Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 51 al 100 
AsuntoAutor
URGENTE. NUEVA Ricardo
ACTIVIDADES DEL CE Ricardo
FW: ACCION URGENTE Ricardo
FW: INVITACIÓN A D Ricardo
Como acabar con la Ricardo
Grameen Bank / FW: Ricardo
Intercambio volunt Ricardo
Banco para los Pob Ricardo
Ultimas noticias d Ricardo
Cursos-talleres en Ricardo
Red Mexicana de Pl Ricardo
Protestas globales Ricardo
Sigue la Campaña / Ricardo
Nuevos firmantes / Ricardo
Carta de la Tierra Ricardo
MUNDO RENOVABLE - Ricardo
Alimentos Transgen Ricardo
PRIMER TIANGUIS AN Ricardo
Todos a la Marcha Ricardo
Por la aplicacion Ricardo
Astrologia Psicolo Ricardo
Contra el Silencio Ricardo
Marcas Vemos, Tran Ricardo
Ecuador Proyecto e Ricardo
La OTRA Bolsa de V Ricardo
Marcha Mundial de Ricardo
FW: acto para conm Ricardo
Foro sobre Biosegu Ricardo
Cuidado con el Asp Ricardo
El Protocolo de Ki Ricardo
Festival de los Gl Ricardo
Contaminantes Orga Ricardo
Curso-taller de Pe Ricardo
FW: Tr: LLAMAMIENT Ricardo
VII Velada de M Ricardo
Dulce Promesa o Am Ricardo
FW: Asiste al II E Ricardo
RV: TOMA DE XCACEL José Zal
PRIMERAS JORNADAS Ricardo
Mexico, Tierra Sag Ricardo
Llegan a la Ciudad Ricardo
5To. Congreso Inte Ricardo
FW: Aviso Especial Ricardo
Teotihuacan / La C Ricardo
Plantas que Curan Ricardo
FW: Noticia urgent Ricardo
Descuento para 'La Ricardo
OCOTEPEC EN LUCHA Ricardo
Foro Ecologico del Ricardo
Sixto Paz Wells / Ricardo
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 58     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Banco para los Pobres / Mas de Yunus / Coloquio con Muhammad Yunus en Espania
Fecha:Lunes, 25 de Septiembre, 2000  22:13:26 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <anahuak @.............mx>

 
From: "bocha" <bocha@...> 
Date: Mon, 25 Sep 2000 16:56:16 -0300 
To: <rgt@...&ot;*~Ciuot;*~CirculoVirtuoso~*" <circulo-virtuoso@...> 
Subject:   Banco para los Pobres  - más de Yunus ... COLOQUIO CON MUHAMMAD 
YUNUS EN ESPAÑA 
 
Gracias Daniel por tan valioso aporte.- 
 
----- Original Message ----- 
From: Daniel Barrantes <mailto:bvr@...> 
To: [antorcha] <mailto:antorcha@...> 
Sent: Thursday, September 02, 1999 9:59 PM 
Subject: Banco para los Pobres 
  
Banco para los Pobres 
 
El señor Muhammad Yunus, es un destacado economista, que comenzó a dictar 
clases de economía en el año 1972, en la Universidad de Bangladesh (estado 
del sur de Asia, población 123.100.000 habitantes, religión: musulmana, 
superficie: 144.000 Km2). 
 
De pronto, le pareció que todas esas actividades teóricas sobre desarrollo 
económico que enseñaba, mientras sus compatriotas se morían de hambre, eran 
ilusorias y que el mundo universitario estaba a años luz de la realidad. 
Decepcionado abandonó las aulas para trabajar en el terreno: con los pobres. 
 
El primer caso que vió, fue el de una mujer que se deslomaba fabricando 
sillas de bambú, por unos pocos centavos que le alcanzaban apenas para pagar 
dos comidas. No pudo entender cómo era posible trabajar tanto para ganar tan 
poco. Para comprar la materia prima necesaria recurría a un prestamista que 
se llevaba la mayor parte de sus ganancias. Pensó, entonces, que si le daba 
la posibilidad de obtener un crédito con una tasa de interés no usurario, la 
mujer ganaría lo suficiente para formar un capital e invertirlo, lo que le 
permitiría tener un ingreso decoroso y salir de la miseria. 
 
Conoció a 42 personas que estaban en la misma situación. Les preguntó 
"cuánto necesitaban para desenvolverse". Dijeron: "Treinta dolares". De 
inmediato Yunus se lo anticipó, pensando que las instituciones financieras 
hicieran lo mismo, miles de personas podrían salir de la miseria. 
Lamentablemente los bancos no prestan a los pobres. 
 
Los banqueros a los que se dirigió, se burlaron de él, diciéndole: "¿Quién 
aceptaría prestar dinero a personas que no ofrecen ninguna garantía?" ¿Por 
qué entonces -él se dijo- no fundar mi propio Banco? Así nació el Banco 
Grameen, un banco independiente: el Banco para los Pobres. Sólo se presta a 
los ricos. El sistema bancario tradicional ha sido concebido para dejar al 
margen a los pobres. La sacrosanta noción de "garantía" (responder con 
bienes personales al cumplimiento de la deuda) está de hecho destinada a 
desanimar a los solicitantes de escasos recursos. 
 
Se prestan millones de dólares a personas ricas, que muchas no los 
devuelven. La tasa de reembolso, en algunos casos, no llega al 10 % en 
Bangladesh. Con el sistema Grameen que cuenta actualmente con más de dos 
millones de clientes, el volúmen concedidos superan los mil setecientos 
millones de dólares, con una alta tasa de retorno (95 %). Ha permitido 
financiar la construcción de más de trescientas mil viviendas. 
 
El Banco rechaza de plano la noción de garantía, cambiándola por sostener 
que no hay mejor garantía que cada persona, cuando a ésta se la dignifica, 
se le otorga confianza, y entonces ésta responde con los valores que cada 
alma posee por el sólo hecho de serlo. 
 
La iniciativa del Banco Grameen ha sido reconocida por la ONU, apoyada por 
la UNESCO y difundida por grandes periódicos del mundo con titulares de 
admiración y sorpresa. Actualmente el Banco Grameen ha abierto sucursales en 
diversas partes del mundo. En América existen emprendimientos similares 
basados en esta idea en Bolivia, Perú, Honduras, etc. 
 
Más Información:  
The Grameen Home Page: 
http://www.grameen.org 
http://www.grameen.com 
http://www.grameen.inf.org 
E-mail: grameen.bank@... 
   
Un abrazo del Alma. 
     
Daniel 
 
******* 
 
COLOQUIO CON MUHAMMAD YUNUS EN ESPAÑA 
 
PREGUNTA.- Profesor Yunus, ¿por qué la mayoría de prestatarios del Grameen 
Bank son mujeres?  
 
RESPUESTA.- Una de nuestras críticas era que las instituciones bancarias 
habían sido creadas deliberadamente para ser organizaciones antipobres; se 
construyen unos muros de avales y garantías de forma que los pobres queden 
fuera de su territorio. Y la segunda crítica fundamental que teníamos era 
que además son antimujer; porque si te fijas en los prestatarios de casi 
todos o todos los bancos de Bangladesh, ni siquiera el uno por ciento de los 
que reciben créditos de estos bancos son mujeres. Por lo tanto, llegamos a 
la conclusión de que el sistema en sí tenía que estar mal porque rechazaba a 
las mujeres.  
 
Al empezar queríamos asegurarnos de llegar a dar crédito a los más pobres y 
que además la mitad de los receptores de créditos fueran mujeres. Cuando 
intentábamos llegar a esas mujeres no parecían dispuestas a aceptar dinero; 
de hecho, salían corriendo literalmente y decían que el dinero o el crédito 
debíamos dárselo a sus maridos. Muchas de ellas decían que nunca habían 
manejado dinero en su vida y que no iban a saber qué hacer con él, pero 
nosotros no renunciamos, no abandonamos, y rápidamente nos dimos cuenta que 
no eran las mujeres las que creían eso realmente, sino que era un temor que 
se les había inducido debido al tratamiento que habían recibido a lo largo 
de su vida. Si no conseguíamos aliviar ese temor, no conseguiríamos llegar a 
ellas. Tardamos 6 años inicialmente en llegar a ese 50% de mujeres 
receptoras de nuestros créditos y en ese momento empezamos a darnos cuenta 
de que el dinero que llegaba a las casas a través de las mujeres beneficiaba 
mucho más a las familias que el dinero que llegaba a las mismas a través de 
los hombres. Las mujeres eran más conscientes del futuro, querían labrarse 
un futuro, tenían mucho cuidado con su dinero, con sus inversiones, y los 
niños se beneficiaban inmediatamente del dinero que ganaban o recibían las 
mujeres, mientras que estas mejoras inmediatas no se veían en las familias 
en las que los que habían recibido el préstamo eran hombres. 
 
Los hombres tendían a prestar más atención a sí mismos y querían disfrutar 
del dinero inmediatamente en vez de esperar al mañana; eran mucho más 
impacientes. Entonces pensamos que si llegábamos a las familias a través de 
las mujeres se conseguía un provecho mayor incluso en el sentido social. Por 
eso cambiamos nuestra política y decidimos ser promujeres y de forma activa 
intentamos atraer más y más clientas a nuestro banco. 
 
Actualmente, el 95% de nuestros clientes son mujeres y todas las cosas 
positivas que se dicen de Grameen pienso que se deben a ese hecho. 
 
P.- ¿Qué papel puede jugar el tercer sector, fundaciones, ONGs, iglesia, 
etc., en la lucha contra la pobreza en el Tercer Mundo y, por otro lado, en 
la generación de empleo en los países desarrollados? 
 
R.- Bien, lo que está diciendo es que hay que crear instituciones 
sostenibles. La mayoría de las veces el trabajo con los pobres suele ser un 
trabajo más bien de caridad, dándoles atención sanitaria gratuita, formación 
gratuita, educación gratuita o incluso créditos abiertos sin necesidad de 
devolución.  
 
Yo pienso que hay muchísimo campo para dar servicios en circunstancias 
extremas, pero no debe ser una cosa permanente, continuada; la gente tiene 
que desarrollar sus propias capacidades y ese desarrollo es lo que lleva a 
la creación de instituciones viables y autosuficientes, y de servicios 
viables y autosuficientes. En vez de regalar dinero lo que hay que hacer es 
intentar proporcionar fondos para la creación de empresas que resulten 
autosuficientes, que se autofinancien y que se creen empresas que involucren 
directamente a las comunidades, es decir, que no sea la caridad la que 
soporte estas estructuras sino que se soporten a sí mismos. Tenemos que 
construir instituciones auto suficientes que se sostengan por sí mismas en 
vez de depender de fondos donados por países ricos directamente. Más bien 
constituiría fondos de microcréditos en cada país y dejaría que los países 
ricos contribuyeran a esos fondos de forma que estos microcréditos se 
convirtiesen en instituciones viables, aunque se interrumpiese la donación 
de fondos.  
 
Por ejemplo, un programa educativo yo lo organizaría de tal forma que si 
algún día no llegasen fondos desde el exterior estas instituciones pudieran 
sobrevivir y seguir funcionando. Inicialmente a lo mejor no van a ser 
viables al 100%; lo importante es que nunca sea el 0%. Eso es lo que yo 
diría a fundaciones, ONGs o cualquiera que quiera participar en este 
proceso, en países del Tercer Mundo y en países industrializados donde hay 
mucha gente sin hogar, que está en paro, emigrantes, marginados sociales de 
todo tipo. Hay muchas ONGs y muchas fundaciones que trabajan con ellos de 
una forma que los mantienen vivos, digamos, pero en la misma situación. No 
debe ser algo que se haga de forma individual, sino algo que cree 
estructuras que les permita salir. Cuando veo que la gente sobrevive de la 
caridad me parece como si estuviésemos creando una situación tipo zoológico 
donde recogemos a esa gente y la alimentamos; y ahí quedan. No hay 
iniciativa por su parte ni por parte de nadie para sacarles de allí e 
integrarles en la sociedad, así que eso es lo que me gustaría ver, alguna 
forma familiar de autorrealización de esas personas para que se ocupen de si 
mismas, en vez de dejarlas en una situación de dependencia. 
 
P.- La experiencia del Grameen Bank está basada en el microcrédito para las 
actividades de generación de ingreso, pero ¿tiene alguna experiencia en el 
tema de la vivienda y en fondos internacionales de garantía para la 
construcción de las mismas? 
 
R.- Nosotros trabajamos con temas de vivienda en 1984 y nos metimos en ello 
de forma casual. Vimos un anuncio del Banco Central que decía que quería dar 
a la banca comercial unos fondos para que iniciasen programas de 
financiación de construcción de viviendas, pero por supuesto no lo dirigían 
a nosotros, sino a los bancos con clientes de clase media y clase media 
alta. Decidimos correr el riesgo presentando una solicitud. Propusimos 
créditos por unos 200 dólares y nos dijeron que era absurdo, que cómo se 
podía construir una casa con 200 dólares, que lo que se iba a construir no 
era realmente una casa y no satisfacía su definición de lo que era una casa. 
Se rechazó nuestra solicitud. 
 
La volvimos a presentar y les dijimos que lo sentíamos, que habíamos 
cometido un error y que realmente no pedíamos un crédito para vivienda sino 
para refugios. Y ellos dijeron que refugios es dar un crédito para el 
consumo y nos lo volvieron a rechazar. Después presentamos una nueva 
solicitud diciendo, bueno, olvidemos el tema de los refugios; nosotros 
queremos un crédito para fábricas. Entonces preguntaron qué tipo de fábricas 
íbamos a construir. Les explicamos que en Grameen la mayor parte de nuestras 
clientas son mujeres que trabajan normalmente desde sus casas y lo podían 
considerar como fábrica; pensaron que les estábamos tomando el pelo y nos 
volvieron a rechazar la solicitud. Entonces fui a ver al presidente del 
Banco Central y le expliqué el programa experimental. Usted nos da una 
pequeña cantidad de dinero y lo intentamos; no sabemos si vamos a tener 
éxito, pero vamos a intentarlo, porque es la gente la que realmente necesita 
una vivienda. Entonces al presidente le dimos pena, nos aprobó el crédito y 
así es como nos metimos en el tema de los créditos para viviendas. 
 
Esto fue en 1984, y en 1989 recibimos el premio Aga Khan de arquitectura por 
esas viviendas de 300 dólares que estábamos construyendo. Eso lo cambió 
todo. Debido a ese premio los arquitectos empezaron a interesarse por lo que 
estábamos haciendo. Les costaba que las llamásemos vivienda y que encima 
tuviésemos un premio internacional de arquitectura por unas viviendas de 300 
dólares. Les parecía intolerable. Ese mismo año en la misma lista de 
premiados había un proyecto de Arabia Saudí, un edificio ministerial con un 
presupuesto de 1,2 billones de dólares que había recibido el mismo premio. 
Pero de hecho nosotros estábamos más alto en la lista que ese edificio. 
Actualmente tenemos más de 400 créditos para la construcción de viviendas. 
El crédito tópico es de 300 dólares y el máximo que damos es de 600. Con esa 
cantidad construyen una casa con tejado de hojalata con 4 columnas de 
hormigón y con canalización. Se devuelve en un periodo de 6 años al 8% de 
interés y seguimos ampliando el programa. Pensamos que es muy importante, 
particularmente si quieres que las mujeres sean productivas y activas porque 
esto favorece un entorno donde ellas pueden trabajar. En un país como 
Bangladesh, donde cuatro meses al año no hace más que llover durante el 
monzón, es imposible trabajar si tienes un tejado de hoja o de paja o 
incluso de plástico que no te protege en absoluto de la lluvia. Cuando 
llueve, las viviendas se convierten en lodazales y sin embargo allí 
esperamos que críen a sus hijos y que laboralmente sean productivas y 
activas; psicológicamente las pobres empiezan a sentir que viven más como 
animales que como seres humanos. 
 
Por lo tanto, el primer requisito para poder ser productivo es tener una 
vivienda que te dé una dignidad mínima para un ser humano. Ahora estamos 
intentando obtener fondos en los mercados de capitales internacionales. Va a 
ser la primera vez que unas institución de microcréditos como el Grameen 
Bank salga a los mercados de Nueva York en una operación de capitalización 
para la obtención de fondos. Tenemos que ir desarrollándonos y trabajando. 
El tipo de microcrédito que dimos inicialmente fue como el primer vuelo 
tripulado por el hombre; ahora hemos demostrado que podemos volar y que 
somos suficientes, que funcionamos; entonces podemos pasar a proyectos más 
ambiciosos. Las instituciones de microcréditos se tienen que construir de 
tal forma que vayan creciendo y se conviertan en empresas serias, sólidas, y 
no algo periférico o marginal. 
 
P.- ¿Qué le motivó a comenzar este trabajo, una cuestión profesional, humana 
o personal?  
 
R.- Fue más bien una cuestión personal porque profesionalmente yo era 
considerado como una especie de loco. No me veían como al catedrático 
tradicional en la Universidad, sino que me iba a los pueblos, y al resto del 
profesorado, en general en casi todas las universidades, no gusta que 
algunos profesores estén sentados en el suelo con los pobres en un pueblo 
cada día, así que fue más bien un tema personal. Yo estaba allí, sentado en 
la universidad enseñando esas grandes teorías y sin embargo no veía que 
mejorase nada en el país donde yo vivía. Por lo tanto, pensé que estaba 
enseñando cosas irreales, más ficción que realidad y decidí que era 
fundamental entender sobre el terreno las condiciones de vida de los pobres 
para ver si se podía hacer algo. Porque cualquier joven de una universidad 
en cualquier parte del mundo, cuando sale de la misma tiene la impresión de 
que lo va a poder resolver todo, que lo sabe todo. Esa es una sensación que 
poco a poco vas perdiendo según te acercas a las realidades de la vida. 
Inicialmente piensas que puedes resolver todos los problemas de tu país y 
que lo vas a arreglar todo y, sin embargo, pronto averigüé que ni siquiera 
era capaz de resolver los problemas de un sólo pueblo. Así que fui 
reduciendo mis propias ambiciones y pensé, bueno, si puedo resultarle útil a 
una sola persona, incluso un solo día, ya será un momento muy feliz. Lo que 
hice fue buscar oportunidades de serle útil a otras personas y así es como 
empezó todo. Fue realmente una iniciativa más personal que profesional y 
cuando dejé la universidad para dedicarme por entero a esto no creo que 
nadie me echara de menos. 
 
P.- ¿Las cajas de ahorro y montes de piedad no hacen ya algo parecido? Y, 
también, ¿por qué en este caso no se cumple la ley de que "toda oferta crea 
su propia demanda"? 
 
R.- A los pobres, no se les está dando acceso a los enormes recursos que 
controlan los bancos y éste es otro aspecto que me gustaría recalcar. Si se 
deja solamente a las cajas de ahorro como grupo aislado de instituciones que 
se dedican a esto, nunca podrán crecer lo suficiente como para establecer 
una red nacional verdaderamente capaz. ¿Qué ha ocurrido con las cajas de 
ahorro?, ¿por qué no se han ampliado hasta crear redes mundiales? Tiene que 
haber algo que se lo haya impedido. A través del microcrédito hemos llegado 
a 9 o 10 millones de familias pobres, pero queremos llegar a 100 millones 
antes del año 2005. No creo que haya ninguna caja de ahorros que tenga como 
objetivo financiar algo semejante. 
 
Creo que el crédito se debería considerar como un derecho humano y tenemos 
que construir una institución en la que nadie se quede fuera del sistema, 
porque pienso que es derecho legitimo de una persona, igual que un derecho 
humano fundamental, tener acceso a alimentos, a viviendas, atención 
sanitaria, etc. Por tanto, el acceso a los recursos financieros lo considero 
también como un derecho humano fundamental, de forma que la gente consiga 
involucrarse y crear sus propias oportunidades de generación de ingresos. No 
digo que las cajas de ahorro sean malas y que lo único que está bien es lo 
que hacemos nosotros, pero desde luego, una vez que se les da a las personas 
la posibilidad de crear sus propios re cursos, pueden cambiar su propia 
situación eco nómica. En Grameen nos dicen los investigadores que un tercio 
de nuestros clientes han cruzado ya la línea de la pobreza y otro tercio 
están a punto. Hay un movimiento muy claro saliendo de la pobreza y los 
cambios que estas mujeres han llevado a sus familias con este éxito son algo 
prácticamente increíble, a no ser que lo veas con tus propios ojos. 
 
Todos los estudios que se han hecho sobre Grameen indican que el nivel de 
nutrición en la familias de nuestros clientes es mucho mejor que el nivel de 
nutrición en las demás familias; la planificación familiar es el doble que 
entre la población general y el nivel de vivienda también es muchísimo mejor 
que el nivel general. Un ejemplo que me gusta poner es que en las elecciones 
generales de 1996 las mujeres se han organizado y han llevado a todo el 
mundo a votar, así que otro impacto es que una vez que se establece una 
organización de redes de apoyo, de personas que intentan cambiar las cosas, 
se pueden conseguir otras muchas. 
 
P.- ¿De dónde salió el capital inicial de Grameen Bank? ¿Cuáles han sido las 
principales dificultades que ha tenido el Banco hasta hoy? 
 
R.- Como dije en mi presentación los primeros fondos salieron de mi propio 
bolsillo, era una cantidad muy pequeña y me lo pude permitir. Después me 
convertí en avalista; eso es también parte de la historia. Lo único que 
hacia yo era firmar el papel de los créditos que daban en el banco. 
Inicialmente me dieron un limite de fondos que podía sacar como avalista, un 
limite de 300 dólares; no daban más porque no me admitían a mi como avalista 
para más de 300 dólares. Pero después se les olvidó este limite porque les 
devolvían todos los préstamos, y pudimos seguir expandiéndonos simplemente 
con mi firma. Yo corría el riesgo de hacerlo y ellos corrían también el 
suyo. Con la firma satisfacía sus normas y no perdimos nada de dinero. 
 
Luego pasamos a entrar en un proyecto organizado, con varios bancos 
comerciales que nos prestaban el dinero para que nosotros lo prestásemos a 
los pobres, o sea, que no recibimos ninguna donación ni nada por el estilo. 
Cuando nos convertimos en un banco independiente sí que necesitamos capital, 
y en ese momento como teníamos el programa de ahorro de los clientes, lo que 
hacíamos era utilizar ese ahorro como capital de inversión de nuestros 
clientes, porque los clientes son los propietarios del banco, y al ir 
creciendo cada vez había más accionariado, más dinero. Actualmente un 22% de 
las acciones son propiedad de nuestros clientes y un 8% del Estado. El 
dinero nunca fue un gran problema. 
 
En cuanto a las principales dificultades que nos encontramos, 
fundamentalmente los problemas surgían por las actitudes de las personas. Es 
muy difícil cambiar las actitudes y las formas de ver las cosas. Cada vez 
que les proponíamos algún proyecto nos decían que era una locura, que era 
absurdo, que dándole dinero a las mujeres les íbamos a causar problemas. 
Incluso en la actualidad se ven artículos en los periódicos diciendo que les 
estamos creando problemas a esas mujeres, que van a tener dificultades 
gravísimas para devolver los préstamos. Nosotros les contestamos diciendo 
que todos los créditos se están devolviendo y que por lo tanto no están 
teniendo tanto problema. Luego nos acusaron de presionarlos para que nos 
devolvieran el dinero; entonces les decíamos que las visitasen, porque ésta 
no es gente que viva en la luna, sino que vive ahí mismo. Realmente los 
problemas residen en la falta de flexibilidad de la gente, en las actitudes 
fijas que tienen y esto nos ha ocurrido con el mundo académico, la banca, 
los políticos, los funcionarios, etc., aunque yo creo que ahora nos estamos 
haciendo muchos amigos después de todos estos años. 
 
P.- Quería preguntarle si tuvo muchas dificultades por parte del gobierno a 
la hora de implantar sus iniciativas que al fin y al cabo propugnan que las 
personas puedan valerse por si mismas. 
 
R.- Nuestra relación con el gobierno ha sido a veces buena, a veces mala, 
según los momentos. Recibimos mucho apoyo de personas individuales dentro 
del gobierno, pero del gobierno como institución o del Estado nunca 
recibimos un apoyo claro. o sea, nunca tuvimos problemas graves con el 
gobierno y el estado nos permitió convertirnos en banco. Además tomaron una 
medida muy inusual que fue crear una ley específicamente para permitirnos a 
nosotros llegar a ser un banco, porque los requisitos de las leyes bancarias 
que existían no nos hubiesen permitido nacer, así que finalmente convencimos 
al Gobierno para que nuestro banco pudiera ser constituido bajo una ley 
diferente, y se redactó y aprobó esa ley sólo para nosotros. Fue algo 
maravilloso. Luego presentamos enmiendas a esa ley porque pensábamos que 
algunos elementos no eran demasiado positivos para las actividades que 
queríamos realizar y conseguimos también que se aprobasen en el parlamento. 
Por lo tanto, como digo, hemos tenido bastante apoyo, porque si no, hubiera 
sido imposible. Cada vez que obteníamos créditos de fuera, el gobierno nos 
tenía que avalar esos créditos, porque los créditos internacionales no te 
llegan a no ser que te avale el Estado. 
 
P.- Me ha parecido entender en sus manifestaciones que el sector público 
está en franco declive y que prácticamente podría llegar a desaparecer. Me 
gustaría que pudiera extenderse un poquito en este punto. La segunda 
pregunta es si hay alguna organización española que colabore con usted. 
 
R.- En cuanto a la segunda pregunta la verdad es que no hemos tenido ninguna 
colaboración continuada con ninguna organización española. De vez en cuando 
recibimos cartas de organizaciones pero no tenemos una relación continuada 
con ninguna.  
 
En cuanto al tema del sector público es un tema también crucial en 
Bangladesh, porque casi todos los países que han obtenido su independencia 
recientemente pensaban que el sector público era la solución para todos sus 
problemas. A nosotros nos ocurrió lo mismo durante el problema con Pakistán, 
y cuando Bangladesh se convirtió en un país independiente el sector público 
era el sector dominante de la economía, pero ahora vemos que se ha 
convertido en un lastre y no por su propia naturaleza, sino porque la 
burocracia, la corrupción, las ineficiencias y la ineptitud política lo han 
con vertido en algo en lo que se meten enormes cantidades de fondos, 
simplemente para sobrevivir, y ni siquiera se pueden hacer privatizaciones 
debido a que los sindicatos no han permitido ningún intento. La pregunta es 
qué hacer con estas empresas públicas que son un pozo sin fondo. Ahora mismo 
nadie en Bangladesh quiere crear ninguna nueva empresa pública debido a los 
enormes problemas que tenemos con las que ya existen, y debido a la misma 
naturaleza de las empresas estatales, la burocracia parece que se convierte 
en un fin en sí mismo. Además no pueden contratar ni despedir a nadie. Las 
cosas no se mueven; no puedes cambiar las cosas, y por lo tanto, lo que yo 
decía de las ilusiones que teníamos en el sector público se han convertido, 
en la mayoría de los casos, en pesadillas. 
 
¿Qué alternativa nos queda a las empresas con ánimo de lucro?, la conciencia 
social, que no tiene que ser estatal. Las personas pueden crear esas 
estructuras ellas mismas pero tendrán que ser competitivas. Si lo son, 
sobrevivirán, y si no, desaparecerán. 
 
P.- Me gustaría saber si eso que ha hecho en su país, ha cambiado su 
sociedad y reducido la distancia entre las clases más acomodadas y las más 
pobres. También me gustaría saber lo que piensa de los efectos de tener 
muchos hijos, si no cree que éste es un factor que contribuye a la pobreza 
en los países del tercer mundo y que habría que con vencer a la gente para 
que no tenga tantos hijos. 
 
R.- En cuanto a la distancia entre los ricos y los pobres, yo no me he 
centrado en reducir esa distancia. Lo que nos interesa es levantar esos 
tramos inferiores. Puede que la distancia esté aumentando, puede ser que los 
ricos sean 10 veces más ricos, pero nadie tiene hambre y nadie está a merced 
de nadie. Eso es lo que nos interesa. Pienso que podemos levantar a los más 
pobres, a los que ocupan los tramos inferiores de la economía. El tema de la 
distancia importa menos. Si todo el mundo tiene vivienda, si todo el mundo 
tiene televisor, si todo el mundo tiene comida, que Bill Gates tenga muchos 
millones importa menos. Yo tengo televisor, nevera, coche, así que, que él 
tenga millones de dólares realmente no me preocupa inmediatamente. Yo 
siempre digo que una sociedad se debe definir por la calidad de vida que 
tengan las personas que estén en el peldaño más bajo de la escalera, es 
decir, no por lo bien que vivan los ricos sino por la calidad de vida de los 
pobres.  
 
En cuanto al tema de tener muchos hijos, la utilización de técnicas de 
planificación familiar es el doble de frecuente entre nuestros clientes que 
entre la población en general. Nosotros no somos una institución de 
planificación familiar. Cuando tuvo lugar la Cumbre de El Cairo sobre la 
explosión demográfica, muchos de los oradores hablaron sobre la experiencia 
del Grameen y decían que dar autonomía y posibilidades de autorrealización a 
la mujer, afecta a la forma de tomar de cisiones, y aparte de las decisiones 
sobre su actividad económica empieza también a tomar decisiones dentro de la 
familia, en cuanto a cuántos hijos tener. Por lo tanto, el número de hijos 
de las familias de Grameen es normalmente menor que el número de hijos de 
familias no Grameen; esto es lo que pasa cuando se consigue la 
autorrealización de la mujer, que ya no sigue y cumple ciegamente las 
órdenes, sino que participa en el proceso de toma de decisiones. Cuanto más 
consigamos eso, menos problemas tendremos con la explosión demográfica. 
Además, a lo largo de la historia hemos visto que en el momento en que una 
sociedad progresa, el crecimiento de su población se reduce. Por lo tanto, 
si lo que nos preocupa es la explosión demográfica hay que trabajar aún más 
para conseguir erradicar la pobreza. 
 
P.- Yo quería preguntarle su opinión sobre un proyecto similar en una de la 
poblaciones en España más cerradas, que es el de la población penitenciaria, 
y quizás un proyecto muy similar con microcréditos podría ser una solución 
cuando se sale. Quería saber su opinión sobre esto. 
 
R.- En todas aquellas situaciones en que a la gente se le deba abrir puertas 
que les permitan solucionar sus propios problemas, esta herramienta resulta 
muy útil. No digo que el microcrédito sea la panacea ni la solución a todos 
los problemas. No lo es. Hay que seguir haciendo lo demás que se está 
haciendo, pero además también se debe incluir el microcrédito, porque, 
conjuntamente, todas estas medidas consiguen grandes éxitos. Tampoco hemos 
hablado sobre los ancianos que están en una residencia, ahí sentados sin 
hacer nada. En muchos países no realizan ninguna actividad y la generación 
de ingresos no es sólo un tema de su pervivencia; también es un tema que te 
permite estar ocupado, activo, y es muy importante ser productivo, 
participar.  
 
Quedarte sentado esperando la muerte y que te den de comer hasta que llegue 
ese momento es algo que no ocurre en los países del tercer mundo, donde las 
familias permanecen juntas por muy viejos que sean. Mi padre tiene 90 años, 
y no tiene demasiada preparación, pero sigue siendo el cabeza de familia y 
no puedes ignorar lo que dice. Lo controla todo; resuelve las disputas entre 
nosotros, decide lo que se debe hacer con los nietos y siempre se le 
escucha. No necesariamente se hace exactamente lo que él dice, pero por lo 
menos cuando está delante le das el respeto que merece para que sienta que 
está controlando la situación. Por lo tanto, el tema de la tercera edad es 
otra área en la que debemos trabajar. 
 
Las personas con discapacidades mentales probablemente tengan suficiente 
dinero o estén protegidos de alguna forma, pero necesitan poder hacer algo, 
y también es importante hacerles sentir que son personas activas, que 
contribuyen, que hacen cosas. O sea, que se puede aplicar a muchas 
situaciones distintas, a los parados, a los que viven en barrios marginales, 
a los jóvenes que han dejado el colegio... Tiene muchas aplicaciones en 
muchísimos segmentos distintos de población. 
 
Para terminar quisiera dar las gracias a todos por la paciencia y la 
amabilidad que me han demostrado y particularmente a S. M. la Reina Sofía 
por haber marcado un liderazgo en el movimiento de microcréditos. La Reina 
Sofía ha sido presidenta de la cumbre del microcrédito donde nació el gran 
sueño que todos compartimos: llegar a 100 millones de familias pobres con 
microcréditos antes del año 2005.  Muchas gracias. 
 
******* 
 
Hugo Novoa 
maremagnum@... 
 
 
Qué les parece, queridos Virtuosos, Hugo es un nuevo miembro de esta gran 
familia que es "CÍRCULO VIRTUOSO". Como verán, compartimos con Hugo otra 
casa, donde también se construyen "espacios para la vida", cual es la RGT - 
Red Global de Trueque -.- 
  
Aprovecho esta oportunidad para informarles que también se sumó a nuestra 
familia Horacio Covas, uno de los visionarios que allá por el 1° de Mayo de 
1995, en Bernal, Provincia de Buenos Aires, Argentina, junto a Carlos 
Alberto De Sanzo, Ruben Ravera, y un puñado de amigos, pusieron la piedra 
fundamental de un movimiento autogestivo que hoy convoca a cientos de miles 
de "prosumidores" (productores-consumidores) a lo largo y lo ancho, no solo 
de Argentina, sino de toda iberoamérica. 
  
Queridos virtuosos, hagan uso de esta magnífica oportunidad para "sacarle" a 
Horacio todo lo que está en condiciones de compartir, lo que hará, se los 
aseguro, con mucho gusto. 
  
Les dejo besos y abrazos del alma, 
Bocha.- 
 
******* 
 
From: circulo-virtuoso-digest-ayuda@... 
Reply-To: circulo-virtuoso-digest@... 
Date: 25 Sep 2000 21:54:16 +0200 
To: circulo-virtuoso@... 
Subject: circulo-virtuoso Resumen 25 Sep 2000 21:54:16 +0200 Numero 61 
 
Administración: 
Para suscribirte a la lista en modo resúmen (digest) 
envía un mensaje a: 
circulo-virtuoso-digest-alta@... 
Para cancelar tu suscripción al resúmen (digest), envía un 
mensaje a: 
circulo-virtuoso-digest-baja@... 
Para enviar un mensaje a la lista, escribe a: 
circulo-virtuoso@... 
 
*******