Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4451 al 4500 
AsuntoAutor
Economia Solidaria Ricardo
Necesitamos tu ayu Ricardo
Cursos en Las Caña Ricardo
Camino al reciclaj Ricardo
La querella del PR Ricardo
=?UTF-8?Q?En_EL_MA Ricardo
Shinto Kai / Activ Ricardo
Charla del lider d Ricardo
¡Viene la Segunda Socorro
Son ONG, grupuscul Ricardo
Censo de revoltoso Ricardo
Perdamos el respet Departam
Un gran diccionari Ricardo
=?UTF-8?Q?Fwd:_MEX Ricardo
LEONARDO BOFF: El Ricardo
SE VIOLA LA LEY... Ricardo
Invitacion a expos Ricardo
La bioseguridad se Ricardo
Re: Perdamos el re Erik Ten
Re: Perdamos el re OLLINYOT
Convocatoria a Pre Ariel
Convocatoria a Pre Ariel
Presos en huelga d Ricardo
Fwd: Cai redondita Ricardo
No al redondeo, qu Ricardo
Convocatoria al VI Ricardo
Carta abierta al a Ricardo
Un video asombroso Ricardo
La basura y el col Ricardo
Atenta invitacion Ricardo
Descartan empresas Ricardo
Giles; la gran men Ricardo
Organizacion para Ricardo
Hacia el debate: Q Ricardo
Loma de Mejia, Cua Ricardo
RICARDO, Mira esto José Lui
The Secret Aspects Ricardo
Inaugurado VII Enc Ricardo
Ciberaccion urgent Ricardo
Unete a la segunda Ricardo
Foro Apostando por Ricardo
Ambiente y Socieda Ricardo
Los cuernavacences Ricardo
Crisis sistemica g Ricardo
Red Mexicana de Co Ricardo
12 millones de mex Ricardo
Generacion de Arqu Ricardo
Zestinalerin@yahoo eladio h
Fotos limpieza de Ricardo
Ecuador Estado Plu Ricardo
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4456     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] La querella del PRD / Julio Pomar
Fecha:Martes, 25 de Marzo, 2008  22:11:23 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <lacasadelared @.....com>

From: Julio Pomar <pojulio2@gmail.com>
Date: 25-mar-2008 9:54
Subject: (4) Palenque 25 marzo --la querella del PRD.doc


Escrito: mar 25 marzo 08


Palenque


La querella es entre "duros" y "moderados"


Julio Pomar



No se puede minimizar a priori la diferencia que enfrenta a
las dos grandes corrientes dentro del PRD, el gran partido de la
actual izquierda mexicana, pero tampoco se le puede dar el carácter de
absoluto suicidio político que le quiere dar la mayoría vociferante de
los comentaristas y plumíferos al servicio pagado u oficioso de la
derecha. Es una diferencia grave, tan grave como que al PRD le puede
significar la derrota en las elecciones intermedias de 2009, pero
tampoco significa que ya las perdió, como pretenden ese atajo de
moscardones vocingleros que zumban en su contra todos estos días y
todas estas horas, hasta niveles nauseabundos.



Las diferencias en el PRD son muy parecidas, pero nunca
iguales ni siquiera equiparables, a las que la izquierda mexicana ha
sufrido a lo largo de su historia a partir de que se consolidó la
Revolución Mexicana en el poder, y aun antes, durante la Reforma.
Dicen los plumíferos genuflexos a la derecha, de hoy o de siempre, que
la principal característica de la izquierda es que sólo se sabe
dividir, y no avanzar unida. Y rememorando algunos autocríticos
chistes que surgieron de la propia izquierda, afirman que si hay un
partido que fundaron 7 izquierdistas, al cabo de poco tiempo se
convierten en 7 partidos endemoniadamente peleados entre sí.



Sí, efectivamente, en la izquierda ha habido históricamente esa
tendencia a las divisiones. Por quítame esas pajas, por detalles
menores frecuentemente no sustantivos, sino insustanciales, las
fuerzas de izquierda se disocian, se pelean entre sí, se agarran del
moco. Pero es propio no sólo de la izquierda en México, sino también
de las izquierdas de muchos países latinoamericanos, asiáticos,
africanos y europeos, sin dejar afuera a los países predominante y
"civilizadamente" sajones como Estados Unidos e Inglaterra. Las
izquierdas tienen por guía su propio criterio de las cosas, en tanto
que las derechas tienen el dinero y la aceptación de que vivimos en el
mejor de los mundos posibles, sin inculpar a Leibnitz. Lo que las
izquierdas de todas partes no acaban de captar es que su división las
debilita y facilita el acceso o la permanencia de las derechas en el
poder. Eso es el quid de la cuestión, una suerte de miopía ante el
enemigo común, la derecha, la conservación, el statu quo, la reacción.
Y una suerte de arrogancia intelectual ante el ideológicamente
prójimo. Duro es ese camino, lleno de sinrazones en que se postula la
propia razón y, consecuentemente, la falta de razón del otro, sea cual
sea el lado en que se esté. Lo cual, entre otras cosas, significa que
a las izquierdas, cuando son genuinas, les falta una reforma política
profunda de actitudes.



Se trata de cuestiones de percepción sobre el camino del avance
histórico o político. Comienza en la diferencia entre los partidarios
de la vía revolucionaria violenta y los de la vía del reformismo
pacífico. En México esa querella de las izquierdas estuvo vigente,
bajo diferentes vertientes, desde que la Revolución degeneró en
gobierno, allá por los 20 del siglo 20, hasta la reforma política de
Reyes Heroles padre, 1976-1978. Una revolución social que arrasó con
todas las diferencias evidentes entre las facciones revolucionarias
del 10, pero a pesar de todo alcanzó a imponerse al Viejo Régimen
porfiriano --la derecha de entonces-- impidió o limitó el crecimiento
de las izquierdas modernas, ideológicas, partidistas. Por eso los
revolucionarios triunfantes del 10, pudieron aislar y marginar ante
las masas populares a los revolucionarios posteriores, los comunistas,
por ejemplo, u otro tipo de anarquistas o liberales más modernos. Era
muy difícil hacer avanzar la revolución abstracta, de básicamente sólo
ideas, frente a la izquierda concreta y contingente de los que
triunfaron en los 20, que tenía el poder y los recursos para hacerse
valer, en tanto que la básicamente ideológica no los tenía ni a veces
aspiraba a tenerlos, sino que le bastaba con preparar el camino para
la "verdadera revolución" que ya pronto vendría, como un Mesías
político esperado.



Cuando el PRD surge tras la elección de 1988, cuando el régimen de la
Revolución Mexicana ya había dejado de ser revolucionario, unieron sus
fuerzas virtualmente todas las expresiones de la izquierda, desde las
que predicaban el camino violento o insurreccional --momentáneamente
convencidas de que debían salvarse y de que la vía era la de la
política y las elecciones, dejando atrás las ilusiones guerrilleras de
los 70 y los 80-- hasta las que miraban la necesidad de insertarse en
los términos de la vida institucional, para palanquear los cambios
hacia delante. Un señor del poder central, priísta, Jesús Reyes
Heroles (que a estas fechas parece que nunca tuvo hijos a los cuales
dar ejemplo) empujó la reforma política de López Portillo en los
70-80, y lo hizo a favor de que se incorporase la izquierda a la vida
política institucional y se olvidase del México bronco, cosa que
dentro del PRI dominante y la derecha no vieron con muy buenos ojos, y
lucharon por la derrota de esa reforma política pro izquierda.



La respuesta del régimen establecido, priísta y panista desde
entonces, fue la elección fraudulenta de Carlos Salinas en 1988. La
insurgencia política de la izquierda, alentada por la reforma política
de Reyes Heroles padre, se llamó con toda razón a defraudada. Pero su
líder indiscutido de entonces, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, fue a
pactar una pacificación sin condiciones con el victorioso del fraude,
Salinas, en un secreto que sólo años después se reveló. Pero ya la
actitud conformista, cuando no torpe, de Cuauhtémoc Cárdenas le hizo
mucho daño a la insurgencia democrática. La corrección radical a esta
línea de genuflexiones medrosas ante el poder establecido, la vino a
dar otra insurgencia democrática, la que encabezó López Obrador en
2006. Y una vez más la victoria electoral le fue escamoteada por la
derecha, que ya había llegado al poder presidencial --aunque no a todo
el poder-- en el 2000, con Fox y con el auxilio de Zedillo, pero en el
2006 con el apoyo militante de los empresarios ensoberbecidos y de los
priístas empanizados que hace tiempo hacen mayoría entre las élites
del partido tricolor, no de su pueblo que pese a todo sigue votando
por estas siglas.



Así que lo que ocurre actualmente en el PRD tiene los anticipos de
esta historia pletórica de luchas pero también de defecciones y aun
traiciones. Los de Alejandro Encinas, a quien se pretende reducir a un
simple alfil de López Obrador, olvidan que fue comunista en su
juventud y que aprendió la política del poder en el gobierno del DF
desde que allí anduvo Cuauhtémoc Cárdenas, o sea, que no nació con
AMLO a la política, representarían la línea de la insurgencia
democrática "dura", en tanto que los "Chuchos", con Jesús Ortega al
frente, representarían a las nuevas burocracias de la izquierda
partidista proclive al poder de la derecha, los "moderados", que no
han podido llegar al poder, pero se apoderaron de las siglas PRD y
desde allí no sueltan la sartén, que suponen tienen asida por el
mango. Los primeros se postulan como "Izquierda Unida", los segundos
como "Nueva Izquierda", nombres que resultan emblemáticos de aquello a
lo que cada uno aspira a ser pero no es.



Digamos que parecidamente --pero sólo parecidamente, no igualmente-- a
lo que ocurrió en las luchas de la Reforma en el siglo 19, hay los
"puros" y los "moderados", los de Encinas y AMLO, por una parte, y los
de los "Chuchos" Ortega y Zambrano, por la otra, a los últimos de los
cuales es un secreto a voces que apoya Cuauhtémoc Cárdenas, o sea a
los "moderados" de hoy. Quienes, en medio de las trifulcas
decimonónicas triunfaron fueron los "puros", no los "moderados", pero
hubo de llegar un Porfirio Díaz, de los ideológicamente "moderados",
para poner en paz al país desgarrado y cansado por todo un siglo de
luchas intestinas, crisol en el que de todos modos se fundió y cuajó
el nuevo Estado mexicano surgido de la Independencia de España en
1810-1821.



Quienes en la izquierda se preocupan en demasía por la crisis de la
propia izquierda, deberían echar un ojo avizor a la historia de
México. Verían que los "puros", no los "moderados", son los que
hicieron avanzar al país. Primero, expulsando la invasión francesa y
dominando al clero arrogante y al ejército de los fueros y los
privilegios. Esto, como consejo para las almas atribuladas de la
izquierda. Y para los que desde la derecha o que se venden por "el
derecho a la sopa" vociferan contra los "duros" de izquierda de hoy,
que lo mismo pretendieron enlodar a los "puros" de los aciagos años de
las luchas de Reforma, habría que decirles que sus confusionistas
descalificaciones no tendrán mejor éxito que las de sus ancestros, los
escandalizados "moderados" colaboracionistas con Maximiliano o los
reaccionarios decimonónicos. El país habrá de avanzar derrotando a la
derecha y a los pusilánimes de la izquierda.



pojulio2@gmail.com



Lea el Diario El Puente

www.diarioelpuente.com

y esté muy bien informado


--
RED DE CONCIENCIA
www.redconciencia.org.mx
Todos los recursos:
www.casadelared.com
Algunos recursos:
www.elistas.net/lista/redanahuak
www.elistas.net/lista/redluz
www.yahoogroups.com/group/redmexicanadeluz
www.elistas.net/foro/meshiko
www.egrupos.net/grupo/interredes
www.elistas.net/foro/gap
www.googlegroups.com/group/red-cuauhnahuak
www.googlegroups.com/group/recicladoresenred
http://diadelatierra.blogspot.com
Sugerencias:
www.bigbangmex.unam.mx
www.ivanillich.org
www.alfilodelarealidad.com.ar
www.templodelsol.com
http://espiritualidadypolitica.blogspot.com
---



[Adjunto no mostrado: pal-mar-25.marzo-08 --la querella del PRD.doc (application/msword) ]

 

< div style='mso-element:frame;mso-element-wrap:around;mso- element-anchor-vertical: paragraph;mso-element-anchor-hor izontal:margin;mso-element-left:right; mso-element-top:.0 5pt;mso-height-rule:exactly'>

1< !--[if supportFields]>< span class=MsoPageNumber>

  ;