Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 201 al 250 
AsuntoAutor
Campaña para el Nu Red Anah
Manifestacion por Red Anah
FW: CORRECCION! Cu Red Anah
Agenda para Crecer Red Anah
Foro Social Altern Red Anah
Selva que camina / Red Anah
Grupos por la Paz Red Anah
Derechos Humanos L Red Anah
II Encuentro de la Red Anah
Instituto de lo Sa Red Anah
La Gente como Prot Red Anah
Emisiones les prop Red Anah
Acuerdan globalifó Red Anah
FW: URGENTE. ENFR Red Anah
Invitacion a la Cr Red Anah
Proceso y el zapat Red Anah
CONGRESO ARGENTINO Red Anah
Dia de la Tierra 2 Red Anah
La defensa de la I Red Anah
Declaracion del 3e Red Anah
Dia Internacional Red Anah
La Marcha por la D Red Anah
PRIMER CONGRESO IN Red Anah
Llegan los zapatis Red Anah
FW: ¡ SOS para nue Red Anah
Seminario Nacional Red Anah
Encuentros Conscie Red Anah
QUEJA CONTRA PRODI Red Anah
U X M A L 2001 / Red Anah
Carta de apoyo a M Red Anah
Ante la cerrazon e Red Anah
Principales result Red Anah
FW: ASC-L Fwd: Dec Red Anah
FW: ASC-L Vamos a Red Anah
A TODAS LAS REDES Red Anah
NO AL PLAN COLOMBI Red Anah
Dia Mundial de la Red Anah
Desobediencia Civi Red Anah
La Conciencia Lite Red Anah
Las ONG marcan los Red Anah
La Voz del Nosotro Red Anah
Informacion Ambien Red Anah
Etica y autorregul Red Anah
XOCHICALCO / V Ani Red Anah
Rumbo a Québec: Fo Red Anah
Ayudemos, actuemos Red Anah
Area de Libre Come Red Anah
Invitacion al Dia Ricardo
Biotecnologia: Un Ricardo
Las Razones Ambien Ricardo
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 235     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] A TODAS LAS REDES SOLIDARIAS DEL MUNDO
Fecha:Jueves, 22 de Marzo, 2001  20:24:03 (-0700)
Autor:Red Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

 
 
---------- 
From: Foro Mundial de Paz <fomupaz@...> 
Date: Thu, 22 Mar 2001 21:02:29 EST 
To: redluz-admin@... 
Subject: A TODAS LAS REDES SOLIDARIAS DEL MUNDO 
 
* POR FAVOR, PEDIMOS DISCULPAS POR LA EXTENSION DEL MENSAJE Y PORQUE SABEMOS 
QUE MUY PROBABLEMENTE ESTE FUERA DE LA TEMATICA. 
 
* NECESITAMOS DE TODAS LAS REDES SOLIDARIAS DEL PLANETA PARA QUE NO SE SIGA 
COMETIENDO EL ATROPELLO SISTEMÁTICO MAS SALVAJE QUE UNA NACION PUEDA 
PERPETRAR EN CONTRA DE OTRA. 
 
* ESTA DOCUMENTACION NO LA LEERAS EN LOS DIARIOS NI LA VERAS POR LOS CANALES 
DE TV DE TU PAIS (ELLOS SOLO PUBLICAN SU VERSION DE LA HISTORIA). 
 
* REENVIA ESTE MENSAJE A TODO AQUEL QUE SIENTAS QUE PUEDA AYUDAR A QUE ESTE 
MUNDO SE CONVIERTA EN UN LUGAR HABITABLE Y DE RESPETO PARA TODOS LOS SERES 
VIVOS, CUALQUIERA SEAN SUS NACIONES, RAZAS O CREENCIAS. 
 
DE TODO CORAZÓN, MUCHAS GRACIAS...!!! 
------------------------------------- 
 
 
Acaba de empezar la sesión en Ginebra de la Comisión de Derechos Humanos de 
la ONU. 
ALERTA, CUBA TIENE QUE SER ESCUCHADA, CUBA NO DEBE SER CONDENADA!!!!!!!!! 
 
HAZ CIRCULAR ESTA INFORMACION.  NO PERMITAMOS QUE NUESTROS GOBIERNOS SEAN 
LACAYOS DEL IMPERIO MAS SALVAJE QUE CONOCE LA HISTORIA DE LA 
HUMANIDAD!!!!!!!!! 
 
 
 
"DEMANDA DEL PUEBLO DE CUBA AL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS POR DAÑOS HUMANOS" 
 
A LA SALA DE LO CIVIL Y DE LO ADMINISTRATIVO DEL TRIBUNAL PROVINCIAL POPULAR 
DE CIUDAD DE LA HABANA 
 
 
Lic. Juan Mendoza Díaz, Lic. Leonardo B. Pérez Gallardo, Lic. Magaly Iserne 
Carrillo y Lic. Ivonne Pérez Gutiérrez, abogados, a nombre y en 
representación de las siguientes organizaciones sociales y de la República 
de Cuba, que integran a la casi totalidad de la población del país: 
 
1. Central de Trabajadores de Cuba (CTC), representada por el obrero y 
Licenciado en Ciencias Sociales Pedro Ross Leal, Secretario General de la 
Organización; 
 
2. Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), representada por el 
campesino y Licenciado en Ciencias Sociales Orlando Lugo Fonte, Presidente 
de la Organización; 
 
3. Federación de Mujeres Cubanas (FMC), representada por la Ingeniera 
Química Vilma Espín Guillois, Presidenta de la Organización; 
 
4. Federación Estudiantil Universitaria (FEU), representada por el 
estudiante recién graduado del Instituto Superior Pedagógico "Enrique José 
Varona", Carlos Manuel Valenciaga Díaz, Presidente de la Organización; 
 
5. Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), representada por 
la Alumna de Cuarto Año de la Escuela Provincial de Música "Amadeo Roldán", 
Yurima Blanco García, Presidenta de la Organización; 
 
6. Organización de Pioneros "José Martí", representada por la Licenciada en 
Comunicación Social, Niurka Duménigo García, Presidenta de la Dirección 
Nacional de la Organización; 
 
7. Comités de Defensa de la Revolución (CDR), representados por el 
Licenciado en Contabilidad Juan Contino Aslán, Coordinador Nacional de la 
Organización; 
 
8. Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), representada 
por el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, Presidente de la 
Organización; 
 
Por medio del presente escrito comparecemos y como mejor proceda en derecho 
decimos: 
 
 
Que venimos a establecer demanda en Proceso Ordinario sobre Reparación de 
Daños e Indemnización de Perjuicios contra el Gobierno de Estados Unidos de 
América. 
 
 
Que fundamentamos esta demanda en los siguientes: 
 
 
HECHOS 
 
 
PRIMERO: Que el triunfo de la Revolución Cubana, el 1º de enero de 1959, 
significó para el pueblo de Cuba conquistar, por primera vez en su larga 
historia de luchas, la independencia y soberanía verdaderas, tras un saldo 
de alrededor de 20 mil muertos en combate heroico y frontal contra las 
fuerzas de una dictadura militar entrenada, armada y asesorada por el 
Gobierno de Estados Unidos. 
 
 
La victoria revolucionaria en Cuba constituyó para Estados Unidos una de las 
más humillantes derrotas políticas en su existencia como gran potencia 
imperialista, lo cual determinó que el diferendo histórico entre ambas 
naciones entrara en una nueva y más aguda etapa de confrontación, que se 
caracterizaría desde entonces por la aplicación, por Estados Unidos, de una 
brutal política de hostilidad y agresiones de todo género destinada a 
destruir la Revolución Cubana, reconquistar el país y reimplantar el sistema 
de dominación neocolonial que durante más de medio siglo impuso a Cuba y que 
definitivamente perdió hace ya más de cuarenta años. 
 
 
La guerra desatada por Estados Unidos contra la Revolución Cubana, concebida 
como política de Estado, ha quedado históricamente demostrada y es 
plenamente constatable a través de las múltiples informaciones que han sido 
reconocidas en aquel país en los últimos tiempos, en las que se puede 
apreciar la existencia de una variedad de acciones políticas, militares, 
económicas, biológicas, diplomáticas, psicológicas, propagandísticas, de 
espionaje, la ejecución de actos terroristas y de sabotaje, la organización 
y apoyo logístico a bandas armadas y grupos mercenarios clandestinos, el 
aliento a la deserción y emigración y los intentos de liquidar físicamente a 
los líderes del proceso revolucionario cubano, todo lo cual se demuestra 
mediante importantísimas declaraciones públicas de autoridades del Gobierno 
de Estados Unidos, así como de las incontables e irrebatibles pruebas 
acumuladas por las autoridades cubanas y, de modo particularmente elocuente, 
por los numerosos documentos secretos desclasificados, pues aunque no todos 
han sido dados a conocer son más que suficientes para demostrar cabalmente 
cuanto fundamenta esta demanda. 
 
 
Uno de los documentos que acompañamos para corroborar los hechos articulados 
es el conocido como "Programa de Acción Encubierta contra el Régimen de 
Castro", ya desclasificado, aprobado el 17 de marzo de 1960 por el 
Presidente de Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower. El segundo, conocido 
como "Proyecto Cuba", presentado el 18 de enero de 1962 por el general de 
brigada Edward Lansdale a las más altas autoridades del Gobierno de Estados 
Unidos y al Grupo Especial Ampliado del Consejo de Seguridad Nacional de ese 
país, contiene la relación de 32 tareas de guerra encubierta que debían ser 
ejecutadas por los departamentos y agencias participantes en la llamada 
Operación Mangosta (Mongoose). 
 
 
Todas las acciones hostiles y agresivas ejecutadas por el Gobierno de 
Estados Unidos contra Cuba, desde el mismo triunfo de la Revolución hasta el 
presente, han causado enormes pérdidas materiales y humanas al pueblo, así 
como incalculable sufrimiento a los ciudadanos de este país, penurias ante 
la carencia de medicamentos, alimentos y otros medios indispensables para la 
vida, a los que somos acreedores y tenemos derecho a alcanzar con nuestro 
trabajo honrado. Han implicado igualmente peligros constantes resultado de 
la subversión política e ideológica desatada, lo que ha significado el 
sufrimiento sostenido, general e injustificado de todo un pueblo, daño que 
se caracteriza además por su perennidad y casi inestimable magnitud, que 
impide su cuantificación exacta y que a los efectos de la indemnización no 
incluimos en esta demanda, aunque no renunciamos a hacerlo oportunamente, 
por ajustarnos estrictamente al contenido de la reparación del daño moral 
que prescribe el Código Civil cubano actualmente vigente. 
 
 
Según la práctica internacional, los Estados son responsables por los daños 
y perjuicios causados por su conducta y actos -tanto en el orden legislativo 
como administrativo y judicial-, la de sus agentes y funcionarios, e incluso 
por los actos de las personas naturales de cada país, si los órganos 
correspondientes de dicho Estado omitieran tomar medidas de prevención o 
supresión, y, en consecuencia, se hallan en el deber de reparar los daños y 
perjuicios causados, lo que universalmente se califica como responsabilidad 
civil. 
 
 
Por todo ello, el Estado norteamericano, representado por su Gobierno, es 
responsable de los daños y perjuicios causados a las personas naturales y 
jurídicas cubanas por los actos ilícitos ejecutados por sus agencias, 
dependencias, representantes, funcionarios o el propio Gobierno. 
 
 
SEGUNDO: Que la reciente desclasificación en Estados Unidos del informe del 
Inspector General de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Lyman 
Kirkpatrick, elaborado en octubre de 1961, en el que se evalúan las razones 
del fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos, como la llaman los 
norteamericanos, revela que las operaciones encubiertas organizadas desde 
Washington contra Cuba comenzaron en el verano de 1959, algunas semanas 
después de la firma de la Ley de Reforma Agraria el 17 de mayo de ese año. 
 
 
En el mes de octubre, el Presidente Eisenhower aprueba un programa propuesto 
por el Departamento de Estado y la CIA para emprender acciones encubiertas 
contra Cuba, incluidos ataques piratas aéreos y navales, y la promoción y 
apoyo directo a grupos contrarrevolucionarios dentro de Cuba. Según el 
documento, las operaciones deberían lograr que el derrocamiento del régimen 
revolucionario pareciera ser el resultado de sus propios errores. 
 
 
Comienza por aquellos días la campaña de vuelos sobre territorio cubano de 
pequeños aviones procedentes de territorio norteamericano, con misiones 
tales como la infiltración de agentes, armas y otros medios, y la 
realización de actos de sabotaje, bombardeos y otras acciones terroristas. 
 
 
El 11 de octubre de 1959 un avión lanzó dos bombas incendiarias sobre el 
central "Niágara", en la provincia de Pinar del Río. El 19 de octubre otras 
dos bombas fueron arrojadas desde el aire sobre el central "Punta Alegre", 
en la provincia de Camagüey. El 21 de octubre un avión bimotor ametralló la 
ciudad de La Habana, provocando varios muertos y decenas de heridos, 
mientras otra avioneta arrojaba propaganda subversiva. El 22 de octubre fue 
ametrallado un tren de pasajeros en la provincia de Las Villas. El 26 de 
octubre sendas avionetas atacaron los centrales "Niágara" y "Violeta". 
 
 
Desde el propio mes de enero de 1960, ya en pleno desarrollo la zafra 
azucarera de ese año, se multiplicaron los vuelos sobre cañaverales. 
Solamente el día 12 fueron incendiadas desde el aire 500 mil arrobas de caña 
en la provincia de La Habana. El día 30 se perdieron más de 50 mil arrobas 
en el central "Chaparra", antigua provincia de Oriente, y el 1º de febrero 
fueron incendiadas más de 100 mil arrobas en la provincia de Matanzas. Pero 
no por esto cesaron otros ataques aéreos: el 21 de enero un avión arrojó 
cuatro bombas de cien libras cada una sobre la zona urbana de Cojímar y 
Regla, en la capital del país. 
 
 
El 7 de febrero de 1960 una avioneta incendió 1,5 millones de arrobas de 
caña en los centrales "Violeta", "Florida", "Céspedes" y "Estrella", en 
Camagüey. 
 
 
El 18 de febrero un avión que bombardeaba el central "España", en la 
provincia de Matanzas, fue destruido en el aire por una de sus propias 
bombas. El piloto fue identificado como Robert Ellis Frost, ciudadano 
norteamericano. La carta de vuelo registraba la salida del avión del 
aeropuerto de Tamiami, en la Florida. Por otros documentos hallados en el 
cadáver se descubrió que en tres ocasiones anteriores el piloto había 
realizado ataques aéreos sobre Cuba. 
 
 
El 23 de febrero varias avionetas regaron cápsulas incendiarias en las 
fábricas de azúcar "Washington" y "Ulacia", en la antigua provincia de Las 
Villas, así como en Manguito, en la provincia de Matanzas. El 8 de marzo 
otra avioneta lanzó materias inflamables en la zona de San Cristóbal e 
incendió más de 250 mil arrobas de caña. 
 
 
Junto a las misiones de bombardeo, ametrallamiento y quema, se sucedieron en 
esta etapa los vuelos sobre La Habana y casi todas las demás provincias del 
país con el propósito de diseminar propaganda subversiva. Tan solo en los 
tres primeros meses de 1961 se registraron decenas de vuelos de ese tipo. En 
el mencionado informe de Lyman Kirkpatrick sobre la invasión por Playa 
Girón, se afirma que "en el momento de la invasión se había dejado caer 
sobre Cuba un total de 12 millones de libras de volantes" de propaganda 
contrarrevolucionaria. En su informe, el alto oficial de la CIA describe los 
pasos que a partir de agosto de 1959 había comenzado a dar un grupo 
paramilitar de esa institución. 
 
 
Esto no es más que una muestra: la guerra encubierta contra Cuba había 
comenzado, con elevada intensidad, desde el mismo año 1959. Infinidad de 
hechos hostiles y agresivos, imposibles de enumerar pormenorizadamente, 
vendrían en los años posteriores. 
 
 
El Inspector General de la Agencia Central de Inteligencia reconoce que "de 
enero de 1960, cuando contaba con 40 personas, el Buró se expandió a 588 
para el 16 de abril de 1961, convirtiéndose en uno de los más grandes buroes 
en los servicios clandestinos". Se refería al centro de la CIA en Miami 
dedicado a las actividades contra Cuba. 
 
 
TERCERO: Que apenas quince meses después del triunfo revolucionario, el 
bandidismo armado fue proyectado y finalmente desatado por el Gobierno de 
Estados Unidos en casi todo el país. Se inició en 1960 bajo la 
Administración republicana del Presidente Eisenhower y se extendió durante 
cinco años hasta 1965. 
 
 
Su principal emplazamiento fue la región del Escambray, en la antigua 
provincia de Las Villas, que hoy comprende las provincias de Villa Clara, 
Cienfuegos y Sancti Spíritus. En esta zona llegó a operar un titulado 
frente, integrado por columnas y bandas, y una comandancia. Semanas antes de 
la invasión mercenaria por Playa Girón, 40 mil obreros, trabajadores y 
estudiantes de la capital, con la cooperación de fuerzas locales de la 
región central y de los campesinos y obreros agrícolas del Escambray, 
organizados en batallones de milicias, cercaron y neutralizaron totalmente 
este baluarte, que debía cooperar con las fuerzas invasoras, capturando a 
cientos de bandidos y reduciéndolos a su mínima expresión en aquellos días 
decisivos. 
 
 
Esas bandas, organizadas por la CIA, contaban con el apoyo del Gobierno de 
Estados Unidos, que por todos los procedimientos posibles realizó los 
mayores esfuerzos para suministrarles armamentos, municiones, explosivos, 
equipos de comunicación y logística general, para lo cual empleó diversas 
vías como la aérea, la marítima e incluso el canal diplomático, a través de 
la Embajada de Estados Unidos en La Habana, hasta el rompimiento de las 
relaciones a principios de 1961. 
 
Al respecto, en el mencionado informe del Inspector General de la CIA se 
reconoce explícitamente el apoyo logístico suministrado por esa institución 
a las bandas mercenarias. Un ejemplo es la llamada Operación Silencio, que 
consistió en la realización por la Agencia Central de Inteligencia de 
Estados Unidos de doce operaciones aéreas entre septiembre de 1960 y marzo 
de 1961 para el abastecimiento con armas, municiones, explosivos y otros 
medios a las bandas, sobre la cual el autor del informe refiere: "En total, 
alrededor de 151 mil libras de armas, municiones y equipos se enviaron por 
aire." 
 
 
El 29 de septiembre de 1960, un avión cuatrimotor lanzó un alijo de armas 
sobre las montañas del Escambray, cerca del salto del Hanabanilla; el 7 de 
noviembre un avión lanzó otro alijo de armas en la zona de Boca Chica, cerca 
del poblado de El Condado, en la sierra del Escambray; el 31 de diciembre 
otro cargamento es lanzado en la zona conocida por Pinalillo, entre Sagua y 
La Mulata, en Cabañas, provincia de Pinar del Río; el 6 de enero de 1961 un 
avión lanzó veinte paracaídas con armas, municiones, explosivos y medios de 
comunicación entre El Condado y Magua, en Trinidad, provincia de Las Villas; 
el 7 de enero, al día siguiente, fueron lanzadas armas norteamericanas por 
un avión entre Cabañas y Bahía Honda, en Pinar del Río; el 6 de febrero, un 
avión lanzó treinta paracaídas con armas, municiones, explosivos, medios de 
comunicación y alimentos en la zona de Santa Lucía, en Cabaiguán, provincia 
de Las Villas; el 13 de febrero, otros veinte paracaídas fueron lanzados 
desde un avión en la zona del Naranjo, en Cumanayagua, Las Villas; el 17 de 
febrero un avión lanzó trece paracaídas entre San Blas y el Circuito Sur, 
cerca de La Sierrita, en Las Villas; el 3 de marzo un avión lanzó dos alijos 
de armas, municiones y explosivos en las zonas del Mamey y Charco Azul, 
ambas en la provincia de Las Villas; el 29 de marzo se produjo otro 
lanzamiento de armas y pertrechos en la finca Júpiter, municipio de 
Artemisa, provincia de Pinar del Río. Es decir, un total de más de 70 
toneladas de armas enviadas por aire en ese período. 
 
 
Importantes focos fueron creados en las provincias de Pinar del Río, La 
Habana, Matanzas, Camagüey y Oriente. Resulta valioso resaltar que fue en la 
provincia de Pinar del Río donde se organizó el primer grupo, dirigido por 
Luis Lara Crespo, excabo del ejército de la tiranía batistiana y prófugo de 
la justicia revolucionaria por sus crímenes. Es precisamente en esta misma 
provincia donde es asesinado el soldado del Ejército Rebelde Manuel Cordero 
Rodríguez, durante las acciones contra un grupo de bandidos comandados por 
los ciudadanos norteamericanos Austin Young y Peter John Lambton, quienes 
fueron capturados junto con el resto de la banda, ocupándoseles armamentos 
de los que fueron suministrados por Estados Unidos. 
 
 
A estos grupos mercenarios les sucederían otros, resultando igualmente 
valioso resaltar los de Pedro Román Trujillo, en la región del Escambray, y 
Olegario Charlot Pileta, en la antigua provincia de Oriente, ambos también 
entre los primeros grupos creados en las respectivas provincias. 
 
 
De inmediato, ante estas manifestaciones de creciente agresión instrumentada 
por el Gobierno de Estados Unidos, el pueblo cubano, organizado en sus 
instituciones de defensa y seguridad y en sus organizaciones 
revolucionarias, se movilizó activa y resueltamente y, escribiendo con su 
propia sangre y muchas vidas valiosas páginas de heroísmo y sacrificio, le 
infligió al enemigo sensibles derrotas, con lo que capturaron, dispersaron o 
desarticularon a la mayoría de las bandas. 
 
 
Esta realidad no fue correctamente apreciada por la CIA, que suponía contar 
con el apoyo de estas fuerzas al producirse la invasión mercenaria. Sin 
embargo, persistió en sus planes de guerra sucia después de la histórica 
derrota. Bajo las administraciones de los Presidentes John F. Kennedy y 
Lyndon B. Johnson, multiplicó sus esfuerzos en esa dirección y de nuevo 
emergieron las bandas, que cobraron un precio adicional de sangre y de vidas 
a nuestro pueblo. 
 
 
La incuestionable veracidad histórica de estos acontecimientos y el cinismo 
y las mentiras que invariablemente acompañaron todas las acciones de Estados 
Unidos contra Cuba, la ofrecen los propios documentos de la época, emitidos 
por los que desde aquel país diseñaban la política de agresión y subversión 
contra Cuba. En tal sentido, puede resultar ilustrativo a la Sala el hecho 
de que el 17 de marzo de 1960, durante una reunión en la que participan el 
Vicepresidente Richard Nixon, el Secretario de Estado Christian Herter, el 
Secretario del Tesoro Robert B. Anderson, el Secretario Asistente de Defensa 
John N. Irwin, el Subsecretario de Estado Livingston T. Merchant, el 
Secretario Asistente de Estado Roy Rubottom, el almirante Arleigh Burke, del 
Estado Mayor Conjunto, el Director de la CIA Allen Dulles, los altos 
oficiales de dicha agencia Richard Bisell y J.C. King, y los funcionarios de 
la Casa Blanca Gordon Gray y general Andrew J. Goodpaster, el Presidente de 
Estados Unidos aprueba el llamado "Programa de Acción Encubierta contra el 
Régimen de Castro", propuesto por la CIA, en el que, entre otras cosas, se 
autorizaba la creación de una organización secreta de inteligencia y acción 
dentro de Cuba, y para ello se asignaban los fondos necesarios a la CIA. En 
un memorando recientemente desclasificado sobre el desarrollo de esta 
reunión, el general Goodpaster anotó: "El Presidente dijo que él no conocía 
plan mejor para manejar esta situación. El gran problema es la filtración y 
la falla de seguridad. Todo el mundo tiene que estar dispuesto a jurar que 
él [Eisenhower] no sabe nada de esto. [...] Dijo que nuestras manos no deben 
aparecer en nada de lo que se haga." 
 
 
Una de las más grandiosas obras humanas y de justicia social realizadas en 
nuestro país, que ha recibido el agradecimiento del pueblo y provocado la 
admiración y el respeto del mundo, ha sido la obra educacional. En 1961 se 
emprendió la Campaña de Alfabetización, a la que se integraron casi 100 mil 
estudiantes que fueron hasta los sitios más recónditos de nuestra isla para 
enseñar a sus pobladores a leer y escribir. Paralelo a esto, la CIA orientó 
a sus bandas sembrar el terror para sabotear la campaña, las que ejecutaron 
acciones criminales contra los adolescentes y jóvenes alfabetizadores que 
enseñaban, y contra los analfabetos que, ya adultos, aprendían a leer y 
escribir. 
 
 
El 5 de enero de 1961 fueron asesinados el maestro voluntario Conrado 
Benítez García y el campesino Eliodoro Rodríguez Linares, en Las Tinajitas, 
San Ambrosio, Trinidad, Sancti Spíritus. Participaron en este hecho los 
bandidos Macario Quintana Carrero, Julio Emilio Carretero Escajadillo y 
Ruperto Ulacia Montelier, integrantes de la banda de Osvaldo Ramírez García. 
 
 
El 3 de octubre de ese mismo año fue asesinado el maestro Delfín Sen Cedré, 
en la finca Novoa, Quemado de Güines, Las Villas, por la banda de Margarito 
Lanza Flórez. 
 
 
El 26 de noviembre de 1961 fueron igualmente asesinados el joven 
alfabetizador Manuel Ascunce Domenech y el campesino Pedro Lantigua Ortega, 
por los bandidos Julio Emilio Carretero, Pedro González Sánchez y Braulio 
Amador Quesada, en la finca Palmarito, Río Ay, Trinidad, Sancti Spíritus. 
 
 
También con el objetivo de sembrar el terror entre campesinos y obreros 
agrícolas, se cuentan entre las víctimas de las bandas en Cuba niños y 
adolescentes. Tal es el caso, entre otros, de Yolanda y Fermín Rodríguez 
Díaz, de 11 y 13 años de edad, quienes el 24 de enero de 1963 fueron 
asesinados en la finca La Candelaria, Bolondrón, Pedro Betancourt, Matanzas, 
por la banda de Juan José Catalá Coste, que operaba en la zona sur de dicha 
provincia. De igual manera merece ser citado, por la crueldad que entraña, 
el hecho ocurrido el 13 de marzo de 1962 en San Nicolás de Bari, La Habana, 
en que el joven Andrés Rojas Acosta fue ahorcado con la misma soga que 
estaba utilizando para amarrar su cerdo, crimen que fuera cometido por la 
banda del mercenario Waldemar Hernández. Otro suceso fue el ocurrido el 10 
de octubre de 1960 en la carretera de Madruga a Ceiba Mocha, cuando la banda 
de Gerardo Fundora disparó a un jeep que transitaba por ese lugar y resultó 
muerto el niño Reynaldo Núñez-Bueno Machado, de 22 meses de edad. De este 
acto también resultó víctima la madre del menor. 
 
 
Las bandas mercenarias, en un intento desesperado por lograr su cometido, 
tomaron represalias con la población civil de las zonas donde operaban. 
Muestra de ello es el asesinato del niño de 10 años Albinio Sánchez 
Rodríguez el 4 de marzo de 1963, quien fuera ultimado por la banda de Delio 
Almeida como reacción frente al ataque de las fuerzas de las Milicias 
Nacionales Revolucionarias. 
 
 
El bandidismo se liquidó definitivamente en Cuba en el año 1965 al ser 
localizada y derrotada la última banda, dirigida por Juan Alberto Martínez 
Andrade, entonces jefe del llamado Frente de Camagüey. 
 
 
Entre 1959 y 1965, actuaron al servicio del Gobierno de Estados Unidos a 
todo lo largo y ancho del territorio nacional 299 bandas, que sumaron 3.995 
mercenarios. 
 
 
En esa lucha, entre combatientes de tropas regulares y milicianos 
participantes en las operaciones contra las bandas o personal asesinado por 
estas, las bajas que han podido ser acreditadas se elevaron a 549 muertos y 
un número considerable de heridos, que no ha podido precisarse con exactitud 
en el momento en que elaboramos esta demanda, 34 años después de finalizados 
aquellos acontecimientos, de los cuales actualmente 200 sobrevivientes se 
encuentran incapacitados producto de aquellos criminales planes. No todas 
las víctimas fueron precisamente combatientes revolucionarios que luchaban 
contra las bandas, sino también muchos civiles que no tenían nada que ver 
con las actividades militares murieron a consecuencia de los crímenes del 
bandidismo impuesto desde el exterior. 
 
 
La guerra sucia, esa costosa y sangrienta forma de agresión del Gobierno de 
Estados Unidos, había sido total y definitivamente derrotada por el pueblo 
cubano. Arrancadas de raíz, nunca más la CIA pudo volver a organizar una 
sola banda. 
 
 
Adjuntamos a la demanda certificación acreditativa de las 549 personas que 
han sido registradas hasta el momento como fallecidas a consecuencia de esta 
criminal acción contra nuestro pueblo, así como una relación detallada de 
todos los que actualmente se encuentran incapacitados como resultado de las 
lesiones sufridas durante el período que narramos, documentos que 
acompañamos marcados con los números 9, 10 y 11. 
 
 
CUARTO: Que entre los hechos más significativos de las páginas de la 
historia de la Revolución Cubana, por su connotación militar, patriótica y 
política, figura la invasión mercenaria por Playa Girón, organizada por la 
Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos por indicaciones recibidas 
del Presidente Eisenhower en fecha tan temprana como el 17 de marzo de 1960. 
 
 
El propio Eisenhower lo cuenta en sus memorias: "El 17 de marzo de 1960 
[...] yo le ordené a la Agencia Central de Inteligencia que comenzara a 
organizar el entrenamiento de los exiliados cubanos, principalmente en 
Guatemala." 
 
 
Como parte de los preparativos para la invasión, al amanecer del 15 de abril 
de 1961 son bombardeados los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de 
los Baños y Santiago de Cuba. La agresión fue repelida y aunque logró 
destruir algunos aviones de las fuerzas defensivas cubanas, no pudo poner 
fuera de combate a nuestra pequeña y recién creada Fuerza Aérea 
Revolucionaria, lo que se debió a la valiente actuación de la artillería 
antiaérea, que tan brillante papel desempeñaría dos días después, formada en 
su casi totalidad por jóvenes, de los cuales 12 perdieron la vida, entre 
ellos Eduardo García Delgado, que pasó a la historia de aquella épica lucha 
al escribir con su propia sangre en una tabla, mientras agonizaba, el nombre 
de Fidel. 
 
 
Dos días después, el 17 de abril de 1961, a las 2:30 horas de la madrugada, 
comenzó a desembarcar por la costa sur de la entonces provincia de Las 
Villas, en la Ciénaga de Zapata, y procedente de Puerto Cabezas, República 
de Nicaragua, un grupo organizado, entrenado, equipado y financiado por el 
Gobierno de Estados Unidos, denominado por sus propios integrantes Brigada 
de Asalto 2506, la cual estaba formada por alrededor de 1.500 hombres. 
 
 
El plan de invasión mercenaria, según los documentos ocupados a quienes 
resultaron prisioneros, contemplaba realizar el desembarco en tres puntos de 
la Ciénaga de Zapata: Playa Larga, que denominaban en sus planes Playa Roja, 
donde descargaría el buque Aguja; Playa Girón, denominada Playa Azul, donde 
descargarían los buques Ballena y Tiburón; y Caleta Verde, denominada Playa 
Verde, donde descargarían los buques Marsopa, Barracuda y Atún. 
Paralelamente, sendos batallones de paracaidistas ocuparían posiciones en 
las proximidades del central "Australia", San Blas y Soplillar, con la 
misión de cerrar el acceso a la zona de desembarco y operaciones, aislarla, 
fortificarse y situar allí un gobierno provisional, lo que permitiría de 
inmediato transportar por aire un gobierno que en Miami esperaba impaciente 
con las maletas preparadas, el cual se encargaría de solicitar la 
intervención militar de Estados Unidos encabezando "tropas" de la OEA. 
 
 
Durante los días de la invasión, los integrantes de este "gobierno" fueron 
mantenidos incomunicados a la fuerza en territorio norteamericano, mientras 
la CIA emitía en su nombre comunicado tras comunicado. 
 
 
La brigada mercenaria desembarcó por Playa Girón y Playa Larga, después de 
la resistencia ofrecida por pequeñas unidades de las Milicias Nacionales 
Revolucionarias. Desembarcaron sus tanques y blindados; lanzaron al batallón 
de paracaidistas al norte de Girón, para cerrar la carretera que conduce al 
central "Australia"; aviones del tipo B-26 con insignias cubanas, escoltados 
por cazas norteamericanos, comenzaron a bombardear la zona, arrojando 
metralla sobre la población civil, ocasionando la muerte a personas, dentro 
de ellas mujeres y niños, cuyos nombres y apellidos se transcriben al final 
de este Hecho, así como cuantiosas pérdidas. 
 
 
Unidades de la Marina de Guerra norteamericana, entre ellas un portaaviones 
(el Essex, con 40 aviones de combate y un batallón de Infantería de Marina a 
bordo), un portahelicópteros, cinco destructores y un buque de desembarco 
tipo LSD, entre otras unidades navales, vinieron escoltando a las 
embarcaciones en que se transportaban las fuerzas mercenarias y se 
mantuvieron durante toda la batalla a pocas millas de la zona de 
operaciones. 
 
 
La brigada mercenaria contaba con abundantes equipos y armamentos. Disponía 
de 5 barcos de transporte artillados, 2 unidades de guerra tipo LCI 
modificadas y artilladas, 3 barcazas de desembarco tipo LCV para transporte 
de equipos pesados y 4 barcazas de desembarco tipo LCVP para transporte de 
personal. Para las operaciones aéreas, los mercenarios fueron apoyados por 
16 aviones de combate del tipo B-26, 6 aviones de transporte del tipo C-46 y 
8 del tipo C-54, y 2 aparatos anfibios tipo Catalina. Contaban con 5 tanques 
Sherman del tipo M-41, con cañones de 76 milímetros, y 10 carros blindados y 
artillados con ametralladoras 50; 75 bazucas, 60 morteros de diversos 
calibres y 21 cañones sin retroceso de 75 y 57 milímetros; 44 ametralladoras 
calibre 50 y 39 calibre 30 entre pesadas y ligeras; 8 lanzallamas; 22 mil 
granadas de mano; 108 fusiles automáticos Browning; 470 subametralladoras 
M-3; 635 fusiles Garand y carabinas M-1, 465 pistolas y otras armas ligeras. 
 
 
Los integrantes de la brigada mercenaria recibieron entrenamiento militar 
bajo la dirección de instructores norteamericanos en bases situadas en 
Estados Unidos, Guatemala y Puerto Rico, percibiendo asignaciones mensuales 
para el sostenimiento de sus familiares por parte del Gobierno de Estados 
Unidos, que invirtió en el financiamiento la suma de 45 millones de dólares. 
 
 
En menos de 72 horas, las fuerzas revolucionarias cubanas derrotaron de 
manera aplastante a la poderosa brigada mercenaria invasora. Al respecto, la 
Casa Blanca emitió el 24 de abril de 1961 una declaración oficial en la que 
se expresaba que "el Presidente Kennedy ha declarado desde el primer momento 
que, como Presidente, asume la plena responsabilidad" por la invasión. 
Agregaba la declaración que "el Presidente se opone vigorosamente a que 
nadie, dentro o fuera de la Administración, trate de hacer variar la 
responsabilidad". 
 
 
La vinculación del Gobierno de Estados Unidos con los acontecimientos 
narrados en este Hecho de la demanda, fue corroborada igualmente en el 
conocido informe del Inspector General de la CIA, elaborado seis meses 
después de la fracasada invasión, documento que permaneció en el más 
estricto secreto durante 37 años hasta que en 1998 fue desclasificado luego 
de intensas gestiones del Archivo Nacional de Seguridad, organización no 
lucrativa con sede en la ciudad de Washington. 
 
A pesar de que la invasión de Girón significó una gran derrota tanto en el 
terreno político como en el militar para el Gobierno de Estados Unidos, el 
hecho bélico dejó un elevado saldo de víctimas y un sinnúmero de familias 
cubanas enlutadas o dolorosamente afectadas, pues 176 personas perecieron y 
más de 300 resultaron heridas por las armas enemigas -entre ellas vecinos de 
la zona que fueron ametrallados por la aviación mercenaria-, de las cuales 
50 quedaron incapacitadas para el desempeño de sus obligaciones, extremos 
estos últimos que acreditamos con las certificaciones que acompañamos a esta 
demanda como documentos marcados con los números 12 y 13, respectivamente. 
 
 
En las acciones participaron directamente pilotos, asesores, hombres rana y 
otros norteamericanos. En los violentos combates del 19 de abril, fue 
confirmada la participación activa de pilotos norteamericanos al ser 
derribado por el fuego antiaéreo un avión B-26 tripulado por Thomas Willard 
Ray y Frank Leo Baker, ciudadanos de Estados Unidos y pilotos de la Guardia 
Nacional del estado de Alabama. Ese mismo día fue derribado sobre el mar 
otro B-26 tripulado por los norteamericanos Ryley W. Shamburger y Wade 
Carroll Gray, el primero de ellos oficial de la Guardia Nacional. 
 
 
QUINTO: Que el terrorismo ha sido un instrumento permanente de la política 
exterior de Estados Unidos contra Cuba. 
 
 
Una de las primeras acciones terroristas del Gobierno de Estados Unidos 
contra nuestro país tuvo un carácter monstruoso: el sabotaje al buque 
francés La Coubre el 4 de marzo de 1960, en un muelle del puerto de La 
Habana. El buque había cargado en Europa un importante lote de armamentos y 
parque comprado a la industria nacional belga por el Gobierno Revolucionario 
de Cuba, que estaba ya preocupado por las crecientes acciones agresivas de 
Estados Unidos. El cargamento fue saboteado por agentes de la CIA en el 
punto de embarque, y los artefactos colocados hicieron explosión ese día 
mientras se realizaban las operaciones de descarga. Las bombas fueron 
sofisticadamente instaladas de modo tal que la segunda explosión se 
produjera en el momento en que se les prestaba auxilio a las víctimas de la 
primera. Tanto el buque como el muelle aledaño estaban efectivamente 
atestados de trabajadores portuarios, soldados y personal de auxilio que, 
sin importarles el peligro, habían acudido al lugar del desastre para ayudar 
a las víctimas y prevenir accidentes. 
 
 
Este acto terrorista dejó un saldo de 101 muertos, entre ellos seis marinos 
franceses, y centenares de heridos, cuya cuantificación exacta, por haber 
sido atendidos en numerosos hospitales y centros de auxilio diferentes de la 
capital, resulta imposible hoy, a tantos años del hecho. 
 
 
Las modalidades del terrorismo empleado contra Cuba han sido en lo 
fundamental las siguientes: sabotaje o destrucción de objetivos civiles 
dentro del país; ataques piratas contra instalaciones costeras y contra 
naves mercantes y embarcaciones pesqueras; atentados contra instalaciones y 
personal cubano en el exterior, incluidas sedes diplomáticas, oficinas de 
aviación y naves aéreas; la constante instigación a elementos subversivos, a 
través de emisoras de radio y televisión, para realizar actos de esta 
naturaleza contra los centros de producción y de servicios, indicándoles 
incluso la forma de hacerlo. 
 
 
Si durante estos cuarenta años de Revolución nuestro país ha sido un blanco 
incesante de acciones terroristas, es en el año 1961 cuando se inician con 
mayor sistematicidad, como consecuencia del programa de acción encubierta 
contra Cuba, aprobado el 17 de marzo de 1960 por el Presidente de Estados 
Unidos, Dwight D. Eisenhower, quien, en el mencionado documento secreto ya 
desclasificado referido al programa de acción encubierta contra Cuba, que 
después prosiguió el Presidente Kennedy, precisa: "El método para lograr 
este fin consistirá en incitar, apoyar y, en lo posible, dirigir la acción, 
dentro y fuera de Cuba, por parte de grupos selectos de cubanos que pudieran 
realizar cualquier misión por iniciativa propia." 
 
 
Fue precisamente uno de esos "grupos selectos" el que perpetró, en la tarde 
del 13 de abril de 1961, el incendio y total destrucción de "El Encanto", la 
mayor tienda por departamentos del país, acción ejecutada por Carlos L. 
González Vidal, integrante del grupo terrorista conocido por las siglas MRP. 
También se conoció que el organizador principal fue Mario Pombo Matamoros, 
quien a su vez mantenía relaciones con dirigentes del grupo M-30-11. Las 
consecuencias de este siniestro no fueron solo de índole económica, sino 
también algo más doloroso: la muerte de la trabajadora Fe del Valle Ramos, y 
las quemaduras y lesiones sufridas por otras 18 personas, entre los cientos 
de ellas que laboraban en esa institución comercial. 
 
 
Como parte de estos mismos planes terroristas, se había producido un mes 
antes, el 13 de marzo de 1961, el ataque a la refinería "Hermanos Díaz", en 
Santiago de Cuba, en el que resultó muerto el marinero René Rodríguez 
Hernández, de 27 años, que cubría una posta, y herido gravemente Roberto 
Ramón Castro, de 19 años. Esta acción fue ejecutada por un comando de la CIA 
a bordo de una embarcación artillada con ametralladoras de grueso calibre, 
que fue lanzado desde el barco Bárbara J., procedente de Estados Unidos, 
hecho que fuera reseñado por el Inspector General de la CIA, Lyman 
Kirkpatrick. 
 
 
El 28 de mayo de 1961, elementos terroristas incendian el cine "Riego", en 
la ciudad de Pinar del Río, durante el desarrollo de una función infantil. 
Resultan heridos 26 niños y 14 adultos. 
 
 
El 5 de septiembre de 1963, dos aviones bimotores lanzan artefactos 
explosivos sobre la ciudad de Santa Clara y ocasionan la muerte al maestro 
Fabric Aguilar Noriega y heridas a tres de sus cuatro hijos. 
 
 
El 23 de diciembre de 1963 un comando de la CIA transportado por mar desde 
Estados Unidos, utilizando elementos de demolición submarina, hundió la 
lancha torpedera LT-385 perteneciente a la Marina de Guerra Revolucionaria 
en la dársena de Siguanea, Isla de Pinos, provocando la muerte del alférez 
de fragata Leonardo Luberta Noy y los marineros Jesús Mendoza Larosa, Fe de 
la Caridad Hernández Jubón y Andrés Gavilla Soto. 
 
 
Pudieran señalarse decenas de casos similares en esos años. 
 
 
Los secuestros de aviones, que no tenían precedentes en el mundo, fueron un 
método ideado y utilizado precisamente por la CIA en su programa de acciones 
terroristas contra Cuba desde 1959. Numerosos hechos de esta índole tuvieron 
lugar, especialmente en los primeros años de la Revolución. Algunos 
adquirieron características dramáticas. A modo de ejemplo, citaremos lo 
ocurrido el 27 de marzo de 1966: un sujeto sin escrúpulos, Ángel María 
Betancourt Cueto, utilizando un arma de fuego, intentó desviar hacia Estados 
Unidos, donde eran siempre recibidos como héroes, un avión Il-18 de Cubana 
de Aviación con 97 personas a bordo, incluidos 14 niños, en vuelo de 
Santiago de Cuba hacia La Habana; fracasado en su intento por la valiente y 
decidida conducta del capitán de la nave, Fernando Álvarez Pérez, quien se 
negó a desviar el avión aterrizándolo en el aeropuerto internacional de la 
capital, el frustrado secuestrador, ya en tierra, asesinó al piloto y al 
custodio, Edor Reyes García, y causó heridas graves al copiloto Evans 
Rosales, hecho que conmovió a todo el país. 
 
 
Las otras formas de terrorismo no cesaron. 
 
 
El 12 de octubre de 1971, una lancha rápida y otra embarcación de mayor 
porte, procedentes del territorio de Estados Unidos, ametrallaron el poblado 
de Boca de Samá, en la costa norte de la provincia de Oriente. Esta cobarde 
acción contra la población civil provocó dos víctimas mortales e hirió a 
otros varios vecinos del poblado, entre ellos dos niños. 
 
 
Por esos años el terrorismo se traduce igualmente en acciones paramilitares 
contra embarcaciones mercantes y pesqueras de Cuba o de terceros países en 
el estrecho de la Florida. El 4 de octubre de 1973, los pesqueros cubanos 
Cayo Largo 17 y Cayo Largo 34 son atacados por dos cañoneras tripuladas por 
terroristas, que asesinan al pescador Roberto Torna Mirabal y abandonan a 
los demás en balsas de goma, sin agua ni comida. 
 
 
Sin duda el más monstruoso y repugnante acto terrorista cometido contra Cuba 
en ese período tuvo lugar el 6 de octubre de 1976: el estallido en pleno 
vuelo de un avión civil de las líneas aéreas cubanas con 73 personas a 
bordo, entre ellas 57 cubanos, incluidos los 24 integrantes del equipo 
juvenil de esgrima que acababan de obtener todas las medallas de oro en un 
campeonato centroamericano; 11 jóvenes guyaneses, 6 de ellos seleccionados 
para realizar estudios de medicina en Cuba, y 5 ciudadanos de la República 
Popular Democrática de Corea. Todos, sin excepción, perecieron. 
 
 
La nave, un DC-8 con matrícula CUT-1201, acababa de despegar del aeropuerto 
internacional de Barbados diez minutos antes. Un artefacto explosivo 
programado había sido colocado en el baño del avión por dos sujetos que, 
procedentes de Trinidad Tobago, abandonaron la aeronave en esa escala 
habitual de su ruta. En el aeropuerto toman rápidamente un taxi y piden al 
chofer que los lleve a la sede de la Embajada de Estados Unidos en Barbados, 
según el testimonio de Maurice Firebrace, el chofer del taxi que los 
trasladó, en declaración a las autoridades de Barbados. Otro taxista, Roger 
Pilgrim, testimonió igualmente ante las autoridades de Barbados que en la 
tarde de ese mismo día los trasladó dos veces a la sede diplomática de 
Estados Unidos, primero entre las 2:00 y las 3:00 de la tarde y después 
alrededor de las 4:55. Esa misma tarde, desde el hotel "Village" lograron 
comunicarse e informar a sus jefes en Venezuela sobre el cumplimiento de la 
misión encomendada. En horas de la noche regresaron a Trinidad Tobago, donde 
al amanecer del 7 de octubre fueron identificados y arrestados por las 
autoridades locales, a las que casi de inmediato confesaron su participación 
en los hechos. 
 
 
En una reunión realizada en Trinidad Tobago a instancias del Primer Ministro 
de ese país, Eric Williams, catorce días después del sabotaje, el Canciller 
de Guyana, Fred Willis, se refirió a las agendas comprometedoras para la 
CIA, propiedad de los encartados, que delataban a ese organismo 
norteamericano al dejar al descubierto sus vinculaciones con los detenidos. 
Eran dos mercenarios de nacionalidad venezolana que habían sido contratados 
por Orlando Bosch Ávila y Luis Posada Carriles, dos de los más connotados 
terroristas reclutados por la Agencia Central de Inteligencia desde 1960, y 
especializados en sofisticadas técnicas de sabotaje con todo tipo de medios. 
Ambos estaban registrados en una organización llamada CORU, surgida de la 
unificación ordenada por la CIA de los principales grupos que hasta entonces 
actuaban bajo siglas diferentes desde territorio norteamericano, y a la que 
se le asignó la tarea de ejecutar un ambicioso programa de sabotajes y actos 
terroristas contra Cuba con apoyo total del Gobierno de Estados Unidos. 
 
 
Ese mismo grupo unificado de la CIA llevó a cabo por esa fecha, entre otros, 
los siguientes hechos: 
 
 
? 6 de abril: Dos barcos pesqueros, Ferro-119 y Ferro-123, son atacados por 
lanchas piratas procedentes de la Florida, causando la muerte al pescador 
Bienvenido Mauriz y graves daños a las embarcaciones. 
 
 
? 22 de abril: Una bomba es colocada en la Embajada cubana en Portugal, 
ocasionando la muerte de los funcionarios diplomáticos Adriana Corcho 
Callejas y Efrén Monteagudo Rodríguez, y heridas graves a varios más, 
destruyendo totalmente el local. 
 
 
? 5 de junio: La Misión de Cuba ante la ONU es objeto de un atentado con 
explosivos, ocasionando importantes pérdidas materiales. 
 
 
? 9 de julio: Una bomba hace explosión en el vagón que cargaba los equipajes 
del vuelo de Cubana de Aviación, en el aeropuerto de Kingston, Jamaica, 
momentos antes de ser transbordados. Es decir, por pura casualidad no 
estalló en el aire el 9 de julio el avión de Cubana que iba a cargar 
aquellos equipajes. 
 
 
? 10 de julio: Una bomba estalla en las oficinas de la British West Indies 
en Barbados, que representaba los intereses de Cubana de Aviación en ese 
país. 
 
 
? 24 de julio: Un técnico del Instituto Nacional de la Pesca, Artagnán Díaz 
Díaz, es asesinado en un intento de secuestrar al Cónsul cubano en la ciudad 
mexicana de Mérida. 
 
 
? 9 de agosto: Dos funcionarios de la Embajada cubana en Argentina, 
Crescencio Galañena Hernández y Jesús Cejas Arias, son secuestrados, sin que 
se haya vuelto a tener noticias de ellos. 
 
 
? 18 de agosto: Una bomba hace explosión en las oficinas de Cubana de 
Aviación en Panamá, causando daños de consideración. 
 
 
Los grupos que integraban el CORU hacían declaraciones públicas en Estados 
Unidos, adjudicándose cada una de estas fechorías. En agosto de 1976 fue 
publicado en un periódico editado en Miami un desvergonzado parte de guerra 
donde, después de referir cómo volaron un automóvil frente a la Embajada 
cubana en Colombia y destruyeron las oficinas de Air Panamá, los cabecillas 
del CORU declaraban al final textualmente: "Muy pronto atacaremos aeronaves 
en vuelo." Aproximadamente seis semanas después estalla en pleno vuelo el 
avión cubano que hizo escala en Barbados. 
 
 
Arrestados Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, encarcelados y sometidos a 
largo y sinuoso proceso judicial en Venezuela, junto a los dos mercenarios 
venezolanos que por órdenes suyas colocaron la bomba en el DC-8 de Cubana de 
Aviación, en agosto de 1985 Posada Carriles es rescatado por la CIA a través 
de la llamada Fundación Nacional Cubano Americana, de la prisión de máxima 
seguridad de San Juan de los Morros, y trasladado en cuestión de horas a El 
Salvador, donde es puesto de inmediato a trabajar en una de las operaciones 
más secretas, delicadas y comprometedoras de las que ha llevado a cabo un 
gobierno de Estados Unidos: la famosa Operación Irán-contras que dio origen 
a un colosal escándalo político en ese país. Posada Carriles era el 
responsable de los almacenes y prácticamente de la distribución de las armas 
para la guerra sucia en Nicaragua, a las órdenes directas de la Casa Blanca. 
Jamás había alcanzado una responsabilidad tan alta en sus 25 años de 
servicios al Gobierno de Estados Unidos. 
 
 
Orlando Bosch, que en el repugnante crimen había sido el jefe de la 
operación pues entonces tenía mayor jerarquía que Posada Carriles en la 
organización terrorista unificada por la CIA, fue cínicamente absuelto por 
un tribunal corrupto e impúdico. Autor de numerosos actos terroristas contra 
Cuba, vive hoy tranquilamente como huésped ilustre de Estados Unidos. 
 
 
Otro hecho terrorista doloroso y desvergonzado había ocurrido después del 
brutal crimen de Barbados: el 11 de septiembre de 1980 fue asesinado en 
pleno día, en una concurrida calle de la ciudad de Nueva York, el 
diplomático cubano Félix García Rodríguez. El crimen fue perpetrado por un 
comando de la organización terrorista Omega-7, cuya misión era dar muerte a 
este y a otros tres funcionarios de la representación cubana ante las 
Naciones Unidas. 
 
 
Los cambios ocurridos en el escenario internacional hicieron que variaran 
también las formas de manifestación de lo que constituye un flagrante 
terrorismo de Estado contra la República de Cuba. En tal sentido, los 
sectores más reaccionarios de la emigración cubana en Estados Unidos 
alentaron la actividad terrorista al final de la Administración del 
Presidente George Bush, del Partido Republicano, lo que motivó que se 
desarrollaran con cierta fuerza diversas acciones durante la primera y la 
segunda administraciones del demócrata William Clinton. 
 
 
Desde 1992 y hasta el presente, como ha quedado plenamente demostrado en los 
juicios seguidos recientemente contra los terroristas Raúl Ernesto Cruz León 
y Otto René Rodríguez Llerena, quienes hicieron estallar en 1997 siete 
bombas en hoteles de la capital, la Fundación Nacional Cubano Americana, 
financista prominente de campañas políticas presidenciales y de un grupo de 
conocidos legisladores norteamericanos, fue la que concibió, organizó y 
financió impunemente desde ese país esta campaña terrorista contra Cuba. La 
Fundación ha desarrollado su acción no solo desde el propio territorio 
norteamericano utilizando mercenarios de origen cubano residentes en Estados 
Unidos, sino también desde Centroamérica, contratando mercenarios 
centroamericanos que actúan bajo la dirección del tristemente célebre 
terrorista Luis Posada Carriles. 
 
 
Estas últimas acciones criminales contra Cuba desde Centroamérica, 
concebidas, organizadas y financiadas por los jefes de una mafia 
cubano-americana que radica en Estados Unidos, incuestionablemente se 
realizan con el conocimiento y la tolerancia de las autoridades 
norteamericanas, para las cuales trabajó siempre Posada Carriles y que nunca 
rompieron sus vínculos con él. 
 
 
En adición a esto, el Estado norteamericano, como parte de su estrategia 
política, incentivó al máximo la emigración ilegal hacia su territorio, no 
solo como instrumento de lucha ideológica y de sus campañas de descrédito 
contra Cuba durante cuarenta años, sino también para promover la 
indisciplina y la inestabilidad social. Esto trajo como consecuencia la 
comisión de actos delictivos, convencidos sus autores de la acogida y 
protección que recibirían en Estados Unidos una vez logrado el objetivo 
fundamental de abandonar el suelo cubano. No ocurría lo mismo con ningún 
otro ciudadano del mundo que tratara de emigrar a ese país sin previa 
obtención de visa. 
 
 
Han sido múltiples los sucesos originados por esa cínica política, pero 
marca pautas el 9 de enero de 1992, fecha en que fueron asesinados los 
combatientes de la Policía Nacional Revolucionaria Yuri Gómez Rivero y 
Rolando Pérez Quintosa; el miembro de Tropas Guardafronteras Orosmán Dueñas 
Valero, y el custodio civil Rafael Guevara Borges, trabajador del Campamento 
de Pioneros "José Martí", en La Habana, al ser atacados por un grupo de 
delincuentes que pretendían secuestrar una embarcación para abandonar 
ilegalmente el país, dirigidos por Luis Miguel Almeida Pérez. 
 
 
De igual manera, el 4 de agosto de 1994 fue asesinado el combatiente Gabriel 
Lamouth Caballero, de la Policía Nacional Revolucionaria, por elementos 
antisociales que intentaron salir ilegalmente del país por el puerto de La 
Habana, y el 8 de agosto de 1994 fue ultimado el teniente de navío Roberto 
Aguilar Reyes, al ser secuestrada en el Mariel, La Habana, una nave auxiliar 
de la Marina de Guerra Revolucionaria, por Leonel Macías González, quien 
logró huir hacia Estados Unidos, donde se le recibió como un héroe y 
disfruta de impunidad total después del cobarde asesinato. 
 
 
Como resultado de las actividades terroristas promovidas por el Gobierno de 
Estados Unidos contra nuestro país a lo largo de cuatro décadas, desde el 
triunfo de la Revolución hasta hoy 234 personas inocentes han perdido la 
vida o han quedado incapacitadas, lo cual acreditamos con los documentos que 
acompañamos a esta demanda marcados con los números 14, 15, 16, 17, 18 y 19. 
 
 
Para tener una idea de la intensidad que en determinado momento alcanzaron 
las actividades terroristas contra Cuba, baste señalar que en solo catorce 
meses, desde el 30 de noviembre de 1961, fecha en que se aprueba por el 
Presidente Kennedy la puesta en marcha del denominado "Proyecto Cuba", hasta 
el mes de enero de 1963, se efectuaron 5.780 acciones terroristas contra 
Cuba, de las cuales 716 constituyeron sabotajes de envergadura contra 
instalaciones industriales. 
 
 
Mención especial que expresa la carencia total de escrúpulos, la inmoralidad 
y la incapacidad de ajustarse a normas civilizadas de las prácticas 
políticas de Estados Unidos, merecen los planes concebidos por la dirección 
de ese país para eliminar físicamente al líder de la Revolución Cubana, 
inicialmente en su condición de Primer Ministro, desde el 16 de febrero de 
1959 hasta el 3 de diciembre de 1976, y con posterioridad como Jefe de 
Estado. 
 
 
El 11 de diciembre de 1959, el coronel J.C. King, jefe de la división 
encargada de los asuntos del hemisferio occidental en la CIA, escribió en un 
memorando secreto dirigido al Director de la agencia, Allen Dulles: "Debe 
darse seria consideración a la eliminación de Fidel Castro. Ninguno de los 
más cercanos a él, como su hermano Raúl o su compañero Che Guevara, tiene la 
misma influencia carismática sobre las masas. Mucha gente informada 
considera que la desaparición de Fidel aceleraría grandemente la caída del 
actual gobierno." 
 
 
Desde esa fecha hasta el presente, los órganos de la Seguridad del Estado 
cubanos han conocido, investigado, descubierto o neutralizado indicios 
creíbles, planes concebidos o minuciosamente elaborados, o en fase avanzada 
de organización y ejecución o a punto de ejecutarse, incluidos los que no se 
realizaron por cobardía de los que llegaron a tener su objetivo a pocos 
metros, de un total de 637 conspiraciones contra la vida del Comandante en 
Jefe Fidel Castro. Quedaría por reflexionar sobre el número de los que no 
llegaron a conocerse jamás. 
 
 
El Senado de Estados Unidos ha investigado y comprobado al menos ocho de 
esas conspiraciones, apenas el 1,25 por ciento de las que fueron organizadas 
directamente por la CIA o inducidas por la hostilidad, la propaganda, la 
tolerancia cómplice y las acciones del Gobierno de Estados Unidos contra 
Cuba durante cuarenta años. 
 
 
SEXTO: La Base Naval de Guantánamo, establecida en Cuba desde hace casi cien 
años mediante un convenio confuso y pérfidamente redactado, en virtud del 
cual a Estados Unidos le arriendan el territorio que ocupa la base "por el 
tiempo que la necesitaren", sin una cláusula que garantizara el pleno 
derecho de nuestra soberanía sobre dicho territorio, ha sido utilizada por 
Estados Unidos como un instrumento de su política agresiva contra nuestro 
país. 
 
 
Al triunfar la Revolución, de inmediato en ese enclave las autoridades 
militares y los servicios especiales de Estados Unidos protegieron a cientos 
de asesinos y secuaces del régimen batistiano. 
 
 
La Base fue convertida en un activo centro de subversión y provocaciones 
contra nuestro país. 
 
 
Numerosos mercenarios, prófugos de la justicia cubana por sus crímenes y 
fechorías, encontraron allí refugio e impunidad. 
 
 
Numerosas personas, alentadas por el privilegio de ingresar a Estados Unidos 
sin visa alguna, optaron por abandonar ilegalmente el país a través de esa 
instalación militar mantenida por la fuerza en Cuba. 
 
 
Ha sido refugio seguro para viles traidores que condujeron allí aeronaves y 
embarcaciones secuestradas, sin que en ningún caso los delincuentes hayan 
sido extraditados, lo cual se convirtió en práctica habitual desde el 
triunfo de la Revolución. 
 
 
En el Artículo 2 del citado Convenio, firmado el 16 de febrero de 1903, se 
concede un derecho bajo determinada condición que Estados Unidos aceptó y se 
comprometió a cumplir: "hacer cuanto fuere necesario para poner dichos 
lugares en condiciones de usarse exclusivamente como estaciones carboneras o 
navales y para ningún otro objeto." 
 
 
El Artículo 4 del Convenio Complementario de 2 de julio de 1903, suscrito 
igualmente por los Gobiernos de Cuba y de Estados Unidos, establece de forma 
muy precisa y muy clara: "Los delincuentes prófugos de la justicia acusados 
de delitos o faltas sujetos a la jurisdicción de las Leyes Cubanas y que se 
refugiaren dentro de dichas áreas, serán entregados por las Autoridades de 
los Estados Unidos cuando lo pidieren Autoridades Cubanas debidamente 
autorizadas." 
 
 
Es injustificable que una base militar costosa, sostenida a expensas del 
presupuesto y los contribuyentes de ese país, sin utilidad alguna para la 
seguridad nacional de Estados Unidos, ocupe una parte valiosa de nuestro 
territorio para humillar, hostigar y agredir al pueblo cubano, pues ese ha 
sido su único cometido en las últimas décadas. Particularmente arbitrario y 
abusivo ha sido mantener contra la voluntad de nuestro país ese enclave 
militar tras el fin de la guerra fría, máxime cuando el Gobierno de Estados 
Unidos está desmantelando decenas de instalaciones en su territorio y en el 
extranjero para reducir su presupuesto militar. Resulta evidente que 96 años 
después de aquel compromiso asumido por ambas partes en el Artículo 1 del 
Convenio de febrero de 1903, suscrito por el Gobierno de Estados Unidos con 
un gobierno débil, sometido e imprevisor, que les arrendó la tierra "por el 
tiempo que la necesitaren", hace ya rato que no la necesitan para otra cosa 
que no sea su política agresiva contra Cuba, y ese derecho no está incluido 
ni siquiera en ese pésimo convenio. No es justo que se dedique a eso una de 
las mejores bahías de Cuba. 
 
 
Entre 1962 y 1994, año en que se tomaron, por iniciativa de ambos gobiernos, 
medidas para reducir los riesgos de incidentes, después del acuerdo 
migratorio suscrito entre Cuba y Estados Unidos, fueron ejecutadas desde la 
base 13.498 acciones provocativas, siendo las más comunes las ofensas de 
palabra, la realización de gestos obscenos y actos pornográficos, las 
violaciones de la línea divisoria rompiendo sectores de la cerca y en otros 
casos cruzándola hacia el territorio libre, la iluminación con reflectores 
de las casetas donde cubren sus postas los soldados cubanos, la realización 
de disparos con armas, acciones de apuntar amenazantemente con cañones, 
tanques y ametralladoras contra nuestro personal e instalaciones, reiteradas 
violaciones del espacio aéreo cubano, incluido el aterrizaje de helicópteros 
fuera del perímetro de la base, así como violaciones de nuestro espacio 
marítimo. 
 
 
Numerosas también han sido las notas de protesta que sobre estos hechos ha 
realizado el Gobierno Revolucionario al Gobierno de Estados Unidos, sin que 
en la inmensa mayoría de los casos se hayan recibido las respuestas acordes 
con las leyes internacionales. Múltiples denuncias sobre tales hechos han 
sido formuladas también por Cuba en los organismos internacionales, y muchos 
periodistas extranjeros han visitado el perímetro fronterizo, han 
entrevistado a testigos y han conocido y obtenido pruebas de las violaciones 
denunciadas. Por más de treinta años Cuba ha presentado evidencias de tales 
actos de agresión, y ninguna de las administraciones norteamericanas ha sido 
capaz de pedir una sola excusa. Tampoco podrían mostrar un solo caso de 
provocación cubana, violación alguna o penetración en el territorio 
arbitrariamente ocupado por sus tropas. 
 
 
Desde la base o en la propia base, han sido asesinados o heridos soldados 
cubanos de la Brigada Fronteriza y ciudadanos de nuestro país, a saber: 
 
 
? El 5 de enero de 1961 es salvajemente torturado en la Base Naval de 
Guantánamo el obrero Manuel Prieto Gómez, uno de los pocos cubanos que 
conservaron su empleo y que laboró en esa instalación durante trece años. 
 
 
? El 30 de septiembre de 1961 es detenido por el Capitán de la Infantería de 
Marina Arthur J. Jackson otro trabajador cubano, Rubén López Sabariego, que 
prestaba servicios como chofer de un camión de carga de la base. A los 
quince días de la detención, el Encargado de Negocios de la Embajada suiza 
en Cuba informó el hallazgo del cuerpo sin vida en una zanja dentro de la 
instalación militar. La autopsia arrojó que llevaba varios días muerto y 
presentaba fracturas y hematomas ocasionados por las torturas a que fuera 
sometido. 
 
 
? En mayo de 1962 es secuestrado por personal de la base naval Rodolfo 
Rosell Salas mientras cumplía su trabajo como pescador. Asesinado 
posteriormente, su cadáver fue encontrado el 14 de julio. 
 
 
? El 18 de julio de 1964 cae asesinado Ramón López Peña, soldado del 
Batallón Fronterizo, por disparos efectuados desde la base por un soldado 
norteamericano que realizaba guardia en la posta situada en las coordenadas 
43-67. 
 
 
? El 21 de mayo de 1966 el soldado Luis Ramírez López muere igualmente 
asesinado por disparos efectuados por soldados norteamericanos desde la Base 
Naval de Guantánamo. 
 
 
En total, como consecuencia de las agresiones provenientes de la Base Naval, 
han fallecido 8 cubanos y otros 15 han quedado incapacitados, lo cual se 
acredita con certificaciones adjuntas, marcadas con los números 20 y 21. 
 
 
En adición a esto se cometieron grandes injusticias con los miles de 
trabajadores cubanos que prestaban sus servicios en la Base. 
 
 
En enero de 1964, más de 3.000 trabajadores cubanos laboraban en esa base, 
de los cuales 2.300 aproximadamente entraban y salían cada día. 
 
 
Entre el 10 y el 15 de febrero, 500 de estos fueron despedidos por orden del 
Gobierno de Estados Unidos de un solo golpe. Entre febrero y octubre fueron 
despedidos otros 1.060, para un total de 1.560, las dos terceras partes en 
solo siete meses. Y así sucesivamente hasta reducirlos a menos de cien. 
 
 
Otra medida cruel: el 5 de marzo de 1966 el Departamento de Defensa de 
Estados Unidos informó que la política de su Gobierno "no permitía el pago 
de jubilaciones a ningún personal en Cuba", por lo que los despedidos no 
podían recibir pensión alguna o reclamar la devolución de sus contribuciones 
a la caja de jubilaciones, retenidas por el Gobierno norteamericano. De este 
modo, al trabajador cubano en esa Base no le quedaba otra alternativa que 
asilarse o perder su empleo y todos los demás derechos. 
 
 
Actualmente solo quedan en la Base 17 trabajadores cubanos que entran cada 
día a laborar en esa instalación. 
 
 
SÉPTIMO: Que durante todos estos años de Revolución, las acciones agresivas 
del Gobierno de Estados Unidos han afectado de manera significativa la salud 
de nuestro pueblo. Esta política criminal ha estado encaminada a entorpecer 
y obstaculizar los impresionantes logros que la política social cubana ha 
conquistado. Para ello se ha empleado, entre otras vías, la agresión 
biológica, que ha cobrado valiosas vidas humanas, incluidos niños y mujeres 
embarazadas. 
 
 
En mayo de 1981 se comienzan a reportar en el municipio de Boyeros, ubicado 
en la capital del país, casos de enfermos con síndrome febril, dolores 
retroorbitarios, abdominales y musculares, rash, cefalea y astenia, 
frecuentemente acompañados de múltiples hemorragias con diferentes niveles 
de gravedad. Pocos días después, y en forma explosiva, se reportaron casos 
similares en las provincias de Cienfuegos, Holguín y Villa Clara, 
diseminándose posteriormente en forma igualmente explosiva por el resto del 
país. 
 
 
En los estudios iniciales realizados, se pudo comprobar que los primeros 
casos habían aparecido en forma simultánea en tres localidades de la isla 
distantes entre sí más de 300 kilómetros. No hubo ninguna explicación 
epidemiológica para la interpretación de estos hechos como una infección 
natural. 
 
 
Los estudios de laboratorio confirmaron que el agente etiológico era el 
virus del dengue tipo 2. El hecho de la aparición de forma sorpresiva, sin 
que existiera actividad epidémica de Dengue-2 en la región de las Américas 
ni en ninguno de los países con los cuales Cuba mantenía un importante 
intercambio de personal, así como su aparición simultánea en distintas 
regiones del país, son elementos de soporte a los estudios realizados por 
científicos cubanos de reconocido prestigio, con la cooperación de 
científicos extranjeros altamente especializados en la detección y lucha 
contra las agresiones biológicas. 
 
 
Las investigaciones y los estudios minuciosos llevados a cabo condujeron a 
la evidencia de que la epidemia fue introducida deliberadamente en el 
territorio nacional por agentes al servicio del Gobierno de Estados Unidos. 
Especialistas norteamericanos en guerra biológica habían sido los únicos en 
obtener una variedad de mosquito Aedes aegypti sensiblemente asociada a la 
trasmisión del virus 2, según informó el coronel Phillip Russell en el XIV 
Congreso Internacional del Océano Pacífico, efectuado en 1979, solo dos años 
antes de que se desatara la brutal epidemia en Cuba. 
 
 
Constituye un elemento significativo el hecho de que en 1975 el científico 
norteamericano Charles Henry Calisher, en una visita a Cuba, se interesó y 
obtuvo información sobre la existencia de anticuerpos al dengue en la 
población cubana y la no existencia en la misma, por lo menos en 45 años, de 
anticuerpos al virus 2. 
 
 
En el juicio celebrado en 1984 en Estados Unidos contra Eduardo Arocena, 
cabecilla de la organización terrorista Omega 7, este confesó paladinamente 
haber introducido gérmenes en Cuba y reconoció que la fiebre del dengue 
hemorrágico fue introducida en la isla a través de grupos afines de origen 
cubano radicados en Estados Unidos. 
 
 
De ser verídica la confesión del jefe de la conocida organización terrorista 
Omega-7 sobre los grupos utilizados para introducir la epidemia del dengue 
hemorrágico en Cuba, de forma exhaustiva hemos explicado y demostrado aquí 
quiénes son esos grupos, quiénes los organizaron y al servicio de quiénes 
actuaban. 
 
 
Por otra parte, el ejército norteamericano había informado de la existencia 
de una vacuna que incluía protección contra el Dengue-2, que le fue aplicada 
a la población de la Base Naval de Guantánamo, lo que propició que en dicho 
enclave militar no se registrara un solo caso de afectación por la 
enfermedad, que en cambio golpeó al resto del territorio de la isla, sin 
excepción alguna. 
 
 
Durante la 91 sesión del Congreso de Estados Unidos, en noviembre del 18 al 
20, y diciembre 2, 9, 18 y 19 de 1969, se celebró una audiencia para 
analizar los supuestos planes sobre el uso de armas biológicas contra Cuba. 
 
En esa sesión se desarrolló el siguiente diálogo: 
 
 
"Sr. Fraser.- Se ha dicho que los Estados Unidos estaban preparados para 
utilizar armas biológicas con respecto a Cuba. ¿Podría decirnos si esto es 
cierto o no? 
 
 
"Sr. Pickering.- No tengo conocimiento de eso. 
 
 
"Sr. Fraser.- ¿Alguno de los presentes tiene información sobre ese asunto? 
(Nadie responde.) 
 
 
"Sr.Pickering.- He visto en la prensa los debates sobre ese asunto. 
 
 
"Sr. McCarthy.- Yo diría que el Comité de Relaciones Exteriores del Senado 
no es ajeno a los incidentes a que se hace alusión, y hay personas en el 
gobierno que conocen todas las actas del presente y del pasado. Sé que las 
informaciones están accesibles en sus actas..." 
 
 
El uso de insectos para trasmitir enfermedades ha sido objeto de profundos 
estudios en Fuerte Detrick. Un periodista escribió que el inventario de 
insectos del Fuerte Detrick en 1959 incluía mosquitos infectados con fiebre 
amarilla, malaria y dengue; pulgas infectadas con plaga, garrapatas con 
tularemia, fiebre recidiva y fiebre de colorado; moscas domésticas 
infectadas con cólera, ántrax y disentería. 
 
 
Según datos revelados por el Ejército norteamericano hace alrededor de 20 
años, en julio de 1958, el Centro de Armas Bacteriológicas de las Fuerzas 
Terrestres de Estados Unidos realizó experimentos con mosquitos Aedes 
aegypti portadores de la fiebre amarilla, que se llevaron a cabo en un 
polígono aéreo en el estado de la Florida. El enjambre de mosquitos -no 
contagiados como es lógico- compuesto aproximadamente de unos 600 mil 
ejemplares, fue dispersado sobre el polígono desde un avión. Los resultados 
de las investigaciones realizadas demostraron que los mosquitos alcanzaron 
en un día distancias de 1,6 a 3,2 kilómetros y picaron a muchas personas; 
que el Aedes aegypti poseía grandes posibilidades para la transportación de 
la fiebre amarilla a grandes distancias. 
 
 
El 29 de octubre de 1980 un cable procedente de Washington informaba que: 
 
 
"...el Gobierno de Estados Unidos pensó seriamente usar el mosquito portador 
de la fiebre amarilla contra la Unión Soviética en 1956. 
 
 
"Según documentos militares desclasificados y dados a conocer hoy, el 
ejército norteamericano consideró la utilización del mosquito Aedes aegypti 
para infectar con fiebre amarilla el territorio de la URSS. 
 
 
"Millones de mosquitos portadores de fiebre amarilla se experimentan en 
Fuerte Detrick, Maryland, con capacidad para producir medio millón mensual, 
mientras se esperaba el inicio de la construcción de una nueva planta 
diseñada por el ejército con capacidad de 130 millones de mosquitos 
mensuales. 
 
 
"Los documentos desclasificados aseguran que la agresión contra la URSS 
sería llevada a cabo tomando en cuenta la imposibilidad de la Unión 
Soviética de poner en marcha un programa de inmunización masivo contra el 
ataque de los mosquitos." 
 
 
Se trataba de una gran potencia, a una gran distancia, y un inmenso 
territorio, con la cual Estados Unidos no estaba en guerra. Sin embargo, se 
acariciaba la idea de un silencioso sabotaje biológico. 
 
 
Puede servir como antecedente para explicar lo ocurrido en Cuba, un artículo 
del periódico The Miami Herald, nada sospechoso de amistad con Cuba, 
publicado el día 1º de septiembre de 1981: 
 
 
"WASHINGTON. El altisonante planteamiento de Fidel Castro de que las 'plagas 
nocivas' que destruyen cosechas y animales en Cuba, y la epidemia de la 
fiebre del dengue que ha ocasionado la muerte a más de 100 personas en la 
isla son obra de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) no parece 
inconcebible para los autores de un nuevo libro que saldrá a la luz este 
otoño. 
 
 
"El exagente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) William W. 
Turner y el periodista Warren Hinckle refieren que Estados Unidos utilizó la 
guerra biológica en Cuba durante la administración de Nixon. 
 
 
"Los autores alegan que la CIA ha comprometido a Estados Unidos en una 
guerra secreta, no declarada e ilegal contra Cuba durante más de 20 años. El 
llamado Proyecto Cuba es el mayor y menos conocido que la CIA opera fuera de 
los límites legales de sus estatutos, afirman. 
 
 
"La historia del Proyecto Cuba es la historia de una importante guerra 
norteamericana no declarada por el Congreso, no reconocida por Washington y 
no informada por la prensa." 
 
 
Con anterioridad, un cable de la UPI fechado en Washington el 9 de enero de 
1977 informó lo siguiente: 
 
 
"Newsday, diario de Long Island (Nueva York), dijo hoy que 'al menos con 
apoyo tácito de la CIA, agentes ligados a los terroristas anticastristas 
introdujeron el virus de la fiebre porcina africana en Cuba, en 1971'. 
 
 
"Seis semanas después, un brote de la enfermedad obligó a las autoridades 
sanitarias de Cuba a sacrificar 500 mil cerdos, a fin de evitar una epidemia 
animal de proporciones nacionales. 
 
 
"Una fuente no identificada de la CIA reveló a Newsday que a principios de 
1971 se le entregó un recipiente que contenía virus en Fuerte Gulick, base 
del ejército de Estados Unidos en la Zona del Canal de Panamá, también 
utilizada por la CIA, y que el mismo fue llevado en un pesquero a agentes 
que operaban clandestinamente en Cuba. 
 
 
"Era la primera vez que la enfermedad se manifestaba en el hemisferio 
occidental. 
 
"Se sabe por propia admisión que en los momentos en que se produjo en Cuba 
el brote de la fiebre porcina africana, la CIA y el ejército de Estados 
Unidos estaban experimentando con venenos, toxinas mortales, productos para 
la destrucción de cosechas y otras técnicas de la guerra bacteriológica." 
 
 
Hay una montaña de evidencias, antecedentes y hechos que no hay forma 
posible de ignorar. 
 
 
Lo incuestionablemente real es que en pocas semanas la epidemia de dengue 
hemorrágico en Cuba, donde no había existido nunca, alcanzó la cifra sin 
precedente conocido en ningún otro país del mundo de 344.203 personas 
afectadas, dándose el caso verdaderamente récord de 11.400 nuevos enfermos 
reportados en un solo día, el 6 de julio de 1981. 
 
 
Un total de 116.143 enfermos fueron hospitalizados; alrededor de 24 mil 
pacientes sufrieron hemorragias; 10.224 sufrieron shocks por dengue en algún 
grado. 
 
 
Ciento cincuenta y ocho personas fallecieron como consecuencia de la 
epidemia, de ellas 101 niños. 
 
 
Todo el país y sus recursos fueron movilizados para luchar contra la 
epidemia. Se combatía intensamente y a la vez en todas las ciudades y 
poblados del país la presencia del vector, con todos los medios posibles y 
con productos y equipos adquiridos con toda urgencia en cualquier parte, 
incluido Estados Unidos donde a través de la Organización Panamericana de la 
Salud se solicitó y finalmente en el mes de agosto se obtuvo la venta de un 
importante larvicida. Los medios químicos y equipos eran trasladados muchas 
veces por vía aérea, en ocasiones de lugares tan distantes como Japón, en 
cuyas fábricas pudieron obtenerse miles de motomochilas de fumigación. Hubo 
que traer malathion desde Europa, por avión, a un costo de transportación de 
5.000 dólares por tonelada, es decir, tres veces y media más que el valor 
del producto. 
 
 
En adición a la red hospitalaria existente, decenas de escuelas para alumnos 
becarios fueron convertidas en hospitales a fin de aislar sin excepción a 
cada uno de los nuevos enfermos que se reportaban cada día. Simultáneamente 
se construían y equipaban salas de terapia intensiva en todos los hospitales 
pediátricos del país. 
 
 
De este modo, el 10 de octubre de 1981 fue reportado el último caso de 
persona afectada. 
 
 
De no haber sido por aquel colosal esfuerzo, habrían podido fallecer decenas 
de miles de personas, en su inmensa mayoría niños. Había sido derrotada en 
poco más de cuatro meses una epidemia que muchos expertos pronosticaron que 
harían falta años para erradicarla. La afectación económica fue también 
considerable. 
 
 
La relación de fallecidos a causa de esta epidemia se acredita mediante la 
correspondiente certificación expedida por el Ministerio de Salud Pública, 
documento que se adjunta marcado con el número 22. 
 
 
OCTAVO: Que a lo largo del proceso revolucionario cubano, asunto de carácter 
estrictamente interno, que llevó a cabo nuestro pueblo en el ejercicio de su 
derecho a la plena soberanía como ciudadanos de una nación independiente, 
nuestra patria ha tenido que enfrentar y aún enfrenta el constante peligro 
de una agresión militar directa de Estados Unidos. 
 
 
Una de las primeras reuniones del equipo designado para la ejecución del 
Proyecto Cuba, reseñada en un memorando confeccionado por el Director de la 
CIA el 19 de enero de 1962, fue de especial significación. Esa reunión tenía 
lugar exactamente nueve meses después de la aplastante derrota, en menos de 
72 horas, y la captura total de la fuerza expedicionaria desembarcada en 
Girón, a la vista de la escuadra norteamericana situada el 19 de abril a 
tres millas de Playa Girón, cuya presencia y aliento de nada les sirvió a 
sus tropas mercenarias, y que no tuvo tiempo siquiera de actuar ni había 
nadie a quien apoyar, cuando al final de la aventura el Presidente Kennedy 
había sido persuadido de dar apoyo aéreo a los invasores utilizando los 
aviones de combate a bordo del portaaviones Essex, incluido en ese 
destacamento naval. Según el documento desclasificado referido a la reunión 
de aquel día, Robert Kennedy, Procurador General del Gobierno de Estados 
Unidos, informó a los asistentes que el Presidente estimaba que el último 
capítulo respecto a Cuba aún no estaba escrito, que el derrocamiento de 
Castro era posible y que la consecución de este objetivo tenía la más alta 
prioridad: "La solución del problema cubano tiene máxima prioridad en el 
Gobierno de Estados Unidos. Todo lo demás es secundario." 
 
 
El 7 de marzo de 1962, la Junta de Jefes de Estado Mayor afirmó en un 
documento secreto que "la determinación de que una sublevación interna con 
posibilidades de éxito es imposible dentro de los próximos 9 a 10 meses, 
exige una decisión por parte de los Estados Unidos en el sentido de fabricar 
una 'provocación' que justifique una acción militar norteamericana 
positiva". 
 
 
El 9 de marzo de 1962, bajo el título de "Pretextos para Justificar la 
Intervención Militar de los Estados Unidos en Cuba", la Oficina del 
Secretario de Defensa sometió a la consideración de la Junta de Jefes de 
Estado Mayor un paquete de medidas de hostigamiento que tenían por objetivo 
crear las condiciones para justificar la intervención militar en Cuba. Entre 
las medidas consideradas estaban las siguientes: 
 
 
? "Una serie de incidentes bien coordinados se planificarían para que 
ocurriesen en [la base naval de] Guantánamo o sus alrededores, a fin de 
crear una apariencia verosímil de que fueron realizados por fuerzas cubanas 
hostiles." 
 
 
? "Los Estados Unidos responderían con la ejecución de operaciones ofensivas 
destinadas a asegurar los suministros de agua y energía, destruyendo los 
emplazamientos de artillería y morteros que amenazan a la base. Comenzarían 
operaciones militares norteamericanas en gran escala." 
 
 
? "Un incidente tipo 'Remember the Maine' pudiera prepararse de diversas 
maneras." 
 
 
? "Pudiéramos hacer volar un barco norteamericano en la bahía de Guantánamo 
y culpar a Cuba." 
 
 
? "Pudiéramos hacer volar un barco no tripulado en algún punto de las aguas 
cubanas." 
 
 
* "Pudiéramos hacerlo de manera que ese incidente ocurra en las cercanías de 
La Habana o Santiago como un resultado espectacular de un ataque cubano por 
aire o por mar, o desde ambas direcciones." 
 
 
? "La presencia de aviones o embarcaciones cubanas que acudieran simplemente 
para investigar las intenciones del barco, pudiera constituir prueba 
suficientemente convincente de que el barco fue atacado." 
 
 
? "Los Estados Unidos pudieran dar seguimiento con una operación de rescate 
por aire o por mar bajo la cobertura de cazas norteamericanos a fin de 
'evacuar' a los restantes miembros de una tripulación no existente." 
 
 
? "Las listas de bajas en la prensa norteamericana pudieran causar una ola 
favorable de indignación nacional." 
 
 
? "Pudiéramos desarrollar una campaña terrorista cubano-comunista en el área 
de Miami, en otras ciudades de la Florida y en Washington. La campaña de 
terror podría estar encaminada contra los refugiados cubanos que buscan 
asilo en los Estados Unidos." 
 
? "Pudiéramos hundir una embarcación llena de cubanos en ruta hacia la 
Florida (real o simulada)." 
 
 
? "Pudiéramos promover intentos contra las vidas de los refugiados cubanos 
en los Estados Unidos, incluso hasta el punto de herir a algunos de ellos en 
casos que serían ampliamente divulgados." 
 
 
? "Hacer explotar unas cuantas bombas de plástico en lugares cuidadosamente 
escogidos, detener a algunos agentes cubanos y dar a la publicidad 
documentos preparados que fundamenten el comprometimiento cubano, también 
pudiera ayudar a proyectar la idea de un gobierno irresponsable." 
 
 
? "Pudiera simularse una expedición 'desde territorio cubano y apoyada por 
Castro' contra una nación caribeña vecina de Cuba." 
 
 
? "El uso de aviones tipo MiG tripulados por pilotos norteamericanos pudiera 
ofrecer causas adicionales de provocación." 
 
 
? "El hostigamiento de aeronaves civiles, los ataques contra barcos y la 
destrucción de aeronaves militares norteamericanas no tripuladas por aviones 
tipo MiG, pudieran ser acciones complementarias útiles." 
 
 
? "Un F-86 pintado adecuadamente pudiera convencer a los pasajeros de una 
aeronave civil que vieron un MiG cubano, especialmente si el piloto de la 
aeronave lo afirmara como un hecho." 
 
? "Intentos de secuestros de aeronaves civiles o embarcaciones pudieran 
hacerse aparentar como acciones que continúan siendo promovidas por el 
gobierno cubano." 
 
 
? "Es posible crear un incidente que demuestre de manera convincente que un 
avión cubano atacó y derribó a un avión civil arrendado que volaba de los 
Estados Unidos a Jamaica, Guatemala, Panamá o Venezuela." 
 
 
? "Los pasajeros pudieran ser un grupo de estudiantes universitarios o 
cualquier otro grupo de personas con intereses comunes como para arrendar un 
vuelo." 
 
 
.. "Es posible fabricar un incidente en el que parezca que aviones MiG 
cubano-comunistas han derribado un avión de la Fuerza Aérea de los Estados 
Unidos sobre aguas internacionales producto de un ataque no provocado." 
 
 
Cinco meses más tarde, en agosto de 1962, el general Maxwell D. Taylor, 
Presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, confirmaba al Presidente 
Kennedy que no se veía posibilidad de que el gobierno cubano pudiera ser 
derrocado sin la intervención militar directa de Estados Unidos, por lo cual 
el Grupo Especial Ampliado recomendaba un curso aún más agresivo de la 
Operación Mangosta. Kennedy autorizó su puesta en marcha: "Es asunto de 
urgencia". 
 
 
Estos planes de invadir a Cuba que se fraguaron en los primeros meses de 
1962, de los cuales llegaron noticias con alto grado de credibilidad a los 
Gobiernos de la Unión Soviética y de Cuba, determinaron la decisión 
coordinada entre ambos países de instalar con urgencia los proyectiles 
estratégicos cuya presencia dio lugar a la Crisis de Octubre de ese mismo 
año. 
 
 
Hoy, ante los hechos demostrados y confesos, nadie tendría derecho a dudar 
de quiénes fueron los responsables, en su obsesión contra la Revolución 
Cubana, de que el mundo estuviese tan próximo al estallido de una guerra 
termonuclear. 
 
 
NOVENO: La realidad irrefutable, demostrada con hechos y documentos que 
nadie se atrevería a rebatir, explica los inmensos gastos en recursos 
económicos y humanos y los sacrificios impuestos a nuestro pueblo para 
defenderse durante cuarenta años del peligro de una agresión armada directa 
por parte de Estados Unidos. 
 
 
Las necesidades de la defensa cubana no tienen comparación con las de 
cualquier otro país del mundo. Ello impuso el inevitable 
sobredimensionamiento de las acciones de preparación del pueblo para 
garantizar su propia supervivencia. 
 
 
La idea básica ha sido evitar la guerra manteniendo y desarrollando un 
potencial de respuesta armada con la participación de todo el pueblo y una 
doctrina de lucha frente a una invasión militar que aseguraría un costo tan 
alto a los invasores que desalentase una agresión directa de Estados Unidos. 
Ello ha requerido durante mucho tiempo dar una prioridad total a esta 
actividad. 
 
 
En los últimos años ha sido posible reducir los efectivos regulares gracias 
precisamente a esa concepción, a pesar del notable incremento de la 
hostilidad contra Cuba en las últimas décadas. No obstante el importante 
ahorro que ello ha significado, la defensa sigue constituyendo todavía la 
principal prioridad del país. El esfuerzo en el entrenamiento de millones de 
hombres y mujeres cada año y la preservación de la capacidad combativa del 
pueblo, la construcción de costosos refugios y otras obras fortificadas para 
la protección de la población civil y los combatientes, en lo cual hubo que 
hacer un mayor énfasis por el vertiginoso desarrollo tecnológico alcanzado 
por Estados Unidos en la esfera militar, han requerido y requieren hoy una 
inversión considerable de recursos humanos y materiales. 
 
 
Durante el período comprendido desde 1960 hasta 1998, según cálculos 
efectuados, hemos sido obligados a un especial sobredimensionamiento en 
cuanto a la cantidad de personal vinculado a la defensa. Parámetros 
aceptados internacionalmente establecen que las fuerzas en función de la 
defensa de un país deben oscilar alrededor de un 0,4 por ciento de la 
población existente. Siguiendo este criterio, nuestro país ha sido obligado 
a sobrepasar considerablemente esos parámetros, condicionado todo ello por 
la situación de guerra que nos fue impuesta durante todos estos años. Este 
desbalance en cuanto al personal se estima en alrededor de 4.362.645 
efectivos movilizados durante el período mencionado por encima de los 
parámetros aceptados internacionalmente como normales. 
 
 
La situación descrita, que resulta totalmente anómala para un país de 
escasos recursos económicos, pequeña dimensión y bajo índice demográfico, 
asociada a la amenaza permanente de la potencia militar más poderosa del 
mundo, trajo consigo que el esfuerzo colosal y extraordinario en la 
preparación combativa del país que nos impuso la política agresiva de 
Estados Unidos, ocasionara la pérdida de 2.354 vidas humanas y la 
incapacitación de 1.833 personas. Estos particulares se acreditan en los 
documentos que anexamos marcados con los números 23 y 24. 
 
 
Con los hechos narrados ha quedado evidenciada la responsabilidad civil del 
Gobierno de Estados Unidos de América en el sostenimiento de una guerra 
contra nuestra nación, sus instituciones y organizaciones, prolongada por 
más de cuarenta años. 
 
 
Tales extremos han obligado a las organizaciones sociales y de masas que 
representamos en este proceso a librar una intensa batalla en todos los 
frentes, ante las multifacéticas agresiones de una superpotencia. Estados 
Unidos ha convertido el denominado "problema Cuba" en una cuestión de 
política interna, objeto de todo tipo de manipulaciones, intrigas, posturas 
demagógicas y ambiciones partidistas y personales. El Congreso de esa nación 
dicta leyes de un marcado carácter extraterritorial e injerencista al 
promulgar normas que pretende sean cumplidas por Cuba y por el resto del 
mundo para satisfacer sus pretensiones de dominación con relación a nuestro 
país. Estos aspectos, aunque no constituyen fundamento fáctico de nuestro 
pedimento, los consignamos a los efectos de que la Sala pueda ponderar 
integralmente la dimensión de los daños y perjuicios que hemos relatado, y, 
consecuentemente, la magnitud de la indemnización que estamos solicitando. 
 
 
Que basamos esta Demanda en los siguientes: 
 
 
FUNDAMENTOS DE DERECHO 
 
 
1. Que se establece esta demanda mediante Proceso Ordinario, teniendo en 
cuenta que la cuantía de lo que se reclama por concepto de reparación de 
daños e indemnización de perjuicios excede de lo estipulado en el Artículo 
223.1 de la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo y Laboral. 
 
 
2. Que es competente por razón de la materia para el conocimiento de la 
presente demanda el Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana por 
cuanto se trata de una demanda de contenido económico cuya cuantía excede de 
lo estipulado en el Artículo 6.1 de la Ley de Procedimiento Civil, 
Administrativo y Laboral, siendo competente por razón del lugar el propio 
Tribunal, dada la sumisión tácita que al mismo hacemos, franqueada por el 
Artículo 10.1, en relación con el 8, ambos de la mencionada Ley de trámites. 
 
 
3. Que la demanda que establecemos se estructura organizativamente en 
correspondencia con los requisitos que en tal sentido establece el Artículo 
224, acompañando al escrito promocional los documentos justificativos del 
carácter por el cual comparecemos, cumplimentando lo estipulado en el 
Artículo 226, así como los documentos en que fundamentamos el derecho que 
estamos alegando, a tenor de lo estipulado en el Artículo 227; que se 
acompañan las copias requeridas para verificar el emplazamiento al 
demandado, según el Artículo 228, todos de la Ley de Procedimiento Civil, 
Administrativo y Laboral. 
 
 
4. Que en virtud de esta demanda deberá ser emplazado el demandado mediante 
Comisión Rogatoria, diligencia que se verificará a través del Ministerio de 
Relaciones Exteriores de la República de Cuba, a tenor de lo preceptuado en 
los Artículos 229 y 230, en relación con el 170, todos de la Ley de Trámites 
Civiles. 
 
 
5. Que a tenor de las pretensiones concretas que se deducen de esta demanda, 
el fallo que en su día se dicte deberá ser congruente con la petición de 
condena que estamos formulando, todo ello amparado en el Artículo 146 de la 
mencionada Ley de Procedimiento. 
 
 
6. Que están legitimados para promover este proceso los relacionados en el 
encabezamiento de la demanda, en su condición de Presidente, Coordinador 
Nacional o Secretario General, según corresponda, a nombre de las personas 
jurídicas que representan, por ser quienes ejercen la máxima autoridad de 
estas organizaciones, las que a su vez representan los intereses específicos 
de sus miembros, tal y como estipulan los cuerpos normativos internos de las 
mismas, todo ello en virtud de lo preceptuado en los Artículos 39.1 y 2.c, 
40, 41 y 42, todos del Código Civil, en relación con el Artículo 64 de la 
Ley de Procedimiento Civil, Administrativo y Laboral, y el Artículo 7 de la 
Constitución de la República. 
 
 
7. Que la presente demanda se funda en la violación de derechos civiles de 
los ciudadanos cubanos, referentes al derecho a la vida y el derecho a la 
integridad física, reconocidos estos como derechos inherentes a la 
personalidad al amparo del Artículo 38 del Código Civil y cuya violación 
legitima para exigir la reparación de los daños y la indemnización por los 
perjuicios causados, amparado esto último en el apartado c) del mencionado 
Artículo del Código Civil. 
 
 
8. Que la pretensión concreta que se deduce de esta demanda tiene su amparo 
en el inciso d) del Artículo 111 del Código Civil, en tanto la vulneración 
de los derechos civiles citados supone la responsabilidad extracontractual 
de la parte demandada, en su condición de deudora, referente a la obligación 
de indemnizar los perjuicios y reparar los daños causados, en apoyo a lo 
cual viene el principio general del Derecho del neminem laedere que se 
imputa quebrantado. 
 
 
9. Que el acto ilícito que se le atribuye al deudor, en su condición de 
demandado, lleva implícito el causar un daño o perjuicio a otro y es a su 
vez fuente de relación jurídica civil y en concreto de una relación jurídica 
obligatoria, cuyo contenido supone la prestación de resarcimiento a cargo de 
su autor, responsabilidad que a la luz del ordenamiento civil cubano tiene 
un marcado carácter objetivo, sustentado en los Artículos 81, en relación 
con el Artículo 47, inciso c), 46, apartado 3, y 82, todos ellos del Código 
Civil. 
 
 
10. Que el contenido del resarcimiento de la responsabilidad civil 
comprende, entre otros, la reparación del daño material en el sentido del 
abono del valor del bien, y que tratándose en esta oportunidad de bienes de 
inestimable valor y de imposible restitución por su naturaleza, como son la 
vida humana y la integridad física, procede el avalúo y compensación, por 
vía pecuniaria, del 
 
montante que hemos interesado en el principal de esta reclamación, amparado 
todo ello en el Artículo 83, inciso b), en relación con el 85, ambos del 
Código Civil, y la reparación del daño moral mediante la retractación 
pública del ofensor, según establece el Artículo 88 del propio cuerpo legal. 
Asimismo, el resarcimiento comprende también la indemnización de los 
perjuicios que en caso de muerte o de incapacitación se han ocasionado, lo 
que se extiende al sostenimiento de la familia, obligación que hasta el 
presente ha venido asumiendo la sociedad cubana, así como todos los ingresos 
dejados de percibir como resultado de la ausencia de este miembro del núcleo 
familiar, y lo que para el incapacitado representa la pérdida o disminución 
de sus ingresos salariales y su idóneo reintegro a la vida social, por 
motivo de las secuelas o deformación física y con ello de su inaptitud 
laboral, y todas las erogaciones que las víctimas o sus familiares hayan 
realizado para intentar restablecer la salud física y psíquica del 
lesionado, a tenor del Artículo 86, incisos a), b), d) y e), en relación con 
el Artículo 87, inciso c), todos del Código Civil. 
 
 
11. Que por haberse producido dentro del territorio nacional de la República 
de Cuba, o en sedes diplomáticas, naves marítimas y aéreas de matrícula 
cubana o contra personal que prestaba servicio en el exterior u otros casos 
con similar derecho de protección, la Ley aplicable es la Ley nacional 
cubana, en virtud del Artículo 16 del Código Civil. 
 
 
12. Que las normas jurídicas que amparan en el orden sustantivo la presente 
reclamación, las cuales hemos mencionado con antelación, deben ser 
interpretadas y aplicadas de conformidad con los fundamentos políticos, 
sociales y económicos del Estado cubano expresados en el Capítulo 1 de la 
Constitución de la República, según prescribe el Artículo 2 del Código 
Civil. 
 
 
13 Que las normas del Código Civil vigente a las que hemos hecho mención, 
resultan de aplicación al contenido de esta reclamación en su totalidad, 
dado que las relaciones jurídicas obligatorias constituidas al amparo de la 
legislación anterior mantienen su validez en tanto sus efectos posteriores a 
la vigencia del 
 
actual Código Civil se rigen por las disposiciones de este, refrendado esto 
en la Disposición Transitoria Primera del Código Civil. 
 
 
14. Que la representación que ostentamos los letrados firmantes se sustenta 
en lo preceptuado en el Artículo 414 del Código Civil. 
 
 
PRETENSIÓN CONCRETA 
 
 
Que se disponga por el Tribunal la condena al demandado, en su condición de 
deudor civilmente responsable, por concepto de reparación del daño material, 
al pago por el valor de la vida de 3.478 personas, bien que resulta 
imposible de sustituir y, es además invalorable, de una cifra equivalente a 
un promedio de 30 millones de dólares estadounidenses por cada uno de los 
fallecidos, lo que asciende a un total de 104.340 millones de dólares 
estadounidenses, y al pago por el valor de la integridad física ilícitamente 
quebrantada de 2.099 personas, bien igualmente insustituible in integrum, de 
una cifra equivalente a un promedio de 15 millones de dólares por cada uno 
de los incapacitados, lo que asciende a un total de 31.485 millones de 
dólares estadounidenses. 
 
 
Que se disponga igualmente por concepto de indemnización de perjuicios, como 
retribución de las prestaciones que ha tenido que asumir la sociedad cubana 
y demás ingresos dejados de percibir por víctimas y familiares de los hechos 
narrados ut supra, al pago de 34.780 millones de dólares, equivalente a un 
promedio de 10 millones de dólares estadounidenses por cada uno de los 
fallecidos, y de 10.495 millones de dólares estadounidenses, equivalente a 
un promedio de 5 millones de dólares por cada uno de los incapacitados. 
 
 
En correspondencia con lo anterior se demanda la condena al pago único de la 
suma de 181.100 millones de dólares estadounidenses. 
 
 
Asimismo se interesa que, de acuerdo con nuestro Derecho positivo, se 
conmine al demandado a que públicamente se retracte por el daño moral del 
que han sido objeto tanto los familiares como las víctimas de los hechos 
narrados en esta demanda. 
 
 
Que la reclamación que formulamos por el valor de la vida de 3.478 cubanos 
fallecidos y 2.099 incapacitados, es sustancialmente inferior al monto que 
fuera fijado por el señor Lawrence King, Juez Civil del Distrito del Sur de 
la Florida, quien en los procesos números 96-10126, 96-10127 y 96-10128 
condenó a la República de Cuba al pago de 187.627.911 dólares 
estadounidenses por la muerte, en las proximidades de las costas cubanas, de 
los pilotos Armando Alejandre, Carlos Alberto Costa y Mario M. de la Peña, 
debido al incidente provocado por incontables violaciones durante años del 
espacio aéreo cubano, exigiéndose un promedio de 62.542.637 dólares por cada 
fallecido, a partir de la suma de indemnizaciones por dos conceptos: daños 
compensatorios y daños punitivos, de acuerdo con sus leyes, que se puede 
comparar con el promedio de 40 millones de dólares por cada fallecido que el 
pueblo de Cuba reclama igualmente por dos conceptos: reparación del daño 
material e indemnización de perjuicios, de acuerdo con nuestras leyes. 
 
 
Si hubiésemos establecido la misma base de cálculo del Juez King, nuestra 
reclamación ascendería a 217.523 millones de dólares, o sea, 78.403 millones 
de dólares más de lo que estamos demandando. 
 
 
POR TANTO 
 
 
AL TRIBUNAL SOLICITAMOS: Que tenga por presentado este escrito, con sus 
copias y documentos que justifican la representación y el derecho que 
invocamos, y en consecuencia tenga por interpuesta Demanda en Proceso 
Ordinario sobre Reparación de Daños e Indemnización de Perjuicios, así como 
por demandado al Gobierno de Estados Unidos de América, el cual debe ser 
emplazado en el plazo de rigor a través de Comisión Rogatoria, a fin de que 
se persone y conteste lo que en derecho considere, y, previo el cumplimiento 
de los demás trámites procesales, se dicte sentencia en su día declarando 
Con Lugar esta demanda, y se disponga la condena en la forma en que fue 
interesada en nuestra Pretensión. 
 
 
OTROSÍ: Interesamos del Tribunal que, en virtud de lo establecido en el 
Artículo 170 de la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo y Laboral, se 
libre despacho al Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de 
Cuba a fin de que cumplimente la diligencia de emplazamiento al demandado. 
 
 
Ciudad de La Habana, 31 de mayo de 1999 
 
Lic. Juan Mendoza Díaz (Abogado) 
Lic. Leonardo B. Pérez Gallardo (Abogado) 
Lic. Magaly Iserne Carrillo (Abogada) 
Lic. Ivonne Pérez Gutiérrez (Abogada) 
 
 
 
 
 
 
******* 
 
 
 
 
RED ANáHUAK 
Anahuak Radiant Centre 
 
RED IBEROAMERICANA DE LUZ 
Iberamerican Web of Light 
 
 
Email 
redanahuak@... 
 
 
 
 
E S P A Ñ O L  ~ 
 
 
CENTRO PRO-SUPERACIóN, ENCUENTRO Y REALIZACIóN -PROSER 
http://www.redanahuak.org.mx/proser 
 
OPERACIóN PLANETA AMOR -OPA 
http://www.redanahuak.org.mx/opa 
 
GRUPOS DE ACTIVACIóN PLANETARIA -GAP 
http://www.redanahuak.org.mx/pao 
 
 
 
 
RED IBEROAMERICANA DE LUZ 
 
~REDLUZ  
 
Servicios comunitarios gratuitos de selección de Nueva Información. 
Una síntesis estratégica con los mejores materiales disponibles en Internet. 
 
 
RedLuz I 
4 mensajes diarios 
http://www.elistas.net/lista/redluz/alta 
 
RedLuz II 
2 mensajes diarios 
http://www.elistas.net/lista/redluzII/alta 
 
RedLuz III 
3 mensajes semanales 
http://www.elistas.net/lista/redluzIII/alta 
 
 
 
 
 
CENTRO RADIANTE ANáHUAK 
 
Foros virtuales de diálogo e intercambio 
 
RED ANáHUAK 
Los detalles de la actividad espiritual mexicana 
http://www.elistas.net/lista/redanahuak/alta 
 
FORO GAP 
Mesa permanente de organización y discusión de los Grupos de Activación 
Planetaria 
http://www.elistas.net/foro/gap/alta 
 
FORO MéSHIKO 
Activando sinergias civiles inéditas en México y Latinoamérica 
http://www.elistas.net/foro/meshiko/alta 
 
FORO PROSER 
La gran familia proseriana unida en gozoso convivio perpetuo 
http://www.elistas.net/foro/proser/alta 
 
FORO MUTANTES 
La integración de tu cuerpo de luz o el 'Síndrome de fatiga crónica' 
http://www.elistas.net/foro/mutantes/alta 
 
FORO ANDROIA 
Los géneros y la espiritualidad gay en el tercer tiempo 
http://groups.yahoo.com/group/androia 
 
LISTA SAVIA 
Un mensaje reparador todos los días para sonreirle a la vida 
http://www.elistas.net/foro/savia/alta 
 
BOLETIN ALERTAS 
Sólo meditaciones globales en caso de urgencia, guerra, catástrofe o 
hambruna 
http://www.elistas.net/foro/alertas/alta 
 
 
 
I N G L É S  ~ 
 
 
OPERATION PLANET LOVE 
Uniting all groups and traditions since 1983 
Free yearly planetary meditations calendar & program 
http://www.redanahuak.org.mx/opa/indexeng.html 
 
 
 
IBERAMERICAN WEB OF LIGHT 
~LUXWEB  
 
Free community new info selection services 
 
LuxWeb I 
4 daily messages 
http://groups.yahoo.com/group/luxweb/ 
 
LuxWeb II 
1 daily message 
http://groups.yahoo.com/group/luxwebII/ 
 
LuxWeb III  
1 weekly message 
http://groups.yahoo.com/group/luxwebIII/ 
 
ACTION ALERT  
Global meditations when needed 
http://groups.yahoo.com/group/ACTIONalert/ 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Si consideras eListas de utilidad y te gustaría apoyar nuestra labor, 
vota por eListas en el iBest TOP10 -> http://elistas.net/iBest10.html