastiados de la sociedad opulenta y de consumo, de repente se dejan seducir por el buen salvaje y les parece estimulante ser parte de algo que tiene sentido, ser parte de una guerra sin peligro alguno. Ir al zapatour para oler la selva, conocer un pueblo cercano a la naturaleza y sentirse útiles... l



------------------------------------------------------------------------
Servicios informativos, Comunicación e Información S.A. de C.V.