Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5255 al 5304 
AsuntoAutor
CUPULA EMPRESARIAL GYAN Mex
Ataque biologico e Ricardo
Que viva la VIDA! Ricardo
TALLER DE DON LAUR Ricardo
Las Nuevas Leyes.. Ricardo
Una vision desde E Ricardo
Re:Tapabocas suple gustavo
Propuesta de acci Ana de l
Formemos una nueva Ricardo
Desde una organiza Ricardo
video sobre la ShO flor pod
Mesa redonda sobre Ricardo
Consejo social par Antonio
Video muy interesa RedLuz-R
Cuernavaca, Vallar Ricardo
A los grupos en de Ricardo
El negocio del MIE Ricardo
Sobre La epidemia Ricardo
Re: Mesa redonda s Virginia
Monitoreo "ciudada Natalia
Marcha Mundial MM Ricardo
Resumen 1124 Ricardo
Conferencia reúne Ricardo
ENCUENTRO VIRTUAL Ricardo
VI Encuentro de la Ricardo
Solidaridad con am Ricardo
El manejo irrespon Ricardo
Marco Tafolla y la Ricardo
INTERESANTES ARTIC Ricardo
16 mayo Invitacion Ricardo
Río Abierto México Ricardo
guerra contra el t Ricardo
Por favor firma y Ricardo
Una forma de ayuda Ricardo
Gabino Palomares e Ricardo
IIFAC - Fogata - M Ricardo
RE: INTERESANTES A José Lui
Receta natural con Ricardo
Jugoterapia Curso Ricardo
Curso de Arboricul Ricardo
Respuesta sobre de Antonio
Argumentos consult Ricardo
Pelicula Jaramillo Ricardo
Produccion de semi Ricardo
Agroecologia y Cul Ricardo
1er SIMPOSIUM MEXI Ricardo
Boletin Manos a la Ricardo
Seminario con don Ricardo
FIRMA YA - Desapar Ricardo
Replicante 19 Ariel
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5277     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] [mediaIsla] Resumen 1124
Fecha:Lunes, 11 de Mayo, 2009  17:07:03 (-0500)
Autor:Ricardo Ocampo <lacasadelared @.....com>


From: Alfredo Ponce <taiaualpa@hotmail.com>
Date: 11-may-2009 13:11
Subject: FW: Rv: [mediaIsla] Resumen 1124




----- Mensaje reenviado ----
De: mediaisla <mediaisla@yahoo.com>
Para: mediaIsla@gruposyahoo.com
Enviado: sábado, 9 de mayo, 2009 17:11:12
Asunto: [mediaIsla] Resumen 1124



Escritura y psiquiatría |  Chomsky sobre Irán | Umbral de nuevos mundos | Los niños vestidos de negro | La batalla de los egos | El deseo | Crisis y decadencia mundial | En la muerte de Idea Vilariño | Rodin, el Padre de los Faunos | Scola: Mientras Berlusconi esté en el poder no haré películas | Un momento mágico | Puertas y ventanas: Ping Pong N° 10 | III Festival Palabra en el mundo | El golpe de gracia de Ambroise Bierce | Yayoi Kusama | Poesías escogidas de José Pedroni | Las distintas caras del mal | XVIII Concurso de Poesía y Narración | Imágenes del mundo

Los talleres de escritura son las nuevas clínicas psiquiátricas

El exitoso escritor sueco, sostiene que si en realidad se enseña a gente que quiere aprender a escribir no está mal, el timo es venderle el sueño de ser escritor a todo hijo de vecino con el sólo propósito de enriquecerse en plata y ego. Divide su vida entre África y Suecia, está "enojado" y piensa seguir estándolo, porque la crisis la pagan los pobres. En cuanto al género que le dio fama, dice que se remonta a la tragedia griega, pero de la mayor parte de las narraciones policiales prefiere prescindir.

Por Héctor Pavón | © Revista Ñ

Dicen que Henning Mankell es parco. Dicen que está enojado. Pero Mankell se siente bien con su enojo y sólo es parco con aquello de lo que no le interesa hablar. Allí levanta un muro del mismo modo que erige torres de palabras para argumentar contra sus enemigos.

Ha estado en Buenos Aires y ha dicho que vino cuando tenía que venir. Y esa referencia a un designio de la voluntad surge porque pudo venir aquí durante la dictadura pero eligió no hacerlo. Ahora sonríe y cuenta con una emoción contenida y discreta cuánto le gusto el paisaje del Tigre, cuánto las fotografías de Manuel Alvarez Bravo en el Malba o una parrillada de la calle Lavalle. Algunos lo vieron comprando libros argentinos y muchos otros salieron más que contentos de la charla que dio en la Feria del Libro. Todavía le preguntan por su última novela publicada en español El chino (Tusquets) y otros por la que acaba de terminar y con la que se supone que jubila al detective Wallander que se llamará El hombre inquieto y que llegará aquí el año próximo.

Mankell se ha destacado como escritor de novelas policiales pero también ha escrito obras singulares como Zapatos italianos o Profundidades donde surgen relatos diferentes pero igualmente intensos. También ha escrito obras de teatro, ensayos y libros para chicos. Lo primero que redactó durante su infancia fue un resumen de Robinson Crusoe. "Los libros son mensajeros que nos hablan de mundos que no podemos experimentar de forma directa", dice.

En todas sus novelas deja entrever claramente su ideología, su toma de posición respecto al mundo. De hecho, dice que la serie del Wallander empezó con el deseo de escribir sobre el racismo. Para Mankell el enojo es un estado, una actitud que lo mantiene vivo. Se lo percibe así en cada uno de sus textos. Sin embargo, antes de finalizar esta entrevista va a subrayar que esta es una época interesante, excitante...

Usted es uno de los escritores más conocidos y elogiados en el terreno de la novela policial. Sin embargo, dice que no lee novelas policiales.. ., ¿por qué?


Porque normalmente la novela policial o la ficción criminal es muy aburrida. Hay muy pocos autores que me parecen interesantes. Creo, por ejemplo, que Thomas Harris es muy bueno, el de Hannibal Lecter. Creo que John Le Carré también es muy bueno. Pero encuentro que hay muchísimos autores de policiales que no tienen ningún interés.

Lo seducen más las historias trágicas y clásicas como "Medea" y "Macbeth"...


Lo que yo veo es que el origen del género del crimen o la ficción del crimen es muy, muy antiguo. Podemos remontarnos al drama griego antiguo para encontrar las raíces. El drama de Medea, que tiene 2500 años, es el de una mujer que mata a sus dos hijos por celos de su marido. Si eso no es un policial, entonces no sé qué lo es. Si nos acercamos un poco más en el tiempo, quinientos años atrás, y me preguntan: ¿Cuál es la mejor historia criminal que ha leído?, es Macbeth. Esa es una historia criminal. El hecho es que la ficción criminal, de que sostengamos el "espejo del crimen", nos da la posibilidad de hablar de las contradicciones en la sociedad. Y la criminalidad es siempre una especie de contradicción. Si usted quiere ese dinero, sale a matar a una persona porque quiere ese dinero. Es una contradicción. Yo trato de trabajar siguiendo esa tradición que usa el crimen como espejo para ver qué pasa en la sociedad. Esa es mi idea de una buena historia criminal.

¿Y Wallander es lo que podríamos llamar un policía sueco típico?


Ahhhh, es difícil de responder. Pero sé que los oficiales policiales suecos leen mis libros y les gustan. Eso es lo único que puedo responder.

El detective Wallander parece estar siempre solo. ¿Cree que disfruta de la soledad?


No. Y no estoy de acuerdo en que está siempre solo. Al menos él trata de encontrar su soledad. El problema es que es un hombre que tiene una hija y está divorciado. ¿Y por qué tiene tantos problemas para encontrar una nueva mujer? Porque todavía ama a su esposa. Los lectores inteligentes, sobre todo mujeres, lo han entendido. Y eso significa que Wallander es un hombre muy apasionado. Sigue enamorado de su mujer. Y cada vez que conoce a otra, piensa en su esposa. Es un hombre apasionado: l'homme passionné.

Ha terminado la última novela con Wallander como protagonista hace tres semanas.


Sí.

¿Ya lo extraña?


Nunca me gustó demasiado. En muchos sentidos, no se parece en nada a mí. Solo tenemos tres cosas en común: la misma edad, amamos la ópera italiana y trabajamos mucho. Pero fuera de eso no creo que vivamos vidas iguales. Si él viviera no podría imaginarlo como un amigo. Creo que trata muy mal a las mujeres, lleva una vida muy extraña, bebe demasiado. Preferiría conocer a Sherlock Holmes. Pero por otro lado, creo que es mucho más fácil escribir sobre una persona que uno no quiere demasiado. Es muy difícil narrar sobre una persona que usted ama. Es mucho más simple escribir sobre alguien que no queremos.

Su última novela publicada en español, "El chino", no está protagonizada por Wallander. Por el contrario hay tres mujeres que se convierten en personajes fundamentales de la trama: Birgitta Roslin, Vivi Sundberg y Hong Qui. ¿Quiso señalar algo en particular con esa elección?


Es una buena pregunta porque tenía una idea de hacer un libro donde las mujeres fueran los personajes principales. Y como hombre, generalmente me resulta más interesante escribir sobre mujeres. Y supongo que si fuera mujer, me resultaría mucho más interesante escribir sobre hombres. Era un desafío para mí. Por eso, decidí armar esta historia muy complicada con personajes femeninos. Era un desafío que debía enfrentar.

¿Al indagar en la cuestión china, imagina un escenario en el que haya una guerra entre ese país y Estados Unidos?


No.

Una guerra económica...


La guerra económica ya empezó. Me gustaría decirlo de la siguiente manera: hace un poco más de un siglo, algo muy importante sucedió en el mundo. Fue cuando la economía de los Estados Unidos superó a la economía de Inglaterra y se convirtió en la primera economía del mundo. Eso fue hace cien años. Muy pronto, volverá a ocurrir. China pasará a la economía de EE.UU. Y nosotros sabemos, en nuestras vidas lo que ha sido tener a EE.UU. como el número 1 en la economía, en las guerras, en la cultura, en todo. Creo que dentro de diez años, incluso en la lengua española, incluso aquí en la Argentina, va a haber palabras chinas en el idioma. Estoy convencido de eso. Todos usamos un montón de palabras en inglés. Pronto tendremos muchas palabras en chino porque el impacto de China será enorme en el futuro. Pero no creo en una guerra. Y también tiene que recordar que tenemos una tercera economía que está creciendo rápidamente, que es la India. De modo que creo que lo que veremos en el futuro para el resto de nuestras vidas será una especie de competencia entre Asia –China, India– y el resto del mundo. No sé cómo será, no lo sé, pero no creo que haya una guerra así. Creo que los chinos son muy inteligentes como para pensar en ir a una guerra contra los EE.UU., porque EE.UU. será durante mucho tiempo la mayor potencia militar en el mundo. China sabe que no la igualará. Sabe qué, creo que vivimos una época muy interesante.

Uno de los elementos esenciales de "El chino" es el que refiere a la presencia china en Africa...

Sí, esa es la idea del libro. Me parece fantástico que China salga al mundo a hacer negocios con países del Tercer Mundo. Eso es bueno. Pero empecé a ver que, a la larga, los chinos tienen una suerte de dimensión colonial en sus modales. Es decir: los chinos son muy racistas. Los chinos van a Africa y tratan muy mal a los africanos. Es un problema. Lo he visto. Y eso es lo que me preocupa. Y por eso escribí el libro. No sé si es un hecho, pero yo levanto el dedo para alertar: ¡Cuidado! Ya veremos si tengo o no razón. Creo que es importante hablar sobre lo que está haciendo China. El problema con China es que dice: nosotros no interferimos con la política de su país porque no dejamos que nadie interfiera con la política de nuestro país. Eso es malo porque, supongamos que hoy hubiera una dictadura militar en la Argentina. Ellos vendrían y dirían: nosotros sólo hacemos negocios, no nos importa. Les importa un comino que haya una dictadura o lo que sea. Es algo problemático.

Suecia y Africa están distanciados por miles de kilómetros. ¿Cómo lleva su vida viviendo en lugares tan disímiles?


El hecho de dividir mi tiempo entre Suecia y Africa me proporcionó distancia y perspectiva. El paisaje invernal congelado de Härjedalen, en el norte de Suecia, me recuerda el paisaje árido de Mozambique y viceversa, así como el calor seco de Africa puede recordarme el frío de Suecia. Lo mismo ocurre cuando hablamos de la escena de un crimen en Ystad y de la pobreza en Africa. Puedo pasar con facilidad del mundo de Kurt Wallander a un chico sin hogar de Africa, ya que siempre parto de lo mismo, de entender mejor el mundo en que vivimos.

¿Cómo es la visión del mundo desde Africa?


Yo daría vuelta la pregunta. Si usted abre un diario, en cualquier lugar del mundo y dice algo sobre Africa, lo único que verá es cómo ese continente muere, no cómo vive. Creo que la forma en que describen a Africa en los medios masivos es muy mala. Es como si en Africa la gente se estuviera muriendo y nada más. Pero no es verdad. Los africanos luchan, sueñan y aman y trabajan como todos los demás. Me enojo mucho cuando veo esa imagen de Africa porque no es verdadera. Yo vivo ahí. Lo sé. ¿Por qué es así? Yo creo que porque Africa actualmente es muy pobre. Es el continente más pobre. Y lo es porque a la gente no le interesa. Van a seguir explotando a Africa para explotar sus materias primas. Hay que preguntarse y analizar cosas como qué son las materias primas. Incluso los jugadores de fútbol son materia prima. Le daré otro ejemplo en otra área. Manchester, Inglaterra por un lado y por otro tenemos un país en Africa llamado Malawi. En este momento, hay más malawis trabajando en Manchester que en todo Malawi...

Mucha gente en el mundo, y aquí en la Argentina, piensa que Suecia es un paraíso. ¿Para usted lo es también?


Debe tener presente que no fuimos nunca nosotros los que dijimos que Suecia es un paraíso. Ustedes lo dicen. Es una especie de mitología eso de que Suecia es un paraíso. Suecia es una sociedad muy decente para vivir pero no un paraíso. Hace treinta años, había otra mitología referida a Suecia: el de las rubias suecas. Es absurdo. Eso nunca existió. Ustedes crearon la mitología sobre Suecia, no nosotros. Suecia no es un paraíso, nunca lo fue, pero sí es una sociedad decente. Con muchos problemas, pero una buena sociedad. Paraíso, no señor.

¿Y como sueco, se siente culpable de algo?


No, culpable no. Pero creo, cada día, que estamos viviendo en un mundo terrible. Y yo trato de usar mi poder, en la medida de lo posible, para hacer algo al respecto. Y doy dinero. Podría ser un hombre muy rico pero regalo el dinero. Acabo de dar un millón y medio de dólares para crear un hogar para niños huérfanos en Africa para que puedan tener un futuro. Eso es algo maravilloso que se puede hacer. Pero culpa no. Estoy muy enojado y trato de luchar contra esto. Cada mañana me levanto con el sentimiento de que estamos viviendo en un mundo terrible. Tenemos una crisis financiera en el mundo y los que más están sufriendo son los que nunca tuvieron nada que ver con esa crisis. Son las personas más pobres de la Argentina y de Africa. ¿Qué han tenido que ver con Wall Street y Estados Unidos? Nada. Y son los que más están sufriendo. Eso es algo terrible. Camino por la calle aquí y veo a familias enteras viviendo en las calles y me pregunto, Dios mío, ¿qué tiene que ver esta gente con Wall Street? Nada. Por eso, vivimos en un mundo terrible. Estoy muy enojado. Y seguiré estando enojado toda mi vida. Espero.

En su novela "Asesinos sin rostro", una anciana, antes de morir, susurra una palabra: "extranjero. .." En el libro esa palabra tiene un peso muy fuerte...


Pero mire, en ese libro, la historia trata de la xenofobia y el racismo. Y en esa historia fueron realmente unos extranjeros los que cometieron ese crimen y yo siempre prefiero hablar de eso que no hacerlo. Creo que vivimos en un mundo donde hay mucha xenofobia y mucho racismo. Y una cosa que podemos hacer es hablar del tema. Ese libro tiene casi 20 años pero creo que es tan actual hoy como hace 20 años.
Hanif Kureishi dice que los talleres de escritura son las nuevas clínicas psiquiátricas. ¿Usted qué piensa?

Diría: sin comentarios. Por otro lado, pienso que eso tiene dos aspectos. Si la gente siente que le gustaría escribir y entonces va a aprender, me parece bien. Pero si usted hace un curso sólo para ganar dinero en el que está engañando por ejemplo a chicos jóvenes que van y pagan porque les dicen que van a ser escritores, eso es muy malo. Pero contar historias siempre me parece importante, de modo que me parece que eso presenta dos aspectos.

¿Y usted, qué tipo de formación tuvo?


Ninguna. Simplemente escribir. Lo decidí cuando era joven y no he hecho otra cosa en mi vida. Empecé a escribir muy temprano. A los 19 años ya tenía mi primera obra de teatro llevada al escenario; a los 23 ya saqué mi primer libro. Nunca hice otra cosa. Soy una persona muy feliz ahora porque hago lo que soñé de chico. Nunca soñé otra cosa. Simplemente hice esto. Hoy hago exactamente lo que pensaba cuando tenía 10 años.

¿Y los sueños para usted, qué tan importantes son? ¿Lo ayudan a escribir...?


No creo que los sueños sean más importantes que otras cosas. Mis historias vienen de todas partes. Podrían salir de usted mismo, de esta habitación, de algo que leo, o de algo que sueño. No creo que los sueños sean específicamente importantes para mí.

Juan José Millás dice que hay cosas que quisimos preguntarles a nuestros padres pero que nos acordamos demasiado tarde de hacerlo... ¿Le quedaron preguntas sin responder?


No, no realmente. Mis padres –tanto mi padre como mi madre– están muertos. Pero yo creo que conseguí hablar con ellos de todo antes de que murieran o sea que no tengo la sensación de: ¡ah, hay tantas cosas que no sé! Y es lo que trato de hacer con mis hijos. Les digo: háblenme ahora, mientras estoy vivo. No esperen. Es lo que les digo.

¿Qué imagen le viene a la mente cuando escucha la palabra Argentina?


Ahhhhh, algo bueno. Algo mágico, algo místico. Porque cuando yo era chico, Buenos Aires, Argentina, tenía cierto toque místico, mágico. Brasil siempre fue Brasil: samba, todo era muy claro. Pero Argentina tenía algo de mágico, de oscuro, de secreto. En mi caso, siempre tuve la sensación de que mucha gente decía: Ah, tengo ganas de ir a Río de Janeiro. Y yo siempre decía: no, yo tengo ganas de ir a Buenos Aires. Y me preguntaban ¿por qué? ¿Tienen un festival de samba o algo? No, decía yo, iré a ver tango, lo que sea; pero quiero ir. No me pregunte por qué tengo esa imagen. Probablemente porque leí sobre la Argentina.

¿Y cuando escucha el nombre de Dagmar Hagelin?


Por supuesto, pero yo hablo de un impacto de Argentina antes de la dictadura. No se olvide de que yo soy un viejo, o sea que había pensado en la Argentina antes, pero la dictadura me hizo no venir a la Argentina. Porque nunca fui a España estando Franco y nunca iba a venir aquí en esa época. Y por supuesto Dagmar Hagelin fue un símbolo de la crueldad del capitán Astiz. Son personas sobre las que sabemos pero mi imagen de la Argentina se remonta mucho más lejos: a Eva Perón y Juan Perón. Durante la dictadura hubo muchos argentinos que vinieron a Suecia y algunos volvieron. Llegaron a Suecia en esos años, esos tiempos terribles.

En "El chino" usted describe a los maoístas en los años sesenta suecos. ¿Usted fue maoísta?


No, no, no. Siempre fui muy radical pero nunca fui estúpido. Nunca entré en esas sectas extremas. Son casi como una religión. Nunca formé parte, pero lo veía y escribí mucho sobre eso. Radical sí fui. Pero nunca estuve en esa escena.

¿Hay algo que añora en su vida, algo de otra época, una nostalgia?


Sí, quizá, no haber tenido una hija... Siempre quise tener una hija pero tuve cuatro varones. Pero no puedo decir que añoro. Creo que no añoro nada. Mi privilegio es que no recibí nada gratis. Mi padre no era rico. Tuve que trabajar por todo, pero mi privilegio fue poder trabajar en lo que quería, nadie me lo impidió, pero nunca tuve nada gratis. Nunca.

¿En qué lugar del mundo desconocido le gustaría despertar o dormirse...?


Me gustaría mucho ir a la Isla de Pascua. También me gustaría visitar otra isla. ¿Conoce la historia del motín del Bounty? Es de hace 200 años. Un barco inglés llamado Bounty bajo el capitán Bligh. La tripulación se amotina y ponen al capitán en otro barco y lo mandan a una isla. Esa isla se llama Pitcairn y está en la Polinesia. Hoy usted puede ir y encontrar a la gente emparentada con los descendientes de esos ingleses que llegaron a la isla. Después me gustaría ir a la Antártida y supongo que podría cenar ahí. Le mencioné tres islas: la Antártida también es una isla.

¿Le habría gustado vivir en una época en particular?


No. Creo realmente que nuestro tiempo es muy dinámico y es una época muy excitante.

¿Es este el mundo en que soñó vivir cuando era joven?


No. Este mundo es mucho peor de lo que pensé. Estamos viviendo en un mundo malo.

¿Cómo le gustaría ser recordado?


Espero ser recordado como una persona que por lo menos trató de hacer el mundo un poquito mejor. Nada menos.

Mankell Básico |Estocolmo, 1948. Escritor

Desmond Tutu escribió: "Si oímos a alguien gritar en las escaleras pidiendo ayuda, podemos hacer dos cosas: subir el volumen del televisor o prestar auxilio. Henning Mankell prefiere morir antes que subir el volumen del televisor, y nos enseña que esa elección depende exclusivamente de nosotros". Mankell no sólo creó al detective Kurt Wallander sino que también dedica la mitad de su vida a vivir y trabajar en Africa. En Mozambique dirige el teatro Avenida que él mismo creó. En el año 2000, cuando ese país fue devastado por grandes inundaciones, Mankell se unió a Médicos sin Fronteras y denunció que la ayuda de Occidente era escasa y tardía. Escribió: Los perros de Riga; El hombre sonriente; La falsa pista; Antes de que hiele; Comedia infantil; todos publicados por Tusquets.
[giecoleon]

Noam Chomsky: Irán es demasiado independiente y desobediente

Noam Chomsky no necesita presentación. Indiscutiblemente, se trata del catedrático y analista sociopolítico más importante de la era contemporánea y "está considerado junto a Marx, Shakespeare y la Biblia, como una de las diez fuentes más citadas de las humanidades, y es también el único escritor entre ellos que aún está vivo" de acuerdo con The Guardian.

Por Kourosh Ziabari | Foreign Policy Journal

En referencia al libro "Hegemonía y supervivencia" de Chomsky, el presidente de Venezuela Hugo Chávez, dirigiéndose a las Naciones Unidas, dijo: "los invito, con el mayor de los respetos, a aquellos que aún no han leído este libro, a que lo hagan."

En respuesta a la pregunta formulada en una entrevista en 2006 acerca de qué acciones hubiese tomado en caso de ser presidente, Chomsky respondió: "Instauraría un Tribunal de Crímenes de Guerra para mis propios crímenes, porque si asumiera esa posición, tendría que tratar con la estructura institucional y con la cultura, la cultura intelectual. La cultura debe ser curada".

En esta entrevista conversé con el profesor Chomsky acerca de Irán, los asuntos nucleares, las relaciones entre Washington y Teherán, y el impacto global de los grupos sionistas. Un extracto de esta conversación fue publicado primeramente en el diario iraní en inglés Tehran Times.

Profesor Chomsky, usted ha reiterado en numerosas ocasiones que la mayor parte de los países del mundo – incluyendo a los miembros del Movimiento de Países No Alineados- apoya el programa nuclear iraní; sin embargo, los neoconservadores estadounidenses continúan proclamando su agresivo lema. ¿Porqué?

No sólo el Movimiento de Países No Alineados, sino también la gran mayoría de los estadounidenses cree que Irán tiene derecho a desarrollar energía nuclear. Pero casi nadie en Estados Unidos es consciente de ello. Esto incluye a aquellos que son encuestados, y que probablemente creen que son los únicos que piensan así. Nunca se publica nada sobre este tema. Lo que incesantemente aparece en los medios es que "la comunidad internacional" exige que Irán detenga el enriquecimiento de uranio. En casi ningún medio se explica que el término "comunidad internacional" es usado convencionalmente para referirse a Washington y a quienquiera que esté de acuerdo con ello, no sólo en este asunto, sino en general.

La mayor parte de los analistas de asuntos internacionales aún no pueden asimilar el doble criterio nuclear del gobierno de Estados Unidos. Aunque apoya el arsenal atómico de Israel, continúa presionando a Irán para que detenga sus programas nucleares. ¿Cuáles son las razones? ¿Posee la IAEA autoridad suficiente para investigar los casos de armamento atómico en Israel?

El punto fundamental fue explicado con franqueza por Henry Kissinger. El Washington Post le preguntó porqué razón ahora él afirma que Irán no necesita energía nuclear, y que, por lo tanto, debe estar trabajando para construir una bomba, mientras que en 1970 insistió en que Irán necesitaba energía nuclear y que Estados Unidos debía proveer al sah con los medios para desarrollarla. Su respuesta fue puro Kissinger: "Era un país aliado", y por ello necesitaba energía nuclear. Ahora que ya no es un país aliado, no necesita energía nuclear. Israel, por su parte, es un aliado, más precisamente un estado cliente. Por lo tanto hereda del amo el derecho a hacer lo que desea.

La IAEA posee la autoridad, pero Estados Unidos nunca permitiría que haga uso de ella. El nuevo gobierno de Estados Unidos no ha dado muestras de ningún cambio en este sentido.

Existen cuatro estados soberanos que el TNP aún no ha ratificado, y que desarrollan libremente bombas atómicas. ¿Será Irán liberado de las constantes presiones; debe detener su ratificación y retirarse del tratado?

No, eso sólo aumentaría las presiones. Además de Corea del Norte, todos esos países reciben apoyo extensivo de Estados Unidos. El gobierno de Reagan fingía no saber que su aliado Pakistán estaba desarrollando armas nucleares, de modo que la dictadura pudiera recibir ayuda masiva de Estados Unidos. EUA ha aceptado ayudar a India a desarrollar sus instalaciones nucleares; Israel es un caso especial.

¿Qué factores probables podrían dificultar la realización de conversaciones directas entre Irán y EUA? ¿Es mayor la influencia de los grupos de Israel que la del sistema corporativo de Estados Unidos?

El grupo de presión israelí ejerce cierta influencia, pero limitada. Esto se demostró en el caso de Irán, una vez más, el verano pasado, durante la campaña presidencial, cuando la influencia de los grupos se encuentra en su apogeo. El grupo israelí buscaba que el Congreso aprobara la legislación para lograr el bloqueo a Irán, un acto de guerra. La medida obtuvo un apoyo considerable, pero luego, de pronto, desapareció, probablemente debido a que la Casa Blanca dejó en claro, con discreción, que se oponía.

En cuanto a los verdaderos factores, aún no contamos con registros suficientes, de modo que es necesario especular. Sabemos que la gran mayoría de los estadounidenses quiere llevar una relación normal con Irán, pero la opinión pública rara vez ejerce algún influjo sobre la política. Las grandes compañías de EUA, incluyendo a las poderosas corporaciones de energía, quisieran poder explotar los recursos petroleros de Irán. Pero el Estado insiste en lo contrario. Supongo que la razón principal es que Irán es demasiado independiente y desobediente. Los grandes poderes no toleran lo que ellos consideran parte de sus dominios, y las regiones de mayor producción de energía en el mundo han sido desde hace tiempo dominio de la alianza anglo-estadounidens e, ahora con Gran Bretaña reducida a socia subalterna.

¿Habrá una transformació n táctica o sistemática en la aproximación de los medios de comunicación masiva hacia Irán durante la presidencia de Obama? ¿Podemos esperar una reducción de la propaganda anti-iraní?

Por lo general, los medios adhieren al sistema general de la política de estado, aunque algunas veces los programas políticos son criticados con fundamentos tácticos. Por lo tanto, todo depende de la postura que asuma el gobierno de Obama.

Finalmente, ¿Usted cree que el presidente de los Estados Unidos debería seguir la propuesta de Irán y disculparse por los crímenes históricos contra Irán?

Creo que lo poderoso siempre debe reconocer sus crímenes y disculparse por las víctimas, es más, debería también reparar los daños. Por desgracia, el mundo está mayormente regido por la máxima de Tucídides: el fuerte hace lo que quiere, y el débil sufre como debe. De a poco, con el pasar del tiempo, el mundo se va tornando cada vez más civilizado, en general. Pero aún queda un largo camino por transitar. [Traducido por Julieta Tonello y revisado por Yaotl Altan, miembros de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística]

En el umbral de nuevos mundos

El interés de Estados Unidos por la literatura latinoamericana continúa con la edición especial de la revista Zoetrope: All-Story, de Francis Ford Coppola, dedicada a diez jóvenes autores e ilustrada por Guillermo del Toro. Una muestra de la multiculturalidad, la diversidad y el riesgo que asumen sus autores

Por WINSTON MANRIQUE SABOGAL | © Babelia

Otra cerilla se ha encendido sobre América Latina. Es la cuarta en diez meses que deja ver la riqueza de su literatura emergente. Empezó con el Premio Pulitzer 2008 a Junot Díaz (por La maravillosa vida breve de Oscar Wao), escritor de origen dominicano que escribe en inglés, a la cual siguió la Feria del Libro de Madrid dedicada a esos 19 países, más tarde fue el descubrimiento de Roberto Bolaño en Estados Unidos y su repercusión mundial y, ahora, la primavera ha llegado con una edición especial de la prestigiosa revista estadounidense Zoetrope: All-Story dedicada a diez narradores jóvenes.

Las miradas vuelven a buscar el continente. Pero no encontrarán el tan profetizado nuevo boom, sino el redescubrimiento pausado y normalizado de un territorio narrativo cuyo talento y calidad de temas y estilos nada tienen que envidiar a lo creado en otros países o continentes.

Alejados del tópico tropical que ha circunscrito América Latina a cercas y mojones macondianos, los diez narradores elegidos por Zoetrope se expresan a través de lo mejor que tienen: sus voces creativas en cuentos. Historias. No hay palabras ni declaraciones por parte de ellos. Sólo literatura. Y en inglés y en español, ilustradas por el cineasta mexicano Guillermo del Toro.

"Un proyecto así debe hacerse cada cinco o siete años, para que la visión de la literatura latinoamericana en Estados Unidos no quede estancada", afirma Daniel Alarcón, escritor peruano y uno de los responsables junto a su colega y paisano Diego Trelles Paz de esta edición especial. Zoetrope: All-Story (www.all-story. com) es la revista que el cineasta Francis Ford Coppola tiene en San Francisco (California) desde 1997, y que se ha ganado un sitio dentro de las publicaciones literarias, bajo la edición de Michael Ray.

No se trata de una lista de los mejores escritores latinoamericanos. Sólo una muestra de la diversidad del actual mapa humano y literario que puebla el continente. De su vocación universal, cosmopolita y multicultural.

Sanín, Hasbún, Menéndez, Pron, Bortagaray, Zambra, Ungar, Estrada, Stigger, Zupcic.

Nacidos al sur y al norte de la línea del Ecuador, estos autores han bebido de toda la literatura universal, y parecen estar más allá de nacionalismos. Pueden admirar tanto a Jorge Luis Borges como a Toni Morrison, releer a Homero como a Vargas Llosa, reconocer la innovación de Cervantes como de García Márquez, o aprender de León Tolstói como de Alice Munro. Y con influencias tan variadas como la música, el cine o las artes en general. Unos viven en sus países, otros fuera de ellos y alguno en periplo constante.

La posibilidad de que estos diez talentos sean leídos en inglés en Zoetrope significa no sólo su puesta en un escenario global o "la entrada al mercado norteamericano" , según Daniel Alarcón, sino también la visibilizació n de la creación plural que brinda un continente.

Nostalgia y nostalgias; miedos e incertidumbres; amor, ilusiones o desconciertos; ritmos pausados, ritmos sincopados, ritmos veloces, ritmos propios; historias compactas o fragmentadas, traslúcidas o inquietantes; vidas reales o simuladas, dubitativas; escritores que tratan con sus palabras de describir o comprender el entorno, pero sobre todo de contar, compartir, narraciones colindantes con escrituras clásicas o arriesgadas.

Este renovado interés por la actual literatura latinoamericana tiene su origen en Bogotá 39, el evento organizado por el Hay Festival en agosto de 2007 que reunió a 39 escritores menores de 40 años en la capital colombiana. Allí se verificó ese vigor literario, pero también se confirmó que para que su literatura se difunda o sea reconocida aún debe pasar por España, que sirve de gran altavoz y avalador. Otro impulso para esta edición especial de la revista de Coppola fue el libro El futuro no es nuestro, editado por Diego Trelles, que reúne veinte relatos de jóvenes escritores latinoamericanos.

Zoetrope ha abierto otra ventana a través de la cual si alguien se asoma un poco más podrá ver a otros escritores a cuya vigencia ha contribuido su publicación en España, entre ellos, Jorge Volpi, Santiago Roncagliolo, Guadalupe Nettel, Mario Bellatin, Iván Thays, Edmundo Paz Soldán, Andrés Neuman, Juan Gabriel Vásquez, Wendy Guerra, Gonzalo Garcés o Karla Suárez, varios de ellos con algunos premios. Un panorama al que podrían sumarse otros que, aunque también editados en España, podrían dárseles un poco más de impulso, como Leonardo Valencia, Eduardo Halfon, Álvaro Enrigue o el mismo Daniel Alarcón.

Sólo tres del especial de Zoetrope: All-Story están editados en España: el cubano Ronaldo Menéndez, el argentino Patricio Pron y el chileno Alejandro Zambra. En la cola para disfrutar quedan, entonces, los otros siete: la uruguaya Inés Bortagaray, el boliviano Rodrigo Hasbún, la mexicana Aura Estrada, la brasileña Verónica Stigger, el venezolano Slavko Zupcic y los colombianos Carolina Sanín y Antonio Ungar. Mundos literarios a la espera de ser descubiertos más allá de tópicos. [fontanamoncada]

Los niños vestidos de negro

Por José Saramago | © Boomeran(g)

Me contó una amiga querida – la pintora Sofía Gandarias – que, hace algunos años, durante una visita de trabajo a Sri Lanka, antiguo Ceilán, se sorprendió al encontrar en las calles a grupos de niños vestidos con túnicas negras. No le pareció que se tratara de una señal distintiva de alguna casta o etnia particular, sobre todo porque ningún adulto vestía de esa manera. De pregunta en pregunta, de indagación en indagación, acabó encontrando una explicación para las insólitas vestimentas. Las familias de esos niños habían sido convencidas para entregar a sus hijos a militantes del islamismo en su versión violenta, la jihad, para que acaben convirtiéndose en mártires de la revolución islamista, o, dicho con otras palabras, se pongan un día un chaleco cargado de explosivos y vayan a hacerlos explosionar en un mercado, una discoteca, una estación de autobuses, en el sitio donde puedan causar más muertes. Ignoro si a esos padres y esas madres les pagaron compensaciones materiales o si todo acabó en la promesa fácil de una entrada inmediata en el paraíso de Alá. No lo sé. No sé si aquellos niños de túnica negra todavía estarán a la espera de que les llegue su hora o si ya no pertenecen a este mundo. No sé nada. Y me voy a quedar por aquí. No es que me falten las palabras, es que me repugnan. [giecoleon]

La batalla de los egos

Norman Mailer entendió como nadie a Muhammad Ali: "Una vez que se adueña del escenario, jamás amaga con dar un paso atrás para ceder su lugar a los demás actores"

Por JUAN GABRIEL VÁSQUEZ | © Babelia

El boxeo ha tenido tres grandes escritores en la segunda mitad del XX, pero sólo uno de ellos puede ponerse un par de guantes sin que la imagen, por la razón que sea, nos parezca incoherente. George Plimpton era un aristócrata fascinado por el boxeo como fascina a un antropólogo una nueva tribu, y la silueta delgada y diminuta de Joyce Carol Oates no invita a pensar en grandes batallas sobre el ring. Pero Norman Mailer, el único heredero de Hemingway, el hombre de acción que fue veterano de guerra y candidato a la alcaldía de Nueva York, que tuvo seis esposas y atacó a una de ellas con un cuchillo, que le mordió una oreja a un actor al mejor estilo Tyson, el hombre de la personalidad desmesurada y autor de desmesurados libros, él sí: él sí tenía la rara combinación de presencia física y aura psicológica que asociamos con los grandes boxeadores. En una palabra: tenía el ego. Su ego monumental explica esa fascinación que sintió siempre por Muhammad Ali, y explica, por supuesto, el éxito con que llevó a cabo la empresa, mucho más difícil de lo que parecería a simple vista, de escribir sobre él. Mailer le dedicó esa maravilla que es El combate -la crónica sobre la pelea Ali-Foreman en Zaire, en 1975- y una de sus mejores piezas periodísticas: En la cima del mundo. En la cual, como no podría ser de otro modo, Mailer comienza hablando de egos.

"Muhammad Ali se presenta como el más perturbador de todos los egos", escribe Mailer. "Una vez que se adueña del escenario, jamás amaga con dar un paso atrás para ceder su lugar a los demás actores". Para Mailer, Ali tiene el ego más grande de Estados Unidos: "Lo que distingue el noble ego de los boxeadores profesionales del ego más ruin de los escritores es que los primeros viven experiencias en el ring que a veces resultan grandiosas, incomunicables, sólo comprensibles para otros boxeadores que han alcanzado un nivel similar o para mujeres que han tenido que vivir cada minuto de un angustioso parto: experiencias que son, en último término, misteriosas" . A ese misterio en general, y al misterio en particular que es Muhammad Ali, se dedica Mailer durante estas setenta páginas, y su material de estudio no podría ser mejor. En 1971 Ali, antiguo campeón de los pesos pesados, intentó recuperar el título ante Joe Frazier; y la pelea, por lo que había sucedido en los tres años y medio precedentes, por el ambiente social y político que se vivía en Estados Unidos, era mucho más que el intento de volver a apropiarse de un cinturón. "El combate del siglo", la llamó esa hiperbólica manía norteamericana: pero esta vez la hipérbole se ajustaba a la realidad.

Y es por eso que el magnífico prólogo de Andrés Barba es tan necesario en este libro. La crónica es Mailer en estado puro; pero es imposible vivirla como merece ser vivida sin haberse empapado de antecedentes. "Para entender cabalmente el texto", escribe Barba entre muchas otras iluminaciones, "hay que retrotraerse unos años atrás, a una entrevista un tanto accidental realizada por un periodista llamado Lypsite para el Philadelphia Inquirer". Estamos en 1967; la guerra en Vietnam acababa de estallar, y Ali era candidato al famoso draft. El resto, bueno, el resto lo recuerdan los lectores: el periodista preguntando qué opinaba Ali de la guerra, y Ali pensando un rato y respondiendo al cabo de un instante de esos que cambian vidas: "A mí el Vietcong ése no me ha hecho nada". En el original: "I ain't got no quarrel with them Vietcong". Una frase inculta, una frase espontánea, una frase carente de la premeditación que Ali, ese ilustre insolente, daba a cada cosa que le salía de la boca. Esas ocho palabras están por todas partes en el combate con Frazier, lo moldean, lo deciden. Porque Ali, tras negarse a ir a la guerra, fue sancionado y, aunque logró evitar la cárcel, no evitó la prohibición de pelear. Así que la crónica de Mailer sorprende a Ali en un momento difícil: ya no es el hombre que flota como una mariposa y pica como una abeja. Es un hombre golpeado, un hombre hundido por los mejores esfuerzos del sistema. Un hombre que ya es historia.

En la cima del mundo es parte de las razones por las que las novelas de Mailer, para muchos, no están a la altura de su mejor nonfiction. Es el guante que encuentra su mano: pocas veces un tema se había topado con su autor con esta propiedad. Los textos de Mailer sobre Picasso o sobre Marilyn Monroe son grandes ejemplos de su penetración psicológica -Mailer era capaz de entender la esencia de sus víctimas de una mirada-, pero en los escritos sobre Ali revela un grado más alto de sintonía: en sus palabras, en las páginas de El combate y de En la cima del mundo, uno de los hombres más complejos del siglo XX es casi (subrayo casi) comprensible. Mailer entendía a Ali probablemente como nadie lo ha entendido, porque un campeón de pesos pesados y un escritor que se veía como Mailer se veía no son, en el fondo, distintos. "Cuando se alzan con el título de campeón", escribe Mailer de los pesos pesados, "empiezan a tener vidas interiores comparables a la de Hemingway, Dostoievski, Tolstói, Faulkner, Joyce, Melville, Conrad, Lawrence o Proust". Son los mismos nombres que Mailer, según declaró una vez, tenía en mente a la hora de escribir.

En una de las últimas entrevistas que dio, poco después de publicar El castillo en el bosque, Mailer imaginó que llegaba al cielo y un ángel le preguntaba cómo le gustaría reencarnar. "Bien", respondía Mailer, "me parece que me gustaría ser un atleta negro. No importa dónde me pongas, estoy dispuesto a correr riesgos. Pero sí, eso es lo que quiero ser, un atleta negro". Leyendo En la cima del mundo podemos aventurar en quién estaba pensando. [fontanamoncada]

Mizaria| El deseo

Por Joan Mateu © mediaIsla

Enfadada, le deseó el peor de los males a su amiga: "Ojalá te muerda un vampiro para que jamás puedas verte en un espejo" [Joan Mateu, España]

Crisis y decadencia mundial

Por Nieves y Miro Fuenzalida | © mediaIsla

Bob Dylan, el ídolo musical de los 60s, retorna hoy con un nuevo álbum en donde habla de los tiempos difíciles  que nos toca vivir, especialmente para "aquellos que nos ubicamos en los márgenes lejanos de la vida. Miramos el panorama en el que crecimos enmohecerse y descubrimos el lado obscuro de la gente a la que le confiamos nuestros sueños". El poeta cantor, concientemente o solo por coincidencia, lucha con un mundo gris que pareciera carecer de sentido o respuestas. La vida es dura y más allá de aquí no hay nada.

La tradición de la decadencia de nuestro mundo es tan vieja como el mundo mismo. La encontramos a través de los siglos en Hesiodo, en la historia de Roma de Livy, en los anuncios apocalípticos  de los sermones del inglés Wolfstan y, por supuesto, en la Decadencia del Occidente de O. Spengler.  Tan antigua que se podría decir que la civilización  contiene su propia decadencia desde el mismo momento que nace. La historia es bien conocida.  Los viejos valores se debilitan y solo nos quedamos  con el cínico y estúpido auto interés. Y, lo peor de todo, la vuelta a los valores del pasado, aunque quisiéramos,  no es una opción.

La dimensión y profundidad nunca antes vista de la actual crisis financiera mundial ha empezado a provocar  un estado de temor continuo que trae de vuelta las profecías del Armagedón. Los optimistas pueden reírse de los profetas de la decadencia, pero la historia nos muestra que las civilizaciones pueden realmente decaer  después de  episodios recurrentes de profunda inseguridad y violencia. No se trata de que la decadencia sea una fatalidad, pero ello tampoco nos autoriza  a deshacernos de las  profecías de la decadencia tan fácilmente. El filosofo español José Ortega y Gasset acostumbraba a decir que el tigre no puede destigrarse, pero el hombre puede deshumanizarse y no seria extraño que un día retornara a la somnolencia del mundo animal.

En  el momento en que el ano 2008 dio paso al 2009 nuestra conciencia colectiva empezó a ser dominada por  una idea fija. La crisis financiera ocupo y continúa ocupando la atención de nuestra vida privada y publica.  Y con buenas razones. En nuestra sociedad el dinero ha asumido un rol sin precedente en la historia humana y  hasta no hace mucho  la idea del intercambio de mercancías  en un  libre mercado que cubriera a todo el planeta no hubiese sido posible, ni tampoco deseable. Si en los 90s el eslogan fue "es la economía, estúpido" hoy día la crisis actual del crédito redobla el esfuerzo político para obtener una mejor  eficiencia en los costos y lograr un mayor retorno. Un llamado masivo a la austeridad, dentro de este marco, no es la respuesta a la crisis. Desde la segunda guerra mundial hemos venido escuchando a los economistas progresistas decir que se ha venido produciendo una lenta disminución del flujo de  dinero en los sectores de servicios públicos y un tremendo aumento dirigido hacia los sectores más productivos. Esta es la tendencia que conocemos mejor como neoliberalismo o neoconservatismo que ha significado una continua sustracción del dinero  de la educación, la salud, la  infraestructura y los estudios académicos cuya productividad futura no pueda estimarse con certidumbre. La idea implícita es que a nivel económico  es posible distinguir un proceso de diferenciació n que separa lo bueno de lo malo y lo productivo de lo que es desperdicio.

Países completos y gran parte del planeta han experimentado una y otra vez, por miles de anos, lo que la clase media de los países altamente industrializados hoy día vive. Quedar abandonados en el desierto de la recesión y  el fracaso económico, ser  los perdedores en el juego social. Según la narrativa de los grupos dirigentes el colapso económico no se ha debido  a la debilidad del sistema, sino al fracaso y decadencia moral. No al capricho del destino, sino a nuestra  codicia desmesurada, a nuestra ambición que nos lleva a vivir más allá de nuestros medios. ¿No es  irónico que las victimas del actual colapso económico sean justamente las responsables de la nueva decadencia, considerando que por anos se les había venido diciendo que consumir era un acto patriótico?

La creencia filosófica al centro de la ideología neoliberal es la de que cada aspecto de nuestra vida (política, educación, familia, agua, incluso el aire que respiramos) debería estar sujeto a un cálculo de valor universal. Este cálculo universal, al igual que cualquier otro ideal moral, obliga a la acción y al castigo. Pero, a diferencia de cualquier otro sistema moral, la única acción que realmente cuenta, en ultima instancia, es la de comprar barato y vender caro, la de promocionar inteligentemente nuestras mercancías o promocionarnos a  nosotros mismos. La única fuente verdadera  de culpabilidad, según esta manera de ver las cosas, es la ausencia de auto interés. La conducta moral que realmente cuenta es la adquisición  de tantos valores materiales o espirituales como sea posible. Y si los valores espirituales se consideran superiores es solo porque llaman al deseo del otro. Al deseo de que el otro me desee. La civilización reducida a  la moral del auto interés.

Las crisis económicas han ocurrido una y otra vez en la historia reciente y ellas no han cambiado la explotación, el racismo, el imperialismo, el sexismo o la desigualdad económica y hoy ya  escuchamos por todos lados las voces que indican que esta nueva crisis nada cambiara.  Solo proveerá al neoliberalismo con una nueva forma para reajustar y calibrar el marco económico que constantemente esta amenazando con desintegrarse. 

Lo que si es nuevo, en cambio, es que esta  crisis financiera que se ha producido e intensificado en los últimos meses representa una tremenda perdida de valores justamente para aquellas instituciones de producción privada que se habían definido como modelos en contra de los perdedores en la carrera  del capitalismo global. En verdad, los promotores del egoísmo como norma  de productividad universal estaban equivocados, por lo menos, por ahora. Su incapacidad total para  ver el futuro es lo que mas resalta y domina en la prensa y la vida publica. Lo que es nuevo es la gigantesca dimensión del proceso que ahora abarca a todo el planeta. La expansión cuantitativa ha traído un cambio cualitativo. Un nuevo acontecimiento global que objetivamente se presenta como un  fenómeno económico impredictible  y que subjetivamente pone a prueba los limites y riesgos del sistema de control y comunicación tecnológica que ahora  permite a la mayor parte de la población mundial escuchar en minutos o segundos la ultima palabra del colapso financiero. La fascinación con el derrumbe de Freddie y Fannie Mac, Bernie Madoff, Lehman Brothers o Los Tres Grandes de la industria automotriz. La telecomunicació n del miedo realimentando  la crisis que rápidamente crece más allá de su dimensión real.

A pesar de que el proceso de flexibilizació n, diversificació n e integración en beneficio de la productividad  ha producido un estado general de enorme impredictibilidad y riesgo este es determinado, finalmente, por la totalidad de lo que lo ha precedido. Y, ciertamente, ha tenido innumerables predecesores. La nueva crisis encuentra su antecedente en la Depresión, en la misma forma en que el Imperio Americano lo encuentra en Roma. ¿No es el caso de que esto nos revela  la profunda inestabilidad de la sociedad contemporánea basada  en un crecimiento continuo que es insostenible al punto que ni siquiera el optimismo repetitivo de la tecnología verde  podrá corregir? El optimismo fácil y las falsas esperanzas empiezan a dar paso al reconocimiento de la enorme capacidad destructiva del sistema. [Nieves y Miro Fuenzalida, profesores de filosofía, Ottawa, ON]

En la muerte de Idea Vilariño

Por Ana Inés Larre Borges | © Brecha

Sola, sola y triste, lejos de todas las almas, / De todo lo tierno, de todo lo suave. Idea Vilariño, 1937, a sus 17 años.

Sola de toda soledad estará Idea. A pesar de la altivez delicada con que supo buscarla, esa soledad duele ahora porque somos nosotros los huérfanos. Aunque estuviese retirada del mundo y reticente, saber que estaba todavía y era, daba intensidad a la vida. Y cierta fuerza sabernos sus contemporáneos. De pronto se hacía presente en una nota sobre los que se buscan alimento en la basura de los contenedores, porque "como dice Idea, acaso tiene delicadeza, vivir, romperse el alma", o privadamente la convocaba una secreta pérdida, el fin de algo, o aparecía, en cambio, su imagen proyectada sobre las multitudes en un concierto de rock, como una marca de la renovada adolescencia de sus lectores que, en ella como en Onetti, encuentran en estos tiempos de hastío y desencanto, una fuerza subversiva ajena a programas, porque nace desde la más honda subjetividad. Ese universo sin dioses es el legado de Idea. Esa poesía nocturnal hecha también de silencios, es la piedra pulida, dura y contundente que nos arroja desafiante al rostro. Pero esa dureza no lastima, sino que tienta (¿alienta?) a pedir lo imposible, a vivir sin cálculo, a amar sin reposo. Y a sufrir bellamente. Sí a enamorarse del dolor, esa invitación de juventud y rebeldía que procura lo más puro de cada uno de nosotros. Es por eso quizás que a pesar del pesimismo y la amargura, su poesía libera. No consuela, pero da dignidad y derecho al dolor de vivir. Y reivindica la olvidada pasión.

Contra corrientes hegemónicas en la poesía de su tiempo, Idea fue también en eso una figura solitaria y escribió de los grandes temas de la gran poesía de siempre (no del lenguaje que los dice). Tal vez por eso es difícil advertir la evolución de una obra que parece nacida enteramente ya, de una poeta que no exhibe fácilmente sus aprendizajes. Y aunque haya ordenado sus poemas en las ya famosas categorías de Poemas de amor, para sus cantos de desamor y sensualidad (Un pájaro me canta y yo le canto/ me gorjea al oído y le gorjeo/…y me vence y lo venzo/ y me acaba y lo acabo"; "Te estoy llamando amor, como a la muerte") , Nocturnos para los más metafísicos, "Noche sin nadie, noche en la espesura.."; "Como una sopa amarga, como una dua cucharada atroz/ empujada hasta el fondo de la boca"…; Pobre Mundo para la poesía social y el éxtasis de la naturaleza ("Con los brazos atados a la espalda/ un hombre/ feo y joven.../ lo hundían en el agua de aquel río.../ahora mismo/ hoy/ lo están pateando");y No para el brevísimo escepticismo, su decir es siempre incondundible, su obra sostiene una desusada unidad. Eros y thanatos, el amor y la muerte sutilmente enredados, fueron dichos, sin ampulosidad con las palabras sencillas del español rioplatense, con el tono austero y delicado de una música interior. Construyó así una poesía antiretórica y lacónica, -del temblor austerio, la llamó Gelman- hecha también de silencios, de espacios vacíos. Con ella la grandeza se hacía cercana y doméstica. Ahí en sus versos, decía su amigo argentino Gregoric "está el amor, puro, elemental y condenado, no ya en el jardín del Paraíso, ni en el pasado vertiginoso, sino en el duro presente de la ciudad americana, asediado por la tristeza, la ropa sucia, la rutina y el dinero".

Tal vez su ausencia, la lectura de Idea sin Idea, permita otras interpretaciones de su obra. Tal vez, liberada de su presencia poderosa (y soberana), la crítica de su poesía aprenda a articular una evaluación más rica y compleja y conflictiva. Queda todavía por explorar su tarea de traductora, sus filiaciones inconfesas, sus diálogos con otros poetas. Beatriz Végh ha hecho un estudio revelador sobre Idea traductora festiva de Quéneau. Queda por explorar su biografía, atravesar el corpus espiralado de una correspondencia inmensa y rica. Queda la herencia del diario que inició a sus 18 años, y dispuso que fuera publicado a su muerte. Otra Idea nos espera. Intuyo, sin embargo, que cuando todo pase, estas piedras pulidas de sus poemas, estos golpes como de dios, volverán a imperar, sobre su tránsito, sobre la leyenda que también construyó, sobre lo que hayamos podido desplegar de su tránsito. Y quedarán las palabras simples e irrevocables para que aprendamos a amar y a sufrir bellamente. A aceptar el deseo de "loco amor, que todos o que algunos, siempre, tras la serena máscara pedimos de rodillas". [ibyqueen]

Rodin, el Padre de los Faunos

Collage con palabras de Rodin y de Carlos Vásquez-Zawadzki

Solo hay una belleza: la de la verdad que se revela. Auguste Rodin

Por Juan Carlos Mieses | © mediaIsla

El sol del atardecer lanza reflejos rojizos sobre las nubes. Es primavera. Una cría de patos recién nacidos nada en el río Mau, a pocos pasos. Las cigüeñas alimentan aun sus pequeños en la cima de los tilos. Sostengo entre mis manos la biografía de Auguste Rodin escrita por el escritor colombiano Carlos Vásquez-Zawadzki. Desvío la mirada del río, de los patos, de los tilos; abro el libro y leo…

En algún momento levanto los ojos y constato que estoy en mi estudio, en Meudon. Es el invierno. Afuera, el día despierta laboriosamente; un grupo de cuervos grazna en el jardín abandonado. Una tenue claridad entra por la ventana lateral e ilumina las formas de piedra de la mujer que amo, Rosa, Ivette, Camille, la duquesa de Choiseul, tantas otras… A cada una las amé, las amo. En ellas he encontrado el amor. En el amor, he abrazado la vida.

Me veo a mi mismo desde la inmensidad del tiempo.

He desnudado el mármol con mis manos a golpe de caricias. He descubierto la belleza de la mujer en una, en otras. He revelado con mis manos la pasión a golpe de buriles. He acercado mi rostro a las estatuas y he sentido el aliento de sus labios, tan tibios como los de mis amantes. He sentido el bronce respirar sobre mis dedos como una Eva nacida fuera del Edén en un París que es promesa de dulces pecado, de amables tentaciones.

Abandono la sala de trabajo y salgo a dar un paseo hasta el Sena que tirita no lejos de la casa.  Junto a mí, camina el niño que fui, que sigo siendo. 

Nací en la rue de l'Arbalète, en el barrio Mouffetard. Me escapaba de la escuela. No comprendía nada. Estudiaba con placer las hojas, los árboles, la arquitectura, me dice la criatura, desde el pasado.

Sí, lo recuerdo. He aprendido la escultura en los bosques, mirando los árboles; en las carreteras, observando la construcción de las nubes; en el taller frente a mis modelos; en raras visiones de éxtasis como aquella vez frente a La Pietá iluminada por un candelabro de plata; un joven monaguillo había soplado sobre la llama y como un duende de la muerte había extinguido la vida. He aprendido en todas partes salvo en la escuela. La naturaleza ha sido mi maestro. He descubierto que sólo hay una belleza: la de la verdad que se revela; que lo feo en el arte es lo falso, lo artificial, lo que intenta ser bonito o bello en lugar de ser expresivo, lo rebuscado y afectado, lo que sonríe sin motivo, lo que se amanera sin razón, lo que se tuerce y se acomoda sin causa, lo que carece de alma y de verdad, lo que sea tan solo alarde de belleza o de gracia, lo que mienta.

Quise ir a la guerra y no me lo permitieron. Eres miope, me dijeron. Yo, que podía ver la muerte, no era apto para matar. Yo, que modelé la puerta del infiero y pude entrar a un mundo de la sexualidad y la muerte, lujuriante como un bosque sombrío, no estaba capacitado para morir las trincheras; yo, que podía hacer vibrar al bronce antiguo y arrancarle quejas humanas, no podía ir al frente de batalla y  escuchar los gemidos de agonía de una generación ofrendada al poder y a la vanidad de las élites.

Durante la guerra, mientras otros morían en el frente yo seguía amando la vida a través de Rosa en mi casa cerca del Sena. Antes, en las noches, colocaba las llamas sobre los mármoles porque sabía que el fuego era mi guía y me ayudaba a esculpir la luz y la sombra, a plasmar la vida, esa maravilla.

Ahora mis manos están cansadas.

Como yo, viven el en pasado.

Hace frío. El Sena parece llorar bajo la helada llovizna. Retazos de niebla desdibujan el monte Valeriano, a lo lejos. Las parcas me esperan en casa; la sala se ha vuelto más gris que el viento que muerde mis helados labios.

Más allá de mi jardín el mundo agoniza. Adivino el final y no tengo miedo.

He hecho mi oficio de hombre. 

Cierro el libro. Meudon  ha desaparecido. El taller. El jardín. Las estatuas. He vuelto a mi presente. Veo los patos, un poco más lejos. Un paseante les lanza migajas de pan. Bajo la vista hacia el libro y examino la portada:Augusto Rodin. Pensar con las manos.

El libro de Carlos Vásquez-Zawadzki ha abierto una puerta hacia otro tiempo, hacia otra vida. Con cautela,  termino de leer las páginas que narran los últimos momentos del hombre. Tres parcas le acompañaban a esa hora tardía, un poco antes del alba cuando la muerte ha cerrado los ojos de artista, del hombre que descubría la belleza en el cuerpo, en la piedra, en el bronce. Le han enterrado en el jardín, en Meudon. El Pensador junto a su tumba vela su silencio.  Dante protege sus sueños.

¿Que puerta de eternidad esculpe en este instante el padre de los faunos en la Villa de Brillantes, con sus dedos de sombra? [Juan Carlos Mieses]

Ettore Scola: Mientras Berlusconi esté en el poder no haré películas

Definió el cine como un espejo pintado. Ettore Scola ha retratado la segunda mitad del Novecento italiano con una lucidez teñida de nostalgia.

© euronews

De "Una jornada particular" a "Una mujer y tres hombres", sus películas cuentan el amor, la amistad, y la familia con las transformaciones políticas italianas como telón de fondo.

Recompensado dos veces en el festival de Cannes y nominado dos veces a los Oscar, Scola, considerado uno de los padres de la comedia italiana, nos habla de cine y de política.

Muchas de sus películas tienen como telón de fondo acontecimientos históricos muy importantes, desde "Una jornada particular" hasta "Competencia desleal". Si tuviese que escribir un escenario hoy, ¿Qué acontecimiento contemporáneo sería el trasfondo de su película?

Italia nunca ha sido avara con los autores. Siempre nos ha procurado inspiración, historias, temas. Porque es una sociedad poco banal, nada neutra, plagada de defectos y de falsos valores. Pero creo que ahora habría hecho una película sobre la crisis, últimamente también sobre los terremotos que no son sólo catástrofes naturales; sus consecuencias reflejan también la mala administració n, la mala fe de los constructores y de quienes adjudican las obras.

Hace no mucho dijo: Mientras Berlusconi esté en el poder, no haré películas. Pero ¿no debería ser al contrario? es decir, no se deberían expresar las propias ideas precisamente cuando no se comparte la cultura de la clase dirigente?

Desgraciadamente, el cine no es como el trabajo de un escritor o de un pintor que puede decir lo que piensa incluso prescindiendo de intervenciones financieras porque basta un lienzo, o una hoja de papel.

El cine tiene también un aspecto industrial. Además de las otras cosas, además de la prensa y la televisión, Berlusconi controla también el cine, que depende en gran parte de él.

Y por tanto, como no soy tan presuntuoso como para pensar "mi voz debe seguir escuchándose porque es necesaria e indispensable" prefiero que sean los jóvenes quienes lo hagan, y ya lo están haciendo, vuelven a hacerlo. Sigo mucho a los jóvenes profesionales que comienzan en este mundo. Ahora les toca a ellos.

Se ha hablado de una película que tendría guardada en un cajón que se llama si no me equivoco "Un dragón en forma de nube". Al parecer, la idea sedujo a Gerard Depardieu. ¿Veremos esa película?

No. Porque esa es precisamente la película que iba a hacer con Gerard Depardieu: había acuerdo en todo. El guión, que era precioso, estaba listo. Todo estaba listo, pero la producía Berlusconi, y eso…creo que para poder trabajar, se haga el trabajo que se haga, debe existir una cierta armonía con el que te encarga un trabajo. Tiene que sentir que forma parte de una familia, que crea una cosa. Pero hacer una cosa contra otro no funciona.

Usted siempre ha sido un hombre comprometido políticamente. LLegó a ser incluso, si no me equivoco, ministro de Cultura de un gobierno en la sombra. ¿Cree en Europa, ha creído siempre y sigue creyendo actualmente?

Imaginemos cómo sería hoy el Continente sin Europa. Aunque sigue habiendo contrastes, yo creo que sin el vínculo europeo, sin la moneda europea, creo que Europa habría terminado, y cada país habría sufrido enormes consecuencias. Y de hecho, la Unión Europea se está ampliando porque cada vez hay más países que comprenden que una forma de avanzar es hacerlo colectivamente

¿Cree que el cine puede influenciar la política? me refiero por ejemplo al Caimán de Nanni Moretti y también a la película `Welcome' que en estos últimos tiempos ha suscitado un gran debate en Francia.

No creo que el cine pueda transformar la realidad ni modificar las cosas que pasan. Por eso, tampoco creo que sea fácil modificar la política.

Pero seguramente lo que el cine puede hacer, y es una de las principales armas de las que dispone, es interferir en la mente de las personas que ven una película.

Es decir, la película puede suscitar preguntas que de otra manera no se plantearían, la película puede hacer que quienes la ven tengan dudas que no tenían antes de ir al cine, asi que seguramente, esa es la función del cine en la que me reconozco totalmente. En ese sentido yo creo que modifica, puede modificar las mentalidades.

¿Actualmente, qué perjudica más al cine, la televisión, la piratería o las películas malas?

Las películas malas siempre hacen un flaco servicio al cine. Probablemente también la falta de interés de los directores más jóvenes a la hora de contar su propio país. Se dedicaban más bien o a la autobiografía o a la imitación de otras culturas o de otros lenguajes.

Intentaban hacer películas que se adaptasen bien a la televisión porque la televisión ayudaba a hacer y producir las películas.

Pero también hay que decir que en los últimos tiempos se ha producido un cambio. En lo que respecta al cine italiano, me parece que a los directores han recuperado el gusto, el placer de contar Italia.

De ahí que en películas como `Il Divo', o `Gomorra', y también otras que han sido estrenadas se vea de nuevo el rostro de Italia através del cine.

En la última ceremonia de los oscar arrasó Slumdog Millionaire, que tal vez se pueda definir como una nueva generación de películas: es una cinta producida por europeos pero es una historia india, a la Bollywod. Por tanto puede ser un caso de mundializació n del cine o de la cultura cinematográfica. ¿Cree que hay riesgos asociados a este fenómeno?

Los riesgos que son inherentes a la mundializació n. La mundializació n podía haber tenido fines nobles y útiles, de igualdad, de un reparto más equitativo de la riqueza y de responsabilidad. Y sin embargo, en muchas ocasiones asistimos a una uniformizació n, a la duración de ciertas diferencias en la distribución de las riquezas entre los países. Es difícil decir que Slumdog Millionaire es una película india. Es una película que habla de una historia india, de personajes indios, pero con una cultura europea, anglosajona. Por tanto, operaciones como esta funcionan, pero no creo que reflejen una cultura precisa.

Cíteme una película que haya visto recientemente y que aconsejaría a un amigo. Una película que le haya gustado de verdad.

Por desgracia es una película estadounidense de Clint Eastwood. Cada película que hace es mejor que la anterior. Los cuatro últimos por lo menos son obras maestras de realización.

Osea, Gran Torino.

Gran Torino. Más que por la interpretació n, porque es bastante rígidocomo actor, por la autoridad que tiene como director, las atmósferas que elige, los ambientes, la elección de las luces psicológicas. Para todo eso está verdaderamente a la altura, es genial. [lidosito]

Un momento mágico

Por Cristóbal Díaz Ayala | © mediaIsla

Muchas veces en un acto público, se produce algo inesperado, especial, extraordinario, que sorprende a los asistentes; puede ser una jugada inusitada en un  juego de futbol o béisbol, una actuación muy especial de un artista en un concierto, y a veces es  la reacción del público ante un espectáculo, el que realmente aporta ese ingrediente de momento mágico, de algo que es muy difícil que sucediera, y que sin embargo, pasó.

Entre los días 17 al 18 de abril se celebró en la ciudad de Santiago de los Caballeros, en República Dominicana, la tercera edición del Congreso Internacional "Música, identidad y cultura en el Caribe"  auspiciado por la Secretaría de Estado de



--
RED GLOBAL DE CONSCIENCIA
elistas.net/lista/redanahuak
elistas.net/lista/redluz
elistas.net/foro/gap
TODOS LOS RECURSOS
(200 redes enlazadas y nuevas fotos)
casadelared.org
redesdeluz.blogspot.com
lacasadelared.blogspot.com
-----------
Cronicas, audios y fotos del
DIA DE LA TIERRA MEXICO 2009
insigniasaztecas.org
aztlan.org.mx (Radio Web 24 h)
-----------
RECICLEMOS AL MUNDO!
fundacionpuntoverde.blogspot.com
googlegroups.com/group/punto-verde
googlegroups.com/group/recicladoresenred
-----------
RED MEXICANA
elistas.net/foro/meshiko
yahoogroups.com/group/redmexicanadeluz
googlegroups.com/group/mexico-en-conciencia
googlegroups.com/group/olinaztlan
CIVI - circuito virtual morelense
googlegroups.com/group/red-cuauhnahuak
-----------
RECOMENDAMOS
creerescrear.com (Peli de Pando gratis)
mind-surf.net/drogas
bigbangmex.unam.mx
googlegroups.com/group/SerTierra
espiritualidadypolitica.blogspot.com
aurora-m-ocampo.blogspot.com
mexicosagrado.blogspot.com
googlegroups.com/group/RedGalactica
-----------
VI ENCUENTRO RED MEXICANA DE LUZ
Abierto al mundo!
Agosto 1-4, 2009
Tepotzotlan, EdoMex, Mexico
Informes y registro:
redluzmexico@gmail.com
RED IBEROAMERICANA DE LUZ
Se parte del cambio global!
-----------