Inicio > Mis eListas > meshiko > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 713 al 762 
AsuntoAutor
La Dignidad de la Ricardo
Primera Cumbre de Ricardo
Red de Informacion Ricardo
NUEVA REVISTA DE T Ricardo
Por qué erradicar Ricardo
NESARA / US ACT / Ricardo
Curso del Calendar Ricardo
Violencia Contra I Ricardo
Colaborar con los Ricardo
La Conspiracion de Ricardo
Ni Derechos Ni Hum Ricardo
ojo-CIERRA LOS OJO Ricardo
La Conspiracion de Ricardo
Por el Equilibrio Ricardo
Miedo ? Ricardo
Sierra Volcanica T Ricardo
Jornada de Info. Elixires
paz en la paz Carmen S
FW: Cursos-Convoca Ricardo
Re: Miedo ? Enmanuel
Network Democracy Ricardo
El Trueque Resiste Ricardo
Movimiento por una Ricardo
La Lucha Contra la Ricardo
Una Bomba Sobre la Ricardo
Nueva Comunidad So Ricardo
Fw: CONGRESO FLORA Elixires
"NO IRAQI INVASION Ricardo
Revisiting 9-11 / Ricardo
COMUNIDAD SUSTENTA norma le
¡AMIGOS, DISCULPEN forja
Foro en el Istmo: Ricardo
La Paz individual Ricardo
Cumbre Internacion Ricardo
Novidades Unipaz-S Ricardo
Por que la globali Ricardo
AYUDA PARA CAMPECH Ricardo
Taller de Trabajo Ricardo
Foro Interredes // Ricardo
Dejo el cargo en e Ricardo
URGENTE llamado de Ricardo
SOLIDARÍZATE CON L Ricardo
No basta con la so Ricardo
vale la pena isabel j
Hoy se inaugura la RedLUZ/L
Invitación a prese Institut
Para vuestra infor Alianza
Concluye Maraton I Ricardo
October 12 - Killu Ricardo
Seminario Desarrol Ricardo
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MESHIKO - LATINOAMERICA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 726     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[MESHIKO] Por el Equilibrio del Mundo / Cuba en Johannesburgo
Fecha:Sabado, 7 de Septiembre, 2002  07:06:02 (-0500)
Autor:Ricardo Ocampo <redluz @...............mx>

Por el Equilibrio del Mundo / Cuba en Johannesburgo




From: Pedro Gellert <mmsc@laneta.apc.org>
Date: Wed, 04 Sep 2002 13:41:24 -0500
To: mmsc2002@prodigy.net.mx
Subject: INTERVENCION DE FELIPE PEREZ ROQUE, MINISTRO DE RELACIONES  EXTERIORES DE CUBA EN LA CUMBRE MUNDIAL DE DESARROLLO SOSTENIBLE


INTERVENCION DEL EXCMO. SR. FELIPE PEREZ ROQUE, MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE LA REPUBLICA DE CUBA, EN LA CUMBRE MUNDIAL DE DESARROLLO SOSTENIBLE



JOHANNESBURGO, SUDÁFRICA
3 DE SEPTIEMBRE DEL 2002



Excelencias:



Obligaciones ineludibles dentro del país, derivadas de un colosal esfuerzo por el desarrollo social de nuestro pueblo, particularmente en las esferas de la educación, la cultura, la salud y la ciencia, que multiplique su capacidad de enfrentar el bloqueo y los efectos de la crisis económica internacional, preservar la Revolución y garantizar la independencia en medio de políticas belicosas, amenazas y riesgos, han impedido a nuestro Presidente viajar esta vez a Johannesburgo.

Diez años atrás, el Presidente Fidel Castro señaló ideas como estas:

Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.

[...] Tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo.

[...] Las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente.

La solución no puede ser impedir el desarrollo a los que más lo necesitan [...].

Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y las tecnologías disponibles en el planeta, menos lujo y menos despilfarro en unos pocos países para que haya menos pobreza y menos hambre en gran parte de la Tierra.

Páguese la deuda ecológica y no la deuda externa.

Desaparezca el hambre y no el hombre.

Cuando las supuestas amenazas del comunismo han desaparecido y no quedan ya pretextos para guerras frías, carreras armamentistas y gastos militares, ¿qué es lo que impide dedicar de inmediato esos recursos a promover el desarrollo del Tercer Mundo y combatir la amenaza de destrucción ecológica del planeta?

Tras diez años de nuevas locuras y más despilfarro para unos la minoría y más pobreza, enfermedades y muerte para otros la inmensa mayoría , esas palabras resuenan en esta sala sobre la conciencia de unos y otros. Sus preguntas permanecen hoy sin recibir respuesta.

Cabe hacerse, sin embargo, tres nuevas preguntas:

La primera: ¿qué resultados hemos alcanzado desde la Cumbre de Río a la fecha?

Casi ninguno.  Una década más tarde las cosas no han mejorado.  Al contrario.

El medio ambiente está más amenazado que nunca.

Mientras el Protocolo de Kyoto naufraga víctima de un arrogante boicot, las emisiones de dióxido de carbono, lejos de disminuir, han aumentado un 9 por ciento, y en el país más contaminador en ¡un 18 por ciento! Los mares y ríos están hoy más envenenados que en 1992; el aire está más contaminado; 15 millones de hectáreas de bosques son devastados cada año, casi cuatro veces la superficie de Suiza.  Es tan insostenible el modo de vida en los países desarrollados, que son los principales depredadores, como en los demás.

Una gran parte de la población del planeta vive en condiciones críticas.

Ochocientos quince millones de hambrientos, 1.200 millones de personas en pobreza extrema, 854 millones de adultos analfabetos y 2.400 millones de personas sin saneamiento básico, son una prueba.  Cuarenta millones de enfermos o contagiados por el virus del SIDA, dos millones de muertos por tuberculosis y un millón por malaria cada año, son otra prueba. Once millones de niños menores de 5 años morirán este año por causas evitables, lo que además de una prueba adicional, es un crimen.

El mundo es más injusto y desigual que hace diez años.  

Lejos de acortarse la brecha, se ha ensanchado.  La diferencia de ingresos entre los países más ricos y los más pobres era de 37 veces en 1960, unas 60 cuando nos vimos en Río, y es ahora de 74 veces.

Segunda pregunta: ¿quiénes son los responsables de este estado de cosas?

El orden económico y político impuesto por los poderosos al mundo.  Este es no sólo profundamente injusto, sino, además, insostenible.  Para defender esos ilegítimos y minoritarios intereses se somete a la pobreza y la desesperanza a la mayoría de la población mundial.

El Fondo Monetario Internacional, institución pública nacida del reconocimiento explícito del papel de los Estados y de que el mercado no podía resolver los problemas, ha sido, paradójicamente, el instrumento principal con que se impuso el neoliberalismo en un mundo globalizado.  Los países pobres la mayoría tuvieron que aceptar el infame Consenso de Washington.  Los ricos y desarrollados la minoría han podido darse el lujo de no cumplirlo; no han abierto sus economías y no han eliminado los subsidios.

Los países subdesarrollados, víctimas principales de esta nueva década perdida, no hemos podido luchar unidos para defender nuestros derechos, no hemos sabido ser aliados de los millones de trabajadores, organizaciones no gubernamentales y de los intelectuales que en los países desarrollados claman también por un cambio profundo.

Tercera pregunta: ¿qué debemos hacer?

Hoy faltan dos cosas: voluntad política y acceso a los recursos financieros.  

Asumiendo hipotéticamente que la voluntad política brote, como resultado de esta Cumbre y de la noción de que el tiempo se acaba y de que si este nuevo Titanic se hunde pereceremos todos, entonces la cuestión estriba en garantizar los recursos que permitan a nuestros países obtener financiamiento fresco, estable y sobre bases concesionales y no condicionales.

Cuba propone obtenerlo de:

·  Implantar un impuesto para el desarrollo de apenas un 0,1 por ciento a las transacciones financieras internacionales.  Ello generaría recursos por casi 400 mil millones de dólares anuales, que bien administrados por la ONU y su sistema de instituciones podrían cambiar la actual situación.

·  Condonar de inmediato la deuda externa de los países subdesarrollados, cuyo monto total han pagado ya más de una vez.  Ello evitaría a nuestros países dedicar por concepto de pago del servicio de la deuda no menos de 330 mil millones de dólares anuales, la cuarta parte de nuestros ingresos por exportaciones de bienes y servicios.

·  Acordar, como un paso inmediato, que el 50 por ciento de lo que hoy se dedica a gastos militares sea integrado en un fondo a disposición de la ONU para el desarrollo sostenible.  Ello significaría de inmediato casi 400 mil millones de dólares, la mitad de ellos aportados por un sólo país, el más poderoso y rico, y también el más responsable de la depredación del medio ambiente.

·  Garantizar el inmediato cumplimiento por parte de los países desarrollados de su compromiso de dedicar el 0,7 por ciento de su Producto Nacional Bruto como ayuda oficial al desarrollo.  Ello elevaría su contribución de 53 mil millones de dólares en el año 2000 a casi 170 mil millones en el 2003.

Estas son sólo algunas ideas.  Si a ellas sumamos el establecimiento de una nueva arquitectura financiera internacional, incluida la demolición del actual FMI y su sustitución por una institución pública internacional que responda a los intereses de todos, el desarrollo de un sistema comercial justo y equitativo que garantice el trato especial y diferenciado a los países subdesarrollados, y el fortalecimiento del multilateralismo y del papel de la Organización de Naciones Unidas basado en el respeto irrestricto a su Carta, podríamos entonces decir que ha valido la pena esta Cumbre.

Muchas gracias.