Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2666 al 2715 
AsuntoAutor
Circular para los Programa
Andalucia Libre - Andaluci
FW: PORTAL ALBA Programa
El 'Llamado del Co Programa
VII Feria Nacional Programa
Propuestas cultura Programa
CON EL CHE HASTA S Programa
Pronunciamiento de Programa
CONCLUSIONES ASAMB Antonio
Lectorio LIX Ariel
V Coloquio Literar Programa
Red de Tianguis Or Programa
Relato de un sobre Programa
Campaña contra los Programa
Nace Creando un Nu Programa
2do. Taller de For Programa
Giovanni Levi en M Ariel
Pronunciamiento po Programa
el panal / Orden S Programa
AYUDA CUBANA A DAM Programa
Invitacion: Taller Programa
12 de Octubre: Jor Programa
Desde Chiapas inun Programa
Aguas // Territori Programa
Carta de octubre / Programa
Nueva web del cant Programa
Deuda social con 2 Programa
Sin azucar y con a Programa
Fwd: Digest for pr Sylvia M
Entrevista con Lab Ariel
9o Feria del Maiz Programa
Los saharahuis mex Programa
Fwd: OPOSICIÓN DEM Sylvia M
Ayuda para los dam Programa
Contracumbre, Programa
Bases para la form Programa
Apoyan en Venezuel carls
FW: POR FAVOR, UNI Programa
FW: <alfredoponce> Programa
<alfredoponce>Wate Programa
El POUM en la Memo Andaluci
Blog cultural Ariel
Otra complicidad m Alberto
informe congreso i Antonio
Otro mundo es nece Programa
Invitacion a Casa Programa
Espuma melancolica Programa
Benigno sobre lo q Programa
Recursos cubanos e Programa
Cuba consolida su Programa
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2713     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] Benigno sobre lo que supo despues de regresar de Bolivia / Epilogo a Memorias de un soldado cubano. Vida y muerte de la Revolucion, de Dariel Alarcon Ramirez: 'Benigno'.
Fecha:Martes, 18 de Octubre, 2005  13:36:11 (-0500)
Autor:Programa Interredes <redanahuak @...............mx>

From: Sylvia María Valls <mailto:smvalls@...> 
To: redanahuak@... 
Sent: Monday, October 10, 2005 5:11 PM 
Subject: Benigno sobre lo que supo después de regresar de Bolivia... 
 
 
 
Estuve horas para limpiar este texto después del escaneo... El que habla es 
un fiel del Ché... Hay otras opiniones en relación a su figura... Dicen 
algunos que le tenía mucho miedo a Fidel. No sin razón... pero se confió 
más de la cuenta, sólo que ya sabría desde mucho antes que estaba perdido. 
 
En otro lugar del libro cuenta Benigno del sueño bolivariano del Ché... Creo 
que los dos, Fidel y él, cada cual aspiraba a ser otra figura de esa 
magnitud y que de cierta forma han ido más lejos, sólo que sin llegar a 
ningún lado tampoco... 
 
La idea bolivariana sigue por realizarse y ya no puede ser sino con base en 
una *autonomía municipal* para todos a partir de las biorregiones y de una 
separación tajante entre el concepto de nación y el de ciudadanía... 
distinción que el estado mexicano ha comenzado a hacer pero un poco a 
ciegas... 
 
A los cubanos les falta ponerse las pilas también porque todo lo que me 
llega de la disidencia sólo demuestra una espantosa falta de análisis y 
sobre todo de imaginación. 
 
Saludos afectuosos de Sylvia María... 
 
A ver para cuándo nos reunimos en torno a la idea de hacer un balance... 
CAFÉ AU LAIT... con el negro del café y el blanco de la leche, para saber 
mejor dónde estamos parados y a dónde queremos ir... 
 
http://www.institutosimoneweil.net 
 
 
----------------- 
 
 
 
Epílogo a Memorias de un soldado cubano. Vida y muerte de la Revolución, de 
Dariel Alarcón Ramirez: ³Benigno². [ Memoria. Fábula Tusquets Editores, 
2003, 1ra edición Colección Andanzas, marzo 1997.] 
 
Combatiente y participantes de la guerrilla en Bolivia (y en Cuba y en 
África, bajo el mando del Ché, quien le enseñó a leer y escribirŠ) 
 
Epílogo 
 
La publicación de este libro constituye un acto político en el que pongo de 
manifiesto mi ruptura con el régimen de Fidel Castro. Obviamente, el lector 
se preguntará: ¡cómo es posible un cambio tan fundamental y tan brusco en un 
hombre que fue combatiente de la Revolución cubana desde la época de la 
Sierra Maestra, que fue un compañero del Ché Guevara en África y en Bolivia? 
 
Empezaré con una aclaración al respecto, dirigida a mi pueblo. No se trata 
en absoluto de un cambio brusco, pues mi juicio ya vino modificándose desde 
que regresé de Bolivia en el año 1968, muerto el Ché y casi todos nuestros 
compañeros. Sentí la necesidad de hacerme una visión más clara de las cosas. 
Desde aquel entonces comencé a hacer una serie de preguntas, tanto al mismo 
Fidel como a los funcionarios del aparato cubano que estuvieron involucrados 
directamente en la organización de la guerrilla en Bolivia, Y fueron 
preguntas muy sencillas; -acaso no tenía Cuba la posibilidad de enviar a 
gente a Bolivia para buscar información sobre nosotros?, (como era posible 
que hubieran retirado a Francia al único contacto cubano que nos quedaba en 
La Paz?, ¿por qué siguieron pasando mensajes por radio pidiendo noticias sin 
hacer algo más? 
 
Y las respuestas que oí no me convencieron; yo entendí que se me ocultaba 
algo bastante serio. Que estaban disimulando una verdad horrorosa; me surgió 
la idea de que tal vez el gobierno cubano, fríamente, había decidido 
deshacerse del Ché Guevara. 
 
Algunas personas, antes que yo, ya habian comentado esa idea. Pero me 
costaba creer que semejante masacre hubiera sido fríamente organizada. Sin 
embargo, al transcurrir los años, me fui dando cuenta de que la desaparición 
del Ché había significado un alivio para muchos dirigentes cubanos, porque 
era él quien mejor vea todas las cosas malas de la Revolución, y las 
señalaba. 
 
Finalmente, por ser miembro del Ministerio del Interior y conocer a muchos 
miembros de los servicios de Inteligencia y de Contrainteligencia, logré 
saber, a través de miembros del KGB soviético (entre ellos un teniente 
coronel hispano-soviético llamado Angel, a quien sobornamos con ron y tabaco 
cubanos), una informacion que confirmaba mis sospechas: que en el mes de 
noviembre de 1966, el secretario general del Partido Comunista boliviano, 
Mario Monje, había estado en la Union Sovietica y que de allí había ido a 
Cuba para después regresar de nuevo a !a URSS; que cuando ya ingresó a 
Bolivia, a fines de diciembre, se había entrevistado con Fidel así como con 
la alta jerarquía soviética. 
 
Más tarde, Armando Campos y Ariel, funcionarios del Departamento América, 
me confirmaron, muy confidencialmente, esta versión de los hechos. Me 
dijeron que Mario Monje, en efecto, llegó a La Habana a fines de noviembre, 
principios de diciembre, lo alojaron en una casa de Protocolo en Cubanacán, 
y que Fidel lo habia acaparado sin dejarlo hablar con nadie. De esto el Ché 
nunca supo nada. 
 
Cabe entonces suponer que, cuando Mario Monje le niega al Ché Guevara su 
participación y la del Partido Comunista boliviano en la lucha armada, Fidel 
era conocedor de toda aquella situación y tuvo a todo nuestro pueblo 
engañado durante años. Lo más indigno fue que, después de haber mandado al 
Ché a la selva boliviana a ser matado, lo tomó como bandera para hacer 
trabajar al pueblo, porque el pueblo de Cuba siempre quiso mucho al Ché y 
sufría por su desaparición. Todo esto me llevó de nuevo a pensar que, de 
igual manera, bien podía haber desaparecido Camilo Cienfuegos en 1959. Al 
triunfo de la Revolución, Camilo era, junto con Fidel y el Ché, una de las 
personas de mayor popularidad, por lo que Raúl Castro le tenía mucha 
envidia. Tal parece que las personas que el pueblo amaba demasiado, de una 
forma u otra, habilmente, había que hacerlas desaparecer. 
 
Hoy pienso que en el asunto de Bolivia no hubo ninguna cobardía de parte de 
Mario Monje, como se creyó, sino que éste actuó respondiendo al pedido de 
Fidel, el que, a su vez, actuaba bajo presión de los soviéticos que lo 
amenazaban de suspender su ayuda económica a Cuba si continuaba apoyando a 
los movimientos revolucionarios de América Latina. 
 
Fidel entonces, acorralado entre la presión soviética y su compromiso con la 
línea de la lucha armada, se dedicó a manipular a todos aquellos 
movimientos, alimentando divergencias entre ellos para desmoralizarlos, 
hasta el punto de que todos aquéllos que fueron a entrenarse a la isla, al 
cabo de cuatro o cinco meses se fraccionaban en dos o tres grupos, 
debilitados, y a veces llegaban hasta disolverse. Verdaderamente Cuba 
realizo contra ellos, en su propio territorio, un trabajo que más bien le 
correspondía haberio hecho a la CIA. 
 
La ambición de Fidel fue siempre la de aparecer como el Bolivar, el Sucre, o 
el San Martín cubano, con aún más importancia histórica, pero en los hechos 
no hizo sino traicionar a Latinoamérica. Otro ejempio de esta traición es su 
actitud hacia México, el único país que siempre le brindó amistad a Cuba: 
Fidel aseguraba que jamás daría el más mínimo apoyo a ninguna organización 
mexicana, pero yo personalmente he entrenado a mexicanos en Cuba, y a 
peticion del Departamento América, y he dado conferencias a los rebeldes de 
Chiapas para explicarles acerca de mis experiencias junto al Che. 
 
Por otra parte, me iba quedando siempre más claro que mi Revolución se había 
convertido en algo bastante extraño. En años anteriores solíamos hablar del 
entreguismo de Cuba a los norteamericanos, pero nosotros igualmente ibamos 
practicando un entreguismo --ya no a los norteamericanos, sino al llamado 
campo socialista--, y esta politica no hacía más que postergar nuestro 
desarrollo, de forma tal que nuestra Revolución seguía estancándose, 
mientras todas nuestras riquezas y nuestros bienes estaban yendo al campo 
socialista. 
 
Me fui dando cuenta de que el Ché tenía toda la razón cuando fue capaz de 
denunciar aquella situación. For eso el Ché fue acusado de trotskista o de 
prochino, y aquello derivo en grandes discusiones con Fidel. También así se 
explica que él hubiese ido a luchar a Africa. Y a su regreso del Africa, yo 
empezaba a descubrir por qué el Ché no quería regresar a Cuba; por los 
problemas que tenía con el gobierno cubano, especificamente con Fidel y su 
hermano Raúl. 
 
En Cuba se desarrollaron situaciones muy turbias y se formaron aparatos como 
el MC (Moneda Convertible) --departamento que se creó con el objeto de 
obtener divisas extranjeras a como diera lugar. Una de las primeras cosas 
que hizo fue la de tomar contacto con un norteamericano que realizaba 
negocios muy dudosos, Robert Vesco, que fue llamado a Cuba, en donde se 
dedicó al comercio y al contrabando desde Cuba, a pesar del embargo 
norteamericano, convirtiéndose en uno de los dueños y señores de Cuba, 
viviendo en Cayo Largo, la zona destinada al turismo. 
 
El 10 de junio de 1995, después de la detención de Vesco en Cuba, Estados 
Urndos pidió su extradición, pero el gobierno cubano lo amparó alegando que 
no podía hacerlo porque precisamente Vesco tenía problemas pendientes con la 
justicia cubana, por lo que debía ser procesado en Cuba, aunque al que sí 
devolvieron fue al sobrino de Nixon, parece que también comprometido en ese 
tipo de negocios turbios. 
 
Tambien se dio el caso del general Arnaldo Ochoa, bastante similar al de 
Tony de la Guardia y al de su hermano Patricio, pues Arnaldo Ochoa estuvo 
autorizado a realizar cualquier tipo de negocios en cualquier parte del 
Africa. A todos nos sorprendió ver cómo sancionaron y fusilaron, el 13 de 
julio de 1989, tanto a Tony de la Guardia como a Arnaldo Ochoa, por haber 
cumplido con trabajos ordenados y dirigidos por el gobierno cubano. 
 
Aquello, simple y llanamente, se hizo por salvar a Fidel de una situación, 
cuando quedó claro que el gobierno norteamericano tenía bases suficientes 
como para demostrar que Cuba estaba haciendo negocios con el narcotráfico y 
que tenía altos oficiales dedicados a ello. Se sacrificó a esos buenos hijos 
del pueblo solo para salvar la imagen de Fidel. No so- lamente yo me di 
cuenta de aquello, sino todo el pueblo de Cuba, y aquello fue para el pueblo 
un luto verdadero, porque todos amaban a Arnaldo Ochoa. Personalmente, yo lo 
conocía desde el mismo día en que ingresé al Ejército Rebelde, y él fue mi 
compañero de armas hasta el triunfo de la Revolución. 
 
Raúl Castro, en el discurso que hizo cuando Arnaldo Ochoa iba a ser 
procesado, dijo que, desde los años setenta, Arnaldo Ochoa había estado 
cometiendo graves errores, y teniendo en cuenta el poder que tenía, no era 
de cartar que hubiera caído en casos de inmoralidad. A pesar de que la gente 
sabe que en Cuba la inmoralidad se encuentra en todos los niveles, los 
cubanos se preguntaron cómo habia sido posible, si se conocían esos errores, 
que lo hubieran rnantenido como miembro del Comité Central e incluso 
ascendido en 1974 a general de brigada y después a general de división, 
hasta hacerle el altísimo honor de nombrarlo primer Héroe de la República de 
Cuba junto al general de cuerpo de ejército Abelardo Colomé lbarra, conocido 
por Furry, hoy ministro del Interior. 
 
Es aquí donde acabé de esclarecer que todo nuestro pueblo ha sido manejado 
durante todos estos años con el propósito de que ame y quiera a Fidel. A eso 
se ha tendido siempre, buscando todo lo que se pudiera considerar malo del 
imperialismo sin nunca poner en conocimiento del pueblo las cosas malas que 
hicieron tanto el gobierno cubano como el campo socialista, quede claro, 
antes de su derrumbe. 
 
Tomando todo esto en consideración, uno va cambiando su forma de ver y 
muchas cosas surgen clarificadas. En Cuba, desde 1990, empezó el llamado 
'período especial en tiempo de paz': un plan de reducción del consumo que 
hoy día sigue vigente. Bien se ha visto después que este período especial es 
única y exclusivamente para la gente humilde y trabajadora; para el pueblo, 
no para el gobierno y los di- rigentes cubanos. 
 
La propaganda para el 'período especial' se dio a conocer a todo lo largo y 
ancho del país, en todos los centros de trabajo, fábricas, ministerios, 
industrias, culpando de la situación que se avecinaba enteramente al bloqueo 
imperialista de treinta años y al derrumbe del campo socialista. Pero hemos 
visto morir a muchas personas por falta de auxilio médico, por no tener un 
litro de combustible para ir al  hospital,  mientras que los hijos y 
familiares de los dirigentes iban gastando y malgastando el suyo y el de los 
demás. 
 
Hemos visto al pueblo falto de medicamentos, de alimentación, mientras que a 
la dirección del gobiemo cubano les sobran. Hemos visto una gran cantidad de 
mujeres cubanas tener que apelar casi a la prostitución para sufragar la 
necesidad de un litro de aceite o un jabón de baño, mientras que las 
llamadas tiendas 'diplo', en donde se compra en dólares, están llenas de 
familiares de dirigentes cubanos. 
 
El pueblo, desde la liberación del dólar a fines de 1993, también puede 
utilizar las 'diplo', donde en efecto uno puede adquirir cualquier tipo de 
productos, incluso el pan, el aceite o el gas. lgualmente, mientras que en 
1995 se daban cuarenta litros de gasolina para cada auto particular, en 
Ciudad de La Habana se han abierto dieciséis surtidores de gasolina, donde 
con dólar se puede comprar la cantidad que se quiera. Pero el problema del 
pueblo es que allí se paga con dólares y no se tiene la más mínima 
posibilitad de adquirir un solo dólar, a no ser por lo que el exilio cubano 
puede mandar a su familia, solo  en dolares, porque Estados Unidos no 
autoriza a más por envío, pero, ya con esto, el exilio cada año manda unos 
quinientos millones de dolares. 
 
El dólar en Cuba fue antes de 1993 una moneda totalmente prohibida, a no ser 
en manos de los dirigentes; yo, por ejemplo, cuando fui jefe de la Fuerza de 
Trabajo de las Cárceles de Occidente, tuve a cientos de prisioneros por 
tráfico de divisas, siendo un delito poseer tan solo un dólar; eso bastaba 
para ser condenado a uno y hasta cuatro años de privación de libertad. Hoy 
en día, el dólar ha sido despenalizado y se puede utilizar por todas partes 
(con excepción de los hoteles y restaurantes, reservados exclusivamente al 
turismo extranjero, a los que los cubanos tienen prohibido el acceso), pero 
a raíz de esto el pueblo cubano sólo sueña con tener dólares para poder 
sufragar sus más urgentes necesidades. 
 
Nos fuimos dando cuenta de que el gobieno cubano acusaba mucho a las 
intromisiones extranjeras que hubo antes de la Revolución pero en realidad 
está vendiendo la isla, poniéndola en manos de quienes en otros tiempos 
fueron nuestros esclavizadores: los españoles. Y no tengo nada en contra de 
los españoles, pero sí en contra de que se les entregue toda Cuba, hasta el 
punto de que ya ellos tienen todo el tabaco en sus  manos. Es muy triste ver 
que un ciudadano cubano adicto a fumar tabaco, para sufragar esa necesidad, 
deba hacerlo a través del mercado negro. La dirección del gobierno cubano, 
claro está tiene todo cuanto necesita. 
 
Son todas nuestras riquezas las que se van poniendo en manos del extranjero. 
En Cuba, en estos momentos, prácticamente el solo hecho de ser cubano es ya 
un delito: el cubano no tiene derecho más que a pasar trabajo y a ser 
sometido a la voluntad de Fidel, mientras que al extraniero le basta con 
llegar a Cuba y ya entonces es dueño y señor de la isla. A un cubano no se 
le permite invertir ni un solo centavo en una empresa, o solo se le permite, 
si recibe una herencia muy bien esclarecida, comprar una casa, y esto 
únicamente desde unos meses atrás; mientras, a cualquier extranjero, no 
importa su tipo de ideología, se le permite hacer cuantos negocios quiera y 
saquear a Cuba, no dejando al pueblo cubano ni el mínimo de economía 
necesaria para sufragar sus necesidades de primer auxilio. 
 
Todas estas cosas son las que me han llevado a una reflexión muy grande en 
el transcurso de mi propia vida; me di cuenta de que fui siempre manejado, 
que mis sacrificios habían sido utilizados para mantener a todos estos 
señores que se han convertido en los dueños de Cuba, cuyas familias salen a 
pasear al exterior cuando se les antoja; salen a Panamá, a Canadá, a México, 
a Europa, aprovechándose del sudor de los hombres que van a cortar caña 
desde las tres de la madrugada. El pueblo cubano eso lo ve, lo siente y lo 
entiende, pero lo atemorizan tanto que no puede decir nada. Hoy día existe 
en Cuba un terror muy grande, y los militares hemos sido manejados para 
establecer y mantener ese terror, aunque puedo afirmar, sin temor a 
equivocarme, que más del noventa por ciento de las Fuerzas Armadas cubanas 
no está con el gobierno ni con Fidel, simplemente es gente que no tiene otro 
lugar donde estar, y ellos también viven en el miedo. Yo he conversado con 
miles de oficiales de alto rango y sus preguntas son siempre las mismas: 
¿hasta cuando durará esto?, ¿qué pensará hacer Fidel? El sentir del pueblo 
es que no existe escape y que el país tiene que cambiar de política, pero no 
lo manifiesta porque basta con una frase para que una persona sea 
considerada contrarrevolucionaria. 
 
Hoy siento yo bastante verguenza por no haber hecho estas reflexiones mucho 
antes, pero, aunque no sea una excusa, bien me acuerdo de lo dificil que eso 
fue para mí. Admito mi grado de culpabilidad, y a estas alturas considero 
que, por más que me condene, nunca será suficiente. No es que trate de 
buscarme excusas, pero mi Fe en Fidel era tan ciega que, aún después de mi 
toma de conciencia, en sueños seguía creyendo en él. Fue rmuy duro para mí 
admitir que, después de que Fidel nos hiciera creer en cosas tan hermosas 
como lo de haber hecho la Revolución, el propio Fidel cayera en actos tan 
despreciables. 
 
Lo que sí verdaderamente me duele es haber sido parte del atropello al que 
se ha sometido al pueblo cubano, y por eso hoy me siento totalmente 
arrepentido de haber seguido a un hombre de las ideas de Fidel. 
 
 
----------------------- 
 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net