Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4401 al 4450 
AsuntoAutor
FSM Mexico 2008 / Proyecto
Violacion al derec Proyecto
Ver 'Otra economia Proyecto
Conference on Scie Proyecto
Solidaridad con za Proyecto
Entrevista con Glo Ariel
Programas de Altos Elena Ge
MINEROS, 10, Bolet Proyecto
Concluyen expedici Proyecto
Noticias relevante Proyecto
Concurso Nacional Proyecto
Zko@elistas.net> Mariana
Demandan organizac Proyecto
INVITACION Reunion Proyecto
Caso Dora Avila, a andrea c
Reunion de recicla Proyecto
Acto en defensa de Proyecto
Día Internacional Socorro
Replicante 14 Ariel
Proyecto Cuautla, Proyecto
Festival por el me Proyecto
El sigilo, arma co Proyecto
Dos invitaciones, Socorro
Recaudacion fondos Proyecto
Revista electronic Proyecto
Recicladores en Re Proyecto
Para publicar en l Proyecto
En defensa de Loma Proyecto
Consumidores en ac Proyecto
Foro Ecologico, So Proyecto
Solidaridad con mo Proyecto
Encuentros de Danz Proyecto
La amenaza de los Proyecto
Peligran fuentes d Proyecto
Bush busca chamba Proyecto
A Chicano activist Proyecto
Parteaguas / Para Ricardo
Ecotianguis de la Proyecto
'Frankenfoods' Gia Ricardo
R. Dominicana: VI Ricardo
Mouriño : Ni Santi Ricardo
Metapolítica 58 Ariel
Acto contra el des coali
RE: Mouriño : cuan DrZurita
Donde y como murio Ricardo
Re: Acto contra el ricardo
CHAC apoyo SOS Sie Ricardo
A LOS PUEBLOS DE M Ricardo
8000 Tambores Sagr Ricardo
Dia de la Madre Ti Ricardo
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4423     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] El sigilo, arma contra Pemex / Julio Pomar
Fecha:Lunes, 3 de Marzo, 2008  09:29:30 (-0600)
Autor:Proyecto Interredes <lacasadelared @.....com>


From: Julio Pomar <pojulio2@gmail.com>
Date: 02-mar-2008 8:09
Subject: (4) Palenque 2 marzo  --sigilosamente.doc


Escrito: dom 2 marzo 08

 

 

Palenque

 

El sigilo, arma contra Pemex

 

A doña Miriam Saldaña

 

Julio Pomar

 

            Fue leída por  muchos en México, efectivamente, pero aparentemente no se le dio la importancia que tiene. Me refiero a la entrevista que La Jornada (Roberto González Amador) le hizo en días pasados al embajador venezolano en Estados Unidos, don Bernardo Álvarez Herrera, de paso entonces por nuestro país. El dilema es simple en el debate petrolero actual, según el alerta que emitió el diplomático sobre la suerte de Pemex, refiriéndose estrictamente a la experiencia venezolana:

 

"El punto de definición es hacia dónde se debe dirigir la riqueza que genera la explotación del hidrocarburo: a beneficiar a un grupo de accionistas de una compañía particular, o a financiar necesidades del crecimiento en un país en desarrollo, como es el caso de las naciones latinoamericanas productoras de crudo". 

 

No saliéndonos de los parámetros trazados por el embajador venezolano de tan lúcida manera, es que podremos acabar de calibrar qué es lo que quieren unos y otros en el debate mexicano, ahora ensombrecido por la intromisión de un negociante español gasolinero, investido de un poder al cual no tiene derecho ni ética ni políticamente a usufructuar --Mouriño-- cuyos intereses no son los mexicanos, sino los de su familia en Galicia o de España o de Repsoil o de Halliburton, ya que el capital no tiene patria, es apátrida, y sus protagonistas, amátridas. Mediante esos parámetros podremos poner en su lugar, como anatemas cretinos, la sarta de injurias que se prodigan todos los días, a todas horas, a quienes defienden la soberanía mexicana en materia energética, especialmente a Andrés Manuel López Obrador, que podrá tener muchos fallos políticos, pero tiene una acrisolada pasión por México y su destino, que no tienen sus insultantes.

 

Aúllan los injuriadores, muchos de ellos huelelillos del infra tórax de los poderosos intereses que les pagan por la abyección de militar en las filas de los cipayos o mercenarios de la anti nación, que es una mentira que haya la intención de privatizar a Pemex, que en ninguna parte se ha dicho eso, que es sólo una "invención" del Peje para revalorizarse políticamente, ya que, alardean, está en decadencia. La lógica es dura, pero es la lógica. Si no hay tal intención de privatizar Pemex, ¿por qué tanto aullido, por qué tanta alharaca? Por sí sola se caería la mentira, sin necesidad de tantas bocanadas de miasma pestífero. Lo que indican las jaurías con su vociferación, es que sí hay tal intención, y les molesta profundamente que se los revelen y se los remachen en plena cara, como lo hace a diario López Obrador.

 

         "Con simulación, se entregó el crudo de Venezuela a trasnacionales", afirmó el diplomático bolivariano. Relató en la entrevista cómo sucedió eso. La simulación en Venezuela fue "legal", expresó. Sin modificar la Constitución de Venezuela, que le asignaba desde 1976 al Estado la facultad exclusiva de explotar y comercializar los recursos petroleros, se crearon mecanismos que permitieron a empresas trasnacionales extraer riqueza de la explotación del crudo, a costa de transferir menores beneficios al Estado, en un proceso que prácticamente se ha revertido en el actual gobierno del presidente Hugo Chávez.

 

         La reforma constitucional de 1976 le permitía al Estado venezolano obtener ingresos derivados de la actividad petrolera por 7 de cada 10 dólares que se exportaban de crudo, pero en la siguiente década se inició un "proceso de apertura" del petróleo venezolano a la inversión privada, que provocó que sólo 4 de cada 10 dólares por exportaciones petroleras fueran al Estado. La vía fue reducir el impuesto sobre la renta a las empresas extranjeras y con ese desplome fiscal, también se desplomó políticamente Venezuela, "porque el gobierno se quedó sin ingresos".

 

Y todo comenzó cuando los gobiernos de la tragedia nacional venezolana, otorgaron a las empresas privadas "convenios de asociación", "acuerdos de ganancias compartidas" y "asociaciones estratégicas" que se definieron como "marginales" bajo el argumento de que sólo se ocuparían de yacimientos agotados, pero producían 90 mil barriles por día. Otra gran perversión se sumó a esta trapisonda fiscal y organizativa, supuestamente legal. La de conceder una autonomía a PDVSA (Petróleos de Venezuela, SA), empresa equivalente a Pemex, con lo cual los tecnócratas que la dirigieron, con el apoyo de los gobiernos de la ignominia, tanto de Acción Democrática como del Copei democristiano, le sirvieron con la cuchara grande a las empresas extranjeras trasnacionales, las riquezas naturales y la renta petrolera. Así, PDVSA asumía con aquéllas las pérdidas que pudieran derivar de las operaciones conjuntas, y cosa más grave, aceptó la jurisdicción  de tribunales internacionales para solucionar diferencias, modalidad que ahora enarbola ExxonMobil en su disputa con el gobierno de Hugo Chávez, quien se atiene a la letra constitucional de su país, que prohibía y prohíbe el arbitraje internacional.

 

Otro elemento no menos importante en la discusión venezolana sobre la primacía del derecho que el Estado tiene, está en el hecho de que los intereses privados suponen que el petróleo es sólo una materia prima más, un commodity, explotable a placer por las empresas privadas, y no "un recurso nacional para financiar necesidades del crecimiento en un país en desarrollo", como señala la filosofía jurídica plasmada en aquel texto constitucional.

 

Y algo similar es lo que intentan hacer con Pemex, tanto en lo oscurito como en planes que se filtran a la opinión pública, con el encendido enojo de los cipayos energéticos de aquí. Darle autonomía a la empresa nacional bajo el grito destemplado tantas veces escuchado de que el Estado es un mal administrador y que sólo la IP tiene capacidad de resolver los intrincados problemas de operación de la empresa estatal del petróleo. Ahí están los innumerables Contratos de Servicios Múltiples, calcados de los similares venezolanos hoy en declive, y la subcontratación de trabajadores mediante los outsourcings, donde sin derechos sindicales de ninguna especie, ya Pemex los tiene (se les dice "terceristas") hasta por 90 mil trabajadores de una  planta laboral formal que sobrepasa apenas los 100 mil.

 

Y dicen que "nadie" quiere privatizar a Pemex. Pero no sólo es la propiedad del recurso natural, el crudo, lo que despierta los apetitos privados, sino principalmente las ganancias o utilidades petroleras, la renta petrolera, que es inmensa, suficiente para financiar no sólo el crecimiento de Pemex, sino el desarrollo nacional. Que no se hagan los privatizadores, esa es su pretensión, enmascarada de un "apego" falso a la Constitución y a la llamada rectoría del Estado, invento éste del lamadridismo-salinismo cipayo.

 

pojulio2@gmail.com

 

Lea el Diario El Puente

www.diarioelpuente.com

y esté muy bien informado




--
LA CASA DE LA RED ES EL PLANETA
www.casadelared.com
RED IBEROAMERICANA DE LUZ
www.redluz-ci.org
www.elistas.net/lista/redluz
PROYECTO INTERREDES
www.egrupos.net/grupo/interredes
www.interredes.org
RED ANAHUAK
www.elistas.net/lista/redanahuak
REDGAP
www.elistas.net/foro/gap
RED CUAUHNAHUAK
www.egrupos.net/grupo/redcuauhnahuak
ALGUNOS ENLACES  
www.aztlan.org.mx
www.bigbangmex.unam.mx
www.ivanillich.org
www.alfilodelarealidad.com.ar
www.despiertamexico.com
www.hoycommunity.org
http://espiritualidadypolitica.blogspot.com
--------------------------------