Inicio > Mis eListas > redanahuak > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1496 al 1535 
AsuntoAutor
Remesas, una idea Ricardo
Finding inspiratio Ricardo
Bienvenid@ Radio W Ricardo
Aceptacion, primer Ricardo
Cronica III Encuen Ricardo
VII Encuentro RedL Ricardo
El VIH no existe / Ricardo
Foro alternativo d Ricardo
LA CUENTA UNIFICAD Gabriela
Inauguracion Casa Ricardo
Demeter y Persefon Ricardo
Convocatoria Encue Domingo
Mesa redonda sobre Gabriela
VII Encuentro RedL Ricardo
De los creadores d Ricardo
El derecho a la in Ricardo
Emocionantes notic Ricardo
OroMu acerca Ricardo
El tiempo como atr Ricardo
Rv: Carta a Mns.Ro Carlos M
Movilizacion de mi Ricardo
Programa Sexto Tla Gabriela
Filosofia Nahuatl Ricardo
Filosofia Nahuatl Ricardo
Filosofia Nahuatl Ricardo
El miedo al MALO Ricardo
Amura en Valle de Gabriela
III Encuentro de P Ricardo
Presentacion Tomo Ricardo
Ceremonia 11:11, F Ricardo
Dia Mundial de Nue Ricardo
La guerra al Codig Ricardo
Declaracion del V Ricardo
Manifiesto de las Ricardo
Que Rayos Sabemos? Ricardo
MIT cursos gratis Ricardo
Monterrey 2007 / F Ricardo
La Herencia Floral Ricardo
30 años por la Ver Ricardo
Apoyo para un film Ricardo
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
RED ANAHUAK
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1536     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redanahuak] Filosofia Nahuatl / Parte III
Fecha: 4 de Abril, 2006  17:10:20 (+0200)
Autor:Ricardo G Ocampo <redanahuak @...............mx>

LA COSMOVISIÓN  NAHUATL Y LA FIGURA DE QUETZALCÓATL

Krickeberg afirma que el conocimiento de la naturaleza, la tradición histórica y
el centro del mundo náhuatl no se pueden buscar en una fuente única.  No
obstante, creemos que básicamente toda la visión posterior del mundo náhuatl
parte de la cosmovisión tolteca del mundo, de la que forma parte fundamental la
figura de Quetzalcóatl. La concepción tolteca del mundo, como todas las de
América prehispánica, está profundamente marcada por el elemento religioso. Dios
surge en todos lados, su religión es una religión naturalista, y en ocasiones
confusa:

'La religión es su filosofía, su ciencia y su moral que explica el origen del
mundo y del hombre; que da razón de los fenómenos naturales y establece el método
para obtenerlos y (o) evitarlos y que preceptuaba las formas de conducta'.

Su misticismo brota en su arquitectura, con la construcción de los templos, en
la escultura teomórfica, en el juego de pelota.

La religión se manifiesta en lo más íntimo de la vida personal y en toda la
estructura comunitaria. Los toltecas expresan su pensamiento del mundo a través
de los mitos; el mundo aparece en ellos como una isla inmensa dividida de manera
horizontal en cuatro cuadrantes, o rumbos, a manera de puntos cardinales y
rodeada toda por el agua.  Estos cuatro rumbos se encuentran en el ombligo de la
tierra. Cada uno con su propia simbología y su propio significado. Así, el
Oriente, simbolizado por el color blanco, es la región fuente de la vida, de la
fertilidad, de la luz, del nacer y renacer. El Norte, simbolizado por el color
negro, es la región en donde yacen los muertos. En el Poniente se encuentra la
residencia del sol, lugar de la juventud y de la abundancia, y se halla
representado por el color rojo. El azul simboliza al Sur, lugar de la tierra y de
la siembra.
Pero no sólo horizontalmente se halla dividido el mundo. Verticalmente hay
varios estratos. Arriba de la tierra se encuentran los cielos, 'El Topan'
ocupados por los distintos cuerpos celestes. En el cielo último, en el más alto,
está la región de los dioses.

Hacia debajo de la tierra hay una serie de pisos inferiores, que son recorridos
por los que mueren, hasta llegar al profundo, en donde se halla 'El Mictlán', la
región de los muertos.
           
Hay que observar que este mundo no es siempre el mismo, no es un mundo que
permanezca estático; por el contrario, su universo es un universo que se
transforma, que cambia en el tiempo.

Era el lugar de la lucha constante entre fuerzas invisibles representadas por
dioses. Como resultado de estas batallas cósmicas, cuatro soles habían dejado de
existir, es decir, el mundo había muerto ya cuatro veces por medio de inmensos
cataclismos y se vivía entonces el quinto sol o edad del sol en movimiento,
después de haber pasado sucesivamente por las edades de la tierra, aire, fuego y
agua. Este nuevo mundo había sido producto del sacrificio de los dioses, 'que con
su sangre lo habían creado y vuelto a poblar'. 
           
En conjunto, esta visión cosmológica representa un esfuerzo de explicación, un
intento de interpretación de su universo que se les ofrece complejo, cambiante,
producto de una dialéctica, de una lucha de fuerzas. Es un mundo que ellos saben
que está destinado a desaparecer, que no es permanente, y en consecuencia, no
presenta seguridad para nadie; lo único seguro es la muerte.

Su mundo se encuentra sumido en el misterio que ellos intentan desentrañar en la
medida de sus posibilidades, desde su particular reflexión y circunstancia, es
decir, de manera totalmente original.

Pero su mundo no sólo se caracteriza por la amenaza, también ofrece esperanza,
posibilidades que se reflejan en los estratos de su cosmovisión: el hombre puede
llegar al „Topán‰, un mundo en el que hay fertilidad, vida y movimiento. Su sol
puede desaparecer en cualquier momento, pero ese momento permanece desconocido
para ellos, es cosa de los dioses, y mientras llega el fin ellos se aferran a la
vida.
           
Es precisamente este núcleo de mitos, esta cosmovisión la que se toma de
Quetzalcóatl y se reconstruye. A partir de él surgen una serie de nuevos
conceptos, formas distintas de ver la realidad y lo trascendente, que cambian la
mentalidad existente y marcan profundamente toda la civilización náhuatl.

Quetzalcóatl es un ser entre histórico y mítico personificado de diversas
maneras entre los pueblos nahuas, para algunos fue un sacerdote del dios
Quetzalcóatl o Serpiente Emplumada, que vivió en el siglo IX en Tula, en medio
del ayuno y la oración; pero el dios Tezcatlipoca, su enemigo, le tendió una
trampa.

Quetzalcóatl, víctima del alcohol, rompe su castidad. Al darse cuenta de su
pecado abandona la ciudad, convirtiéndose en el Lucero de la Mañana; pero
prometiendo volver algún día. Entre los aztecas es Tlahuizcaltecutli (lucero de
la mañana) o también Ehécatl (dios del viento). Entre los mayas es Kukulcán. Pero
más allá de las implicaciones míticas, Quetzalcóatl, como personaje histórico o
mítico, se encuentra inserto profundamente en toda la mentalidad del mexicano de
aquellos tiempos, de tal manera que sería sumamente difícil entender el
pensamiento náhuatl sin tener en cuenta el pensamiento de Quetzalcóatl.
           
Quetzalcóatl introduce una nueva doctrina que habla de Tlilán Tlapalán „la
tierra del color negro y rojo‰, el lugar del saber más allá de la muerte y de la
destrucción de los soles y los mundos.

Así mismo, Quetzalcóatl modifica marcadamente la idea de la divinidad dejando a
un lado el politeísmo, descubre y encuentra un nuevo dios, para él, el verdadero
dios, el dios uno y dual, fuente y origen de todo. La divinidad suprema es
Ometeotl, dios de la dualidad, que como tal se expresa como Ometecuhtli, Señor de
la dualidad y como Omecihuatl, Señora de la dualidad. Ometeotl tiene la cualidad
de ser el Tloque Nahuaque, que significa dueño de la cercanía y la proximidad,
Tloque Nahuaque es presencia dinámica en todo lugar, es el dueño del negro y del
rojo, colores que simbolizan la sabiduría. Es el dios que se manifiesta en el
mundo, dando estabilidad y dinamismo como se expresa en el siguiente texto:

'Y sabían los toltecas que muchos son los cielos
decían que son doce divisiones superpuestas
allí está la puerta,
allí vive el verdadero dios y su comparte
el dios celestial se llama señor de la dualidad
y su comparte se llama señora de la dualidad,
señora celeste
quiere decir:
sobre los doce cielos es rey, es señor,
de allí recibimos la vida
nosotros lo macehuales (los hombres)
de allá cae nuestro destino,
cuando es puesto,
cuando se escurre al niñito,
de allá viene su ser y destino,
en su interior se mete,
lo manda el señor de la dualidad'.

La concepción de Quetzalcóatl también implica una novedad en la manera de
entablar contacto con la divinidad, en el modo de comunicarse con dios. El punto
de contacto entre el mundo y el cielo dejan de ser los sacrificios humanos, que
son repudiados por este personaje. Si bien los sacrificios y abstinencias
personales siguen constituyendo un medio, para Quetzalcóatl lo principal se
encuentra en la meditación que se dirige a lo trascendente, que busca el
verdadero sentido del hombre y del mundo. En la sabiduría, el hombre se encuentra
con dios. Por medio de la reflexión de lo divino y en sí mismo, lo humano puede
penetrar a las moradas del recinto de la sabiduría, el Tlilán Tlapalán. Esa
búsqueda del ejercicio del saber se ve expresada en el arte de los toltecas o
toltecayotl. Sin embargo, este arte se halla inmerso en el mundo y, por lo tanto,
marcado por la temporalidad; puede destruirse, tiene un final, nunca llega a la
perfección. La verdadera sabiduría no está en este mundo, sino en la
trascendencia, en Tlilán Tlapalán.

El mismo Quetzalcóatl, según lo narra el código Matritense, abandona el mundo
buscando llegar a Tlilán Tlapalán, la región del color rojo y negro.
           
De lo hasta aquí expuesto podemos extraer lo original, lo nuevo que comporta el
pensamiento atribuido a Quetzalcóatl, que es primera y fundamentalmente una nueva
manera de captar la divinidad, ya no como una multitud de dioses dominando cada
uno una sección de la realidad, sino como un dios primordial, único pero dual,
del que se deriva todo lo demás, incluso los demás dioses que sólo serían otra
forma de representación del dios de la dualidad. Este dios es presencia,
dinamismo, es un dios cercano al hombre, es el Tloque Nahuaque. Para llegar a
este dios no es necesaria la sangre, los sacrificios humanos; principalmente se
accede a él por el camino de la sabiduría, de la reflexión y del arte. Al ser la
Sabiduría y el arte el lugar del encuentro con el Absoluto, el hombre encuentra
en ellos su misión y el sentido de su existencia. Por medio de ellos supera su
temporalidad; además, a través del arte, en el ámbito de la escala humana,
participa de la dimensión creadora de dios. Sin embargo, la perfección no se
encuentra en el Toltecayotl o arte, es éste sólo un momento, sólo el camino que
debe desembocar en el Tlilán Tlapalán, el mundo de la sabiduría donde se dará el
contacto personal íntimo con la divinidad; éste es el verdadero destino del
hombre, la inmortalidad, superar el mundo contingente.
           
En Quetzalcóatl también se da una dimensión mesiánica, representa el bien que ha
de volver para establecerse de manera definitiva, en este sentido significa
esperanza y optimismo. Esta concepción mesiánica tuvo importantes consecuencias a
la llegada de los españoles.
Todas estas ideas configuraron de manera definitiva la filosofía náhuatl
posterior.

LOS TLAMATINIME

Según Fray Bernardino de Sahagún, el Tlamatini es:

'El filósofo, aquel que sabe algo, el encargado de educar, formar e interpretar
la tradición oral y escrita de la cultura, al fin de cuentas su filosofía viene
aplicarse a las preocupaciones, dudas, problemas, doctrinas particulares de estos
filósofos del México antiguo, en los cuales descubrimos una riqueza fecunda ya
que tienen un contenido propio y distinto'.

Y según el Códice Matritense:

'El Tlamatini es una luz, una tea,
una gruesa tea que no ahuma,
un espejo horadado.
Un espejo agujereado por ambos lados
suya es la tinta negra y roja
de él son los códices,
él es el dueño de los libros de pintura,
él mismo es escritura y sabiduría
es camino, guía veraz para otros
conduce a las personas y a las cosas,
es guía de los negocios humanos.
El sabio verdadero es cuidadoso
y guarda la tradición.
Suya es la sabiduría transmitida
él es quien la enseña,
sigue la verdad.
Maestro de la verdad
no deja de amonestar.
Hace sabios los rostros ajenos
hace a los otros tomar una cara,
los hace desarrollarla,
les abre los oídos, los ilumina.
Se fija en las cosas,
aplica su luz sobre el mundo
conoce lo que está sobre nosotros
y la región de los muertos.
Cualquiera es confortado por él,
conforta el corazón, a la gente,
ayuda, remedia, a todos cura'.

Estos textos hablan por sí mismos de la figura de los Tlamatinime.

En ella encontramos al filósofo náhuatl, es el que busca respuestas
fundamentales a preguntas fundamentales, es el que intenta explicar su mundo y
enseña a los hombres. Si Quetzalcóatl legó una nueva doctrina, ellos fueron los
encargados de difundirla. Sin embargo, la importancia de su función no está
principalmente en propagar ideas, sino en la fertilidad de su pensamiento que
ensancha los conceptos heredados y encuentra nuevas categorías de pensamiento.
Así, en la cultura náhuatl, brotan ideas como el hombre dueño de un 'rostro y un
corazón', que define la revelación del hombre al hombre. Este concepto es intento
de entender, de abarcar al hombre en su totalidad, en su integridad, es decir,
como corporalidad, como dueño de un núcleo moral y espiritual.
           
Los Tlamatinime retoman el concepto de toltecayotl de Quetzalcóatl y lo
convierten inxochitl incuicatl, el mundo de „flor y canto‰ que engloba todas las
manifestaciones artísticas y simbólicas. Flor y canto, en medio de la
transitoriedad en que todo cambia, puede llevar el fundamento a la verdad, a la
raíz de las cosas, del mundo y aun más allá, a ponernos en contacto con lo que
está por arriba y por abajo del lugar de los hombres. A final de cuentas flor y
canto apuntan hacia la divinidad, alcanzar a la divinidad por medio del arte y
del símbolo.
           
Entre los Tlamatinime más destacados se encuentra Nezahualcóytl que a través del
pensamiento intentó entender el cambio de las cosas que siempre acaba en la
muerte; intentó explicarse el devenir y la fragilidad de las cosas, encontrar
algún camino hacia la trascendencia del hombre, es decir, la misteriosa relación
entre el hombre y el Tloque Nahuaque. Como ejemplo del pensamiento de
Nezahualcóytl citamos este párrafo:

'¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra?
No para siempre en la tierra
sólo un poco aquí.
Aunque sea oro se rompe,
aunque sea plumaje de quetzal
se desgarra.
No para siempre en la tierra,
sólo un poco aquí'.

Tlacaeletl es otro de los grandes Tlamatinime: es principalmente legislador y
político. Modificó radicalmente el acervo cultural tolteca, creando la conciencia
imperial del pueblo azteca. A decir de León Portilla: „da al pueblo azteca una
nueva visión místico guerrera del mundo y hombre, raíz de la futura grandeza del
pueblo del sol‰. Tlacaeletl subraya el valor de la guerra y los sacrificios
humanos no sólo para agradar a los dioses, sino como un medio efectivo de
colaborar con ellos en la conservación del universo siempre amenazado por la
destrucción. Así pues, la civilización azteca se mueve en un marco de un profundo
dualismo entre la herencia cultural tolteca y una nueva concepción
místico-guerrera, entre Quetzalcóatl, representando la paz, la sabiduría y
Huitzilopochtli, el dios de la guerra, el que pide sangre.




RESUMEN

Por razones naturales, uno de los períodos que presenta originalidad en su
esfuerzo por comprender el ser del hombre, el del cosmos que le rodea y sus
relaciones con el Ser Trascendente, es el pensamiento del hombre náhuatl, que se
desarrolla libre de influencias exteriores, de otras culturas y, ante su asombro,
su angustia y su imaginación ante el mundo en el que se siente sumergido, trata
de dar respuesta a aquellas interrogantes fundamentales que se le plantean por el
solo hecho de ser racional, tales como: ¿de dónde vengo? ¿Adónde voy? ¿Cuál es la
mejor manera de recorrer el camino que se me ha impuesto desde el momento que he
tomado conciencia de mi propia existencia?.
           
Después de este momento histórico, precursor del encuentro del hombre americano
con la civilización occidental, el pensador nacido en la tierra que hoy es lo que
se llama la Nación Mexicana, ha elaborado sus sistemas de pensamiento basado en
las tesis de los filósofos europeos y sólo hasta este siglo se puede descubrir un
esfuerzo por tratar de elaborar una manera de pensar que corresponda a la
problemática el hombre hispanoamericano que, aunque sea en problemas específicos,
tiene características diferentes a las del hombre occidental.
           
Para finalizar, es importante mencionar que „la visión del universo de los
antiguos mexicanos dejaba poco lugar para el hombre‰. El hombre concreto singular
ya tiene marcado su destino desde el día de su nacimiento, su mundo no es su
mundo, sino sólo es el lugar de la manifestación de la divinidad;  el lugar en
donde se enfrentan los dioses; un mundo que está condenado a desaparecer. Su
visión del universo está marcada por el pesimismo. Sin embargo, como afirma el
mismo Soustelle, 'lo que constituye la grandeza de este pueblo es haber aceptado
este mundo tal y como lo veía. Su pesimismo es activo'.
           
En el Universo que esta completamente determinado, el náhuatl busca caminos de
participación y de trascendencia a través de la construcción de la Flor y el
Canto y aún por medio de la muerte y la guerra.



CONCLUSIONES

Para concluir este trabajo quiero subrayar algunas ideas:

Podemos afirmar la existencia de una filosofía náhuatl, aunque ésta no tenga el
carácter sistemático de la filosofía occidental.
           
Es indudable que sus conceptos acerca de la problemática fundamental del hombre,
tiene un enfoque original y distinto al del hombre occidental europeo.
            
La filosofía náhuatl se confunde con su teología, pero no como un producto
secundario, sino formando una unidad con ella.
            
El centro del pensamiento filosófico náhuatl se encuentra en el pensamiento que
se desprende de Quetzalcóatl, símbolo de la toltecayotl o filosofía tolteca.
Dentro del determinismo propio de la cosmovisión náhuatl, el hombre se esfuerza
por ocupar un lugar activo y participativo, y tiende hacia la trascendencia.
            
El pensamiento de los antiguos mexicanos refleja un esfuerzo sincero de búsqueda
de la verdad, de encontrar el fundamento de la realidad de la divinidad y del
hombre, y precisamente por esto tiene algo nuevo, original que decir al hombre de
todos los tiempos y se puede incluir en el gran libro de la sabiduría universal.

Con la siguiente frase significativa de un protagonista directo del mundo
náhuatl, doy por concluida mi investigación sobre ésta maravillosa cultura,  a la
cual no debemos de olvidar, ni dejar de valorar y fomentar su filosofía:

"Mis dedos están rígidos por la edad. Ya no puedo escribir. La humanidad
ignorará siempre lo que ha sido de este gran pueblo. Nuestra civilización le ha
asentado un golpe tan duro que no podrá levantarse y puede ser que jamás se sepa
que gran altura intelectual había alcanzado‰. 

                                      Fray Bernardino de Sahagún


BIBLIOGRAFÍA

ALCALDE, Carmen „La Filosofía‰, colección SI-NO, Bruguera, Barcelona 1972. 
ALVEAR, Acevedo Carlos, „Historia de México‰, Jus, México, 1984. 
BRUGGER, W., Diccionario de Filosofía, Herder, Barcelona 1983. 
CORREA, Pérez Alicia, „Literatura Universal‰ Introducción al Análisis de textos,
Alhambra- Mexicana, México 1976. 
EL COLEGIO DE MÉXICO, „Historia General de México‰, Harla, Tomo I, México, D. F.
1976. 
FERNÁNDEZ, Justino, „Arte Mexicano‰, desde sus orígenes hasta nuestros días,
Porrúa, 5° Edición, México, 1980. 
GUERRERO, José Luis „Flor y Canto del Nacimiento de México‰, Librería Parroquial
de clavería, México, 1980. 
IBARGÜENGOITIA, Antonio, Filosofía Mexicana. Porrúa. México, 1976. 
JONATHAN NORTON, Leonard, América Precolombina. Time Life International.
Nederlands, 1968. 
KRICKEBERG, Walter, Las antiguas culturas mexicanas. México, F.C.E., 1973. 
LEÓN-PORTILLA, Miguel, Colección de cantares mexicanos. México, Porrúa, 1976. 
LEÓN PORTILLA, Miguel, „El Pensamiento Prehispánico‰ en Estudios de historia de
la filosofía de México. México, U.N.A.M., 1973. 
LINTON, Ralph, „Estudio del hombre‰, fondo de cultura económica, México, D. F.
1985. 
RIDING, Alan „Vecinos distantes‰ un retrato de los mexicanos. Planeta. México,
19 
SALAZAR BONDY, Augusto. ¿Existe una filosofía en nuestra América? México, Siglo
XXI, 1981. 
SERTILLANGES, A. D „La Vida Intelectual‰ Porrúa, S. A. Sepan cuantos, Av.
República Argentina 15, México 1984. 
SOUSTELLE, Jacques, La vida cotidiana de los aztecas en vísperas de la
conquista. México, F.C.E., 1974. 
TURNER KENNETH, John „México Bárbaro‰, ensayo sacro-político, Época, S. A.,
México, 1978. 
UGARTE BRAVO, José, Compendio de historia de México, México, Jus. , 1973. 
VAILLANT, George, Civilización azteca, México, F.C.E., 1973. 
ZAMBRANO, María, El hombre y lo divino, México, F.C.E., 1986. 
ZEA, Leopoldo, „Filosofía Latinoamericana‰, Anuies, México, D. F., 1976. 


 http://www.saucedovni.com 


Compartido a la red por:
Santiago Merino <vozdeestrellas@...>
http://www.nuevatlantida.com



----------------------------


-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net